Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía y Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

jueves, 31 de octubre de 2013

Otros movimientos fascistas de los años 30.

TD 04. OTROS MOVIMIENTOS FASCISTAS DE LOS AÑOS 30.
4.1. ESPAÑA.
La CEDA.
La CEDA (Confederación Española de Derechas Autónomas), organizada en 1933 por José María Gil Robles, fue la mayor fuerza política parlamentaria de las derechas, con una amplia base agraria, clerical y militar (Franco la votó en 1934 y 1936), formada a partir de la unión de Acción Popular (el partido cristiano de Gil Robles, con un programa de polí­tica social católica inspirado por el cardenal Herrera Oria), la Derecha Regional Valenciana (que defendía intereses agrarios conservadores) y otros partidos conservadores de ámbito local. Por ello, no era un partido homogéneo, pues su ala más moderada, de ideología social cristiana, con Manuel Giménez Fernández y Luis Lucia, era favorable a ciertas reformas. La estrategia de Gil Robles en el Bienio radical-cedista parece apuntar a que procuraba el desprestigio de las instituciones republicanas y el desgaste de sus aliados radicales para preparar un golpe de estado fascista, según un plan muy semejante al que habían utilizado Mussolini y Hitler. En los actos sus adeptos proclamaban “Queremos todo el poder para el jefe y una constitución que abra los cauces de un Estado nuevo”, mientras que su rama juvenil, las Juventudes de Acción Popular (JAP), adoptaban la organización y los lemas del fascismo y organizaban actos en lugares de significación histórica en los que aclamaban a Gil-Robles con gritos de (Jefe!
Pero la CEDA no cumplió sus propósitos y se desprestigió en su alianza con los radi­cales, por lo que fue severamente derrotada en las elecciones de 1936, y acabó por unirse al bando nacional, por orden de Gil Robles, aunque no consiguió que Franco le diera alguna cuota de poder. En cambio, hombres del partido como Serrano Suñer (cuñado de Franco) sí alcanzaron cargos importantes.
La Falange.
La Falange Española fue fundada el 29 de octubre de 1933 por José Antonio Primo de Rivera. Este publicó su primer artículo en la revista “El Fascio” (16-III-1932). La ideología era fascista en casi todos los puntos, haciendo hincapié en el catolicismo, el imperialismo y el mito de la España de los Reyes Católicos.
En los años siguientes fue englobando a diferentes movimientos fascistas de menor tamaño. En una reunión del 13-15 de febrero de 1934 se fusionó con las Juntas de Ofensiva Nacional-Sindicalista en FE de las JONS, formando un triunvirato hasta septiembre de 1934 formado por Primo de Rivera (en octubre de 1934 será el jefe único, según el modelo fascis­ta), Ledesma Ramos y Ruiz de Alda. Sus “27 puntos de las FE de las JONS”, redactados por Ledesma en noviembre de 1935 tenían un carácter izquierdista en algunos puntos y provocaron una seria crisis interna, al alejarse los más conservadores y los financieros de derechas, por lo que se expulsó a Ledesma y su grupo (16-I-1936). El partido no ganó ningún escaño en 1936, pero de inmediato engrosó sus filas, de las que salieron decenas de miles de voluntarios en la guerra.
El régimen franquista.
Se considera que el régimen franquista sólo fue fascista en sus principios, hasta 1942-1943 aproximadamente, mientras creyó que el Eje ganaría la guerra mundial, para reconvertirse en un régimen autoritario tradicional a partir de entonces.
Franco preconizó la tesis de que la total unidad política era imprescindible para ganar una guerra larga y el Decreto de Reunificación (19-IV-1937) unió a todas las fuerzas políticas de la derecha en la Falange Española Tradicionalista y de las JONS, que suprimió al resto de los partidos y organizaciones nacionales (falangistas, carlistas, cedistas y monárquicos). Franco fue nombrado su Jefe Nacional. El dominio de la nueva fuerza política sobre las instituciones fue total, de acuerdo con el modelo político fascista.
La política económica y social de los años de la guerra civil y los primeros años 40 era de inspiración falangista: el ejemplo fascista y nazi era dominante en el régimen y la Falange era la única alternativa nacional semejante. La economía fue militarizada mediante la intervención y la reglamentación estatal, pero no se tocó la propiedad privada: sólo se ordenaba qué producción se debía hacer y a qué precio. En este sentido, la primera realización legislativa del nuevo Estado nacional fue el Fuero del Trabajo (III-1938), de ideología fascista, que establecía el derecho y el deber de todos los españoles al trabajo, dentro de los principios de justicia social (tomados de la filosofía social católica).
4.2. PORTUGAL.
Se crea en los años 30 un “nuevo Estado” antiparlamentario, dirigido por el doctor Oliveira Salazar, que durará hasta 1974 y será emulado por Franco.
4.3. FRANCIA.
Alrededor de movimientos ultranacionalistas como Action National, aparecieron grupos fascistas, como la sociedad de ex-combatientes Croix de Feu, que en 1935 tenía 700.000 miembros. En la II Guerra Mundial varios grupos fascistas fueron muy activos en la colaboración con el nazismo y participaron en el Gobierno de Vichy. Al acabar la guerra fueron duramente reprimidos y fueron fusilados entre otros el exprimer ministro Pierre Laval y el escritor Robert Brasillach.
4.5. GRAN BRETAÑA.
Se desarrollan en los años 30 pequeños partidos fascistas, con un programa imperialista y de exaltación de un jefe nacional. Su líder más notorio fue el aristócrata Oswald Mosley. Pero la II Guerra Mundial los disolverá pronto, sin necesidad de utilizar la represión, ante la pronta y general constatación de que el enemigo nacional era el fascismo.
4.5. LOS BALCANES.
Los países balcánicos sufrieron en los años 20 y 30 grandes dificultades políticas, sociales y económicas y hacia 1933 las dictaduras militares o neofascistas dominaban en todos los países.
En Grecia el avance electoral de la izquierda llevó al general Metaxas, de acuerdo con el rey, a suspender la Constitución (1936) e imponer una dictadura de inspiración fascista (la “tercera revolución”), pero la identidad ideológica con Italia y Alemania no detuvo las ambiciones italianas, lo que llevó a Grecia al campo aliado.
En Bulgaria el grupo fascista Zveno (Liga Militar) promovió un golpe de estado (V-1934), aceptado por el rey, y Tsankov y Georgiev impusieron una nueva dictadura, pronto depuesta por el rey Boris III en 1935, quien gobernó desde entonces autoritariamente, a través del gobierno de Koseivanov, en medio de una fuerte crisis económica y social, con un creciente semitotalitarismo. A partir de 1938 Alemania controló la economía búlgara y el país se rearmó, preparándose para entrar en la guerra mundial en el lado alemán.
En Rumanía, en 1940 el mariscal Antonescu se apoyó en la fascista Guardia de Hierro y obligó a abdicar al rey Carol II en su hijo Miguel I. El país participó en la guerra mundial al lado de Alemania, hasta la invasión soviética.
Ya durante la ocupación alemana en la guerra mundial, Serbia y Croacia se separaron y se formaron Estado fascista con sendos gobiernos títeres en ambas, el de Serbia dirigido por el general fascista Nedic y el de Croacia por Ante Pavelic.
4.6. EUROPA DEL ESTE.
En los países del Este: Hungría, Eslovaquia, Polonia, Lituania, Letonia y Estonia, aparecieron partidos fascistas o semifascistas, con programas autoritarios, nacionalistas y xenófobos, de afirmación de la independencia, de la expansión territorial y de la pureza racial. La influencia o la invasión alemana durante la II Guerra Mundial llevó a estos partidos al poder, excepto en el caso de la ocupada Polonia, para la que se reservaba una limpieza étnica. El caso más claro fue el de Eslovaquia, recién separada de Checoslovaquia, en la que se impuso un gobierno fascista y católico dirigido por el sacerdote Josef Tiso. Los países bálticos, Lituania, Letonia y Estonia, ocupados por la URSS en 1940, recuperaron la independencia con los alemanes, y tuvieron regímenes fascistas que colaboraron en la guerra.
Al norte de Europa, surgió un movimiento fascista en Noruega, que dirigió Quisling, que desde 1940 presidió el gobierno colaboracionista. 

No hay comentarios: