Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía y Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

lunes, 30 de diciembre de 2013

La Unión Europea: las migraciones interiores.

La Unión Europea: las migraciones interiores.


Inmigrantes comunitarios en países de la UE (2011).


Estadística de inmigrantes comunitarios con contrato por cuenta ajena en Reino Unido, en 2014. El polaco era el segundo idioma en el país y contaba con unos 750.000 nacionales, incluidos parientes y trabajadores autónomos.


Mapa de las principales corrientes migratorias comunitarias hacia el Reino Unido (estimación con datos de 2013).


Una calle británica con negocios polacos y paseantes inmigrantes.

Introducción.
La Unión Europea recibe una inmigración masiva ya desde antes de su fundación, que parte desde los países periféricos de la misma Europa y de los otros continentes. No obstante, la Unión Europea tiene entre sus debilidades justamente la falta de una política común eficaz respecto a la inmigración, esto es la gestión de los flujos legales y la contención de los inmigrantes irregulares, unos asuntos de rabiosa actualidad debido a la crisis económica y el desempleo, los populismos que ascienden en sociedades desencantadas y temerosas, y las tragedias que afectan cada poco tiempo a los inmigrantes.
Europa necesita de los inmigrantes para rejuvenecer una población cada año más envejecida y una mano de obra escasa pese al elevado paro en algunos países y algunas profesiones, y favorece las relaciones interraciales e interculturales que estimulan la apertura social y cultural en las sociedades avanzadas. Pero requiere regular su llegada para que se escalone en el tiempo y se distribuya armónicamente en el espacio, para evitar disfunciones en la integración de los recién llegados.
Falta una política eficaz y coherente porque chocan dos instancias políticas, con visiones distintas del problema y de sus soluciones.
La Comisión Europea, menos dependiente de las elecciones y con una visión largoplacista, tantea acuerdos entre sus miembros y con los países limítrofes que flexibilicen la inmigración, con pautas humanitarias, consciente de que los pactos comunes son lo que mejor funciona a largo plazo. 
Los Estados miembros de la UE, en cambio, van por libre, siguiendo sus intereses nacionales y electorales a corto plazo, limitados por unas opiniones públicas reacias a acoger más inmigrantes y a gastar más dinero en su integración mediante políticas sociales, y que votan a los partidos populistas de la oposición si los gobernantes se muestran humanitarios.

Opiniones.
Sami Naïr en Inmigrantes comunitarios [“El País” (15-XI-2014)] avisa del fracaso de la Europa social:
‹‹El Tribunal de Justicia de la Unión Europea confirmó, el 11 de septiembre, que la tendencia que observamos desde hace meses de renacionalización de la política europea en materia de legislación de extranjería e inmigración es, a partir de ahora, irreversible. Ya no se trata únicamente de limitar los derechos de los extranjeros no comunitarios, sino de situar prácticamente en el mismo plano a los inmigrantes comunitarios, que disponen, seguramente no por mucho más tiempo, del derecho de libre residencia en los países de la Unión. Esta evolución era inevitable, ya que Alemania, que ha fijado, desde 2010, las condiciones de recomposición del mercado europeo bajo su hegemonía imponiendo una política de austeridad destructiva para los países que no disponen de su mismo nivel de desarrollo económico y social, quiere hoy día, con el apoyo de los socialdemócratas, cambiar la concepción misma de la ciudadanía europea. Encontró un pretexto para dicha evolución al utilizar el caso de una ciudadana rumana que estaba efectivamente en una situación indefendible, al probarse que solicitaba acceso a derechos sociales aunque rechazaba buscar un trabajo. Según la argumentación alemana esta persona es el emblema de una situación de “turismo social”, insoportable para el contribuyente alemán.
Con la condena de este caso particular, la Corte de Luxemburgo deduce una regla general para todos los Estados europeos. Y sabemos que el Bundestag va a adoptar, a corto plazo, otra ley que permita la expulsión legal de aquellos comunitarios que hayan perdido su empleo durante más de seis meses. Esta ley dará vía libre a la arbitrariedad jurídica y a la explotación económica, puesto que obligará a los comunitarios, si desean quedarse en el país de su elección, a aceptar cualquier condición laboral. De esta forma, la ciudadanía europea deviene la expresión de un contrato leonino, es decir, el derecho del más fuerte. Lo que se está poniendo, de forma muy clara, en el punto de mira es el derecho de residencia de los comunitarios, que terminará inevitablemente reducido a su mínima expresión.
Pero, aún más grave, esta evolución de la legislación europea firma el fracaso hiriente de la Europa social. Desde 1986, fecha en la que se adopta el Acta Única, los europeos no han sabido ponerse de acuerdo sobre una base social mínima, que permitiera a los asalariados hacer frente, colectivamente como europeos, a los cambios de un mercado económicamente unificado pero sin legislación social común. Aquí se manifiesta, como en ninguna otra parte, el dramático fracaso del movimiento social europeo. Es esto, igualmente, lo que están pagando los sindicatos oficiales, con la emergencia, en la mayoría de los países tocados por la política de austeridad, de nuevas formas de lucha social y nuevas organizaciones sindicales. Con que la Europa social, promesa de los años noventa, hubiera sido esbozada, el mercado europeo no hubiera podido jamás imponer como lo hace hoy día su ley despiadada a los asalariados.››

FUENTES.
Internet.
[http://elpais.com/tag/inmigracion/] Inmigración en general.

Números especiales.
AA. VV. Especial La inmigración como oportunidad. “El País” Europa nº 7 (22-X-2014) 8 pp. Artículos y análisis sobre los beneficios de la inmigración para Europa: rejuvenecimiento, iniciativas empresariales... y desmentidos de los mitos negativos acerca de ella, como la ilegalidad, la falta de integración, los gastos sociales, el 'efecto llamada' o que quitan el trabajo a los locales.


Opiniones. Orden alfabético.
Colombani, Jean-Marie. Hoy más que nunca. “El País” (3-XI-2015) 12. Los inmigrantes son imprescindibles para sostener la prosperidad europea.
Delors, Jacques; Vitorino, Antonio. ¡Larga vida a Schengen! “El País” (2-XI-2015) 13.
Fischer, Joschka. Parálisis migratoria. “El País” (26-VIII-2015) 12. A favor de la inmigración.
Garton Ash, Timothy. Vuelven los muros. “El País” (1-XII-2015) 11.

Noticias. Orden cronológico.
Mora, Miguel. Bruselas amenaza con sancionar a París si impide la entrada a los gitanos del Este. “El País” (26-IX-2013) 2.
Gallego-Díaz, Soledad. No tiene por qué ser así. “El País” Domingo (13-X-2013) 13. Protesta ante la xenofobia europea, el odio al extranjero, al que se culpa de la actual crisis.
Editorial. Vergüenzas repartidas. “El País” (13-X-2013) 34. La política inmigratoria europea es un fracaso.
Abellán, Lucía. Bruselas se enfrenta a la xenofobia. “El País” (15-X-2013) 2-3. Un informa aclara que es muy bajo el número de comunitarios que no trabajan y se aprovechan del Estado de bienestar de otros países.
Abellán, Lucía. Bruselas se enfrenta a los Gobiernos europeos por la inmigración. “El País” (4-XI-2013) 2-3.
Abellán, Lucía. Un populismo sin base estadística. “El País” (4-XI-2013) 3. Los extranjeros son solo un 4% de la población de la UE y la llegada de inmigrantes irregulares es la mitad que en 2012.
Araújo, Heriberto; Cardenal, Juan Pablo. El lado salvaje del éxito chino. “El País” Domingo (3-XI-2013) 8-10. Un reportaje sobre los empresarios chinos en Europa, que a menudo están conectados a redes de delitos económicos. Desde el éxito de los industriales textiles en Italia hasta los comerciantes en España, la competencia y/o el afán de riqueza obligan o empujan a muchos negociantes a incumplir la legislación comercial, laboral, fiscal y financiera.
Naïr, Sami. La inmigración a debate. “El País” (30-XI-2013) 4.
Abellán, Lucía. Londres ataca la libre movilidad en la UE. “El País” (6-XII-2013) 12-13.
Ferrer, Isabel. Holanda mantiene la puerta cerrada. “El País” (6-XII-2013) 13.
Torreblanca, José Ignacio. Los eurófobos ya han ganado. “El País” (6-XII-2013) 12-13.
Doncel, Luis. La UE descarta una ola de inmigrantes. “El País” (29-XII-2013) 4. Ante el debate sobre las consecuencias de abrir las fronteras plenamente a Rumanía y Bulgaria la UE responde que más de tres millones de búlgaros y rumanos viven ya en otros países de la UE y la inmensa mayoría de los que querían mudarse ya lo han hecho.
Abellán, Lucía. La movilidad laboral ahonda la polarización en la UE. “El País” (5-I-2014) 4-5. Los países ricos dificultan la llegada de trabajadores comunitarios porque temen que sean una carga para su Estado de bienestar.
Abellán, Lucía; Fariza, Ignacio. Así se expulsa a un europeo de la UE. “El País” (13-I-2014) 4. El caso belga de ‘carga excesiva’ para el Estado se extrapola a otros países de la UE.
Müller, Enrique. Berlín planea echar a los comunitarios que no logren empleo en seis meses. “El País” (27-III-2014) 4-5.
Abellán, Lucía. La ley europea ampara la expulsión pero limita el veto al reingreso. “El País” (27-III-2014) 5.
Vidal-Folch, Xavier. Mercancías, sí; emigrantes, no. “El País” (10-IV-2014) 24. Los populistas ignoran los grandes beneficios económicos de la inmigración.
Abellán, Lucía; Casqueiro, J. La marea migratoria vuelve a subir. “El País” (15-V-2014) 2-3.
Editorial. La doble marea. “El País” (16-V-2014) 30.
Bárbulo, Tomás. ‘Los Estados son hipócritas con la UE en asuntos de inmigración’. “El País” (20-V-2014) 14-15. Debate entre expertos en migraciones.
Naïr, Sami. Inmigrantes comunitarios. “El País” (15-XI-2014) 6. El fracaso de la Europa social.
Editorial. Tormenta perfecta. “El País” (5-I-2015) 22. Urge una posición común de la UE sobre inmigración y asilo.