Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía y Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

lunes, 30 de diciembre de 2013

Los derechos y servicios sociales en España.

España: los derechos y servicios sociales.

La crisis económica en España, con su faceta de hiperendeudamiento privado y público, ha provocado que los gobiernos de las instituciones en los tres niveles, el central, el autonómico y el municipal, hayan ejecutado drásticos recortes en los presupuestos, que se han centrado en las mayores partidas, especialmente las de los dos más importantes servicios públicos, la educación y la sanidad. La respuesta de amplios grupos sociales, tanto en España como en otros países de nuestro entorno, ha sido una creciente tensíón en la calle, con manifestaciones multitudinarias en algún caso, aunque la falta de efectos a corto plazo de las protestas desanima la participación.



Manifestación en febrero de 2012 en Madrid, en favor de los servicios públicos.

Los servicios sociales básicos de sanidad y educación suponen el 60% del gasto de las CC AA y han crecido a un ritmo del 10% anual desde 2000, por lo que los neoliberales suponen que es estos servicios son los que más despilfarro padecen, contra la opción de los neokeynesianos de que favorecen el desarrollo económico y social. Hay un debate, pues, entre dos posiciones teóricas:

La foto superior del congresista estadounidense Paul Ryan, ultraconservador afín al Tea Party y a los neocons, candidato republicano a la vicepresidencia en 2012, se tomó durante su presentación el 16 de febrero de 2012 del proyecto presupuestario de su partido, con enormes recortes en educación, sanidad (lor programas Medicare y Medicaid), pensiones y obras públicas, un severo aumento de los impuestos de consumo a los pobres, y una reducción de los impuestos de renta a los ricos además de la eliminación de los impuestos sobre las rentas del capital. Su objetivo ideológico: acabar con toda norma que favorezca la igualdad y proteja a los pobres, a los que se condena por su situación. Veamos algunas frases de la campaña electoral republicana (y véase su semejanza con las de la derecha europea y española) dirigida a los sectores más a la derecha: "la esencia de ser norteamericano es ser rico", "pagar impuestos es inmoral", "los pobres son culpables de sus problemas", "quien no pueda pagarse un seguro privado de salud es un vago y no merece ayuda pública", "una mujer embarazada por una violación no debería tener derecho a abortar", "los inmigrantes no deben tener derechos: no son norteamericanos", "primero, los norteamericanos"... Y me abstengo de reproducir las frases más hirientes (como las del congresista Akin) porque son demasiado ofensivas e insultantes para este blog.
Los pensadores conservadores consideran que el Estado de bienestar en el mundo occidental (y en España en particular lo sostienen los neocons del PP) se ha extendido en demasía, y que su carga financiera es inasumible para la sociedad, sobre todo en esta época de crisis. Plantean recortes severos en los servicios  públicos y en todo caso el copago por sus usuarios. La mayoría de los políticos conservadores evitan explicar claramente esta reducción y prefieren actuar en silencio y atenuar los dañinos efectos electorales con promesas de temporalidad de los recortes y de que su finalidad es salvar los logros sociales. Pero su objetivo es firme y a largo plazo: hay que utilizar la oportunidad de esta inmensa crisis  para volver a una sociedad más individualista, sin regulación ni intervención del Estado, en la que cada uno mire libremente por sus intereses. Sus apóstoles son los economistas Milton Friedman y Friedrich Hayek, sus santos son Ronald Reagan, Margaret Thatcher, George Bush Jr... Sólo admiten una excepción para la intervención del Estado: si la crisis afecta a la clase social alta entonces hay que subvencionarla (solo a esta, es claro) porque en ella está la esencia de la vida económica, política y social de cada país. Si los bancos amenazan quebrar no debe haber límites a la subvención (cientos de miles de millones o más si es necesario) para salvarlos, y los banqueros millonarios en dólares o euros que los han hundido no deben devolver nada porque esa es la esencia del sano capitalismo. En cambio, si un pobre no encuentra empleo ni cuenta con ahorros, y su familia cae en la miseria y el hambre, entonces es culpable de vagancia y se deben recortar o negar sus pensiones para incentivarle a buscar trabajo. Las espantosas condiciones laborales y sociales de la primera mitad del siglo XIX son el colmo del paraíso para este grupo social.

Los pensadores progresistas reivindican la necesidad de mantener la esencia de los servicios públicos básicos, porque su reducción tiene indeseables efectos sobre las expectativas de crecimiento futuro y el nivel de vida de la población y eso ataca los fundamentos del sistema democrático al marginalizar y desengañar a los ciudadanos.
Pero es evidente el grave problema de cómo aplicar democráticamente un programa de progreso social cuando en muchos países occidentales son mayoría electoral los conservadores, partidarios del individualismo y el egoísmo. Al respecto recordemos la situación de Zapatero hasta mayo de 2010, cuando estaba aplicando con relativo éxito, sin el apoyo del PP y por lo tanto en minoría en el Parlamento, un programa de fomento que, salvo en el sector de la construcción (más de un millón de parados ya entonces), estaba manteniendo a trancas y barrancas el empleo y el consumo, pero ciertamente con un gasto público desbocado (9,8% del PIB en 2009). Cumplía con la receta keynesiana de compensar con un aumento del gasto público el descenso del gasto privado hasta que este se recuperara. Pero la UE, el 10 de mayo de 2010, le urgió a cambiar su política hacia una austeridad tremenda, y en vez de plantarse y convocar elecciones explicando a los ciudadanos que no tenía una mayoría parlamentaria en España ni apoyo europeo para aplicar sus programas electorales de 2004 y 2008, decidió gobernar con un programa que ya no era el suyo, soñando que la reactivación llegara a tiempo de salvarlo en las elecciones de 2012. Vinieron los primeros grandes recortes sociales y la economía en vez de mejorar se hundió, con dos millones más de parados. El resto es historia reciente... Ante los progresistas europeos se plantean con nitidez tres grandes opciones: apartarse aunque sea temporalmente del euro dominado por la Alemania conservadora y sus políticas de austeridad suicida, o abrazarse a estas políticas y así traicionar a sus ideales y desmontar el Estado de bienestar que a sido su mejor logro histórico, o, la mejor, la que defendemos muchos, esforzarse por cambiar las mayorías electorales en la UE, que ya es el único marco con un poder válido y suficiente para actuar (es preciso reconocerlo), recuperar el poder de decisión y entonces salvar a Europa y tal vez al mundo de una Segunda Gran Depresión.

Galindo y Aunión resumen las principales cuestiónes de malestar social en España a finales de 2012 [apartado Las grietas del malestar, en artículo La calle despierta, “El País (1-XII-2012) 32-33]: ‹‹El 15-M.
Un movimiento espontáneo y difuso desembocó en la ocupación de la Puerta del Sol de Madrid el 15 de mayo de 2011. Durante meses, en torno al descontento por los recortes y por el funcionamiento de las instituciones democráticas, tocaron todos los palos, debatieron y la protesta se fue diluyendo en proyectos de barrio y otras iniciativas.
Desahucios.
Desde 2007 se han producido 350.000 ejecuciones hipotecarias. Un gran movimiento para paralizarlos en torno al grupo Stop Desahucios y la Plataforma de Afectados por la Hipoteca han obligado a mover ficha al Gobierno, aunque, para muchos, de forma insuficiente. Los jueces también han salido en defensa de los afectados.
Educación.
Los recortes educativos suman varios miles de millones de euros y la previsión del Gobierno es un descenso de unos 10.000 millones entre 2010 y 2015. En el último año, ha habido dos hitos: una huelga total en todos los niveles (de infantil a la universidad) el 22 de mayo; y una huelga de padres en apoyo del paro estudiantil el 18 de octubre.
Sanidad.
Los recortes en sanidad superan los 10.000 millones de euros en tres años (contando los que vienen en 2013). A ello se suman los planes para privatizar el servicio sanitario en varias comunidades. En las últimas semanas, Madrid ha sido la punta de lanza de las protestas, con una gran huelga esta semana.
Servicios sociales.
Los trabajadores del sector y las personas más necesitadas han visto cómo la Ley de Dependencia perdía de dos tacadas casi 500 millones. Se quedó en 1.087. La partida para los servicios sociales básicos de los Ayuntamientos ha perdido en los dos últimos presupuestos un 65%.
Igualdad.
Las partidas destinadas a esta área por el Gobierno han perdido unos 13 millones en dos años y se quedan con 18,9 millones. La lucha contra la violencia machista también pierde.
Justicia.
Las nuevas tasas han sublevado a los jueces. Las cuantías van de los 100 euros en un procedimiento monitorio (una reclamación por una deuda) a los 1.200 euros de un recurso de casación ante el Tribunal Supremo. La jurisdicción penal queda exenta, así como los casos de maltrato.
Funcionarios.
Se han quedado sin extra de Navidad y sus salarios se congelarán en 2013 por tercer año.
Cultura.
El recorte para 2013 es del 30% y ha puesto en pie de guerra al sector. El IVA ha pasado del 8% al 21% para las entradas a cines, teatros, circos, conciertos y exposiciones.››

Fuentes generales.
Articulos. Orden cronológico.
Pellicer, Ll.; Delgado, C. El recorte de brocha gorda no es equitativo. “El País” (10-I-2012) 30-31. Los recortes fiscales del Gobierno central y los gobiernos autonómicos atacan los servicios sociales básicos y tienen efectos indiscriminados.
Montaner, Josep Maria. Omnipresencia financiera. “El País” Cataluña (12-I-2012) 2. Montaner, arquitecto y catedrático de la Universidad Politécnica de Barcelona (ETSAB-UPC), alerta de que los recortes en la financiación universitaria favorecen una enseñanza de excelencia para unas élites y otra masificada para formar mano de obra barata.
Marín, Paloma. Poco empleo y mucha deuda. “El País” (29-I-2012) 39. Las organizaciones de discapacitados denuncian el gran paro que sufren y los impagos de las administraciones, que rozan los 190 millones de euros.
Fabra, María. El tijeretazo autonómico encarece o merma servicios públicos esenciales. “El País” (19-III-2012) 16-17.
Morán, Carmen. El tijeretazo en servicios sociales afectará a miles de familias. “El País” (7-IV-2012) 30.
Redacción (editorial). Líneas rojas. “El País” (21-IV-2012) 32. El Gobierno toma el control de TVE y restringe la cobertura sanitaria a inmigrantes irregulares.
Gutiérrez Calvo, Vera. Vuelta de tuerca a los servicios públicos. “El País” (30-IV-2012) 14-15. El copago y la exclusión de colectivos marginales desmonta el modelo español, tan alabado antes por su universalidad y eficacia.
Agudo, Alejandra. Ya hay más niños que ancianos al borde de la pobreza en España. “El País” (22-V-2012) 37.
Nogueira, Charo. ‘Humillante, pero no queda otra’. “El País” (4-VI-2012) 36. Parte de la clase media cae en la pobreza y la exclusión social.
Elorza, Antonio. La miseria de la razón. “El País” (1-XII-2012) 19. Los Gobiernos autonómicos del PP están haciendo una contrarreforma en los derechos sociales.
Galindo, C.; Aunión, J. A. La calle despierta.“El País” (1-XII-2012) 32-33. Crecen las protestas sociales contra los ajustes.
Cañas, Gabriela. Una semana trágica. “El País” (3-XII-2012) 32.
Nogueira, Charo; Sahuquillo, María R. España es ya el tercer país de la UE con más riesgo de pobreza. “El País” (4-XII-2012) 38. El 27% de la población tiene pocos ingresos.
Bolaños, Alejandro. Recortes disfrazados de reforma. “El País” (6-XII-2012) 34-35.
Nogueira, Charo. El gran hachazo al bienestar. “El País” (16-XII-2012) 38-39. Un resumen de los recortes sociales desde 2010.
Redacción (editorial). La gestión del bienestar. “El País” (17-XII-2012) 24.
Cañas, Gabriela. Infinitamente peor. “El País” (2-I-2013) 37. Critica los ajustes desmedidos que el Gobierno del PP ha realizado en 2012 en los derechos sociales.
Agudo, Alejandra. El Estado se fue de aquí. “El País” (20-I-2013) 36-37. Los pequeños municipios pierden los servicios básicos a la vez que se despueblan.
Fernández, María. Los recortes ensucian España. “El País” (10-II-2013) 40. Los ajustes empeoran visiblemente los servicios de limpieza urbana.
Vallés, Josep Maria. Los derechos sociales como mercancía. “El País” (11-IX-2013) 27. La crisis precariza los derechos sociales, convirtiéndolos en mercancías, l o que pone en peligro la democracia.
Reverte, Jorge M. Modelos. “El País” (19-IX-2013) 56. El periodista critica la degradación del servicio de sanidad en el Reino Unido, un modelo de cómo destruir un servicio público que en España está copiando el PP.
Pérez Oliva, Milagros. La batalla de las ideas. “El País” Cataluña (24-XI-2013) 2. Una defensa de un modelo público de garantía de los servicios sociales básicos.
Subirats, Joan. ¿Estamos aprendiendo algo? “El País” Cataluña (24-XI-2013) 2. Critica a los debeladores del Estado de bienestar, que exigen reformas (recortes) sin justificarlas.
Sahuquillo, María R.; Mars, Amanda; Aunión, Juan A. España devaluada. “El País” Domingo (29-XII-2013) 1-5. Un reportaje excelente sobre el desempleo, la miseria, el hambre y los ajustes en los servicios públicos y derechos sociales de educación, sanidad, pensiones, cultura, ciencia e investigación...
Juliá, Santos. La devastación de los bienes públicos. “El País” (26-I-2015) 33. El Gobierno del PP ha emprendido desde el principio una ofensiva contra los servicios públicos de educación o sanidad, para convertirlos en negocios.

Dosier: El Defensor del Pueblo.

Sevillano, Elena G. El Defensor del Pueblo pide evaluar los efectos en la salud del ‘fracking’. “El País” (27-II-2015) 38. El informe de 2014.