Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía y Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

domingo, 12 de enero de 2014

Economistas de España. Listado y autores.

Economistas de España.

Listado.
Antonio Flores de Lemus (1876-1941), Faustino Ballvé (1887-1959), Ramón Carande Tovar (1887-1986), Valentín Andrés Álvarez (1891-1983),
Manuel de Torres Martínez (1903-1960), Joan Sardà Dexeus (1910-1995), José Luis Sampedro (Barcelona, 1917-Madrid, 2013, economista; novela), Julio Alcaide Inchausti (Cádiz, 1921-Madrid, 2013, estadística económica), José Barea (1923-2014, especialista en sistema español de pensiones), Fabián Estapé (1923-2012, historia económica), Enrique Fuentes Quintana (1924-2007, historia económica, finanzas), Manuel Varela Parache (1925-2011, organización económica internacional), Juan Velarde Fuertes (1927), Francisco López-Casero (Campo de Criptana, Ciudad Real, 1929-Madrid, 2016, economía, antropología, sociología rural), Ángel Madroñero (1929-2011), Ramón Tamames (1933), Luis Ángel Rojo (1934-2011), Pedro Schwartz (Madrid, 1935, historia económica, divulgación), Ernest Lluc Martin (1937-2000), Miguel Boyer (1939), Andreu Mas-Colell (1944), Carlos Berzosa (Madrid, 1945, profesor de Complutense de Madrid, estructura económica), Francisco Fernández Marugán (Cáceres, 1946), David Anisi (1949-2008),
Santiago Niño Becerra (1951), Luis Toharia Cortés (Madrid, 1951-2012, economía laboral), David Taguas (1954), Juan José Dolado (1955), Jesús Huerta de Soto (1956),
Raymond Torres (1960), Jordi Galí (1961), Xavier Sala i Martin (1963), Santiago Carbó Valverde (Gandía, Valencia, 1966), Luis Garicano (1967), Daniel Lacalle (Madrid, 1967), David López-Salido (1967),
Jonás Fernández Álvarez (Oviedo, 1979, economía y política económica),
Manuel Arellano (), Manuel Balmaseda (), Jorge Calero (1964?, economía aplicada, sociología de educación), Francisco Comín Comín (), Guillermo de la Dehesa (), José L. Escrivá (), José Luis Feito (), Juan E. Iranzo (), Ángel Laborda (), Ángel Martínez González-Tablas (), Alfonso Novales (profesor de Universidad Complutense de Madrid), Juan José Toribio (), Xavier Vives (),


Bibliografía.
Libros.
Grice-Hutchinson, Marjorie. El pensamiento económico en España (1177-1740). Crítica. Barcelona. 1982 (1978). 259 pp.
Martín Rodríguez, Manuel. Economistas académicos del exilio republicano español de 1939. Tleo. Granada. 2010. 251 pp. Reseña de Tedde de Lorca, Pedro. “El Cultural” (21-I-2011) 21.
Artículos.
Romero, Álvaro. Obituario. José Barea, un profesor polémico en La Moncloa. “El País” (8-IX-2014) 37. Montoro, Cristóbal. Maestro y amigo. “El País” (8-IX-2014) 37. José Barea (1923-2014), jefe de la Oficina Presupuestaria en el Gobierno de Aznar.

ECONOMISTAS. *Se desarrollan los que no tienen entrada propia.

El economista español Manuel Aguilera.

Aguilera, Manuel. Estancamiento secular y política fiscal. “El País” Negocios 1.629 (12-II-2017). Aguilera es director general del Servicio de Estudios de Mapfre.

La economista española Carmen Alcaide. 

La economista española Paulina Beato.
Beato, Paulina. Sigamos a la Reserva Federal. “El País” Negocios 1.485 (20-IV-2014) 17.
Beato, P. El debate de la energía distribuida. “El País” Negocios 1.537 (19-IV-2015) 18.

El economista español Pablo Beramendi.
Beramendi, Pablo. Cómo se construye la igualdad. “El País” (22-I-2015) 33. Beramendi es profesor de Economía Política en Duke University y se opone a una democracia asamblearia que margine a los partidos. El intervencionismo público que reglamenta excesivamente es ineficaz, sino que el Estado debe favorecer la igualdad de oportunidades para competir.

El economista español Germà Bel.
Catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Barcelona.
Bel, Germà. El AVE: una productividad precaria. “El País” (20-V-2010) 27. A favor de un sistema ferroviario en la periferia peninsular, dedicado a las mercancías.

El político español Josep Borrell.
Borrell, Josep; Missé, Andreu. La crisis del euro. De Atenas a Madrid. Turpial. Madrid. 2011. Extracto del libro en Redacción. Anatomía de la crisis. “El País” (8-XII-2011) 6-7.

El economista español José Manuel Campa.
Campa es profesor de Economía y Finanzas del IESE Business School y fue secretario de Estado de Economía de mayo de 2009 a diciembre de 2011.
Campa, José Manuel. El sector bancario en transformación. “El País” (29-VI-2012) 35.

El economista español Santiago Carbó (1966).*
[https://iessonferrerdgh1e07.blogspot.com.es/2016/12/el-economista-espanol-santiago-carbo.html]


Los economistas españoles J. I. Conde-Ruiz y J. F. Rubio-Ramírez.
Conde-Ruiz, J. I.; Rubio-Ramírez, J. F. Mala idea, la deducción por vivienda. “El País” (31-XII-2011) 15. Critican el retorno de la deducción fiscal por compra de vivienda.

El economista español Antón Costas (1949).*
El economista español Juan Ramón Cuadrado (1937).
Juan Ramón Cuadrado Roura (Gerona, 1937), catedrático emérito de Economía Aplicada de la Universidad de Alcalá (antes en la de Málaga, desde 1973), pide más reformas de estímulo a la demanda, con menos austeridad de recortes que disminuyen el ímpetu de la recuperación.
Sobre el salario mínimo interprofesional (SMI) recuerda que “se ha fundamentado siempre en el sincero deseo de lograr una mayor equidad o, cuando menos, para asegurar a cualquier trabajador [...] una retribución básica igual para todos”. El nivel del salario mínimo en España queda lejos de los de Francia, Bélgica u Holanda, pero es casi un 50% mayor que los de Polonia, Chequia o Eslovaquia. Es un nivel que varía según los países y “no puede basarse en criterios estrictamente económicos”, pero estos “proporcionan argumentos para sostener que su existencia puede convertirse en un obstáculo para contratar más trabajadores y que, por encima del llamado salario de equilibrio, quizás beneficie a quienes tienen empleo, pero perjudica a quienes no lo tienen”. No por los costes concretos del salario, sino por los costes asociados al puesto de trabajo en términos de Seguridad Social, costes de despido y vacaciones. En suma, defiende un salario mínimo “de entrada” que “debería ir unido al compromiso de las empresas para proporcionar formación a los jóvenes”, un elemento fundamental para atajar el problema del paro juvenil.
González, Alicia. ¿Salario mínimo de entrada? “El País” Negocios 1.463 (17-XI-2013) 25. Cuadrado aporta su opinión en esta recopilación.

El economista español Julián J. Cubero.
Cubero es economista jefe de Escenarios Económicos de BBVA.
Cubero, J. Julián. ¿Cómo será 2014? Veamos 2013. “El País” Negocios 1.468 (22-XII-2013) 19. Analiza la economía mundial y muestra preocupación por el viraje chino.

El economista español Aristóbulo de Juan.
De Juan, Aristóbulo. Los problemas de la unión bancaria. “El País” (15-IV-2016).

El economista español Guillermo De la Dehesa (1941). [http://iessonferrerdgh1e07.blogspot.com.es/2016/04/el-economista-espanol-guillermo-de-la.html]

La economista española Sara de la Rica.
Sara de la Rica, catedrática de Economía de la Universidad del País Vasco e investigadora de Fedea, aconseja medidas para aumentar la demanda interna y reducir el endeudamiento familiar y de las empresas, y estímulos a la creación de empleo, con planes de formación y recolocación específicos para los colectivos de parados de larga duración. Propone discutir si el salario mínimo de los menores de 18 años pudiera ser menor “si su trabajo fuera acompañado de formación” y explica que “conceptualmente, el salario mínimo debiera entenderse como un salario de entrada que debe superarse a medida que el trabajador aprende en la empresa y su productividad aumenta”. Matiza, no obstante, que en España el salario mínimo afecta a finales de 2013 a menos del 7% de los trabajadores y que la práctica totalidad de los convenios colectivos estipulan salarios superiores a ese nivel. [González, Alicia. ¿Salario mínimo de entrada? “El País” Negocios 1.463 (17-XI-2013) 25.]
De la Rica, Sara. La reforma laboral necesita mejorar. “El País” (10-XII-2013) 37.
De la Rica, Sara. Empleo para una sociedad menos desigual. “El País” (2-I-2015) 29-30.

El economista español Manuel de la Rocha.
Manuel de la Rocha es economista de la Fundación Alternativas y miembro del grupo “Economistas Frente a la Crisis”.
De la Rocha Vázquez, Manuel. Alemania y las instituciones europeas, ¿se debilita el ‘diktat’ de Berlín? “El País” Negocios 1.466 (8-XII-2013) 21.
El economista español Juan José Dolado (1955).
Juan José Dolado Llobregat (1955), doctor en economía por la Universidad de Oxford en 1988, catedrático de Fundamentos Económicos en la Universidad Carlos III de Madrid y en el European University Institute de Florencia.
Dolado, Juan José. Crecimiento del PIB y empleo. “El País” (12-I-2014) 28-29. Sostiene que en el nuevo ciclo económico después de la crisis basta un leve aumento del PIB, incluso del 0,3%, para que aumente el empleo.

El economista español Antoni Espasa (1945).
Antoni Espasa Terrades (Valencia, 1945) es catedrático de Análisis Económico de la Universidad Carlos III de Madrid y director del “Boletín de Inflación y Análisis Macroeconómico” (“BIAM”) del Instituto Flores de Lemus. 
Advierte en Un pacto para la recuperación [“El País” (18-XI-2013)] que hay que negociar un gran pacto político-social para reducir la deuda, pero también restablecer la eficacia y eficiencias de las instituciones, y reconocer que recortar los costes laborales aumenta la competitividad pero es útil solo a corto plazo porque reduce la demanda y castiga el empleo y las cuentas públicas:
‹‹La configuración de la crisis económica española es fundamentalmente interna: excesivo endeudamiento, sistema productivo poco eficiente y competitivo y deterioro institucional. Su magnitud queda reflejada por una caída acumulada del producto interior bruto del 7,5%, aproximadamente el triple que en la zona euro. Ha aumentado el nivel de desigualdad y la pobreza, que además de la gran importancia e impacto social que ello tiene, es también un factor de incertidumbre que mina las expectativas de la economía española.
En correspondencia con las características de la crisis, la superación de la misma requiere tres acciones que debieran ser simultáneas: a) disminuir el endeudamiento mediante la reducción del déficit público y el logro de una balanza por cuenta corriente equilibrada o en superávit; b) generar una situación de crecimiento estable basada en la adquisición de un knowhow que aumente el valor añadido en nuestro sistema productivo, generando economías de escala intersectoriales y asentado sobre importantes ganancias generalizadas de competitividad; y c) restablecer la eficacia y eficiencia de las instituciones.
Hay que advertir que el cumplimiento de la primera no asegura el logro de la segunda.
Las medidas que desde mayo de 2010 se han llevado a cabo en la economía española no se han abordado trabajando simultáneamente sobre los tres frentes mencionados y en su diseño no han imperado de forma determinante los criterios de eficiencia. Las predicciones que se realizan en el “Boletín de inflación y análisis macroeconómico” de la Universidad Carlos III indican que el crecimiento esperado en el corto plazo, 2013-2015, es bastante moderado. Con la incertidumbre que existe alrededor de las variables macroeconómicas y que es imprescindible cuantificar para que el diagnóstico no resulte engañoso, nuestras predicciones indican: una situación de crecimiento muy moderado hasta finales de 2014, en la que los riesgos de recesión son todavía algo preocupantes, seguida de una etapa de crecimiento claramente más firme a lo largo de 2015, con una probabilidad alrededor del 50% de que este no será inferior al 1,4%.
Estas predicciones vienen muy determinadas por una recuperación del consumo privado, que inducirá un crecimiento importante de las importaciones. Con ello la aportación al crecimiento del PIB de las exportaciones en términos netos, es decir, descontando las importaciones, se verá muy reducida. Se espera que el número de personas ocupadas empiece a crecer en tasa anual a mediados de 2014 y que el nivel de empleo alcanzado a finales de 2007 se logre en la segunda mitad de los años veinte.
Este conjunto de resultados no puede considerarse una salida sólida de la crisis. Es necesaria una acción simultánea sobre los tres frentes mencionados, basada en un gran pacto político-social, en el que además las partes se comprometan a que todas las medidas que se aprueben dentro del pacto sean previamente orientadas por un grupo de expertos indiscutibles, de extracción multidisciplinar, independientes y con un porcentaje apreciable de extranjeros. Este pacto generaría efectos económicos positivos desde el momento de su firma.
La regeneración institucional deberá abordarse con prontitud dentro de dicho pacto y debería iniciarse con una nueva ley electoral y otra de partidos políticos orientadas a introducir competencia dentro de ellos y a que los cargos electos se sientan más responsables ante los ciudadanos que ante las cúpulas de los partidos.
La reducción del déficit fiscal de forma permanente en un contexto de bajo crecimiento y con el objetivo de afectar lo menos posible a los servicios que configuran el bienestar social requiere una reforma administrativa en sentido global, que 1) tendrá que abordar la dimensión y estructura de las Administraciones públicas, 2) deberá estudiar en profundidad la eficacia y eficiencia de los gastos públicos, proponiendo reformas pertinentes y 3) diseñar un proceso de fijación y evaluación del gasto público, en el que toda asignación presupuestaria vaya acompañada de una formulación de objetivos a alcanzar con ella y con una definición de indicadores que permitan evaluar posteriormente los resultados obtenidos y, en su caso, exigir las responsabilidades que correspondan.
La competitividad requiere tener costes laborales unitarios (CLU) más bajos que la competencia, y la forma mejor y más estable de lograrlo es a través de aumentos en la productividad, pero si estos no se logran con prontitud, la mayor competitividad se tendrá que conseguir con reducciones de salarios y de márgenes de explotación para poder garantizar la supervivencia de las empresas. Esta forma de aumentar la competitividad puede ser útil en el corto plazo hasta conseguir que los avances en competitividad se asienten en mejoras en la productividad, pero la reducción de los CLU basada en menores salarios puede resultar imposible de mantener en horizontes más amplios de tiempo.
La importancia de realizar un pacto político-social aparece con mayor vigor al contemplar la situación en la que se encuentra la economía española para salir de la crisis en un contexto de política de austeridad global en la zona euro. Con la imposibilidad de acceder a los mercados financieros internacionales por parte de los agentes económicos españoles, la quiebra de una parte del sistema bancario y la posibilidad de insolvencia como país, se necesitó el apoyo de la zona euro y, en contrapartida, las directrices sobre la política económica española pasaron a diseñarse en Bruselas.
El problema es que las medidas de austeridad para España se han definido en el contexto de política europea en el que no se ha generado ningún estímulo a la demanda por parte de los países con importantes superávits en el comercio internacional. Ello ha agudizado en el corto plazo la caída del consumo, del PIB y del empleo en España, pues la política de austeridad global reinante en un área con tipos de cambios fijos hace inevitable que una parte de nuestra demanda se cubra con importaciones desde los países del área que ya tienen superávit.
En este contexto es necesario suavizar la política restrictiva española sin menoscabar, incluso aumentando, las expectativas actuales de los inversores extranjeros en nuestra economía. Pero esto solo se podrá lograr presentando a los inversores extranjeros un gran pacto político-social español con un contenido sólido en las líneas de lo comentado anteriormente, con un procedimiento claro de implementación y con una manifestación social firme de llevarlo a cabo. Este pacto a su vez constituiría un excelente respaldo para ganar más autonomía respecto a Bruselas en cuanto a la política económica española.
Hay dos alternativas para salir de la crisis de forma firme y duradera, con y sin pacto, ambas penosas, pero la segunda mucho más incierta y más larga que la primera. Finalmente conviene señalar que no debe suponerse que la supervivencia del euro a un plazo más allá de cinco o 15 años es indiscutible, pues dependerá de la convergencia económica que se dé entre los países que configuran la Unión Monetaria Europea. Para prepararse y avanzar como país en ese proceso de convergencia o para prepararse para una posible ruptura del euro, las consideraciones realizadas en este trabajo parecen especialmente pertinentes.››

Fuentes.
Internet.
[http://e-archivo.uc3m.es/handle/10016/1109] “Boletín de Inflación y Análisis Macroeconómico” (“BIAM”) del Instituto Flores de Lemus.
[http://elpais.com/autor/antoni_espasa/a/] Enlace a los artículos.
Artículos.
Espasa, Antoni. Un pacto para la recuperación. “El País” (18-XI-2013) 31.

El economista español Fabián Estapé (1923-2012).
Fabián Estapé Rodríguez (Port Bou, Girona. 1923-Barcelona, 2012), profesor universitario, jurista y economista, experto en historia económica, fue uno de los prohombres más famosos en los últimos años del franquismo y en la Transición por su divulgación económica, alcanzando una gran influencia en la opinión popular sobre los temas de economia y política. Gran polemista, no temía pisar callos lo que conllevó la enemistad de muchos y la admiración de los demás.
Fuentes.
Costas, Antón. Obituario. Fabián Estapé, un maestro más allá de las aulas. “El País” (2-II-2012) 44.

El economista y periodista español Joaquín Estefanía (1951).*
[http://iessonferrerdgh1e07.blogspot.com.es/2015/11/el-economista-y-periodista-espanol.html]


El economista español José Luis Feito.
Feito, José Luis. Competitividad, productividad y déficit exterior. “El País”, Negocios 1116 (25-III-2007) 17.


El economista español Fernando Fernández.

Fernández, F. Tipos de interés y estancamiento secular. “El País” Negocios 1.588 (10-IV-2016). Aboga por poner fin a la política neokeynesiana del BCE y subir los tipos de interés, para que los acreedores y los bancos vuelvan a ganar dinero con unos tipos de interés más altos.

El economista español Jonás Fernández (1979).

El economista español Jonás Fernández Álvarez (Oviedo, 1979), es director del Servicio de Estudios de Solchaga Recio & Asociados. Su pensamiento económico es neokeynesiano, partidario de una solución de ámbito europeo a los problemas de las economías nacionales.
Fuentes.
Internet.
Libros.
Fernández, Jonás. Una alternativa progresista. Una respuesta a la crisis económica e institucional de España. 2013. Ensayo. Para resolver la crisis española propone unas reformas progresistas en el ámbito de la Unión Europea, yendo hacia la unión económica plena. Fragmento La respuesta europeísta. “El País” Negocios 1.459 (20-X-2013) 28.
Artículos.
Fernández, Jonás. Tribulaciones sobre el Plan Juncker. “El País” (7-I-2015) 27-28.

La economista española María Jesús Fernández Sánchez.
Fernández, María Jesús. La recuperación continúa, pero con sombras. “El País” Negocios 1.491 (1-VI-2014) 25. Economista sénior de Funcas.
Fernández, Mª. J. La economía vuelve a sorprender. “El País” Negocios 1.599 (10-VII-2016). Una situación mejor que las expectativas.
Fernández, Mª. J. La industria, más fuerte de lo que creíamos. “El País” Negocios 1.609 (18-IX-2016). La industria española ha salido fortalecida en 2014-2015, con un aumento de un 7,4% en vez del 4,5% antes estimado.
Fernández, Mª. J. Una ralentización más suave de lo esperado. “El País” Negocios 1.615 (6-XI-2016).
Fernández, Mª. J. Cambio de escenario en 2017. “El País” Negocios 1.621 (18-XII-2016). Previsiones de un empeoramiento en el crecimiento español.
Fernández, Mª. J. ¿Crecemos mejor que antes? “El País” Negocios 1.629 (12-II-2017).

Fernández, Mª. J. Crecimiento sostenido en el primer trimestre. “El País” Negocios 1.635 (26-III-2017).

El economista español Francisco Fernández Marugán (1946).
Francisco Fernández Marugán (Cáceres, 1946), politico socialista desde la Transición, durante muchos años uno de los que mejor adaptó el ideario marxista a la socialdemocracia.
Fernández Marugán, Francisco. La brecha salarial aumenta. “El País” Negocios 1.469 (29-XII-2013) 17. Aumenta la pobreza y la desigualdad en España al reducirse los salarios más bajos.

El economista español Miguel Ángel Fernández Ordoñez (1945).
Miguel Ángel Fernández Ordoñez (Madrid, 1945), economista y alto funcionario, miembro del PSOE, fue presidente del Banco de España entre 2006 y 2012. Su pensamiento económico es considerado neoliberal, pero con preocupaciones sociales que solo deberían resolverse mediante una redistribución con políticas sociales de defensa del Estado del bienestar, no con subvenciones que minen la competitividad.
Fernández Ordoñez, Miguel Ángel. 2016: Cómo aprovechar un buen año. “El País” (4-I-2016) 11. Habrá que anudar la austeridad presupuestaria con reformas.
Jiménez, Miguel. Miguel Ángel Fernández Ordoñez.’El Gobierno del PP aterrorizó a los mercados e hizo inevitable el rescate’. “El País” (26-I-2016) 38.

Los economistas españoles Jesús Fernández-Villaverde y Luis Garicano.
Fernández-Villaverde, Jesús; Garicano, Luis. ¿Qué tareas son rutinarias? “El País” Negocios 1.474 (2-II-2014) 16. España debe prepararse con urgencia para la nueva era de ordenadores.
Fernández-Villaverde, Jesús; Garicano, Luis. Lecturas de verano: el nuevo regeneracionismo. “El País” Negocios 1.498 (20-VII-2014) 14. Una selección de blogs y libros sobre la renovación democrática y económica de España.

El economista español Enrique Fuentes Quintana (1923-2007).
Enrique Fuentes Quintana (Carrión de los Condes, XII-1923-Madrid, 7-VI-2007).
Noceda, M.Á. La desaparición de un gran economista. “El País” (8-VI-2007) 88. Tres artículos más en p. 89.


El economista español José Luis García Delgado.
Martín Rodríguez, Manuel; García Delgado, José Luis. Territorio y ciudad para después de la crisis. “El País” Negocios 1.448 (4-VIII-2013) 15. Los autores critican el urbanismo destructor de los últimos decenios en España y plantean como alternativa la rehabilitación de viviendas y medidas de cohesión territorial y social.

Serrano Sanz, José María; García Delgado, José Luis. Economía: la hora de la política. “El País” (29-I-2015) 37. Advierten de los peligros políticos que acechan a la recuperación económica, especialmente el estallido del régimen constitucional (la amenaza de Podemos) y el separatismo catalán.

Los economistas españoles José Luis García Delgado y Manuel Martín Rodríguez.
José Luis García Delgado y Manuel Martín Rodríguez son catedráticos de Economía Aplicada y socios fundadores del Círculo Cívico de Opinión.
Martín Rodríguez, Manuel; García Delgado, José Luis. Territorio y ciudad para después de la crisis. “El País” Negocios 1.448 (4-VIII-2013) 15. Los autores critican el urbanismo destructor de los últimos decenios en España y plantean como alternativa la rehabilitación de viviendas y medidas de cohesión territorial y social.
García Delgado, José Luis; Martín Rodríguez, Manuel. El mercado hipotecario de viviendas en España: crisis y reforma. “El País” Negocios 1.471 (12-I-2014) 21.

El economista español José García Montalvo.
José García Montalvo es catedrático de Economía de la Universidad Pompeu Fabra.
García Montalvo, José. ¿Dónde quedó la ciencia económica? “El País” Negocios 1.496 (6-VII-2014) 19. Una crítica mordaz a la falta de eficacia predictiva de los economistas.
‹‹No cabe duda de que la crisis económica ha cuestionado la reputación de los economistas como científicos sociales y orientadores de políticas públicas. El escarnio público comenzó al poco de iniciarse la crisis con varios artículos en los medios más influyentes del gremio. “The Economist” publicaba un artículo titulado “¿Cómo se torció la ciencia económica?”. El “Financial Times”t itulaba por aquel tiempo “Bajo su propia responsabilidad: lea las instrucciones con cuidado antes de usar un economista”, o culpaba a la enseñanza en las escuelas de negocios de la codicia de los gestores que desembocó en la crisis. Después vino la sorpresiva pregunta de la reina de Inglaterra a Tim Besley, profesor de Economía de la LSE: “¿Cómo es posible que ningún economista se diera cuenta de que se aproximaba un colapso del crédito?”. En el Congreso de Estados Unidos incluso hubo una comisión de investigación sobre los modelos macroeconómicos más populares (DSGE) y su incapacidad para predecir la crisis. La catarsis en EE UU llega con la película The inside job y las memorables actuaciones de conocidos economistas académicos.
Más recientemente hemos vivido una agria polémica entre varias instituciones económicas sobre el tamaño del multiplicador fiscal. La diferencia no es pequeña: el multiplicador de la famosa “caja 1.1” del FMI es entre dos y tres veces superior al multiplicador estándar. Este valor es fundamental para saber el impacto de las medidas de austeridad: si el multiplicador es bajo, la contracción de gasto tiene poco efecto sobre la economía, pero si es alto, tiene un impacto muy nocivo. Como continuación de este calvario en 2013 apareció el ya famoso error de la tabla Excel que cuestionaba el estudio de Kenneth Rogoff y Carmen Reinhart sobre el efecto de una deuda pública sobre el PIB superior al 90%. Y como guinda, la concesión del último Premio Nobel a dos economistas con teorías antagónicas sobre el funcionamiento de los mercados financieros.
Alguien ajeno a la profesión, o asiduo a las tertulias de los medios de comunicación, podría pensar que en economía todo vale. Que la economía no es una ciencia ni progresa. Nada más lejos de la realidad. La economía es una disciplina que, ejercida con profesionalidad, utiliza el método científico y ha avanzado significativamente. La disponibilidad creciente de enormes bases de datos hace de la economía una disciplina cada vez más empírica y más científica. Pero como en todas las disciplinas, hay mejores y peores profesionales. En contraposición a una visión extendida, algunos economistas analizaron la burbuja, predijeron la crisis y proponen soluciones utilizando la ciencia, aunque algún otro acertó de chiripa después de haber predicho cinco crisis que no sucedieron.
En España tenemos nuestra propia fauna. Abunda el economista yoyalodije. Pero como los trovadores de la Edad Media: fue por transmisión oral y no quedó constancia por escrito. ¡Vaya, qué mala suerte! Otros socavan la credibilidad de la profesión con profecías imposibles del tipo “saldremos de la crisis en 2018”, o aseguran en televisión que se encontraron con un ministro en el AVE y le quisieron entregar, sin éxito, un pendrive con los datos y la solución a los problemas económicos de España. Otros auguran el apocalipsis mientras se rascan una barba lincolniana y miran de reojo al contador de la librería. Otros trabajan para lobbies y grupos de interés y realizan predicciones interesadas con escaso, o nulo, fundamento económico. “No se trata de acertar, sino de influir”, me reconocía el director de un conocido servicio de estudios. Para colmo, por nuestros medios de comunicación pululan todo tipo de economistas de la señorita pepis y paquirrines de la economía como el experto que hablaba en 2007 del mito de la burbuja inmobiliaria y auguró la recuperación de la economía en abril de 2009, y ahora nos da lecciones sobre cómo salir de la crisis.
Obviamente la ciencia económica tiene un elevado grado de complejidad intrínseca y los errores científicamente honestos no son infrecuentes. Pero no es aceptable que la burbuja inmobiliaria no exista mientras trabajas para un intermediario financiero y España se hunda cuando estás promocionando un libro lejos ya del mundo financiero. Si finalmente se confirma la recuperación de la economía, nuestro experto habrá conseguido errar sistemáticamente, lo que será todo un logro.
En España todavía no se ha filmado nuestro inside job. pero sería un proyecto interesante. No faltarían protagonistas. Un papel estelar debería reservarse a aquel ministro de Economía que dice que lo sabía, pero no lo podía decir. Que escribió un documento, pero que no lo puede enseñar. También deberían aparecer todos aquellos que predijeron la crisis cuando ya se había producido y aquel periodista que en un libro sobre la crisis convirtió en héroe a un villano sin hacer un adecuado rastreo de las fuentes. Por supuesto, deberían aparecer todos aquellos economistas supuestamente independientes que alimentaron la burbuja por sus relaciones con inmobiliarias, Gobiernos y bancos. Que crearon expectativas inmobiliarias y ahora se lavan las manos o, peor aún, pontifican sobre las medidas para salir de la crisis.
Los medios de comunicación deberían ser un poco más cuidadosos cuando seleccionan sus “expertos economistas”. Esto también permitiría evitar, al menos en parte, la sensación de que la economía no tiene bases científicas después de oír argumentos disparatados o interesados. Las hemerotecas podrían ayudar y están para consultarse. Algunos se llevarían más de una sorpresa.››

El economista español Antonio Garcia Pascual (1970).
Fernández, David. Antonio Garcia Pascual / Economista jefe para Europa de Barclays. “El País” Negocios 1.544 (7-VI-2015) 24. Un enjundioso análisis de la política económica para Europa y España.

El economista español José García-Solanes.
José García-Solanes, catedrático de Análisis Económico de la Universidad de Murcia, es pesimista sobre la creación de empleo en España y avisa de las múltiples amenazas en los próximos años. Analiza los pros y contras de una subida del salario mínimo y destaca entre los efectos positivos, que “aumenta la renta de los trabajadores pobres que tienen un empleo y, además, sirve como referencia para las subvenciones a los desempleados y a quienes están de baja por enfermedad”. En contra, que aumenta “el desempleo de aquellos cuyo salario de equilibrio es inferior al SMI, debido a que tienen menor cualificación o experiencia o por el hecho de percibir una paga en forma de conocimiento y aprendizaje. Si se eleva el salario mínimo podría aumentar el número de jóvenes desempleados. Toda una injusticia”. En consecuencia recomienda para España por “cierto aumento del SMI pero, por la abundancia de jóvenes desempleados y de trabajadores poco cualificados y/o con poca experiencia, el margen no puede ser tan elevado como en los países del centro y norte de la Unión Europea”. [González, Alicia. ¿Salario mínimo de entrada? “El País” Negocios 1.463 (17-XI-2013) 25.]
García Solanes, José. Fortalecer el sector exterior. “El País” Negocios 1.478 (2-III-2014) 23. José García Solanes es catedrático de Análisis Económico de la Universidad de Murcia.


El economista español Luis Garicano (1967).*
El economista español Mauro F. Guillén.
Guillén, Mauro F. América Latina: el futuro que viene. “El País” Negocios 1.500 (3-VIII-2014) 17.
Guillén, Mauro F. América Latina: el futuro que viene. “El País” Negocios 1.500 (3-VIII-2014) 17.

El economista español Fernando Gutiérrez del Arroyo.
Gutiérrez del Arroyo, Fernando. Estrategia fiscal equivocada. “El País” (27-IV-2016). Critica la política fiscal expansiva en 2015, que ha incrementado el déficit.
Garicano, L.; Gutiérrez, F. Europa ante el Brexit: una hoja de ruta. “El País” Negocios 1.595 (12-VI-2016).

Los economistas españoles Emilio Huerta y Vicente Salas.
Huerta, Emilio; Salas, Vicente. ¿Son compatibles aumentar la productividad y crear empleo? “El País” Negocios 1.461 (3-XI-2013) 23.

El economista español Ángel Laborda (1952).*
[http://iessonferrerdgh1e07.blogspot.com.es/2013/12/el-economista-espanol-angel-laborda-1952.html]

El economista español Daniel Lacalle (1967).
Daniel Lacalle (Madrid, 1967) es considerado un economista liberal conservador, afín a las ideas del PP.
Galindo, Cristina. Lecciones aprendidas. “El País” Ideas (6-XII-2015) 2-5. Propuestas para la economía española de los economistas Emilio Ontiveros (socialdemócrata), Daniel Lacalle (liberal conservador) y Juan Torres (radical de izquierdas).

El economista español Santiago Lago Peñas.
Santiago Lago, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Vigo, director del GEN, es un economista proclive a la izquierda reformista y moderada.
Lago, Santiago. Para consolidar el Estado de bienestar. “El País” (5-XI-2013) 27. 
Lago, S. 30 años de avances pero mucho por hacer. “El País” Negocios 1.564 (25-X-2015) 64. El sistema de financiación autonómica.
Lago, S. Pensiones deficitarias. “El País” (9-IV-2016).
Lago, S. Cuatro pueblos. “El País” Negocios 1.593 (29-V-2016). El debate sobre si nos hemos excedido en la austeridad fiscal.
Lago, S. Inquietante. “El País” (23-VII-2016). El aumento del déficit fiscal exige reformas inmediatas.
Lago, S. Cuentas a contracorriente. “El País” (12-XI-2016). Las cuentas públicas no cuadran con los objetivos proclamados, por los menores ingresos.
Lago, S. Cesiones, acuerdos y gobierno. “El País” (7-I-2017). Aprovechando que no hay una mayoría absoluta hay que pactar una nueva financiación autonómica, una reforma fiscal y mejorar la gestión administrativa.
Lago, S. Sí, pero de otra manera. “El País” (18-II-2017). Una propuesta de reforma fiscal.

Lago, S. El desafío autonómico. “El País” (19-II-2017).

El jurista y experto en economía español José Luis Leal (1939).
José Luis Leal Maldonado (Granada, 1939), político y empresario español. 
Comenzó su vida política durante el franquismo como miembro del Frente de Liberación Popular (FLP), una organización anticomunista católica que promovió Julio Cerón Ayuso, en la preparación de la Transición hacia el liberalismo y la socialdemocracia, en clave monárquica
Destacó como jurista de amplia experiencia económica. En marzo de 1978 fue nombrado Secretarío de Estado para Asuntos Económicos en el segundo Gobierno presidido por Adolfo Suárez y desde el 6 de abril de 1979 hasta el 8 de septiembre de 1980 fue ministro de Economía en el tercer y cuarto gobiernos de Unión de Centro Democrático (UCD), también presididos por Suárez. Tras su salida del Gobierno trabajó en el Banco Bilbao y llegó a ser presidente de la patronal bancaria (1990-2005). Su ideario económico, reformista aunque políticamente sea un conservador, ha evolucionado en la crisis iniciada en 2007 desde un liberalismo muy reacio al papel del Estado hacia la convicción de que el Estado debe impulsar las reformas estructurales y compensar con su demanda la caída de la demanda privada.
En su artículo Del gradualismo al rescate [“El País” Negocios 1.389 (17-VI-2012)] sostiene:
‹‹A estas alturas de la crisis financiera, con el rescate de nuestro sistema financiero en marcha, es conveniente intentar comprender lo ocurrido, aunque solo sean las grandes líneas, a partir de las actuaciones del Banco de España y la más reciente del Gobierno.
Empecemos por la autoridad monetaria. La crisis financiera que comenzó en 2007 conoció un notable agravamiento en el otoño de 2008 con la quiera de Lehman Brothers. Los Gobiernos europeos y el norteamericano reaccionaron con rapidez inyectando fondos públicos en los bancos en dificultades para reforzar su solvencia. Se trató, esencialmente, de aportaciones de capital que posteriormente se recuperaron o han comenzado a recuperarse.
En España, la política seguida fue diferente. Partiendo de la base de que nuestro sistema financiero era solvente y estaba bien capitalizado, se pensó que bastaría con las provisiones existentes (superiores a las de la mayoría de los bancos de otros sistemas financieros) y que, en caso de necesidad, estas podrían aumentarse. Como no se ha producido un debate sobre la política seguida para hacer frente a la crisis financiera, no sabemos qué hipótesis se barajaron en aquellos momentos, pero es razonable pensar que la ausencia de exposición de los bancos españoles a los denominados “activos tóxicos” exteriores indujera en las autoridades monetarias un exceso de confianza cuyas consecuencias vivimos actualmente.
La tranquilidad oficial no podía durar mucho, pues el inevitable estallido de la burbuja inmobiliaria necesariamente tenía que fragilizar los balances de los bancos. Tampoco se dijo que la necesidad de recurrir al ahorro exterior como consecuencia de la acumulación de los desequilibrios de la balanza por cuenta corriente (que llegaron a alcanzar el 10% del PIB) obligaba a los bancos a buscar ingentes cantidades de recursos en el exterior, lo que constituía un factor suplementario de riesgo para la estabilidad de sus balances, especialmente para los que solo operaban en el interior de nuestras fronteras, y muy especialmente para las cajas de ahorros.
La política que se puso en práctica fue la de corregir gradualmente los desequilibrios financieros pensando tal vez que el crecimiento económico permitiría absorber poco a poco la inevitable morosidad que se avecinaba, especialmente la inmobiliaria. Se trataba de una apuesta apoyada en la hipótesis de que la burbuja inmobiliaria de deshincharía gradualmente. Dicho de otra manera, y por utilizar una expresión en boga aquellos años: se pensaba que el aterrizaje sería suave.
Pero no fue así. De la desaceleración económica pasamos a la recesión, y con ella deberían haberse terminado los sueños del gradualismo. Se inició tardíamente un proceso de reestructuración de las cajas de ahorros, pero el Banco de España no pudo, o no supo, vencer los obstáculos que los responsables políticos regionales opusieron a su acción. En algunos casos se pusieron en marcha fusiones que desde el principio parecían inviables. Solo en unos pocos casos fue acertado el diseño.
Hay que recordar que la confianza es un elemento básico del funcionamiento del sistema financiero. Esta es la razón por la cual en otros países la intervención pública fue rápida y masiva. Baste con recordar los 750.000 millones de dólares aportados por el Tesoro norteamericano para superar la crisis.
Pero hemos tardado en aprender esta lección. A lo largo de los primeros meses de este año, y para hacer frente a la creciente desconfianza hacia nuestro sistema financiero, se tomaron medidas que, a pesar de ir en el buen sentido, pronto se revelaron insuficientes. Se aumentaron las provisiones, se movilizaron los fondos de garantía de depósitos y se estimaron las pérdidas potenciales del conjunto del sistema muy por debajo de lo que constituía el consenso de los mercados. Por último, el caso de Bankia nos puso al borde del abismo al anunciarse una ayuda de 19.000 millones de euros apenas unos días después de haberse anunciado que con 7.000 millones sería suficiente.
Al final ha habido que reconocer que el gradualismo para resolver problemas de confianza en el sistema financiero no es el mejor método y hemos tenido que pedir una línea de crédito de 100.000 millones de euros a nuestros socios de la eurozona para intentar recuperar la confianza perdida.
Aparentemente, el Gobierno ha acertado en esta última etapa, pues ha conseguido que el rescate planteado se limite al sistema financiero y que las condiciones no afecten, o lo hagan solo indirectamente, a la política macroeconómica. Desde esta perspectiva, la diferencia con lo sucedido en otros países es sustancial, por lo que inmediatamente se han producido reacciones: unas, pidiendo condiciones similares a las de España, y otras, interpretando las condiciones de la ayuda de manera restrictiva. El apoyo de Francia y Alemania ha sido esencial, pero no hay que olvidar que los bancos de cada uno de los dos países tienen riesgos contraídos con España superiores a los 150.000 millones de dólares. Lo más importante es que, a pesar de todo, la integración financiera de la eurozona ha dado un significativo paso adelante.
Según el documento del FMI que ha precipitado el rescate, el 70% del sistema financiero español no tiene mayores problemas, concentrándose estos en el 30% restante, formado mayoritariamente por cajas de ahorros cuya administración se vio muy influida por criterios políticos y cuyos balances están sobrecargados de activos inmobiliarios de escaso valor. Llevará algún tiempo su saneamiento, pero al final tendrá que producirse. El préstamo, como es sabido, se instrumentará a través del FROB y no tendrá consecuencias directas sobre el déficit público, pues se contabilizará como deuda. Quedan, sin embargo, por definir dos aspectos esenciales: el tipo de interés que habrá que pagar y la duración del préstamo. Una parte del dinero inyectado se recuperará con el tiempo, por lo que el quebranto para el sector público será bastante menor que el que indique la cifra de ayuda que finalmente se retenga, como ha ocurrido por doquier y como ya ocurrió en nuestro país hace años.
Desde la perspectiva europea, al acuerdo del sábado es muy importante, pues constituye un paso decisivo hacia la creación de una unión bancaria entre los países de la eurozona. El que haya sido el Eurogrupo el que haya tomado la decisión es también significativo, pues la unión monetaria solo será viable en el medio y largo plazo si además de la financiera se produce una unión fiscal, por la que aboga Alemania, y que sería el otro pilar, junto con el Banco Central Europeo, en el que se asiente la Unión. Buenas noticias para España y buenas noticias para Europa. Pero el camino que queda por recorrer es arduo, como lo demuestran las primeras reacciones de los mercados: esperemos que esta vez hayamos aprendido las lecciones y que podamos mirar hacia el futuro con mayor tranquilidad.››

Fuentes.
Internet.
[http://elpais.com/autor/jose_luis_leal/a/] Enlace a los artículos en "El País".
Artículos.
Leal, J. L. La clase media y la crisis. “El País” Negocios 1319 (13-II-2011) 18.
Leal, J. L. Difícil, pero posible. “El País” Negocios 1.363 (18-XII-2011) 18. Aboga por un ajuste rápido en la economía española porque tendrá menos efectos sociales negativos a largo plazo si ayuda a recuperar la confianza en el porvenir.
Leal, J. L. Del gradualismo al rescate. “El País” Negocios 1.389 (17-VI-2012) 14.
Leal, J. L. Recuperar la soberanía perdida. “El País” Negocios 1.396 (5-VIII-2012) 12. España debe desendeudarse y solo hay una vía: exportar más bienes y servicios.
Leal, J. L. Un problema de liderazgo. “El País” Negocios 1.399 (26-VIII-2012) 10. Falta liderazgo en Alemania y Europa para superar la crisis.
Leal, J. L. También hay buenas noticias. “El País” Negocios 1.404 (30-IX-2012) 16. El comercio exterior español va bien.
Leal, J. L. Las consecuencias económicas de la señora Merkel. “El País” Negocios 1.409 (4-XI-2012) 18. Critica la política conservadora antikeynesiana de Merkel porque impide salir de la crisis, y compara sus imposibles exigencias a Grecia con las que los aliados impusieron a Alemania en Versalles en 1919.
Leal, J. L. La importancia de la industria. “El País” Negocios 1.414 (9-XII-2012) 18.
Leal, J. L. La política económica en 2012. “El País” Negocios 1.419 (13-I-2013) 18.
Leal, J. L. El empleo en 2012. “El País” Negocios 1.424 (17-II-2013) 18. Se muestra muy pesimista a corto plazo.
Leal, J. L. Crecimiento y deuda pública. “El País” Negocios 1.434 (28-IV-2013) 20. La reciente polémica respecto a Rogoff y Reinhart y su relación con el caso español.
Leal, J. L. Lo que dicen de nosotros. “El País” Negocios 1.445 (14-VII-2013) 14. Pesimismo en las previsiones de las instituciones internacionales sobre la economía española.
Leal, J. L. El FMI y los salarios. “El País” Negocios 1.451 (25-VIII-2013) 12. El aumento de la productividad no puede basarse solo en la reducción del empleo o en la bajada de los salarios.
Leal, J. L. Las condiciones de la recuperación. “El País” Negocios 1.457 (6-X-2013) 20. Hay que continuar con las reformas para favorecer la competitividad.
Leal, J. L. Una recuperación sostenible. “El País” Negocios 1.463 (17-XI-2013) 18. La leve recuperación económica del segundo semestre de 2013 se basa en la exportación, mas para que se mantenga a largo plazo hay que mejorar el sistema educativo, huérfano del necesario acuerdo multipartidario.
Leal, J. L. Cambio de tendencia. “El País” Negocios 1.469 (29-XII-2013) 14. Un optimista análisis sobre la economía española en 2013 y 2014.
Leal, J. L. La deuda de las familias. “El País” Negocios 1.475 (9-II-2014) 16.
Leal, J. L. El empleo durante la crisis. “El País” Negocios 1.481 (23-III-2014) 18.
Leal, J. L. La política económica de la Transición. “El País” Negocios 1.487 (4-V-2014) 16.
Leal, J. L. Un gran reinado. “El País” Negocios 1.493 (15-VI-2014) 18.
Leal, J. L. La base del crecimiento. “El País” Negocios 1.499 (27-VII-2014) 14.
Leal, J. L. Problemas en el sector exterior. “El País” Negocios 1.505 (7-IX-2014) 13.
Leal, J. L. Algo se mueve. “El País” Negocios 1.511 (19-X-2014) 19. Proliferan las iniciativas empresariales de PYME españolas,
Leal, J. L. Los límites del crecimiento. “El País” Negocios 1.517 (30-XI-2014) 16. Análisis de la balanza comercial y de pagos de España en los últimos años.
Leal, J. L. Las familias en 2014. “El País” Negocios 1.526 (1-II-2015) 17.
Leal, J. L. El 2,4%. “El País” Negocios 1.532 (15-III-2015) 16. Las previsiones de crecimiento del PIB español.
Leal, J. L. La parte del César. “El País” Negocios 1.538 (26-IV-2015) 17. La crisis de Grecia.
Leal, J. L. Las dificultades del Presupuesto. “El País” Negocios 1.556 (30-VIII-2015) 15.
Leal, J. L. Desendeudarse. “El País” Negocios 1.562 (11-X-2015) 17.
Leal, J. L. Los caminos de la modernización. “El País” Negocios 1.568 (22-XI-2015) 17. El conocimiento, la educación, la investigación, el reciclaje profesional de los desempleados, la dualidad del mercado laboral en fijos y temporales, el escaso capital riesgo…

Leal, J. L. Lo que queda por hacer. “El País” Negocios 1.578 (31-I-2016) 15. Las reformas deben proseguir y no olvidemos la elevada deuda exterior de España.
Leal, J. L. La espada de Damocles. “El País” Negocios 1.584 (13-III-2016) 18. La necesidad de reformas.
Leal, J. L. El declive de la socialdemocracia. “El País” Negocios 1.599 (10-VII-2016).
Leal, J. L. Problemas que persisten. “El País” Negocios 1.609 (18-IX-2016). El Gobierno debe reducir el déficit y reformar las pensiones.
Leal, J. L. La tentación proteccionista. “El País” Negocios 1.615 (6-XI-2016).
Leal, J. L. Desigualdades. “El País” Negocios 1.621 (18-XII-2016). La globalización reduce la desigualdad entre los países pero la acrecienta dentro de ellos.
Leal, J. L. Oportunidades y problemas. “El País” Negocios 1.627 (29-I-2017). El déficit y las pensiones como retos.
Leal, J. L. No es país para jóvenes. “El País” Negocios 1.633 (12-III-2017). Falta una política eficaz para dar empleo y futuro a los jóvenes españoles.
Leal, J. L. Consolidar la exportación. “El País” Negocios 1.638 (16-IV-2017).



El economista español Guillem López Casasnovas (1955).
Guillem López Casasnovas (Ciudadela, Menorca, 1955), economista y consejero del Banco de España.
De Barrón, Íñigo. Guillem López Casasnovas. ‘El Estado dedica muchos recursos a los mayores y pocos a los jóvenes’. “El País” (9-XI-2015) 41.

El economista español David López-Salido (1967).
David López-Salido (Córdoba, 1967).
González, Alicia. David López-Salido / Jefe de Estudios Monetarios de la Reserva Federal de Estados Unidos. “El País” Negocios 1181 (22-VI-2008) 29.

El economista español José Luis Martínez.
José Luis Martínez, estratega de Citigroup para España, aconseja mantener el ritmo de las reformas para solucionar los desequilibrios y hacer más competitiva la economía. No está en contra de la existencia de un salario mínimo europeo, pero sí advierte de entrada que el nivel de esa retribución garantizada “debería ser compatible con una elevada flexibilidad en el mercado de trabajo” y que, a partir de ahí, sea el mercado el que imponga los salarios y vincule su evolución a la productividad. Martínez introduce la necesidad de diferenciar por países tan diferentes en sus problemas como España o Alemania. En el caso español, el principal problema es reducir la tasa de paro juvenil y que para introducir a la gente más joven en el mercado de trabajo los salarios no supongan una barrera insalvable. Para Alemania, por el contrario, la prioridad es fomentar el consumo privado “pero es razonable que las autoridades alemanas no quieran sacrificar su modelo de elevada competitividad que tan bien les ha servido en el pasado”. [González, Alicia. ¿Salario mínimo de entrada? “El País” Negocios 1.463 (17-XI-2013) 25.]

El economista español Jaime Martínez-Martín
Economista senior de Escenarios Económicos de BBVA Research.
Martínez-Martín, Jaime. Recuperación global: ¿llega para quedarse? “El País” Negocios 1.459 (20-X-2013) 25. Analiza con cierto optimismo las perspectivas a corto plazo de la economía mundial, distinguiendo sus principales regiones: EE UU y la UE se reactivan.

El economista español Andreu Mas-Collel.
Mas-Collel, Andreu. General Equilibrium and Game Theory. Harvard University Press. Cambridge, Mass. 2016. 256 pp. Ressenya de Pellicer, Lluís. Tornada a l’aula. “El País” Quadern 1.630 (14-IV-2016).

La economista española Petra Mateos.
Mateos, Petra. El reto del BCE. “El País” Negocios 1.588 (10-IV-2016). Los problemas del BCE para mantener su actual política monetaria.
Mateos, P. Los retos del mercado en 2017. “El País” Negocios 1.627 (29-I-2017).

Mateos, P. Optimismo con cautela. “El País” Negocios 1.638 (16-IV-2017).

El economista español Joaquín Maudos.
Joaquín Maudos, catedrático de Fundamentos Económicos de la Universidad de Valencia. Es un reputado especialista en economía bancaria. Apunta la necesidad de reactivar el crédito a la inversión y el consumo para bajar el desempleo
Maudos, J. Reestructuración bancaria y exclusión financiera. “El País” Negocios 1.477 (23-II-2014) 19.
Maudos, J. El final del calvario de la banca española. “El País” (30-XII-2014) 27-28.
Maudos, J. Retos del sector bancario español tras la reestructuración. “El País” Negocios 1.568 (29-XI-2015) 21.
Maudos, J. ¿Excesiva concentración bancaria? “El País” (1-IV-2016).
Maudos, J. El crédito, un problema de demanda. “El País” (20-VII-2016).

Maudos, J. La incierta factura total de la crisis. “El País” (12-IX-2016). El coste de la crisis bancaria.

La economista española Mónica Melle.
Mónica Melle, profesora titular de Economía Financiera de la Universidad Complutense de Madrid, considera que la salida de la crisis será lenta y difícil aunque se creará empleo en España con tasas de crecimiento inferiores al 2%. Considera que “para evitar el dumping laboral entre los países de la UE y que se produzcan ganancias de competitividad rebajando artificialmente salarios o reduciendo la protección social, debería establecerse un SMI a nivel europeo”. En todo caso, cree muy conveniente que exista un salario mínimo, más aún —después de la última reforma laboral, que ha deteriorado la negociación colectiva. Asimismo insiste en que “España, por su alto nivel de desarrollo, no puede competir vía salarios bajos en un mundo global”. [González, Alicia. ¿Salario mínimo de entrada? “El País” Negocios 1.463 (17-XI-2013) 25.]


El economista español Rafael Myro.
Rafael Myro, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Complutense de Madrid, confía solo en las exportaciones porque la demanda interna estará dañada mucho tiempo por el alto desempleo, e insiste en la necesidad de las reformas estructurales.

El economista español Emilio Ontiveros (1948).* 

El economista español Valentí Pich Rosell.
Pich es presidente del Consejo de Economistas de España.
Pich Rosell, Valentí. El efecto mariposa del aumento del IBI. “El País” Negocios 1.468 (22-XII-2013) 14. El aumento del IBI provoca un encarecimiento de los inmuebles.


El economista español Federico Prades.
Federico Prades, asesor de la Asociación Española de Banca (AEB), aconseja mantener el ritmo de reformas estructurales para aprovechar los primeros signos de recuperación.

El economista español Leandro Prados de la Escosura.

Prados de la Escosura, L. El crecimiento económico español a largo plazo. “El País” Negocios 1.620 (11-XII-2016).

El economista español José Juan Ruiz.
Mars, Amanda. José Juan Ruiz / Economista jefe del Banco Interamericano de Desarrollo. ‘Hay que ser neokeynesianos también al ahorrar, no solo en el gasto’. “El País” (16-VI-2014) 24.

El economista español Vicente Salas Fumás.
Salas Fumás, Vicente. El atractivo económico de invertir en España. “El País” Negocios 1.498 (20-VII-2014) 17.
Salas Fumás, Vicente; Santillana, Ignacio. ¿A qué destinan sus beneficios las empresas españolas? “El País” Negocios 1.583 (6-III-2016) 19.

El economista español Manuel Sanchís.
Manuel Sanchís i Marco, profesor de Economía Aplicada de la Universidad de Valencia e investigador de la Universidad de Barcelona.
Sanchís i Marco, Manuel. Recuperar el sentido de la realidad. “El País” (14-XII-2011) 27. Una proclama de regeneración democrática e izquierdista del PSOE.
Sanchis i Marco, Manuel. Bajo el volcán. “El País” (10-I-2012) 29. El tipo de unión fiscal que aborda la UU responde a intereses nacionales alemanes y las nuevas reglas no solucionarán la crisis.

El economista español Javier Santiso.
Javier Santiso es profesor de Economía de ESADE y editor del Informe Fondos Soberanos 2013.
Santiso, Javier. Fondos soberanos 2.0. “El País” Negocios 1.464 (24-XI-2013) 18. Las inversiones de los fondos soberanos de Catar, EAU, Kuwait, Noruega… se destinan más al sector tecnológico y menos a los energético, financiero o inmobiliario. España es el país más beneficiado en Europa en 2011, con 8.400 millones de dólares de los 80.000 millones invertidos en todo el mundo, por delante de Francia (3.400 millones). En 2012 se redujo a 60.000 millones y en 2013 algo más pero el interés por España se mantiene, llegando el total sumado en nuestro país a los 17.000 millones.
Santiso, Javier. Un país posible. “El País” (8-IV-2015) 29. Optimista visión de la capacidad empresarial española.

El economista español Tano Santos.
Santos, Tano. La lenta destrucción de la eurozona. “El País” Negocios 1.361 (4-XII-2011) 26. Un partidario del neokeynesianismo para solucionar la crisis del euro, que achaca sobre todo a la pérdida de credibilidad de las autoridades económicas europeas.


El economista español Carlos Sebastián (1944).
Carlos Sebastián (Madrid, 1944), catedrático de Teoría Económica.
Sebastián, Carlos. España estancada. Porqué somos poco eficientes. Galaxia Gutenberg. Barcelona. 2016. 224 pp. Un libro sobre la falta de competitividad de la economía española, con un factor decisivo como es la corrupción. Reseñas de Juan Mulés. “El Cultural” (19-II-2016). / Muñoz Molina, Antonio. Ir y quedarse. “El País” Babelia 1.268 (12-III-2016) 8. / Rojo, José Andrés. Carlos Sebastián. ‘El clientelismo mata el talento’.  “El País” Ideas (13-III-2016).
Sebastián, C. La complejidad de las exportaciones españolas. “El País” Negocios 1.588 (10-IV-2016).
Sebastián, C. Un ‘big bang’ reformador. “El País” (25-V-2016). 


El economista español Miguel Sebastián.
Profesor de Economía, exdirector de Estudios del BBVA, exministro de Industria del último Gobierno socialista de Rodríguez Zapatero, ha lanzado unas polémicas propuestas tributarias. 
Sebastián, Miguel. El tipo único es más justo y eficiente. “El País” (3-XI-2007) 39.


El economista español José María Serrano Sanz.

Serrano Sanz, José María; García Delgado, José Luis. Economía: la hora de la política. “El País” (29-I-2015) 37. Advierten de los peligros políticos que acechan a la recuperación económica, especialmente el estallido del régimen constitucional (la amenaza de Podemos) y el separatismo catalán.

El economista español David Taguas (1954-2014). 
David Taguas, exalto cargo en el primer Gobierno socialista de Rodríguez Zapatero, es director del Instituto de Macroeconomía y Finanzas de la Universidad Camilo José Cela. Falleció por un infarto.
Libros.
Taguas, David. Cuatro bodas y un funeral. Ediciones Deusto. Bilbao. 2014. 270 pp. Capítulo 2: Cómo salir de la crisis sin salir del euro. “El País” Negocios 1.475 (9-II-2014) 22. Repasa la situación económica española y expone sus propuestas para salir de la crisis: reducir el gasto público cinco puntos del PIB, bajar impuestos, reformar la Administración e impulsar políticas de competencia.
Artículos.
Taguas, David. Conversaciones en el tiempo. “El País” (8-XI-2013) 29-30.  Sobre cómo hacer sostenible el Estado de bienestar, sobre todo invirtiendo en educación. 
Otros.
Redacción. David Taguas muere a los 59 años. “El País” (20-II-2014).
Noceda, M. Á. David Taguas, un hombre de acción en la ortodoxia económica. “El País” (21-II-2014) 45.

El economista español Ramón Tamames.
Tamames, R. Ecología y desarrollo. Alianza. Madrid. 1980. 277 pp.
Tamames, R. Fundamentos de Estructura Económica. Alianza. Madrid. 1989.
Tamames, R. Estructura económica internacional. Alianza. Madrid. 1991.
Tamames, R. Estructura Económica de España. Alianza. Madrid. 1990.

El economista español Juan José Toribio.
Toribio, Juan José. ¿Qué pasa con el crédito? “El País” (25-X-2013) 31. Explica que uno de los peores problemas de la economía española es el elevado endeudamiento privado y la consiguiente restricción del crédito por los bancos. La mejor solución sería la unión bancaria y fiscal con Europa, que devolvería confianza en el futuro.

El periodista de economía español Xavier Vidal-Folch.
Periodista especializado en economía, es partidario de una política neokeynesiana para afrontar la crisis y mejorar el bienestar social.
Vidal-Folch, Xavier. Rescate limpito, pero caro para usted. “El País” (15-XI-2013) 26. El fin del rescate europeo.
Vidal-Folch, Xavier. Schäuble, no nos amenaces. “El País” (23-I-2014) 23. Critica la continua resistencia del ministro alemán a una política europea de fomento.
Vidal-Folch, Xavier. Urge un golpe de timón. “El País” (6-II-2014) 28.
Vidal-Folch, Xavier. El Sur gana al Norte. “El País” (6-III-2014) 22. Los países del Sur de la UE hacen más reformas que los del Norte.

El economista español Pedro Pablo Villasante.
Villasante, Pedro Pablo. Se inicia la recuperación. “El País” Negocios 1.497 (13-VII-2014) 19. El secretario general de la AEB muestra optimismo.

El economista español Ramon Xifré.*
[https://iessonferrerdgh1e07.blogspot.com.es/2016/12/el-economista-espanol-ramon-xifre.html]

No hay comentarios: