Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía y Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

miércoles, 15 de enero de 2014

El debate sobre la reforma de la democracia en España.

El debate sobre la reforma de la democracia en España



La desilusión del ciudadano y su compromiso con la libertad.
Hay incontables ejemplos de una distancia creciente entre el sueño utópico de una España moderna, justa y solidaria que albergamos muchos españoles durante la Transición y la desoladora realidad actual de España, azotada por problemas como la crisis económica, la corrupción o el independentismo de parte de la periferia, una pesimista percepción que está en el trasfondo de la radicalización del movimiento del 15-M y de muchos jóvenes.
Incontables ciudadanos votan en cada elección como un gesto ritual de afirmación de la democracia, pues sienten que arriesgaron sus vidas y su libertad luchando por ella y no aceptan que fuera en vano, pero sienten desilusión y se preguntan si, viendo lo presente, volverían a ofrecer sus vidas. ¿Pero se puede ser un verdadero demócrata sin atreverse a los máximos sacrificios por la democracia? Y los jóvenes, que no tuvieron que luchar por la democracia, pero que ahora comparten ese pensamiento pesimista se ven expulsados a un abismo de frustración y autoinculpación. ¿Somos los jóvenes egoístas o vamos a luchar por ganar una auténtica democracia?
¿Qué soluciones hay? Sin duda, la primera reconocerse y afirmarse ideológicamente.
Como apunta la filósofa estadounidense Martha C. Nussbaum (Not for Profit. Why Democracy Needs the Humanities, 2010), desde siempre los ciudadanos democráticos se han formado en las Humanidades, desde la Historia a la Filosofía, pasando por la cultura clásica, que les han dado unos sólidos fundamentos de espíritu racional y crítico. Por consiguiente, aman a Platón y Heidegger, a Shakespeare y Cervantes, a Dante y Miguel Ángel, a Charpentier o Wagner. Y no obstante saben que estos gigantes poco tienen que ver con la democracia como concepto político, pero sí con la libertad del individuo en que aquella se asienta. Cuando los fieles a esos maestros del saber se entregan al disfrute de la gran cultura del pasado de la Humanidad, encarnada en un cuadro, una sinfonía o un poema, se reconocen legítimamente unidos a una lucha inmemorial, más allá de que profesar esa rara admiración les condene a ese desesperado anhelo de Sísifo de alcanzar la cumbre recóndita del conocimiento y helarnos en la frustración de cada día volver a empezar la lucha.
El escéptico reconoce pronto que el arte o la literatura no entienden de política sino del misterio de la vida que engloba a la primera. Fidias esculpía los frisos del Partenón en una llamada democracia ateniense sustentada por los esclavos, Dante escribía La Divina Comedia en el amargo exilio lejos de su amada Florencia, Botticelli pintaba La Primavera bajo la tiranía florentina de los Medici, Velázquez creaba Las Meninas bajo el decadente absolutismo de Felipe IV, el enfermizo Proust escribía A la búsqueda del tiempo perdido entre la soledad de su lecho y el antisemitismo llameante de la III República mientras ardía ya el fuego del que surgiría la Gran Guerra, los inmensos poetas de la prosa que fueron Tolstoi y Pasternak redactaban uno bajo la opresión zarista y el otro bajo una bota estalinista que no era menos pesada. Todos los genios han podido realizar su obra en las dictaduras y es que se dice que todo genio es un rey de su minúsculo reino, y en él puede enarbolar la bandera de la libertad.
Entonces, ¿nos hacen falta la democracia y su fundamento humanístico para encontrar la belleza y la justicia? ¿o acaso su finalidad es penetrar el oculto significado de la vida en sociedad? La primera concepción es más propia del individualista hastiado que se recoge sobre sí mismo, y la segunda es más cercana a la del individuo consciente de su finitud radical entre la multitud. Un dilema que vivieron por ejemplo Picasso o Miró y que se plantearon en 1929 ante la invocación de los surrealistas a luchar en la política más allá de la dedicación al arte. Escogieron dos opciones bien diferentes. El pintor malagueño decidió finalmente apuntarse al Partido Comunista en 1945. El artista catalán escogió pronto su radical independencia de los partidos. Pero ambos creían que su arte era una reivindicación de la revolución de los espíritus y ayudaba al camino de cada persona hacia la libertad.
Más cerca en el tiempo, hace poco los ancianos Hessel o Sampedro escogieron el último y necesario compromiso de recuperar los sueños de juventud y unirse a los manifestantes que protestan contra la injusticia. En esto mostraron que eran jóvenes de alma.

La necesidad de un debate sobre la reforma de la democracia española.
El editorial Democracia de calidad [“El País” (29-IX-2013)] exige una rectificación de los partidos, especialmente al PP, para reformar la democracia:
‹‹Cualquier intento de deslegitimar el resultado de las elecciones es incompatible con la democracia representativa. Pero la democracia no puede vivir reducida a la aplicación aritmética de una mayoría. Esta semana toda la oposición ha vuelto a denunciar el bloqueo del PP a iniciativas que no le gustan sobre el caso Bárcenas, penoso corolario de un Parlamento convertido en un espectáculo de vetos y del consiguiente ejercicio del derecho al pataleo. Mal clima para intentar el pacto de “regeneración democrática” sugerido desde el Gobierno o para buscar soluciones de consenso al problema planteado por el independentismo en Cataluña, convertido en el desafío político de mayor envergadura.
La crispación de la vida pública contrasta con la corrección observada por los líderes de los partidos alemanes en su comparecencia conjunta ante las cámaras de televisión, un par de horas después de cerrados los colegios electorales en su país, hace una semana. Por no recordar la inmediatez con que un responsable político dimite en otras democracias, no solo por indicios de la supuesta comisión de un delito, sino por faltas de ética, como el plagio de un trabajo académico.
No hay ninguna maldición que impida a España comportarse de modo similar a sus vecinos europeos. Lo que lo hace muy difícil es el estado de bronca política continua. Si no puede lograrse de la noche a la mañana la madurez del sistema parlamentario, al menos hay que impedir su reducción a la inutilidad. Eso requiere una flexibilidad mayor en la gestión de la mayoría absoluta, neutralidad por parte de la presidencia del Congreso y que la oposición mejore los esfuerzos para explicarse. En el debate y en los argumentos es donde ha de juzgarse la calidad de las propuestas y la seriedad de los actores políticos. Tampoco es admisible la exigencia de una disciplina de hierro a los parlamentarios, que no son soldados de un ejército, sino representantes de los ciudadanos. Hay que ir a los fundamentos de la democracia, a la transparencia y la responsabilidad, con mecanismos inscritos en normas que no precisen de reformas grandilocuentes, sino de hacer de la rendición de cuentas el principio rector de la tarea representativa.››

FUENTES.
General.
Libros.

Camps, V.; Botella, Joan; Trillas, Francesc. ¿Qué es el federalismo? Los Libros de la Catarata. Madrid. 2016. 126 pp.  Reseña de Cruz, Manuel. Travesía de la duda. “El País” Babelia 1.296 (24-IX-2016).
Noticias. Artículos en orden cronológico.
Rodríguez Marcos, Javier. La crisis de los cuarenta. “El País” Babelia 1.246 (10-X-2015) 2-3. Los debates sobre la reforma de la democracia española.
Constenla, T. 2015, ¿final de etapa? “El País” Babelia 1.246 (10-X-2015) 5. Opiniones diversas sobre la necesidad de la reforma.
Díez, Anabel. El PSOE defiende el Estado federal ante la ‘vía canadiense’. “El País” (2-VII-2016).
Redacción. Discrepancias jurídicas sobre si la fórmula sería constitucional. “El País” (2-VII-2016). La vía del referendo de independencia es dudosa.
Ríos, Pere. El PSC propone que España sea una federación que reconozca la plurinacionalidad. “El País” (6-X-2016). Su propuesta de reforma federal de la Constitución iría más allá del pacto de Granada de 2013.

De Miguel, Rafa. Las reformas que necesita España. 9. El modelo territorial. ¿Nación federal o federación de naciones? “El País” (30-XI-2016).

OPINIONES.
*Siguen las opiniones de conocidos analistas sobre la situación política actual en España y la reforma de la democracia. La inmensa mayoría han aparecido en el diario "El País".
Blogs de Internet.
Blog colectivo Hay derecho.
Blog colectivo Politikon.
Blog colectivo de economía NadaEsGratis.

Miguel Ángel Aguilar,
El periodista Miguel Ángel Aguilar es un implacable fustigador del PP, casi siempre desde un planteamiento irónico.
Aguilar, Miguel Ángel. Los silencios de Rajoy. “El País” (10-I-2012) 18. El comentarista político reprocha al presidente del Gobierno su silencio ante la opinión pública, porque fomenta la diversidad de mensajes de sus ministros y la falta de un mensaje coherente.

José Álvarez Junco.
Álvarez Junco es catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad Complutense de Madrid y critica la pérdida de valores democráticos.
Álvarez Junco, José. El sueño ilustrado y el Estado-nación. “El País” (3-X-2012) 33.

Benito Arruñada
Arruñada, Benito. La culpa es nuestra. “El País” (13-IV-2014) 31. El catedrático avisa de que los ciudadanos de a pie son tan culpables como los políticos en la crisis de la democracia.
Arruñada, Benito; Lapuente, Víctor. Viejos y nuevos intelectuales. “El País” (29-XII-2014) 25. Los intelectuales deben ser más responsables de sus palabras y no fomentar el populismo.

Javier Ayuso.
Ayuso, Javier. Renovación urgente. “El País” Ideas (27-XII-2015) 6. Las demandas de la sociedad española para la regeneración política.
Ayuso, Javier. ¿Cuándo se jodió España? “El País” Ideas (5-VI-2016).

Belén Barreiro.
Barreiro, Belén. Brecha generacional. “El País” Ideas (27-XII-2015) 6. Las nuevas generaciones dominan Internet y tienen nuevas exigencias.

Lluís Bassets.
Lluís Bassets es un periodista y analista político de dilatada trayectoria, inequívocamente democrática y crítica con los abusos del poder.
Bassets, Lluís. Desnudo y solitario. “El País” Cataluña (23-VII-2012) 2. Rajoy es un presidente centrífugo, que aprovecha la crisis para recentralizar y dividir en vez de unir y pactar.

Pablo Beramendi.
Beramendi, Pablo. Partidos, austeridad y consenso. “El País” (10-VII-2013) 33. Enjundioso texto que aborda los males de España y la perentoriedad de las reformas.

Paloma Biglino.
Biglino, Paloma. Mejorar la democracia. “El País” (20-X-2014) 31-32. Catedrática de Derecho Constitucional de la Universidad de Valladolid.

Pedro J. Bosch.
Bosch, Pedro J. ¡No ensuciéis la política! “El País” (4-X-2013) 33-34. Una crítica de la degradación de la política española.

Victoria Camps. 
Camps, Victoria. Recuperar la confianza. “El País” Ideas (5-VI-2016). Cómo recuperar la confianza de los ciudadanos en la política.

Javier Cercas.
Cercas, Javier. La España eterna, la eterna Europa. “El País” Semanal 1.971 (6-VII-2014) 6. Vuelven los tiempos ominosos de los años 30: populismo, nacionalismo, autoritarismo… y un ejemplo es el rechazo a la monarquía parlamentaria. Marine Le Pen grita que saliendo de la UE se resolverán los problemas de Francia, Artur Mas clama que saliendo de España se resolverán los problemas de Cataluña, Cayo Lara proclama que saliendo de la Monarquía se resolverán los problemas de España. Ellos y todos saben que es falso, que nada resolverían sino al contrario, pero las razones no cuentan en este ambiente de mentiras demagógicas y de burla de la verdad.

Josep M. Colomer.
Colomer, Josep M. La banalidad del poder. “El País” (28-X-2013) 27. Un poder impotente se expande por España: los políticos carecen del suficiente poder real para tomar decisiones importantes y ello les inclina a la inacción y la corrupción, pues ya avisaba David Hume de la “avaricia insaciable de los políticos”.

Adela Cortina.
Cortina, Adela. Una sociedad civil en ebullición. “El País” (6-X-2013) 37. La filósofa advierte que política española se degrada y la población no se fía de los partidos.

Andrés De Blas Guerrero.
De Blas Guerrero, Andrés. Las causas del independentismo. “El País” (3-I-2015) 25-26. Favorecen los nacionalismos periféricos: el traspaso de las competencias del Estado de bienestar a las CCAA, la debilidad de la conciencia nacional española, los errores en la respuesta institucional a las demandas nacionalistas, la autonomía de los partidos (sus élites) políticos nacionalistas respecto a sus bases socio-económicas y, por último, la crisis económica. De Blas propone que el Estado central reasuma competencias sociales y económicas, proponer unos valores democráticos para la política común para España y regenerarla contra la corrupción.

Francesc de Carreras.
De Carreras, Francesc. Cerco a la democracia. “El País” Domingo (10-V-2015) 2-3.

Antonio Elorza.
Elorza, Antonio. En el esperpento. “El País” (29-XII-2012) 20. El Gobierno del PP y la oposición del PSOE se anegan en sus errores.
Elorza, Antonio. Rajoy y la creación del caos. “El País” (12-X-2013) 26. Crítica implacable a la inacción política de Rajoy, que deja pudrir y empeorar los problemas sin afrontarlos. Elorza sospecha que Rajoy no está preparado para gobernar el país.
Elorza, Antonio. Reforma electoral. “El País” (6-I-2016) 16. Aboga por añadir al Congreso una circunscripción única de 50 diputados a repartir proporcionalmente, para compensar la sobreponderación territorial.

Joaquín Estefanía.
Joaquín Estefanía es analista económico y político, exdirector del diario "El País" y de ideas progresistas. Hay una entrada sobre sus artículos en el blog Oikos.
Estefanía, Joaquín. La España del ‘tupper’. “El País” (3-IX-2012) 20. Los mercados no funcionan y los políticos no corrigen sus fallos.
Estefanía, Joaquín. Marea autoritaria. “El País” Domingo (1-XII-2013) 11. EL Gobierno del PP privatiza el Estado para desarrollar su ideología conservadora.
Estefanía, Joaquín. La debilidad de la democracia. “El País” (21-VI-2014) 33. El PP no reacciona a los graves problemas de la democracia española.
Estefanía, J. Laboratorio político de la democracia. “El País” Ideas (21-VI-2015) 9. La creciente desafección de los españoles con la democracia.

Miguel Ángel Fernández Ordóñez.
Fernández Ordóñez, Miguel Ángel. Por una democracia ilustrada. “El País” (30-VI-2014) 33.

Jesús Fernández-Villaverde.
El catedrático de Economía de la Universidad de Pensilvania es un reformista moderado, equidistante entre la derecha y la izquierda.
Fernández-Villaverde, Jesús. No querer hacer las cosas bien. “El País” (13-I-2014) 27. Explica que los Gobiernos del PP y el PSOE fallan en su acción porque no saben, porque no tienen fuerza para reformar por encima de las resistencias sociales, porque no quieren reformar si eso supone enemistarse con sus bases sociales ya que se basan en partidos débiles y procuran contentar a sus acólitos antes que mirar por el bien general. El tercer factor explica los graves errores del Gobierno de Rajoy, por ejemplo sus desastrosos nombramientos en las instituciones que deberían ser neutrales.
Fernández-Villaverde, Jesús; Garicano, Luis. Lecturas de verano: el nuevo regeneracionismo. “El País” Negocios 1.498 (20-VII-2014) 14. Una selección de blogs y libros sobre la renovación democrática y económica de España.

Soledad Gallego-Díaz.
La periodista y analista política Soledad Gallego-Díaz es una de las voces críticas más respetadas en la izquierda.
Gallego-Díaz, Soledad. El presidente perplejo. “El País” Domingo (29-IV-2012) 2-3.
Gallego-Díaz, Soledad. Menos perdón y más consecuencia. “El País” Domingo (15-VII-2012) 12. Exige más responsabilidad al Gobierno español.
Gallego-Díaz, Soledad. Noventa páginas de un plumazo y sin negociación. “El País” Domingo (22-VII-2012) 12.
Gallego-Díaz, Soledad. Entrevista. Felipe González / Expresidente del Gobierno. “El País” (23-VII-2012) 12-14. Una clarificadora visión de la crisis y su salida.
Gallego-Díaz, Soledad. La única certidumbre. “El País” Domingo (29-VII-2012) 12. Critica la deriva extremista del ministro de Justicia, Ruiz-Gallardón, partidario de impedir el aborto de los fetos con enfermedades congénitas, lo que agravaría el sufrimiento de las víctimas.
Gallego-Díaz, Soledad. Un presidente bajo vigilancia. “El País” (2-IX-2012) 13. Rajoy está ante un momento político clave, debido a la cercanía del rescate financiero y las elecciones autonómicas en el País Vasco y Cataluña.

José Luis García Delgado.
García Delgado, José Luis. Por un compromiso de regeneración democrática. “El País” (13-XI-2013) 29.

Enrique Gil Calvo.
Libros.
Gil Calvo, Enrique. Los poderes opacos. Alianza. Madrid. 2013. Los peores problemas institucionales de la democracia en España.
Artículos.
Gil Calvo, Enrique. Mensajes. “El País” (23-I-2012) 18. El reparto de papeles y la pluralidad de voces en el Gobierno del PP pretenden evitar que Rajoy se queme cargando con la crisis.
Gil Calvo, Enrique. Procedimientos. “El País” (5-III-2012) 14. Critica que el Gobierno del PP está eliminando los poderes independientes que garantizan la democracia.
Gil Calvo, Enrique. Desplome. “El País” (28-V-2012) 16. El Gobierno del PP se sume en el descrédito y el fracaso a los pocos meses de comenzar su andadura.
Gil Calvo, Enrique. Rentrée. “El País” (3-IX-2012) 14. La situación en España es infernal, debido a los graves fallos políticos al afrontar la crisis.
Gil Calvo, Enrique. Insumisión. “El País” (15-X-2012) 16. Critica al Gobierno por su incapacidad gestora y sus errores antidemocráticos.
Gil Calvo, Enrique. Inmovilismo. “El País” (28-X-2013) 14. Rajoy deja pudrir los temas porque cree que le conviene agravarlos y enconarlos, a fin de ganar las elecciones en una sociedad dividida.
Gil Calvo, Enrique. La crisis del régimen de la Transición. “El País” (6-II-2015) 29-30. Se ha roto el consenso entre los tres protagonistas: conservadores, socialdemócratas y nacionalistas.

Javier Gomá. 
Gomá, Javier. Democracia sin ideal. “El País” Ideas (5-VI-2016). Una sociedad actual que cae en un criticismo destructivo respecto a la política.

José Antonio Gómez Yáñez.
Gómez Yáñez, José Antonio. El acuerdo fundamental. “El País” (6-VI-2013) 37. Los partidos deben reformarse para emprender las reformas que precisa España.
Gómez Yáñez, José Antonio. Un proyecto para la sociedad. “El País” (26-IV-2016). El sociólogo político cree que España exige renovación.

Juan Gómez y Fernando Garea.
Gómez, Juan; Garea, Fernando. España no es Alemania. “El País” (29-IX-2013) 12-13. Una comparación crítica entre las democracias de España y Alemania, en las que gana la transparencia y responsabilidad alemanas. Rajoy no sigue el ejemplo de Merkel pese a sus alabanzas.

Guillermo Gortázar.
Gortázar, Guillermo. La crisis del Estado de partidos. “El País” (2-III-2016) 11. El autor, miembro del PP, sostiene que la Monarquía parlamentaria española ha devenido poco representativa por culpa de los anteriores presidentes de Gobierno y sus partidos, que han roto la separación de poderes imprescindible en una democracia.

Jordi Gracia.
Gracia es un prestigioso historiador del pensamiento y la cultura.
Gracia, Jordi. Guerra de mitos. “El País” (17-IV-2013) 33. Una polémica sobre la Transición española y la situación actual.

Santiago Grisolía.
Grisolía, Santiago. Algunas paradojas del desencanto actual. “El País” (11-IX-2012) 25-26. Propone renovar los políticos mediante listas abiertas, eliminar ministerios, recortar las autonomías...

Daniel Innerarity.
Innerarity, Daniel. ¿El final de los partidos? “El País” (11-VIII-2013) 29-30. La idea de programa electoral se debilita ante la volatilidad del espacio político.

Santos Juliá.
Santos Juliá es profesor, historiador y analista político.
Juliá, Santos. La estrategia del superviviente. “El País” Domingo (15-I-2012) 17. Repasa la trayectoria de Mariano Rajoy desde que fue candidato por primera vez en 2004, pasando por su derrota en 2008 y su victoria el 20-N en 2011, basada en una estrategia de supervivencia que se resume en cultivar una imagen de tancredismo, un aparentar que no se movía, que no daba un palo al agua, procurando a partir de 2008 no azuzar a la izquierda social, esperando que se desgastaran sus adversarios, tanto los internos del PP como los del PSOE de Zapatero. Santos Juliá, empero, duda que tal estrategia, si se mantiene, sea válida para sacar al país de la crisis.
Juliá, Santos. La política contra el Estado. “El País” Domingo (29-VII-2012) 13. Critica el desmantelamiento de los grandes logros del Estado de bienestar, democrático y autonómico.
Juliá, Santos. Salir de la trampa. “El País” (20-XII-2015) 13. Hay que reformar la democracia para consolidar sus conquistas.

Víctor Lapuente Giné.
Lapuente Giné, Víctor. La enfermedad institucional de España. “El País” (15-VIII-2012) 23. La politización del sector público favorece el corporativismo que ocupa la mayor parte del poder: ser funcionario para convertirse después en político profesional.

Lapuente, Víctor. Mandarines y ‘naranjitos’. “El País” (16-XI-2016). La importancia de los altos funcionarios para evitar la corrupción e ineficacia del sistema.

David Lizoain e Ignacio Urquizu.
Lizoain, David; Urquizu, Ignacio. La España que queremos. “El País” (8-VII-2014) 29. Un economista y un profesor de sociología proponen reformas a los cinco grandes problemas del país: el debate territorial, la jefatura del Estado, la modernización de las Administraciones públicas, la desigualdad y la relación con Europa.

K Llaneras.
Llaneras, K.; Pérez Colomé, J. Cómo salir del bucle electoral. “El País” (8-IX-2016). Las alternativas para favorecer la formación de Gobierno en un sistema con varios partidos grandes y excluyentes,

Alberto López Basaguren.
López Basaguren, Alberto. El síndrome de Walter Long. “El País” (1-VII-2014) 33. La solución federal para Cataluña y el País Vasco puede ser la única factible pese a los que hoy se oponen porque pretenden mantener el status quo o incluso un Estado más unitario. El autor, catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad del País Vasco, explica los casos del Reino Unido/Irlanda y Canadá/Quebec como polos opuestos.

José María Maravall.
Maravall fue ministro de Educación en el primer Gobierno socialista de Felipe González y es uno de los más eminentes pensadores del socialismo en España y Europa.
Maravall, José María. En el túnel. “El País” (14-V-2013) 29. Una crítica a las políticas que destruyen el Estado del bienestar y dañan a la democracia.
Maravall, José María. Más participación para salvar la política. “El País” (16-IX-2013) 29. El autor critica las ‘ocurrencias’ poco meditadas (ley de partidos o primarias), porque la solución es una mayor participación.

Javier Marías.
El escritor Javier Marías es considerado proclive al PSOE, aunque independiente, y un acérrimo enemigo del PP.
Marías, Javier. La esfinge asiria. “El País” Semanal 1.843 (22-I-2012) 74. Alude al silencio de Mariano Rajoy. Critica que desde que el PP ha ganado las elecciones se ha extendido el fatalismo entre la población española, sumida en ‹‹pasmado silencio. El griterío permanente de los últimos años ha cesado como por ensalmo, lo cual es prueba irrefutable de que la vociferación viene casi siempre de la derecha, cuando no está en el poder. Así fue en la época de la crispación, entre 1993 y 1996: en la primera de esas fechas el PP creyó que se alzaría con la victoria, y, como no fue así, sus portavoces y conspiradores se pasaron tres años maldiciendo y calumniando a diario. Así fue también tras la victoria del PSOE en 2004: toda la legislatura fue un incesante escándalo, se puso en cuestión la legitimidad del Gobierno un día tras otro y se lo acusó de las más rocambolescas maniobras imaginables en relación con los atentados del 11-M.››

Juan José Millás.
El escritor Juan José Millás, antaño simpatizante socialista, se ha situado en los últimos años cerca del radicalismo crítico de IU. Es abiertamente implacable con el PP, a menudo feroz en sus diatribas cargadas de razones.
Millás, Juan José. Un sindiós. “El País” (27-IV-2012) 60. Contra las mentiras políticas con que se encubren los recortes sociales.

César Molinas.
Molinas, César. Una teoría de la clase política española. “El País” (9-IX-2012) 22-23. Emprende una crítica implacable a la mayoría de los políticos españoles, que se han constituido como una clase social que se nutre de la sociedad. Es una parte de su libro ¿Qué hacer con España?

José Ramón Montero e Ignacio Lago.
Montero, José Ramón; Lago, Ignacio. Podemos y el ‘sheriff’ de Nottingham. “El País” (5-II-2015) 33. Por una reforma electoral para mejorar la representación de los partidos minoritarios.

Javier Moreno Luzón.
Moreno Luzón, Javier. El núcleo de la democracia. “El País” (4-XI-2014) 33. Reivindica al Parlamento y a los tribunales frente a los plebiscitos y asambleas.

José Navarro. 
Navarro, José. ‘No sé quiénes, pero ganaremos’. “El País” (4-XII-2015) 15. Una propuesta de reforma electoral para evitar la sobreponderación de los partidos más votados.

Lluís Orriols.
Orriols, Lluís. Devolver la democracia a los ciudadanos. “El País” Cataluña (6-II-2015) 2.

Andrés Ortega.
Ortega, Andrés. La desmoralización de España. “El País” (11-IX-2012) 26-27. Baja la autoestima de España, como en el Desastre de 1898, debido a la conciencia de un fracaso histórico al romperse el horizonte de progreso.

Antonio Papell.
Antonio Papell es un prestigioso comentarista político, que publica su columna en varios diarios de ámbito regional, como "Diario de Mallorca". Se le considera un centrista más proclive a las reformas socialistas que al conservadurismo del PP.

Alberto Penadés. 
Penadés, Alberto. Votar sin distorsiones. “El País” (9-VI-2016). Propone un cambio en la ley electoral para redistribuir las circunscripciones.

Penadés, Alberto. Una reforma más justa. “El País” (16-XI-2016). Mejorar el sistema electoral.

Javier Pérez Royo.
Javier Pérez Royo es catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Sevilla y es muy crítico respecto al PP. Un ejemplo es Desmesura frente a la nada [“El País” (8-II-2014)]:
‹‹Sabemos por María Dolores de Cospedal que la sociedad española tiene que optar entre el PP y la nada. La frase es una estupidez, a la que no habría que prestarle más importancia, si no fuera por la enorme cantidad de poder de la que el Partido Popular dispone y de las consecuencias que pueden derivarse del ejercicio de ese poder frente a todo lo que en la sociedad española no se siente representado por dicho partido, frente a los que persisten en la opción por la nada.
Viene a cuento está introducción de la reacción que se ha producido por parte de la dirección del PP ante el auto de archivo dictado por una Sala de la Audiencia Provincial de Madrid de las actuaciones instadas por la Fiscalía por el escrache en las puertas del domicilio de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.
El auto de la Audiencia carece de relevancia jurídica. Jurídicamente es casi nada. Es un auto que confirma la decisión tomada por un juez de primera instancia hace unos meses y que se limita a hacer suya la doctrina del Tribunal Constitucional aplicada de manera general por distintos órganos judiciales en todo el Estado. Cantabria, Aragón, Barcelona, Valencia. Lo relevante en este caso es el empecinamiento del ministerio fiscal en recurrir el auto de archivo del juez de primera instancia, de hacerlo extemporáneamente, con lo que ha puesto de manifiesto su desidia, y de hacerlo contra toda lógica, lo que conduce a que la Sala lo someta a la humillación de darle, en los fundamentos jurídicos, una lección de Derecho Constitucional de las que se imparten a los alumnos de la licenciatura.
Y sobre todo, la desmesurada reacción de algunos de los máximos dirigentes del PP. Nada menos que el ministro de Justicia, el portavoz del Grupo Parlamentario del Congreso, el presidente de la Comunidad de Madrid y la expresidenta y presidenta del partido en Madrid han reaccionado frente al auto y lo han hecho de manera inaceptable.
No porque no se puedan criticar las decisiones judiciales, sino porque no se puede hacer faltando a la verdad. El auto no ha sido dictado por una jueza “socialista”. Ha sido dictado por un órgano colegiado, que ha confirmado la decisión de un órgano unipersonal. Cuatro jueces han intervenido en este asunto y todos han coincidido. Y en la fundamentación jurídica hay coincidencia con todos los jueces que han tenido que pronunciarse sobre este asunto en todo el territorio del Estado.
La reacción de los dirigentes del Partido Popular ha sido una prolongación del “tú te callas” de Valladolid. Quien no se reconoce en el PP es la nada y la nada no tiene derecho a nada. El líder del primer partido de la oposición no puede criticar al Gobierno. Los ciudadanos que no votan al PP no pueden ejercer el derecho de reunión y manifestación. Los jueces no pueden reconocer el ejercicio de tal derecho... Esto es lo que tiene que hacer encender todas las alarmas.››
Fuentes.
Pérez Royo, Javier. Poder sin responsabilidad. “El País” (7-I-2012) 11. Critica la falsedad de las promesas de Rajoy antes de las elecciones y en la investidura, así como la escasa oposición que puede brindar un PSOE no creíble como alternativa de Gobierno.
Pérez Royo, Javier. Mayoría aplastante. “El País” (7-VIII-2012) 15. El Gobierno del PP debe buscar una mayoría social además de la parlamentaria que ya tiene.
Pérez Royo, Javier. Momento deconstituyente. “El País” (8-XII-2012) 10. Critica la involución política en España.
Pérez Royo, Javier. Desconfianza y miedo. “El País” (25-V-2013) 20.
Pérez Royo, Javier. Desmesura frente a la nada. “El País” (8-II-2014) 14.

Joaquín Prieto.
Prieto, Joaquín. La mayoría contra el consenso. “El País” Domingo (10-V-2015) 3. Los peligros de una mala reforma electoral.
Prieto, Joaquín. Las reformas que necesita España. 5. El sistema electoral sí importa. “El País” (16-XI-2016). Mecanismos antibloqueo, más proporcionalidad, listas desbloqueadas, más democracia en los partidos…

Pere Puigdomènech.
Puigdomènech, Pere. Política con criterios científicos. “El País” (24-I-2014) 31. Aboga por una mayor tecnocracia mediante un reforzamiento de las agencias con funcionarios independientes, debido a la constatación de que los partidos españoles atraviesan una crisis profunda y son incapaces de una gestión eficaz.

Joaquín Rábago.
Rábago, Joaquín. Mal Gobierno. “Diario de Mallorca” (15-I-2014) 27. Dura crítica al Gobierno de Rajoy, enemigo de los derechos sociales, e instalado en la mentira política y la demagogia.

Josep Ramoneda.
El pensador Josep Ramoneda critica con dureza al Gobierno en La derecha se radicaliza, en “El País” (29-IV-2012):
‹‹El Gobierno ha consumado una iniciativa miserable: el 31 de agosto caducarán las tarjetas sanitarias de los inmigrantes ilegales. Era un motivo de orgullo para este país: nadie se quedaba sin atención sanitaria. La salud por delante de las pertenencias nacionales y de las fronteras administrativas. Se acabó. A los parias, que los cure Dios. Es una medida injusta, porque nada tiene derecho a condenar a una persona a no ser atendida sanitariamente. Es una medida oportunista, para dar carnaza a la peor xenofobia. Es una medida peligrosa, porque puede tener consecuencias sociales y sanitarias muy negativas. Y es una medida que da la dimensión de la talla moral del Ejecutivo. Porque las decisiones políticas como las decisiones económicas también son opciones morales por más que se haya pretendido que la política y la empresa fueran territorios de excepción, ajenos a las exigencias morales de la vida civil.
Después de esta fechoría, otra: el Gobierno decide que los jóvenes con más de 26 años que no hayan cotizado deberán probar que no tienen ingresos para acceder a la sanidad pública. Con el argumento de que no hay dinero, todo está permitido. De golpe y porrazo se rompe la universalidad de las prestaciones del Estado de bienestar y, como se ha dicho estos días, el derecho a la salud se convierte en un seguro sanitario. Solo el que paga existe. Lo que fue una conquista de toda la sociedad española lo ha evaporado una idea nada inocente de la austeridad. El poder recubre todas estas decisiones con un discurso de choque que solo pretende anestesiar a la ciudadanía. Pero la estrategia está clara: liquidar las bases ideológicas y el consenso sobre el Estado de bienestar y consolidar un sistema político que divida a la sociedad entre los que pueden pagar y los que no pueden pagar.
Estas medidas han venido precedidas de una reforma laboral, claramente decantada a favor de los intereses del dinero, que, como era previsible, está dando paro y no empleo; una amnistía fiscal indecorosa que premia a los defraudadores del fisco en el mismo momento en que aumenta la presión fiscal, y un cambio legislativo sobre Radio Televisión Española para convertirla de nuevo en el órgano de propaganda del Gobierno. La suma de todo ello no puede llevar a engaño. El objetivo es la consolidación de los privilegios de los que más tienen y el control social a través de la televisión, tanto la pública como la privada, en manos afines al PP. Un modelo que, si le añadimos unas dosis de corrupción, se asemeja mucho al berlusconismo.
Todo ello forma parte de una estrategia política basada en una ideología que se fundamenta en tres principios: la sociedad no existe, solo existen los individuos; por tanto, el vecino como potencial enemigo del bienestar propio. Todo lo que favorece al poder económico favorece a la sociedad; por tanto, la austeridad rige para todos menos para los más poderosos. Y la economía es lo único importante, de modo que el primer criterio del Estado debe ser la cuenta de resultados. Aderezada, por supuesto, con el eterno recurso patriotero: los españoles primero. Aunque unos más que otros. Habría que recordarles a los gobernantes de la derecha que, como escribe Tzvetan Todorov, “el objeto del Estado no es la rentabilidad, sino el bienestar de los ciudadanos”.
Esta radicalización de la derecha, que se está haciendo extensiva a toda Europa, acostumbra a edulcorarse con un argumento falso: la distinción entre decisiones técnicas y decisiones políticas que es propia de unos tiempos en que la doctrina económica se ha convertido en el principal agente ideológico de la hegemonía conservadora. El argumento pretende que la política es deudora de intereses partidistas espurios y que solo cediendo la voz al experto se pueden tomar las decisiones adecuadas: las que la ciencia exige. De modo que de un solo golpe hemos sustituido la soberanía ciudadana, como portadora de la última palabra, por la soberanía del experto. Una de dos: o aceptamos que la precariedad científica de la economía está probada por su falta de acierto en la previsión, o aceptamos que cuando se han equivocado ha sido a conciencia para beneficiar intereses determinados. Ninguna de las dos hipótesis da una autoridad especial a la ciencia económica sobre la política. En realidad, toda decisión técnica tiene algún objetivo; por tanto, es política. Pero la aureola que todavía tiene la ciencia es útil para el político para convertir en verdad absoluta una afirmación ideológica: “No hay alternativa”.››
Josep Ramoneda, en Las políticas de la vergüenza [“El País” Domingo (7-X-2012)] critica la política del Gobierno del PP, por ineficaz y cruel con los ciudadanos: ‹‹Un director de un banco importante decía recientemente que la morosidad no para de crecer, la atonía es absoluta, la fractura en las clases medias se agrava y una parte de ellas parece haber agotado las pocas reservas que les quedaban y el pesimismo paraliza a los que todavía tendrían algunos recursos para gastar. En las escuelas, en los comercios, en las oficinas, todo el mundo transmite experiencias que confirman que cada día hay más gente que está pasando apuros graves y que no tiene para gastar en las cosas más elementales. Sin embargo, el Gobierno acelera las transferencias de los recursos de los trabajadores para salvar el sistema financiero, con un aumento de la presión fiscal sin precedentes y con recortes sociales cada vez más insoportables, al tiempo que se anuncia un nuevo rescate, promesa de más sacrificios para los ciudadanos a mayor gloria de los bancos. Y, sin el menor gesto reparador de una crisis tan desigualitaria. Conclusión: todo el mundo dice que la situación está peor que nunca, pero se insiste en las mismas y fracasadas políticas.
(…) Hay un Gobierno atado al dogma de la austeridad, sin empatía alguna con lo que está ocurriendo en la calle. Que toma a las personas como medios para conseguir unos resultados que no llegan por ninguna parte, y no como fines en sí mismos, como requiere la dignidad de cualquier ciudadano. Si detrás de las magnitudes macro y microeconómicas con las que definen sus políticas fueran capaces de ver los rostros de las personas que las sufren, probablemente, las cosas irían mejor. Quizá alguno no lo soportaría y dejaría el oficio. Y otros aumentarían su sadismo, porque también hay quien goza con la desgracia ajena. (…)
Sí que hay alguien al mando, destruyendo los equilibrios sociales que tanto costó construir. Pero alguien que se esconde porque no sabe cómo justificar lo que hace y porque es incapaz de dibujar un horizonte que devuelva la ilusión a la ciudadanía. (…) Desde hace tiempo, este Gobierno lleva a cabo una política sistemática de ocultación que podríamos definir por estos parámetros: negación de la alternativa, satanización del conflicto, ninguneo del Parlamento, discurso del miedo, humillación de los perdedores, desprecio a las voces discrepantes, cultura de casta, minimización de las condiciones básicas de igualdad propias de la democracia. Una clara deriva hacia el autoritarismo posdemocrático.
Dicen que el fracaso de los países depende mucho de las instituciones que tienen. Las instituciones españolas están en manifiesta crisis: desde la Corona hasta los tribunales, desde el Parlamento hasta el Estado autonómico, desde el Gobierno hasta los partidos. Y en vez de afrontar esta crisis, que podría ser uno de los acicates para recuperar la motivación colectiva, se juega a esconderse, a retardar las decisiones, a pensar en cómo poner sordina a las voces incómodas. Y, con este panorama, se sorprenden de que el descontento crezca y de que alguna comunidad prefiera embarcarse en proyectos propios, por inciertos que sean.››
Fuentes.
Ramoneda, Josep. La derecha se radicaliza. “El País” Domingo (29-IV-2012) 13. El pensador critica la deriva reaccionaria del Gobierno en los derechos sociales.
Ramoneda, J. Las políticas de la vergüenza. “El País” Domingo (7-X-2012).
Ramoneda, J. Las políticas de la vergüenza. “El País” Domingo (7-X-2012) 13. Critica la política del Gobierno del PP, por ineficaz y cruel con los ciudadanos.
Ramoneda, J. Desigualdad como antesala de ruina. “El País” Domingo (28-X-2012) 13. Una crítica de la desigualdad social en España, que desestructura la sociedad.
Ramoneda, J. Sin voz propia. “El País” (22-XI-2012) 20. Una crítica implacable a la actuación del Gobierno de Rajoy.
Ramoneda, J. Una, católica y elitista. “El País” (6-XII-2012) 16. Critica al PP por reaccionario.
Ramoneda, J. Inmovilismo en tiempo extraño. “El País” (9-V-2013) 22. Un duro alegado a la cerrazón de Rajoy.
Ramoneda, J. La gran regresión. “El País” Domingo (30-VI-2013) 13. Critica la deriva antidemocrática del Gobierno del PP.
Ramoneda, J. El mito de la estabilidad. “El País” (18-VII-2013) 20. El analista critica la deriva antidemocrática del Gobierno del PP, que con la excusa de la estabilidad política convalida una actuación perniciosa para la democracia.
Ramoneda, J. El desdén y la humillación. “El País” (10-X-2013) 16. Dura crítica contra la praxis política de Rajoy, que ningunea a la oposición y a los ciudadanos al no responder a las críticas sino parecer que se burla.
Ramoneda, J. Teoría de la reactividad. “El País” (21-XI-2013) 10-11. Rajoy no solo ha incumplido su programa sino que además ha hecho lo contrario de lo que prometió que haría.
Ramoneda, J. Sintomatología política. “El País” Cataluña (26-XI-2013) 2. El Gobierno del PP pretende recortar los derechos de huelga y manifestación para reducir las protestas ciudadanas contra los recortes de los derechos sociales y la corrupción y la ineficacia de los políticos. Tapando las carencias del sistema, empero, solo hará que empeoren y que el estallido social sea al final más grave y que vaya contras unas instituciones desprestigiadas y autoritarias.
Ramoneda, J. Leyes innecesarias. “El País” Domingo (1-XII-2013) 12. La propuesta de Ley de Seguridad del Gobierno del PP es una política represora de la protesta ciudadana.
Ramoneda, J. Inmovilismo. “El País” Domingo (12-I-2014) 13. Crítica del inmovilismo del PP y el PSOE.
Ramoneda, J. El teatro del miedo. “El País” Domingo (15-VI-2014) 13. La impasibilidad retrógrada del PP asfixia al país y nada resuelve que agite los miedos a Podemos, la República o el secesionismo catalán.
Ramoneda, J. La gran oportunidad. “El País” Domingo (4-I-2015) 13. Exhorta a no tener miedo a los cambios profundos del sistema político e incluso a votar a partidos nuevos como Podemos.

Juan Rodríguez Teruel.
Rodríguez Teruel, Juan; Marí-Klose, Pau. ¡Arriba la gente, abajo los políticos! “El País” (13-VI-2016). Demandan más responsabilidad a los políticos y a los ciudadanos ante la inminente crisis política.

Antonio Rovira. 
Rovira, Antonio. Identidades. “El País” (22-IX-2016). Por una reforma del sistema democrático que haga frente al mercado.

Francisco Rubio Llorente.
Francisco Rubio Llorente (Berlanga, Badajoz, 1930, letrado de las Cortes, expresidente del Consejo de Estado, especialista en derecho político y constitucional.
Ortega Dolz, Patricia. Francisco Rubio Llorente. ‘Somos políticamente inseguros’. “El País” (26-VIII-2012) 18. Explica su experiencia en la Transición y sus ideas sobre la política actual.

José María Ruiz Soroa.
Ruiz Soroa, José María. Lo advirtió David Hume. “El País” (23-VI-2014) 27-28. El populismo simplifica la comprensión de lo social y lo político.

Ignacio Sánchez-Cuenca.
Sánchez-Cuenca, Ignacio. La gran confusión. “El País” (18-IX-2012) 25-26. Los políticos españoles son un reflejo de su sociedad, ni mejores ni peores.

Luz Sánchez-Mellado.
Sánchez-Mellado, Luz. Los indignados más furibundos. “El País” (29-IX-2013) 22. La Coordinadora 25-S y el movimiento 15-M aglutinan a los descontentos con el sistema actual.

Julián Santamaría Ossorio.
Santamaría Ossorio, Julián. Urbana, rica, moderna y secular. “El País” Domingo (2-XII-2012) 6. La transformación de la sociedad española entre 1982 y 2012.

Pablo Simón.
Simón, Pablo. El rearme de la política. “El País” Ideas (27-XII-2015) 7. La emergencia de nuevos partidos, el desfase de los partidos tradicionales, el auge de los programas televisivos de debate político… demuestran que la sociedad se repolitiza.

Ignacio Sotelo.
Sotelo, Ignacio. Final de ciclo. “El País” (21-XI-2014) 35-36. Hace falta un proyecto reformista ante los males de la corrupción y la crisis del sistema educativo.

Joan Subirats.
Joan Subirats, catedrático de Ciencia Política de la Universitat de Barcelona.
Subirats, Joan. ¿Cumplir la ley? “El País” Cataluña (27-X-2013) 2. La exigencia del cumplimiento de la ley es un instrumento de defensa de los débiles contra el abuso de las instituciones.
Subirats, Joan. Involución democrática. “El País” (22-XII-2013) .

José Ignacio Torreblanca.
Torreblanca, José Ignacio. España tiene solución. “El País” (17-IX-2012) 25. Hay que retomar el proceso reformista.
Torreblanca, José Ignacio. Recuperar a la ciudadanía. “El País” (30-VII-2013) 29. Hay que resolver los errores en la democracia en España y la Unión Europea para devolver a los ciudadanos la confianza en la política.

Francesc Trillas. 
Trillas, Francesc. Federalismo y soberanía. “El País” (31-VIII-2016).

J. Urdánoz Ganuza,; E. del Olmo.
Urdánoz Ganuza, J.; Olmo, E. del. Una modesta proposición. “El País” Domingo (10-V-2015) 4.

Ignacio Urquizu.
Urquizu, Ignacio. La democracia que necesitamos. “El País” (2-XII-2013) 25-26.

Javier Valenzuela.
Valenzuela, Javier. Nos miran mal. “El País” (27-IX-2012) 30-31. España aparece con tintes negativos en la prensa mundial.

Josep Maria Vallès.
Vallès, Josep Maria. Desdemocratización. “El País” Cataluña (13-XII-2013) 2. Hay un reflujo democrático, acelerado por la crisis económica y social.

Fernando Vallespín.
Vallespín, Fernando. Apariencia y realidad. “El País” (23-XII-2011) 21. Sobre el nuevo Gobierno de Rajoy.
Vallespín, Fernando. Crítica de la razón cínica. “El País” (7-XII-2012) 19.
Vallespín, Fernando. Los trapos sucios. “El País” (4-X-2013) 12-13. Dura crítica al presidente Rajoy por sus mentiras políticas.
Vallespín, Fernando. El ‘blues’ de los agravios. “El País” (18-X-2013) 18. La política española se caracteriza por la queja y la victimización, lo que fomenta el extremismo y el revanchismo, y dificulta los acuerdos sobre asuntos de Estado.
Vallespín, Fernando; García Delgado, José Luis. Pactos por un nuevo futuro. “El País” (29-X-2014) 35. Tres pactos: revitalizar la democracia, soldar la fractura social y actualizar la Constitución.
Vallespín, Fernando; García Delgado, José Luis. Por una cultura del pacto. “El País” (12-V-2015) 11.

Xavier Vidal-Folch.
Xavier Vidal-Folch es más conocido por su análisis económicos pero ocasionalmente anuda excelentes comentarios políticos, desde una perspectiva europeísta y reformista..
Vidal-Folch, Xavier. Las funestas peleas de gallos. “El País” (26-I-2012) 24. Critica las diferencias de opinión de los ministros españoles.

No hay comentarios: