Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía y Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

martes, 14 de enero de 2014

España: Las previsiones y propuestas de política económica.

ESPAÑA: LAS PREVISIONES Y PROPUESTAS DE POLÍTICA ECONÓMICA

El primer ministro español, Rajoy, y el entonces (2011) presidente de la Comisión Europea, Barroso, explicando medidas de apoyo europeo a la economía española.

Un resumen de las recetas de política económica para España.
Las principales medidas de política económica,a menudo contradictorias, contra la crisis en España y Europa que en los últimos años se presentan por parte de los empresarios, sindicatos y teóricos, son:
Economía y Empleo:
- Pacto salarial de contención de rentas de los trabajadores y beneficios empresariales. Las patronales solicitan la congelación o incluso reducción, para favorecer la competitividad de las empresas, mientras que los sindicatos piden mantener el poder adquisitivo para no hundir el consumo y la economía.
- Libertad de negociación en cualquier momento, sin esperar a la finalización del convenio vigente, de nuevos convenios a cualquier nivel empresarial o sectorial, local o autonómico.
- Resolución extrajudicial, con arbitrajes obligatorios, de los convenios.
- Nuevo contrato laboral indefinido, con indemnización por despido improcedente que sería creciente con el tiempo, con 20 días por año trabajado y un máximo de 12 mensualidades (ahora asciende a 45 o 33 días por año cotizado, según la modalidad de contrato).
- Nuevo contrato de miniempleo a tiempo parcial (por ejemplo, 15 horas semanales), con 400 euros de salario mensual y 80-90 euros de cotizaciones sociales.
- Creación de un fondo de capitalización del paro, similar al austriaco, mediante las aportaciones actuales de las empresas.
- Flexibilidad para la empresa de organización del tiempo, hasta un 15% de la jornada.
- Control del absentismo laboral mediante las mutuas.
- Traslado de los días festivos a los lunes.
- Aumento de la formación profesional permanente.

Fiscalidad:
- Recuperación del impuesto sobre el Patrimonio de las grandes fortunas.
- Recuperación del impuesto sobre Donaciones y Sucesiones de las grandes fortunas.
- Recargo del impuesto sobre la Renta en los mayores niveles de riqueza.

- Control del fraude fiscal limitando el nivel de los pagos en efectivo hasta 1.000 euros u otra cantidad reducida.
- Control del fraude fiscal inmobiliario, dando a los vecinos de la localidad el derecho de compra preferente durante un mes del inmueble, con un recargo del 2% (u otro porcentaje pequeño) sobre el precio de venta publicado en la puerta del edificio y en una Web oficial.
- Aumento del IVA en los bienes de lujo y en los sectores con mayor nivel de importaciones. Se le llama ‘IVA social’ si se acompaña de reducciones equivalentes de las cotizaciones sociales.
- Reducción de las cotizaciones sociales de las empresas para reducir los costos laborales de la producción interna y así aumentar la competitividad internacional.
Finanzas:
- Emisión de eurobonos, garantizados mancomunadamente por la UE. Hay tres modalidades: hasta un nivel X, hasta el 60% del PIB de cada país, hasta la deuda total de todos los países sustituyendo la actual.
- Saneamiento de la banca privada mediante inyección de fondos públicos.
- Control de los salarios y ‘bonus’ de los ejecutivos bancarios, vinculándolos a resultados a largo plazo, y no al corto plazo que ha favorecido la especulación.
- Creación de un banco malo en cada país que agrupe los activos tóxicos, especialmente los inmobiliarios.
Fomento:
- Plan urgente de obras públicas, analizando previamente su relación coste/beneficio, para reducir el desempleo y favorecer la competitividad.
- Pago en la fecha legal de la deuda a las empresas de las instituciones públicas, mediante créditos a éstas garantizados por el Instituto de Crédito Oficial (ICO).
- Fomento del alquiler de viviendas, desviando a esta figura la partida actual de desgravaciones por la adquisición de vivienda, para así favorecer el acceso a la vivienda de los jóvenes y sectores marginados y no volver a inflar una ‘burbuja inmobiliaria’.

Opiniones y propuestas de las instituciones y los expertos. * En orden cronológico.

Trigueros (31-XII-2012).
Emilio Trigueros [España después de España, SA. “El País” (31-XII-2012)] analiza las causas de la crisis española, incidiendo en el endeudamiento excesivo del Estado (por ejemplo, transfiriendo la deuda a empresas concesionarias privadas) y los particulares: ‹‹Un patrón se repite: un conjunto de agentes económicos se endeuda al límite, maximiza beneficios en lo alto del ciclo, y lo que al tiempo se demuestre que era inviable, entonces ya será un problema político.›› Solo en 2008, el primer año de la crisis en España, la deuda aumentó en 150.000 millones de dólares, sobre todo para alimentar la burbuja inmobiliaria: ‹‹Las raíces del boom and crash hipotecario están bien documentadas. Las entidades bancarias españolas solo financiaban con la base de depósitos de sus clientes el 20% de las hipotecas concedidas (en Francia o Alemania, el 80% de las hipotecas están financiadas sobre depósitos). Del 80% restante de financiación externa a hipotecas españolas, un 30% correspondía a un producto estándar que transfiere el riesgo al inversor extranjero; el 50% restante, en cambio, era financiación mayorista (menos del 20% en cualquier otro gran país del euro). La financiación mayorista es rotativa, sobrecolateralizada y senior, a saber: son préstamos que se deben devolver y renovar en plazos de pocos años, exigen al banco sobreavalar con lo mejor de su activo el préstamo, y tienen prioridad máxima de cobro sobre cualquier financiador. Así, los tenedores de financiación mayorista, en caso de problemas, tienen a la entidad española “cogida”: cuando llega, por ejemplo, el final de un préstamo de cinco años (con el que la entidad española ha financiado hipotecas de 30 años), si la entidad no puede devolver el principal, el acreedor tiene derecho a quedarse con lo mejor de su cartera de créditos, lo que la dejaría con mayores dificultades para hacer frente al resto de sus financiadores, bonistas o accionistas, que huyen despavoridos. “Los mercados están cerrados”.››

Boldrin (2-I-2013).
Michele Boldrin, [Aguantar mata: el dilema de España. “El País” (2-I-2013)], profesor de la Washington University in Saint Louis y director ejecutivo de FEDEA, defiende la necesidad de urgentes reformas en el estado de Bienestar, sean las decididas por el Gobierno u acordadas por consenso:
‹‹La palabra que más frecuentemente escucho en conversaciones sobre la situación económica española, desde hace cinco años, es “aguantar”. Debemos aguantar; aguantamos este periodo; si aguantamos, las cosas van a mejorar; aguantamos y se resolverán los problemas, etcétera. Políticos, empresarios, expertos económicos y hasta la gente de la calle repiten cada día que lo que debemos hacer es aguantar y poco más, ya que, tarde o temprano, todo esto acabará y volveremos a los buenos tiempos. Se equivocan estos señores y nos equivocamos todos al pensar que la solución requiere, simplemente, aguantar: requiere exactamente lo opuesto a aguantar, pero parecemos incapaces de entenderlo. El problema, casi seis años después del comienzo de esta crisis, se está haciendo cultural: no hemos identificado correctamente la situación y nos enfrentamos a ella desde un punto de vista equivocado.
Sin duda la idea que un pueblo fuerte y trabajador pueda aguantar un tiempo soportando las destrucciones que un cataclismo inesperado genera para volver a empezar cuando el cataclismo acabe es natural y comprensible. Hasta justificada, si el cataclismo en cuestión fuera un huracán o algo parecido, generado por factores externos al ambiente que debe soportarlo y que es razonable esperar que acabe relativamente pronto, dejando una situación que, si no fuera por los destrozos causados, sería idéntica a la anterior. Pero este no es el caso de la crisis económica en la que vivimos sumergidos desde 2007 y de la cual no vemos todavía el fin ni, sobre todo, la vía de salida. La razón es que la situación grave y peligrosa en la que vivimos no fue causada desde fuera (por los mercados financieros internacionales, como muchos políticos han ido repitiendo desde el primer momento), sino desde dentro de nuestro sistema socio-económico, y solamente desde dentro, puede encontrar solución. Esta solución debe venir de la política —o sea, de nuestra capacidad colectiva de entender de dónde vienen las dificultades y de adoptar las medidas necesarias para resolverlas— y es la política la que, hoy día, falla en el análisis. (…)
Ya sin metáforas: las condiciones financieras internacionales, los métodos de trabajo y de producción, las oportunidades de inversión, las reglas de financiación y gasto público, la estructura de la demanda y la relación costes / precios de los años 1993-2007 no volverán nunca más. Por aquella antigua vía no podemos subir, así que, antes de nada, necesitamos una revolución cultural: dejar de aguantar para preservar las cosas como eran antes y abrazar el cambio estructural y la innovación socio-económica (obvia y consecuentemente, tecnológica) como únicas maneras de reanudar el crecimiento. La necesidad imperiosa de una revolución cultural vale para el Gobierno y también para la oposición; para los empresarios y los altos cargos públicos y para sus empleados: cuando la pared demuestra ser diferente de lo esperado es suicida pedir que sigamos escalando como antes. Si un cierto tipo de cambio de vía no nos gusta es necesario proponer otro que, de una manera distinta y posiblemente superior, nos saque de la posición insostenible en la cual nos encontramos y nos haga avanzar en la dirección deseada.
Los ejemplos abundan. El enfrentamiento entre la Comunidad de Madrid y sus empleados del sector sanitario que durante varias semanas paralizó los servicios hospitalarios (y frecuentemente las calles) es un claro ejemplo de los efectos nefastos del aguantar. Las reglas actuales de gestión y financiación de la sanidad, en la Comunidad de Madrid y en las otras comunidades españolas, no son sostenibles ante el cambio demográfico y tecnológico y la evolución actual y esperada de los recursos disponibles. Es perfectamente posible que la “nueva vía” que la Comunidad indica sea equivocada: eso no es, ahora mismo, mi problema. Mi problema es que los médicos, los enfermeros y, sobre todo, los sindicatos de este sector, no pueden oponerse a los cambios propuestos pidiendo, simplemente, el mantenimiento del statu quo. Esta actitud se funda en la idea que debemos “aguantar”, y no podemos: debemos cambiar las reglas que rigen nuestro sistema de sanidad pública porque, siguiendo las reglas antiguas, lo único que acabaremos haciendo es destruirlo. Si las reformas que el Gobierno de Madrid propone no funcionan se deben proponer otras, mejores, que consigan un éxito socialmente más deseable. Pero no se puede pedir únicamente aguantar.
Lo mismo sirve para muchos otros casos. Nuestra financiación autonómica no funciona: fue adecuada durante más de tres décadas, pero ahora genera despilfarro, ineficiencias, desigualdad y, sobre todos, déficits insostenibles. Pedir, como muchos piden, que las reglas sigan siendo las mismas y que se generen mágicamente recursos adicionales para seguir gastando como antes es pedir lo imposible. La política de los “recortes y nada más” tampoco puede continuar, porque se fundamenta en la idea de que debemos aguantar, esperando volver a la abundancia anterior. No volveremos nunca a la abundancia anterior y la financiación autonómica debe ser reformada radicalmente; en mi opinión, en la dirección de un federalismo fiscal justo y transparente, pero esta es solamente una de las opciones posibles. Lo importante es que todos entendamos que no podemos seguir con esta financiación autonómica. Y hay que decir lo mismo sobre las reglas de negociación colectiva, sobre nuestro sistema de pensiones —el Pacto de Toledo es un zombi, señoras y señores, les guste o no escucharlo—, sobre nuestro sistema educativo y, dejando de lado otros y yendo a los dos más importantes, sobre nuestros sistemas fiscal y financiero. Hay muchos más zombis en la antigua vía de escalada, pero los mencionados espero que dejen clara la magnitud del problema cultural con el que debemos enfrentarnos.
Dejar de aguantar y abordar el cambio sistémico es el reto cultural, económico y político con el que la sociedad española debe aceptar enfrentarse si quiere salir de la crisis y volver a crecer. Esto vale para el Gobierno y también para la oposición, para los sindicatos y trabajadores y para los empresarios. Vale para todos: aguantar mata.››

FMI (VI-2013).
La presidenta del FMI, Lagarde.

Las 10 principales recetas del FMI propuestas en junio de 2013 [Mars, Amanda. El FMI pide otra vuelta de tuerca laboral. “El País” (20-VI-2013)] son:
‹‹1. Una nueva reforma laboral.
El FMI considera que la reforma del mercado laboral debe ser aún mayor para generar empleo. Considera que la flexibilidad interna está mejorando, pero advierte que si con el final de muchos convenios no se logra un mayor ajuste con cambios en las condiciones laborales en lugar de despidos "podrían necesitarse reformas más profundas en la negociación colectiva". Entre tanto, pide simplificar de los procedimientos de descuelgue.
Además, considera que el progreso en la reducción de la brecha entre contratos permanentes y temporales ha sido insuficiente. "Esto requiere que se alineen los costes de despido para los contratos indefinidos con la media de la Unión Europea y que se incrementen de forma más gradual con la antigüedad. También requiere reducir el número de contratos, ampliar el uso del nuevo contrato permanente, y reducir el margen de interpretación judicial de los despidos objetivos", dice el Fondo.
Las conclusiones de la misión señalan que para ayudar a los desempleados a encontrar trabajo, se necesitan mejores servicios de colocación y formación. Para determinados grupos, como jóvenes y trabajadores de baja cualificación, pueden ser necesarias unas políticas más ambiciosas para reducir el coste (incluido el fiscal) de su contratación.
2. Pacto de empleos por salarios y rebaja de cotizaciones.
El Fondo pide explorar un mecanismo para crear empleo que comprenda dos elementos: 1. El compromiso de los empresarios de generar incrementos significativos en el empleo a cambio de la aceptación por los sindicatos de una significativa moderación salarial. 2. Algunos incentivos fiscales a través de reducciones inmediatas en las cotizaciones a la seguridad social compensadas por incrementos en la recaudación por imposición indirecta en el medio plazo.
3. Crear una comisión de crecimiento independiente.
El Fondo cree que las reformas estructurales de los mercados prometidas por el Gobierno son correctas. Pero tras los múltiples retrasos en su puesta en marcha, dice que "ahora necesita llevarlas a la práctica". Las prioridades son una ley de Unidad de Mercado ambiciosa, eliminar la indexación de los precios públicos, y encontrar una solución duradera al déficit de tarifa eléctrica. "El plan de liberalización de los servicios profesionales también es importante y debe evitarse que resulte socavado por intereses creados y que sufra nuevos retrasos". Y lanza la idea de crear una “comisión de crecimiento” independiente para identificar prioridades futuras y generar consenso.
4. Reformar el régimen de insolvencia empresarial y personal.
En cuanto a las empresas, el Fondo dice que el procedimiento funcionaría mejor eliminando trabas para la pronta refinanciación/reestructuración de empresas viables, agilizando la liquidación de las empresas no viables, fortaleciendo la capacidad de los juzgados mercantiles y estableciendo un marco que favorezca los acuerdos extra judiciales para pymes como la mediación.
Con respecto al régimen de insolvencia personal, propone "la introducción (como en otros países del área Euro) de un régimen de insolvencia personal, con condiciones estrictas, que preserve la cultura de pago". "También ayudaría una mayor información y asesoramiento a personas altamente endeudadas sobre las opciones para abordar sus problemas de deuda", añade.
5. Continuar el saneamiento de la banca.
El Fondo señala que tras el rescate, el sistema bancario es significativamente más sólido, pero advierte de que persisten riesgos: "Las debilidades macro podrían generar un efecto de retroalimentación negativo entre el crédito y la economía, con deterioro de la cartera crediticia y presión sobre los beneficios". De hecho, pide el refuerzo de la calidad y la cantidad del capital, incluyendo mucha prudencia en el reparto de dividendos. Además, reclama el saneamiento de las carteras de préstamos y el fomento de la venta rápida de activos deteriorados, así como continuar con la positiva iniciativa de clarificar la clasificación de los préstamos refinanciados. Tambien considera necesario reforzar la supervisión con "ejercicios prospectivos rigurosos y periódicos de resistencia de los bancos en distintos escenarios".
6. Medidas para reactivar el crédito.
El FMI es consciente de que el crédito no fluye a pesar del rescate y reclama medidas como "el desarrollo de mecanismos bien diseñados de garantía y asunción compartida de riesgos orientados al crédito a pymes, la continuación de los planes para incrementar la financiación no bancaria, reducir los tipos de los depósitos y solventar los pagos atrasados del sector público". El informe dice que esas acciones "podrían incentivarse mediante el intercambio de activos de impuestos diferidos por créditos fiscales".
7. Reducir el ritmo del recorte del déficit.
"Un ajuste demasiado rápido dañaría el crecimiento", dice ahora el FMI. "Los nuevos objetivos del gobierno de reducción del déficit estructural a medio plazo logran un equilibrio razonable entre la reducción del déficit y el apoyo al crecimiento. Será crucial detallar cómo se lograrán estos objetivos y garantizar que las medidas sean permanentes y tan favorables al crecimiento como sea posible. Los objetivos nominales (y, si es necesario, estructurales) deberían ser flexibles en caso de que el crecimiento no alcance el nivel previsto por el gobierno - cuanto más creíble sea el plan de consolidación, tanto mayor será el margen de flexibilidad con los objetivos. Dada la necesidad de estabilizar la economía y suponiendo que se logra la consolidación estructural en marcha para 2013, no resultan deseables medidas adicionales para 2013".
8. Aplicar el factor de sostenibilidad de los expertos.
El FMI aplaude la fórmula propuesta por el Comité de expertos que, si no se aportan nuevos ingresos al sistema, supondrá pensiones más bajas en el futuro. "La propuesta del comité proporciona un marco sólido para garantizar la sostenibilidad del sistema de pensiones", dice.
9. Presupuesto plurianual y reforma de la Administración.
"Es necesaria una presupuestación más centrada en el medio plazo y una consolidación de los diversos documentos presupuestarios en uno solo que comprenda el conjunto de las administraciones públicas, reconcilie los cambios en los presupuestos de años anteriores, y muestre claramente el impacto de cambios de las políticas", señala. También indica que "se debería seguir adelante con la creación de un panel de expertos que provea recomendaciones sobre la reforma fiscal y la financiación de las Comunidades Autónomas. Una revisión del gasto que abarque diversos niveles de las administraciones públicas ayudaría a localizar sinergias, favorecería una provisión más eficiente de los servicios públicos y permitiría identificar medidas de fomento del crecimiento". Y añade que "el buen resultado en materia fiscal de las Comunidades Autónomas del año pasado debería consolidarse mediante mejoras adicionales en la aplicación de la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera".
10. Mantener abierta la opción del rescate.
"Para ayudar a cimentar la confianza del mercado y reducir los tipos de interés, España y el área Euro deberían mantener abierta la posibilidad de poder solicitar el programa OMT del BCE", dice el Fondo. Ese es el programa por el que el BCE puede comprar deuda pública en el mercado secundario de los países que soliciten un rescate y cuyo anuncio permitió bajar la prima de riesgo. El FMI subraya que "se debería hacer más a nivel europeo para facilitar el ajuste de España". "Sería de particular importancia para España avanzar más rápido hacia una unión bancaria completa, que ayudaría a romper el vínculo soberano/bancario, permitiendo a las empresas españolas financiarse con base en sus propios méritos, independientemente del país donde está domiciliada. También sería importante que el BCE adoptara medidas adicionales para reducir los mayores costes de financiación a los que se enfrenta el sector privado en España", añade.››

Antoni Espasa (18-XI-2013).
Antoni Espasa Terrades (Valencia, 1945) es catedrático de Análisis Económico de la Universidad Carlos III de Madrid y director del “Boletín de Inflación y Análisis Macroeconómico” (“BIAM”) del Instituto Flores de Lemus. En Un pacto para la recuperación [“El País” (18-XI-2013)] advierte que hay que negociar un gran pacto político-social para reducir la deuda, pero también restablecer la eficacia y eficiencias de las instituciones, y reconocer que recortar los costes laborales aumenta la competitividad pero es útil solo a corto plazo porque reduce la demanda y castiga el empleo y las cuentas públicas:
‹‹La configuración de la crisis económica española es fundamentalmente interna: excesivo endeudamiento, sistema productivo poco eficiente y competitivo y deterioro institucional. Su magnitud queda reflejada por una caída acumulada del producto interior bruto del 7,5%, aproximadamente el triple que en la zona euro. Ha aumentado el nivel de desigualdad y la pobreza, que además de la gran importancia e impacto social que ello tiene, es también un factor de incertidumbre que mina las expectativas de la economía española.
En correspondencia con las características de la crisis, la superación de la misma requiere tres acciones que debieran ser simultáneas: a) disminuir el endeudamiento mediante la reducción del déficit público y el logro de una balanza por cuenta corriente equilibrada o en superávit; b) generar una situación de crecimiento estable basada en la adquisición de un knowhow que aumente el valor añadido en nuestro sistema productivo, generando economías de escala intersectoriales y asentado sobre importantes ganancias generalizadas de competitividad; y c) restablecer la eficacia y eficiencia de las instituciones.
Hay que advertir que el cumplimiento de la primera no asegura el logro de la segunda.
Las medidas que desde mayo de 2010 se han llevado a cabo en la economía española no se han abordado trabajando simultáneamente sobre los tres frentes mencionados y en su diseño no han imperado de forma determinante los criterios de eficiencia. Las predicciones que se realizan en el “Boletín de inflación y análisis macroeconómico” de la Universidad Carlos III indican que el crecimiento esperado en el corto plazo, 2013-2015, es bastante moderado. Con la incertidumbre que existe alrededor de las variables macroeconómicas y que es imprescindible cuantificar para que el diagnóstico no resulte engañoso, nuestras predicciones indican: una situación de crecimiento muy moderado hasta finales de 2014, en la que los riesgos de recesión son todavía algo preocupantes, seguida de una etapa de crecimiento claramente más firme a lo largo de 2015, con una probabilidad alrededor del 50% de que este no será inferior al 1,4%.
Estas predicciones vienen muy determinadas por una recuperación del consumo privado, que inducirá un crecimiento importante de las importaciones. Con ello la aportación al crecimiento del PIB de las exportaciones en términos netos, es decir, descontando las importaciones, se verá muy reducida. Se espera que el número de personas ocupadas empiece a crecer en tasa anual a mediados de 2014 y que el nivel de empleo alcanzado a finales de 2007 se logre en la segunda mitad de los años veinte.
Este conjunto de resultados no puede considerarse una salida sólida de la crisis. Es necesaria una acción simultánea sobre los tres frentes mencionados, basada en un gran pacto político-social, en el que además las partes se comprometan a que todas las medidas que se aprueben dentro del pacto sean previamente orientadas por un grupo de expertos indiscutibles, de extracción multidisciplinar, independientes y con un porcentaje apreciable de extranjeros. Este pacto generaría efectos económicos positivos desde el momento de su firma.
La regeneración institucional deberá abordarse con prontitud dentro de dicho pacto y debería iniciarse con una nueva ley electoral y otra de partidos políticos orientadas a introducir competencia dentro de ellos y a que los cargos electos se sientan más responsables ante los ciudadanos que ante las cúpulas de los partidos.
La reducción del déficit fiscal de forma permanente en un contexto de bajo crecimiento y con el objetivo de afectar lo menos posible a los servicios que configuran el bienestar social requiere una reforma administrativa en sentido global, que 1) tendrá que abordar la dimensión y estructura de las Administraciones públicas, 2) deberá estudiar en profundidad la eficacia y eficiencia de los gastos públicos, proponiendo reformas pertinentes y 3) diseñar un proceso de fijación y evaluación del gasto público, en el que toda asignación presupuestaria vaya acompañada de una formulación de objetivos a alcanzar con ella y con una definición de indicadores que permitan evaluar posteriormente los resultados obtenidos y, en su caso, exigir las responsabilidades que correspondan.
La competitividad requiere tener costes laborales unitarios (CLU) más bajos que la competencia, y la forma mejor y más estable de lograrlo es a través de aumentos en la productividad, pero si estos no se logran con prontitud, la mayor competitividad se tendrá que conseguir con reducciones de salarios y de márgenes de explotación para poder garantizar la supervivencia de las empresas. Esta forma de aumentar la competitividad puede ser útil en el corto plazo hasta conseguir que los avances en competitividad se asienten en mejoras en la productividad, pero la reducción de los CLU basada en menores salarios puede resultar imposible de mantener en horizontes más amplios de tiempo.
La importancia de realizar un pacto político-social aparece con mayor vigor al contemplar la situación en la que se encuentra la economía española para salir de la crisis en un contexto de política de austeridad global en la zona euro. Con la imposibilidad de acceder a los mercados financieros internacionales por parte de los agentes económicos españoles, la quiebra de una parte del sistema bancario y la posibilidad de insolvencia como país, se necesitó el apoyo de la zona euro y, en contrapartida, las directrices sobre la política económica española pasaron a diseñarse en Bruselas.
El problema es que las medidas de austeridad para España se han definido en el contexto de política europea en el que no se ha generado ningún estímulo a la demanda por parte de los países con importantes superávits en el comercio internacional. Ello ha agudizado en el corto plazo la caída del consumo, del PIB y del empleo en España, pues la política de austeridad global reinante en un área con tipos de cambios fijos hace inevitable que una parte de nuestra demanda se cubra con importaciones desde los países del área que ya tienen superávit.
En este contexto es necesario suavizar la política restrictiva española sin menoscabar, incluso aumentando, las expectativas actuales de los inversores extranjeros en nuestra economía. Pero esto solo se podrá lograr presentando a los inversores extranjeros un gran pacto político-social español con un contenido sólido en las líneas de lo comentado anteriormente, con un procedimiento claro de implementación y con una manifestación social firme de llevarlo a cabo. Este pacto a su vez constituiría un excelente respaldo para ganar más autonomía respecto a Bruselas en cuanto a la política económica española.
Hay dos alternativas para salir de la crisis de forma firme y duradera, con y sin pacto, ambas penosas, pero la segunda mucho más incierta y más larga que la primera. Finalmente conviene señalar que no debe suponerse que la supervivencia del euro a un plazo más allá de cinco o 15 años es indiscutible, pues dependerá de la convergencia económica que se dé entre los países que configuran la Unión Monetaria Europea. Para prepararse y avanzar como país en ese proceso de convergencia o para prepararse para una posible ruptura del euro, las consideraciones realizadas en este trabajo parecen especialmente pertinentes.››

FUENTES.
Internet.
[http://nadaesgratis.es/] Blog colectivo de economía NadaEsGratis.
Artículos.
Cassiman, Bruno; Ghemawat, Pankaj. Productividad más empleo. “El País” Negocios 1.363 (18-XII-2011) 25. Las empresas españolas aumentan su productividad destruyendo empleo y los autores proponen medidas para que no sea así.
Costas, Antón. Pensar lo impensable. “El País” Negocios 1.368 (31-XII-2011) 40. Critica la actual política de austeridad, que profundiza la crisis y amenaza destruir el euro.
De la Dehesa, Guillermo. El impacto sobre el crecimiento. “El País” Negocios 1.366 (8-I-2012) 4-5. Sobre las consecuencias de los ajustes fiscales del Gobierno del PP.
Laborda, Ángel. Confianza, la mejor arma para afrontar 2012. “El País” Negocios 1.366 (8-I-2012) 24. Pide cambiar la política económica, para favorecer la competitividad, como subir el IVA y reducir las cotizaciones sociales.
Lago, Santiago. Un empeño absurdo. “El País” (22-I-2012) 22. Critica el empeño en ajustar cinco puntos del déficit público hasta 2013 porque llevará a España a la recesión.
Alcaide, Carmen. Nuevo Gobierno, mismos problemas. “El País” Negocios 1.368 (22-I-2012) 17. Plantea los problemas económicos actuales y propone recetas de reformas estructurales en lo laboral, el sistema financiero, el déficit de las CC AA y la mejoras en la administración central.

Ayuso, Javier. Evitar la recesión… en 2013. “El País” Negocios 1.368 (22-I-2012) 28. Recoge en la serie de artículos ‘Economismo’ las recetas de Mauro Guillén, Guillermo de la Dehesa, David Taguas, José Luis Martínez y José García Solanes, coincidentes en que habría que suavizar el ajuste en cantidad y alargarlo en el tiempo, amén de compensarlo con un programa de fomento.

Bolaños, Alejandro. La sombra de la recesión se alarga. “El País” (22-I-2012) 22. Se publican previsiones de Analistas Financieros Internacionales (AFI) muy negativas para la economía española: el enorme ajuste fiscal y la crisis europea postergan la recuperación a 2014.
Laborda, Ángel. Vuelco en las previsiones del FMI. “El País” Negocios 1.368 (22-I-2012) 26. El FMI reduce las previsiones de la economía española y vaticina una grave caída en 2012 con un descenso del 1,7% (preveía un aumento del 1,1%) y para 2013 con otro descenso del 0,3% (preveía un aumento del 1,8%). Laborda pide reformas estructurales urgentes para paliar este futuro negro.
Bolaños, Alejandro. El Banco de España certifica el inicio de otra dura recesión con más paro. “El País” (24-I-2012) 20. Exige una reforma laboral como antídoto al desempleo y un seguimiento más estricto a las CC AA.
Pérez, Claudi. Roubimi: ‘España entrará en un círculo vicioso si Alemania pide más recortes’. “El País” (26-I-2012) 26.

De Barrón, I. Páramo dice que las reformas son una última oportunidad. “El País” (28-I-2012) 22. Aboga por la urgencia de las reformas laboral y financiera, y por una máxima austeridad fiscal.

Estefanía, Joaquín. Maratón, no ‘sprint’. “El País” Domingo (29-I-2012) 17. Reducir el déficit cuatro puntos en un año es demasiado ambicioso y puede hundir la economía.
Manera, Carles. Radicalidad económica y fe neoliberal. “Diario de Mallorca” (20-VI-2012) 27. Carles Manera, catedrático de Historia Económica en la Universitat de les Illes Balears (UIB), ex consejero socialista de Economía del Govern de les Illes Balears en 2007-2011. Explica que en España: ‹‹nuestro problema radica, en esencia, no en un incremento del gasto (como han dicho hasta desgañitarse los conservadores, con claros objetivos ideológicos), sino en un desplome corrosivo de los ingresos. (…) Y, sin embargo, las pretendidas vías de solución pasan por reducir partidas cruciales: sanidad, educación, servicios sociales, I+D+i.
Los mercados, que no son abstractos (es decir, tienen nombres y apellidos), imponen a los Gobiernos exigencias harto contradictorias: reducir el déficit pero, a su vez, mantener el crecimiento. Eso es imposible, en los momentos actuales. En etapas contractivas, las estrategias de consolidación fiscal lo único que están consiguiendo es lo opuesto a lo que se persigue: el estancamiento de la economía. Vean datos frescos: la inflación en la zona euro es, ahora mismo, de poco más del 2%, y la tasa de crecimiento económico es, en su conjunto, negativa. Parcos resultados para tanto sufrimiento. En este punto, la historia económica nos enseña que, por ejemplo, a Estados Unidos le costó diez años reducir su déficit público, tras el final de la Segunda Guerra Mundial, todavía bajo los efectos de la Gran Depresión y de las políticas del New Deal. Suecia pudo también resolver su déficit a partir de una fuerte depreciación monetaria, que facilitó sus exportaciones; todo igualmente en el transcurso de años. Pero noten que, ahora, se nos pide cuadrar los déficits y, al tiempo, generar crecimiento y empleo en el marco de la moneda única ¡en muy pocos años! La obstinación en este punto resulta letal para la economía.
Las instituciones, a su vez, no están generando incentivos. Ante todo esto, se debe concluir que la acción institucional no está siendo demasiado “inclusiva”, en el sentido de Acemoglu y Robinson; por el contrario, los vaivenes de las cúpulas comunitarias y las pésimas actuaciones de algunos gobiernos, están alimentando, todavía más, la desconfianza. Vemos con claridad que la austeridad no da tregua, no aporta resultados tangibles. (…) el recorte descomunal del Estado del Bienestar nos está haciendo perder nuestras señas de identidad europeas; urge situar los tipos de interés en tasas muy bajas (cercanas a cero) e imprimir moneda para evitar “trampas de la deuda”; el Banco Central Europeo debe comprar deuda soberana y paliar así los efectos de la especulación; y debe pensarse en políticas públicas de estímulo de la demanda. (…)›› 

Trigueros, Emilio. España después de España, SA. “El País” (31-XII-2012).
Boldrin,Michele. Aguantar mata: el dilema de España. “El País” (2-I-2013).
Vidal-Folch, Xavier. Subir o bajar impuestos. “El País” (16-V-2013) 22.
Bolaños, Alejandro. En medio de la década perdida. “El País” Negocios 1.439 (2-VI-2013) 4-6. Balance de cinco años de crisis económica en España.
Sicilia, Jorge. ¿Cuáles son los puntos fuertes de España? “El País” (20-V-2013) 31. El economista jefe del BBVA se muestra a favor de la política del Gobierno.
Ramoneda, Josep. Políticas de desigualdad. “El País” (6-VI-2013) 17. Crítica a la política de austeridad y deflación salarial que aplica el PP.
Mars, Amanda. El FMI pide otra vuelta de tuerca laboral. “El País” (20-VI-2013) 20-21. Exige drásticas reformas a España.
Pellicer, Lluís. Tim Kehoe / Profesor de la Universidad de Minnesota. ‘España puede perder toda una generación’. “El País” Negocios 1.442 (23-VI-2013) 33. Interesantísimo análisis sobre la crisis económica española y sus soluciones.
Rodríguez Leal, Julio. Un potente motor gripado. “El País” Negocios 1.406 (14-X-2012) 17. El expresidente del Banco Hipotecario advierte que la economía española padece, entre otras causas, porque el sector financiero está lastrado por la caída del precio de la vivienda.
Mars, Amanda. Augusto López-Claros / Director de análisis del Banco Mundial. ‘Un rescate puede infundir confianza en los mercados’. “El País” (24-XII-2012) 26.
Pérez, Claudi. Hans Werner Sinn / Presidente del IFO. ‘España tendrá 10 años más de crisis y una devaluación interna del 30%. “El País” (3-III-2013) 31. Un economista heterodoxo que pregona la necesidad de la austeridad.
Prades, Francisco. Mejoras que no permiten bajar la guardia. “El País” Negocios 1.445 (14-VII-2013) 17. El economista español Francisco Prades es asesor económico de la Asociación Española de Banca (AEB). Advierte que la mejoría en España es solo incipiente.
Jiménez, Miguel. El FMI cree que la crisis va para largo. “El País” (3-VIII-2013) 18-19. Unas propuestas para crear empleo.
Jiménez, Miguel. El Fondo plantea bajar los sueldos hasta el 10% para crear empleo. “El País” (3-VIII-2013) 19. Los expertos avisan que el recorte puede ser inútil y tener efectos contraproducentes.
Jiménez, Miguel. Lagarde pide subir el IVA y revisar el gasto en pensiones, educación y sanidad. “El País” (3-VIII-2013) 18. Propuestas del FMI.
Redacción. El organismo ve insuficientes las medidas frente a los impagos de hipotecas. “El País” (3-VIII-2013) 19. Propuesta del FMI.
Redacción (editorial). Llamada de atención. “El País” (3-VIII-2013) 26. Las recetas del FMI para crear empleo, difíciles de aplicar, revelan su inquietud sobre España.
Doncel, Luis. Bruselas respalda la rebaja de sueldos. “El País” (7-VIII-2013) 21. El comisario europeo de Economía, Olli Rehn, apoya el plan del FMI de bajar salarios a cambio de crear empleo.
Doncel, Luis. Partidos y agentes sociales critican a Rehn por avalar la idea de bajar salarios. “El País” (8-VIII-2013) 20. Coinciden en que el descenso de los salarios empeorará directamente el consumo e indirectamente el empleo.
Doncel, Luis. La bajada de sueldos no es la panacea. “El País” (11-VIII-2013) 24-25. La realidad muestra cómo los dos ejemplos de austeridad, Irlanda y Letonia, propuestos por Rehn, no son los éxitos que él anuncia.
Ugarte, Yosu. Pymes, exportación y globalización: las cosas claras. “El País” Negocios 1.449 (11-VIII-2013) 11. Aconseja apoyar a las pymes para que se internacionalicen y exporten más, como mejor alternativa en un mundo que tiende a la globalización. Unos datos: el coste laboral en España es de 16-18 euros la hora, mientras en Asia oscila entre 0,5 y 2 euros. Los países asiáticos compran el 67% de los bienes de equipo, porque la industria se concentra en ellos. España invierte en I+D+i el 1,3% del PIB mientras China invierte el 1,97% y Corea del Sur el 3,74%, todos con datos de 2011, y la diferencia aumenta en 2012 y 2013. Así es lógico que una pyme industrial china cuadruplique los resultados de una española, lo que le da más margen para seguir invirtiendo y creciendo.
González, Alicia. Cambios sí, pero ¿cuáles? “El País” Negocios 1.455 (22-IX-2013) 25. Entrevistas a destacados economistas sobre la no indexación de los salarios y pensiones a los precios y su efecto positivo o negativo sobre la economía. Se prevé que el Gobierno elabore una Ley de Desindexación de los precios públicos.
Lago Peñas, Santiago. Congelación, incapacidad y deterioro. “El País” (27-IX-2013) 24. El catedrático de economía aplicada de la Universidad de Vigo alerta que la congelación salarial de los funcionarios erosiona la demanda, el PIB y la confianza, y propone un aumento de los salarios para estimular la demanda, la producción y el empleo, lo que redundaría en una mejora de las finanzas públicas.
Díez, José Carlos. España japonizada. “El País” (11-X-2013) 24. La economía está estancada, como le ocurrió a Japón en los años 1990, por la falta de crédito bancario. Hay que cambiar la política económica: dejar de ayudar a los bancos y ayudar directamente a las empresas y familias. El ‘banco malo’ debería comprar hipotecas dudosas para facilitar mejores condiciones de pago. Y urge una reforma fiscal para conseguir más recursos en el impuesto de sociedades.
Xifré, Ramon. La propaganda de las reformas. “El País” (29-X-2013) 29. Las reformas económicas deberían pactarse con tiempo y desarrollarse según un plan.
Espasa, Antoni. Un pacto para la recuperación. “El País” (18-XI-2013) 31.
Mars, Amanda. La OCDE alerta de que los recortes y la falta de crédito aún lastran a España. “El País” (20-XI-2013) 23.
Editorial. Ajustes casi agotados. “El País” (20-XI-2013) 26. La OCDE prevé crecimientos solo moderados en 2014 y 2015, debido a la consolidación fiscal.
Editorial. Seis reformas urgentes. “El País” (17-XII-2013) 30. La Comisión Europea, el BCE y el FMI piden cinco reformas a España. El diario razona que debería haber una sexta, la liberalización de mercados y servicios.

Galindo, Cristina. La OCDE pide un despido aún más barato para crear empleo fijo. “El País” (19-XII-2013) 25.
Mars, Amanda. El FMI ya se cree la recuperación. “El País” (22-I-2014) 25.
Pérez, Claudi. Bruselas avisa a España de los ‘desafíos’ tras el rescate y reclama seguir con las reformas. “El País” (22-I-2014) 25.
Pérez, Claudi. Olli Rehn / Vicepresidente de la Comisión Europea. ‘Llevará 10 años arreglar la crisis española’. “El País” (23-I-2014) 22-23.
Pérez, Claudi; Fariza, Ignacio. El FMI, Bruselas y Berlín recrudecen la presión sobre las medidas laborales. “El País” (29-I-2014) 19. Quieren abaratar el despido y equiparar temporales e indefinidos.
Bolaños, Alejandro. El Banco de España pronostica que el PIB crecerá un 1,2% este año. “El País” (27-III-2014) 21.
Fernández-Villaverde, Jesús; Garicano, Luis. Lecturas de verano: el nuevo regeneracionismo. “El País” Negocios 1.498 (20-VII-2014) 14. Una selección de blogs y libros sobre la renovación democrática y económica de España.
Fernández Ordóñez, Miguel Á. ¡España va bien! “El País” (4-VIII-2014) 25. Hay que hacer reformas si no se quiere recaer pronto en la crisis. Los peores problemas son la creciente deuda pública y el elevado desempleo estructural.
Bolaños, A.; Jiménez, M. La OCDE insiste al Gobierno en que suba el IVA y recorte las cotizaciones sociales. “El País” (9-IX-2014) 22-23. Debe mejorar las políticas activas para los parados.
Mars, A. El organismo recomienda a los bancos que refuercen su capital y limiten dividendos. “El País” (9-IX-2014) 22-23.
Gómez, Manuel V. La OIT reclama que los salarios vuelvan a subir en España. “El País” (30-IX-2014) 26.
Bolaños, A. Los expertos confían en que el consumo sostenga la recuperación hasta 2015. “El País” (26-X-2014) 32.
Fernández Ordóñez, Miguel Ángel. Sin reformas, 2015 será un año perdido. “El País” (3-I-2015) 27. Urgen reformas estructurales para liberalizar los mercados en España.
Sánchez-Silva, Carmen. España atraca en el siguiente puerto económico. “El País” Extra Retos 2015 (25-I-2015) 2-3. Favorables previsiones para 2015.

Bolaños, A. El euro y la energía avivan la recuperación. “El País” Negocios 1.528 (15-II-2015) 22-23. Expertos españoles prevén crecimiento a corto plazo.
De Barrón, Í. Linde defiende los recortes del Gobierno y recibe críticas internas y del sector. “El País” (9-IV-2015) 24.
Vidal-Folch, X. Linde lee mal sus papeles. “El País” (9-IV-2015) 24.
Editorial. Recuperación vulnerable. “El País” Negocios 1.537 (19-IV-2015) 3.
Bolaños, A. Las primeras lecciones de la crisis. “El País” Negocios 1.537 (19-IV-2015) 4-6. No ha cambiado el modelo económico.
Mars, A. La OCDE pide a España que use el crecimiento extra para reducir la deuda. “El País” (4-VI-2015) 36.
Jiménez, M. El FMI pide más reformas a España para consolidar la recuperación. “El País” (9-VI-2015) 37. Pide abaratar el despido, subir el IVA y establecer el copago sanitario y educativo.
Jiménez, M. El Banco de España se suma al FMI y pide al Gobierno más reformas. “El País” (12-VI-2015) 39.
Torres, Raymond. La clave es la productividad. “El País” (19-X-2015) 12. Torres es director del servicio de estudios de la OIT.
Noceda, Miguel Ángel. El progreso, en palabras de tres ministros. “El País” Negocios 1.564 (25-X-2015) 8-10. Debate sobre la economía española en 1985-2015 y sus perspectivas, entre Carlos Solchaga, Pedro Solbes y Luis de Guindos.
Galindo, Cristina. Lecciones aprendidas. “El País” Ideas (6-XII-2015) 2-5. Propuestas para la economía española de los economistas Emilio Ontiveros (socialdemócrata), Daniel Lacalle (liberal conservador) y Juan Torres (radical de izquierdas).
Fernández, María. La economía es la clave de los comicios del 20-D. “El País” Negocios 1.569 (6-XII-2015) 2-5. Los programas económicos de PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos.
Editorial. Cuidado con los programas fiscales. “El País” Negocios 1.569 (6-XII-2015) 5.
Editorial. Doble incertidumbre. “El País” Negocios 1.572 (27-XII-2015) 5.
Vidal-Folch, X. España va mejor porque viene de peor. “El País” (21-I-2016) 37.
Mars, A. El Fondo enfría por primera vez desde 2013 la previsión para España. “El País” (13-IV-2016). Reduce el crecimiento previsto en 2016 al 2,6%.
Mars, A. El FMI pide a España un gran ajuste para corregir el déficit. “El País” (14-IV-2016).
Mars, A. El Gobierno reduce su previsión de crecimiento del 3% al 2,7% en 2016. “El País” (17-IV-2016).
González, J. S. El Gobierno empeora el pronóstico de déficit, deuda y paro para 2016. “El País” (20-IV-2016).
Maqueda, Antonio. El Banco de España alerta de que sin Gobierno será difícil cumplir el déficit. “El País” (30-IX-2016).
Mars, Amanda. El Fondo eleva el crecimiento previsto para España, pero pide más ajustes al Gobierno. “El País” (5-X-2016).
Pérez, C. Luis de Guindos / Ministro de Economía, Industria y Competitividad. ‘El riesgo político exige un giro de política económica en Europa’. “El País” (11-XII-2016).
Maqueda, A. El FMI pide subir el IVA y revisar el gasto en educación y sanidad. “El País” (14-XII-2016).
Maqueda, A. El Fondo denuncia el abuso de la contratación temporal. “El País” (14-XII-2016).
Pérez, C. Bruselas eleva al 2,8% la previsión de crecimiento de España este año. “El País” (11-V-2017).
Vidal-Folch, X. ¿Sacamos provecho de la bonanza? “El País” (11-V-2017).
Torres, R. ¿Cómo ven a España desde fuera? “El País” Negocios 1.645 (25-VI-2017). Los organismos internacionales se sorprenden de la recuperación económica pero critican la parálisis de las reformas.

No hay comentarios: