Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía y Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

lunes, 6 de enero de 2014

La adolescencia. El desarrollo moral y axiológico. Las teorías de Kohlberg, Bandura, Havighurst, Baumrid...

La adolescencia. El desarrollo moral y axiológico. Las teorías de Kohlberg, Bandura, Havighurst, Baumrid...

El pensamiento moral.
El desarrollo del razonamiento moral es esencial en la etapa de la adolescencia, a fin de lograr una integración en la sociedad.

Contenidos morales.
Hay tres tipos de contenidos morales: conductas, juicios y actitudes.
Conductas, de naturaleza práctica: conductas de solidaridad, altruismo y cooperación.
Juicios, de naturaleza cognitiva: juicios morales, razonamiento y conciencia moral.
Actitudes, de naturaleza axiológica: valores con elementos cognitivos, emotivos y de orientación práctica.
Para Kohlberg y Piaget hay una relación entre desarrollo racional y ético, pues este se basa en la capacidad de hacer juicios morales.
Según Piaget hay una evolución desde una moral heterónoma (del niño, impuesta por los padres) hasta una moral autónoma (del adolescente, aceptada libremente).
Según Kohlberg, en cambio, el juicio moral se desarrolla en seis estadios, de dos en dos, en tres niveles:
1) Preconvencional: libre pacto social.
2) Convencional: principios éticos racionales.
3) Postconvencional: principios.

Los valores.
Este aspecto del desarrollo es ético-moral y pertenece al llamado ámbito axiológico (de los valores).
Para Bandura (Teoría del aprendizaje social) la influencia mayor es la de los padres.
Los alumnos del 1º ciclo de ESO pueden ser situados en el ingreso al nivel “postconvencional” del desarrollo moral, por el que el tratamiento educativo en este periodo de preadolescencia deberá impulsar y desarrollar este tipo de moral. De este modo, los alumnos estarán en condiciones de asumir que los colectivos mantienen una serie de valores y opiniones que en gran medida son creencias y reglas relativas a su grupo, por lo que deben ser respetadas en interés de la imparcialidad, para mantener el orden social y los derechos de los demás: la moralidad se basa en un acuerdo entre individuos. No obstante, por tratarse de un acuerdo, puede modificarse cuando las personas de una sociedad discuten racionalmente alternativas que pueden ser más ventajosas para los miembros de un grupo (moralidad de derechos individuales y leyes aceptadas democráticamente).
Más allá de la etapa de ESO, la moralidad de los principios éticos universales y de la conciencia individual hará que los alumnos se conformen a las normas sociales y a los ideales interiorizados, más para evitar la autocondena que la crítica de los demás. Las decisiones a tomar, las leyes particulares, entonces, se apoyan en principios universales de justicia, igualdad de derechos humanos, respeto por la dignidad de los seres humanos como personas individuales, compasión... La moralidad entonces se basa en el respeto y los principios se personalizan, pudiendo en ocasiones entrar en conflicto con el orden social aceptado por la mayoría.
Hay varias opiniones doctrinales sobre el tema de los prototipos de valores, con autores como Havighurst y Baumrid.
Según Havighurst los prototipos de valores son:
Pragmático: productividad, responsabilidad, logros...
Vanguardista: impulso al cambio social o cultural.
Marginal: por voluntad o marginación social se queda fuera de las actitudes y valores dominantes.
Según Baumrid hay ocho prototipos, de acuerdo a la combinación de tres dimensiones:
1) Actividad/pasividad: se puede ser expresivo/reservado o explosivo/sosegado.
2) Individualismo/sugestionabilidad: con dominación/docilidad, rebelde/conformista, con proyecto/sin proyecto.
3) Responsabilidad social: amistad/hostilidad, controlado/incontrolado, obsequioso/disruptivo, obediente/desobediente.
Hay una imagen popular de la adolescencia como generosa, idealista y altruista. Pero hay muchas excepciones.