Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía y Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

sábado, 4 de enero de 2014

China: La cuestión del Tíbet.

China: La cuestión del Tíbet.

Mapas de Tíbet.

Santuario principal, en Lhasa, la capital histórica del país.

Introducción.
El Tíbet fue durante siglos un Estado independiente, en varios periodos sometido a vasallaje por China. El régimen tibetano semiindependiente era autoritario, clasista y conservador, dominado con una minoría de monjes budistas que a través de los monasterios y un ejército fiel oprimían brutalmente a la mayoría de campesinos sin tierras, que vivían en condiciones miserables. Las mujeres no tenían derechos y había esclavos para los trabajos más humildes, hasta que la llegada de los comunistas inició la modernización del país.
Tíbet fue invadido en 1950 por los chinos, que instituyeron una región autónoma con mínimos poderes, lo que finalmente llevó a una revuelta tibetana en 1959, a raíz de la cual decenas de miles de rebeldes huyeron a la India, junto a su máximo dirigente político y espiritual, el Dalai Lama, que emprendió una lucha pacífica desde entonces para lograr la independencia, aunque hoy se conforma con una autonomía real; por esta lucha el Dalai Lama recibió el Premio Nobel de la Paz en 1989.
El régimen comunista ha aplicado desde 1959 una política represiva, especialmente dura durante la Revolución Cultural (1966-1976). Desde la llegada al poder de Deng Ziaoping se sustituyó la violencia generalizada por el fomento de la inmigración china para cambiar la realidad étnica del país y asegurar su dominio a largo plazo, al tiempo que se invertía en la mejora del nivel de vida de los tibetanos, pero siguió la resistencia pasiva de la población tibetana, que tiene su más famoso exponente en el suicidio de los monjes budistas mediante su quema en lugares públicos, así como en manifestaciones ocasionales, que tuvieron su culmen en las revueltas de 1988, sangrientamente aplastadas. En los últimos años prosiguen los enfrentamientos esporádicos entre los tibetanos y la policía china.



Un tibetano quemándose en protesta por la ocupación china durante la visita de Hu Jintao a Nueva Delhi en 2012.

Las peticiones internacionales de los países occidentales de que el régimen chino facilite la autonomía política y un mayor respeto a la identidad cultural tibetana han chocado con su implacable negativa, pues los dirigentes comunistas consideran que abrir la mano solo fomentaría el independentismo a largo plazo.
Georgina Higueras, en China defiende las fronteras de su imperio [“El País” (23-XI-2013)] resume la historia de la cuestión tibetana: ‹‹Para China, Tíbet forma parte de su territorio nacional desde que la dinastía mongola (Yuan, 1279-1368) amplió los confines del imperio hasta la cordillera del Himalaya. Los Qing oficializaron la inclusión de Tíbet en sus fronteras y enviaron a los primeros hanes a instalarse en el Techo del Mundo. En el siglo XIX, la debilidad de los Qing facilitó la pugna entre los imperios británico y ruso por repartirse Asia. En 1914, Londres consiguió, tras apoyar la independencia de Tíbet declarada el año antes, que los representantes tibetanos firmaran el documento de reparto de su región, que dejó bajo control británico la zona al sur de la denominada línea McMahon. Pekín no dio validez al texto al considerar que los tibetanos no tenían poder legal para decidir sobre las fronteras de China.
El Ejército Popular de Liberación entró en Tíbet en 1950 y en menos de un año el Dalai Lama y Pekín llegaron al Acuerdo de 17 Puntos, que daba autonomía a la región dentro de la soberanía china. Pero Estados Unidos, enfrentado a China en la guerra de Corea, trató de debilitarla agitando Tíbet, para lo que la CIA envió grupos de paracaidistas a formar a las guerrillas. En 1959, se produjo la revuelta que terminó con la huida del Dalai Lama y su gobierno a India.
La represión china desde entonces, en especial durante la Gran Revolución Cultural (19661976), ha sido brutal. Con la llegada de Deng Xiaoping en 1979, se cambió la táctica y se procedió a una colonización comercial y cultural, con enormes inversiones en infraestructuras para conectar la región al resto de China. Esto mejoró la vida de los tibetanos, pero el temor a ser asimilados desató en 1988 las mayores revueltas en 30 años. Pekín declaró la ley marcial y desde entonces se producen continuos choques entre los tibetanos y las fuerzas de seguridad chinas.››

El genocidio tibetano.
Destaca entre la infinidad de pruebas, informes y testigos aportados a las denuncias de atrocidades que se han presentado en el extranjero, el informe del médico estadounidense Blake Kerr sobre el hecho de “impedir el nacimiento de niños en el seno tibetano”, pues pudo entrar en hospitales de pequeñas aldeas y filmar y fotografiar informes de cómo se apilaban fetos en los hospitales, cómo practicaban a las mujeres abortos forzados sin su consentimiento, cómo inyectaban a los recién nacidos un líquido, cómo morían los niños..., y testimonios de personas que “contaban cientos de muertos al mes, por fatiga o por inanición” en los campos de trabajo, así como torturas “a personas de todas las edades y de todo género, de niñas de 13 años, a monjes que se han pasado 40 años en prisión, siendo torturados”. La cantidad de víctimas del genocidio tibetano podría llegar a 1,2 millones de personas.

La intervención de la justicia española (2013).
El 19 de noviembre de 2013, la Audiencia española, en concreto la Sección Cuarta de lo Penal, un tribunal de justicia con competencia para los delitos internacionales, de acuerdo al principio de justicia universal, ha decidido encausar a los miembros más relevantes del Gobierno chino en las peores épocas de represión, lo que previsiblemente abrirá una situación de crisis en las relaciones entre España y China.
Los querellantes son dos asociaciones defensoras de los derechos humanos, el Comité de Apoyo al Tíbet y la Fundación Casa del Tíbet, más un particular, el sherpa Thubten Wangchen, de nacionalidad española.
Los delitos invocados son “una serie de acciones conjuntadas” del Gobierno chino para “eliminar la propia idiosincrasia y existencia del propio país tibetano”, mediante la ley marcial, los desplazamientos forzosos, las campañas masivas de esterilizaciones, las torturas de disidentes y los traslados a la región de contingentes de ciudadanos chinos para dominar y eliminar a la población autóctona.
Los encausados por supuestos crímenes contra la humanidad son destacados exdirigentes del Gobierno y el Partido Comunista Chini: el expresidente Jiang Zemin, el ex primer ministro Li Peng, así como a Qiao Shi, jefe de la seguridad china y responsable de la policía armada popular, Chen Kuiyan, secretario del PCCh en Tíbet entre 1992 y 2001, y Peng Peiyun, ministra de Planificación Familiar en los años 80.
Ya en el pasado abril de 2013 el expresidente chino Hu Jintao fue también enjuiciado brevemente los mismos delitos, y el actual proceso se puso en marcha ya en 2006, con una querella que describe por apartados matanzas y torturas, con fechas (entre 1971, cuando se incluyó en el código penal español el delito de genocidio, y 2005) y lugares, contra el pueblo tibetano por parte del partido comunista chino.

Fuentes.
Internet.
[http://tibet.net/] Web del Gobierno tibetano en el exilio.
[http://www.freetibet.org/] Web de una ONG que promueve la independencia del Tíbet.
[http://elpais.com/tag/tibet/a/] Enlace a noticias.

Libros.
Laird, Thomas. Historia del Tìbet. Paidós. Barcelona. 2008. 512 pp. Incluye desde el siglo VI dC hasta el Dalai Lama actual.

Artículos.
Reinoso, José. Las protestas tibetanas por la represión de Pekín se propagan por el suroeste de China. “El País” (26-I-2012) 6. Son las más graves desde las que estallaron en 2008 en Lhasa, la capital de Tibet, contra la creciente presencia de chinos.
Reinoso, José. China lanza una ola de represión en Tíbet. “El País” (1-VI-2012) 2-3.
Reinoso, José. El conflicto en Tíbet irrumpe en el Congreso del Partido Comunista Chino. “El País” (10-XI-2012) 8.
Huete Machado, Lola (texto); López Soto, Ángel (fotos). Tíbet fuera de Tíbet. “El País” Semanal 1.911 (12-V-2013) 34-43. Los 150.000 exiliados tibetanos.
Pérez, Fernando J. La Audiencia ordena detener al expresidente chino. “El País” (20-XI-2013) 18. La Justicia española pone en busca y captura al expresidente Jiang Zemin y al exprimer ministro Li Peng, por el genocidio en el Tíbet.
González, Miguel. La Audiencia abre una crisis con China. “El País” (22-XI-2013) 12-13.
Reinoso, José. El conflicto llega en pleno despliegue del Ejecutivo para lograr inversiones. “El País” (22-XI-2013) 12-13.
Carranco, Rebeca. Luz judicial sobre el horror tibetano. “El País” (23-XI-2013) 20.
González, Miguel. El Gobierno calma a Pekín sobre la orden contra sus exdirigentes. “El País” (23-XI-2013) 20.
Higueras, Georgina. China defiende las fronteras de su imperio. “El País” (23-XI-2013) 11. 
Saiz, Eva. Obama recibe al Dalai Lama pese a la advertencia china. “El País” (22-II-2014) 7.

Redacción. China agradece a Rajoy el archivo de la causa por genocidio en el Tíbet. “El País” (25-VI-2014) 21.
Vidal Liy, M. ¿El último Dalái Lama? “El País” Domingo (27-IX-2014) 5. El actual líder se plantea no tener sucesor.