Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía y Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

miércoles, 30 de julio de 2014

China: La corrupción.

La cuestión de la corrupción.

Cartel de propaganda contra la corrupción (1950).

La lucha contra la corrupción, un mal endémico desde tiempos inmemoriales en una sociedad históricamente cerrada como la china, se ha convertido en la bandera más popular del nuevo ejecutivo chino, encabezado por el presidente Xi Jinping.
Las purgas dentro del PCCh y la Administración se extienden por doquier, con graves penas de cárcel para los implicados. Sin embargo, no se afronta el problema en su raíz: el acaparamiento de poder político y riqueza por los altos cargos del partido. Mientras no se resuelva este mal, la corrupción proseguirá.

Proceso contra Bo Xilai.

Proceso contra la corrupición en Fujian.

Un editorial [Cosmética china. “El País” (22-X-2013)] avisa de la difícil situación:
‹‹Ji Jianye, alcalde de Nanjing, una de las principales ciudades de China, es la más reciente incorporación a la lista de funcionarios investigados por corrupción. Según la prensa local, afronta cargos por recibir millonarios sobornos inmobiliarios.
Cuando llegó al poder, el presidente Xi Jinping, también jefe del Partido Comunista Chino (PCCh), prometió que combatiría la corrupción y se llevaría por delante a “tigres y moscas”. El alcalde Jianye entra en la primera categoría. Como tigres eran también Liu Zhijun, exministro de Ferrocarriles, o Bo Xilai, poderoso miembro del Politburó y rival de Xi, ahora entre rejas. Sobre la fortuna acumulada por otro tigre ilustre, el ex primer ministro Wen Jiabao, se ha corrido, en cambio, un tupido velo. La lucha contra la corrupción parece haberse convertido en la forma más sencilla y rentable de ajustar cuentas y de resolver los conflictos internos en el aparato político.
Mientras, los llamamientos a la austeridad se multiplican. Los altos cargos moderan sus dispendios, los vehículos oficiales llevarán GPS para evitar el uso privado y es muy posible que en próximos congresos del partido desaparezcan los bolsos y la ropa de lujo. Xi Jinping intenta apaciguar así la creciente indignación de los ciudadanos ante la prepotencia, los abusos y la ostentación de los dirigentes. Sobre todo ahora que la crisis global ha enfriado el crecimiento económico, y que las disfunciones del sistema (desde las severas desigualdades sociales a la contaminación incontrolada, la burbuja inmobiliaria o los fraudes alimentarios) encuentran cada vez más respuesta en la calle.
Con todo, la campaña de moralidad abanderada por Xi sería más creíble si, además de medidas cosméticas, atacara de raíz el origen de esa corrupción desbocada, que no es otro que la concentración de poder y dinero en las élites del PCCh y sus familias. No parece entrar en sus planes establecer controles y contrapesos, ni mecanismos de rendición de cuentas. Se trata más bien de preservar el poder de la burocracia comunista, no de limitarlo.
Digno hijo de la nomenclatura, Xi ha optado por desempolvar el estudio de la línea de masas o las sesiones televisadas de crítica y autocrítica para despertar la virtud en los funcionarios. Al tiempo, ha intensificado la represión contra activistas de derechos humanos, abogados, periodistas e internautas que reclaman transparencia y participación ciudadana.››
El editorial Corrupción en China [“El País” (23-I-2014)] insiste en la gravedad del problema:
‹‹La filtración de millones de archivos sobre las fortunas ocultas de connotados miembros de la nomenclatura china destapa una parte del gigantesco entramado de abusos, ilegalidades y corruptelas que sostiene a la segunda economía del mundo. El uso masivo de cuentas opacas en paraísos fiscales salpica a políticos, empresarios, gerentes de compañías estatales y a 13 familiares de varios mandatarios y altos dirigentes comunistas, incluido el actual presidente, Xi Jinping.
Al mismo tiempo que varios medios internacionales —entre ellos EL PAÍS— difundían ayer estos documentos, comenzaba en Pekín el juicio contra el abogado Xu Zhiyong, líder de un movimiento ciudadano contra la corrupción. La coincidencia de los dos acontecimientos hace más patente la actitud cínica de una clase política que no se molesta en guardar las formas. Xu, detenido el pasado julio, se enfrenta a cinco de años de prisión por “alteración del orden público”. Así es como califican las autoridades las iniciativas de los activistas a favor de la transparencia y de que los funcionarios declaren su patrimonio.
China afrontó la liberalización de su economía manteniendo la dictadura del partido único, y esto ha dado lugar a enormes disfunciones. El impresionante despegue económico, ahora ralentizado, que sacó de la pobreza a millones de chinos, se ha visto acompañado de un crecimiento brutal de las desigualdades —sociales y geográficas—, la corrupción, la contaminación y la burbuja inmobiliaria. Los datos del Chinaleaksprocedentes de gestoras que operan en paraísos fiscales, no hacen sino confirmar el evidente enriquecimiento de la casta dirigente. Basta ver las listas de milmillonarios y el ostentoso desfile de alta costura en que se han convertido los congresos del Partido Comunista y las reuniones de la Asamblea Popular. Y refrendan investigaciones como la realizada en 2012 por el diario "The New York Times"que destapó que la fortuna de la familia del ex primer ministro Wen Jiabao se acercaba a los 2.000 millones de euros.
Consciente del creciente malestar social, el presidente Xi declaró el año pasado la guerra a la corrupción y prometió perseguir a “tigres y moscas”. Moscas han caído muchas, pero los escasos tigres cazados o acechados —como Bo Xilai o Zhou Yongkang— son, casualmente, rivales políticos. Este no es un dato alentador, como tampoco lo es la reacción de Pekín al escándalo del Chinaleaks: un apagón informativo que incluye el bloqueo de las páginas web de los medios internacionales que informan sobre el caso. Un portavoz de Exteriores añadió que “se demostrará que los limpios son limpios y los sucios son sucios”, como queriendo desmarcar a los prohombres de sus parientes incómodos.
Para combatir de verdad la corrupción y adecentar la política y la economía de China es necesario —aunque no suficiente— desmantelar el régimen de partido único. Lo que propicia los abusos es, precisamente, la ausencia de libertad, de transparencia y de controles.››

Fuentes.
Artículos.
Colombani, Jean-Marie. Tensiones en China. “El País” (23-I-2012) 8. Crecen las manifestaciones en China a favor de la democracia y contra la corrupción.
Reinoso, José. China aparta del poder a un polémico líder populista. “El País” (16-III-2012) 6. Destituido Bo Xilai, dirigente del municipio de Chongqinq.
Ríos, Xulio. Los excesos de Bo Xilai. “El País” (20-IV-2012) 27-28.
Reinoso, J. El poder chino purga, purga y purga. “El País” (22-IV-2012) 6.
Garton Ash, Timothy. Un ‘thriller’ político chino. “El País” (2-V-2012) 23-24. Bo Xilai.
Reinoso, J. Los escándalos inquietan al régimen en China. “El País” (13-V-2012) 5.
Reinoso, J. La caída de Bo Xilai sacude China. “El País” (28-V-2012) 6.
Editorial. Telón sobre Bo Xilai. “El País” (9-VIII-2012) 22.
Reinoso, J. China zanja en un día su caso más sensible. “El País” (10-VIII-2012) 2-3. Acaba el proceso contra la esposa de Bo Xilai.
Reinoso, J. China cierra el escándalo de Bo Xilai con su procesamiento por corrupción. “El País” (29-IX-2012) 4.
Reinoso, J. Un grupo de izquierdistas presiona al Parlamento chino a favor de Bo Xilai. “El País” (22-X-2012) 4.
Reinoso, J. La corrupción inunda el régimen chino. “El País” (27-X-2012) 3-4. La familia del primer ministro, Wenn Jiabao, ha acumulado una fortuna de 2.000 millones de euros.
Reinoso, J. El Parlamento expulsa al exdirigente comunista Bo Xilai para que sea juzgado. “El País” (27-X-2012) 5.
Reinoso, J. ‘La corrupción puede destruir China’. “El País” (9-XI-2012) 2-3. El presidente Hu Jintao alerta del peligro de la corrupción.
Reinoso, J. ‘La lucha contra los corruptos debe ser una batalla a muerte’. “El País” (20-X-2013) 2. La Comisión de Disciplina dirige la nueva campaña estatal.
Editorial. Cosmética china. “El País” (22-X-2013) 26. La lucha contra la corrupción mal esconde una lucha por el poder entre los gobernantes.
Reinoso, J. China juzga a activistas que pedían conocer la riqueza de los líderes. “El País” (29-X-2013) 7.
Reinoso, J. China investiga por corrupción a un antiguo jefe de seguridad nacional. “El País” (17-XII-2013) 8. Comienza a investigar a Zhou Yongkang.
Redacción. La cara b del régimen chino. “El País” (22-I-2014) 2-3. El escándalo de miles de empresarios y políticos chinos que tienen cuentas secretas en el extranjero.
Gualdoni, F.; Rizzi, A.; González, J. S. Los escándalos de corrupción erosionan el poder comunista. “El País” (22-I-2014) 8-9.
Rizzi, A.; Gualdoni, F.; González, J. S. China se refugia en la censura. “El País” (23-I-2014) 3. Bloquea el acceso a las webs que informan sobre el escándalo de las cuentas o “Chinaleaks”.
Ríos, Xulio. Entre la espada y la pared. “El País” (23-I-2014) 7. Está en peligro la credibilidad de la lucha contra la corrupción.
Torreblanca, J. I. Rojos de vergüenza. “El País” (24-I-2014) 9. El régimen chino deberá avanzar hacia la prensa libre y la independencia judicial si quiere atajar la corrupción.
Reinoso, José. China asesta un duro golpe a los movimientos civiles anticorrupción. “El País” (20-VI-2014) 12. Prisión para tres activistas por exigir que los dirigentes publiquen su patrimonio.
Tobón, Natalia. China investiga por primera vez por corrupción a un exlíder de su cúpula. “El País” (30-VII-2014) 4. Zhou Yongkang fue exministro de Seguridad.
Tobón, Natalia. El ‘Libro Rojo’ de la caída en desgracia. “El País” (4-VIII-2014) 6. Las pautas del PCCh para perseguir a los corruptos.
Vidal Liy, M. China multa a Glaxo con 379 millones por sobornos en hospitales. “El País” (20-IX-2014) 36.
Vidal Liy, M. Los afiliados al PCCh acusados de corrupción sufren detención extrajudicial. “El País” (20-X-2014) 2.
Vidal Liy, M. La lucha contra la corrupción en China alcanza al Ejército. “El País” (29-X-2014) 12. El exnúmero dos de las Fuerzas Armadas admite que recibió sobornos.
Vidal Liy, M. Los peregrinos de la justicia en China. “El País” (2-XI-2014) 8. Muchos ciudadanos viajan a Pekín para exigir justicia.
Agencias. Detenido por corrupción el antiguo jefe de la seguridad china. “El País” (6-XII-2014) 8. Zhou Yongkang es hasta el presente el máximo cargo detenido acusado de corrupción.
Vidal Liy, M. La gran campaña anticorrupción en China afianza el poder de Xi Jinping. “El País” (14-XII-2014) 4-5. Unos 80.000 funcionarios han sido castigados en menos de dos años.
Vidal Liy, M. Auge y caída del ‘gran tigre’ Zhou. “El País” (14-XII-2014) 4.
Fontdeglòria, X. Investigado por corrupción el hombre de confianza del expresidente chino Hu. “El País” (23-XII-2014) 6.
Vidal Liy, M. El exjefe de la seguridad interna china, imputado por corrupción. “El País” (4-IV-2015) 5.
Vidal Liy, M. Cadena perpetua para un exministro chino de Seguridad. “El País” (12-VI-2015) 7.

Vidal Liy, M. El misterio de los millonarios desaparecidos. “El País” (20-XII-2015) 6. El régimen investiga a los magnates.