Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía y Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

jueves, 3 de julio de 2014

HMC UD 28. La democracia y las ideologías en el mundo. Dosier: El cambio social y los movimientos sociales alternativos.

EL CAMBIO SOCIAL Y LOS MOVIMIENTOS SOCIALES Y ALTERNATIVOS.





INTRODUCCIÓN.

CAMBIO SOCIAL Y MOVIMIENTOS ALTERNATIVOS.
CONCEPTOS.
Cambio social.
Movimientos sociales.
Movimientos alternativos.
Las Organizaciones No Gubernamentales (ONG).

CARACTERÍSTICAS DE LOS MOVIMIENTOS ALTERNATIVOS.
Sujetos.
Valores.
Organización.
Actuación.

RELACIÓN ENTRE CAMBIO SOCIAL Y MOVIMIENTOS ALTERNATIVOS.

INTRODUCCIÓN.
Esta entrada actualiza la OP UD 72, desarrollada en este mismo blog, que incluye el cambio social, los movimientos sociales, los movimientos alternativos, el feminismo, el pacifismo y el ecologismo, con sus conceptos e historias respectivas.

CAMBIO SOCIAL Y MOVIMIENTOS ALTERNATIVOS.
CONCEPTOS.
Cambio social.
El cambio es consustancial a la sociedad, siempre en sucesión, siempre en movimiento, aunque su tiempo puede llegar a ser muy lento (por ejemplo en la sociedad egipcia o china).
El cambio social supone una modificación observable de las instituciones básicas durante un periodo específico. Esto supone que hay una parte que permanece, que no cambia (por ejemplo es evidente la resistencia al cambio de las grandes religiones monoteístas). La sociedad es, pues, un conjunto de cambios y continuidades.
En la actualidad se ha acelerado notablemente la velocidad del cambio social, debido a la globalización económica, la mundialización de la información, la ruptura de las fronteras espaciales y de las leyes de privilegios sociales, etc.

Movimientos sociales.
Los movimientos sociales, según Giddens son: ‹‹un intento colectivo de promover un interés común, o de asegurar un objetivo compartido, mediante la acción colectiva en el ex­terior de las instituciones establecidas›› [Giddens. Sociología. 1991 (1989): 659-660.]. Para Giddens, pues, se distinguen por su carácter de no organización formal y de acción co­laboradora fuera de las instituciones, pero a continuación acepta que sus límites con las organizaciones formales son muy ambiguos, por lo que grupos institucionalizados podrían ser conceptuados como movimientos sociales en la medida en que su actividad se orienta a rea­lizar actos públicos o privados para promover o resistirse al cambio social. Esta concepción tan amplia es muy común en los ámbitos científicos: por ejemplo en la mayoría de las univer­sidades la asignatura de Historia de los Movimientos Sociales incluye en su temario a los movimientos alternativos (feminismo, pacifismo, ecologismo), las ONG, las patronales, los sindicatos, los partidos políticos, las organizaciones profesionales o gremiales, la Iglesia católica, los grupos contraculturales (hippies, beatniks), etc. Los ciudadanos se organizan con autonomía en diferentes niveles de relación y compromiso con la sociedad. Las personas indi­viduales pueden relacionarse y agruparse para la consecución de objetivos concretos en un tema que les ilusione y motive.

Movimientos alternativos.
Los movimientos alternativos son movimientos sociales no institucionalizados que, además, presentan alternativas radicales al sistema imperante. Su concepto está mucho mejor limitado, ya que necesariamente no han de ser organizaciones formales según el modelo tradicional porque se oponen a ese modelo, y porque han de buscar un cambio social profundo, que trastorne profundamente el orden establecido. Los movimientos alternativos más conocidos y con más historia son el feminismo, el pacifismo y el ecologismo.

Las Organizaciones No Gubernamentales (ONG).

Dentro de los movimientos sociales destaca últimamente el fenómeno de las Organizaciones No Gubernamentales (ONG), muchas de ellas inscritas en los tres mo­vimientos anteriores o nacidas en su seno.
En los años 1990 parece que las ONG se configuran como un cuarto movimiento alternativo, mucho más plural, que integra en gran parte a los otros tres y que se caracteriza por su ideología solidaria con los individuos y grupos marginados de las sociedades desarrolladas y subdesarrolladas y por su atención a problemas muy concretos que afectan a un modelo ideal o utópico de sociedad, como la pobreza, la incultura, la enfermedad, la guerra, etc., especialmente en el Tercer Mundo.
Su origen puede datarse con posterioridad a 1968, cuando hubo un renacer de concep­tos ácratas y neoizquierdistas como autogestión, antimilitarismo, antinuclearismo, denuncia de la arrogancia del poder, rechazo del consumismo, que fueron recogidos por distintos movimientos contraculturales y de acción ciudadana para cuestionar el orden imperante.     
Además, en la actualidad muchos ciudadanos sufren un sentimiento de desconfianza hacia las grandes organizaciones estatales, dominadas por burocracias inabarcables, lentas en su respuesta a los problemas, y en muchos casos los ciudadanos prefieren colaborar con aportaciones económicas o con su labor en las ONG, que están desarrollando una tarea extraordinaria para la resolución a pequeña escala de gravísimos problemas sociales tanto entre las víctimas de la marginación social en el mismo Occidente, como en el Tercer Mundo. Sus campos de actuación son variados, desde las propias de los movimientos alternativos clásicos (paz, ecología), hasta los de cooperación, derechos humanos, alimentación, trata­miento de las drogadicción, sanidad, etc. Así, Amnistía Internacional y otras ONG se dedican a defender los derechos humanos. Algunas organizaciones incluso circunscriben sus objetivos a temas locales o temporales, como fueron los Voluntarios Olímpicos de Barcelona 1992 o los que defienden una zona concreta del paisaje de su comunidad o atienden a los necesitados de su parroquia. Cruz Roja, Caritas, Médicos del Mundo, Médicos sin Fronteras y decenas más laboran en campos como la sanidad, la educación, el asesoramiento y financiación de proyectos productivos.
Un ejemplo más reciente es el movimiento conocido como 15-M, aparecido en 2011 en Madrid y pronto extendido por España y muchos otros países, con una organización mínima y un ideario muy amplio de protesta contra los peores aspectos de la globalización y de la crisis económica y social aparecida en 2008.

CARACTERÍSTICAS DE LOS MOVIMIENTOS ALTERNATIVOS.
Sujetos.
- Son grupos de sujetos movidos por ideales, con un elevado altruismo.
- Provienen de todas las clases sociales y niveles de educación, pero en general proceden de las clases medias y tienen un nivel educativo de rango alto/medio.
Valores.
- Se autoidentifican por un ideal común, por un compromiso con una de las causas idealistas de la humanidad: la igualdad del sexo femenino respecto al masculino en el fe­minismo, la aspiración a la paz en el pacifismo, la defensa del medio ambiente en el ecolo­gismo.
- Creen que la sociedad y la Historia pueden cambiar con la acción de las personas y de los grupos que lo pretendan.
- Se oponen a las instituciones tradicionales y, salvo excepciones (ecologistas) a la participación política, abogando por la presión constante en la vida civil.
- Se oponen a la racionalización militar, política, económica y tecnológica, por lo que generalmente no aceptan un compromiso con los poderes que representan estos intereses.
Organización.
- Su organización es poco profesional, con pocos miembros liberados, porque está ba­sada en el compromiso idealista de sus miembros ya que no tienen ánimo de lucro.
- Están poco estructurados (apenas hay jerarquías).
- Son muy democráticos y asamblearios.
Actuación.
- Ante la sociedad actúan con medios variados: manifestaciones, protestas espectaculares (para su difusión en los medios de comunicación), cartas masivas...
- Generalmente no aceptan un compromiso sobre sus ideales, que son irrenunciables y maximalistas. De hecho, los pactos (por ejemplo de algunos grupos ecologistas) han provocado a menudo escisiones internas.

RELACIÓN ENTRE CAMBIO SOCIAL Y MOVIMIENTOS ALTERNATIVOS.
El cambio social es constante e imparable en el mundo actual y exige de la sociedad una constante adaptación y confrontación. Los movimientos alternativos son los grupos de personas cuya actividad se orienta a promover el cambio social, presentando alternativas al sistema imperante.
Los movimientos alternativos constituyen una de las grandes esperanzas de la Humanidad y uno de los fenómenos sociales más importantes del Mundo Contemporáneo. Los movimientos alternativos del feminismo, el pacifismo y el ecologismo defienden los derechos humanos más modernos: los derechos de la mujer, el derecho a la paz, el derecho a un medio ambiente sano. Son derechos humanos que los gobiernos no satisfacen con­venientemente y que la sociedad civil, por sí misma, defiende de este modo alternativo.

BIBLIOGRAFÍA.
Internet.
[http://es.wikipedia.org/wiki/Movimientos_sociales]

Documentales.
Movimientos sociales. Cambio social y participación ciuudadana. UNED. 20 minutos.


Libros.
Arroyo, Fernando. Subdesarrollo y Tercer Mundo. Cincel. Madrid. 1986. 136 pp.
Della Porta, Donatella; Diani, Mario. Los movimientos sociales. Trad. de Eduardo Romanos. CIS y UCM. Madrid. 2012. 433 pp. Reseña de Gil Calvo, Enrique. Masas que protestan. “El País” Babelia 1.083 (25-VIII-2012) 14.
Díaz-Salazar, Rafael. Redes de solidaridad internacional. Hoac. Madrid. 1996. Un estudio de las desigualdades Norte-Sur y las ONG más comprometidas.
Durán Heras, María Ángeles. Liberación y utopía. Akal. Madrid. 1982. 234 pp.
Ferrer, Sol. Vida y obra de Francisco Ferrer. Luis de Caralt. Barcelona. 1980. 286 pp. El jesuita español que más ayudó a la población pobre de la India.
Funes, María Jesús (ed.). A propósito de Tilly. Conflicto, poder y acción colectiva. CIS. Madrid. 2011. 350 pp. Reseña de Gil Calvo, Enrique. Masas que protestan. “El País” Babelia 1.083 (25-VIII-2012) 14. El estadounidense Charles Tilly (1929-2008) fue un famoso sociólogo de historia y política de los movimientos sociales.
Giddens, Anthony. Sociología. Alianza. Madrid. 1991 (1989). 846 pp.
Offe, Claus. Partidos políticos y nuevos movimientos sociales. Sistema. Madrid. 1988. 265 pp.
Roszak, Theodore. El movimiento de una contracultura. Kairós. Barcelona. 1981. 320 pp.


Artículos. Orden cronológico.
AA.VV. La cooperación al desarrollo. “Sistema”, nº 127-128 (IX-1995) 218 pp.
Huete Machado, Lola (texto); Moro, Sofía (fotos). Galería antisistema. “El País” Semanal 1797 (6-III-2011) 48-60. Reportaje sobre el 11 Foro Social Mundial de ONG ecologistas, feministas, pacifistas...
Angulo, Carmelo; Jiménez Araya, Tomás; Sotillo, José Ángel. Después de la crisis, ¿qué? “El País” (19-XII-2011) 29. Reivindican la necesidad de mantener la cooperación internacional de España. Sobre la crisis económica y su impacto en las ONG y la solidaridad internacional.
Esteve, Fernando. El 15-M, la esperanza del sistema. “El País” (9-VIII-2012) 23. Esteve defiende la importancia de los ‘indignados’ del movimiento 15-M, que significan una protesta desde dentro del sistema democrático para su reforma, y no un ataque contra este. Siguiendo la distinción establecida por Albert O. Hirschman en Salida, voz y lealtad, están a favor de la voz reformadora y no de la salida del sistema, hacia posiciones totalitarias antisistema.
Morán, Carmen; Limón, Raúl. Activismo efervescente. “El País” (9-VIII-2012) 26-27. Las protestas puntuales carecen de efectos a largo plazo si no se combinan con la participación organizada en la vida política y social.
Gil Calvo, Enrique. ‘Performances’. “El País” (9-VIII-2012) 27. La participación cívica en España es bipolar, con baja participación organizativa y grandes estallidos de protestas en la calle.
Vallespín, Ivanna. Cataluña fija el voluntariado como materia obligatoria en ESO. “El País” (3-VII-2014) 37. Los alumnos deberán hacer un proyecto social o cultural de 20 horas.

No hay comentarios: