Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía y Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

miércoles, 15 de abril de 2015

Las relaciones España-Marruecos.

La política exterior de España: Las relaciones España-Marruecos.


Juan Carlos I y Mohamed VI en la visita a Marruecos de julio de 2013.

La frontera marítima en el Estrecho de Gibraltar.

A solo 14 kilómetros de distancia, Marruecos es un país estratégico para España, pero hay una gran desigualdad económica entre ambas partes y ha habido importantes desencuentros, siendo los principales motivos de tensión la inmigración ilegal desde el sur, las reivindicaciones marroquíes sobre Ceuta y Melilla, los conflictos por la pesca y el respaldo con altibajos del Gobierno español a las peticiones independentistas de los saharauis.
España está muy interesada en la democratización de Marruecos, un cambio que aporta estabilidad a largo plazo frente al peligro de una revolución violenta alentada por la ‘primavera árabe’. La reforma de la Constitución en julio de 2011 preveía 19 nuevas leyes, de las que en julio de 2013 se han aprobado solo cuatro, y el rey Mohamed VI sigue presidiendo el Consejo de Ministro y el Poder Judicial.
Desde 1956 a 2012, España y Marruecos han firmado 113 acuerdos o tratados bilaterales, la mayoría sobre cuestiones económicas, con momentos álgidos como la primera visita del rey Juan Carlos a Marruecos en 1979 o la reciente en julio de 2013, confirmando que España tiene la ventaja en la relación con Marruecos de que las monarquías de ambos países se entienden muy bien. Esto ha permitido superar momentos difíciles como la crisis por el Sahara a mediados de los años 70, y conseguir la firma en 1991 de un efectivo Tratado de Amistad y Cooperación hispano-marroquí.
Las relaciones comerciales y económicas con Marruecos son muy importantes. España es uno de los principales exportadores a Marruecos, que tiene un persistente déficit comercial y además está endeudado por préstamos de dinero efectuados por el Gobierno y bancos españoles.
Hay 800.000 marroquíes en España, la mayoría establecidos en al costa mediterránea y trabajando en la construcción y la agricultura, y en contraste apenas hay 8.000 españoles en Marruecos, la mayoría en las ciudades de Rabat y Casablanca, y en el norte, cerca de las plazas de Ceuta y Melilla, abarcando desde los jubilados hasta los dedicados a actividades empresariales.
España es el segundo país, tras Francia, que más turistas envía a Marruecos, pero apenas tiene allí un 2% de las 224.000 plazas hoteleras que sus empresas administran en el exterior. Por ejemplo, en la capital, Rabat, no hay ningún hotel español.
Hay más de 18.800 empresas españolas que exportan a Marruecos pero la media de exportaciones es baja: un 40,2% exportó menos de 5.000 euros, porque es un comercio de oportunidad, sin continuidad. Esto explica que si España fue el primer exportador a Marruecos en 2012, en el primer trimestre de 2013 Francia haya recuperado la primera posición.
Hay 800 empresas españolas instaladas, especialmente del sector servicios, entre las que destacan Acciona, Abengoa, OHL, ACS, Ferrovial, Inditex, Telefónica, Indra, Endesa, Iberia o Globalia. Ha crecido la inversión española en el sector inmobiliario marroquí, pero con resultados magros porque se dedican sobre todo al inquilino extranjero, muy minoritario, pese a que Marruecos necesita unas 120.000 nuevas viviendas por año.
Las expectativas económicas para España en Marruecos son muy favorables porque aunque su economía es muy volátil, puesto que depende del clima (el 40% de la población trabaja en la agricultura), del precio del petróleo y de la coyuntura europea, por el envío de remesas, de turistas y las exportaciones, pero no obstante el país ofrece un mercado de 30 millones de consumidores, cuya renta per cápita se ha duplicado en el último decenios y necesita viviendas, infraestructuras de transporte, hoteles y energías renovables, campos en los que España es muy competitiva.
El analista estadounidense Robert Kaplan opina que el Mediterráneo unifica y no divide a Europa y África, y pone el ejemplo de España y Marruecos: ‹‹Los mares son conectores al igual que divisores. Por eso la frontera real es el desierto del Sáhara. El Mediterráneo unifica. La historia de España y Marruecos estaba increíblemente unida los últimos dos milenios. Es solo en los últimos 150 años donde se produjo tal división. Por eso el futuro de Europa estará parcialmente determinado por lo que pase en el norte de África.››

El editorial Buenos vecinos [“El País” (13-IV-2015)] actualiza la problemática presente: 
‹‹El accidente de los espeleólogos españoles en la cordillera del Atlas —y, sobre todo, el luctuoso final de uno de los dos fallecidos, que sus compañeros achacan a la mala gestión del rescate por parte de la Gendarmería marroquí— ha vuelto a poner en evidencia que las relaciones entre España y Marruecos siguen sin tener el nivel de naturalidad que debería corresponder a dos buenos vecinos. En líneas generales, la diplomacia bilateral vive tiempos positivos. Sin embargo, cuando salta cualquier chispa se corre el riesgo de provocar un incendio, lo que lleva algunas veces a nuestros gobernantes a un exceso de prudencia o, directamente, a no presionar o pedir decisiones que sí se plantearían a otros Estados.
No se puede olvidar que la historia de ambos países ha estado salpicada de problemas, cuyas heridas, aunque cerradas, resucitan de vez en cuando y ponen en alerta a los gobernantes de un lado y otro del Estrecho. Pero las reglas de buena vecindad exigen seguir avanzando para conseguir que la confianza y la reciprocidad sean los principios básicos de la relación.
Desde los primeros años de la transición española a la democracia, el rey Juan Carlos jugó un papel fundamental para reforzar esos lazos de amistad de los que siempre se habla, gracias a sus buenas relaciones primero con el rey Hassan y luego con Mohamed. Felipe VI eligió Rabat como uno de sus primeros destinos tras ser proclamado Rey de España y todos los presidentes de Gobierno españoles han iniciado sus mandatos viajando a Marruecos. Esa relación fluida tiene, sin embargo, una raya transparente, pero real, que impide la confianza total entre vecinos.
España es la frontera sur de Europa y la puerta con África. Y Marruecos es la frontera norte de África y tiene la llave para controlar los flujos de migración ilegal procedente de los países subsaharianos. Además, es un país clave para el control del yihadismo en unos momentos en los que el mundo está amenazado, algo que han sabido agradecer durante años Estados Unidos, Francia y España. Ese poder de control sobre el radicalismo islamista no debe, sin embargo, impedir a nuestros gobernantes actuar con la autoridad que les corresponde en los asuntos importantes. Y sobre todo, no puede dar la impresión de que ante cualquier posibilidad de conflicto con el vecino del sur, callamos por lo que pueda pasar.››

FUENTES.
Ceberio, Mónica; Cembrero, Ignacio; González, Miguel. Los cascotes del imperio. “El País” Domingo (9-IX-2012) 2-4. Las pequeñas plazas e islas en la costa marroquí.
Junquera, Natalia. Vuelve el Rey. “El País” (14-VII-2013) 22. El rey Juan Carlos II viaja a Marruecos.
Junquera, Natalia. El Rey anima a Marruecos a avanzar en la democratización. “El País” (18-VII-2013) 18.
Cembrero, Ignacio. Graves choques en Marruecos por el indulto real al pederasta español. “El País” (4-VIII-2013) 15. El pederasta excarcelado a petición española es probablemente un iraquí que fue agente del CNI español.
Cembrero, Ignacio. Mohamed VI revoca el indulto al pederasta pro la gravedad del crimen. “El País” (5-VIII-2013) 9.
Cembrero, Ignacio. Rabat indultó a 30 presos por un error real. “El País” (6-VIII-2013) 8-9.
Ceberio, Mónica. La Audiencia Nacional decidirá sobre el futuro penal del pedófilo detenido. “El País” (6-VIII-2013) 9.
Ceberio, Mónica. El juez encarcela a Galván sin dirimir si la revocación del indulto es válida. “El País” (7-VIII-2013) 10-11.
Hierro, Lola. Rumbo desesperado al paralelo 35. “El País” (18-VIII-2013) 20-21. Los inmigrantes ilegales cruzan el Estrecho a la desesperada.
Pozzi, Sandro. Robert Kaplan / Periodista y escritor. ‘No veo cómo puede funcionar una intervención en Siria’. “El País” (16-IX-2013) 6-7. Un apartado trata sobre las relaciones con el Magreb, incluido Marruecos.
Casqueiro, Javier. El Rey valora que Marruecos ejerza de frontera sur estable de Europa. “El País” (16-VII-2014) 18. La primera visita oficial de Felipe VI a Marruecos sirve para negociar un acuerdo pesquero embarrancado, la inmigración irregular, la cooperación, el terrorismo o los conflictos internacionales.
López García, Bernabé. Un encuentro de Ramadán en Rabat. “El País” (31-VII-2014) 31.
Planelles, Manuel. Marruecos se opone a que España amplíe su soberanía marítima. “El País” (14-III-2015) 36.
Editorial. Buenos vecinos. “El País” (13-IV-2015) 30. Hay que exigir más colaboración en las relaciones entre ambos países.