Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía y Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

viernes, 19 de junio de 2015

Comentario: Crisis y cambio en la Europa del Este.

CRISIS Y CAMBIO EN LA EUROPA DEL ESTE.


Comentario y resumen de libro: Taibo, Carlos. Crisis y cambio en la Europa del Este. Alianza Editorial. Madrid. 1995. 276 pp.

1. BREVE INTRODUCCIÓN HISTÓRICA.
2. LA NATURALEZA DE LOS SISTEMAS DE TIPO SOVIÉTICO.
3. LA CRISIS.
4. LA PERESTROIKA: SU SENTIDO GENERAL.
5. LA PERESTROIKA: LAS REFORMAS POLÍTICAS.
6. LA PERESTROIKA: LAS REFORMAS ECONÓMICAS.
7. LA PERESTROIKA: LOS PROBLEMAS ECOLÓGICOS.
8. LA PERESTROIKA: LA TRANSPARENCIA.
9. LA PERESTROIKA: LOS ESTALLIDOS NACIONALES.
10. LA PERESTROIKA: LAS FUERZAS ARMADAS.
11. LA PERESTROIKA: LA POLÍTICA EXTERIOR.
12. LA COMUNIDAD DE LOS ESTADOS INDEPENDIENTES.
13. LA FEDERACIÓN RUSA: POLÍTICA, ECONOMÍA Y FUERZAS ARMADAS.
14. LA FEDERACIÓN RUSA: VERTEBRACIÓN NACIONAL Y POLÍTICA EXTERIOR.
15. “EUROPA DEL ESTE”: UN CONCEPTO PROBLEMÁTICO.
16. LOS ESTADOS DE LA EUROPA CENTRAL EN LA ÉPOCA SOVIÉTICA.
17. LOS CAMBIOS EN POLONIA, HUNGRÍA, RDA, REPÚBLICA CHECA Y ESLOVAQUIA.
18. LOS CAMBIOS EN RUMANÍA, BULGARIA Y ALBANIA.
19. EUROPA CENTRAL HOY: UNA CARACTERIZACIÓN GENERAL.
20. LOS CONFLICTOS YUGOSLAVOS: LA GESTACIÓN.
21. LOS CONFLICTOS YUGOSLAVOS: EL DESPLIEGUE.
22. LOS CONFLICTOS YUGOSLAVOS: CONCLUSIONES.
23. LAS CONSECUENCIAS INTERNACIONALES DE LA CRISIS.
24. CONCLUSIONES GENERALES.

CONSIDERACIÓN CRÍTICA: El libro tiene unas notables virtudes didácticas: claridad, brevedad, concisión, búsqueda de lo esencial, esquematismo clarificador en la características, una abundante bibliografía y unos apéndices muy interesantes a cada capítulo.
1. BREVE INTRODUCCIÓN HISTÓRICA.
La Revolución de Febrero y la caída del zar.
La Revolución de Octubre y la toma del poder por los comunistas.
El comunismo de guerra para vencer en la guerra civil.
La NEP y la liberalización económica.
La formación de la URSS y del PCUS.
El estalinismo: la revolución en un páis, la colectivización agraria y la industrialización, la represión de los disidentes.
La II Guerra Mundial: las graves pérdidas, la victoria y la asunción del rango de gran potencia, la formación del Bloque del Este, la Guerra Fría.
Crisis de Berlín.
El Comecon (1949) como alianza económica, el Pacto de Varsovia (1955) como alianza militar.
China y la guerra de Corea.
Apoyo a la independencia de las colonias europeas en el Tercer Mundo.
Krushev inicia en 1956 la desestalinización (liberalización del régimen).
La represión del levantamiento de Hungría (1956).
Crisis internacional de Cuba.
Breznev (1964-1982) limitó la liberalización del régimen, con un autoritarismo blando.
La economía se estancó gravemente.
En 1980 se invadió Afganistán para evitar la extensión del islamismo al Asia Central soviética. Se convirtió en el “Vietnam ruso”, con graves pérdidas humanas y económicas.
Andropov (1982-1984) y Chernenko (1985-1985) supusieron un breve periodo de endurecimiento de la represión y de descomposición económica.
La llegada al poder de Gorbachov en 1985 fue un intento de reforma interna para solucionar la crisis política y económica, pero el proceso de degradación fue imparable y la URSS terminó.
En los países del Este las crisis habían sido esporádicas y habían sido reprimidas: RDA (1953), Hungría (1956), Checoslovaquia (1968), Polonia (años 80). Dos países se apartaron del modelo soviético: Yugoslavia se separó del estalinismo con Tito, Albania continuó la línea estalinista a la muerte de Stalin. China se apartó en 1960, con su propia vía del comunismo.

2. LA NATURALEZA DE LOS SISTEMAS DE TIPO SOVIÉTICO.
- Régimen de partido único o equivalente (Frente de varios partidos bajo la hegemonía comunista). Control de la vida política, social, económica y cultural. El partido (sus miembros) desarrolla una burocracia, que sustituye al proletariado como clase dirigente.
- Planificación centralizada, para lograr un desarrollo económico basado en la industrialización, a costa de los demás objetivos sociales. El desarrollo de la industria pesada y militar exigió un bajo nivel de consumo y, finalmente, llevó al estancamiento económico.La colectivización de la agricultura posibilitó el éxodo rural, pero no aseguró el abastecimiento.
- La estabilidad social del sistema comunista soviético se basó en un bajo nivel de consumo compensado por el bajo rendimiento laboral y la prestación gratuita de servicios sociales (trabajo de por vida, vivienda, educación, sanidad). Los dos problemas que crecían bajo la apariencia de la estabilidad eran los nacionalismos y la complejidad social (derivada de la mayor educación, urbanización e industrialización). Un tercer problema fue su misma condición de superpotencia junto a los EE UU, que si bien le daba hegemonía internacional, por contra implicó un enorme gasto militar, infinanciable a largo plazo.
En suma hay cuatro grandes diferencias respecto a Occidente:
- La propiedad estatal de los medios de producción, con restricción de los mecanismos de mercado.
- Los directivos de las empresas no sean propietarios jurídicos ni toman las decisiones de inversión.
- La falta de disciplina de los trabajadores, con escasos estímulos económicos.
- La identificación entre Estado, partido y dirección económica, en un marco de ausencia de elecciones libres y de garantías jurídicas.
Pero también había semejanzas: una burocracia dominante (al modo de la burguesía), el trabajo asalariado, la diferenciación social en jerarquías laborales.

3. LA CRISIS.
La crisis comenzó con el estancamiento económico, visible desde los años 60. No había conocimientos teóricos ni instrumentos organizativos viables para reactivar la economía, para lanzar otro salto cualitativo como el de los grandes momentos de desarrollo: 1917, 1930, 1945. Los recursos del sistema estaban agotados, con una agricultura de bajo rendimiento, una industria obsoleta, un sector militar sobredimensionado, una población con un bajo nivel de consumo. La productividad era muy baja, con un despilfarro de los recursos financieros, energéticos, humanos, etc. Un agricultor soviético alimentaba a 8 personas, por 65 de un norteamericano; escaseaban los artículos de primera necesidad; la calidad de los productos era ínfima; no se desarrolló la informática ni las telecomunicaciones; en los años 80 se entró en recesión, con inflación, desempleo y déficit público; creció la mortalidad infantil (prueba del retroceso sanitario) y bajó la esperanza de vida. Todo ello sin iniciativas que dieran esperanza de cambiar esta situación agonizante.

4. LA PERESTROIKA: SU SENTIDO GENERAL.
La perestroika significa en ruso “reestructuración”. Fue la respuesta a la crisis. Gorbachov llegó al poder en marzo de 1985, pero sus primeras medidas llegaron meses después. Hubo tres fases: 1) 1985-1987, 2) 1987-1990, 3) 1990-1991.
1) 1985-1987. De tímido tanteo, con el inicio de la Glasnost (transparencia informativa) y de la apertura internacional (negociaciones de desarme). Las reformas buscaban más disciplina.
2) 1987-1990. De reformas, con el debate sobre el modelo económico (más liberal) en 1987, la apertura política interna (hacia las elecciones libres) en 1988, la negociación del desarme internacional (necesaria para reajustar la economía) y la retirada de Afagnistán en 1990.
3) 1990-1991. Desde el verano de 1990 la crisis política y económica estalló de modo confuso: la reforma radical que se anunciaba se paró en el otoño de 1990 (represión del nacionalismo y de la oposición, medidas económicas poco audaces), para reactivarse en la primavera de 1991 al comprobar la imposibilidad de continuar sin reformas: se buscó una nueva Constitución que garantizara los derechos de las repúblicas y satisfaciera los nacionalismos, junto a una reforma económica liberal. Pero ocurrió el reaccionario golpe de Estado de agosto de 1991, fracasado, que conllevó la desintegración de la URSS en diciembre.
Las más difundidas interpretaciones de la perestroika son cuatro:
- Una reforma dentro del sistema, sólo para remediar sus peores lacras y así poder salvarlo.
- Un intento revolucionario de cambiar el sistema político y económico, desde el comunista, hacia la democracia parlamentaria y la economía de mercado.
- Una reforma profunda del sistema, para actualizar el socialismo, con la participación revolucionaria del pueblo.
- Un proceso de medidas inconexas, de soluciones lanzadas por Gorbachov con una total improvisación a medida que surgían los problemas. Es la más probable. En todo caso, el fracaso de Gorbachov no es achacable en todo a él, sino a los dirigentes del PCUS, y logró la instauración de la democracia.

5. LA PERESTROIKA: LAS REFORMAS POLÍTICAS.
En la primera fase fueron muy pocas, orientadas a facilitar la Glasnost o transparencia informativa. Gorbachov fue sustituyendo paulatinamente a los conservadores, en lucha contra su líder, Ligachov. Desde 1988 el proceso mejoró, con una mayor participación de la población, aunque sin poner en cuestión el monopolio del PCUS. En marzo de 1989 se eligió un Congreso de Diputados (que nombró un Soviet Supremo), con elección de disidentes (Sajarov) o comunistas críticos (Yeltsin). La Federación Rusa y las otras eligieron sus Soviets y sus ayuntamientos en los años 1990 y 1991, con elecciones libres en las que surgieron los nacionalismos y nuevos políticos demócratas. Yeltsin fue elegido presidente del Soviet de Rusia en 1990, consiguiendo así una legitimidad democrática que no tenía Gorbachov (hubiera podido conseguirla entonces y ese fue un grave error). El centro (Gorbachov, el Gobierno, el PCUS) se vació de poder en favor de las repúblicas y los nacionalismos.

6. LA PERESTROIKA: LAS REFORMAS ECONÓMICAS.
En 1987, tras un debate, se aprobó la Ley de Empresas del Estado, dando mayor libertad a los directivos y creando un mercado interno. No entró en funcionamiento debido a la falta de una libre regulación de precios y a que las empresas se acogieron al viejo y seguro sistema de los pedidos del Estado. Aparecieron cooperativas de trabajo privado. En el verano de 1990 comenzó el debate para sustituir la Ley, para frenar la crisis económica. La reforma radical de Shatalin fue rechazada, pero en la primavera de 1991 pareció que se impondría cuando el golpe de Estado rompió la disciplina del sistema y los intercambios entre las repúblicas y el centro. La crisis se agravó sin freno, con un capitalismo “salvaje”, con múltiples negocios dirigidos por la propia nomenklatura comunista (directivos de las empresas, burócratas del partido), configurada como reconvertida vieja/nueva clase dirigente.

7. LA PERESTROIKA: LOS PROBLEMAS ECOLÓGICOS.
Los recursos materiales fueron sobreexplotados por el régimen soviético, con agresiones medioambientales gravísimas, al predominar las consideraciones de desarrollo sobre las ambientales. Los escasos recursos económicos no se dedicaban a proteger el medio ambiente. En abril de 1986, el accidente de la central de Chernobil planteó la gravedad del problema de la seguridad de las anticuadas centrales nucleares. Las Fuerzas Armadas han utilizado grandes extensiones para sus ensayos de bombas atómicas. Preocupa la desecación del Mar de Aral en Asia Central o la salinización y desertización de millones de has. La contaminación afecta a numerosas ciudades y regiones industriales, a lagos, ríos y cuencas fluviales. Los efectos de todo esto sobre la salud de la población son graves. La perestroika permitió conocer estos problemas y que naciera un joven movimiento ecologista.

8. LA PERESTROIKA: LA TRANSPARENCIA.
La principal aportación de Gorbachov fue la Glasnost, la transparencia, que supuso un giro radical respecto a la ausencia de información veraz de la etapa anterior. La libertad de expresión fue casi total, empezando tal vez con el caso de Chernobil, en abril de 1986. La sociedad soviética fue protagonista del debate, se pudo informar sobre las Fuerzas Armadas y cuerpos de seguridad, se revisó la historia oficial (se rehabilitaron numerosos personajes), se editaron muchas obras literarias prohibidas, se recuperaron las formas culturales de las nacionalidades (lo que fomentó el nacionalismo), hubo un renacimiento religioso, penetraron las ideas y costumbres occidentales (películas, literatura, música, ocio, moda, etc.).

9. LA PERESTROIKA: LOS ESTALLIDOS NACIONALES.
La URSS era una compleja realidad nacional, con decenas de etnias y nacionalidades, religiones y lenguas. La Glasnost hizo posible la expresión de las diferencias nacionales. Se exigió la descentralización, la autonomía real, pues la anterior había sido una ficción pese a las instituciones federales. Muchos cuadros locales del PCUS se reconvirtieron al nacionalismo para mantener sus posiciones de poder. Las tensiones nacionales estallaron en: A) Los países bálticos (Lituania, Letonia, Estonia), B) El Cáucaso (Georgia, Armenia, Azerbaiyán), C) El Asia Central (Kazajstán, Turkmenistán, Uzbekistán, Tayikistán, Kirguizia), D) Rusia (con peticiones de pueblos asiáticos), Ucrania y Bielorrusia, E) Moldavia y otras nacionalidades.
En 1990-191 la mayoría de las nacionalidades hicieron declaraciones de soberanía, situando sus leyes por encima de las de la URSS. La caída de la URSS en 1991 dio paso a una Comunidad de Estados Independientes (CEI), que no funcióno pese a los recurrentes intentos de revitalizarla.

10. LA PERESTROIKA: LAS FUERZAS ARMADAS.
Las Fuerzas Armadas históricamente fueron muy importantes en la vida política soviética, por su estrecha relación mutua con el PCUS. Era un Ejército ideologizado, pero también muy protegido en recursos económicos, constituyendo un Estado dentro del Estado. La crisis económica supuso problemas laborales y sociales para los oficiales (menos salarios y condiciones sociales), se redujo el contingente de reclutas (por insumisión) así como la formación y los recursos para su mantenimiento, el armamento se quedó obsoleto, se redujo la capacidad defensiva, así como la caída del Pacto de Varsovia debilitó internacionalmente la capacidad militar soviética, la reconversión de la industria militar a la civil fue muy difícil, los militares se dividieron en comunistas conservadores y reformistas (un enfrentamiento que derivó en equilibrio que evitó la lucha en agosto de 1991). Pese a todo ello la perestroika consiguió mantener el control de las Fuerzas Armadas, la institución que mejor ha resistido la crisis soviética.

11. LA PERESTROIKA: LA POLÍTICA EXTERIOR.
La perestroika supuso un cambio en la política exterior. Se abandonó la voluntad de hegemonía mundial para concentrarse en los problemas internos, se abogó por los acuerdos de control de armamentos con EE UU, la resolución pacífica de los conflictos internacionales, la normalización de relaciones con todos los Estados, se reconocía la libertad política de sus aliados del Este europeo (lo que implicó por omisión la caída del comunismo, simbolizada por la caída del Muro de Berlín). Desaparecieron el Pacto de Varsovia y el Comecon. La libertad para las inversiones extranjeras fue poco aprovechada. Las relaciones con el Tercer Mundo se desideologizaron y se hicieron más interesadas comercialmente. Se retiró de Afganistán en 1989 y apoyó a EE UU en la guerra del Golfo de principios de 1991.

12. LA COMUNIDAD DE LOS ESTADOS INDEPENDIENTES.
La CEI nació en diciembre de 1991, formada por Rusia, Ucrania y Bielorrusia, y en dos semanas se unieron ocho repúblicas más: Armenia, Azerbaiyán, Kazajstán, Turkmenistán, Uzbekistán, Tayikistán, Kirguizia y Moldavia. Tan sólo Lituania, Letonia y Estonia se mantuvieron apartadas, pues Georgia pidió su incorporación en 1993. Es el embrión de una unión semejante a la la Unión Europea, pero ha tenido grandes problemas para establecer acuerdos conjuntos.
La CEI se caracteriza por:
- Las tensiones nacionales y los conflictos bélicos (Moldavia, Armenia-Azerbaiyán, Georgia, Tayikistán).
- El fortalecimiento del nacionalismo ruso.
- La división de la fuerza nuclear (Rusia, Ucrania, Bielorrusia, Kazajstán) y de la flota del Mar Negro (Rusia, Ucrania).
- Las demandas de autonomía y secesión en muchas repúblicas (Rusia -Chechenia-, Moldavia, Georgia).
- La crisis económica y la tendencia al autoritarismo.
Taibo hace un estudio de la reciente evolución de la política de los Estados más conflictivos de la CEI: Ucrania, Bielorrusia, Moldavia, Georgia, Azerbaiyán, los de Asia Central y el Báltico. Destaca que en muchos han vuelto al poder las antiguas élites comunistas y que el autoritarismo está en boga.

13. LA FEDERACIÓN RUSA: POLÍTICA, ECONOMÍA Y FUERZAS ARMADAS.
La política de Yeltsin era básicamente impredecible. Era un gran improvisador, que basaba su poder en el apoyo popular, sin un partido político que lo organizase.
En política hubo una desintegración del poder, de hecho en manos de los burócratas locales, mientras en Moscú se gobernaba por decreto, sin el referendo del Parlamento, sin una clara división entre los tres poderes. En 1992-1993 hubo un duro enfrentamiento entre el Gobierno y el Parlamento de 1990. Las elecciones y el referéndum constitucional de diciembre de 1993 marcaron el presidencialismo posterior, aislado de un Parlamento con fuerte presencia comunista y ultranacionalista. Los patidos democráticos estaban divididos y alcanzaban unas dimensiones demasiado pequeñas.
La situación económica se deterioraba gravemente, con reducción del PNB y del empleo, alta inflación, creciente déficit público, deficitaria balanza de pagos. La sociedad se polarizó, con grandes grupos sociales marginados (ancianos, mujeres, parados, minorías).
Prosiguieron tres tipos de economía: a) estatal colectiva, b) de trueque, c) la nueva economía dirigida por la nomenklatura, con un hipercapitalismo salvaje, mafioso. Esta última era la pujante, con enormes beneficios y apoyaba a Yeltsin contra las aspiraciones de marcha atrás de los comunistas. Las inversiones extranjeras fueron escasas debido a la arriesgada y difícil situación.
Las Fuerzas Armadas se debilitaron en efectivos y armamento, en moral y nivel de vida. Pero se mantuvieron bajo la autoridad presidencial, por la falta de alternativas válidas.

14. LA FEDERACIÓN RUSA: VERTEBRACIÓN NACIONAL Y POLÍTICA EXTERIOR.
Hubo muchos problemas de organización territorial, con las repúblicas y regiones asumiendo todo el poder posible, contra un gobierno de Moscú que ha recentralizado el poder desde 1992. El conflicto de Chechenia se ha convertido desde finales de 1994 en una verdadera guerra de Rusia contra una minoría étnica, sin posibilidades de compromiso a corto plazo.
La política exterior se ha polarizado entre occidentalistas y orientalistas, los primeros partidarios de acercarse a Occidente, los segundos de recuperar la posició hegemónica en la URSS y enfrentarse a Occidente. Hay una gran preocupación en las filas nacionalistas por la extensión de la OTAN [apostilla personal: el ascenso al poder de Putin ha sido la respuesta].
Pese a los problemas de toda índole hay muchos datos para la esperanza sobre el futuro de Rusia, por sus enormes potencialidades humanas y económicas.

15. “EUROPA DEL ESTE”: UN CONCEPTO PROBLEMÁTICO.
La Europa del Este la comprendían los Estados comunistas transformados bajo el dominio soviético tras la II Guerra Mundial: Polonia, RDA, Checoslovaquia, Hungría, Rumanía y Bulgaria, más Yugoslavia y Albania (con partidos comunistas que vencieron en la resistencia frente al invasor nazi sin el apoyo ruso por lo que gozaron de autonomía respecto a la URSS).
Mientras el triunfo comunista en 1917 en la URSS se debió a una revolución interna, en estos países el comunismo venció a partir de 1945 por la presencia del ejército soviético, lo que les restaba legitimidad. No había rasgos uniformes en estos países, que pueden dividirse a grosso modo, en Norte (Polonia, RDA, Checoslovaquia y Hungría), y Sur (Rumanía, Bulgaria, Yugoslavia y Albania). El Norte con previas experiencias democráticas y más desarrollo económico. El Norte fue mucho más controlado por la URSS, con varias intervenciones militares para evitar la disidencia.

16. LOS ESTADOS DE LA EUROPA CENTRAL EN LA ÉPOCA SOVIÉTICA.
Los Estados comunistas fueron impuestos por una potencia agresiva, la URSS, y tuvieron un escaso apoyo popular. Carecieron de vertebración política y las minorías fueron sojuzgadas. El Pacto de Varsovia garantizó el dominio soviético, plasmado mediante intervenciones militares que liquidaban a los disidentes cuando estos parecían inclinar la balanza en contra de la URSS.
En economía, se reprodujeron las estructuras soviéticas, con la planificación centralizada. El Comecon propició una división interna del trabajo: unos era Estados industriales y otros agrarios, dependiendo todos de la energía (petróleo, gas) de la URSS.
En ecología, el medio ambiente fue muy agredido.

17. LOS CAMBIOS EN POLONIA, HUNGRÍA, RDA, REPÚBLICA CHECA Y ESLOVAQUIA.
Desde 1985 la URSS había relajado su dominio sobre la Europa del Este, mientras dejaba de apoyar económica y militarmente a sus aliados. En 1989 la crítica situación de estos, con una crónica falta de apoyo popular y una mala situación económica, estalló en una serie de cambios históricos, con muy poca o ninguna conflictividad sangrienta. Pocos años después la situación general era la de una democracia bastante desarrollada, problemas económicos y sociales, una derecha desprestigiada por su fracaso en la gestión, la vuelta al poder de los herederos demócratas de los partidos comunistas, una occidentalización muy fuerte tanto en lo económico como en la política exterior (todos quieren entrar en la UE y en la OTAN) y la retirada de las fuerzas soviéticas.
POLONIA.
El movimiento sindical y político Solidaridad, apoyado por la Iglesia católica y dirigido por Lech Walesa, se organizó con eficacia y perduró tras la represión impuesta por la URSS mediante el general moderado Jaruzelski en 1982. La nueva situación política con la perestroika permitió que en 1988 se acordara entre el gobierno y Solidaridad una democratización. En junio de 1990 Solidaridad arrasó en las elecciones al Senado (99 de los 100 escaños) y uno de sus miembros, Mazowiecki, fue elegido primer ministro, en cohabitación con Jaruzelski. En diciembre de 1990 Walesa fue elegido presidente, iniciando un periodo presidencialista. El duro ajuste económico y la crisis social favorecieron en 1993 la derrota de la derecha y el ascenso de los ex-comunistas de AID y de los campesinos, antiguos aliados suyos. Walesa se desprestigió ante el pueblo. Actualmente, 1996, los ex-comunistas tienen la presidencia de la república y el gobierno, en coalición.
HUNGRÍA.
El régimen comunista húngaro, dirigido por Kadar, había sido desde 1956 el más liberal en lo político y económico. En 1988 Kadar fue sustituido por Grosz, que planteó profundas reformas democráticas y económicas. Los comunistas se reconvirtieron en socialistas, pero en las elecciones de marzo-abril de 1990 consiguieron sólo un 11% de los votos. La derecha gobernó, con Antall, pero el (moderado) ajuste económico la desprestigió. En mayo de 1994 los socialistas volvieron al poder con un 35% de los votos y Horn se convirtió en primer ministro.
RDA.
El cambio fue espectacular. La desaparición del muro de Berlín en noviembre de 1989 fue el símbolo de la caída del bloque del Este. La fuga de ciudadanos a la RFA llevó al cambio de Honecker por Krenz y luego por Modrow, en un partido comunista que cambió aceleradamente, pero que siempre fue superado por la velocidad de los acontecimientos. Fue una revolución desde la base. Decidida por Kohl y Gorbachov la inevitable reunificación de los dos Estados alemanes, las elecciones de marzo de 1990 dieron el triunfo a la democracia cristiana, con una derrota de los socilademócratas y unos aceptables resultados de los antiguos comunistas de Gysi. En octubre de 1990 se producía formalmente la reunificación en Alemania y la integración en la UE y la OTAN, con una progresiva retirada soviética. La integración ha sido muy difícil por las diferencias entre los sistemas capitalista y comunista, pero en 1996 parece que lo más importante ya se ha realizado.
CHECOSLOVAQUIA: REPÚBLICA CHECA Y ESLOVAQUIA.
El movimiento “Carta 77” y el Foro Cívico, este dirigido por el escritor Havel, contaban con un amplio apoyo popular, mientras el partido comunista se dividía entre conservadores y reformistas. En diciembre se produjo el rápido e incruento cambio, la “revolución de terciopelo”, llegando Havel al poder. En junio de 1990 las elecciones daban al triunfo al Foro Cívico en Chequia y al gemelo VPN en Eslovaquia. Entonces surgieron los problemas nacionalistas en ambas nacionalidades: un proceso imparable de exigencias mutuas entre el primer ministro Klaus (FC) y Meciar (VPN), llevó a la separación en 1993, en la que Eslovaquia llevó la peor parte, por su mala situación económica. Mientras la república Checa ha afrontado un profundo y eficaz proceso democratizador y capitalista, con fuertes inversiones extranjeras y un elevado nivel de empleo, Eslovaquia sufre el autoritarismo de Meciar, la permanencia del sector estatal y la represión de las minorías húngara y gitana.

18. LOS CAMBIOS EN RUMANÍA, BULGARIA Y ALBANIA.
Las tensiones políticas en estos países han sido mucho más graves que en los norteños.
RUMANÍA.
La brutal dictadura (casi feudal) de Ceasescu impedía el cambio democrático. La revolución popular derivó en una breve guerra civil entre el aparato policial de la represión, la Securitate, y las fuerzas populares, apoyadas por el Ejército. Ceasescu fue ajusticiado y hubo cientos o miles de víctimas. Pero los beneficiarios fueron los miembros marginados del partido comunista, organizados en el Frente de Salvación Nacional (FSN), no la población. El presidente Iliescu y el primer ministro Roman realizaron tímidas reformas, manteniendo un modelo “neoburocrático”. La oposición liberal ha sufrido varias derrotas electorales ante la izquierda (FSN), aliada con partidos nacionalistas, sojuzgando a la minoría húngara.
BULGARIA.
El más fiel aliado de la URSS, cambió pacíficamente, con la sustitución de Zivkov por Mladenov en noviembre de 1989 y la reconversión de los comunistas en socialistas, habiendo mantenido el poder político salvo un breve e inestable periodo de gobierno de la derecha. El problema de la minoría turca ha mejorado notablemente y la economía agraria ha sufrido menos que otros países el cambio.
ALBANIA.
Los cambios fueron tardíos. La muerte del líder histórico, Hoxha, en 1985, dio paso a Ramuz Alia, que a partir de 1990 comenzó las reformas y fue sustituido en abril de 1992 por el opositor Berisha, un musulmán reformista, demasiado autoritario. La situación económica es la más desastrosa del Este, con la huida masiva de miles de personas. En diciembre de 1994 fue rechazado en referéndum el proyecto de Constitución demasiado presidencialista. Hay un enfrentamiento con Serbia a causa de los albaneses de Kosovo, y con Grecia por otra minoría albanesa en el Norte griego.

19. EUROPA CENTRAL HOY: UNA CARACTERIZACIÓN GENERAL.
- Hubo numerosos problemas políticos: la abstención es muy alta; los partidos políticos están poco asentados y sufren numerosas escisiones, salvo los herederos del comunismo; hay una peligrosa tendencia al presidencialismo y al autoritarismo.
- Los partidos comunistas (rejuvenecidos, reconvertidos o derivados en socialistas democráticos o autoritarios) retornaron pronto al poder o se mantuvieron en casi todos los casos. La única excepción notable es la república Checa, con una poderosa derecha gobernante. Las causas son el desprestigio de las derechas que hicieron una “salvaje” reconversión al capitalismo con un terrible costo social, la mejor organización de los partidos de izquierda ex-comunista y el poder de las antiguas nomenklaturas.
- Se sufrió una generalizada y profunda crisis económica y social, escasa competitividad internacional, alta inflación y paro, y problemas ecológicos.
- Padecieron el encarecimiento de las fuentes de energía (petróleo, gas natural) provenientes de la URSS, un fuerte endeudamiento exterior, la falta de inversiones extranjeras y de ayuda financiera internacional. La desintegración del Comecon y del Pacto de Varsovia les llevó a insistentes peticiones de integración en la UE y la OTAN, que chocan con las presiones contrarias de Rusia, que desea recuperar su hegemonía anterior. [Apostillo que la posterior entrada en la UE de la RDA a través de la unificación alemana, seguida después por Polonia, Hungría, República Checa, Eslovaquia, Eslovenia, Lituania, Letonia, Estonia, Rumanía, Bulgaria y Croacia, han activado importantes programas de ayuda de la UE que han coadyuvado notablemente al desarrollo económico, social y político de estos países].

20. LOS CONFLICTOS YUGOSLAVOS: LA GESTACIÓN.
Los conflictos yugoslavos desde 1991 desembocaron en una guerra civil primero e internacional después, entre los Estados federales de la antigua Yugoslavia, que desapareció, dividida en República de Yugoslavia (reducida a Serbia y Montenegro, conservando el dominio sobre Kosovo, de mayoría albanesa, y Voivodina, de fuerte minoría húngara), Croacia, Eslovenia y Macedonia, y Bosnia, dividida en dos entidades: la república de Bosnia (musulmano-croata) y la república serbobosnia, enfrentadas en tres nacionalidades definidas por las religiones musulmana (bosnios), cristiana ortodoxa y cristiana católica (croata).
Los antecedentes yugoslavos invitaban al optimismo, con un Estado plurinacional que había conseguido respetar la descentralización espacial del poder en un Estado comunista, pero bastante liberal, con una economía autogestionaria, de un buen nivel de vida comparado con el de los otros países comunistas.
- La división religiosa, lingüística, étnica del país era muy compleja, con fuertes minorías en casi todos los territorios, de manera que las nacionalidades estaban muy repartidas entre las diferentes repúblicas, con muchos matrimonios mixtos. Se estaba consiguiendo una adecuada integración nacional, un “melting pool” semejante al de EE UU, cuando en 1991 la desintegración del país llevó a la ruptura traumática de este proceso. La presencia de minorías en diferentes territorios se convirtió de repente en un acicate para los conflictos, al lanzar algunos políticos comunistas-nacionalistas (sobre todo el serbio Milosevic) una virulenta campaña xenófoba para afianzarse en el poder mediante la movilización de las masas. Los serbios pretendieron crear una Gran Serbia sobre los territorios vecinos de Croacia (eran mayoría en las regiones de Eslavonia y Krajina) y Bosnia (dominaban algunas comarcas).
- En los años 70 y 80 Yugoslavia había sufrido una dura crisis económica, con el fracaso del modelo autogestionario y fuertes desequilibrios económicos y sociales, entre un Norte rico (Eslovenia, Croacia) y un Sur pobre (Montenegro, Kosovo, Macedonia), mientras que el Centro tenía una situación media.
-.Las zonas rurales estaban muy deprimidas, concentrándose la riqueza y los servicios en las ciudades. No en vano en la guerra los peores extremistas han procedido del campo, mientras que los más moderados y tolerantes eran los ciudadanos.
- Las Fuerzas Armadas, dominadas por los oficiales serbios, tenían empero cierta descentralización, que permitió la defensa territorial de las nuevas repúblicas y que se mantuviera el conflicto bélico.
- El relativo liberalismo del régimen yugoslavo, en 1990-91 se convirtió en un relativo conservadurismo por comparación, después de la caída de los demás regímenes comunistas.
- La muerte en 1980 del carismático presidente de Yugoslavia, el croata Tito, héroe de la resistencia contra los nazis, permitió el ascenso de nuevos políticos, demagógicos, comunistas nacionalistas y autoritarios, como Milosevic, que pretendían hacerse con el control del poder, sin un proyecto de unión de los pueblos de la antigua Yugoslavia. Sin un proyecto unitario de corte confederal, el conflicto era inevitable.

21. LOS CONFLICTOS YUGOSLAVOS: EL DESPLIEGUE.
El independentismo de las repúblicas derivó en:
Eslovenia y Croacia se independizaron rápidamente, en junio de 1991. Eslovenia se libró del conflicto porque tenía escasas minorías en su seno y Serbia la dejó en paz.
Croacia, en cambio, vivió desde principios de 1991 un dura guerra en los territorios de Eslavonia y Krajina, con un bestial “limpieza étnica” de los serbios sobre los croatas que vivían en estos territorios, que fueron asesinados o expulsados. Pero los croatas, dirigidos por el general ultranacionalista Tudjman, también alentaron el conflicto al negar cualquier posibilidad de autonomía a los serbios. La mutua desconfianza derivó en la espantosa guerra, con cientos de miles de refugiados, decenas de miles de muertos (muchos en un genocidio organizado a sangre fría), violaciones y saqueos sistemáticos, etc. Desde la II Guerra Mundial no se recordaba en Europa tanta brutalidad. Los serbios se hicieron con Eslavonia Occidental y Oriental, y la Krajina, y las retuvieron hasta mayo y agosto de 1995, cuando el rearmado ejército croata las recuperó, contando con la pasividad de Serbia, que no podía enfrentarse a las presiones de la comunidad internacional. Hoy sólo queda en manos serbias la Eslavonia Oriental, que linda con Serbia. [Taibo se refiere a 1996, posteriormente Croacia invadió y ocupó este territorio]
- El conflicto dentro de la república de Bosnia-Herzegovina comenzó poco después del referéndum de autodeterminación de febrero de 1992. El equilibrio entre las tres comunidades, bajo el presidente Izetbegovic (desde 1990), se rompió por las presiones serbias, que lanzaron una sangrienta campaña de “limpieza étnica”, al peor estilo nazi: ejecuciones masivas, violaciones, expulsiones, deportaciones, saqueos, incendios, bombardeos artilleros y disparos indiscriminados. Los máximos responsables serbobosnios, el presidente Karadzic y el general Mladic, con el apoyo de Milosevic, organizaron desde el poder una política de genocidio. Casi 200.000 muertos y 1.500.000 refugiados han sido parte del espantoso precio, mientras Occidente guardaba una prudencia cómplice por temor a intervenir en el “avíspero de los Balcanes”, que ya había provocado la I Guerra Mundial. Las opiniones públicas (conmovidas por las aterradoras imágenes) de Europa Occidental, EE UU y los países árabes estaban a favor de las víctimas bosnias, pero la URSS y algunos países de religión ortodoxa apoyaban a Serbia y los serbiobosnios, amenazando con intervenir en su favor. Las muy poco eficaces fuerzas de pacificación de la ONU mantuvieron la ficción moral de que se intervenía en defensa de la paz, pero eran sólo testigos inútiles de la guerra. Incluso los croatas intentaron imponerse a sus circunstanciales aliados bosnios musulmanes, y entre estos estallaron duras luchas civiles: durante un tiempo todos luchaban contra todos. Finalmente se consiguió imponer duras medidas de aislamiento internacional a Serbia, sobre todo económicas, y el debilitamiento de la URSS redujo su capacidad de influir en los Balcanes. En 1995, por fin, EE UU decidió intervenir, ante la inacción de los europeos, y los bombardeos aliados acabaron pronto con la resistencia serbobosnia. Una ofensiva bosnio-croata en noviembre de 1995 permitió la recuperación de un amplio territorio y alcanzar un alto el fuego, bastante bien seguido (hasta por lo menos abril de 1996, cuando esto se escribe). Serbia quiere la paz y parece haber abandonado parcialmente a sus aliados en Bosnia: la prioridad es levantar el embargo internacional. El futuro de Bosnia, en todo caso, parece incierto: hay demasiado odio entre las tres comunidades y los límites se han trazado con sangre.
En Kosovo la situación es muy delicada, con una población albanesa en un 90% que sufre la opresión serbia. Sólo el miedo albanés a que ocurra lo mismo que en Bosnia y el miedo serbio a que la comunidad internacional intervenga ha evitado el comienzo de las hostilidades.
En Macedonia la situación ha mejorado notablemente, con el reconocimiento griego y serbio en 1996, más la ayuda de EE UU, que ha estacionado tropas de garantía.
La internacionalización de la guerra en Yugoslavia es un grave peligro. A grosso modo se han establecido dos bandos: 1) Serbia, Grecia, Rumanía y el apoyo de la URSS. 2) Bosnia, Croacia, Bulgaria, Albania, Macedonia, Turquía y el apoyo de EE UU y de la mayor parte de la UE.

22. LOS CONFLICTOS YUGOSLAVOS: CONCLUSIONES.
- Hay una reaparición de la Historia, con enfrentamientos entre etnias (culturas, lenguas, religiones), antes que entre ideologías o sistemas económicos. No ha habido una lucha entre comunismo y democracia liberal. Pero si ha habido un enfrentamiento entre el modelo de convivencia y tolerancia que preconizaba el gobierno bosnio y el modelo exclusivista y xenófobo de los serbios y croatas.
- Hay que distinguir entre pueblos y gobiernos. Aquellos no han sido los autores de la guerra sino estos [Surge la pregunto de si no es demasiado bien intencionado Taibo? ¿Cabe exculpar genéricamente a los pueblos que han apoyado masivamente a sus gobiernos?].
- Las causas de los conflictos son endógenas, se deben a viejas rencillas entre pueblos y nuevos problemas entre las élites políticas.
- Es inevitable que haya varios Estados en los restos de la antigua Yugoslavia. El más incierto es Bosnia, dividido entre tres comunidades muy enfrentadas entre sí. Taibo apuesta por una futura confederación sobre toda Yugoslavia, basada en la lengua, el pasado común, la economía, etc.
- Hay una tendencia común en Serbia y Croacia hacia el nacionalismo y el autoritarismo, junto al militarismo.
- Se está repitiendo la Historia de principios del siglo XX, con los mismos bloques internacionales.

23. LAS CONSECUENCIAS INTERNACIONALES DE LA CRISIS.
- La primera consecuencia de la desintegración del bloque soviético ha sido el debilitamiento de la política de bloques, mientras EE UU surge como la única superpotencia militar, con un evidente dominio de la política de la ONU, que se ha occidentalizado. El control de armamentos es mucho más sólido que en cualquier momento pasado y la amenaza de la guerra nuclear ha amainado casi por completo. Por contra, menudean pequeñas guerras en el Tercer Mundo.
- Siguen, sin embargo, las antiguas zonas de influencia, como si Occidente temiera molestar al gigante ruso. Así ha sido muy pasiva la actitud ante las peticiones de los países del Este para entrar en la OTAN y apenas se critica la dura represión rusa sobre Chechenia. Rusia, de hecho, está desarrollando su viejo imperialismo sobre las zonas contiguas, pero a cambio ha renunciado a la expansión sobre el hemisferio Sur.
- El espacio económico de los países del Este tiene una creciente dependencia externa: comercio, financiación. El capitalismo está sólo en su inicio, con gravísimos problemas de obsolescencia de la planta industrial, improductividad, derroche energético, desequilibrios sociales, etc. En cambio tiene una numerosa y bien preparada mano de obra, unos grandes recursos energéticos y de materias primas, un amplio mercado interno, etc. Parece evidente que el futuro será mucho más positivo que el presente y ya tenemos indicios de ello: reducción de la inflación, mejoras en la producción, nacimiento de una clase de empresarios nacionales, competitividad internacional, etc.
- Las ayudas externas de Occidente se han desviado en parte a los países del Este, mientras que los países del Tercer Mundo que dependían de la ayuda soviética (Cuba, Vietnam, Angola) la han perdido, con lo que han retrocedido económicamente o se han reconvertido al capitalismo.
- Los propios Estados occidentales han debido amoldarse al fin de la Guerra Fría: expansión económica hacia el Este, reconversión de la industria militar en civil.

24. CONCLUSIONES GENERALES.
- El legado burocrático. Hay aún una excesiva burocratización de la vida política, económica y social. El Estado sigue teniendo muchas empresas, controlando gran parte de la vida económica, la administración tiene una gran proporción de la población activa.
- Una activa tercermundización. Aunque quieren integrarse en el capitalismo la tendencia es la de quedar como un bloque marginal, abastecedor de materias primas, energía y productos semielaborados. El capitalismo occidental no quiere competidores sino fuentes de suministro y mercados para su industria [Aunque Taibo cree que el Este será parte del Tercer Mundo, parece más apropiado asignarlo al Segundo Mundo].
- ¿Un nuevo autoritarismo? El autoritarismo está en ascenso, basado en el presidencialismo (el líder carismático que salva el país de los problemas), el nacionalismo y el militarismo. El Este se ha convertido en un factor desestabilizador.

- La singularidad del sustrato histórico. Aparece una continuidad en el desarrollo histórico de la URSS, una conexión entre el zarismo, el comunismo y el capitalismo actual, con rasgos propios de autoritarismo, economía colectiva, etc.

No hay comentarios: