Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía y Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

viernes, 19 de junio de 2015

CS 2 UD 13. Los habitantes del planeta. Comentario: La explosión demográfica.

LA EXPLOSIÓN DEMOGRÁFICA.
Comentario del libro: Jacquard, Albert. La explosión demográfica. Debate. Madrid. 1994 (1993). 123 pp.
PRÓLOGO.
UNA EXPOSICIÓN PARA COMPRENDER. LAS HERRAMIENTAS DE LOS DEMÓGRAFOS.
EFECTIVOS Y CENSOS.
REDEFINIR EL ENVEJECIMIENTO.
LA EXPLOSIÓN DEMOGRÁFICA.
UN EQUILIBRIO NECESARIO.
UN ENSAYO PARA REFLEXIONAR. ¿QUÉ TIERRA, Y PARA QUÉ HOMBRES?
AYER. HOY. MAÑANA. SOÑEMOS UN POCO.
ANEXOS.
CUANDO LAS MATEMÁTICAS SON IMPRESCINDIBLES.
GLOSARIO.

PRÓLOGO.
Es un libro comprometido con los problemas del hombre, que procura huir de la erudición y que lleva al convencimiento sobre nuestra responsabilidad ante la Tierra y la Humanidad, en concreto ante el problema de la explosión demográfica, con un aumento exponencial de la población sobre un planeta finito.
El ejemplo es China, que tenía una población de unos 500 millones en 1949, tras varios decenios de guerras, epidemias y hambrunas, que habían controlado el crecimiento demográfico al sostener muy alta la tasa de mortalidad. Uno de los mayores éxitos del nuevo régimen fue el satisfactorio (comparado con el pasado inmediato) sistema sanitario, que se extendió desde las ciudades a las últimas aldeas, a donde iban los “médicos descalzos”. A la muerte de Mao en 1976 la mortalidad infantil había descendido tanto que la población alcanzaba ya los 1.000 millones y se predecía que se alcanzarían los 2.000 millones a principios del siglo XXI, con sus enormes demandas alimentarias, de vivienda, educación, sanidad, transporte, etc. Ante la imposibilidad de soportar tal masa humana, sobre un país de recursos grandes pero necesariamente limitados, se tenía que escoger entre dos opciones: aumentar la mortalidad o disminuir la fecundidad. Como volver a la situación sanitaria anterior era inhumano sólo quedaba el restringir el número de recién nacidos, con carácter urgente, como señalaban tanto los informes del Banco Mundial como de la Unesco. Las medidas fueron durísimas: limitación de la descendencia de cada mujer a un hijo y aborto obligatorio si se superaba tal límite. Tal severidad fue necesaria porque la amenaza era terrible e inmediata. Si se hubiera actuado antes la severidad hubiera sido menor, y ello ilustra la necesidad de actuar en base a previsiones a largo plazo y de no dejarse llevar por la dinámica del momento sin considerar el futuro.
Algunos dicen que no es útil seguir las previsiones porque no son exactas o no se cumplen. Pero en el caso de la demografía las previsiones sí son muy realistas, como lo demuestra la eficacia de los avances de población mundial que hizo la ONU, con margen de error muy pequeño a 30 años vista. En 1958 se vaticinaba que habría 5.140 millones de habitantes en 1990 y el resultado fue que había 5.201 millones, sólo algo más de un 1% de error. Los vaticinios de la ONU son de 8.200 millones en 2025 y de 10.100 millones en 2075, y la experiencia nos indica que son muy realistas. Cabe pues actuar con presteza para corregir los desequilibrios que conllevará tal realidad en el próximo siglo.

UNA EXPOSICIÓN PARA COMPRENDER. LAS HERRAMIENTAS DE LOS DEMÓGRAFOS.
La Demografía es una disciplina científica cuyo objetivo es estudiar la evolución de la cantidad (efectivo) y de la estructura de una colectividad. El censo es una operación mediante la cual los poderes públicos cuentan los individuos presentes clasificándolos según distintos criterios.
«El objetivo de los demógrafos es realizar ese censo en un momento dado, y luego analizar la transformación de esas “existencias” teniendo en cuenta las “entradas” que son los nacimientos y las “salidas” que son los fallecimientos. Si la colectividad estudiada no está aislada, se añade una tercera causa de variación: los flujos migratorios.» [16] Los intercambios migratorios son el traslado de las poblaciones de una nación a otra o de un continente a otro.

EFECTIVOS Y CENSOS.
Los primeros censos fueron en China (1200 aC), Israel, el Imperio Romano, etc. En Francia fue el de 1801, seguido por el de 1815 y otros quinquenales en el siglo XIX, hasta los últimos de 1982 y 1990. En EE.UU. la Constitución obligaba ya en 1778 a hacer un censo cada 10 años, desde 1790.

¡ATENCIÓN! ESTÁN USTEDES FICHADOS.
Según Michel Lévy la necesidad del censo al principio nacía del control de la filiación de las personas para evitar el incesto, pero luego evolucionó hasta un control de la población y de sus datos esenciales. Francia, Inglaterra y otros países fueron desarrollando sus estructuras estadísticas, los censos y registros civiles, hasta que actualmente en los países desarrollados el nivel de fiabilidad estadística es muy alto, próximo al 1% de margen de error. Por contra, en los países subdesarrollados puede ser muy alto, hasta ser simples esbozos de estimaciones. El registro civil es el conjunto de los registros de los acontecimientos esenciales (nacimiento, matrimonio, defunción), que deben realizarse para conocer la población entre los censos.

LA PIRÁMIDE DE EDADES.
Es un gráfico que representa las distribución de una población en función del año de nacimiento, es decir de la edad. Tradicionalmente se distinguen los hombres, representados en la parte izquierda, y las mujeres, en la derecha. Suministra una preciosa información de los avatares históricos durante varias generaciones a través de sus efectos en la demografía, así como permite hacer evaluaciones de cuáles serán las necesidades sociales de la población en el inmediato futuro. El libro explica y compara las pirámides de edad de Francia, Irlanda y Alemania, con especial énfasis en los fenómenos de las guerras y epidemias, el Baby boom, las políticas natalistas, la migración.

LAS EDADES DE LA PIRÁMIDE.
Podemos seguir en la estructura de edades de la pirámide los acontecimientos demográficos, como el Baby boom, un fenómeno caracterizado por el aumento de la fecundidad en el conjunto de los países occidentales tras la II Guerra Mundial y que en Francia duró desde 1946 a 1967. La población estable es la población en la que las tasas de mortalidad y de fecundidad son duraderamente constantes. La población estacionaria es la población en la que los nacimientos compensan los fallecimientos.
Comparando las pirámides de población por edades de una ciudad del Antiguo Régimen y de una actual podemos estudiar las distintas consecuencias para la vida cotidiana de sus distintas estructuras demográficas. En el Antiguo Régimen los viejos eran muy pocos, porque la esperanza de vida era corta, los niños eran abundantes pero morían muy jóvenes, las mujeres se casaban pronto y parían también pronto, las necesidades de viviendas eran menores, etc. En la ciudad actual abundan cada vez más los viejos, los niños son relativamente escasos, las mujeres se casan tarde y no paren con frecuencia, las necesidades de viviendas y atención sanitaria son mayores, etc.

DE LAS ESTADÍSTICAS A LAS PROBABILIDADES.
La estadística es el conjunto de las cifras que describen una realidad observada. La probabilidad es el número que se caracteriza por la confianza en que ocurra un acontecimiento. Esto nos permite predecir las expectativas vitales de las personas.

REDEFINIR EL ENVEJECIMIENTO.
LA MORTALIDAD Y SUS TABLAS.
La cohorte es el conjunto de individuos nacidos en el mismo periodo, mientras que el efectivo es el número total de individuos presentes en una colectividad (ciudad, nación, etnia, etc.). La generación en una población corresponde a la clasificación de los individuos por grupos de edad de unos 25 años, que en una familia se refiere a los padres, hijos, nietos. Podemos estudiar la mortalidad de las diversas cohortes y generaciones, estableciendo los problemas políticos, económicos, bélicos, epidémicos, etc., que les han afectado.
La tabla de mortalidad es el conjunto del número de supervivientes en cada edad por cada 1.000 individuos contemplados a partir de su nacimiento. La tasa de mortalidad es la relación entre el número de fallecimientos durante un periodo determinado y el número de individuos sometidos a ese riesgo.
LA VIDA POR DELANTE.
Podemos con las tablas de mortalidad prever la “duración de lo que queda por vivir”. La esperanza de vida es el promedio de las duraciones posibles de vida, ponderadas por sus probabilidades. La esperanza matemática es el promedio de los valores posibles de una variable aleatoria ponderados por sus probabilidades.
DE LA DESCRIPCIÓN A LA PREVISIÓN.
Pero estos cálculos encierran un defecto: nos informan de la esperanza de vida si los factores demográficos no cambian. Pero estos pueden cambiar a mejor o a peor.
CÓMO REJUVENECEN LOS VIEJOS.
El concepto de viejo es relativo. [Se puede ser viejo física y psíquicamente con veinte años o, por el contrario, joven a los 100 años].
¡Pero también podemos rejuvenecer, el viejo sueño de la Humanidad! Si los adelantos de la medicina y la higiene, y la mejora del nivel de bienestar aumentan la esperanza de vida más que el transcurso de los años podemos encontrarnos con la sorpresa de que 10 años de vida nos acerquen sólo 5 años a la muerte. Los viejos han superado las pruebas a las que han sucumbido los más jóvenes que no han llegado a su edad y así pues su esperanza de vida es mayor que la media. Un viejo de 80 años en buen estado de salud en una sociedad con una esperanza de vida de 77 años tiene una esperanza de vida mucho mayor que la media, que tal vez ronde los 90 o más años. Podemos llegar al desiderátum de que los que ronden los 40 años hoy y tienen una esperanza de vida de 40 años más, si llegan a los 80 tengan entonces una esperanza de vida añadida de otros 40 años, con lo que estarían ahora en su “infancia” y al llegar a los 120 los adelantos médicos les otorguen un nuevo periodo de gracia... Lo trágico es que la calidad de vida disminuye con la edad y debemos preguntarnos qué precio hay que pagar para seguir viviendo y si merece la pena pagarlo, tanto para cada individuo como para la sociedad en su conjunto.
LA EXPLOSIÓN DEMOGRÁFICA.
LA FECUNDIDAD Y SUS TABLAS.
La tabla de fecundidad es el conjunto del número de hijos procreados en cada edad por 1.000 mujeres contempladas a partir de su nacimiento. La tasa de fecundidad es la relación entre el número de hijos procreados durante un periodo determinado y el número de mujeres en edad de procrear. La tasa neta de reproducción es el número promedio de niñas procreadas por las mujeres de una cohorte determinada. La tasa de variación es el complemento hasta 1 de la tasa de reproducción.
DE LA DESCRIPCIÓN A LA PREVISIÓN.
El índice de fecundidad del momento es la tasa de reproducción de una cohorte ficticia que tuviese en cada edad la fecundidad que tuvieron las mujeres de esa edad durante un año determinado. Esto debe explicar si se asegura la reproducción del número de mujeres necesarias para mantener el efectivo, pero depende tanto de los fluctuantes factores de la vida social que es muy difícil pronosticarlo con garantías. La ecuación de Lotka (ver anexo) es una fórmula que no llega a considerar toda la gama de factores.
¿CRECER Y MULTIPLICARSE?
La explosión exponencial es la evolución de una población cuyo crecimiento anual del efectivo es proporcional al efectivo ya alcanzado. De hecho si el crecimiento vegetativo no hubiera sufrido catástrofes en el pasado la Tierra sería hoy inhabitable y la Humanidad ya hubiera desaparecido. Más aun, si el crecimiento demográfico del siglo XX se repitiera en el siglo XXI se superaría ampliamente el límite de 10 o 12.000 millones de habitantes que los expertos consideran que el planeta puede razonablemente soportar y nuestra especie sucumbiría o sufriría una hecatombe que restableciera un adecuado equilibrio entre la población y los recursos. Es la amenaza del ejemplo del “jardín de nenúfares”, cuyas plantas tienen un medio ideal para crecer y multiplicarse hasta que son tantas que agotan el oxígeno y todas mueren de golpe por asfixia.
UN EQUILIBRIO NECESARIO.
LA TRANSICIÓN DEMOGRÁFICA.
El régimen de transición demográfica es el paso de un régimen demográfico en el que la mortalidad es compensada por una fuerte natalidad a un régimen en que la mortalidad reducida está en equilibrio con una fecundidad controlada. Esto supone un cambio radical en la conducta de la sociedad, como veíamos en el ejemplo de la transición de una ciudad del Antiguo Régimen a una ciudad actual.
LA PIRÁMIDE DOMESTICADA.
El ejemplo anterior acababa con una mejora del nivel de vida y, sobre todo, del educativo: más maestros para menos alumnos, en una espiral virtuosa, pero la mejora del nivel de vida no es un axioma, es una decisión política de la sociedad, que puede no tomar.
UN ENSAYO PARA REFLEXIONAR. ¿QUÉ TIERRA, Y PARA QUÉ HOMBRES?
Los hombres primitivos, como los animales, supeditaban la supervivencia individual a la supervivencia colectiva y tuvieron tanto éxito que este amenaza con liquidar a la propia especie. El nuevo deber no es multiplicar la especie sino «controlar el efectivo de hombres».
AYER.
La evolución de la especie humana ha llevado a la constante mejora de las capacidades intelectuales, desde el Homo habilis de hace 3 millones años al Homo sapiens sapiens de hace 50.000 años que es nuestra propia especie.
LA CONQUISTA DE LA TIERRA.
Ha sido un proceso lento, basado en tres grandes revoluciones: 1) la del Paleolítico Superior hace 35.000 años que le dio al hombre el uso de mejores instrumentos de piedra y aumentó la caza, 2) la del Neolítico, hace menos de 10.000 años, que nos dio la agricultura y la ganadería y con ello la posibilidad de multiplicar la población y crear las ciudades, 3) la última ha sido la Industrial, desde finales del siglo XVIII hasta hoy, que ha intensificado nuestro dominio sobre la naturaleza y el incremento de la población de un modo inusitado. Hemos llenado finalmente la Tierra.
EL ARMA DEMOGRÁFICA.
El demógrafo e historiador francés Louis Henry y sus continuadores han desvelado la historia del poblamiento, con sus vicisitudes. En la Francia del siglo XIX el Maltusianismo (una doctrina que preconiza los métodos anticonceptivos insistiendo en los peligros de un crecimiento exponencial de la población mientras los recursos naturales tienen sólo un crecimiento aritmético) fue aplicado de un modo individual por los campesinos franceses (entre otros motivos para evitar la división antieconómica de las propiedades rurales), un siglo antes que en el resto de países, lo que mantuvo relativamente contenida la población durante un siglo, mientras otros países (Alemania, Gran Bretaña) crecían y la sobrepasaban. Lo mismo ocurría, al revés, en Quebec, donde la minoría francófona y católica aumentó su natalidad para asegurar su supervivencia entre la mayoría anglófona y protestante, hasta que en la actualidad la ha moderado porque ya no percibe en peligro su dominio demográfico en Quebec. La mentalidad domina la natalidad.
HOY.
LA LISTA DE ÉXITOS DE LAS NACIONES.
En las zonas templadas del planeta se concentra la mayoría de la población, con varios Estados que se llevan la palma: [hacia 1990] China con 1.200 millones, India con 900 millones, y otros países de Asia Meridional y Oriental con enormes densidades.
EL CERO O EL INFINITO.
Mientras, África ha entrado en un proceso de crecimiento en espiral (una mortalidad en baja y una natalidad que no baja) que puede llevar a que haya 2.000 millones de africanos en el próximo siglo, en una situación de pavorosa miseria. Un caso de dominio de esta tendencia es Túnez, que con una sociedad más laicizada que sus vecinos también musulmanes, ha controlado relativamente bien el crecimiento.
Pero el ejemplo de éxito más claro es China, pese a que aún haya muchas dudas sobre cuál será el límite y a que el precio humano sea terrible. Por su importancia reproducimos el texto de Jacquard:
«El caso de China es totalmente atípico, a la vez por la rapidez con que ese país ha realizado la primera fase de la transición demográfica, y por los medios empleados para entrar en la segunda fase: la disminución de la fecundidad se ha obtenido allí por medios de coerción que pocos pueblos habrían podido soportar y que pocos gobiernos serían capaces de imponer.
Cuando Mao tomó el poder en 1949, la mortalidad estaba en un nivel medieval; la esperanza de vida era inferior a 40 años; actualmente es superior a 65 años. Para obtener una mejora comparable, Francia necesitó 120 años, de 1830 a 1950.
Estos progresos en la lucha contra la muerte supusieron un aumento de la población tan rápido que ya en 1956 las autoridades chinas tuvieron conciencia del peligro y empezaron a implantar un programa de limitación de nacimientos, basado esencialmente en el aumento de la edad mínima para acceder al matrimonio. Sin embargo, el propio Mao era poco partidario de este programa; en efecto, veía en una población numerosa un arma decisiva en la lucha contra el capitalismo: en caso de un conflicto nuclear que provocara dramáticas destrucciones de vidas humanas en toda la Tierra, siempre quedarían los suficientes chinos para proseguir su obra. La Revolución Cultural, lanzada en 1966, puso término a la política de restricción de los nacimientos. A la muerte de Mao en 1976, la tasa de crecimiento era del 2,6%, ritmo que suponía una duplicación en 27 años; ahora bien, el efectivo se acercaba a los 1.000 millones; ¿podía prepararse China para soportar una población de 2.000 millones a principios del siglo próximo?
Se tomaron entonces unas medidas drásticas para limitar la fecundidad a un hijo por mujer. Desde luego ese objetivo no se ha alcanzado, pero la evolución ha sido rápida. La tasa anual de crecimiento ya no es en 1990 más que del 1,4% y sigue disminuyendo: la esperanza declarada es no llegar a superar los 1.200 millones de chinos. Sin duda la progresión sólo se detendrá al alcanzar los 1.400 millones. La estabilidad de ese nivel se alcanzará a principios del siglo que viene. China habrá terminado entonces su transición demográfica; sólo habrá necesitado medio siglo». [De hecho en octubre de 1995 nació (y se celebró) en Pekín el niño que hacía oficialmente el 1.200 millones, aunque muchos demógrafos chinos y extranjeros coinciden en que ya en esta fecha el número ronda los 1240 millones, por un margen de error en las estadísticas oficiales.]. Nos encontramos ante un mundo con una gran diversidad de modelos demográficos. Mientras en África, Pakistán y Bangladesh sigue el crecimiento descontrolado, en América Latina y el sureste de Asia el crecimiento ya está bajo un relativo y esperanzador control (aunque aún debe mejorar mucho). China es un caso especial y exitoso, como hemos visto. Los países desarrollados (los miembros de la OCDE) y los países de riqueza media (los del Este ex-comunista y algunos de Asia y norte de África), han completado ya la transición demográfica y su crecimiento es muy pequeño o nulo, no representando un peligro de sobrepoblación cuantitativa.
LOS LÍMITES DEL PLANETA.
Pero sí puede representar una sobrepoblación cualitativa y es que no debemos olvidar que los habitantes de Occidente consumen muchísimos más recursos no renovables que los del Tercer Mundo: un estadounidense consume tanta energía como 100 africanos. Los tres grandes bloques de riqueza (Norteamérica, Europa Occidental, Japón) tienen en 1989 sólo un 14% de la población mundial pero acaparan el 60 del PNB y las distancias se incrementan.
MAÑANA.
CÓMO ORGANIZARSE CON DIEZ MIL MILLONES.
Las tres hipótesis más factibles de equilibrio crecimiento de la población mundial apuntan estos datos: 1) Rápida, con equilibrio en el 2010, con unos 7.700 millones en el 2060. 2) Media, con equilibrio en el 2035 y unos 10.200 millones en el 2095. 3) Lenta, con equilibrio en el 2065 y unos 14.200 millones en el 2100. Escoger entre estas tres opciones es una cuestión de voluntad política de la Humanidad. Tenemos que aceptar que vivimos en un mundo finito, del que estamos ya explotando sus límites más extremos gracias a la tecnología. No parece factible realizar los sueños de colonizar el fondo del mar ni colonizar el espacio sideral, así que debemos limitarnos a los recursos reales de los que disponemos.
¿QUÉ HOMBRES, Y EN QUE TIERRA?
Saber cuál es el límite de población que puede soportar el planeta es una cuestión subjetiva. Si sólo se consumieran vegetales y la energía y los metales fueran consumidos con mucha moderación podríamos alimentar convenientemente a más de 10.000 millones pero la realidad es otra: toda la población mundial desea alcanzar el nivel de bienestar de las sociedades opulentas de Occidente, que despilfarran inmensos recursos no renovables: petróleo, gas natural, suelo agrícola, etc.; que se alimentan de carne, desperdiciando vegetales para producirla. Parece que el mejor medio de conservar estos recursos no es encontrar otros nuevos, como la energía nuclear o la solar, sino moderar el consumo (lo que tiene un costo político y social que parece excesivo a la sociedad consumista occidental y por ello parece improbable).
LA DERIVA CONTINENTAL DE LOS HUMANOS.
Nos encontramos pues ante un panorama muy preocupante, con algunas sociedades (especialmente en África y el Indostán) que incrementan constantemente sus efectivos, en una situación de miseria muy conflictiva. La presión de la migración es ya un hecho y puede explotar en pocos años, del Sur al Norte.
SOÑEMOS UN POCO.
Soñemos con un mundo unido que acometa (sufrague con dinero y profesionales) un gran plan de educación en el Tercer Mundo, de modo que la explosión demográfica se paralice, que racionalice el consumo de alimentos y bienes de lujo, que haga realidad el sueño de que todos los humanos son iguales. Debemos asumir las consecuencias de una verdad: que si vivimos algunos por encima de las posibilidades del planeta entonces otros deben vivir por debajo. Y ello es injusto.
ANEXOS.
CUANDO LAS MATEMÁTICAS SON IMPRESCINDIBLES.
Una demostración de la ecuación de Lotka (demógrafo, 1930), que permite predecir la tasa de variación anual que tendría la población si su estructura por edades fuera la estructura de equilibrio. Es una fórmula que relaciona la tasa de variación con las tasas de mortalidad y las tasas de fecundidad.
GLOSARIO.
Baby boom. Aumento de la fecundidad en el conjunto de los países occidentales tras la II Guerra Mundial. En Francia duró desde 1946 a 1967.
Censo. El censo es una operación mediante la cual los poderes públicos cuentan los individuos presentes clasificándolos según distintos criterios.
Cohorte. Conjunto de individuos nacidos en mismo periodo.
Demografía. Disciplina científica cuyo objetivo es estudiar la evolución de la cantidad (efectivo) y de la estructura de una colectividad.
Ecuación de Lotka. Fórmula que relaciona la tasa de variación con las tasas de mortalidad y las tasas de fecundidad.
Efectivo. El número total de individuos presentes en una colectividad (ciudad, nación, etnia, etc.).
Esperanza de vida. Promedio de las duraciones posibles de vida, ponderadas por sus probabilidades.
Esperanza matemática. Promedio de los valores posibles de una variable aleatoria ponderados por sus probabilidades.
Estadística. Conjunto de las cifras que describen una realidad observada.
Explosión exponencial. Evolución de una población cuyo crecimiento anual del efectivo es proporcional al efectivo ya alcanzado.
Generación. En una población corresponde a la clasificación de los individuos por grupos de edad de unos 25 años. En una familia se refiere a los padres, hijos, nietos.
Índice de fecundidad del momento. Tasa de reproducción de una cohorte ficticia que tuviese en cada edad la fecundidad que tuvieron las mujeres de esa edad durante un año determinado.
Intercambios migratorios. Traslado de las poblaciones de una nación a otra o de un continente a otro.
Maltusianismo. Doctrina que preconiza los métodos anticonceptivos insistiendo en los peligros de un crecimiento exponencial de la población mientras los recursos tienen sólo un crecimiento aritmético.
Pirámide de edades. Gráfico que representa la distribución de una población en función del año de nacimiento, es decir de la edad. Tradicionalmente se distinguen los hombres, representados en la izquierda, y las mujeres, en la derecha.
Población estable. Población en la que las tasas de mortalidad y de fecundidad son duraderamente constantes.
Población estacionaria. Población en la que los nacimientos compensan los fallecimientos.
Probabilidad. Número que se caracteriza por la confianza en que ocurra un acontecimiento.
Registro civil. Conjunto de los registros de los acontecimientos esenciales (nacimiento, matrimonio, defunción).
Tabla de fecundidad. Conjunto del número de hijos procreados en cada edad por 1.000 mujeres contempladas a partir de su nacimiento.
Tabla de mortalidad. Conjunto del número de supervivientes en cada edad por cada 1.000 individuos contemplados a partir de su nacimiento.
Tasa de fecundidad. Relación entre el número de hijos procreados durante un periodo determinado y el número de mujeres en edad de procrear (entre 15-49 años).
Tasa de mortalidad. Relación entre el número de fallecimientos durante un periodo determinado y el número de individuos sometidos a ese riesgo.
Tasa de variación. Complemento hasta 1 de la tasa de reproducción.
Tasa neta de reproducción. Número promedio de niñas procreadas por las mujeres de una cohorte determinada.

Transición demográfica. Paso de un régimen demográfico en el que la mortalidad es compensada por una fuerte natalidad a un régimen en que la mortalidad reducida está en equilibrio con una fecundidad controlada.