Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía y Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

martes, 23 de junio de 2015

España, estación de llegada; alcance e implicaciones.

ESPAÑA, ESTACIÓN DE LLEGADA; ALCANCE E IMPLICACIONES.
Comentario y resumen de: Cohen, Arón. España, estación de llegada; alcance e implicaciones. en Cambios en los movimientos migratorios durante la segunda mitad del siglo XX. IV Congreso de ADEH. Bilbao-San Sebastián. 1995. 28 pp.

1. UN PUJANTE CAMPO DE INVESTIGACIÓN MULTIDISCIPLINAR.
El estudio de la inmigración en España ha mejorado notablemente su nivel científico en los últimos años, coincidiendo con la progresiva conciencia del cambio del papel histórico de España en relación a los fenómenos migratorios: la España de la emigración se ha transformado en la España de la inmigración, tanto de los países del Tercer Mundo (una inmigración de motivos económicos y políticos) como de los países de la UE (por motivos sobre todo de salud, bienestar y ocio).
Los estudiosos se acercan al fenómeno desde una variada perspectiva disciplinar: sociología, antropología social, psicología, geografía de la población y del turismo, arabismo, etc. Esto provoca empero una excesiva dispersión metodológica.

2.- SOBRE LAS MAGNITUDES ESTADÍSTICAS GENERALES Y SUS FUENTES: ALGUNAS CONTROVERSIAS.
Hay varias cuestiones a elucidar: ¿qué se intenta medir? ¿ciudadanos de nacionalidad extranjera, según el criterio europeo? ¿o nacidos en el extranjero, según el criterio americano? Hoy comienza a propagarse tímidamente en España el segundo criterio. Otras cuestiones son: cuántos inmigrantes, de dónde, cuándo llegaron.
Para la cuantificación de los extranjeros en España se cuenta con las estadísticas de la Dirección General de Policía, y los censos nacionales y padrones municipales. Son datos contradictorios, cuya interpretación suscita debates críticos. Cohen opina que los censos representan básicamente a los colectivos más “asentados” en España, mientras que los de la DGP son indicativos de otro tipo de inmigración, más temporal. En Huelva la mayoría de quienes son censados no son registrados por la policía, y en Huesca se produce el fenómeno inverso.
¿Cuántos son? Se evaluaba en 530.000 el número de extranjeros en 1989, pero aparecían muchas duplicaciones y la cifra real estaba sobre los 360.000 residentes, con una regularización de unos 110.000 residentes antes ilegales. Pero son estadísticas muy poco coherentes.
¿Cuándo llegaron? Es una inmigración reciente: un 1% llegó antes de 1960, otro 1% entre 1960 y 1970, el 27% entre 1970 y 1980, y el 70% entre 1980 y 1990, dos tercios de estos (68%) a partir de 1985, cuando el proceso dobló su importancia, coincidiendo con la entrada de España en la UE, que facilitó la entrada en España de los europeos y la hizo más atractiva para los no europeos (como un puente para entrar en Europa).
¿De dónde vienen? Ha variado la composición, con un aumento significativo de la proporción de africanos, que en 1975, 1989 y 1993 han pasado del 2 al 6 y finalmente al 18% de media. Mientras que los europeos han crecido un 90% los africanos han crecido un 1.600% y los asiáticos un 180% mientras que los suramericanos lo han hecho en un 150% de media. Los contingentes más numerosos son marroquíes y británicos, muy por encima de alemanes, portugueses, franceses, argentinos, italianos, holandeses, peruanos, dominicanos y filipinos.
Hay un amplio número de residentes reales no reflejados en las estadísticas: turistas que poca a poco se “residencian”, inmigrantes ilegales, etc. Pero todo indica una verdad: España, desde los años 70, se ha convertido en país de inmigración.

3. UN FENÓMENO DE COMPONENTES DIVERSOS Y DESIGUALMENTE LOCALIZADO.
Hay claras diferencias en edad, sexo y localización de los distintos grupos nacionales.
Los británicos son en su mayoría de edad adulta y, sobre todo, de la tercera edad (con una pirámide invertida), con un cierto equilibrio de sexos. Se concentran en las zonas costeras mediterráneas, desde Andalucía a Cataluña, con un fuerte grupo en Baleares. La misma tónica siguen los grupos nacionales del centro y norte de Europa, que en su mayoría son jubilados o a punto de serlo, que buscan el retiro en un buen clima como el que tiene España.
Distinto es el caso de los portugueses, que se concentran en la frontera con Portugal, sobre todo en Galicia, y en Guipúzcoa y Huesca, y tiene un claro predominio de los adultos en edad de trabajar, con mayoría de mujeres entre los 20 y 35 años, en el servicio doméstico sobre todo.
Los marroquíes siguen una pauta completamente distinta: gran predominio de los adultos y entre estos de los hombres (84%). Los gambianos y otros grupos del África Negra tienen un índice de masculinidad aun mayor: 98%.
También se establecen diferencias por la instrucción y la actividad: 1) los europeos son titulados medios, con poca actividad (la mayoría son jubilados), 2) los africanos no tienen isntrucción o es primaria, y son activos (con alto índice de paro), 3) los suramericanos tienen un alto porcentaje de titulados superiores, y son activos, 4) los asiáticos tienen una titulación media y son más proclives a ser empresarios.
Madrid es la provincia con más inmigrantes, unos 100.000. Le siguen Barcelona, Alicante, Málaga, Baleares, Canarias. Los grandes centros de atracción son: las grandes ciudades, las zonas residenciales turísticas y las zonas agrícolas de regadío. Destacan la capital y la franja mediterránea. En algunos municipios residenciales los extranjeros son más del 50%.
4. ALGUNAS IMPLICACIONES SOCIOECONÓMICAS EN ESPAÑA. LA “NUEVA” INMIGRACIÓN LABORAL.
La inmigración laboral ha aumentado notablemente la presencia de trabajadores extranjeros, especialmente en los trabajos menos agradables y peor pagados (peón agrícola), menos atractivos (servicio doméstico), más duros y peligrosos (construcción, minería). Los trabajos de peón agrícola y servicio doméstico ocupan al 80% de los trabajadores no comunitarios, muchos de ellos en la economía “sumergida”. Hay un grupo en ascensión, el de los profesionales europeos de alta preparación, en una economía española más globalizada y abierta.
A largo plazo aumentará el número de trabajadores extranjeros: la economía se globalizará y los europeos se instalarán más a menudo en España, pero la mayoría serán trabajadores no comunitarios que cubrirán los puestos de trabajo que los cada vez menos jóvenes españoles no podrán o no querrán cubrir.
Los emigrantes y sus hijos suponen una mayor demanda de viviendas y educación. Hay graves problemas de marginación social, de paro y pobreza, con la asociación de los fenómenos de drogadicción, tráfico de drogas, miseria y enfermedad. Los extranjeros de mayor edad suponen una creciente carga en servicios de sanidad, pero la mayoría son de centros privados.
El Estado fomenta la integración de los inmigrantes, con el Plan de Integración, la regularización laboral, las cuotas de inmigración, etc.

5. UN APUNTE SOBRE LA INMIGRACIÓN EN SU ORIGEN. EL CASO MARROQUÍ.
El 70% de la inmigración marroquí proviene de las regiones norteñas del Rif y Yebala, debido a la pobreza de estas regiones, el recuerdo del pasado colonial español, el relativo dominio del idioma, la proximidad del estrecho de Gibraltar así como de Ceuta y Melilla, el precedente de otros inmigrantes de la familia o tribu, etc. Las tribus se especializan de hecho en determinados destinos: una tribu teje una “red” de movimiento hacia un municipio o incluso un barrio (p.ej. de Barcelona). Mientras que los de Nador van a Cataluña los de Alhucemas van a Madrid. Los de zonas rurales toman trabajos rurales y los de pueblos medianos prefieren ir a las ciudades.

Este proceso se incrementará en el futuro: crece la población marroquí y el paro juvenil, con cientos de miles de jóvenes que sueñan con ir a Europa (España en primer lugar). Las remesas de los emigrantes son vitales para la economía marroquí. El comercio, el turismo y la inversión crecen a ambos lados del estrecho, con una progresiva presencia de España, que destina a su vecino del sur el 20% de su inversión exterior (relocalización industrial por los menores costos laborales), le vende el 10% de sus exportaciones y le envía el 9% de sus turistas al extranjero. Españoles y marroquíes se relacionan cada año más y sus economías se hacen estrechamente interdependientes, desde la pesca a los fosfatos, la electricidad al sector textil, el turismo al transporte.

No hay comentarios: