Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía y Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

viernes, 10 de julio de 2015

La emigración exterior española desde 1950 hasta la actualidad [1993].

LA EMIGRACIÓN EXTERIOR ESPAÑOLA DESDE 1950 HASTA LA ACTUALIDAD.
Comentario y resumen del artículo: Palazón Ferrando, S. La emigración exterior española desde 1950 hasta la actualidad. Publicado en: Cambios en los movimientos migratorios durante la segunda mitad del siglo XX. IV Congreso de ADEH. Bilbao-San Sebastián. 1995. 47 pp. N. B. El artículo adolece de una oscura clasificación por capítulos y abarca solo hasta 1993.

Desde 1945 han emigrado al exterior tres millones de españoles y todavía siguen allí más de un millón y cuarto, lo que indica la gran magnitud del fenómeno, que, sorprendentemente, apenas ha sido estudiado en los últimos decenios, hasta el punto de ser una de las grandes lagunas de la investigación, en contraste con la abundante producción de estudios sobre la inmigración, mucho menor en número y mucho más reciente en el tiempo. Pero ciertamente los emigrantes dejan de “existir” (en cierto modo) desde el momento de su partida y su estudio es mucho más difícil, pues hay que explicar tanto las condiciones socioeconómicas de España como de los países de destino, así como es preciso definir los conceptos envueltos.
1. DEFINICIÓN DE EMIGRANTES Y TIPOS DE EMIGRACIÓN.
La definición del SOPEMI del emigrante es: individuo que sale de su país con destino a otro, salvo turistas, excursionistas, personal diplomático y estudiantes. Hay otras definiciones legales, con el punto en común de la salida por motivos lucrativos (junto con los familiares acompañantes).
Se distinguen:
Por el tiempo: la permanente (+ 1 año), temporal, temporada (trabajos estacionales o cíclicos).
Por el destino: continental, ultramarina, fronteriza.
2. FUENTES ESTADÍSTICAS PARA EL ESTUDIO DEL MOVIMIENTO MIGRATORIO EXTERIOR ESPAÑOL.
Las fuentes españolas son bastante precisas, salvo sobre lugares de asentamiento y distribución profesional.
2.1. FUENTES PARA EL ESTUDIO DE LA EMIGRACIÓN PERMANENTE.
2.1.1. MOVIMIENTO MIGRATORIO A ULTRAMAR.
Sigue una relación de estadísticas oficiales de la Dirección General de Trabajo (DGT), de la de Empleo (DGE), de la de Migraciones (DGM), del Instituto Nacional de Estadística (INE) y del Instituto Español de Emigración (IEE). Curiosamente, son más fidedignas las estadísticas anteriores a 1971, pues después sólo se recoge la emigración asistida. Los censos consulares (para el retorno) y los padronales son otras fuentes apreciables. Por contra las estadísticas de algunos países son casi inservibles. En definitiva podemos estudiar: procedencia y destino de la emigración transoceánica, evolución anual de esta y características socio-demográficas (edad, sexo, población activa y ramas de actividad).
2.1.2. MOVIMIENTO MIGRATORIO A EUROPA.
Son las mismas fuentes, pero mucho menos fidedignas, al recoger sólo la asistida, que no debe extrapolarse a la total. Destacan Francia, Alemania y Suiza, que suman un 90% del total.
2.1.3. EL RETORNO.
Para ultramar los datos son fiables hasta 1971 y para Europa hasta 1960. Después, son ineficaces, por la falta de homogeneidad de los datos de bajas consulares. Las altas padronales son más fiables, desde 1985.
2.2. FUENTES PARA EL ESTUDIO DE LA EMIGRACIÓN DE TEMPORADA
Los datos de la DGE, IEE y DGM presentan grandes lagunas.
2.3. FUENTES PARA EL ESTUDIO DE LA EMIGRACIÓN TEMPORAL Y FRONTERIZA.
Tiene enormes lagunas. Son datos apenas indicativos.
2.5. FUENTES PARA EL ESTUDIO DE LA POBLACIÓN ESPAÑOLA RESIDENTE EN EL EXTRANJERO.
Son los censos de población de los países de asentamiento. Son útiles para determinar la distribución por las provincias de asentamiento y los sectores de actividad.
2. LA COYUNTURA ESPAÑOLA E INTERNACIONAL.
El estudio de esta coyuntura explica el fenómeno migratorio y su evolución temporal y espacial.
2.1. ESPAÑA O LA IMPOSIBILIDAD DEL PLENO EMPLEO.
España siempre ha tenido dificultades para lograr el pleno empleo. Hoy mismo tiene la tasa de desempleo más alta de la UE, aunque tiene la situación económica más favorable de toda su historia y se ha convertido en un país de inmigración. En los años 40 y 50 era un país agrario, con escasa renta y pocas esperanzas de que creciera, mientras que las expectativas de trabajo y bienestar eran mucho mayores en América Latina y Europa. Las zonas agrarias españolas fueron las más proclives a la emigración, sea interior o exterior. El régimen franquista favoreció la emigración para aliviar la presión social de los desempleados. Las medidas favorecedoras fueron muchas y crecieron desde 1960, debido al Plan de Estabilización de 1959 (que aumentó el paro y bajó los ingresos), el éxodo rural (por la mecanización) y la necesidad de divisas para conseguir la mejora en la balanza de pagos que suponían las remesas de los emigrantes. Se creía que el ideal es que emigrasen unas 100.000 personas al año, para aliviar la tensión social. El cambio comenzó en 1975, con la Reforma política, combinada con la crisis económica mundial que cerró los países a la inmigración.
2.2. AMÉRICA LATINA Y EUROPA OCCIDENTAL COMO PRINCIPALES DESTINOS DE LA EMIGRACIÓN EXTERIOR ESPAÑOLA.
2.2.1. AMÉRICA LATINA.
Desde 1946 hay un continuo crecimiento económico en América Latina, con demanda de campesinos para la colonización, trabajadores especializados para la industrialización y familiares para el reagrupamiento definitivo. Pero a partir de 1955-60 la situación cambia, con el marasmo económico (reducción del valor de las exportaciones, fracaso de la industrialización), el boom demográfico y la selección de los inmigrantes (se exigió que tuvieran determinadas capacidades).
2.2.1.1. ARGENTINA.
El boom económico de 1945-55 permitió el pleno empleo y requirió una elevada inmigración de campesinos, técnicos y obreros. Incluso a partir de 1955 se favoreció la inmigración, para poblar el enorme país.
2.2.1.2. VENEZUELA.
El petróleo favoreció la economía y la inmigración hasta la crisis de 1958.
2.2.1.3. BRASIL.
El crecimiento económico se limitó al periodo 1945-55, con el auge del café. También se favoreció la inmigración hasta la crisis, especializándose luego las entradas.
2.2.1.4. URUGUAY.
La prosperidad agropecuaria duró hasta 1955, con una sólida industrialización y éxodo rural, que requirió la inmigración de obreros, técnicos y campesinos.
2.2.2. EUROPA OCCIDENTAL.
A partir de 1955-60, Europa Occidental sustituye a América Latina como foco receptor principal, por la crisis americana, una economía en auge, con fuerte industrialización, por la cercanía del destino (en tiempo y dinero), menor selectividad, pleno empleo, etc. Europa Occidental necesitaba trabajadores extranjeros debido a la baja natalidad durante los años 30 y 40, la alta mortalidad de varones en la II Guerra Mundial, y el rechazo de los trabajos más duros. Los convenios internacionales dieron un marco legal estable. Pero toda esta política favorable cambió con la crisis de 1973 y la aparición del paro estructural, que desde entonces se ha mantenido invariable.
2.2.2.1. FRANCIA.
A partir de 1956 se planteó la necesidad de recibir unos 100.000 trabajadores anuales a fin de mantener el crecimiento económico. Se favoreció tanto la inmigración como el reagrupamiento familiar (para evitar la salida de divisas) y la nacionalización. A partir de 1970 comienzan las restricciones.
2.2.2.2. REPÚBLICA FEDERAL DE ALEMANIA.
A partir de 1955 la RFA se lanza a una verdadera “caza” de inmigrantes para alimentar su extraordinario desarrollo urbano-industrial, con énfasis en los años de mayor expansión. Pero en diciembre de 1973 se prohíbe la inmigración.
2.2.2.3. SUIZA.
Ya en 1945 necesitaba la inmigración, debido a la riqueza acumulada durante la guerra y la baja natalidad, pero siempre se pensó que una crisis económica podía causar un grave paro y problemas sociales con los inmigrantes, así que no se favoreció ni el asentamiento definitivo mediante la nacionalización y el reagrupamiento. Se impusieron cuotas ya en 1965. Se favoreció únicamente la inmigración temporal, menos costosa.
2.2.2.4. OTROS PAÍSES.
Gran Bretaña recibió inmigrantes de las antiguas colonias, y Holanda y Bélgica los recibieron del Mediterráneo: España, Italia, Portugal.
3. LA EMIGRACIÓN EXTERIOR (1946-1993).
Se alcanzó el máximo en 1950-1975, para casi desaparecer después.
3.1. LA EMIGRACIÓN ESPAÑOLA A ULTRAMAR.
Se diferencian dos periodos: 1946-1970, con datos de emigración y retorno, 1971-1993, con datos de emigración asistida.
3.1.1. LA EMIGRACIÓN ESPAÑOLA A ULTRAMAR (1946-1970).
Concentrada casi por completo en América Latina, se elevó hasta 1.037.121 personas, con un retorno de 556.361. El primer receptor fue Argentina, con 300.820 y 133.067 respectivamente, seguido de Venezuela, con 291.706 y 153.218, Brasil, con 132.129 y 66.608, y Uruguay, con 53.029 y 33.194.
La región más migratoria fue Galicia, con casi la mitad del total (por ello los españoles son conocidos como los “gallegos” en muchos países americanos). La sigue Canarias.
La evolución es clara, con un auge hacia 1955 y un rápido descenso que llega hasta lo inapreciable a partir de 1965.
Son emigrantes con unas características medias: varones, adultos, obreros industriales y agricultores. El reagrupamiento familiar cambiará esta situación.
3.1.1. LA EMIGRACIÓN ESPAÑOLA ASISTIDA A ULTRAMAR (1970-1993).
Después de 1970 el bajón es más evidente. Entre 1971 y 1993, la emigración asistida a ultramar es de sólo 88.288 personas, muchas de ellas por reagrupamiento familiar. Últimamente se ha producido un aumento de la emigración (no definitiva) de técnicos, ejecutivos, empresarios, etc., para trabajar y dirigir en las empresas hispanas y europeas en América Latina.
3.2. LA EMIGRACIÓN ASISTIDA ESPAÑOLA A EUROPA (1960-1993).
Se distingue la permanente y de temporada.
3.2.1. LA EMIGRACIÓN ASISTIDA PERMANENTE A EUROPA.
Desde 1955 han emigrado a Europa 1.400.000 españoles, con un apogeo entre 1962 y 1974 (con un bajón por la pequeña crisis de 1967). Galicia y Andalucía aportan el 56% del total. Los destinos son: Suiza, con 590.631, Alemania, con 414.534, Francia, con 296.061. Suman los tres eñ 95% del total. Pero Francia es el primer foco real, con algo más de 400.000, sumando las cifras del tipo “no asistida”. Son adultos jóvenes, varones, muy activos, con contratos de trabajo (industria, construcción), de procedencia industrial y agraria.
3.2.2. LA EMIGRACIÓN ESPAÑOLA DE TEMPORADA ASISTIDA A FRANCIA (1959-1993).
Hay un máximo en 1963-83, con más de 60.000 al año, bajando luego hasta menos de los 10.000 en 1993. Procedían de jornaleros y pequeños propietarios que trabajaban en las tareas agrícolas cíclicas del campo francés (viñedo sobre todo, también hortalizas y frutales, mucho menos la remolacha y el arroz). La disminución de las cifras es engañosa en parte: muchas familias no necesitan la ayuda oficial para la contratación y desplazamiento pues trabajan desde hace decenios en las mismas fincas. Pero también influye que haya competencia de norteafricanos, muchos menos trabajadores españoles disponibles y que los salarios españoles hayan aumentado. Proceden sobre todo de Andalucía (51,8%).
3.3. EVOLUCIÓN RECIENTE Y SITUACIÓN ACTUAL DE LA POBLACIÓN ESPAÑOLA RESIDENTE EN EL EXTRANJERO.
La falta de unas estadísticas homogéneas dificulta su estudio conjunto, aunque permite seguir su evolución en cada país. Se distinguen dos etapas: 1) crecimiento lineal, 2) descenso lineal, debido a la caída de la emigración exterior, del retorno, del envejecimiento (América Latina) y del cambio de nacionalidad (Europa). Es un descenso heterogéneo: Argentina, Uruguay y Francia han descendido hasta un tercio, mientras que Canadá sólo hasta un 80% mientras que Suiza ha aumentado su colonia española (por la difícil nacionalización y por la inclusión de los emigrantes de temporada). La proporción de españoles entre los inmigrantes de cada país ha descendido notablemente, salvo en el caso suizo. Los emigrantes españoles se concentran espacialmente en las zonas de mayor desarrollo socioeconómico: Buenos Aires en Argentina, Montevideo en Uruguay, Sao Paulo en Brasil, Londres en Gran Bretaña, etc.


No hay comentarios: