Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía y Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

miércoles, 6 de abril de 2016

Loa derechos de los animales en el mundo.

LOS DERECHOS DE LOS ANIMALES EN EL MUNDO.
Índice.
La bioética de Adela Cortina.
Dosier: España.


La bioética de Adela Cortina.
La catedrática de Ética en la Universidad de Valencia, Adela Cortina, explica en ¿Tienen derechos los animales? [“El País” (30-VI-2010)]: 
‹‹Las polémicas en torno a los toros, la caza del zorro, el trato a los animales de granja, de laboratorio, las exhibiciones en circos y zoológicos, el cuidado de los animales de compañía, han reavivado desde el último tercio del siglo pasado una pregunta que en el mundo occidental venía planteándose al menos desde el siglo XVIII: ¿tienen derechos los animales?
Así dicho, la respuesta no puede ser hoy más palmaria: sí, claro, tienen los derechos que les conceden las legislaciones de un buen número de países, que cada vez precisan más el trato que debe dispensarse a los animales; un trato que, como mínimo, exige no provocar sufrimiento inútil. Por poner un ejemplo, cualquier investigador sabe que, antes de experimentar con animales, debe cursar un posgrado para aprender cómo tratarlos, presentar su proyecto a un comité ético y seguir el protocolo correspondiente. Está bien claro, pues, que existe este tipo de derechos que se conceden a los animales para protegerles del maltrato.
Sin embargo, la pregunta "¿tienen derechos los animales?" suele referirse a una cuestión más complicada: si tienen un tipo de derechos similar a los derechos humanos, que no se conceden, sino que deben reconocerse. Los derechos humanos son anteriores a las voluntades de los legisladores y les obligan a reconocerlos y encarnarlos en las legislaciones concretas. No es lo mismo conceder un derecho, cosa que podría hacerse o no, que tener que reconocerlo. En esta diferencia nos jugamos mucho.
En cuanto a los hombres -mujeres y varones-, es ya una referencia la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948 que, por primera vez en la historia, reconoce a todos los seres humanos derechos inalienables. Pero, ¿por qué los seres humanos tienen este tipo de derechos?
Ríos de tinta han corrido sobre este asunto tan complejo, pero en este breve espacio tal vez se pueda aventurar una respuesta convincente: porque los seres humanos tienen la capacidad -actual o virtual- para reconocer qué es un derecho y para apreciar que forma parte de una vida digna. Si los demás no se lo reconocen, tienen conciencia de ser injustamente tratados y ven mermada su autoestima. Por tanto, en el caso de que solo los seres humanos tuvieran este tipo de derechos, tendrían total prioridad en cuestiones de justicia. ¿Tienen los animales un tipo de derechos similar?
Como es sabido, en 1977 se proclama una Declaración Universal de los Derechos del Animal, que pretende equipararse a la de 1948. Se compone de 14 artículos, referidos fundamentalmente al derecho a la existencia, a la libertad, a no sufrir malos tratos y a morir sin dolor. ¿Por qué se supone que los animales tienen esos derechos? Las respuestas son diversas.
Tal vez porque Dios se los ha dado, como aseguraba en 1791 el presbiteriano Herman Daggett en su discurso sobre los derechos de los animales, llegando a afirmar: "Y no conozco nada en la naturaleza, en la razón o en la revelación que nos obligue a suponer que los derechos inalienables de la bestia no sean tan sagrados e inviolables como los del hombre".
Tal vez porque tienen capacidad de sufrir, como defiende el utilitarismo, pero aclarando que la capacidad de sufrir no es la fuente de derechos que se reconocen, sino de los que se conceden, como de forma diáfana afirma Peter Singer, que utiliza explícitamente el discurso de los derechos de los animales como arma política, porque no cree que existan, como tampoco los derechos humanos.
Por su parte, Martha Nussbaum asegura que los animales no humanos son "personas en sentido amplio" y por eso tienen derechos, afirmación poco creíble porque resulta imposible detectar en ellos autorreflexión, autoconciencia o responsabilidad, por muchas semejanzas que existan con los seres humanos.
Pero si acudimos, con Tom Regan, a la afirmación de que la vida es un valor que importa respetar, que no se debe maltratar a los seres valiosos, entonces no es necesario apelar a derechos para pedir para un ser respeto y cuidado: basta con que sea valioso.
Un buen cuadro no tiene derechos, pero es pura barbarie destrozarlo, porque tiene un valor. Un bosque hermoso tampoco tiene derechos, pero talarlo es mala cosa, a no ser por proteger algún valor más elevado.
Nos movemos en un mundo de seres valiosos y bueno sería educar en el respeto a lo valioso, en el cuidado de lo vulnerable, tanto más si esos seres tienen capacidad de sufrir. Aunque no puedan tener conciencia de derechos ni de deberes y por eso no se pueda decir que tienen derechos. El analfabetismo en esto del valor es una mala cosa, y una buena educación debería intentar erradicarlo.
Pero también debe enseñar a priorizar, a recordar cómo las exigencias de justicia que plantean los seres humanos están dolorosamente bajo mínimos. Cumplir los Objetivos de Desarrollo del Milenio, que se propusieron en 2000. Proteger los derechos de los seres humanos es una tarea prioritaria.››

Dosier: España.
Los derechos de los animales se abren paso en España, al tomar conciencia la inmensa mayoría de la población de la crueldad de algunas prácticas sociales, que pese a su larga tradición no tienen cabida en la sociedad moderna,
Rosario G. Gómez, avisa que La cárcel espera al maltratador de animales [“El País” (24-X-2015)]:
‹‹Lo dice la ley: los animales tienen entidad física y psíquica, sienten dolor y acusan la violencia como cualquier ser vivo. Y el Código Penal lo remacha al imponer penas de hasta 18 meses de prisión a quien maltrate a un animal doméstico, amansado o que no viva en estado salvaje. Hasta ahora ningún condenado por este tipo de delitos había pisado la cárcel, aunque el historial de sentencias condenatorias es amplio y variado.
Ejemplos: un vecino de Lleida ató al parachoques trasero de su coche a su perro, lo arrastró a toda velocidad durante 700 metros y lo arrojó a un puente. Reconoció los hechos, pagó una multa de poco más de 2.000 euros y aceptó una pena de seis meses de prisión que, al no tener antecedentes, esquivó. En Madrid, cinco obreros fueron sancionados con una multa de 180 euros cada uno por matar a palos a dos gatos. En Toledo, un hombre fue condenado a siete meses y medio de prisión —aunque tampoco acabó entre barrotes— por matar a dos galgos. En su defensa dijo que desconocía que ahorcar animales fuese delito y que su abuelo lo había hecho toda la vida. Pero el juez fue inflexible. “Si bien es cierto, por desgracia, que se trata de una práctica muy extendida en parte de la España aún profunda” son actos que “repugnan por su crueldad”.
Tan aberrantes resultan estas salvajadas que los jueces parecen decididos a encarcelar a sus autores. La magistrada del Juzgado de lo Penal número 8 de Palma María Jesús Campos Barciela tiene el mérito de ser una pionera. Ha ordenado el ingreso en prisión de un hombre que mató a palos a su caballo, llamado Sorky das Pont, por haber fallado una carrera en el hipódromo. El dueño del trotón aceptó la pena —ocho meses a la sombra— pensando quizá que nunca llegaría a pisar el centro penitenciario. Pero, dado que tenía antecedentes, la juez no aceptó sustituir la prisión por trabajos comunitarios o una multa. “Hay que ser enérgico” frente a conductas “consideradas socialmente como graves”, sostiene la magistrada.
La sentencia argumenta el suceso de manera lapidaria. “La muerte atroz” del caballo “es una aberración del siglo XXI” y “la indignación ciudadana mallorquina está justificada y es legítima”, observa. Y remarca: “La muerte a palos, en humanos y en animales, es una de las más angustiosas, lo cual es de público conocimiento, y además puede ser no inmediata sino producir una agonía que puede durar varios minutos como mínimo, por lo que es evidente que menospreció la vida del caballo, solo porque se enfadó por la mala carrera de Sorky”.
Las asociaciones dedicadas a la defensa de los animales han encontrado en la juez Campos una gran valedora de su causa. Y no les falta razón. Hace pocas semanas acordó el encarcelamiento de un hombre condenado a un año de prisión por dejar morir de hambre a su perro. El reo está a la espera de que se resuelva su recurso. Sorky ha marcado el camino.››

Fuentes.
Internet.
[http://worldanimal.net/] Web que fomenta el respeto a los derechos de los animales.
Documentales.
[https://www.youtube.com/user/AssociationL214] Una asociación francesa que realiza documentales sobre la crueldad en los mataderos franceses.

[https://www.youtube.com/watch?v=LzvsS17ptzE]  Abattoir made in France-Alès. Estremecedor documental sobre un matadero en Alès (Francia).

Libros.
Cortina, Adela. Las fronteras de la persona. El valor de los animales, la dignidad de los humanos. Taurus. Madrid. 2009. 240 pp. La autora es catedrática de Ética en la Universidad de Valencia.

Artículos.
Cortina, Adela. ¿Tienen derechos los animales? “El País” (30-VI-2010) 
Redacción. Botsuana vetará safaris de elefantes como el del Rey. “El País” (30-XI-2012) 40. Desde 2014 se prohibirán los safaris de caza de grandes animales salvajes.
García, David; Mouzo, Jessica. Al circo sin domadores. “El País” (30-X-2013) 30-31. Bolivia y Grecia, y Cataluña y muchos municipios en España prohíben la utilización de animales en espectáculos de circo.
Altares, Guillermo. Dividir la compasión. “El País” Ideas (15-V-2016). El debate ético sobre el consumo de carne.
Verdú, Daniel. ¿Son necesarios los zoológicos? “El País” (29-IX-2016). Grandes ciudades, como Barcelona, debaten sobre el futuro de los zoos, cuestionados por los animalistas y defendidos por los científicos.

Altares, Guillermo. Derecho animal. “El País” Ideas (13-XI-2016).

Dosier: España.
Artículos.
García, David; Mouzo, Jessica. Al circo sin domadores. “El País” (30-X-2013) 30-31. Bolivia y Grecia, y Cataluña y muchos municipios en España prohíben la utilización de animales en espectáculos de circo.
Mumbrú, Jordi. Entidades animalistas recompensan a quien denuncie casos de maltrato. “El País” (28-VII-2014) 32. Crece la conciencia cívica en España, con recompensas.
Ansede, Manuel. Los animales no son cosas. “El País” (3-VI-2015) 24. Filósofos, etólogos y juristas denuncian el anacrónico estatuto jurídico de los animales en España. La editorial Marcial Pons publica El derecho de los animales
Manresa, A.; Planelles, M. Mano dura contra el maltrato animal. “El País” (23-X-2015) 24. Las primeras penas de prisión para maltratadores. Un mallorquín que mató a golpes a su caballo, otro que dejó morir de inanición a su perro.
Gómez, Rosario G. La cárcel espera al maltratador de animales. “El País” (24-X-2015) 12.
Lindo, Elvira. Hermano caballo. “El País” (24-X-2015).
Manresa, A. Encarcelado un hombre que dejó morir de hambre a su perro. “El País” (29-X-2015) 26.
Ansede, Manuel. España sometió 62.000 veces a animales a experimentos científicos con ‘dolor severo’. “El País” (4-XII-2015) 36.
García, Jesús. Compartir el perro cuando acaba el amor. “El País” (10-X-2016). Los divorcios empujan a un aumento de los casos de tenencia conjunta de animales domésticos.
Mediavilla, Pablo. Los últimos días del silvestrismo. “El País” (6-XI-2016). La ancestral práctica de la caza de aves salvajes, los fringílidos (jilgueros, pardillos, verderones y verdecillos), para educar su canto choca con la normativa europea que la prohíbe. En España hay 40.000 aficionados que ahora sienten la amenaza del expediente abierto por la Comisión Europea.
Cuesta, Sara. Mi mascota manda más que yo. 1. El boom: una industria imparable. “El País” Semanal 2.097 (4-XII-2016).
Hervás, Marta. Mi mascota manda más que yo. 2. El debate: sentimientos animales. “El País” Semanal 2.097 (4-XII-2016).
Santana, Txema. Peleas de gallos: ganar o morir. “El País” (14-I-2017). Las peleas de gallos son legales en Canarias, donde crece la afición pese a las críticas por su brutalidad.
Amón, Rubén. El lobo es un hombre para el hombre. “El País” (8-II-2017).

Casteleiro, Rodrigo. La crueldad sin fin de los criaderos ilegales de perros. “El País” (19-II-2017). De dónde vienen las mascotas que se venden en España. Colectivos animalistas y particulares denuncian prácticas irregulares.

Dosier: El debate sobre la tauromaquia en España.
Editorial. Paren el Toro de la Vega. “El País” (14-IX-2015) 12.
Gálvez, J. L. Castilla y León veta lancear y matar al Toro de la Vega. “El País” (20-V-2016).
Editorial. Adiós al Toro de la Vega. “El País” (20-V-2016).
Ruiz Mantilla, Jesús. Los toros, ante su peor cornada. “El País” (21-VII-2016). La muerte por cogida del torero Víctor Barrio exacerba las posturas favorables y contrarias al toreo. Dos filósofos, un científico y un ganadero analizan la situación.
Mosterín, Jesús. Ocho jueces sin piedad. “El País” (1-XI-2016). La justicia que protege la tauromaquia.
Rincón, R. El Estado tiene potestad para proteger las corridas ‘aunque causen rechazo’. “El País” (9-XI-2016). El Tribunal Constitucional considera que las leyes estatales son superiores a las autonómicas.

Ormazabal, Mikel. Un juez anula la prohibición de los toros que aprobó Bildu en San Sebastián. “El País” (9-XI-2016).