Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía y Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

viernes, 19 de agosto de 2016

CS 2 UD 10. El imperio de los Austrias.

CS 2 UD 10. EL IMPERIO DE LOS AUSTRIAS.
1. El Imperio universal: Carlos I.
2. El Imperio hispánico: Felipe II.
3. Economía y sociedad hispánica en el siglo XVI.
4. El siglo XVII: el declive del imperio.
5. Crisis social y económica del siglo XVII.

ÍNDICE AMPLIADO.

INTRODUCCIÓN.

1. CARLOS I DE ESPAÑA, V DE ALEMANIA (1516-1556).  
El imperio de Carlos V.
LA POLÍTICA INTERIOR.
Comune­ros y Germanías: nacio­nalismo y revuelta social.
El gobierno.
El auge económico.
LA POLÍTICA EXTERIOR.
Las guerras en el Mediterráneo.
Las guerras con Francia.
Las guerras en Alemania.

2. FELIPE II (1556-1598).
LA POLÍTICA INTERIOR.
La reacción conservadora.
El gobierno autoritario.
La política económica.
LOS CONFLICTOS INTERNOS.
La rebelión morisca (1565-1568).
La rebelión de los Países Bajos (desde 1566 a 1648).
La anexión de Portugal (1580).
La revuelta de Aragón (1591).
LA POLÍTICA EXTERIOR.
La guerra con Francia.
La guerra en el Mediterráneo.
La intervención en las gue­rras de religión de Francia.
La guerra con Inglaterra.
EL FIN DEL REINADO.

3. FELIPE III (1598-1621).
LA POLÍTICA INTERIOR.
El gobierno de los validos.
La expulsión de los moriscos.
La decadencia económica y social.
LA POLÍTICA EXTERIOR.
El pacifismo.

4. FELIPE IV (1621-1665).
LA POLÍTICA INTERIOR.
El gobierno de los validos.
Los programas fallidos de re­forma.
La gran crisis de 1640.
POLÍTICA EXTERIOR.
La guerra de los Treinta Años y la guerra con Francia.
EL FINAL DEL REINADO.

5. CARLOS II (1665-1700).
LA POLÍTICA INTERIOR.
La regencia (1665-1675): Mariana de Autria, Nithard, Va­len­zuela.
El reinado (1675-1700): Juan José de Austria, Medi­naceli, Oropesa. El neoforalismo.
El auge de la nobleza.
La crisis en su abismo (1665-1680) y la recuperación demo­gráfi­ca y económica desde 1680.
LA POLÍTICA EXTERIOR.
Las guerras con Francia.
EL CAMBIO DE DINASTÍA.

6. CARACTERÍSTICAS GENERALES DE LA ESPAÑA DE LOS AUSTRIAS.
LA SOCIEDAD ESTAMENTAL.
La población.
La estructura social en estamentos: nobleza, cle­ro, bur­guesía, campe­si­na­do.
La decadencia social.
La religión.   
LA ORGANIZACIÓN POLÍTICA.
La estructura política.
Del autoritarismo regio a los vali­dos.
Los funcionarios.
El ejército y la armada.
La Hacienda pública.
LA ECONOMÍA.
Una periodización de la evolución económica.
La agricultura y la Mesta.
La artesanía y el comercio.
El sis­tema monetario.
El impacto de los metales preciosos de América.
LA CULTURA Y LAS ARTES.
Las letras.
Las ciencias.
Las artes.


La UD se desarrolla con un orden cronológico tradicional, una división por reinados, pues tiene la ventaja de que es muy clara y que la mayoría de los manuales la siguen. Al final, empero, se dará una visión general de los aspectos sociales, políticos, económicos y culturales.
Un resumen.
Las bases de la época moderna se sentaron en el reinado de los Reyes Católicos, cuando se forjó la unidad del país en una monarquía nacional y autoritaria, pero con una unión sólo dinástica, manteniendo cada Estado sus leyes e instituciones.
Durante los siglos XVI y XVII, España, gobernada por los Austrias (también llamados los Habsburgo), recorre su ciclo hegemónico en el mundo y acaba solo en potencia de segundo orden. Un contraste claro, pues, entre el apogeo del siglo XVI y la decadencia del siglo XVII. El largo periodo de los Austrias españoles es decisivo para nuestra historia: desde el apogeo a la decadencia, desde la creación del primer gran imperio mundial de la historia hasta la caída a potencia menor, desde las grandes esperanzas hasta la miseria.
En poco más de un siglo, la recién unificada Corona hispana se convirtió en un vasto imperio; un imperio en el que, como se decía en tiempos de Felipe II, “nunca se ponía el sol”. Esta primera parte del reinado de los Habsburgo constituyó así el periodo dorado de la monarquía española. Carlos I y Felipe II hicieron del trono hispano y de su Corte el punto de referencia de los demás Estados europeos. Pero la unidad del imperio estaba vinculada a los éxitos militares, y en el momento en que la suerte comenzó a resultar adversa se inició su desmembramiento. Desde Felipe III el poder español menguaba, a la par que la Corona perdía el prestigio de antaño. La decadencia inició un camino sin retorno que tuvo como triste colofón el reinado de Carlos II el Hechizado, antesala de la Guerra de Sucesión, del ascenso de los Borbones y de la liquidación de los dominios hispanos en Europa.
Durante la mayor parte del siglo XVII la economía española se hundió en una profunda decadencia, manifestada en la insolvencia de la Hacienda pública por las grandes deudas con los prestamistas extranjeros, los impuestos excesivos, las frecuentes bancarrotas, la emisión de moneda inflacionaria de baja calidad (el vellón de plata con una fuerte proporción de cobre); la persistencia de malas cosechas con sus consecuencias de hambre y peste, y el abandono de la agricultura en la Meseta; la expulsión de los moriscos, que eran un grupo de agricultores muy activos y especializados; la decadencia de las ciudades industriales y comerciales de Castilla y Andalucía; la disminución de la llegada de metales preciosos americanos y el correlativo descenso de la demanda de productos hispanos por los colonos americanos. Así pues, España, que protagonizó la apertura del Viejo Mundo hacia América, quedó rezagada del impulso económico que generó, por primera vez en la historia, un mercado a escala mundial.
Por contra, la primera mitad del siglo XVII fue el culmen del Siglo de Oro, la cima de la cultura barroca española, sobre todo en los campos de la literatura y el arte.

1. CARLOS I DE ESPAÑA, V DE ALEMANIA (1516-1556).

Retrato del emperador Carlos V con perro
El Emperador Carlos V con perro. Retrato de Tiziano. Col. Museo del Prado, Madrid.

Carlos de Habsburgo (1500-1558), nacido en Gante (Flandes) y fallecido en Yuste (Extremadura), marca su época con su personalidad e ideales.
La primera mitad del siglo XVI, la época de Carlos V como emperador de Alemania (1519-1558) y Carlos I en su faceta de rey de España (1516-1556), corresponde al cenit de la hegemonía hispana, aunque sea indispensable deslindar lo propiamente español dentro del imperio.
Es evidente que España se vio sometida a exigencias dinásticas (supremacía de la Casa de Austria en Europa), pero también que la hegemonía española (conquista de América -Cortés en México, Pizarro en Perú, Almagro y Valdivia en Chile; vuelta al mundo de Magallanes y Elcano; monopolio de los metales preciosos indianos; expansión económica del siglo XVI) favorece que asuma la responsabilidad del liderazgo.
La expansión económica general, pues la época de Carlos I es de auge demográfico, monetario, financiero, agrícola, industrial, es paralela al intento de un imperio universal en Europa y las Indias, y a un liberalismo ideológico basado en el humanismo erasmista que promueve una solución pacífica y dialogada al conflicto ideológico y religioso del Renacimiento y de la Reforma protestante. Pero fue un intento abortado por la oposición de poderosos grupos sociales de ideología conservadora.

El imperio de Carlos V.
En 1516 la muerte del rey Fernando el Católico sorprendió a su nieto, el joven Carlos, en Gante.
Flamenco de nacimiento, Carlos se convirtió, por efecto de la combinación de unas fabulosas herencias familiares, en señor de un extenso imperio.
Junto a los reinos de Castilla, Aragón y Navarra, con sus respectivas posesiones en América (limitadas entonces al Caribe y algunos puntos en el continente), en el Norte de África (Melilla, Orán, Argel, Bugía, Trípoli…) e Italia (Nápoles, Sicilia, Cerdeña), heredados de sus abuelos maternos, los Reyes Católicos, recibió de su abuelo paterno, Maximiliano de Habsburgo, el patrimonio de la casa de Austria (el derecho preferente al Imperio, más el dominio de Austria, Estiria, Carintia, Carniola, Sundgau), y de parte de su abuela paterna, María, los territorios de la casa de Borgoña, que si bien excluían al propio ducado borgoñón, sí incorporaban los Países Bajos, Luxemburgo, Artois y el Franco-Condado entre otros territorios.
En 1519 Carlos I fue elegido emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, como Carlos V. Era un título más que un poder, pero conseguía así la supremacía “ideológica” sobre la Europa Central y se convertía en el mayor poder de Europa desde la época de Carlomagno.

El imperio europeo de Carlos V (dominaba los territorios en color, aunque en el Imperio Germánico ejercía una soberanía muy limitada).

LA POLÍTICA INTERIOR.
En el interior la represión de los prontos conflictos de las Comunidades en Castilla y las Germanías en Valencia y Mallorca, implicó la derrota de los intereses e ideales “burgueses” y la victoria de la aristocracia terrateniente, estructurada jerárquicamente por el propio Carlos I, que reforzó su poder socioeconómico en alianza con la Corona. Joseph Pérez (1982) remarca en la monarquía de los Habsburgo el predominio de la aristocracia: «la fuerza social que representa la aristocracia terrateniente, que ha salvado la Corona en ambos casos. En la sociedad española del quinientos, los elementos burgueses estarán siempre marginados; nunca podrán contrarrestar la enorme influencia y el prestigio del estamento nobiliario.» [Pérez, en Tuñón. 1982. V: 181-182.]

Comuneros y Germanías: nacionalismo y revuelta social.
La rebelión de las Comunidades de Castilla fue la gran crisis interna de la monarquía.
A principios del reinado de Carlos I había una fuerte tensión social entre la aristocracia, el campesinado y la burguesía, al tiempo que surgía un impulso económico de la expansión americana y la ola de prosperidad europea. El patriciado de la burguesía y el resto de las clases sociales urbanas, que habían conseguido un nivel de desarrollo sin parangón en la historia española, necesitaban un Gobierno cercano, defensor de sus intereses, sobre todo en lo referente a los impuestos. Principalmente reclamaban una menor presión fiscal y una mejor administración, “el buen Gobierno”. Eran algunas de las demandas clásicas de todas las revoluciones burguesas. Y en 1520 la situación era explosiva.
Ante la pretensión de Carlos I de elevar los subsidios para costear su coronación imperial y el creciente dominio de funcionarios extranjeros, las ciudades castellanas se alzaron en armas en la guerra de las Comunidades (1520-1522). La derrota de los sublevados comuneros en la batalla de Villalar (1521) fue seguida de la inmediata decapitación de sus líderes Padilla, Bravo y Maldonado, y por la toma de las ciudades rebeldes de Valladolid, Ávila, Toro, Zamora, Salamanca y, finalmente, Toledo.
Joseph Pérez [Pérez. 1970: 451-508.] considera que la revolución comunera fue para las clases urbanas una oportunidad histórica, según las tesis que ya sostuvieron Larraz, Reglá y Soldevila. Fue un intento de configurar una estructura política y económico-social favorable a sus intereses, aunque también secundariamente se mezclaron algunos grupos rurales, clericales y de otro signo ideológico o interés material. Pero la desunión y los radicalismos, la falta de un programa reformista moderado y moderno [González Alonso. 1981: 7-56.] que aunase en su torno los suficientes apoyos, llevaría al movimiento a enfrentarse con la aristocracia dominante en el Sur y a perder el apoyo de los grandes mercaderes del Norte. Aislada, la revuelta debía sucumbir. La batalla de Villalar fue sólo un encuentro menor (tal vez no hubo ni un muerto en el ejército real), pues la batalla estaba perdida de antemano. La derrota de esta revolución marcó el sesgo futuro de los acontecimientos, porque si por una parte su derrota era inevitable por la debilidad de aquellas clases urbanas en medio de una España predominantemente rural y nobiliaria, por otro lado su derrota significó la consolidación de la alianza Corona-Nobleza que antes referíamos, que se perpetuó hasta la quiebra del Antiguo Régimen. Desde este momento la aristocracia comprendió que incluso una monarquía fuerte y absolutista era preferible a un Estado de modelo burgués.
Así, el modelo de Estado y Sociedad en España se consolidara como antagónico a los intereses urbanos, constantemente preteridos a los de la nobleza, la Iglesia y una monarquía con vocación universal. Fue la primera gran oportunidad perdida por el país para seguir el camino de las sociedades burguesas del Norte de Europa. Dentro de Castilla los futuros movimientos burgueses de cambio serían sólo reformistas, de un cariz ideológico lleno de utopismo (como lo sería el arbitrismo), mientras que en la periferia (sobre todo en Cataluña), adquirirían un carácter foral y nacional, una voluntad de ser independientes y autónomos frente a un poder central demasiado absolutista, corrupto, conservador y "feudalizante" para llevar adelante el programa reformista de "buen gobierno" que necesitaban las clases urbanas de la periferia.
Este planteamiento no es unánimemente aceptado. Zagorin [Zagorin. 1982: 301-325.] considera la revolución de los Comuneros de 1520 como «la mayor rebelión urbana de la Edad Moderna europea». Para Menéndez Pelayo y Gregorio Marañón es el último hito de la Edad Media, un intento de reivindicar los privilegios medievales del patriciado urbano, una tesis que comparte Chaunu. En cambio, Menéndez Pidal reivindica su carácter republicano y su «profundo deseo de innovación en las instituciones políticas del país» y Maravall la define como «la primera revolución de carácter moderno en España y probablemente en Europa», una tesis compartida por J. Pérez y Gutiérrez Nieto. Elliott escribirá desde una posición muy crítica, a caballo entre las otras dos: «La revuelta de los Comuneros... fue una empresa confusa que carecía de cohesión y un propósito bien definido, pero que al propio tiempo expresaba hondas quejas y un ardiente sentimiento de indignación nacional.» [Elliott. 1965: 158-159.] Era una revuelta tradicionalista, poseída de una línea contra y no a favor de un objetivo. Y este carácter negativo, poco o nada social por su excesiva moderación en esta vertiente, demasiado político y poco constitucional a la vez para ser suficiente, necesariamente debía llevarla a la derrota.

Las revueltas de las Germanías tuvieron un cariz social más acusado. Entre 1519 y 1523 Valencia y Mallorca vivieron el estallido revolucionario, en el que la pequeña burguesía y el campesinado se unieron contra la nobleza. La intervención de los ejércitos reales acabó con ellas y los líderes rebeldes perecieron por asesinato, caso de Joanot Colom en Mallorca), o por ejecución, como ocurrió con Joan Crespí en Mallorca y con Joan Llorenç y Vicent Peris en Valencia.
Sobre las Germanías de Valencia y Mallorca la tesis más aceptada es que fue «un movimiento popular cuyo significado no fue político sino social; expresión del descontento del proletariado y aun de las clases medias urbanas contra la nobleza.» [Domínguez Ortiz. 1983: 201. Lo mismo en Duran, 1982.] Y si fueron derrotadas no fue por su debilidad interna como por su aislamiento en el seno de una España dominada por la monarquía absoluta. Era una máquina revolucionaria y sangrienta, muy alejada de la moderación de los comuneros y en estas condiciones la burguesía abandonó el movimiento muy pronto, pudiendo capear así mejor las consecuencias de la posterior e implacable represión.

El gobierno.
Carlos I gobernó apoyado en sus secretarios y en los Consejos, delegando su poder en su familia, primero en su esposa Isabel de Portugal y después en su hijo Felipe.
La nobleza acaparó la mayor parte de los cargos administrativos importantes, pero la clase media de funcionarios también creció. El emperador confió los asuntos castellanos a su secretario Cobos, mientras que los asuntos imperiales quedaban para el cardenal Granvela. Era un equipo “erasmista”, partidario del pactismo, para constituir un imperio más ideológico que militar.
Se organizó el imperio colonial con la creación del Consejo de Indias y de los virreinatos de Nueva España (México) y del Perú.
El emperador promovió numerosas obras que presentaran su grandeza al pueblo, y destaca en especial su palacio en Granada.


El Palacio de Carlos V en Granada.

El auge económico.
El reinado de Carlos I fue una época próspera: la población experimentó un fuerte aumento, con el crecimiento de la demanda y de la producción, la moneda fuerte de oro y el enriquecimiento de la burguesía. La entrada masiva de metales preciosos americanos y la demanda de los colonos americanos impulsaron la demanda y la producción de trigo, vino, aceite, armas, barcos, tejidos... con lo que la agricultura, la industria y las finanzas vivieron una época de auge.
Sevilla fue la capital económica del país, con 100.000 habitantes, que vivían del monopolio del comercio americano en la Casa de Contratación, la industria textil y naval, el arte y la cultura. Barcelona, en cambio, con sólo 30.000 habitantes, vivió del mucho menos boyante comercio mediterráneo.
Pero había un anuncio de los graves problemas del porvenir. Las herencias territoriales que hicieron de Carlos V señor de un extenso imperio, supusieron al final un duro golpe para la modesta economía de Castilla. Aquel imperio, en efecto, requería una serie de atenciones inexcusables a las que debía responder el reino castellano: los viajes imperiales y, sobre todo, las guerras. Junto a un aumento de la presión fiscal, el monarca recurrió a los grandes banqueros extranjeros a fin de que, con la garantía de las fantásticas riquezas del nuevo continente, aportaran las sumas necesarias para el mantenimiento del imperio. Por otra parte, si bien en un principio la llegada de metales preciosos desde América estimuló la economía, a la larga fueron los comerciantes e industriales extranjeros quienes se beneficiaron del nuevo mercado abierto al otro lado del océano.

LA POLÍTICA EXTERIOR.
Pese al renombre del título, el Sacro Imperio carecía de cohesión (príncipes alemanes casi independientes; naciente protestantismo): la consolidación de las posesiones imperiales y el establecimiento de la hegemonía de la Casa de Austria requería un notable esfuerzo militar, por lo que la política exterior de Carlos V estuvo desligada de los intereses de los reinos hispánicos. Castilla costeó las campañas de un emperador que sólo al final de su vida se sintió español, y que dedicó la mayor parte de su tiempo y sus esfuerzos a controlar los movimientos de disgregación de su Imperio, y sobre todo a luchar contra sus enemigos naturales, el frente anti-imperial formado por Francia, Turquía y los príncipes alemanes protestantes, empeñados estos en impedir la conversión del Imperio en una monarquía absoluta. Aspiró primero a la universitas christiana, para acabar defendiendo sólo la idea del Imperio como fuerza hegemónica en Europa, a través de las dos ramas de los Habsburgo, la española con su hijo Felipe II y la austriaca con su hermano Fernando I.

Las guerras en el Mediterráneo.
Carlos V luchó contra los turcos, dirigidos por Solimán II, que atacaban al Imperio por la cuenca del Danubio, y contra los berberiscos (encabezados por los hermanos Barbarroja), cuyas acciones de piratería hacían de los viajes por el Mediterráneo una aventura demasiado arriesgada, donde el emperador alcanzó un gran triunfo con la conquista de Túnez (1535), pero sufrió un desastre en Argel (1541).

Las guerras con Francia.
Carlos V luchó contra el rey de Francia, Francisco I, con quien disputó la hegemonía en Europa, y en especial en la península italiana, donde Carlos se anexionó el Milanesado para controlar el norte.
Francisco I (1515-1547), fue el principal opositor de Carlos V. Le disputó la corona imperial y ya en 1521 intentó apoderarse de Navarra. En 1524 invadió el norte de Italia, siendo derrotado decisivamente en la batalla de Pavía (1525), en la que el propio rey francés fue capturado y al que se le impuso el Tratado de Madrid, que devolvía Borgoña a Carlos. Pero el francés incumplió y reanudó la guerra en 1527, aliado con otras potencias, aunque tuvo que pactar la paz de Cambrai (1529). De nuevo se alió contra Carlos con la Liga de Esmalkalda (1531) y luego con los turcos (1542), hasta que firmó la paz de Crépy (1544). Hubo en total cuatro guerras, llegándose a una situación de equilibrio, pero con la hegemonía italiana en manos de los Austrias. Su sucesor en el trono de Francia, Enrique II, volvió a la guerra, que seguiría hasta el reinado de Felipe II.

Las guerras en Alemania.
Carlos V tuvo que hacer frente al movimiento protestante de la Reforma, en el que se escudaron muchos de los príncipes alemanes (agrupados en la Liga de Esmalcalda) para oponerse al poder del emperador. Tras varios intentos frustrados de conciliación y del primer fracaso del Concilio de Trento, la lucha empezó en 1546, pero a pesar de su victoria en la batalla de Mühlberg (1547), tuvo finalmente que claudicar (Paz de Augsburgo, 1555).

LA LIQUIDACIÓN DEL IMPERIO CAROLINO.
La derrota en Alemania precipitó la renuncia de Carlos a sus dominios en 1556, divididos, no sin reluctancia, entre su hermano Fernando (que recibió el Imperio y oficialmente los dominios de Austria, estos ya de facto en sus manos desde 1519) y su hijo Felipe II, que recibió el resto, con las Coronas de Castilla, Aragón, los dominios de la Casa de Borgoña y el Milanesado. Carlos se retiró al monasterio español de Yuste, donde falleció en 1558.

2. FELIPE II (1556-1598).


Felipe II. Retrato por Sánchez Coello. Col. Museo del Prado, Madrid.

Felipe II (1527-1598), rey de España (1558-1598), marca la segunda mitad del siglo XVI, en la que se inicia un repliegue: el imperio universal cede paso al imperio hispánico. La herencia de Carlos I despojó a Felipe II de las posesiones austriacas y de la corona imperial, pero le dio a cambio un reino más compacto, aunque debía afrontar una serie de problemas:
-Religiosos: el conflicto entre la Reforma y la Contrarreforma, evidente en los Países Bajos y los núcleos protestantes hispanos, así como el problema morisco.
-Estratégicos: el problema de los desperdigados dominios de la Casa de Borgoña y la pugna con Francia, Inglaterra y Turquía.
-Internos: la institucionalización de un poder centralizado en una Corona de múltiples reinos; el inicio de la decadencia económica por las cargas fiscales de la política exterior.
En el caso de Felipe II la historiografía tradicional ha considerado que el ideal religioso de un reino cristiano fue el fundamento de su política, aunque la más moderna comienza a considerar la opción dinástica de defender el poder de su monarquía.
El Concilio de Trento (1546-1563) no resolvió la crisis religiosa: la radicalización de posiciones entre católicos y protestantes condujo a las guerras de religión en una Europa que se escinde en dos bloques antagónicos, y la España de Felipe II asumió la jefatura de los católico y España volcó sus tesoros y soldados en los conflictos religiosos europeos.

LA POLÍTICA INTERIOR.
La reacción conservadora.
En el interior el creciente conservadurismo provocado por la amenaza protestante y turca se plasma en un estricto control sobre los grupos heterodoxos del interior, los protestantes, los moriscos y los criptojudíos, mediante un aumento del poder de la Inquisición, reflejado en los autos de fe; en la “impermeabilización” política e ideológica del reino, manifiesta en la prohibición de importación de libros y de realizar estudios en el extranjero; en la inflexibilidad del poder, sustituyendo al equipo “erasmista” y pactista de Antonio Pérez por el equipo “albista” del duque de Alba, reaccionario y militarista; en el triunfo como ideología de la Contrarreforma el neoescolasticismo (los padres Vitoria y Suárez), que sustituye al erasmismo.
Este viraje ideológico de Felipe II, patente hacia 1570, forja la realidad histórica de España: la fidelidad a los principios de la Contrarreforma, consustanciales a la hegemonía de los Habsburgo en Europa y España, exigieron fatalmente el inmovilismo ideológico, político, social y económico. En contraste con el ideal de vida burgués, que triunfa en el norte de Europa, en España arraiga el ideal señorial, más apegado al consumo que a la producción.

El gobierno autoritario.
El de Felipe II era un gobierno autocrático, dirigido personalmente por el rey, apoyado por sus secretarios y los Consejos especializados. La capital se estableció en Madrid, cerca de la cual se levantó el monumental conjunto  del Monasterio de El Escorial, en el que residió el rey gran parte del tiempo, dedicado a controlar minuciosamente la inmensa documentación de los países que gobernaba.
Las Cortes perdieron gran parte de su poder efectivo. El absolutismo pues, que se había forjado en los reinados de los Reyes Católicos y de Carlos I, se consolidó con Felipe II, que convocó pocas veces a las Cortes, siempre movido por sus necesidades financieras.


El Monasterio de El Escorial.

La política económica.
Se abandonó la moneda de oro de Carlos I por la moneda de plata, más abundante después de los últimos descubrimientos mineros americanos (principalmente en Potosí del Perú). La financiación de la costosa política exterior mediante préstamos de la banca extranjera y el pago de la enorme deuda consiguiente provocaron que se gravara con fuertes impuestos la economía castellana, en especial sobre las clases productivas, mientras que la nobleza y el clero salían relativamente bien librados. La inflación y la debilidad productiva española dificultó la competitividad y el país se abrió la importación masiva de productos extranjeros.
Las sucesivas bancarrotas de la Hacienda en 1557, 1575 y 1596 hundieron a muchos prestamistas y afectaron al crédito y el comercio. La bancarrota financiera atrapó a los monarcas en préstamos que se fueron acumulando a intereses usurarios. El final del ciclo de auge económico se ha datado en 1575 y al final del reinado la pobreza era evidente en todo el país, provocando hambres y pestes.
Excepciones fueron Sevilla, muy favorecida por el monopolio comercial, y Barcelona, donde a partir de 1560 la actividad comercial se reanimó en la ruta entre Sevilla y Génova, aunque el crecimiento de la ciudad se truncó con el aumento del bandidaje y finalmente la guerra civil de 1640.

LOS CONFLICTOS INTERNOS.
La rebelión morisca (1568-1570).
La sangrienta rebelión de los moriscos de las Alpujarras afectó a un pequeño territorio, pero tuvo graves efectos sobre el reinado, incrementando su intolerancia. Muchos de los moriscos granadinos fueron diseminados en el resto del reino.

La rebelión de los Países Bajos (desde 1566 a 1648).
En el norte de Europa, Flandes se convirtió en un problema cada vez más acuciante: la sublevación protestante (1567), reprimida con dureza por el duque de Alba, no pudo ser sofocada por él y sus sucesores (Juan de Austria, Requesens y Farnesio), pese a varios éxitos militares en las batallas o asedios de Mons, Haarlem, Gembloux, Maestricht… Quedó desligado el norte protestante de la Unión de Utrecht, y nacieron las Provincias Unidas de los Países Bajos (1579), de las que Holanda fue la mayor, que mantuvieron la guerra, salvo la Tregua de los Doce Años (1609-1621), hasta su definitiva independencia en 1648, gracias a su poderío marítimo, comercial y financiero. Era una victoria que ha sido visto por muchos historiadores como prueba de la superioridad del calvinismo burgués nórdico sobre el catolicismo señorial mediterráneo.
Alejandro Farnesio, general de Felipe II, tras lograr la unión del sur católico (la futura Bélgica) de los Países Bajos en la Unión de Arras (1579), estuvo a punto de someter hacia 1580-1590 a las rebeldes Provincias Unidas, pero el paralelo conflicto con Inglaterra y Francia (sobre todo la intervención en ésta en los años 1590) y la falta de una Hacienda lo bastante rica para soportar el enorme y permanente costo bélico le impidió rematar su campaña y en los años 1590 los rebeldes consolidaron sus posiciones.
Al final del reinado, Felipe II intentó solucionar el conflicto otorgando la soberanía sobre los Países Bajos a su hija Isabel, pero años después, tras la muerte sin descendencia de esta, volvió el territorio a Felipe III.

La anexión de Portugal (1580).
En 1580 la muerte del último rey portugués, Enrique, permitió la unidad peninsular. Felipe era el mejor candidato legal, por ser hijo de Isabel de Portugal, pero hubo un bando nacionalista, sobre todo apoyado en las clases populares, que promovía a un pretendiente bastardo, Antonio. La invasión de los tercios del duque de Alba, que tomó Lisboa, y de la flota del Marqués de Santa Cruz, que tomó las islas Azores, impuso los derechos de Felipe, apoyado por la nobleza y la burguesía mercantil en las Cortes de Thomar (1481). Desde entonces Felipe II acumuló el más extenso aunque efímero imperio colonial que ha visto la Historia, al incluir entonces Brasil y gran parte de los mejores puertos del África Negra y sur de Asia.
El imperio de Felipe II a partir de 1580 (los límites de las zonas están muy exagerados, porque en muchos lugares sólo se dominaban los enclaves costeros).


La revuelta de Aragón (1591).
En 1591 estalló el conflicto conocido como alteraciones de Aragón. El secretario de Felipe II, Antonio Pérez, procesado por el rey, se refugió en Aragón, acogido por las instituciones y por el Justicia Mayor. Felipe II recurrió al ejército para sofocar el motín y mandó ejecutar al Justicia Mayor, Lanuza. Pero respetó en lo esencial las leyes aragonesas.

LA POLÍTICA EXTERIOR.
Felipe II, al igual que su padre, tuvo que realizar un esfuerzo continuo por conservar sus posesiones. Los frentes bélicos se multiplicaron, y las campañas militares sangraron demográfica y económicamente al país.

La guerra con Francia.
Fueron aplacadas las aspiraciones francesas de Enrique II tras la victoria española de San Quintín (1557) y la firma de la paz de Cateau-Cambrésis (1559). Como resultado, durante casi un siglo la hegemonía española en Italia quedó indiscutida.

La guerra en el Mediterráneo.
Felipe II afrontó también la amenaza de los turcos en el Mediterráneo. Primero se rechazó el ataque turco a Malta (1565). Más tarde, una flota combinada de España, Venecia y el Papado los derrotó en Lepanto (7 de octubre de 1571), que frenó su ofensiva y rompió el mito de la invencibilidad otomana, seguido de la ocupación de Túnez (1573), pero no se prosiguió la ofensiva y los turcos pronto se recuperaron (Túnez, 1574). Finalmente, debido al agotamiento de ambos bandos se acordó una tregua en 1580, con la que se finalizó de hecho la guerra a gran escala, quedando sólo en el futuro una constante lucha contra los piratas berberiscos.

La intervención en las guerras de religión de Francia.
Con Francia siguió una larga paz debido a las guerras de religión entre católicos y los hugonotes (el nombre francés para los protestantes calvinistas) que devastaron Francia. España apoyó con dinero a los católicos del duque de Guisa contra los hugonotes de Enrique de Borbón, hasta que en los años 1590, ante la falta de candidatos, Felipe II quiso imponer los derechos de su hija Isabel Clara Eugenia al trono francés e intervino militarmente en Francia, pero la reacción nacional y la conversión al catolicismo de Enrique de Borbón (1593), le obligó a aceptar la paz de Vervins (1598), que reconocía a Enrique IV.

La guerra con Inglaterra.
Felipe II, casado al principio de su reinado con María I Tudor, fue durante unos años rey de Inglaterra. Pero a la muerte de ella sin sucesión el trono pasó a Isabel I, que desde el principio apoyó a los rebeldes holandeses y fomentó los ataques de sus propios corsarios contra el comercio colonial español. Tras unos años de tensión, cuando Isabel ordenó la ejecución de la católica reina escocesa María Estuardo (1587), Felipe II decidió lanzar una gran invasión mediante la Gran Armada (luego llamada por los británicos con ironía la Invencible), que partió en 1588 con 130 barcos y 30.000 hombres, pero que fracasó debido a la oposición inglesa y sobre todo a las tormentas, sufriendo graves bajas. Durante el resto del reinado se sucedieron los mutuos ataques navales, con escasos resultados.

EL FIN DEL REINADO.
En los últimos años (1596 fue el peor) del reinado Felipe II tuvo que luchar contra la coalición  de Francia, Inglaterra y Holanda. Demasiados enemigos para un reino agotado.
Sin embargo, a pesar de los fracasos que salpicaron algunas de sus empresas bélicas y de la crisis económica y demográfica interior, Felipe II legó a su hijo un reino mucho mayor del que recibiera: la extensión de los descubrimientos y conquistas por América y el Pacífico, y el acceso del monarca al trono portugués (1580), que aportaron a la Corona la unidad peninsular y vastos territorios en ultramar.

3. FELIPE III (1598-1621).
LA POLÍTICA INTERIOR.
El gobierno de los validos.
Con los Austrias “menores”, desinteresados por el gobierno, aparecieron los validos, que fueron los auténticos gobernantes del país. Con Felipe III el primero fue el duque de Lerma, profundamente corrupto, pero que hace un cambio de rumbo de la política exterior, más pacífica. Le sucedió su hijo, el duque de Uceda, menos corrupto.

La expulsión de los moriscos.
Los moriscos, que mantenían su cultura y de escondidas su religión islámica, eran vistos por los ‘cristianos viejos’ como un grupo que rompía la homogeneidad religiosa del país y por algunos consejeros del monarca era además un peligro porque podían colaborar en un ataque turco. Finalmente se decidió su expulsión en 1609.
Fu un duro golpe para la economía agrícola del país, sobre todo en Valencia y Aragón. En total unos 300.000 moriscos fueron despojados de sus tierras y otras riquezas, y embarcados hacia África, donde se extendieron desde Marruecos a Túnez, estimulando su economía y en muchos casos reforzando las filas de los corsarios que atacaban España.

La decadencia económica y social.
La decadencia económica y social era profunda y creciente, sumiendo en el pesimismo a la población. La terrible peste de 1598-1602, la mayor de este periodo, causó posiblemente un millón de muertos en la Península. La miseria en las ciudades y el campo era ya evidente por entonces. La enorme deuda pública y los impuestos sobre las actividades productivas agotaban la economía. La industria, en profunda crisis desde 1590, se hundió más y más. Todavía el comercio atlántico se mantuvo, pero sufría los continuos ataques de los piratas.
Cuando murió Felipe II los más avisados ya veían que el destino venía adverso. Eso explica la proliferación de libros sobre los problemas del país y sus soluciones. Había una clara conciencia de decadencia, como nos cuentan Elliott [Elliott. 1986: 108-113.] y Vilar: «Entre 1598 y 1620. entre la grandeza y la decadencia, hay que situar la crisis decisiva del poderío español, y, con mayor seguridad todavía, la primera gran crisis de duda de los españoles. Y no hay que olvidar que las dos partes del Quijote son de 1605 y 1615.» [Vilar. 1964: 332-346. En su contexto europeo véase Vilar. 1983: 87-105.]
Los arbitristas y mercantilistas españoles tienen sus raíces ideológicas en el catolicismo, siempre contrario al espíritu empresarial. Domingo de Soto, en Sobre la justicia y el derecho (1553-54) escribe: «sería mucho más prudente (...) que la Autoridad por medio de la ley, siempre que ello fuese posible (...) fijase el precio de todas las mercancías». En 1619 Sancho de Moncada propuso que la Inquisición castigara la exportación ilegal de capitales.
La aparición de los arbitristas es reconocida por Elliott y J. A. Maravall [Maravall: 1979 y 1982] como la respuesta de la sociedad ante una crisis profunda y universal y su representatividad de la opinión pública es indudable desde los estudios (1972) de Maravall  sobre la mentalidad social en el Estado moderno. Se sucedieron de este modo las críticas de los escritores políticos como Juan de Mariana (la moralidad como primera reforma), el gran escritor Francisco de Quevedo, Diego Saavedra Fajardo, Juan de Santamaría, y por arbitristas y economistas de los siglos XVI y XVII como los mercantilistas Pedro de Burgos, Rodrigo de Luján, Luis de Molina, Luis Ortiz, Sancho de Moncada y Martínez de la Mata, y los expertos de la Escuela de Salamanca [Grice-Hutchinson, 1978: 107-161], González de Cellorigo, Lope de Deza, Diego José Dormer, Caja de Leruela, Fernández de Navarrete, Pedro de Valencia y los no adscritos a una escuela concreta como Tomás de Mercado, Álvarez Ossorio y tantos otros menos conocidos[1], pertenecientes en su mayoría al clero más sensibilizado y preocupado por los problemas económicos así como a los miembros de la burocracia mejor formados intelectualmente. En general responsabilizaban de los problemas del país a la amortización, las salidas de los metales preciosos, los gastos ingentes de las guerras exteriores, la falta de un espíritu de trabajo (considerado por todos ellos como la verdadera fuente de riqueza), la falta de una industria competitiva con Europa. Intuían la necesidad de ligar las importaciones de metales preciosos de las colonias a las exportaciones a estas mismas, pues el oro y la plata no eran más que un medio de pago y la circulación del dinero un instrumento para agilizar y fomentar la economía del país. Sus memoriales son fundamentales para conocer el retraso de la agricultura y en general de la economía española. Pero sus soluciones, que en muchos casos no hubieran sido muy eficaces debido a que no eran prudentes ni científicas, chocaron siempre contra unas fuerzas sociales predominantes: la aristocracia y el clero. Con ellos comenzó la historiografía sobre la decadencia española.

LA POLÍTICA EXTERIOR.
El pacifismo.
El cansancio y la crisis interior imponen la necesidad de política internacional de “coexistencia pacífica” en el reinado de Felipe III: paz con Inglaterra (1605) y Tregua de los Doce Años (1609-1621) con los Países Bajos. Desde entonces sólo hay un pequeño conflicto con Francia por la ocupación española del estratégico valle de la Valtelina en Suiza (1612).
Por el contrario, la tradicional política mediterránea prosigue en el enfrentamiento con los piratas berberiscos.

4. FELIPE IV (1621-1665).
LA POLÍTICA INTERIOR.
El gobierno de los validos.
El conde-duque de Olivares es el gobernante más importante del siglo XVII español. Era un hombre íntegro, inteligente, culto, pero demasiado ambicioso: quería devolver al reino al estado de esplendor de Felipe II, recurriendo a la guerra, pero no tenía en cuenta la decadencia económica y social del país. Se apoyó en la pequeña nobleza y la burguesía letrada para ampliar la burocracia y controlar mejor el país, pero fracasó en el empeño.
La destitución de Olivares (1643) fue la respuesta del monarca a la crisis de 1640. Durante algún tiempo Felipe IV intentó llevar personalmente los asuntos, pero pronto renunció a favor de un nuevo valido, el duque de Haro, más moderado.

Los programas fallidos de reforma.
Las dificultades de la agricultura, la industria y la Hacienda, y en definitiva la pesimista conciencia de la crisis, explican los numerosos programas de relanzamiento de la economía, en lo que destacó la Junta de Comercio. Los arbitristas, ya aparecidos en el reinado anterior, multiplicaron sus memoriales proponiendo reformas, pero muy pocas fueron realizadas, debido a las perentorias necesidades de la Hacienda. Hubiera hecho falta un largo periodo de paz y de reducción de gastos para bajar la deuda y cumplir con las inversiones necesarias, y asimismo faltaba el consenso político y social entre los distintos reinos y las diversas clases sociales a fin de repartir más equitativamente las cargas del imperio.

La crisis económica y social.
Es en el reinado de Felipe IV cuando se agravaron los problemas hasta un punto crítico: la actividad económica se interrumpía por la falta de confianza en la moneda, que se devaluaba continuamente, y por los impuestos que hacían inviables el trabajo y los negocios, unas cargas fiscales tan excesivas que arruinaban a las clases sociales productivas, mientras las hambres y las epidemias asolaban las ciudades y los campos, y la industria no podía competir con las exportaciones más baratas y de mejor calidad, y el poco comercio y las finanzas que subsistían estaban crecientemente en manos extranjeras.

La gran crisis de 1640.
El coste económico de la guerra sobre Castilla se hizo insoportable y la presión de Olivares sobre los reinos que no contribuían para que financiasen el esfuerzo final, llevó de pronto al sistema entero a una crisis aguda y gravísima, al rebelarse los reinos periféricos contra este intento desesperado que ellos entendían era baldío y solo lograría meterlos también en la negativa dinámica castellana.
La crisis de 1640 fue así terrible porque estallaron a la vez rebeliones internas en casi todos los reinos.
En Portugal la rebelión independista fue dirigida por Juan IV, de la casa de Braganza. No fue una revuelta nacionalista popular, pues sus motivos fueron políticos, por el temor de la aristocracia a perder el poder y los títulos nobiliarios, y el rechazo al proyecto de unión ibérica de Olivares; económicos por la crisis general del comercio, las pérdidas coloniales ante los holandeses y el aumento de impuestos sobre el clero; y sociales pues los grupos rebeldes incluyeron gran parte de la nobleza y del clero que veían peligrar su posición social hegemónica. El movimiento triunfó sin dificultades y nunca estuvo en peligro serio, ante la debilidad castellana que impidió una respuesta militar eficaz.
En Cataluña la rebelión, apoyada por Francia, triunfó al principio pero fue finalmente dominada en 1652, porque los catalanes no querían sustituir el dominio castellano por el francés, todavía más centralista, y, sobre todo, porque se acordó que no se variaran las leyes propias catalanas.
Ocurrieron en el mismo decenio otras rebeliones o conspiraciones separatistas en Aragón (1646, duque de Híjar), Navarra (1648, Itúrbide), Andalucía (1640, duque de Medina Sidonia), Nápoles (Massaniello en 1647-1648) y Sicilia, pero fueron dominadas más fácilmente. La monarquía, pese a su triunfo relativo, no alteró la estructura confederal, consciente de su debilidad para imponer el centralismo. Sólo Portugal, llevándose consigo su vasto imperio, conservó su independencia, apoyada por Francia, Inglaterra y Holanda, y reconocida en el Tratado de Lisboa de 1668.

POLÍTICA EXTERIOR.
La guerra de los Treinta Años y la guerra con Francia.
La intervención en la guerra de los Treinta Años (1618-1648), desarrollada en los frentes alemán y holandés, comenzó con una sucesión de victorias en Montaña Blanca (1620), Breda (1624) o Nordlingen (1634), pero acabó con una serie de reveses desde que intervino Francia (1636) pues los tercios españoles fueron derrotados en Rocroi (1643) y Lens (1647).
Por la paz de Westfalia (1648) los Países Bajos ganaron el reconocimiento de su independencia, pero la guerra continuó con Francia, con varios altibajos, hasta que otra guerra al mismo tiempo con Inglaterra precipitó las derrotas españolas en cascada.
La Paz de los Pirineos en 1659 con Francia supuso la pérdida de unos pocos territorios, sobre todo Rosellón y Cerdaña en Cataluña, y de algunas plazas del Artois, pero lo más importante al final resultó ser el matrimonio de Luis XIV con la infanta María Teresa, hija de Felipe IV, con el cual los Borbones ganaron unos fundamentales derechos sucesorios sobre la corona de España.

EL FINAL DEL REINADO.
Pese a que habían terminado las guerras europeas el país estaba tan exhausto militarmente que ni siquiera entonces pudo someter a Portugal. El empobrecimiento económico era abismal. Durante años se temió que la corona española recayese en la rama austriaca, pero el nacimiento y supervivencia del príncipe Carlos resolvió transitoriamente la crisis sucesoria.

5. CARLOS II (1665-1700).
LA POLÍTICA INTERIOR.
La regencia (1665-1675): Mariana de Autria, Nithard, Valenzuela.
La regencia de Mariana de Austria fue una etapa especialmente infausta, marcada por las derrotas militares ante Francia, las pestes, las hambres, la corrupción... Los validos que escogió eran corruptos e incapaces, meras criaturas de la regente.

El reinado (1675-1700): Juan José de Austria, Medinaceli, Oropesa. El neoforalismo.
La mayoría de edad del rey pareció dar un momento de esperanza al pueblo, pero pronto se constató su incapacidad personal, tanto para gobernar como para tener hijos, puesto que, como descendiente de varias generaciones de primos consanguíneos, Carlos padecía gravísimas deficiencias físicas y psíquicas que le hubieran incapacitado hoy para reinar.
El gobierno de los validos no nobles había fracasado y se produjo una reacción nobiliaria, venida de la Corona de Aragón, que se concretó en el gobierno de don Juan de Austria, hermanastro bastardo del rey, en un intento de instaurar un “neoforalismo”, una nueva relación más respetuosa con los reinos periféricos. Durante los siguientes gobiernos de los validos Medinaceli y Oropesa, ambos nobles de importancia, se hicieron duras e impopulares reformas a partir de 1680 que al menos ayudaron a largo plazo a solventar la crisis económica.

El auge de la nobleza.
La nobleza recuperó durante el reinado de Carlos II una gran parte del poder perdido con la política autoritaria de Felipe II y de los validos hasta Olivares. Algunos historiadores han llegado a sostener que hubo una “refeudalización”, por la división del poder entre los nobles locales, que pactaban su representación en la capital, apoyando como validos a otros nobles que se comprometían a respetar la nueva situación.

La crisis en su abismo (1665-1680) y la recuperación demográfica y económica desde 1680.
La decadencia en todos los sentidos, con su corolario de hambres y pestes, prosiguió hasta que llegó a su momento más hondo en 1680, cuando, como hemos dicho, se impuso una brutal estabilización económica mediante la eliminación de la moneda de baja calidad y reformas en la fiscalidad y la administración, lo que permitió comenzar poco después la recuperación, favorecida por la recuperación económica internacional. La progresión fue especialmente visible en la Corona de Aragón y el resto de la periferia, desde Andalucía a Cataluña y en la cornisa cantábrica, con aumentos sostenidos de la población y la producción gracias a los nuevos cultivos del maíz y la patata y a la mejora de la industria textil.

LA POLÍTICA EXTERIOR.
Las guerras con Francia.
Desde el principio del reinado de Carlos II, la vecina Francia se dispuso a trocear los dominios europeos de España y en tres guerras (1667-1668, 1672-1678 y 1689-1697) se apoderó de varias plazas en el Artois en la primera, y del Franco Condado en la segunda, poco en realidad para lo que hubiera podido tomar. Pero es que las guerras agotaron a Francia, que tenía que combatir también con las otras potencias europeas, especialmente Inglaterra, Holanda y Austria, interesadas en mantener el escudo protector español ante la amenazante potencia francesa, la cual además tenía la ambición de conseguir la sucesión de Carlos II, por lo que moderó sus logros, sobre todo en la tercera guerra, en la que ya no tomó nada.

EL CAMBIO DE DINASTÍA.
El problema de la sucesión de España reflejaba dos posturas contrapuestas.
En un lado estaba Castilla junto a los partidarios de una España reducida a los límites peninsulares más América y con una centralización uniformadora según el modelo francés borbónico. La elección por Carlos II como heredero del pretendiente francés Felipe de Borbón supuso la victoria de este modelo.
En el otro lado estaba la Corona de Aragón (sobre todo Cataluña) junto a los partidarios de una España que mantuviese los Países Bajos e Italia, pero con un orden constitucional más federalista, según el modelo habsburgués de los dos últimos siglos.
La Guerra de Sucesión (1701-1715) acabó con el triunfo de Felipe V, que impuso en los decretos de Nueva Planta una estructura unitaria al Estado. A cambio, en la paz de Utrecht (1713) España perdió sus posesiones europeas de Países Bajos, Milanesado, Nápoles y Sicilia que entregó a Austria; Cerdeña a Saboya; más Gibraltar y Menorca a Inglaterra. Se mantenía como gran potencia, gracias a sus dominios en América, pero aceptaba ya un papel  secundario con relación a Francia e Inglaterra.

6. CARACTERÍSTICAS GENERALES DE LA ESPAÑA DE LOS AUSTRIAS.
LA SOCIEDAD ESTAMENTAL.
La población.
El siglo XVI fue de crecimiento, hasta por lo menos 1575, cuando había en el reino unos 10 millones de habitantes, pero luego hubo un estancamiento, y desde 1600 un fuerte declinar, hasta llegar a los 6 o 7 millones de 1700.
La crisis demográfica tuvo un gran contraste regional, que se puede resumir en que había un interior que se despoblaba en oposición a una periferia estancada o incluso en crecimiento. En el centro hubo una decadencia sin paliativos, tanto en el campo como en las ciudades. En el norte cántabro-atlántico hubo un crecimiento sostenido aunque moderado, favorecido por los nuevos cultivos del maíz y la patata. En el sur se sufrió una larga decadencia, seguida de una parcial recuperación a partir del último tercio del siglo XVII. En la Corona de Aragón la situación fue relativamente mejor debido a que las cargas fiscales eran menores, pues las Cortes propias se negaron sistemáticamente a pagar las guerras exteriores de la monarquía hispánica.

Las ciudades de España h. 1500.
A finales de la Edad Media y comienzos de la Moderna, en la encrucijada histórica decisiva que se dio en el reinado de Isabel y Fernando se asentaron las bases del futuro social y económico del país. El fenómeno del urbanismo acelerado es uno de los principales rasgos de esta nueva época.
Las ciudades de España hacia 1500 podían compararse aceptablemente con las de Europa: Burgos (10.000 habitantes), Valladolid (40.000), Segovia (30.000), Toledo (30.000), Madrid (10.000), Sevilla (50.000), Granada (50.000), Valencia (60.000), Barcelona (25.000) y otras, mantenían una población urbana pujante, pese a que fuese periódicamente purgada por las catástrofes de las epidemias. Herederas de la gran tradición urbana del Islam y en general del área mediterránea (el ejemplo paradigmático es Italia), podía parecer al observador de la época que las metrópolis urbanas de mayor futuro del continente estaban en el Sur. Los viajeros europeos por España dejaban frecuentes pruebas en la época de su asombro ante la populosidad de las ciudades. “Nunca he visto una ciudad mayor y con más gente” era una manifestación exagerada tal vez, pero común y repetida.

Las clases sociales en las ciudades.
Las clases de la pirámide social urbana eran [Bennassar. 1982: 184-194.]:
1) Las capas más altas de la nobleza y el clero, con sus privilegios y también su división interna de acuerdo a su bienestar material.
2) Las clases medias, constituidas por las capas media y baja de las anteriores, junto a profesionales, arrendadores de impuestos, cambistas, comerciantes, maestros artesanos, cargos municipales (alcaldes, fieles, veedores), etc.
3) Las clases bajas, formadas por artesanos, campesinos (con o sin propiedades a su nombre) que trabajaban en la comarca, marginados, etc.

La estructura social en estamentos: nobleza, clero, burguesía, campesinado.
La estructura social era muy similar a la bajomedieval.
La nobleza estaba en la cúspide, en estrecha alianza con la monarquía, a la que cedió parte del poder político a cambio de conservar la mayor parte del poder territorial y económico, que se fundaba en los mayorazgos y en el señorío jurisdiccional. En la segunda mitad del siglo XVII recuperó gran parte de su poder político, debido a la debilidad de los últimos Austrias.
Junto a la gran nobleza, había un numerosísimo grupo social de hidalgos, de pequeños nobles, segundones de los anteriores o burgueses que habían abandonado los negocios para refugiarse en el dominio de la tierra, de acuerdo a la mentalidad social imperante: el modelo social es el noble que no trabaja y que vive de sus rentas, lo que estimula en los demás grupos sociales la compra de patentes de hidalguía a fin de librarse de pagar impuestos pero con la condición de no realizar tareas productivas, lo que a largo plazo lleva a sus descendientes a recaer en la pobreza. Esta pequeña nobleza fue la más reacia a las reformas, al tiempo que suministró muchos de los efectivos de la administración y la milicia.
El clero dominaba la vida religiosa y cultural, sobre todo gracias al control de la educación, y mantenía un gran poder económico gracias a sus tierras, y político pues estaba presente en casi todos los escalones de la administración.
La burguesía, fuese comercial, industrial o financiera, tuvo una época de auge hasta 1575 aproximadamente, pero desde entonces entró en barrena hasta 1680 aproximadamente, debido a la ruina de las actividades productivas y a la mentalidad social contraria al trabajo y los negocios. También las disposiciones muy rigurosas de los gremios dificultaban su ascenso. Además, cuando una generación gozaba de éxito en sus empresas la mayoría de los sucesores de la segunda generación compraba tierras y una patente de hidalguía, y así a lo largo del siglo XVII desaparecieron la mayoría de las familias de larga tradición empresarial.
Las clases urbanas más pobres, dedicadas al trabajo artesanal sufrían por la competencia extranjera, y en el siglo XVII se convirtieron en un proletariado urbano, cada vez más mísero, nivelados con los numerosísimos servidores domésticos de la nobleza. Más abajo había una ingente masa de mendigos, bandoleros, ladrones, soldados sin leva o mutilados, enfermos, viudas y huérfanos, casi todos sin oficio ni beneficio, que nutrían las filas de la picaresca.
El campesinado era la clase social más numerosa y también la más oprimida, dividida en dos grupos sociales: los pequeños propietarios y arrendatarios del norte de la Península y los jornaleros sin tierras del sur.
El ascenso a la nobleza: la hidalguización social y la amortización de las tierras.
La nobleza se nutría constantemente de las filas de la burguesía, en un fenómeno de movilidad social bien estudiado por muchos autores. Las leyes de Córdoba (no por azar de 1492) regularon las pruebas para acceder a la hidalguía y las siguieron las leyes de Toro (1505), que regularon los mayorazgos y reforzaron la posición social de la nobleza al prohibir la enajenación de sus bienes patrimoniales y al mismo tiempo favorecieron el acceso de la burguesía a la condición nobiliaria pues les daba el camino para fundar patrimonios privilegiados (condición primera para ser nobles) y les daba un escape cuando llegaban las crisis económicas. Como los Fugger en Alemania los burgueses españoles se retiraban a las inversiones en tierras y a la fundación de mayorazgos sobre estas fincas cuando la situación económica empeoraba. No buscaron en los siglos XVI y XVII una igualación con la nobleza por el ascenso de todo el grupo social sino que buscaron soluciones individuales, desde la aceptación del dogma de la desigualdad. Los privilegios eran aceptados como naturales por la sociedad y haría falta que llegase el Siglo de las Luces para variar esta tácita aceptación.
La constante estamentalización de la burguesía según patrones culturales aristocráticos [Molas. 1985: 129-149.] tenía unas bases ideológicas e históricas demasiado profundas y fue una rémora constante sobre las espaldas de la burguesía, atada a principios que no eran verdaderamente los suyos. La defensa intelectual de la propiedad privada libremente enajenable tardó mucho en darse, pues la burguesía pensaba inconscientemente que su estado actual era una simple estación de paso para acceder a la ansiada nobleza.
En el campo castellano los nobles fortalecieron su poder señorial, con base en los castillos, desde los cuales dominaban los nombramientos de autoridades municipales y cobraban las rentas estatales sobre los territorios. Nunca fue el dominio feudal que se ha creído ver por tantos historiadores. Los señoríos eran sólo y básicamente dominios de fortalezas, rentas y jurisdicciones, pero por debajo de esta estructura aparecía «una pequeña y media propiedad muy extendida; de una vigorosa burguesía rural que suministrará más tarde al teatro clásico el modelo del labrador rico.» [Domínguez Ortiz. 1973: 17.] Optimista afirmación si se generaliza a todo el país pero que es representativa de la situación en bastantes regiones y pueblos.
Muchos de estos ·ricos pueblerinos· alcanzaban la condición de hidalgos para liberarse de las cargas fiscales y convirtiendo en mayorazgos sus tierras, en una constante corriente de movilidad social. Primero de propietario a hidalgo, luego al mayorazgo mediante la licencia real, para pasar finalmente a la compra del derecho a ser “señor de vasallos”, algo bastante común debido a la imperiosa necesidad de fondos de los Austrias. Finalmente se llegó a tal situación de universalización de la hidalguía que ya no era un signo inequívoco de distinción, como ocurre en el presente, cuando consideramos sólo como nobles a los que tienen un título de conde para arriba.
La pequeña nobleza como clase media.
En las ciudades y los pueblos nos encontramos pues con dos castas nobiliarias, caballeros e hidalgos, que pueden incluirse entre las capas burguesas, mientras que los Grandes y los Títulos se mantienen por encima de todos.
Los caballeros eran el eje de la clase media urbana, con rentas suficientes para vivir sin trabajar, provenientes de sus propiedades rurales, los cargos municipales y los juros y censos, pero con las crisis muchos de ellos cayeron al estado de simples hidalgos, demostrándose así que sólo una economía nacional saneada podía mantener tan numerosas clases pasivas. Los hidalgos constituían la nobleza más pequeña y más numerosa, con el privilegio entre otros de no poder ser encarcelado por deudas (lo que era apetecido por muchos burgueses), demasiadas veces sin fortuna, nadando en la miseria cuando las crisis eran peores, siempre defensores de su superioridad y de su aislamiento, salvo en el País Vasco, donde la hidalguía era universal y por tanto no había distinciones. Tan importante era la ostentación de la hidalguía cuando no había medios económicos que Felipe II tendría que prohibir mediante una pragmática el abuso de pomposos títulos en la correspondencia [Lapeyre, 1969: 172], pues había hidalgos sin bien alguno que se pasaban páginas enteras relatando sus títulos como encabezamiento.
Estas capas urbanas privilegiadas no renunciaron siempre a participar en las actividades mercantiles más beneficiosas (el comercio de Indias sobre todo), pero veremos cómo entre la presión ideológica y la nefasta política económica acabaron renunciando a ellas, para caer en la inacción y el aislamiento.

Las clases medias urbanas.
En este ambiente urbano fue donde florecieron y se sofocaron las oportunidades de desarrollo burgués. La burguesía de las ciudades españolas [Domínguez Ortiz. 1973: 174-191.] se centraba en dos estratos: uno superior de profesionales y comerciantes enriquecidos y otro inferior, con todas las características de la clase media urbana.
Los más ricos alcanzaron un poder político relevante en sus municipios, ingresando al patriciado mediante las alianzas matrimoniales o la compra de cargos. Vivían de profesiones liberales, como profesores, médicos (estos llegaron a ser una plaga social por su número e ineficacia), letrados y semiletrados [Sobre su adscripción ideológica a la burguesía o a la pequeña nobleza véase Pelorson, en Tuñón. V. 1982: 314-317.], burócratas al servicio de la administración pública o de los particulares, con un prestigio que les permitía ascender a la cúpula del poder municipal muy pronto, considerados de facto como unos privilegiados dentro de la clase media, sin descuidar a parte del mismo sacerdocio (muchos clérigos amasaron fortunas con el comercio y la usura, llegando a prestar para grandes empresas) y los laicos que se dedicaban a actividades religiosas especialmente lucrativas (administradores, sacristanes, etc.).
Pero la mayoría vivían de una multitud de otras ocupaciones más o menos prestigiosas: del arriendo de los impuestos (alcabala, portazgos, barcajes, etc.), del cambio de moneda, de la usura (todo usurero era considerado judío, cuando no era así siempre); comerciantes o mercaderes del gran tráfico, sobre todo los mercaderes de lanas, los navieros andaluces y cantábricos, los primeros comerciantes con América; tenderos (los famosos obligados del comercio de carne y aceite a menudo ascendieron en la escala social), maestros artesanos [para una muestra de su infinidad de oficios ver el padrón de 1561 en Sevilla, estudiado por Jean Sentaurens, cit. por Le Flem, en Tuñón. V. 1980: 61.], artistas, cargos municipales (no sólo los dueños de éstos), industriales incipientes (sobre todo del sector pañero castellano) con base en el trabajo doméstico, cambistas y financieros establecidos en ferias como la de Medina del Campo y otras bastante consolidadas, que a menudo se convierten en verdaderos banqueros (cuya historia ha sido espléndidamente estudiada por Felipe Ruiz Martín). Y un sinfín de otras ocupaciones.

La burguesia mercantil: los Consulados del Mar.
Smith ha estudiado la historia de los Consulados de Mar en España desde 1250 hasta 1700. Estos eran los gremios de los grandes mercaderes españoles y perduraron hasta el mismo siglo XIX, mostrando en su evolución el transcurrir de los grupos más activos de la burguesía. La estructura de cada organismo era simple y eficaz: un gremio que defendía los intereses corporativos y que tenía potestades de tribunal comercial y marítimo.
El mayor problema [Domínguez Ortiz. 1973: 140.] era su debilidad social, por su abundante procedencia genovesa, conversa y, excepcionalmente del país, como fue el caso de la cornisa cantábrica. La entrada en este grupo de pequeños comerciantes (tenderos) o de campesinos atrevidos no alteró la percepción social del grupo como un reducto de los sectores marginados de la sociedad por su raza, nación o religión. Si se dedicaban al gran comercio era en muchos casos porque el pequeño, el propio de tenderos, estaba mal considerado, aunque muchos se dedicaron subrepticiamente a las dos actividades y casi todos habían comenzado con el comercio al por menor. Y veían que acrecer su riqueza era un paso previo e imprescindible para salir de su marginación. Cuando lo conseguían daban el siguiente paso, la aristocratización, comprando o falseando hidalguías.
Smith [1940: 65-90] nos muestra cómo los miembros del gremio mercantil en los puertos de Barcelona, Valencia y Palma de Mallorca (también conocido como Col·legi de la Mercaderia [Piña Homs. 1985.]) eran comerciantes dedicados al tráfico marítimo de largas distancias, un negocio de importación y exportación centrado sobre todo en el área mediterránea, que entraría en profunda decadencia a medida que se entraba en el siglo XVI, por muchos motivos: depresión en los territorios de la Corona de Aragón, alejamiento de las nuevas rutas atlánticas, ruptura del comercio de especias y con Berbería, la amenaza pirática, las consecuencias de las Germanías de Valencia y Mallorca (que arruinaron al campesinado y la menestralía, cargándolos con más deudas, que impedirían el resurgir de una burguesía negociante). Todo esto, para concluir en la formación de una economía dual, una rural de subsistencia y cerrada al intercambio, mientras que la urbana dependía de unas clases rentistas que, a principios del siglo XVII, sufrirían en Aragón y Valencia la expulsión de los moriscos (pese a que al principio no se notase, por ejemplo, en el movimiento del puerto de Valencia). Pero en medio de tanta crisis, fácilmente cuantificable, los Consulados consiguieron defender sus privilegios de clase, con impuestos aduaneros que mantuvieron un mínimo que permitiría el resurgir del siglo XVIII en Cataluña.
Cabe añadir que si los súbditos de la Corona de Aragón no participaron con mayor relieve en el comercio americano, no fue porque los Consulados fueran ineficaces o porque sus demandas tuvieran oposición en Castilla. Al contrario, fue porque no hubo tal demanda de participación. El agotamiento de la burguesía de estas regiones no les permitía sino mantener la actividad mediterránea, lo que sólo cambiaría en el siglo XVIII.
Los agremiados en los Consulados de Burgos (desde 1494) y Bilbao [Smith. 1940: 91-120.] eran mercaderes y navieros de Vizcaya, especializados en el comercio de lana con Inglaterra y Flandes, estrechamente aliados con los intereses de la Mesta. Eran hostiles a la industria textil nacional, porque ésta solicitaba en las Cortes que se redujera o prohibiera la exportación de su mejor materia prima, la lana merina. Sus intereses eran exportar la lana en bruto e importar tejidos de lujo. Su prosperidad era legendaria. Eran los Maluenda, Polanco, Tamarón, Agüero, Moneda, Gómez de Morales...
La burguesía mercantil se oponía así a la industrial, cuando el proceso hubiera podido ser el de aprovechar el capital acumulado y la experiencia artesanal de las ciudades castellanas para desarrollar una industria textil que hubiera podido triunfar de la competencia. Pero faltó la voluntad de la burguesía y la de los monarcas, para los que la Mesta era una fuente más inmediata y fácil de recursos financieros. Asimismo no se puede aminorar el problema de la minoría conversa [Domínguez Ortiz. 1973.], pues muchos de los mercaderes de Burgos tenían procedencia judía y consideraban más prestigiosa (y menos sospechosa) la tarea del gran comercio que la de la industria, amén de que a las pocas generaciones se dedicaban a obtener tierras e hidalguías, el eterno proceso. También faltó el espíritu de riesgo: eran más rentables a corto plazo el comercio y las finanzas que las dudosas inversiones industriales. Y a ellos se añadió decisivamente la ruptura de la línea marítima Bilbao-Flandes cuando estalló en 1566 el conflicto flamenco [Bennassar, en Leon. 1977: I. 551.].
Simón Ruiz escribe a su factor en Amberes en 1571: «El comercio de Burgos está completamente extenuado y, con la confirmación de las noticias de Inglaterra, aún será peor.» En suma la decadencia de los Consulados fue imparable hasta bien entrado el siglo XVII, cuando la paz de Westfalia (1648) restableció un cierto nivel de intercambio comercial, y nunca pasó ya de modestos niveles el comercio burgalés pues la lana siguió otros caminos. Cuando en 1680 el reformismo da una leve oportunidad a la ciudad y se le pide que cree una compañía de comercio que restaure la gran época del siglo XVI vemos como la respuesta es entusiasta pero las fuerzas flaquean y el proyecto no prospera hasta 1766, para languidecer luego. [Molas. 1985: 247-260.]
Los comerciantes de Sevilla [Smith. 1940: 121-146.], los famosos Cargadores de la Carrera de Indias, monopolizaban (oficialmente al menos) el comercio con las Indias y desarrollaron su actividad a la sombra de la Casa de Contratación. Su defensa de sus intereses fue muy eficaz, sobre todo en la pugna por evitar que otros puertos pudiesen comerciar libremente con América. Las razones eran de control fiscal y de mejor defensa, pero las decisivas fueron las de los intereses creados.
Así la libertad de comercio con América, que se había concedido en 1529 para otros ocho puertos (aunque el viaje de regreso debía pasar por Sevilla), fue revocada en 1573. Y en 1667 consiguió que Málaga no obtuviera ese derecho. Pero el empeoramiento de la navegación fluvial llevó a que Cádiz triunfara al final, debido a su mejor posición geográfica y constituyéndose en un atractivo y próspero núcleo de la burguesía ascendente.
Esta historia refleja como la burguesía mercantil no escapó al juego interno de los privilegios. Sus pugnas internas, no ya el viejo enfrentamiento de mercaderes contra industriales, sino incluso entre comerciantes, la debilitaban y sólo en 1779 se consiguió la plena libertad de comercio con América de los principales puertos españoles, lo que originaría una fortísima expansión que pudo haber sido muy anterior si se hubiera acertado antes en la política económica o si la burguesía lo hubiera exigido con mayor decisión.
Sevilla vivió durante dos siglos un proceso de acumulación de capitales sin igual en España, una larga fiebre del oro y la plata, pero no se originó aquí una burguesía con largo aliento. Al final quedaba una ciudad anclada en el pasado, empobrecida, sin actividades industriales y financieras de un alto nivel. Y ello fue por el problema de siempre: la burguesía, a las pocas generaciones, compraba tierras en la campiña sevillana y se apartaba del comercio. Ello fue más intenso que nunca a mediados del siglo XVII, coincidiendo con la peor crisis del comercio americano.

Los judíos y conversos.
Los judíos (hasta 1492) y los conversos (cristianos nuevos convertidos desde 1391 y en menor número en 1492), vivían en las ciudades y se dedicaban masivamente a estos oficios de las clases medias y triunfaban a menudo, amasando grandes fortunas o, al menos, gozando de un nivel de vida manifiestamente superior al de sus vecinos. Este éxito fue motivo de un odio permanente a esta minoría y por extensión una causa permanente de sospechas sobre cualquier burgués que destacara, que inmediatamente aparecía como presunto converso. Y es que la distinción era realmente difícil. Un ejemplo de esta mezcla de religiones, actividades y también de la poca perdurabilidad de las generaciones de comerciantes: ‹‹Juan de Herrera, mercader toledano del siglo XVI, compró una regiduría de su ciudad natal; como era frecuente en aquella época, tuvo muchos hijos; el mayor continuó con el negocio paterno; el más pequeño compró el cargo de tesorero de rentas reales, otro ingresó en el sacerdocio. Tres hijas entraron en conventos, otras se casaron con miembros de familias conversas, pero una casó con un hidalgo y tuvo un hijo (nieto de Juan de Herrera) que consiguió un hábito de Santiago.» [Domínguez Ortiz. 1973: 175. Extraído de L. Martz: A merchant family of Toledo.]
Estas aportaciones de conversos al clero y a la pequeña nobleza no eran prueba de una mera voluntad de ascenso, sino que a menudo demostraban estar imbuidos de una ideología más fanática que los propios cristianos viejos: la mística Santa Teresa de Jesús pertenecía a estas generaciones de conversos.
Ser comerciante o cambista era sinónimo de criptojudío para el vulgo y la nobleza. Joseph Pérez plantea incluso la credibilidad de una brillante y conocida tesis: ‹‹Conversos y judíos, en la España del siglo XV, constituyen una especie de clase media, una burguesía en vías de formación. De ahí las polémicas en torno a las verdaderas causas que explican la creación del Santo Oficio: ¿Se trataba solamente de mantener la pureza de la fe o, por las confiscaciones de bienes, la infamia que recaía sobre los procesados y su familia, de eliminar a grupos sociales que hubieran podido presentar un peligro o una amenaza para los otros grupos o intereses creados?» [Pérez, en Tuñón. 1982. V: 158, 160.]
Márquez opina lo mismo: «conscientemente o no, la Inquisición tomaba posiciones contra la burguesía ciudadana. Una burguesía pujante, enriquecida, culta... y conversa».
Otra tesis sería que en el fondo no era más que una aplicación española de la contrarreforma ideológica que la Iglesia Católica abanderó contra el protestantismo a lo largo de toda Europa [Elton. 1963: 205-248; Elliott. 1968: 144-158.]. La burguesía quedaría expuesta durante tres siglos a esta sospecha e incluso Mendizábal, en un fecha tan tardía como 1837, aún sería víctima de este prejuicio xenófobo, pues aún sin ser judío se le tildó de tal, ya que, ¿cómo explicar si no su rápido enriquecimiento en Inglaterra? Implicaciones religiosas de sentido excluyente que denotan una de las diferencias fundamentales de España con respecto a Inglaterra y Holanda en la Edad Moderna, con un impacto cierto sobre el desarrollo económico, amén de que el protestantismo sostuvo una ideología individualista mucho más acorde con el pensamiento empresarial, la vieja tesis weberiana, nunca completamente rebatida. [Christopher Hill. 1967: 37-48.]

Los moriscos.
Los moriscos, por su parte, no pertenecían a la sociedad estamental que los circundaba [Domínguez Ortiz; Vincent. 1978: 109-128.]. Eran como un coto cerrado, tanto para entrar como para salir, sin clero ni nobleza, en unas condiciones de opresión sin parangón en la sociedad española. Con una enorme mayoría de campesinos y un sector de artesanos, no existía burguesía en esta minoría, a lo más tenderos.

Los extranjeros.
Los extranjeros, franceses, genoveses e italianos en general, portugueses, flamencos, etc., constituían una parte significativa de este revolutum. El gran comercio estuvo casi por completo en sus manos desde la crisis del siglo XVII. [Frax y Matilla, en Artola. Enciclopedia... 1988: 226-246.] Por su desarraigo tendían a volver a su país de origen cuando acumulaban una riqueza suficiente y sólo algunos se establecieron permanentemente en el país: muchos de los López y Díaz de hoy son resultado de los portugueses de origen judío que buscaron el olvido de este origen en nuestro país.

Las clases bajas.
Las clases bajas, formadas por artesanos que pugnaban generalmente en vano por ascender dentro de los gremios a la condición de maestros, por campesinos (con o sin propiedades a su nombre) que trabajaban en la comarca y a veces en el mismo interior de las murallas, minorías (como los gitanos), por huestes de marginados que vivían de empleos ocasionales, el robo, la picaresca, el juego y sus dos actividades principales, la prostitución y la mendicidad. La prostitución [Néstor Luján. 1988: 114-136.] incluso producía un tipo especial de burgués bien acomodado, el dueño del lupanar, a menudo persona de calidad. La mendicidad era omnipresente: los mendigos fueron una constante en las ciudades españolas que todos los viajeros comentaban con sorpresa, hasta bien entrado el siglo XIX. Ogg escribirá que incluso hacia 1800 «España siguió siendo el único país europeo donde la respetabilidad todavía no era una virtud ni la pobreza un pecado.» [Ogg. 1965: 241.]

La religión.
El principal problema religioso-cultural era sin duda el de la unidad religiosa del país.
El país era un mosaico de culturas y religiones que pervivían en un momento en que la Iglesia exacerbó su celo inquisitorial y en que la religiosidad popular adquirió visos de fanatismo intransigente, basado en el misticismo y el temor al peligro siempre presente de una nueva invasión musulmana y de la extensión del protestantismo centroeuropeo.
En este ambiente de intolerancia las poblaciones morisca y judía y de conversos constituyeron el perfecto chivo expiatorio de los males del país, y fueron objeto de continuas persecuciones y expulsiones (judíos en 1492, musulmanes en 1502, moriscos en 1609).
Por otra parte, las corrientes heterodoxas que pretendían recuperar las tradiciones del primer cristianismo, fueron reprimidas, en nombre de la necesaria unidad: los alumbrados en 1524 y 1542, los luteranos en 1557-1559, incluso los moderados erasmitas con el largo proceso contra el arzobispo Carranza (desde 1559).
La Inquisición fue el instrumento de Felipe II y sus sucesores contra la heterodoxia, también, en parte, para extender su poder sobre todos los reinos, pues era la única institución común. Erasmitas, luteranos, criptojudíos y sospechosos de herejía y brujería, eran procesados y condenados como reos de alta traición. Las sentencias se ejecutaban en un auto de fe, un acto público y solemne en el que los condenados a muerte eran entregados a un verdugo.
Una vez aniquilada la heterodoxia, la relativa apertura desde 1577 permitió la floración del misticismo reformista de Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz, y hasta se exculpó al procesado Fray Luis de León, pero en realidad también se había erradicado la libertad; el impulso intelectual nacido a principios del siglo quedó truncado. La Contrarreforma, abanderada por la Compañía de Jesús, dominaba el ambiente intelectual. Al final del periodo se había logrado el objetivo de la unidad religiosa, pero a un pésimo precio: la intolerancia ante toda disidencia y el profundo atraso cultural y educativo, que lastró el progreso económico.

LA ORGANIZACIÓN POLÍTICA.
La estructura política.
El sistema político carecía de una Constitución escrita, pero era de facto una confederación de reinos, unidos en la figura del monarca. Cada reino conservaba su propia autonomía, sus leyes, su moneda, sus ejércitos, sus colonias... Así, América era de Castilla, el imperio indiano oriental era sólo de Portugal. Los reinos en la Península ibérica eran Castilla, Aragón (que a su vez era una confederación de reinos), Navarra y durante sesenta años también Portugal, y fuera de España asimismo los reinos eran territorios independientes con sus propias instituciones, especialmente en los Países Bajos e Italia. Llamar imperio español al de los Austrias es pues un error semántico aunque disculpable, porque era un imperio dinástico. Además, los reyes sólo eran monarcas absolutos en Castilla y algunos territorios más, mientras que en la mayoría de los reinos estaban muy limitados por el pactismo.
La monarquía era la expresión visible y personificada del Estado, cima de una jerarquía administrativa que se apoyaba en los validos (primeros ministros), los secretarios y los consejeros, situando a los virreyes en los reinos periféricos.
Los cancilleres y secretarios pertenecían a la nobleza y la burguesía, y llevaban los asuntos cotidianos, despachando con el monarca.
Los Consejos evolucionaron a partir del Consejo Real de Castilla y se separaron progresivamente en los comunes para todo el Estado, como eran Hacienda, Guerra e Inquisición, y los específicos para las Indias, Aragón, Flandes, Portugal o Italia.
Los virreyes de Aragón, Mallorca, Portugal, Sicilia, Nápoles, Milán, Nueva España o Perú representaban al poder real, sometidos sólo al ‘juicio de inspección’ al acabar sus mandatos.
Las audiencias y cancillerías constituían el poder judicial, entonces confundido en gran medida con el ejecutivo.
El municipio era el órgano ejecutivo inferior de la administración. Las relaciones entre el poder central y los municipios más importantes se caracterizaron por el creciente intervencionismo centralista del rey, que nombraba corregidores para gobernarlos.
Las Cortes de Castilla y Aragón perdieron gran parte de su poder porque eran convocadas pocas veces, y sólo para aumentar los impuestos mientras que las quejas eran por lo general desoídas.
El cuerpo diplomático fue excelente desde el reinado de los Reyes Católicos, cuando fue organizado según el modelo italiano. Su momento culminante fue hacia 1600, cuando los españoles eran considerados los mejores diplomáticos europeos.

Del autoritarismo regio a los validos.
Mientras los primeros gobernantes de la Edad Moderna (los Reyes Católicos, Carlos I, Felipe II) mantuvieron un férreo control personal de los asuntos del gobierno, los tres últimos Habsburgo (Felipe III, Felipe IV y Carlos II) delegaron el poder efectivo en manos de los validos, unos primeros ministros sólo responsables ante el monarca, lo que redujo el prestigio de la monarquía y en muchos casos derivó en una corrupción generalizada.

Los funcionarios.
Los funcionarios que servían en la burocracia se reclutaban en la nobleza, el clero, los hidalgos, la burguesía urbana. Se preferían los que tenían una formación jurídica, pero los puestos más altos para los Grandes, por su prestigio nobiliario, esencial para mantener y hacer respetar su autoridad sobre una sociedad estamental.
En el siglo XVII, ante la falta de actividades productivas, proliferó la compraventa de cargos públicos, con la consecuente corruptela para amortizar los gastos de la compra. Un cargo era una sinecura, una inversión, a la que se intentaba sacar el máximo provecho, en detrimento de las virtudes de la preparación, la capacidad de gestión, la eficacia... El resultado fue devastador para una sociedad que necesitaba más que nunca de buenos gestores.

El ejército y la armada.
El ejército, estructurado en los tercios (unidades de infantería con especialización en las armas), era de enrolamiento voluntario e integraba mercenarios de todo el imperio. Se distinguían las tropas de guarnición y el ejército de campaña, de pequeño tamaño, hasta que la guerra de Flandes obligó a aumentarlo enormemente, lo que resultó muy costoso.
El espíritu militar decayó en el siglo XVII pues la pequeña nobleza castellana que había sido la mejor fuente de oficiales y soldados se negaba a alistarse, mientras los reinos periféricos no querían participar en el ruinoso esfuerzo militar. Olivares fracasó en su proyecto de la Unión de Armas, que preveía 140.000 soldados pagados solidariamente por todos los reinos, y este fracaso condujo a la crisis política de 1640. A fines del siglo XVII las tropas eran casi todas extranjeras y ya poco quedaba del legendario ejército español.
La armada estaba organizada en dos bloques: las galeras del Mediterráneo y los galeones del Atlántico. Hegemónica en el siglo XVI como se vio en la batalla de Lepanto en 1571 y la conquista de Portugal en 1580, a pesar de la derrota de la Armada Invencible en 1588, en el siglo XVII la decadencia la llevó a sufrir nuevos golpes, hasta llegar al desastre de 1638-1639, cuando los astilleros del Cantábrico fueron destruidos y la flota holandesa aniquiló en las Dunas (1639) a la última gran flota española del norte.

La Hacienda pública.
La Hacienda pública estaba en permanente agonía, ante la demanda insaciable de dinero para la guerra y la política exterior.
Las principales partidas presupuestarias eran el ejército y la armada, la Casa Real (cuyo gasto en el siglo XVII fue inmenso, pues el poder barroco exigía un lujo ostentoso) y, sobre todo, los “juros”, esto es la deuda pública, cuyo pago se llevaba a finales del siglo XVI la mitad del presupuesto.
Los ingresos venían de los servicios extraordinarios, la venta de cargos a los particulares, los monopolios, los maestrazgos, las aduanas, las bulas, la alcabala (un impuesto sobre el comercio), el quinto sobre los metales preciosos de las Indias, etc. El peor impuesto fue el de los “millones” (desde 1588) que gravó a toda la población (excepcionalmente estaban incluidos la nobleza y el clero) sobre el consumo de carne, aceite, vino y vinagre. Otros impuestos se añadieron en el siglo XVII, recayendo generalmente sobre las clases sociales productivas, mientras que los privilegiados (nobleza, clero) soportaban mucho mejor la situación gracias a sus exenciones tributarias.
Los déficits presupuestarios eran usuales y se cubrían con préstamos de la banca extranjera, garantizados con juros y bienes públicos. Las frecuentes bancarrotas consolidaban la deuda anterior a menores tipos de interés y plazos más largos, y entonces el proceso volvía a comenzar, hasta que todos los prestamistas importantes acabaron por quebrar debido a este círculo vicioso. Felipe II hizo tres bancarrotas: 1557, 1575 y 1596, y en el siglo XVII se hicieron todavía más frecuentes: 1608, 1627, 1647, 1652, 1656... El otro recurso fue la emisión masiva de moneda de baja calidad, el vellón de plata con una alta proporción de cobre, lo que comenzó Felipe III, y esto resultó lo peor al final porque se minaba la confianza de la población en la moneda, lo que paralizaba los intercambios y la actividad productiva.

LA ECONOMÍA.
Una periodización de la evolución económica.
La evolución de la economía se ha abordado en los distintos reinados y se puede establecer una periodización: el auge entre 1516 y 1575, con algunas breves crisis; el inicio de la decadencia entre 1575 y 1598; el creciente desplome entre 1598 y 1640; el fondo de la crisis entre 1640 y 1680; y la recuperación parcial desde 1680.
Las herencias territoriales que hicieron de Carlos V señor de un extenso imperio, supusieron un duro golpe para la modesta economía de Castilla. Aquel imperio, en efecto, requería una serie de atenciones inexcusables a las que debía responder el reino castellano: los viajes imperiales y, sobre todo, las guerras. Junto a un aumento de la presión fiscal, el monarca recurrió a los grandes banqueros extranjeros a fin de que, con la garantía de las fantásticas riquezas del nuevo continente, aportaran las sumas necesarias para el mantenimiento del imperio. Por otra parte, si bien en un principio la llegada de metales preciosos desde América estimuló la economía, a la larga fueron los comerciantes e industriales extranjeros quienes se beneficiaron del nuevo mercado abierto al otro lado del océano.
Sevilla fue la capital económica del país, con 100.000 habitantes, que vivían del monopolio del comercio americano en la Casa de Contratación, la industria textil y naval, el arte y la cultura. Barcelona, en cambio, con sólo 30.000 habitantes, vivió del menos boyante comercio mediterráneo. A partir de 1560 la actividad comercial se reanimó al intensificarse la ruta entre Sevilla y Génova, aunque el crecimiento de la ciudad se truncó con el aumento del bandidaje y la guerra civil de 1640.
Desde finales del siglo XVI, la crisis se fue agravando por el drástico descenso en la llegada de oro y plata. La bancarrota del Estado fue absoluta y los monarcas se vieron atrapados por los préstamos que se fueron acumulando a intereses usurarios. Así pues, España, que protagonizó la apertura del Viejo Mundo hacia América, quedó rezagada del impulso económico que generó, por primera vez en la historia, un mercado a escala mundial.

La recuperación desde 1680.
Las bases de la recuperación pueden rastrearse hacia 1680, a la mitad del reinado de Carlos II, cuando la periferia española comenzó a salir del agujero depresivo del siglo XVII, después de la dura pero necesaria estabilización de la moneda al retirar la moneda de vellón desvalorizada. La burguesía fue el grupo social más beneficiado por este leve y localizado cambio de signo. Kamen (1980) ha conseguido reivindicar el reinado de Carlos II como un periodo de renovación, de lenta salida de la crisis o por lo menos de asentamiento de las bases de la favorable evolución durante el siglo XVIII, aunque no es posible olvidar que los padecimientos fueron innumerables aún.
Comenzaba la planificación de un verdadero programa reformista, como lo hizo Feliu de la Penya, con su Fénix de Catalunya, como representante de una corriente foralista que consideraría a Carlos II como el mejor rey de la Historia de España por su misma debilidad, mientras que otros, como Arias y sobre todo el valido Oropesa, el más caracterizado como honesto e inteligente con diferencia del siglo, seguían un modelo centralista de reformas según el ejemplo del exitoso “colbertismo” que se consideraba por la burguesía como la verdadera causa de que Francia alcanzase la hegemonía europea [Barudio. 1981: 101.] y que sería un ejemplo a lo largo del siglo XVIII para los déspotas ilustrados. En Cataluña se fomentaron las industrias textiles y se reactivó el comercio, con una burguesía que vuelve a pisar con fuerza. Vilar, en su Cataluña en la España moderna [1977], nos traza un cuadro impresionante de este resurgimiento catalán, rompiendo con tantos prejuicios historiográficos. Martínez Shaw [Martínez Shaw, 1981: 82-94.], aprovechando el camino abierto por Vilar, se refiere a un verdadero eje Barcelona-Cádiz, precedente del activísimo comercio directo del siglo XVIII, prescindiendo incluso del monopolio andaluz. Amelang (1986) en su estudio sobre la política municipal barcelonesa entre 1490 y 1714 nos muestra cómo, a pesar de los conflictos y las crisis, se había constituido la nueva clase dirigente catalana, el prestigioso patriciado urbano, mediante la fusión de la burguesía municipal rentista con la aristocracia feudal, hasta constituir un grupo social nuevo y pujante, abierto a constantes aportaciones de quienes tuvieran el mérito de la riqueza, con una coherente conciencia de clase, preocupado por mantener su status pero también por abrirse a actividades productivas y rentables. Era ya una burguesía con futuro.
La Junta Aragonesa de Comercio es de 1684. Valencia se convertía en puerto franco en 1679 y al final del siglo su región había conseguido al fin superar la crisis que comenzó con la expulsión de los moriscos en 1609. [La expulsión de los moriscos en James Casey. 1979: 4 y ss; Elliott y otros, 1982: 224-247.] Un aristócrata moderno, Goyeneche, desarrollaría en los inicios sus vastas empresas industriales, beneficiado por las leyes de 1682 y 1692 que proclamaban la compatibilidad de la nobleza con las actividades industriales y comerciales [Anes. 1975: 201-202.]. La orla cantábrica, beneficiada con la introducción del cultivo del maíz y con una demografía expansiva, era una fuente de emigración a las otras regiones y su burguesía, en especial la asturiana, tendría un papel de liderazgo en la lucha ideológica del siglo XVIII. Galicia vivía una época de densidad demográfica ciertamente difícil de superar con los medios del momento y todos los estudios [Villares. 1982] señalan la complejidad de su estructura social y de su peculiar sistema de propiedad agraria, que perviviría sin cambios significativos hasta el mismo siglo XIX. En Mallorca los estudios de Josep Juan Vidal sobre los manifests i scrutinis muestran que la recuperación incluso pudo llegar antes, hacia 1665, debido entre otras causas a la relativa paz y a las menores levas de soldados.
Un texto poco conocido de Maurice Garden iluminará las grandes diferencias regionales a lo largo de esta época de la periferia y la continuidad de los cambios en el siglo XVIII, sirviendo de base para el siguiente capítulo: «¿Se le pueden atribuir al siglo XVIII mutaciones decisivas? Parecería que las transformaciones más características son con frecuencia más antiguas, como el reemplazo progresivo del trigo por la cebada, que se pone el frente en el arzobispado de Murcia; y del trigo por el centeno en Castilla; así como la aparición del maíz: la mayoría de estas evoluciones datan del siglo XVII. A pesar de matices regionales, la evolución de conjunto sería más o menos la siguiente: impulso demográfico y búsqueda de nuevas tierras, entre 1670 y 1730 según los lugares, con récords de producción que a menudo se sitúan en el eje de los siglos XVII y XVIII. En Murcia, los récords de producción según las series de diezmos se sitúan en 1698, y el siglo siguiente es más bien estable, con una profunda depresión entre 1750 y 1770, seguida con una reactivación cuyas cimas seculares se sitúan en 1792 para la cebada, y 1797 para el trigo, récords absolutos. Al contrario, geográficamente, en Galicia y el País Vasco, los progresos del siglo XVII se prolongan más tiempo, con cimas desfasadas en el tiempo, según la importancia de los nuevos cultivos, el maíz esencialmente: la fase de ascenso prosigue casi sin interrupción de 1645 a 1740, pero en el obispado de Santiago de Compostela, o en el de Orense, en el interior de las tierras, la curva se desvía de 1720 a 1760, mientras que el obispado de Mondoñedo, en la costa cantábrica, se ve cómo culmina su producción únicamente en 1782. En este último, el maíz se ha convertido en rey, ocupando el 60 % de las tierras labradas, y la patata se hace común en este final de siglo. Los índices de producción muestran crecimientos variables, pero con frecuencia, cuando el trigo parece estancarse, algunos cultivos de sustitución experimentan una progresión espectacular, la viña aquí, el maíz allá, y esto en casi toda la península. En la propia región de Granada, entre 1780 y 1810, la producción de maíz sobrepasa a la del trigo y la cebada acumulada.» [Garden, en Leon. 1978: III. 206-207.]
Todos estos datos y su interpretación son revisables pero muestran una economía cambiante, con signos positivos en la periferia (también la periferia castellana) desde 1680, como sostienen hoy casi todos los autores. Y matizan la idea de que hacia 1750 todo el país salió del estancamiento. Más bien podría hablarse de que precisamente entonces la periferia se estancó durante un par de decenios, en una especie de crisis necesaria para digerir su anterior crecimiento, antes de reemprender con nuevos bríos su ascenso, mientras que el centro de la Península sí salió hacia 1750 de la crisis (sobre todo gracias a las roturaciones y a los viñedos) y recuperó parte de su retraso en estos años centrales del siglo.

La agricultura y la Mesta.
El sector agrario era el principal sector económico castellano con enorme diferencia, pero sufría una división, una tensión, entre la agricultura y la ganadería, que comenzaba a favorecer a ésta, por los mayores réditos de la lana para la nobleza que poseía los rebaños y las dehesas y para los mercaderes que la exportaban.
Faltaba en el campo, pese a que hubo muchas excepciones regionales y locales, una amplia clase media agraria que hubiera podido promover desde sus filas una burguesía urbana como sí la hubo en varias regiones del Norte de Europa.
Donde existió una clase media de campesinos, como en la mitad superior de la Península, se dio el fenómeno de una burguesía comercial e industrial incipiente en las ciudades (sobre todo en Castilla la Vieja), mas una serie de factores negativos frustraron ese proceso.
En el sur el latifundismo imposibilitó la aparición de la clase media campesina y ello tuvo consecuencias gravísimas a largo plazo.
Claudio Sánchez Albornoz explica en su En torno al feudalismo (1946) el origen de los enormes latifundios peninsulares como el resultado de las peculiaridades de la Reconquista. Del ritmo de la Reconquista devino la división de la Península en dos zonas, aproximadamente al Norte y al Sur, con numerosas excepciones. Al Norte un predominio de la pequeña propiedad, al Sur el dominio del latifundio, que se perpetuaría durante siglos.
Pero hay que precisar que el latifundio ya había sido dominante en tiempos de los romanos y visigodos (aunque nunca fue la única). Lo cierto es que el latifundio se prestaba muy bien al tipo de explotación que podía realizarse en las amplias y secas llanuras del Centro y del Sur de España. Parece más razonable que se unieron causas políticas y naturales para establecer el latifundismo.

La economía era predominantemente agrícola, basada en la tradicional tríada mediterránea: trigo, vid y olivo. La producción más destacada era la de los cereales para la alimentación humana (trigo) y de los animales (cebada, centeno y avena).
Era una agricultura de subsistencia, con una producción destinada en su mayor parte al autoconsumo. Las técnicas eran rudimentarias, los rendimientos eran escasos, la comercialización de excedentes mínima, y no había posibilidades de acumulación de capital, salvo en los periodos de fuertes hambrunas en las que los especuladores acaparaban los granos. Factor esencial de este retraso era la estructura de la propiedad, dividida sobre todo en pequeños propietarios y en grandes propietarios nobiliarios y eclesiásticos, sin una mediana propiedad intermedia. Otros factores era la falta de incentivos de los propietarios para invertir en regadíos o nuevas técnicas de cultivo, las dificultades de las tierras hispanas por su orografía, el duro y seco clima que empeoró hacia 1600, la competencia desleal de la ganadería lanar…
La Mesta, la organización de los ganaderos ovinos que controlaba la producción de lana, nacida durante el reinado de Alfonso X en el siglo XIII, experimentó en el siglo XVI su periodo de máxima prosperidad. Desde los tiempos de los Reyes Católicos la agricultura se vio relegada por la ganadería, y durante el reinado de Carlos I, la Mesta alcanzó su cota máxima con 3,4 millones de cabezas de ganado en 1526. Sin embargo, en el último tercio del siglo XVI, la Mesta y la ganadería trashumante entraron en un proceso de recesión que se acentuó en el XVII y sobre todo en el XVIII, debido al aumento de las roturaciones, el fomento de la ganadería estante, el descenso de la exportación de lana y la crisis de la industria textil. Hacia 1685 la Mesta se hallaba al borde de la bancarrota.

La artesanía y el comercio.
La artesanía padecía las consecuencias de la debilidad del mercado interno y aunque se benefició inicialmente del mercado americano y tuvo cierto auge hasta 1575, acabó hundiéndose en el siglo XVII. Destacaron las industrias textil (lanera y sedera), del cuero y las armas en las ciudades castellanas, y los astilleros en el norte.
El comercio interior era muy pobre, limitado a los productos básicos para las ciudades y los productos de lujo para la nobleza y la escasa burguesía. En cambio, el comercio exterior, centralizado en los puertos de Sevilla, Barcelona, Santander y Bilbao, tuvo una etapa de prosperidad hasta la crisis iniciada en 1575, que rompió los circuitos comerciales y financieros, y en el siglo XVII empeoró mucho.

El sistema monetario.
Las monedas de oro (escudos) y de plata (reales), fueron el símbolo del esplendor imperial de los Austrias. Sin embargo, ya en tiempos de Carlos I, y a pesar del aumento de la llegada de metales preciosos de América, la Hacienda real comenzó a notar el peso que suponía el mantenimiento del imperio: en 1557, recién coronado Felipe II, la Hacienda real se declaró en quiebra y lo mismo se repitió en 1575, con peores consecuencias, comenzando un proceso de degradación de la moneda. La llegada de metales alcanzó su máximo entre 1591 y 1600, pero a partir de entonces la producción se redujo y la crisis económica se agravó. Cuando, finalmente, el Estado se vio obligado a acuñar moneda de cobre, la decadencia monetaria se hizo ya evidente.

El impacto de los metales preciosos de América.
La masiva llegada de oro y plata de América transformó la economía europea, que que ya estaba recuperándose de la crisis de la Baja Edad Media, sobre todo en Italia y Países Bajos, y esto se aceleró con la mayor disponibilidad de moneda y la progresiva apertura de los mercados de América, África e India. El comercio y el crédito financiero se incrementaron en un circuito planetario: Europa exportaba productos a América a cambio de oro y plata, y enviaba una parte a Asia a cambio de especias. Pero hubo un incremento de la demanda de bienes que no pudo satisfacer el sistema productivo y un sobrante de moneda, con lo empezó una subida espectacular de precios, que avanzó desde España a toda Europa.
En España hasta 1570 produjo una expansión económica: tejidos de lana en Castilla, armas en Toledo, barcos en el Cantábrico, vino y aceite en Andalucía, trigo en la Meseta. Pero, como hemos visto, la siguió la crisis y una decadencia durante el siglo XVII, prolongada hasta 1680, debido a que el país gastaba casi todo el dinero en las guerras europeas y se endeudaba, que el sistema productivo agrícola e industrial era poco competitivo en precio y calidad respecto a los europeos, y que el comercio colonial estaba en gran parte en manos extranjeras, sobre todo genoveses y alemanes.

LA CULTURA Y LAS ARTES.
El esplendor exterior del imperio español deslumbró a Europa, que incluso adoptó durante decenios sus costumbres y lengua como signo de riqueza y poder. Sin embargo, esta imagen exterior contrastaba fuertemente con la realidad interior del país, donde el pueblo estaba empobrecido y era analfabeto.
Eran mínimos los niveles de alfabetización y de estudios primarios y secundarios, en contraste con los estudios superiores, en los que demasiados estudiantes seguían unas disciplinas poco científicas, de mera reproducción del saber tradicional. En el ambiente represivo que creció desde Felipe II, la creación intelectual se adaptó al entorno sociopolítico y las ciencias humanas predominaron sobre las ciencias de la naturaleza. El eje de la vida cultural española durante el siglo XVI fue el debate sobre el erasmismo y el tomismo. El erasmismo representaba el pensamiento europeo, más moderno y tolerante, mientras el tomismo representaba el pensamiento nacional, medievalizante e intolerante. Carlos I había apoyado al primero, consecuente con su idea imperial europea, pero en el reinado de Felipe II ganó el segundo, apoyado en la Inquisición, como reacción ante la amenaza exterior. Esto siguió así en el siglo XVII. España se cerró a la cultura europea, y aunque pudo desarrollar una cultura y un arte de extraordinaria calidad durante el siglo XVII, su base social era muy débil, por lo que no perduró más allá de 1580.
La conciencia de la crisis llevó al surgimiento de un realismo, que junto a la concentración de los capitales en manos ociosas y el desprecio del trabajo manual fue la base social del Siglo de Oro.

Las letras.
Los siglos XVI y XVII, en los que se desarrollan los periodos renacentista y barroco, marcan el momento de mayor esplendor de las letras españolas: el denominado Siglo de Oro, sobre todo el XVII. La literatura castellana alcanzó su plenitud, mientras las de las otras lenguas del Estado decaían.
Se pueden clasificar dos corrientes estéticas: la realista (picaresca), nacida de la conciencia de la crisis económica y social, y la idealista (misticismo), nacida como un escape religioso a la espiritualidad.
La novela, como el resto de la prosa, experimentó un brillante desarrollo, desde la novela picaresca a la obra culminante de la narrativa española, El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha de Miguel de Cervantes, seguida por El Buscón de Quevedo y la obra de Gracián.
El teatro barroco, un espectáculo de masas, especialmente en Madrid, vivió su gran momento de popularidad de la mano de Lope de Vega, Calderón de la Barca y Tirso de Molina.
La poesía estuvo representada en el siglo XVI por Garcilaso de la Vega y los místicos Fray Luis de León, Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz, y se vio coronada en el siglo XVII, por vías bien diferentes, en la obra de Quevedo (el conceptismo) y Góngora (el culteranismo).
El ensayo y la prosa didáctica tuvieron maestros como Fray Luis de León, Fray Luis de Granada, Santa Teresa de Jesús y finalmente, en el siglo XVII, Gracián.

Las ciencias.
Se desarrollaron las ciencias y otros saberes, en especial la filosofía (Luis Vives, Miguel Servet), la filología (Nebrija), la historia (Díaz del Castillo, López de Gomara, el padre Mariana), la economía (los arbitristas Martín de Azpilicueta, Tomás de Mercado, González de Cellorigo, Diego José Dormer, Caja de Leruela, Alvárez Ossorio) o el derecho natural (Suárez, Vitoria, el padre Mariana). Si no había experimentación en física, química o matemáticas (pues hubiera puesto en duda la ciencia tomista), sí hubo excelentes cosmógrafos, geógrafos y naturalistas, gracias a los descubrimientos geográficos.
Sin embargo, desde mediados del siglo XVI el auge del espíritu de la Contrarreforma significó el cierre del país a los avances científicos, en una época en que se dieron a conocer los trabajos de Galileo, Pascal y Newton, y frente a ciertas corrientes ideológicas como el erasmismo o el cartesianismo. Sólo a finales del siglo XVII se introdujeron las ciencias modernas, al socaire de la recuperación económica.

Las artes.
Paralelo al discurrir de la historia política del reinado de los Austrias, el arte evolucionó a lo largo de los siglos XVI y XVII desde el Renacimiento y el Manierismo, en el siglo XVI, hasta el Barroco, que impuso su gusto durante el siglo XVIII dominado por el espíritu de la Contrarreforma.
La arquitectura se inspiró en sus inicios en el modelo gótico español, que perduró mucho tiempo, y en el modelo renacentista italiano para la monarquía absoluta y la nobleza, que más tarde adquirió características propias con los estilos plateresco, seguido del clasicista del Palacio de Carlos V en Granada y del herreriano, cuyo máximo ejemplo es el monasterio de El Escorial, acabado por Herrera. En la época del Barroco, un estilo que exalta el poder monárquico y eclesiástico, se construyeron numerosas iglesias y se desarrollaron notables acciones urbanísticas como la plaza mayor de Madrid.
La escultura fue el arte que mejor se acomodó a la voluntad propagandística de la Contrarreforma, con grandes representantes como Alonso Berruguete, Gregorio Hernández, Juan Martínez Montañés, Alonso Cano, Pedro de Mena o Francisco Salzillo. El estilo es austero, realista y expresionista.
La pintura contó con un gran elenco de artistas, nacionales y extranjeros, que trabajaron en el país. La obra manierista de El Greco, a caballo entre los siglos XVI y XVII, dio paso a una nueva generación de pintores barrocos, entre los que destacaron José de Ribera (afincado en Nápoles), Francisco de Zurbarán, Bartolomé Esteban Murillo, Juan Valdés Leal, Claudio Coello y, sobre todo, Diego Velázquez, el pintor más preclaro, de un supremo realismo.

 
UD FUENTES.
Documentales.
La decadencia en el Siglo de Oro. Documental de RTVE, Serie Memoria de España nº 14. [www.rtve.es/alacarta/videos/memoria-de-espana/]

Libros.
Amelang, James siglo La formación de una clase dirigente: Barcelona 1490-1714. Ariel. Barcelona. 1986. 232 pp.
Anes, Gonzalo. Las crisis agrarias en la España Moderna. Taurus. Madrid. 1970. 515 pp.
Bataillon, Marcel. Los jesuitas en la España del siglo XVI. Junta de Castilla y León. Valladolid. 2010. 254 pp. Reseña de Ribot, Luis. “El Cultural” (4-II-2010) 23. Edición de clases de 1945-1946 en el Collège de France.
Batllori, Miguel. Humanismo y Renacimiento. Estudios hispano-europeos. Ariel. Barcelona. 1987. 197 pp.
Chaunu, Pierre. Conquista y explotación de los nuevos mundos. Nueva Clío 26 bis. Labor. Barcelona. 1973. 368 pp. Bataillon, Marcel. Erasmo y España. Fondo de Cultura Económica. Madrid. 1966, 2 rev. (1937 francés). 921 pp.
Larraz, J. La época del mercantilismo en Castilla (1500-1700). Madrid. 1943. 2 ed. Por referencia en Lozoya [1977].
Márquez, Antonio. Los alumbrados. Orígenes y filosofía (1525-1559). Taurus. Madrid. 1980. 315 pp.
Molas, Pere. La burguesía mercantil en la España del Antiguo Régimen. Cátedra. Madrid. 1985. 260 pp.
Pérez Moreda, Vicente. Las crisis de mortalidad en la España interior, siglos XVI-XIX. Siglo XXI. Madrid. 1980. 526 pp.
Ruiz Martín, Felipe. Pequeño capitalismo. Gran capitalismo. Simón Ruiz y sus negocios en Florencia. Crítica. Barcelona. 1990. 229 pp.
Sanz Ayán, Carmen. Un banquero del Siglo de Oro. Octavio Centurión, el financiero de los Austrias. La Esfera de los Libros. Madrid. 2015. 334 pp. Reseña de Perdices, Luis. El hombre que prestaba dinero al rey. “El País” Babelia 1.240 (29-VIII-2015) 6. El banquero genovés Octavio Centurión (1575/1589?-1653), banquero de Felipe III y Felipe IV.
Vassberg, David E. Tierra y sociedad en Castilla. Señores, ‘poderosos’ y campesinos en la España del siglo XVI. Crítica. Barcelona. 1986 (1984 inglés). 331 pp.
Villares, Ramón. La propiedad de la tierra en Galicia 1500-1936. Siglo XXI. Madrid. 1982. 453 pp.

Artículos. Orden cronológico.
Villatoro, Manuel P. Así combatieron y dominaron Europa los temibles Tercios españoles. “ABC” (27-VII-2013). Información (teñida de patriótica) sobre la organización y armamento de las unidades militares españolas más famosas durante los siglos XVI y XVII.
Álvarez-Nogal, Carlos; Chamley, Christophe. Dos imperios en apuros financieros. “El País” (23-X-2013) 29. Los autores resumen la crisis financiera española de 1575, como una crisis de deuda (el rey podía pagar sus deudas pero no aumentar el monto de estas porque las Cortes se negaban) y establecen un paralelismo con el recient conflicto presupuestario en EE UU.

Dosier: La monarquía española de Carlos I.
Documentales.
Carlos V, un monarca, un imperio. Documental de RTVE, Serie Memoria de España nº 12. [www.rtve.es/alacarta/videos/memoria-de-espana/]
Libros.
Alvar, Alfredo. La emperatriz. La Esfera de los Libros. 2012. 480 pp. Biografía de Isabel de Portugal, la esposa de Carlos V. Ribot, Luis. “El Cultural” (16-XI-2012) 20. Alfredo Alvar (Granada, 1960), profesor y divulgador de historia moderna.
Belenguer, Ernest. El Imperio de Carlos V. Las coronas y sus territorios. 2002.
Carande, Ramón. Carlos V y sus banqueros. Crítica. Junta de Castilla y León. Barcelona. 1987 (1949). 3 vols. Vol. I. La vida económica en Castilla. 542 pp. Vol. II. La hacienda real de Castilla. 635 pp. Vol. III. Los caminos del oro y de la plata. 627 pp.
Chaunu, Pierre. La España de Carlos V. Península. Barcelona. 1976 (1973 francés). 2 vols. I. Las estructuras de una crisis. 279 pp. II. La coyuntura de un siglo. 248 pp.
Chaunu, Pierre; Escamilla, Michèle. Charles Quint. Fayard. París. 2000. 800 pp.
Fernández Álvarez, Manuel. Carlos V, un hombre para Europa. Espasa Calpe. Madrid. 1999. 360 pp.
Fernández Álvarez, Manuel. Carlos V. El César y el hombre. Espasa Calpe. Madrid. 1999. 887 pp.
Thomas, Hugh. El imperio español de Carlos V. Planeta. Barcelona. 2010. 748 pp. Reseña de Ribot, Luis. “El Cultural” (7-I-2011) 20.
Triadó, Juan-Ramón. Carlos V y su época. Carroggio. Madrid. 2000. 400 pp. Historia, arte y cultura.

Dosier: La monarquía española de Felipe II.
FUENTES.
Películas.
Documentales.
La España de Felipe II. Documental de RTVE, Serie Memoria de España nº 13. [www.rtve.es/alacarta/videos/memoria-de-espana/]
Exposiciones.
Libros.
Brumont, Francis. Campo y campesinos de Castilla la Vieja en tiempos de Felipe II. Siglo XXI. Madrid. 1984. 362 pp.
Braudel, Fernand. El Mediterráneo y el mundo mediterráneo en la época de Felipe II. FCE. Madrid. 1976 (1953; francés, 1949, rev. 1966). 2 vols. 858 y 942 pp.
Belenguer, Ernest. La Corona de Aragón en la época de Felipe II. Valladolid. 1986.
Belenguer, Ernest. Felipe II. Madrid. 1988.
Fernández Álvarez, Manuel. Felipe II. Espasa. Madrid. 1998. 984 pp.
Gómez Centurión, C. La Armada Invencible. Anaya. Madrid. 1988. 96 pp.
Goodman, David. Poder y penuria. Gobierno, tecnología y ciencia en la España de Felipe II. Alianza. Madrid. 1990 (1988 inglés). 305 pp.
Lapeyre, Henri. Simón Ruiz et les asientos de Philippe II. Affaires et gens d'affaires. Armand Colin. París. 1953. 135 pp.
López Piñero, José María. Ciencia y técnica en la sociedad española de los siglos XVI y XVII. Labor. Barcelona. 1979. 511 pp.
Martínez Millán, José (dir.). La corte de Felipe II. Alianza. Madrid. 1994. 530 pp.
Parker, Geoffrey. Felipe II. Alianza. Madrid. 1984 (1978 inglés). 266 pp.
Parker, Geoffrey. El ejército de Flandes y el Camino Español 1567-1659. Alianza. Madrid. 1985 (1972 inglés). 367 pp.
Parker, Geoffrey. La gran estrategia de Felipe II. Alianza. Madrid. 1998. 541 pp.
Parker, Geoffrey. Felipe II. Planeta. Barcelona. 2010. 1.383 pp.
Parker, Geoffrey; Martin, Colin. La Gran Armada. Trad. de C. Martínez y J. A. Pardos. Planeta. Barcelona. 2011. 592 pp. Reseña de Ribot, Luis. “El Cultural” (2-XII-2011) 20.
Pérez, Joseph. La España de Felipe II. Crítica. Barcelona. 2000. 509 pp. La tesis de que Felipe II basó su imperialismo en la religión (usó ésta como pretexto de su poder absoluto).
Pierson, Peter. Felipe II de España. FCE. México. 1984 (1975 inglés). 320 pp.
Salomon, Noël. La vida rural castellana en tiempos de Felipe II. Ariel. Barcelona. 1964. 427 pp.

Artículos. Orden cronológico.
Pérez Samper, María de los Ángeles. Isabel de Farnesio. La ambición por reinar. “Clío. Revista de Historia”, Vol. 6, nº 64 (II-2007) 74-87.

Dosier: La decadencia española del siglo XVII. La crisis social y económica.
Libros.
Benigno, Francesco. La sombra del rey. Validos y lucha política en la España del siglo XVII. Alianza. Madrid. 1994 (1992 italiano). 248 pp.
Calvo, J. Así vivían en el Siglo de Oro. Anaya. Madrid. 1989. 96 pp.
Carande, Ramón. Estudios de Historia. Crítica. Barcelona. 1989. 2 vols. Vol. I. 419 pp. (14 estudios).
Carande, Ramón. Otros siete estudios de Historia de España. Ariel. Barcelona. 1978. 351 pp.
Casey, James. El Reino de Valencia en el siglo XVII. Siglo XXI. Madrid. 1983 (1979 inglés). 282 pp.
Clavero, Bartolomé. Mayorazgo. Siglo XXI. Madrid. 1989 (1974). 473 pp.
Fayard, Janine. Los miembros del Consejo de Castilla (1621-1746). Siglo XXI. Madrid. 1982 (1979 francés). 565 pp.
Fernández Albaladejo, Pablo. Fragmentos de Monarquía. Alianza. Madrid. 1992. 487 pp.
García Hernán, Enrique. Políticos de la monarquía hispánica (1469-1700). Fundación Mapfre / Fundación Ramón Areces. Madrid. 2002. 888 pp. Avance en “Historia 16”, año 26, nº 321 (I-2003) 42-51.
García Sanz, A. Desarrollo y crisis del Antiguo Régimen en Castilla la Vieja. AKAL. Madrid. 1986. 499 pp.
Gil, Luis. El imperio luso-hispano y la Persia Safávida, Tomo I (1592-1605). “I. L.” Luis Gil, Nacional de Historia por su obra sobre el imperio y Persia. “El País” (31-X-2007) 54.
González Alonso, Benjamín. Sobre el Estado y la Administración de la Corona de Castilla en el Antiguo Régimen. Siglo XXI. Madrid. 1981. 271 pp.
López Piñero, José María. Ciencia y técnica en la sociedad española de los siglos XVI y XVII. Labor. Barcelona. 1979. 511 pp.
Luján, Néstor. La vida cotidiana en el Siglo de Oro español. Planeta. Barcelona. 1988. 198 pp.
Palacio Atard, Vicente. Derrota, agotamiento y decadencia en la España del siglo XVII. 1956.
Parker, Geoffrey. El ejército de Flandes y el Camino Español 1567-1659. Alianza. Madrid. 1985 (1972 inglés). 367 pp.
Rodríguez-Moñino Soriano, Rafael. Razón de Estado y dogmatismo religioso en la España del XVII. Negociaciones hispano-inglesas de 1623. Labor. Barcelona. 1976. 221 pp.
Simón, A. La España del siglo XVII. Anaya. Madrid. 1991. 96 pp.
Terrasa Lozano, Antonio. La casa de Silva y los duques de Pastrana. CEEH / Marcial Pons. Madrid. 2012. 444 pp. Reseña de Ribot, Luis. “El Cultural” (26-X-2012) 22. Una familia noble de origen portugués (una rama serán los Éboli) se encumbra en Castilla en los siglos XVI-XVII, y se embarca en una multitud de pleitos en los que se puede conocer su ideología.
Thompson, I. A. A. Guerra y decadencia. Gobierno y administración en la España de los Austrias, 1560-1620. Crítica. Barcelona. 1981 (1976 inglés). 410 pp.
Tomás y Valiente, F. Los validos en la monarquía española del siglo XVII. Siglo XXI. Madrid. 1982. 208 pp.
Trevor Davies, R. La decadencia española, 1621-1700. Labor. Barcelona. 1969. 191 pp.
Artículos. Orden cronológico.
Sebastián, José Antonio. El largo siglo XVII. “El País” Negocios 1.367 (15-I-2012) 22-23. La crisis económica del siglo XVII, en la serie ‘Las grandes crisis de la economía española’.
Constenla, Tereixa. Luz sobre los prisioneros del remo. “El País” (12-III-2012) 35. Se restauran los Libros de Galeras (1624-1748), fuentes administrativas de las biografías de los galeotes.

Dosier: La monarquía española de Felipe III.

Dosier: La monarquía española de Felipe IV.
Sanz Ayán, Carmen. Los banqueros y la crisis de la monarquía hispánica de 1640. Marcial Pons. Madrid. 2013. Constenla, T. Sanz Ayán, Nacional de Historia por un estudio sobre la época de Felipe IV. “El País” (14-XI-2014) 46. Carmen Sanz Ayán (Madrid, 1961), catedrática de Historia Moderna de la Universidad de Complutense.
Stradling, R.A. Felipe IV y el gobierno de España, 1621-1665. Cátedra. Madrid. 1989 (1988 inglés). 510 pp.

Dosier: La monarquía española de Carlos II.

Dosier: Los moriscos.
Libros.
Domínguez Ortiz, A.; Vincent, Bernard. Historia de los moriscos. Alianza. Madrid. 1978. 313 pp.
Artículos. Orden cronológico.
Villena, Miguel Ángel. Moriscos, una memoria recobrada. “El País” (8-V-2009) 41.