Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía y Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

martes, 18 de abril de 2017

España: La prostitución y la trata de personas.

España: La prostitución y la trata de personas.

Resultado de imagen de esclavos, editorial Trata de personas 2017

Prostitución en España: un negocio sin crisisDocumental de TeleSur. 26 minutos. [https://www.youtube.com/watch?v=1z5h60q6XDI] 


Debate entre cuatro estudiantes sobre la legalización o no de la prostitución. 10 minutos.


La mayoría de las féminas explotadas en España son mujeres y niñas extranjeras, procedentes de países en desarrollo de Europa del Este (sobre todo de Rumanía), del África subsahariana y Sudamérica, y un pequeño pero significativo grupo de Asia (China sobre todo). Las africanas y muchas rumanas trabajan en la calle, y las europeas y latinoamericanas en clubes de alterne y pisos. Muchas son trasladas con frecuencia de los locales para evitar que establezcan lazos locales para pedir ayuda y para dar variedad a la oferta.
El editorial Esclavas sexuales [“El País” (27-V-2013)] comenta las primeras condenas por el nuevo delito de trata de personas.
‹‹El nuevo delito de trata de personas, introducido en el Código Penal hace algo más de dos años, comienza a dar sus frutos. Nueve acusados han sido condenados a penas de entre cinco y 22 años de cárcel por haber participado en la captación, traslado o retención de cinco mujeres mediante engaño, violencia o abuso de su vulnerabilidad, para obligarlas a prostituirse. Esta conducta, conocida como trata de mujeres, ha dejado de ser tan escurridiza a efectos penales como era antes de la reforma, aunque sigue siendo muy difícil conseguir las pruebas inculpatorias y aún más, la reinserción de las víctimas.
La principal dificultad radica en el estado de terror en que viven las mujeres, sometidas a constantes malos tratos y bajo la amenaza de castigar a sus familiares en el país de origen si intentan escapar. Esta es la razón por la que muy pocas víctimas se acogen a los beneficios que la ley española les brinda si colaboran en el desmantelamiento de las redes mafiosas. Pese a tener la condición de testigo protegido y poder conseguir permiso de residencia y trabajo, de las 763 mujeres a las que se ofreció en 2011, solo 98 se acogieron a estos beneficios. Es tan devastador el estado psicológico en el que se encuentran que muchas veces no son capaces de pedir ayuda, por eso es tan importante la colaboración de quienes, particularmente los clientes, puedan sospechar que están ante un caso de esta forma cruel y humillante de esclavitud, que explota sexualmente a las mujeres y las mantiene en cárceles clandestinas.
No es un fenómeno reducido ni fácil de perseguir. Y va en aumento. Un estudio de Eurostat indica que entre 2008 y 2010 las víctimas aumentaron el 18%. El mismo estudio indica que España es, tras Italia, el segundo país con más casos de explotación sexual detectados y estima que el negocio mueve más de cinco millones de euros al día. En 2011, la policía calculó que podían ser víctimas de trata 14.730 mujeres, pero tras las oportunas intervenciones, solo se llegaron a identificar 1.082 casos. Ese año se detuvo a 1.200 personas por trata de mujeres y se abrieron 64 procesos judiciales. Queda mucho por hacer y por eso hay que saludar las medidas adoptadas por Interior para facilitar las denuncias, que incluyen un teléfono gratuito (900 10 50 90) que garantiza el anonimato. Pero es preciso mejorar e incrementar las de acogida y reinserción. El ejemplo de las que logren salir adelante será a la larga el mejor instrumento de lucha.››


El editorial Trata de personas [“El País” (18-IV-2017)] resume el auge del negocio de la trata con fines de explotación laboral y sobre todo sexual:
‹‹En apenas cinco años, las fuerzas de seguridad han rescatado a 5.675 víctimas de trata de personas que estaban siendo sometidas a explotación sexual o laboral por la fuerza. La inmensa mayoría eran mujeres que habían sido arrancadas de su país de origen con engaños o violencia y, una vez en España, obligadas a prostituirse en condiciones de cruel esclavitud. El informe policial que da cuenta de estas cifras revela que están empezando a dar frutos las políticas de persecución de la trata de personas, pero también demuestra la magnitud de una actividad criminal trasnacional que ya alcanza casi el mismo volumen por el dinero que mueve que el tráfico de drogas o de armas.
Si las 4.500 mujeres rescatadas y las 3.000 detenciones practicadas en este tiempo constituyen solo la punta del iceberg, como sostienen los expertos, podemos colegir la magnitud del desafío si queremos erradicar este tipo de esclavitud y las mafias que se lucran con ella. El Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado, dependiente del Ministerio de Interior, estimaba el año pasado en 23.000 las mujeres es riesgo de esclavitud sexual. Estos datos revelan la necesidad de revisar tanto los medios destinados a la persecución de las mafias como el marco legislativo en el que se desarrolla la prostitución. Los escasos medios disponibles para proteger tanto a las víctimas como a los denunciantes son un factor de impunidad. Teniendo en cuenta la brutalidad con la que operan estas mafias, solo la garantía de protección puede estimular que haya denuncias.
No es casualidad que España ocupe el primer lugar de Europa y el tercero del mundo, después de Tailandia y Puerto Rico, según Naciones Unidas, en demanda relativa de prostitución. La existencia de una demanda creciente estimula la actividad de las mafias en nuestro país y se convierte en un factor de criminalidad con un gran poder de corrupción vinculada al blanqueo de dinero.
Diferentes estudios han demostrado la creciente banalización de la prostitución en España. Sorprende que muchos jóvenes recurran con frecuencia a ella como un elemento más de diversión. Algunos países penalizan a los clientes de la prostitución. Desde que Suecia lo hizo por primera vez, hace 18 años, otros siete países en Europa, los últimos Francia e Irlanda, han adoptado distintas fórmulas de penalización. Esto es especialmente importante en el caso de la prostitución forzosa. Quienes han pagado para tener sexo con una mujer que ejerce como esclava sexual son también responsables, porque sin clientes no habría negocio. Es preciso abrir un debate sobre esta cuestión. En la reciente reforma del artículo 187 del Código Penal el PP introdujo a su paso por el Senado una modificación que favorece el proxenetismo. Además de lucrarse explotando la prostitución de otra persona, para que haya delito se requiere ahora que sea en “condiciones gravosas, desproporcionadas o abusivas” o “una situación de vulnerabilidad personal o económica”, condiciones ambas difíciles de demostrar.››


El editorial Falsa libertad [“El País” (4-IX-2018)] afirma que no se puede reconocer una relación laboral donde hay esclavitud sexual:
‹‹Ha hecho bien la directora general de Trabajo, Concepción Pascual, en presentar su dimisión y la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, en aceptársela por haber permitido la inscripción de un sindicato de trabajadoras del sexo sin haber obtenido la aquiescencia para una decisión política de esa trascendencia. El BOE publicó el pasado 4 agosto la inscripción administrativa del sindicato OTRAS, acrónimo de Organización de Trabajadoras Sexuales, entidad constituida en Barcelona, sin que el asunto hubiera sido objeto de discusión previa. El Gobierno estudia ahora la forma de revertir esa autorización, pero es evidente que la dirección general que ha permitido el registro oficial ha actuado con precipitación y sin el amparo político necesario.
La regulación de la prostitución ha sido y es objeto de fuerte controversia en la sociedad y también dentro del partido del Gobierno. De hecho, la primera iniciativa legislativa para regular la protección laboral de las prostitutas partió del partido socialista en Cataluña, cuando formaba parte del Gobierno de la Generalitat, y no prosperó precisamente por la oposición que suscitó en el propio partido y en el movimiento feminista. La directora general no podía ignorar lo delicado de esa decisión y, por tanto, es muy razonable que haya dimitido de su cargo.
Legalizar un sindicato de prostitutas significa reconocer de algún modo a la prostitución como actividad laboral, pero la venta del cuerpo no puede considerarse nunca un trabajo. La prostitución no es ahora una actividad ilegal, pero tampoco legal, y admitir que pueda haber una relación laboral implica dar cierta cobertura a una actividad que se nutre fundamentalmente de la explotación forzosa de las mujeres.
Quienes defienden la regulación apelan a la libertad de las mujeres para utilizar su cuerpo y sostienen que es mejor reconocerles determinados derechos sociales y laborales que dejarlas a la intemperie que supone la actual situación de alegalidad. No dudamos de que puede haber mujeres que hayan decidido libremente prostituirse. Su decisión tiene que ser respetada, pero a la hora de otorgar cobertura laboral a su actividad deben tenerse en cuenta las consecuencias que una decisión de este tipo tendría para todo el colectivo y para el conjunto de la sociedad.

El argumento del mal menor no puede ser aceptado en un asunto en el que está en juego no solo la dignidad sino la libertad de las mujeres. Porque ciertamente puede haber algunas que ejercen la prostitución por decisión libre, pero son una minoría tan exigua que en absoluto pueden considerarse representativas. Estamos muy lejos de poder garantizar una verdadera libertad de elección. La realidad es que la inmensa mayoría de las prostitutas ejercen forzadas, algunas porque no tienen una opción mejor para subsistir y muchas otras porque han sido sometidas por la fuerza y viven en condiciones de esclavitud. Reconocer la prostitución como una actividad económica más supondría dar cobertura legal a una de las formas más crueles y degradantes de violencia contra las mujeres.›› 

FUENTES.
Libros.
De León, Marta Elisa. Las ocultas. Una experiencia de la prostitución. Turner Noema. Madrid. 2012. Fragmento en “El País” Redacción. “Diario de Mallorca” Domingo (11-III-2012) 14.

Noticias: Artículos.
Andreu, Jerónimo. Burdeles sin salida. Nadie sale de la jaula abierta. “El País” Domingo (14-IV-2013) 2-4. La trata de blancas aumenta en España y las meretrices casi no hallan resquicios para abandonar su profesión.
Sahuquillo, María R. Los jueces firman solo nueve penas por trata de blancas en dos años. “El País” (20-V-2013) 34.
Carranco, R.; Sahuquillo, María R. La prostitución, mejor debajo de la alfombra. “El País” (1-VI-2012) 34-35.
Rodríguez, Marta. Las sanciones hacen caer en picado la prostitución de carretera. “El País” Cataluña (11-VIII-2013) 1-2. Las sanciones de la Generalitat reducen el problema en las carreteras de Girona.
Carranco, Rebecca; García, Jesús. Burdeles de placa y pistola. “El País” Domingo (26-I-2014) 6-7. Una mafia policial amparaba una red de prostitución en Cataluña.
Altozano, Manuel. Soy proxeneta, pero no delincuente ante la ley. “El País” (10-II-2014) 26-27.
Redacción. ¿Prostitución legal o ilegal? Un debate muy antiguo. “Diario Vasco” (16-II-2014).
Rivas Martínez, L.; Mumbrú, J. El cooperativismo abre la puerta a la regulación de las prostitutas. “El País” (19-II-2014) 31. Se legaliza una cooperativa de prostitutas en Ibiza.
Sahuquillo, María R. El Congreso apoya penalizar a clientes y prostitutas que ejerzan en las carreteras. “El País” (20-II-2014) 34.
Hierro, Lola; Lucas, Ángeles. Las olvidadas de los invernaderos. “El País” (21-IV-2014) 32-33.
Sérvulo González, J. El PIB entra en el burdel. “El País” (8-VI-2014) 29. El INE intenta medir la economía de la prostitución y las drogas.
Altares, Guillermo. El PIB de la esclavitud sexual. “El País” (9-VII-2014) 34. La Comisión de Igualdad del Congreso y asociaciones contra la trata de blancas se oponen a incluir la prostitución en las cuentas del PIB.
Congostrina, Alfonso L. Interior someterá a los clientes de la prostitución a una ‘presión insoportable’. “El País” (10-II-2015) 30.
Congostrina, Alfonso L. Nace el primer ‘lobby’ de trabajadoras sexuales de España. “El País” (28-III-2015) 30. Asociaciones de prostitutas se unen para reivindicar sus derechos.
Junquera, N. Monjas en el prostíbulo. “El País” (29-V-2015) 24. Un grupo de religiosas faena para rescatar prostitutas.
Junquera, N. Lucía / Exprostituta. ‘Habría querido arrancarme la piel’. “El País” (29-V-2015) 24.
Gálvez, J. J. Dos de cada diez hombres admiten haber pagado para tener sexo. “El País” (20-II-2016) 24. Una encuesta ahonda en los problemas de las mujeres explotadas sexualmente. La mayoría son mujeres y niñas extranjeras, procedentes de países en desarrollo de Europa del Este (sobre todo de Rumanía), del África subsahariana y Sudamérica, y un pequeño grupo de Asia. Las africanas y muchas rumanas trabajan en la calle, y las europeas y latinoamericanas en clubes de alterne y pisos. Muchas son trasladas con frecuencia de los locales para evitar que establezcan lazos locales para pedir ayuda y para dar variedad a la oferta.
Carretero, Nacho. Los puticlubs se llenan de veinteañeros. “El País” (24-XII-2016). La drástica caída de la edad de los clientes de los burdeles.
Domínguez, Í.; Gálvez, J. J. Esclavos en España / 1. 5.600 víctimas de esclavitud afloran en España tras los cambios legales. “El País” (17-IV-2017). Prosigue a lacra de la explotación laboral y sobre todo sexual, en un 96% mujeres, la mayoría de origen nigeriano, rumano y chino, pero también hay muchas españolas, dominicanas, brasileñas y paraguayas.
Domínguez, Í.; Gálvez, J. J. ‘Han llegado a asesinar a miembros de su familia’. “El País” (17-IV-2017).
Domínguez, Í.; Gálvez, J. J. Esclavos en España / 2. ‘La gente lloraba al oír el nombre del capo’. “El País” (18-IV-2017).
Domínguez, Í.; Gálvez, J. J. Prostituida a cambio de 2,5 euros. “El País” (18-IV-2017).
Domínguez, Í.; Gálvez, J. J. Esclavos en España / 3. Sobrevivir a la explotación sexual. “El País” (19-IV-2017).
Domínguez, Í.; Gálvez, J. J. Adolescentes para robar y casarse. “El País” (19-IV-2017).
Domínguez, Í.; Gálvez, J. J. Trabajadores forzados. “El País” (19-IV-2017). También hay trata de hombres, inmigrantes explotados en casas, campos y fábricas.
Jabois, Manuel. ‘Compré y vendí mujeres como si fueran ganado’. “El País” (12-XI-2017). Uno de los grandes criminales de la prostitución y la trata de mujeres desvela cómo funciona la esclavitud sexual en España.
Ortega, P. Cae una red que explotaba a mujeres inmigrantes traídas desde Lampedusa. “El País” (23-III-2018). Una mafia nigeriana.
Carranco, R. El proxeneta ‘más buscado’, un embaucador de mujeres. “El País” (31-VII-2018). Se presentaba en los burdeles como su salvador, pero era solo para prostituirlas en otro sitio.
Martín, María; Lambertucci, C. Trabajo busca cómo anular un sindicato de prostitutas. “El País” (31-VIII-2018). La ministra Valerio (y en general el Gobierno socialista) está en contra de la legalización de la prostitución.
Congostrina, A. L.; Lambertucci, C. El sindicato de prostitutas critica la ‘moralina’ del ‘feminismo abolicionista’. “El País” (1-IX-2018).
Martín, M.; Cué, C. E. Trabajo destituye a su directora general por inscribir el sindicato de prostitutas. “El País” (4-IX-2018). Concepción Pascual dimite por el error.

Opiniones.
Beltrán, Elena. Prostitución y ciudadanía. “El País” (25-VIII-2015) 11. A favor de una legalización y regulación de la prostitución.

Camps, Victoria. Legalizar la prostitución. “El País” Cataluña (14-IV-2015) 2.

Editorial. Esclavas sexuales. “El País” (27-V-2013) 32. Primeras condenas por el nuevo delito de trata de personas.
Editorial. Trata de personas. “El País” (18-IV-2017).
Editorial. Trata de refugiadas. “El País” (29-III-2018).
Editorial. Falsa libertad. “El País” (4-IX-2018). No se puede reconocer una relación laboral donde hay esclavitud sexual.

García Fontanet, Ángel. Prostitución. “El País” Cataluña (2-III-2016) 2. El exmagistrado explica la nueva posibilidad legal de considerar delito la explotación sexual de mujeres en situación de vulnerabilidad.

Gavilán, María. La prostitución: esto no va de sexo. “El País” (1-II-2018). La juez y profesora sostiene la ilegalidad de la prostitución, que trata a las personas como mercancía.

Gay, María Eugenia. Contra la esclavitud sexual. “El País” (3-VIII-2018).

Mena, José María. La indefensión de las prostitutas. “El País” Cataluña (18-IV-2015) 2.
Mena, J. Mª. Prostitución ‘voluntaria’. “El País” Cataluña (17-XI-2015) 2. Crítica a una sentencia que considera que las prostitutas son voluntarias por lo que el proxenetismo no es perseguible penalmente.

Montero, Rosa. Las prostitutas y el machismo. “El País” Semanal 2.041 (8-XI-2015) 96. A favor de la legalización.

Reverte, Jorge M. No son libres. “El País” (4-VI-2015) 2. Las prostitutas no son libres pese a sus afirmaciones.

Valls, Francesc. Prostitutas invisibles. “El País” Cataluña (3-XI-2013) 2.

Villaverde, María José. De sexo, burdeles y prostitutas. “El País” (4-III-2014) 33. A favor de la legalización de la prostitución, con razones históricas.

No hay comentarios: