Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía y Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

miércoles, 28 de marzo de 2018

Dosier: El proteccionismo comercial de Trump.

Dosier: El proteccionismo comercial de Trump.

Resultado de imagen de HERODOTO, BOIX, TRUMP

El editorial Muecas mercantilistas [“El País” Negocios 1.689 (18-III-2018)] critica la deriva proteccionista:

‹‹Después de más de un año de Gobierno, el mundo ya ha caído en la cuenta de que Donald Trump está en posesión de una concepción premoderna de la economía. La resurrección del mercantilismo operada por Trump es una anomalía comparable a que la sanidad en los países occidentales volviese a practicar el curanderismo como norma. Y no es que el proteccionismo estuviera erradicado antes de la era Trump, sino que se consideraba un mecanismo de reacción marginal, limitado, frente al progreso del comercio mundial y del multilateralismo. La política económica de Trump tiene un aire añejo, un poco pueril (sus consecuencias no lo son, desde luego), como volver a los juguetes de metal y a las cartas franqueadas. Esa puerilidad es peligrosa, aunque por el momento se manifieste más en amenazas que en daños considerables. Que llegarán, si sigue por este camino.
Este carácter rancio e infantil se manifiesta no sólo en la voluntad entusiasta de provocar guerras comerciales, sino también en el carácter simbólico y animista de sus decisiones. Sube los aranceles del acero (25%) y del aluminio (10%), quizá porque está jugando con el valor nostálgico de la industria del acero en el imaginario industrial estadounidense. De nuevo un guiño a los obreros blancos que se encuentran cómodos lamentando la invasión de inmigrantes y recuerdan la América perdida. El mensaje de los aranceles al acero y al aluminio está un poco por encima del nivel subliminal, pero, eso sí, en el grado de tosquedad requerido. Ni el acero ni el aluminio tienen una relevancia especial para la economía estadounidense, pero son motivo para demostrar que, frente a China, se están “haciendo cosas”.
Ante esta colección de muecas mercantilistas —el aluminio y el acero no son las únicas; Trump ya había vetado recientemente la compra de Qualcomm por el grupo Broadcom, de Singapur— importa mucho la calidad de las respuestas. China ha recurrido a la amenaza velada y Europa parece dispuesta a imponer aranceles a los vaqueros y al bourbon. Son reacciones obligadas, causadas por la sorpresa y el desaliento. Pero el mejor tratamiento posible a la infección proteccionista es mantener la confianza en el libre comercio mundial y resolver, en la medida de lo posible, los conflictos (o baladronadas) de Trump a través de los organismos multilaterales vigentes.
Hay varios motivos de peso para la moderación. Los asesores políticos de Trump, aunque sigan creyendo mágicamente en los aranceles, deben estar informados de que el proteccionismo daña el crecimiento y el empleo (de hecho, sólo los aranceles al acero y al aluminio le pueden costar a Estados Unidos unos 146.000 puestos de trabajo) y acaba produciendo rebrotes de la inflación. Al final de esa cadena de causas y efectos aparece la política monetaria como principal damnificada: Powell tendría que acelerar la retirada de estímulos monetarios, lo cual provocaría un grave desequilibrio financiero y daños inciertos, pero considerables, en la confianza de los mercados. No es muy verosímil hoy que Trump, más allá de su exhibicionismo complaciente, corra el riesgo de abrir una guerra económica global y se arriesgue a poner a todas las áreas económicas en situación de abierta hostilidad a Washington. Trump debe medir bien todos sus pasos, porque esto es exactamente lo que está a punto de suceder. En el BCE ya han expresado su malestar por lo que consideran una política deliberada de depreciación del dólar. La cuestión es ¿hasta qué extremos va a llevar Trump su gamberrismo económico?››


FUENTES.
Noticias. 
Pozzi, S. Trump elevará los aranceles al acero y al aluminio importado. “El País” (2-III-2018). Una tasa del 25% al acero y del 10% al aluminio.
Mars, A.; Fariza, I. Trump amenaza con aranceles sobre los coches de fabricación europea. “El País” (4-III-2018).
Martínez Ahrens, J. Los republicanos piden a la Casa Blanca que pare la guerra comercial. “El País” (6-III-2018).
Martínez Ahrens, J. La vuelta de Trump al nacionalismo económico desgarra la Casa Blanca. “El País” (8-III-2018). El consejero económico Gary Cohn dimite por su desacuerdo con el proteccionismo comercial de Trump.
Pérez, C. La UE anuncia represalias por los aranceles de EE UU. “El País” (8-III-2018).
Martínez Ahrens, J. Estados Unidos apela a la ‘seguridad nacional’ para abrir la guerra comercial. “El País” (9-III-2018).
Fontdeglòria, X. Pekín promete responder a Washington. “El País” (9-III-2018).
Martínez Ahrens, J. El hombre que fabrica las bombas para Trump. “El País” (9-III-2018). Peter Navarro, secretario de Comercio, es el ideólogo del proteccionismo de Trump.
Ferrer, Thiago. Tambores de acero para una guerra comercial. “El País” Negocios 1.689 (18-III-2018).
Martínez Ahrens, J.; Pérez, C. EE UU declara la guerra comercial a China y reduce su presión a Europa. “El País” (23-III-2018).
Abellán, L. Trump lleva su guerra comercial a los fabricantes europeos de automóviles. “El País” (2-IV-2018).
Fontdeglòria, X. China lanza su represalia por los aranceles de EE UU. “El País” (3-IV-2018).
Mars, A. Trump amenaza a China con imponer aranceles por otros 100.000 millones de dólares. “El País” (7-IV-2018).
Fontdeglòria, X. Pekín cree que la Casa Blanca quiere frenar su desarrollo tecnológico. “El País” (7-IV-2018).
Mars, A. El Fondo cuestiona las grandes medidas económicas de Trump. “El País” (18-IV-2018). El FMI alerta sobre la rebaja fiscal y el proteccionismo comercial.
Fontdeglòria, X. China se abre al sector del automóvil en respuesta a la presión comercial de Trump. “El País” (18-IV-2018). En unos años los fabricantes podrán producir en China sin tener que compartir la tecnología y los beneficios con socios locales.
Fontdeglòria, X.; Mars, A. EE UU reclama a China reducir el déficit comercial en 200.000 millones. “El País” (5-V-2018).
Martínez Ahrens, J. China y EE UU anulan las subidas de aranceles y evitan la guerra comercial. “El País” (21-V-2018). China se compromete a ayudar en la reducción de su superávit comercial con EE UU.



Opiniones.
Díez, Juan Carlos. Guerra comercial. “El País” (6-IV-2018). Los peligros del proteccionismo de Trump.

Editorial. Muecas mercantilistas. “El País” Negocios 1.689 (18-III-2018).

Estefanía, Joaquín. Tropezar dos veces en la misma piedra. “El País” (7-V-2018). Critica el proteccionismo comercial de Trump.

González, Alicia. Del TTIP a la amenaza de guerra comercial. “El País” (8-III-2018). Trump no es un socio fiable para sus aliados.
González, Alicia. La guerra no es el final. “El País” (7-IV-2018).

Krugman, Paul. Lo más Trump que Trump ha hecho nunca. “El País” Negocios 1.688 (11-III-2018). El nefasto proteccionismo comercial.
Krugman, P. Dando tumbos hacia una guerra comercial. “El País” Negocios 1.690 (25-III-2018).
Krugman, P. El arte de hacer aspavientos. “El País” Negocios 1.692 (8-IV-2018). Sobre la guerra comercial con China.

Ontiveros, Emilio. Escaramuzas y guerras comerciales. “El País” (6-III-2018).
Ontiveros, E. ¿Cuánta globalización? “El País” Negocios 1.689 (18-III-2018).

Rallo, Juan Ramón. Aranceles contra China: un tiro en el pie. “El Confidencial” (23-III-2018). EE UU será el principal perjudicado del proteccionismo de Trump.

Stiglitz, Joseph E. La confusión comercial de Trump. “El País” Negocios 1.694 (22-IV-2018).

Vidal-Folch, Xavier. Trump te mete la mano. “El País” (5-III-2018). La política proteccionista de Trump amenaza la economía mundial.

No hay comentarios: