Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía y Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

sábado, 10 de agosto de 2013

La catástrofe nuclear de Fukushima.

Fukushima: Un recordatorio de la amenaza de la energía atómica.

                                    Documental del inicio de la inundación. 5 minutos.              





El maremoto de marzo de 2011 provocó que un total de 15.883 personas murieran y 2.667 desaparecieran, y enormes daños materiales. Causó explosiones y fusiones en los reactores de Fukushima, en el peor accidente nuclear que ha sufrido el mundo desde Chernóbil en 1986.
Desde entonces Japón ha paralizado la mayoría de sus 50 plantas nucleares, por miedo sobre su seguridad, lo que ha incrementado las importaciones alternativas de combustibles fósiles y la contaminación consiguiente.
Los municipios de la zona fueron evacuados debido a las fugas radiactivas y en 2013 decenas de miles de personas siguen desplazadas, pese a los planes del Gobierno de permitir que vuelvan a sus casas durante estancias hasta de tres meses, durante las cuales las autoridades les facilitan dosímetros alquilados, ante la evidencia de los daños genéticos y para la salud que la radiación causa.


La destrucción parcial de la central atómica. [http://www.lapizarradeyuri.com/2011/03/16/y-fukushima-no-resistio/]


La expansión de la radiactividad por el Pacífico hasta la costa de EE UU. [http://www.infowars.com/fukushima-apocalypse-years-of-duct-tape-fixes-could-result-in-millions-of-deaths/]

En Fukushima no se registró ninguna víctima mortal directa a causa del desastre atómico, pero afectó a la salud de los trabajadores de la central y de quienes participaron en las tareas de emergencia y limpieza. De los 20.000 trabajadores se calcula que 1.973 padecen un aumento del riesgo de sufrir cáncer de tiroides porque estuvieron expuestos a dosis de radiación al menos de 100 milisieverts, aunque en diciembre de 2012 la compañía Tepco informó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) que solo 178 trabajadores habían recibido estos niveles de contaminación.
La fuga de tritio radiactivo al mar desde que se produjo la catástrofe se estima  entre 20 billones y 40 billones de becquereles desde mayo de 2011, entre 10 y 100 veces el volumen liberado en un año con la central en funcionamiento normal, aunque aún cumpliría lo permitido por las normas de seguridad antes del accidente: 22 billones de becquereles anuales. Pero esto se ha revelado inapropiado en la realidad, porque la radiactividad del agua marina ha obligado a prohibir la pesca.
En mayo de 2013 el Gobierno ordenó a Tepco que construyera nuevas barreras alrededor de los reactores para contener el agua utilizada para refrigerarlos, con un coste de 310 millones de euros, pero Tepco se atrasó en la construcción. El 5 de agosto la Autoridad de Regulación Nuclear informó que el agua radiactiva acumulada en la instalación había superado probablemente el nivel de la barrera subterránea prevista para contenerla y se estaba filtrando hacia el océano por encima de los niveles legales admitidos.
El primer ministro japonés, Shinzo Abe, aseguró el 7 de agosto de 2013 que el Gobierno asume el control de Fukushima de manos de la compañía propietaria de la planta, Tokyo Electric Power (Tepco), cuya labor ha sido muy criticada por los ecologistas. Entre los objetivos del Gobierno destaca evitar el vertido de más agua radiactiva al mar, estimado en la actualidad en 300 toneladas diarias, y obligar a Tepco a emprender de inmediato las acciones para la limpieza y el desmantelamiento de la central; una tarea de alrededor de 40 años y 11.000 millones de dólares (8.290 millones de euros).
Se pretende evitar que las aguas subterráneas, unas 400 toneladas diarias desde las colinas cercanas, entren en las naves de los reactores, donde se mezcla con agua muy radiactiva utilizada en la refrigeración de los reactores. La solución es evitar que el agua llegue a la instalación mediante una desviación en las colinas mediante una trama de canales subterráneos y superficiales, y un ambicioso y costosísimo plan de congelar un perímetro de 1,4 kilómetros alrededor de los cuatro reactores dañados, mediante la perforación de pozos en el suelo para la inyección de refrigerante.

El editorial Alarma en Fukushima [“El País” (26-VIII-2013)] incide en los riesgos y las responsabilidades de la empresa y el Gobierno nipones:
‹‹El 11 de marzo de 2011, la costa este de Japón sufrió un violento terremoto seguido de un tsunami de magnitud imprevista que, aparte de cuantiosos daños materiales y personales, desencadenó el incidente nuclear de Fukushima. Cuatro reactores quedaron seriamente dañados, con fusión parcial o total del núcleo, lo que requirió medidas urgentes de refrigeración, que han debido continuarse hasta ahora y deberán continuar en el próximo futuro, para disipar el calor residual.
Las enormes cantidades de agua contaminada resultante se almacenan, hasta poder gestionarlas de forma definitiva, en tanques alrededor del complejo. Pues bien, uno de esos tanques, al menos, ha dejado escapar en los últimos días 300 toneladas de agua radiactiva sin que hubiera ningún sistema de control que permitiese detectar la fuga en tiempo útil, por ejemplo, sensores de nivel en los tanques. Esta fuga ha supuesto el incidente más grave dentro de las secuelas producidas por el accidente.
El que sea el más grave no quiere decir que sea el único, habiéndose registrado, por ejemplo, vertidos significativos y continuados al océano Pacífico. El primer ministro japonés, Shinzo Abe, ha manifestado su desconfianza en la capacidad para gestionar la crisis de la compañía propietaria de la central nuclear, Tepco, y que la Autoridad de Regulación Nuclear japonesa ha ordenado un estudio exhaustivo de toda la gestión del agua contaminada, incluyendo los centenares de tanques que, aparentemente, no tienen pérdidas. Por otra parte, la Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) ya destacó, en un informe de mayo, la importancia del problema del agua contaminada y ha ofrecido su asistencia a las autoridades japonesas.
Este nuevo incidente, cuyas causas no están todavía claras y cuyo desarrollo se desconoce, tiene consecuencias importantes. Por una parte, los países vecinos, especialmente China y Corea del Sur, han mostrado su preocupación por la contaminación del mar y han solicitado explicaciones a Japón. Por otra parte, compromete la previsible reapertura de la mayoría de las plantas nucleares en Japón —muchas de ellas sin ningún problema operativo—, sugerida ante las negativas consecuencias que está teniendo el cierre generalizado del parque nuclear. Consecuencias económicas, pero también medioambientales, dado que la energía de reemplazo procede sobre todo del gas natural, un combustible fósil generador de gases de efecto invernadero.››

Fuentes.
Internet.
[http://elpais.com/tag/accidente_fukushima/a/] Enlace con los artículos del diario.

Documentales.
[http://www.rtve.es/television/20110421/fukushima-maremoto-nuclear/426425.shtml] Fukushima, el maremoto nuclear. Documental y debate,
Libros.
Lozano Leyva, Manuel. Lecciones de Fukushima. Debate. Madrid. 2011. Ensayo digital, compra en Web. Lozano es catedrático de Física Atómica en la Universidad de Sevilla.

Artículos. Orden cronológico.
Redacción. Una ola de muerte y destrucción. “El País” (12-III-2011) 1-10.
Redacción. Accidente nuclear tras al tsunami. “El País” (13-III-2011) 1-13.
Redacción. Japón teme el desastre nuclear. “El País” (14-III-2011) 1-13.
Redacción. La crisis nuclear desborda a Japón. “El País” (15-III-2011) 1-10.
Redacción. Fukushima está fuera de control. “El País” (16-III-2011) 1-13.
Redacción. Dañado el núcleo en tres reactores’. “El País” (17-III-2011) 1-14.
Méndez, Rafael. Todos son culpables en Fukushima. “El País” Domingo (17-IV-2011) 2-3.
Reinoso, José; Redacción. Japón lucha a la desesperada para evitar una nube radiactiva. “El País” (18-III-2011) 1-13.
Reinoso, J; Redacción. Japón eleva el nivel de alerta nuclear. “El País” (19-III-2011) 15 y 16-17.
Reinoso, J. La crisis nuclear de Japón se estabiliza. “El País” (20-III-2011) 16. Artículos de Redacción en 17-28.
Reinoso, J. La aparición de plutonio en el suelo revela la deriva de Fukushima. “El País” (29-III-2011) 10.
Reinoso, J. Fukushima vierte agua radiactiva al mar. “El País” (5-IV-2011) 2-3.
Reinoso, J; Méndez, Rafael. No fue el tsunami, fue el hombre. “El País” (6-VII-2012) 28-29. El informe de Fukushima alerta de que la principal causalidad del desastre nuclear fue humana.
Reinoso, J; Méndez, R. Japón se enfrenta al apagón nuclear. “El País” (10-III-2012) 2-3. Están parados 52 de sus 54 reactores nucleares y quieren energías renovables.
Reinoso, J. Fukushima lucha contra la radiación. “El País” (11-III-2012) 11.
Reinoso, J. Japón admite una ‘emergencia’ en Fukushima por la fuga de agua. “El País” (6-VIII-2013) 27.
Reinoso, J. El Gobierno japonés asume la ‘emergencia’ de Fukushima. “El País” (8-VIII-2013) 27. El Gobierno asume la gestión debido al fracaso de la empresa Tepco. Cada día se vierten al mar 300 toneladas de agua radiactiva.
Yoon, Lina; Sevillano, E. G. Fukushima sufre la peor fuga de agua contaminada desde el tsunami. “El País” (21-VIII-2013) 25. Un vertido al mar de 300 tm de agua radiactiva desde un tanque de almacenaje. La central está desbordada por la acumulación de desechos.
Editorial. Alarma en Fukushima. “El País” (26-VIII-2013) 20.
Sevillano, E. G.; Yoon, Lina. La fuga radiactiva de Fuksuhima es más grave de lo que se creía. “El País” (22-VIII-2013) 24. Se revela además que 18 niños de la zona han contraído cáncer de tiroides.
Sevillano, E. G. Luis Echávarri / Director de la Agencia Nuclear de la OCDE. ‘Fukushima no dejará de ser un peligro hasta dentro de varios años’. “El País” (23-VIII-2013) 29.
Agencia Reuters. Indigentes para limpiar Fukushima. “El País” (31-XII-2013) 36. Reclutadores buscan personas sin hogar para trabajar por menos del salario mínimo en la descontaminación.

Reinoso, J. Japón autoriza el primer retorno de los evacuados de Fukushima. “El País” (3-IV-2014) 36.
Reinoso, J. Fukushima: regreso a la zona cero. “El País” (20-IV-2014) 32-33. Algunos vecinos vuelven a vivir en la zona.
Reinoso, J. Fukushima ya suelta agua al mar. “El País” (22-V-2014) 34.
Verdú, Daniel. Naoto Kan / Primer ministro de Japón en 2011. ‘Deberían cerrarse todas las centrales nucleares’. “El País” (11-III-2016).
Verdú, Daniel (texto); Cáliz, Alfredo y Tles, Javier (fotos). Fukushima. Vidas contaminadas. “El País” Semanal 2.066 (1-V-2016).

No hay comentarios: