Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía y Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

martes, 3 de enero de 2017

Geografía de China. Física.

I. GEOGRAFIA FÍSICA:
China posee unas ambivalentes condiciones naturales, como un continente en miniatura mundial.

Resultado de imagen de China física.

1. EL RELIEVE.
Es un relieve complejo y contrastado con varias regiones morfológicas [nº 6].
En el SO destacan el Himalaya, enorme cadena terciaria en la frontera con la India y Nepal, que alcanza altitudes superiores a los 8.000 m y el Tibet, vasto complejo con zócalo antiguo, formado por mesetas y cadenas montañosas, que se eleva siempre por encima de los 3.000 m sobre el nivel del mar, y que está limitado al Norte por los montes Kuenlún (más de 5.000 m) y en su reborde oriental por la zona de cañones y gargantas de los ríos que se dirigen hacia el Golfo de Bengala y el Océano Pacífico.
Por el Oeste, en las regiones del Turquestán Oriental y de Sinkiang, se extiende la cuenca cerrada del Tarim, limitada por los montes Altin Tagh, Karakorum (8.611 m) y Pamir y separada de la de Dzungaria, más al Norte, por los montes Tianshan. Al NE del Tibet destacan el desierto estepario de Gobi y la meseta de Mongolia Interio, esta última limitada en su porción oriental por las montañas del Gran Khingán, que la separan de Manchuria, región de plataformas y llanuras del NE de China.
Al pie del Tibet y hacia el Este empieza la llamada China estricta, dividida según la mayoría de los autores “regionalistas” en tres regiones principales, que coinciden con los tres valles más importantes: 1) China del Norte, en el valle y llanura aluvial del Huangho, 2) China Central, en el valle y llanura aluvial del Yangtsé, 3) China del Sur, en el valle del Xijiang. Para otros autores, más tradicionales en la línea “climatista”, China se dividiría en dos regiones, la del Norte y la del Sur, separadas por los montes Qin Ling, que constituirían un verdadero límite climático, entre la China del Norte de clima continental e inviernos fríos y la China del Sur, de clima subtropical y tropical, de clima más suave y húmedo. Esta tesis es la recogida por un autor actual, Molinero [429].
La China estricta está constituida por una serie de peldaños o gradas que, desde el Tibet hasta el litoral del Pacífico, descienden paulatinamente y dividen el territorio en varias franjas escalonadas de Oeste a Este; pero la estructura resulta complicada extraordinariamente por la acción de dislocaciones más o menos paralelas y que cortan en una serie de compartimentos en cuadrícula (de Norte a Sur) las citadas gradas meridianas. Esto se debe a un doble juego de presiones.
Por un lado las presiones en sentido Este-Oeste y la subducción de la placa del Pacífico (la subplaca de Filipinas) sobre el antiguo escudo sínico, que ha levantado las alineaciones montañosas orientales de la China del Sur, en dirección meridiana, perpendiculares a los empujes tectónicos.
Por otro lado las presiones en sentido Sur-Norte, las principales, por desplazamiento y subducción de la placa Índica bajo la Euroasiática. «Ha sido este juego de placas el que ha provocado las alineaciones maestras del relieve alpino del continente asiático, de modo que tanto la denominada meseta del Tibet como las cordilleras del sur de la misma se desarrollan con una clara orientación zonal, extendiéndose hacia el este hasta enlazar con las alineaciones submeridianas de la China oriental» [Molinero, 429].
Pero este fenómeno morfológico-tectónico de ruptura del relieve en cuadrícula no representa en sí mismo un gran obstáculo para las comunicaciones e intercambios humanos y económicos, antes bien, al combinarse con los valles de las grandes arterias fluviales de dirección Oeste a este y las grandes llanuras aluviales orientales, permite el paso fácil de una zona a otra, desde el Norte hacia el Sur. En general, y esta es una de las características fundamentales del territorio chino, el relieve desciende en altitud hacia el litoral del Pacífico en dirección Oeste a Este.
La China estricta, desde el Tibet hasta el litoral, es de moderada altura, pero con gran variedad de tipos morfológicos.
1) La primera de las gradas de Norte a Sur comprende Mongolia, Shaanxi y Sichuan (Cuenca Roja) en la zona interna, mientras que en la parte oriental culmina en el Gran Khingán, Shanxi y las gargantas del Yangtsé superior.
2) La segunda, más al Este, es más baja y corresponde a la gran zona de depresiones y llanuras aluviales que se alargan en sentido meridiano desde Manchuria y la gran llanura septentrional hasta la cuenca del Yangtsé medio. Esta zona plana, dominada en el lado del mar por las montañas de Sijote, Alin y Shandong, constituye un eje de comunicación fundamental donde radican desde antiguo el núcleo y expansión de la comunidad china.
3) Finalmente, el último escalón corresponde a la zona costera del Pacífico más allá de los relieves litorales y se continúa en el océano por guirnaldas de islas (Formosa, Hainan, Pescadores, Senkaku, etc.).
Las dislocaciones transversales de Norte a Sur han dividido estas tres graderías en compartimentos.
1) El primer grupo corresponde a la escalera mongol-manchú. El bloque antiguo de Mongolia, actuando de antepaís junto a los sedimentos menos duros que lo rodean, ha dado origen al Gran Khingán, cordillera que domina abruptamente la depresión manchú y la separa de Mongolia. Manchuria, que forma parte integrante de la China estricta, puesto que la población en su mayor parte es de origen chino, está formada por la llanura manchú y los relieves periféricos que la rodean: Gran y Pequeño Khingán, al NO y NNE respectivamente, las montañas de los confines de Corea al E y los montes de la región de Jehol al S.
2) Al Sur empieza la gradería del Huangho. En esta zona destacan grandes retazos de loes, que recubren parte de la meseta de Shaanxi, formada por rocas antiguas cuyas cubetas sinclinales tienen ricos yacimientos carboníferos; el macizo de Shanxi domina la región anterior y, por los montes de Taihang Shan, la Gran Llanura. Entre el macizo de Shanxi (reborde montañoso de Taihang Shan) y el macizo costero de Shandong, bloque de rocas antiguas arrasadas por la erosión, se extiende la gran llanura colmatada por el río Huangho con una enorme cantidad de aluviones cuaternarios de gran fertilidad y que se encuentra limitada por al Sur por los montes Qin Ling (más de 3.000 m). Estos montes, plegados según varias fases orogénicas, y levantados en bloque durante el cuaternario, tienen una dirección de Oeste a Este y constituyen, como ya dijimos arriba, un accidente morfológico trascendente en el conjunto del territorio chino al crear una excelente comunicación en cuadrícula en el centro de este.
3) La grada del Yangtsé se encuentra al Sur de los montes Qin Ling. En ella se suceden varias regiones de Oeste a Este a lo largo del río Yangtsé. Entre ellas cabe destacar la cuenca roja de Sichuan, una depresión interior sobre materiales calcáreos, colmatada por areniscas y arcillas cretácicas y mezozoicas; la región de la garganta del Yangtsé, conjunto de pliegues sinclinales y anticlinales (menos de 2.000 m), que el río cruza en valle epigénico, y la cuenca media del Yangtsé, enorme zona de colinas verdeantes, rodeadas de anchos valles aluviales donde se esparcen por doquier los arrozales; la parte baja del Yangtsé está muy salpicada de lagos, aprovechando la escasa altura (a 1.000 km de la desembocadura, la altura sobre el nivel del mar es sólo de 6 m). Los montes Nanling (más de 2.000 m), cadena transversal situada entre las cuencas de los ríos Yangtsé y Xijiang, separando así la China Central y la China Meridional.
4) El Sur de China o grada del Xijiang está formado por las mesetas de Yunnan y Guangxi, el valle medio del Xijiang y las montañas litorales. Es bien patente el contraste de su morfología accidentada respecto a las grandes zonas planas del Centro y Norte de China.
Por su carácter especial estudiamos aparte las zonas de Xijiang y del Tibet. La zona de Xijiang (Sinkiang), al Oeste, tiene su geografía dominada por el desierto y el valle de la depresión del Tarim al sur y centro, las montañas de Tian Shan en el centro, el valle Junggar al norte. La geografía del Tibet es muy abrupta, dominada por una meseta inmensa, con una media por encima de los 4.000 m, delimitada por las montañas Kuenlún al Norte y el Himalaya al Sur.
En las costas chinas, de una longitud de 18.000 km, es preciso diferenciar dos sectores, cuyo límite sería la bahía de Hangchou. 1) Al Norte la costa es baja y forma grandes arcos cóncavos a una y otra parte de la península de Shandong. 2) Al Sur, por el contrario, la costa es alta y rectilínea, efecto de una enorme dislocación tectónica, pero muy recortada en detalle; en ella destaca la bahía de Hong Kong, en la que desemboca el Xijiang.

Resultado de imagen de China física.

2. LA HIDROGRAFÍA.
China es una “civilización hidráulica”. Los ríos chinos son muy importantes para la vida humana porque en su curso se concentra la inmensa mayoría de la población, a la que sirven para la agricultura y el transporte interior. A su lado se originó la civilización china y el Imperio, que surgió como una respuesta a la necesidad de domesticar los ríos con obras de ingeniería.
La red hidrográfica chian cuenta con más de 50.000 cursos fluviales con cuencas mayores de 100 km², además de 2.800 lagos de una superficie mayor de 1 km².
Por el clima tan variado de China, con las diferencias entre el Norte y el Sur, y por las diferencias entre el invierno y el verano, los ríos chinos son extremadamente irregulares, con largas temporadas de estiaje en el verano, en las que apenas pueden navegar los barcos, y grandes crecidas e inundaciones cuando llegan las lluvias, que son tanto más peligrosas cuanto más septentrional es el río.

Resultado de imagen de map China rivers

Los sistemas fluviales siguen una dirección relacionada con la estructura geológica y la pendiente. En la China estricta la vertiente del Pacífico recoge la mayor parte de las aguas, que mantienen en general una dirección de Oeste a Este. En Xinjiang, los ríos son poco caudalosos y discontinuos: Karim. Ulungur, Aksu, Qarqan, con origen en las montañas Kuen Lun Shan (estribaciones al norte del Tibet) y la mayoría mueren sin salir de la región.
En el Tibet hay numerosos ríos, que cortan las cadenas montañosas, con profundos valles poco aptos para el cultivo, y hay algunos pequeños pero caudalosos ríos que se alejan hacia el Sur y el Oeste, fuera de China, en Kirguistán y Pakistán.
Algunos ríos, como el Indo, Brahmaputra, Irawadi, Rojo, Salween y el Mekong pertenecen a China en sus cursos superiores; otros, como el Tarim (2.137 km de longitud), son endorreicos y forman cuencas cerradas en el interior del país.
En Manchuria, el Sungari, afluente del Amur, y el Liao, que desemboca en el golfo de Liaotung, avenan su territorio. En general lo afluentes del Amur tienen un régimen propio de regiones muy frías y se caracterizan por las altas aguas del deshielo primaveral. En el resto del país corren ríos medianos: Fushun, Ou, Min, Han, Dong, Bei, etc.
Pero los tres grandes ríos, los universalmente conocidos, son el Huangho, el Yangtsé y el Xijiang, dominando respectivamente el Norte, el Centro y el Sur de China.
1) El Huangho (Río Amarillo), de 4.150 km, desemboca en el Mar Amarillo, y es el segundo río en importancia de todo el país, avena el territorio de China del Norte, con una cuenca de 1 millón de km². Su régimen variable (se le llama también “el Ingobernable”), es propio de las regiones áridas, con una variación estacional muy intensa.
Riega extensas zonas de loes, lo que le proporciona una enorme capacidad de sedimentación, obligando con frecuencia a las aguas a salirse del cauce normal, con terribles efectos económicos y pérdidas humanas. Como botón de muestra, una 1855 una inundación ahogó a millones de personas y trasladó su desembocadura histórica, desde el sur de la península de Shantung, hasta su situación actual en el gofo de Chihli, 300 km al norte. Las crecidas se pueden registrar en agosto-septiembre y en otoño por las lluvias, y en primavera por el deshielo en el Oeste y Norte. Actualmente las inundaciones están ya casi completamente dominadas gracias a la canalización mediante diques. La navegación es muy difícil, apenas para barcas. El caudal medio anual en la desembocadura es de 3.250 m3/s, con estiajes en enero-febrero de sólo 140, mientras que las crecidas llegan a los 28.000.
2) El Yangtsé (Río Azul) es el río más importante para la vida china, tanto por su valle bien regado como por la facilidad de navegación, de modo que es llamado por la población el Kiang, “el Río”. Tiene 5.500 km y avena el territorio central y su inmensa cuenca (1,8 millones de km²), la mayor del país, se extiende entre los montes Qin Ling y Nanling, recibiendo el aporte de numerosos ríos laterales. El río mantiene siempre un caudal abundante y tiene un régimen pluvial de regiones humedas. En su curso superior la erosión es muy activa, pasando por altas gargantas (el Tigre), que son aprovechadas para la construcción de presas (un proyecto faraónico, la presa de las Tres Gargantas está en marcha). En su curso inferior está regulado por los lagos Donting y Poyang. En su desembocadura es muy ancho (hasta 60 km), ganando terreno al mar en su inmenso delta.
Sus inundaciones son muy peligrosas. La última gran catástrofe, en 1931, con un caudal de 75.000 M3/s anegó 90.000 km² y perjudicó a más de 200.000 más, y ahogó a medio millón de personas, y causó una hambruna y enfermedades que mataron a 3 millones más. El caudal medio anual en la desembocadura es de 40.000 m3/s (el tercero del mundo, detrás del Amazonas y del Congo), con estiajes en enero-febrero de 3.600, mientras que las crecidas de verano llegan a los 60.000.
3) El Xijiang, de 2.000 km, domina la región Sur, con una cuenca de 400.000 km². Es un río típico de una región muy lluviosa. Es navegable desde el mar hasta Nannig, muy al interior. Algunos de sus afluentes corren a través de una gran zona kárstica, en Yunnan. El caudal medio anual en la desembocadura es de 8.700 m3/s, con estiajes en invierno y crecidas en verano que llegan a los 59.000.
Para el aprovechamiento hidroeléctrico de los ríos nos remitimos al apartado de Energía.

3. EL CLIMA: LAS GRANDES ZONAS CLIMÁTICAS.          
China destaca por la gran heterogeneidad y significado humano de sus medios bioclimáticos, pues su clima es muy inestable, dominando la vida campesina las frecuentes sequías e inundaciones. La influencia del clima en la sociedad china es enorme y ha determinado tanto el poblamiento como la producción agraria.

Resultado de imagen de china climate map

Resultado de imagen de china climate map

Hay cinco zonas climáticas principales por su efecto sobre grandes poblaciones:
1) El Norte, con inviernos muy fríos y poco lluviosos, vientos fuertes continentales que levantan nubes de tierra, veranos calurosos y húmedos. El Frente Polar lleva en verano las borrascas lluviosas cuando se retira el anticiclón siberiano-mongol del centro del continente, extremadamente seco y frío. Las lluvias son muy irregulares de un año al otro.
2) El Centro, con inviernos fríos y temperaturas más bajas en la costa que en el interior, sometido este a ciclones invernales que provocan frecuentes y abundantes precipitaciones.
3) El Sur, con un clima de monzón tropical, modificado por los inviernos más fríos, con precipitaciones abundantes (a menudo en forma de tifón).
4) La meseta de Yunnan, con un clima de monzón tropical, atemperado por el relieve abrupto.
5) El Noroeste, con un clima estepario.
Además hay los climas, menos importantes por la escasa densidad humana, de las regiones del Oeste:
1) Sinkiang, con un clima dominado por el carácter desértico del Gobi, muy frío en invierno y muy caluroso en verano, sin precipitaciones (menos de 100 mm), con vientos muy fuertes.
2) Tibet, cuyo clima es de alta montaña, muy frío en invierno y relativamente suave en verano, de gran oscilación térmica y poca pluviosidad (menos de 100 mm), con nieve casi permanente, siendo inhabitable a partir de los 4.000 m de altitud, con una vegetación propia de la tundra alpina.
El clima del conjunto de China está influido por su latitud, por su relieve y por su posición a lo largo del litoral del océano Pacífico. La latitud de China estricta, desde el trópico de Cáncer hasta los 42º N es en general más meridional que la correspondiente a las naciones de Europa Occidental, a excepción de la fría Manchuria, que alcanza los 53º de latitud Norte en la zona del Amur. Beijing (Pekín), por ejemplo se halla en el paralelo de la isla de Menorca (islas Baleares), pero la media de enero en Beijing es mucho más baja que en Maenorca (unos 15º C de diferencia). Guangzhou (Cantón), más al Sur, coincide con las regiones meridionales de Argelia. Es decir, se trata de latitudes también mediterráneas y tropicales, en suma desde las latitudes septentrionales de Europa hasta las regiones del Sahara.
Pero su clima es distinto por estar junto al océano Pacífico, tener en el interior una zona de altas tierras y por estar dominada, sobre todo en el Sur, por el clima monzónico.

TEMPERATURAS.

Resultado de imagen de china climate map

En el invierno China está sometida a la influencia del interior asiático, gran bloque de tierras altas que forman un área anticiclónica de aire frío con vientos que divergen del centro hacia los océanos Pacífico e Índico, que son entonces centros de bajas presiones y que, por tanto, atraen el aire frío del interior. Por consiguiente, buena parte de China tiene un invierno frío y seco, es especial por el Norte y en Manchuria, y como es natural, en todas las tierras altas del Oeste, siendo en todo este enorme territorio verdaderamente glacial, lo que dificulta sobremanera el poblamiento humano y la producción agraria.
La media es ilustrativa de estas temperaturas invernales más extremadas, con los datos de Harbin, en Manchuria, que alcanza en el mes de enero los -19º C, mientras que en Beijing los -5º C, en Shanghai los 3,3º C e incluso en Hong Kong, mucho más al Sur, los 15,5 ºC.
Aunque los relieves no influyen demasiado en la distribución de temperaturas, se observan ciertas diferencias locales. La cuenca de Sichuan, rodeada por montañas y resguardada de los frentes polares del N por los montes Qin Ling tiene temperaturas invernales más benignas (la ciudad de Chengtu tiene una media de enero de 6,8º C, unos 4º más que Shanghai en la misma latitud).
En verano, por contra, el calor es extremo, agobiante en el interior, e incluso en el Norte, donde la estación calurosa es muy corta, se alcanzan temperaturas bastante elevadas. Harbin tiene una media en julio de 22,6, Beijing de 26,1, Shanghai de 26,6 y Hong Kong de 27,7º C.
La amplitud térmica entre las medias de invierno y verano alcanza cifras extraordinarias, excepto en las regiones tropicales del Sur. Harbin con 41,2, Beijing con 31,1 y Shanghai con 23,3º C de media.
Estas cifras demuestran el claro predominio del clima continental en el régimen térmico de grandes zonas de China.

PRECIPITACIONES.

Resultado de imagen de china climate map

El régimen pluviométrico depende, sin embargo, de las corrientes de aire y, en especial, del Frente Polar al Norte y del Monzón al Sur. El mecanismo monzónico es bien patente en la China Meridional, aunque a ella no lleguen las enormes precipitaciones de la costa del Índico. Hong Kong tiene un total de 2.291 mm, con un máximo de verano bien marcado en los meses de junio y julio: 414 y 404 mm, respectivamente. En general, las precipitaciones en China tienden a disminuir hacia el NO, donde se encuentran las regiones más áridas. En China Septentrional, la media anual se sitúa casi siempre por debajo de los 1.000 mm (Beijing, 630). En la zona del Yangtsé se rebasan los 1.000 mm (Shanghai, 1.120). En las regiones meridionales los 2.000 mm (ejemplo de Hong Kong).
El relieve puede introducir alguna variante local en las lluvias. Así, en los montes Emei (en la cuenca de Sichuan), se registran promedios de 7.000 mm anuales.
La irregularidad de las precipitaciones es muy acentuada, ocasionando graves sequías en el Norte, con su contrario, de enormes inundaciones en las cuencas fluviales, que anegan cientos de millones de has y pueden ahogar a miles de personas, como en 1995 y en tantas ocasiones en el pasado.

4. EL PAISAJE: SUELOS, FLORA, FAUNA, LA ACCIÓN HUMANA.
SUELOS.
Para estudiar la edafología (y en general la geomorfología) cabe recomendar los dos tomos de los Annales de Geographie [1992] sobre China, de AA.VV., que se centró sobre una amplia variedad de paisajes y en especial sobre el clima, el suelo, el relieve y sus efectos sobre la sociedad. Hay una gradación de los suelos, del Norte hacia el Sureste, con la serie: suelo desértico, sieroziom, pardo estepario, brunizion (de color castaño) y chernoziom (el más fértil).
Junto a estos tipos generales están los específicos suelos chinos. El tipo de suelo chino más estudiado es el loes, formado por la acción sedimentaria del viento, sobre todo en el Norte de China, que carece de sustancias orgánicas por lo que deben usarse fertilizantes. Los baixiang ocupan el valle del Amur y están formados por arcillas blancas. Los tsao (tierra de la hierba), se extienden por amplias zonas de Manchuria, con poco sustrato orgánico. En la Llanura China, formada por terrenos aluviales de los ríos Huangho y Hwai, los suelos beilutu (de color pardo) son muy fértiles, pero cuando son drenados por las inundaciones pierden sus componentes orgánicos y se convierten en una costra arenosa. La tierra “roja” (de un color violeta) de Sichuan es muy fértil, formada por la erosión de las contiguas zonas arcillosas mesozoicas, sedimentadas sobre la roca madre de esquistos y calizas.

FLORA.

Resultado de imagen de china vegetation map

La vegetación natural se caracteriza por una gran mezcla de especies tropicales y templadas, especialmente en las zonas de contacto ubicadas entre las dos grandes arterias fluviales del país. En general, se trata de un bosque mixto de coníferas, caducifolias y otras especies de hoja perenne. Pero las talas abusivas del pasado destruyeron casi por completo el manto forestal de muchas regiones chinas, en especial los bosques de fácil acceso por los ríos, de tal modo que en la actualidad, y a pesar de la política de repoblación forestal, un gran número de montes aparecen desnudos y erosionados (lo que agrava las inundaciones).
En el bloque de altas tierras del Oeste predomina la flora alpina y la esteparia fría.
Los bosques de coníferas (con los pinos de Corea y Fujian y otros tipos) se extienden por las montañas de Manchuria y del Norte aunque se encuentran asimismo en los montes del SO y de Sichuan. Los bosques de encinas, abedules y olmos cubren muchas regiones septentrionales. Los rododendros se extienden por Sichuan. En Manchuria abundan también los alerces y abetos.
En China Central abundan sobre todo los bambúes. Las 60 especies de bambú la convierten en la planta nacional de China, ocupando 2/3 de la superficie forestal del país. Se utiliza para fabricar muebles, utensilios, viviendas, recipientes y tuberías de agua. Crecen también los tung (que suministra un excelente aceite de madera) y el “árbol del bárniz” (del que se extrae la laca).
En la China Meridional y en especial en los montes Nanling, la meseta de Yunnan y la isla de Hainan, se desarrolla e el bosque de las especies frondosas, por lo general perennifolias, como los magnolios, laureles, alcanfor y las criptomera, junto con bambúes, robles orientales y helechos. El bosque tropical de madera dura se ubica en esta zona, sobre todo con árboles como la teca. En Yunnan incluso se han plantado árboles del caucho, junto a los montes llenos de abedules.

LA ACCIÓN HUMANA.
Como decíamos, el hombre ha cambiado casi por completo el medio natural en el Este del país, que aparece ante el observador como un “continuum” humano, a excepción de las montañas más elevadas. Las laderas están masivamente aterradas en horizontal, en grandes franjas que semejan curvas de nivel desde el aire. Ha sido un proceso de antropización muy estudiado por los geógrafos y antropólogos, como Boserup, Grigg, Clark, Perkins (sobre todo), que han demostrado cómo los campesinos chinos, hambrientos de tierras de cultivo y presionados por un Estado y unas clases terratenientes voraces primero han roturado en extensión y luego intensificado hasta extremos increíbles todas las zonas aptas para el cultivo, hasta llegar a explotar las tierras más marginales, incluso en lo alto de las montañas.
L. Kohl y G. Gerster [1989], un gran fotógrafo aéreo, muestran el paisaje chino en los distintos climas y espacios geográficos, tanto rurales como urbanos, en un precioso artículo para conocer el hábitat rural y de los pequeños pueblos chinos, así como la estructura de la explotación agraria y sus técnicas de conservación y regadío del suelo.

No hay comentarios: