Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía y Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

miércoles, 18 de octubre de 2017

China. Dosier: Cultura y viajes.

China. Dosier: Cultura y viajes.

Resultado de imagen de Mount emei

Resultado de imagen de Mount emei
Mount Emei in Spring. [https://www.youtube.com/watch?v=Z-J3dqxz8pc] La montaña Emei (Sichuan) alberga un famoso templo budista, con vistas espectaculares.

Domínguez Siemens, Ana. Pekín en el bolsillo. “El País” El Viajero 782 (25-X-2013) 6.


Olaya, Vicente G. A toda velocidad en Shanghái. “El País”, El Viajero 450 (9-VI-2007) 12.

Resultado de imagen de Zhangjiajie
Aldama, Zigor. El paisaje chino de ‘Avatar’. “El País” El Viajero 809 (2-V-2014) 9. El parque natural de Zhangjiajie.


Navarro, Elvira. Pekín. La pimienta que adormece la boca. “El País” El Viajero 839 (28-XI-2014) 12.
Rodríguez Rivero, Manuel. Destellos de Shanghái. “El País” El Viajero 905 (4-III-2016) 1-4.
Valdés, Isabel; Pedraza, Jacobo; Morla, Jorge; Ripa, Jaime. China para principiantes. “El País” El Viajero 945 (9-XII-2016). Un viaje de 12 días por cuatro ciudades: Shanghái, Pekín, Suzhou y Hangzhou.
Carbájo, Paula. Pistas para devorar Shanghái. “El País” El Viajero 952 (27-I-2017).
Borràs, Anna. Hangzhou. El lago del Oeste. “El País” El Viajero 955 (17-II-2017). La antigua capital entre 960 y 1279 está rodeada de montañas, parques y lagos y destaca por el conjunto de palacios y jardines del Lago del Oeste (Qingbo).
Borràs, Anna. El dragón dormido del río Li. “El País” El Viajero 972 (16-VI-2017). La provincia de Guangxi.
Chatelin, Julien. En algún lugar del oeste de China... “El País” Semanal 2.126 (25-VI-2017). Un fotolibro sobre las masificadas urbes chinas.
Hernando, Silvia. Xian. Guerreros y rascacielos. “El País” El Viajero 985 (15-IX-2017).

sábado, 14 de octubre de 2017

Dosier: La cuestión nuclear de Irán.

Dosier: La cuestión nuclear de Irán.

Resultado de imagen de la cuestion nuclear de iran
El representante iraní, Mohamad Zarif, y el estadounidense John Kerry, secretario de Estado.

Irán amenaza con retirarse del acuerdo nuclear si EEUU impone más sanciones (15-VIII-2017). Agencia EFE. 

El conflicto entre Irán y las potencias occidentales por la amenaza del programa nuclear iraní se agravó hasta que en noviembre de 2013 las negociaciones internacionales avanzaron notablemente y se llegó el 24 de noviembre a un histórico preacuerdo, de suspensión temporal del programa nuclear a cambio del levantamiento parcial de las sanciones, con vigilancia de la ONU sobre el cumplimiento del pacto, que se ampliaría de cumplirse las primeras disposiciones.
El editorial Un gran paso adelante [“El País” (25-XI-2013)] resume lo logrado:
‹‹Modesto como lo es, el acuerdo provisional conseguido en Ginebra en la madrugada del domingo con Irán puede considerarse crucial. Tras 10 años de diálogo de sordos, y en un clima constructivo impensable hace unos meses, las potencias occidentales y Teherán han llegado a un principio de compromiso que, de mantenerse, y a cambio de suavizar las sanciones económicas internacionales, congelará la carrera de los ayatolás hacia el arma atómica. Si se consolidara en seis meses, eliminaría la amenaza de la bomba y podría cambiar el paisaje geopolítico de Oriente Medio.
El acuerdo parece no haber exigido grandes cesiones por parte de EEUU y sus aliados. La más importante, a falta de conocerse la letra pequeña, es que Irán podrá seguir enriqueciendo uranio (algo que le negaban sucesivas e ignoradas resoluciones del Consejo de Seguridad), pero no por encima del 5%, el grado para usos civiles. A cambio, neutralizará las existencias del ya enriquecido al 20%, congelará su capacidad actual para hacerlo y permitirá un acceso sin restricciones a los inspectores de la ONU a sus centrales de Natanz y Fordo.
En contrapartida, se aliviarán por unos 7.000 millones de dólares las sanciones que asfixian a Irán y no se impondrán otras. Han desaparecido en parte las reticencias francesas que bloquearon hace dos semanas el compromiso, al conceder aparentemente Teherán la paralización del desarrollo de su reactor de agua pesada en Arak.
La fragilidad del pacto se ha hecho evidente ya. Mientras el presidente iraní, con el aval del jefe supremo, Alí Jamenei, lo vendía a su aliviado país como la consagración del derecho inalienable de Teherán a enriquecer uranio, el jefe de la diplomacia estadounidense negaba tal posibilidad. Los aliados aseguran que lo cedido en Ginebra es limitado en el tiempo y reversible y expirará automáticamente si no hay acuerdo final.
La acrisolada desconfianza entre Irán y Occidente va a ser puesta a prueba rápidamente por escollos más significativos que los retóricos. El volátil acuerdo es un blanco a abatir por los halcones de ambos bandos, y su próxima y definitiva fase negociadora, si todo va bien, será mucho más dura que la actual. Especialmente importantes son la radical hostilidad de Netanyahu, incapaz de entender que Israel tiene mucho que perder si lo conseguido se desmorona, y las reticencias de los republicanos estadounidenses ante la presión de Obama para que no haya nuevas sanciones.
No serán las únicas andanadas contra un acuerdo que, si se afianza, alteraría el statu quo de una región crítica, más allá de resucitar las relaciones entre Washington y Teherán. En la persecución de sus objetivos estratégicos, Irán muestra una capacidad casi ilimitada para alinearse en el lado oscuro de los acontecimientos: Siria, Hezbolá, Irak... Devolver al régimen de los ayatolás a la corriente de los interlocutores fiables para Occidente representaría en sí mismo una revolución.››

Un nuevo pacto en abril de 2015 avanzó que Irán aceptaría reducir sus reservas de uranio enriquecido y las centrifugadoras y se hicieran inspecciones, a cambio de la suspensión de las sanciones internacionales.
El histórico pacto final logrado en Viena el 14 de julio de 2015 ha abierto una nuevo tiempo en las relaciones exteriores de Irán y probablemente en Oriente Medio. El editorial Una nueva era [“El País” (15-VII-2015)] resume: 
‹‹El acuerdo alcanzado entre las potencias occidentales e Irán para dilatar al menos una década su acceso al arma atómica representa, con todas sus limitaciones, un enorme paso adelante. El compromiso de Viena, después de 12 años de frustrantes negociaciones a todos los niveles, se erige como prueba de que la diplomacia sigue siendo un arma insustituible para manejar las amenazas globales. Pero será el desarrollo y cumplimiento estricto de lo pactado, cuya mayor parte permanece todavía en una nebulosa informativa, lo que otorgue o no al documento su dimensión histórica.
En Viena se han congelado las ambiciones atómicas de los ayatolás a cambio de rescatar a Irán del gueto económico y diplomático. En las casi cien páginas del pacto y sus anexos se contempla la reducción por Irán de sus existencias de combustible nuclear, del número de sus centrifugadoras para enriquecer uranio o el desmantelamiento parcial de su infraestructura atómica. Pero, por encima de los recovecos técnicos, el acuerdo entre Irán y Occidente representa el mayor esfuerzo desde la revolución islámica de 1979 por establecer un clima de aproximación y confianza mutua.
En el camino de la negociación han ido quedando exigencias que se consideraban irrenunciables por parte de EE UU y sus aliados; desde la liquidación de la capacidad nuclear iraní y de su programa de misiles balísticos hasta la ilimitada capacidad inspectora de los expertos de la ONU. La nula credibilidad de Teherán durante décadas de ocultamiento requerirá ahora un exhaustivo sistema de verificaciones.
Irán ha obtenido su más preciado objetivo: el levantamiento de las sanciones internacionales que mantienen de rodillas su economía, aunque con la provisión nominal de ser reimpuestas en caso de incumplimiento. Esas sanciones han yugulado las exportaciones de petróleo y amputado a los bancos iraníes del resto del mundo. El acuerdo significará para Teherán recuperar alrededor de 100.000 millones de dólares en activos congelados, regresar al sistema financiero y reanudar la libre venta de crudo. El ansia de los iraníes por salir de la postración ha sido el motor fundamental del presidente Rohani para negociar hasta el final un compromiso que afrontará la hostilidad de sectores políticos y militares muy poderosos.
Para Obama, Viena representa el florón de su política exterior, por el que ha apostado muy fuerte desde que hace más de dos años iniciara su diplomacia secreta hacia Teherán. El presidente estadounidense cree que el acuerdo abre un nuevo capítulo en las relaciones internacionales; en todo caso, en su cumplimiento sostenido estaría sin duda la semilla de un sustantivo cambio geopolítico en Oriente Próximo. La resocialización de Irán puede alumbrar un giro, hasta ahora impensable, en la sangría sectaria que asuela un arco que abraza desde Afganistán al norte de África, y cuyo nervio es la pugna entre suníes y chiíes. En esa guerra, en la que Arabia Saudí abandera la facción suní, Irán desempeña un papel determinante con su apoyo al genocida régimen de Damasco, al tambaleante de Bagdad o a milicias integristas como Hezbolá y Hamás.
Obama debe convencer a un Congreso escéptico, dominado por los republicanos, de las bondades de un documento que muchos quieren tumbar. Pero no solo. A la Casa Blanca le toca también disipar los temores de aliados estratégicos, como Israel y Arabia Saudí, de que un Irán libre del dogal económico no empleará su potencial para expandir su designio. Ni Netanyahu ni la económicamente todopoderosa monarquía absoluta saudí van a permanecer de brazos cruzados ante un acuerdo que consideran incompatible con sus intereses.››

Alandete, David. EE UU pone en guardia a Irán en el Golfo. “El País” (29-XII-2011) 3. La crisis del programa nuclear de Irán y sus amenazas de cerrar el estrecho de Ormuz suscitan la reacción de EE UU.
Martínez de Rituerto, Ricardo. Francia presiona para que la UE imponga un embargo pretrolero a Irán. “El País” (4-I-2012) 4-5.
Espinosa, Ángeles. Irán redobla su desafío a Occidente. “El País” (2-I-2012) 6.
Espinosa, Á. Irán dispara en defensa de su plan atómico. “El País” (3-I-2012) 2.
Núñez Villaverde, Jesús A. Irán aún tiene cartas en la manga. “El País” (4-I-2012) 4.
Espinosa, Á. Asesinado otro científico nuclear iraní. “El País” (12-I-2012) 2-3. El régimen acusa a Arabia Saudí, EE UU e Israel de ser responsables de una campaña terrorista contra su plan atómico.
Espinosa, Á. Una ristra de atentados con objetivo claro. “El País” (12-I-2012).
González, Enric. La guerra secreta está en marcha. “El País” (12-I-2012) 3.
Caño, Antonio. EE UU exhibe su unidad con Israel tras el asesinato del científico iraní. “El País” (13-I-2012) 3.
Caño, A. Obama da un ultimátum a los ayatolás. “El País” (14-I-2012) 2-3. EE UU advierte a Irán que recurrirá a la guerra para mantener abierto el estrecho de Ormuz.
Espinosa, Á. Espías, asesinatos y desertores. “El País” (15-I-2012) 8. Sospechas de intervención israelí en la misteriosa serie de ataques a científicos del programa atómico iraní.
Valenzuela, Javier. Tambores de guerra contra Irán. “El País” (20-I-2012) 27-28. El régimen de Teherán está más débil que nunca pero una agresión exterior podría reforzarlo.
Espinosa, Á. Hosein Musavián / Antiguo jefe negociador nuclear iraní. ‘Occidente no deja a Irán más opción que el arma nuclear’. “El País” (23-I-2012) 5.
Martínez de Rituerto, R. La UE embarga el petróleo de Irán. “El País” (24-I-2012) 2-3.
Espinosa, Á. Teherán tacha las sanciones de injustas y de ‘guerra psicológica’. “El País” (24-I-2012) 3.
Keller, Bill. ¿Bombardear Irán? “El País” (24-I-2012) 2-3. El comentarista rechaza el uso de la fuerza militar contra Irán que propone Matthew Kroenig en la revista “Foreign Affairs”.
Carcar, Santiago. España sustituirá el crudo de Irán por petróleo saudí. “El País” (24-I-2012) 4.
Editorial. Ajedrez iraní. “El País” (24-I-2012) 26. España apoya las sanciones de la UE a Teherán para forzar que negocie su programa nuclear.
Bassets, Lluís. Cuatro preguntas sobre la próxima guerra. “El País” (2-II-2012) 6. Acecha una guerra contra Irán.
Caño, Antonio. Israel presiona a EE UU para atacar Irán. “El País” (4-II-2012) 2-3.
Valenzuela, Javier. Israel bien podría hacerlo. “El País” Domingo (5-II-2012) 6-7. Los planes de Israel para atacar Irán.
Espinosa, Á. Ahmadineyad lanza un nuevo desafío atómico ante el acoso internacional. “El País” (16-II-2012) 5.
Toscano, Roberto. Irán, ¿una guerra evitable? “El País” (20-II-2012) 25.
Espinosa, Á. Irán suspende la venta de crudo a Francia y Reino Unido. “El País” (20-II-2012) 4.
Espinosa, Á. Irán refuerza sus defensas antiaéreas para proteger sus sitios nucleares. “El País” (21-II-2012) 3.
Bumiller, Elisabeth. Israel necesita 100 aviones para atacar Irán. “El País” (21-II-2012) 2-3.
Núñez Villaverde, Jesús. Altibajos en la tensión en torno a Irán. “El País” (22-II-2012) 4.
Caño, Antonio. La CIA ve a Irán lejos de la bomba. “El País” (26-II-2012) 11.
Caño, A. ‘No voy de farol’, advierte Obama a Irán. “El País” (3-III-2012) 4.
Caño, A. Obama pide tiempo para evitar la guerra con Irán. “El País” (5-III-2012) 6-7.
Colombani,, Jean-Marie. Decisiones sobre Irán. “El País” (5-III-2012) 6.
Caño, A. EE UU cubre la espalda a Israel frente a Irán. “El País” (6-III-2012).
Caño, A. Obama pide que callen los tambores de guerra con Irán y hable la diplomacia. “El País” (7-III-2012) 6.
Espinosa, Á. Las grandes potencias pactan volver a negociar con Teherán el plan nuclear. “El País” (7-III-2012) 7.
Núñez Villaverde, Jesús. La superioridad militar israelí no garantiza el éxito de su ataque a Irán. “El País” (12-III-2012) 4-5.
Espinosa, Á. La ‘lección’ a Irán divide a los árabes. “El País” (12-III-2012) 6.
Rupérez, Ignacio. El peligro de la chispa incendiaria con Irán. “El País” (12-III-2012) 29.
Solana, Javier. Hablar con Irán: mismos temas, distinto contexto. “El País” (16-IV-2012) 27-28.
Espinosa, Á. La OIEA anuncia un principio de acuerdo nuclear con Irán. “El País” (23-V-2012) 5.
Espinosa, Á. El plan nuclear aglutina a los iraníes. “El País” (6-II-2013) 3. El régimen y la oposición están de acuerdo en mantener el programa nuclear.
Naím, Moisés. ¡Vivan las sanciones! “El País” (10-II-2013) 10. Apoya las sanciones contra el régimen iraní.
Espinosa, Á. El programa nuclear planea sobre las urnas. “El País” (21-V-2013) 10. El principal favorito es Said Yalilí, jefe del equipo negociador atómico.
Caño, Antonio. Obama marca un hito histórico con una llamada al presidente de Irán. “El País” (28-IX-2013) 5.
Espinosa, Á. El deshielo abierto por Obama causa grietas en Irán. “El País” (29-IX-2013) 9.
Espinosa, Á. El líder supremo bendice el deshielo. “El País” (6-X-2013) 4. Jamenei acepta suavizar las tensiones internacionales, presionado por las sanciones.
Espinosa, Á. Irán da signos de querer resolver la crisis nuclear ante la cita de Ginebra. “El País” (10-X-2013) 4. Rohaní pide que se levanten las sanciones a cambio gestos iraníes.
Espinosa, Á. Los países del Golfo temen que un acercamiento de EE UU refuerce a Irán. “El País” (15-X-2013) 4.
Rizzi, Andrea. Rohaní resucita el diálogo nuclear con las potencias. “El País” (17-X-2013) 4.
Rizzi, A. Teherán afronta el dilema nuclear de la supervivencia. “El País” (20-X-2013) 4. 
Espinosa, Á. Irán pide cesiones por un parón nuclear. “El País” (9-XI-2013) 2. Las potencias acuden a Ginebra para negociar el acuerdo final.
Caño, A. Un triunfo que Obama necesita. “El País” (9-XI-2013) 3.
Editorial. Cambio esperanzador. “El País” (9-XI-2013) 30. El deshielo de las negociaciones prueba la eficacia de las sanciones.
Espinosa, Á. Los recelos aplazan el pacto nuclear. “El País” (10-XI-2013) 2-3.
Espinosa, Á. Los ayatolás siguen la vía pragmática. “El País” (10-XI-2013) 3.
Núñez Villaverde, Jesús. Un acuerdo pendiente de varios hilos. “El País” (10-XI-2013) 4.
Espinosa, Á. Irán advierte de que su derecho a un programa nuclear es una ‘línea roja’. “El País” (11-XI-2013) 8. EE UU y Reino Unido reconocen ‘importantes avances’.
Espinosa, Á. Irán permite más inspecciones de la ONU sobre su programa atómico. “El País” (12-XI-2013) 5.
Espinosa, Á. El pacto nuclear alumbra una nueva era. “El País” (25-XI-2013) 2. Irán acepta renunciar al enriquecimiento de uranio hasta el nivel militar, a cambio de que se retiren las sanciones.
Editorial. Un gran paso adelante. “El País” (25-XI-2013) 27.
Bassets, Lluís. Felices pactos. “El País” (25-XI-2013) 6.
Espinosa, Á. Los iraníes reciben como héroes a los negociadores. “El País” (26-XI-2013) 6-7.
Espinosa, Á. Una década de desafíos y castigos. “El País” (25-XI-2013) 7.
Núñez Villaverde, Jesús A. Ondas de choque con epicentro en Irán. “El País” (1-XII-2013) 4.
Naím, Moisés. Los doctores de Teherán. “El País” (1-XII-2013) 6. El pacto tendrá enemigos internos.
Mousavian, Seyed Hossein. Una nueva era nuclear en el Golfo Pérsico. “El País” (11-XII-2013) 27-28. Un diplomático iraní explica su posición y esperanzas de un acuerdo final sobre el enriquecimiento de uranio.
Espinosa, Á. Fuego amigo. “El País” (5-I-2014) 9. Los problemas para consolidar el pacto nuclear se suceden en Irán y EE UU debido a las presiones de los respectivos ultras.
Saiz, Eva. El pacto nuclear con Irán entrará en vigor el 20 de enero. “El País” (13-I-2014) 5.
Espinosa, Á. Irán regresa a la escena internacional. “El País” (21-I-2014) 2-3. Irán cumple su compromiso de suspender el enriquecimiento de uranio y las potencias occidentales levantan sanciones económicas.
Bassets, Marc. Occidente e Irán extienden el diálogo nuclear. “El País” (20-VII-2014) 8. Acuerdan prorrogar cuatro meses las negociaciones.
Espinosa, Á. La ofensiva del Estado Islámico complica el pacto nuclear con Irán. “El País” (15-X-2014) 4.
Karasik, Theodore; Galustian, Richard J. C. Es la hora de la alianza con Irán. “El País” (18-X-2014) 37-38. Occidente debe aliarse con Irán.
Espinosa, Á. Irán y las potencias abren la última ronda del diálogo nuclear. “El País” (10-XI-2014) 5.
Espinosa, Á. Irán considera un éxito la prórroga del diálogo nuclear con las potencias. “El País” (25-XI-2014) 4. Las negociaciones seguirán hasta junio de 2015.
Espinosa, Á. El pacto nuclear: coartada para el cambio. “El País” (30-XI-2014) 2-3. Reformistas y conservadores moderados coinciden en que el pacto puede ayudar a cambiar el país.
Doncel, L. Kerry insta a Teherán a acelerar el pacto nuclear. “El País” (8-II-2015) 4.
Espinosa, Á. Kerry y Zarif inician la fase final de la negociación  nuclear iraní. “El País” (23-II-2015) 3.
Rocard, Michel; et al. Europa debe aprovechar la ocasión. “El País” (23-II-2015) 3.
Mousavian, Seyed Hossein. Es crucial que Irán y EE UU cooperen. “El País” (17-III-2015) 35.
Ximénez de Sandoval, P. ‘Teherángeles’ desconfía de Teherán. “El País” (1-IV-2015) 4. Los miles de iraníes exiliados en Los Ángeles se han integrado en la economía pero mantienen su idiosincrasia cultura. Son escépticos sobre el cumplimiento por el régimen iraní del pacto nuclear.
Falahi, Ali; Bassets, Marc. El régimen de Irán alaba el pacto y se compromete a cumplir su parte. “El País” (4-IV-2015) 2. Irán acepta reducir sus reservas de uranio enriquecido y las centrifugadoras y se harán inspecciones.
Editorial. Un paso crucial. “El País” (4-IV-2015) 22.
Jahanbegloo, Ramin. Irán y el equilibrio de poder en Oriente Próximo. “El País” (4-IV-2015) 23-24.
Falahi, Ali. Teherán cuestiona la explicación estadounidense del pacto nuclear. “El País” (8-IV-2015) 4. Diferencias en la interpretación del acuerdo.
Doran, Michael. El inexistente acuerdo nuclear con Irán. “El País” (9-IV-2015) 31-32. El asesor republicano lanza una feroz diatriba contra el acuerdo, al que considera falso, y para ello usa argumentos indemostrables de los ultranacionalistas israelíes.
Falahi, Ali. El líder supremo de Irán enfría la perspectiva de un pacto nuclear. “El País” (10-IV-2015) 2.
Rizzi, Andrea. Mohamad Javad Zarif / Ministro de Asuntos Exteriores de Irán. ‘Tenemos influencia en todo el mundo árabe. Estamos listos para usarla’. “El País” (15-IV-2015) 2-3.
Espinosa, Á. El líder supremo de Irán marca las líneas rojas en la negociación nuclear. “El País” (21-V-2015) 4.
Mousavian, Seyed Hossein. Cómo lograr un acuerdo con Irán. “El País” (2-VII-2015) 13.
Editorial. Una nueva era. “El País” (15-VII-2015) 12. El acuerdo atómico de EE UU con Irán.
Bassets, Marc. EE UU e Irán abren una nueva era. “El País” (15-VII-2015) 3-4.
Ximénez, P. Obama. ‘La alternativa a la diplomacia es la guerra’. “El País” (16-VII-2015) 5. El pacto con Irán.
Espinosa, Á. Los ultras iraníes intentan sabotear el pacto nuclear. “El País” (16-VII-2015) 6.
Leonard, Mark. ¿Irán desatado o Irán constructivo? “El País” (16-VII-2015) 13.
Sosa, María. Seyed Hossein Mousavian / Exnegociador nuclear iraní. ‘Irán reforzó su programa nuclear para presionar a EE UU’. “El País” (26-IX-2015) 8. Las sanciones fueron contraproducentes porque radicalizaron al régimen iraní.
Rizzi, A. Yukiya Amano / Director del Organismo Internacional de la Energía Atómica. ‘Irán está cumpliendo con los compromisos del pacto nuclear’. “El País” (28-X-2015) 4.
Espinosa, Á. La ONU estima que Irán quiso desarrollar una bomba nuclear pero abandonó el plan en 2009. “El País” (3-XII-2015) 6.
Espinosa, Á. El OIEA certifica que Irán cumple lo pactado en el acuerdo nuclear. “El País” (17-I-2016) 3.
Faus, Joan. Irán y EE UU canjean presos en la antesala del fin de las sanciones. “El País” (17-I-2016) 2.
Ayuso, S. Obama recalca que el mundo es más seguro tras el pacto nuclear. “El País” (18-I-2016) 3.
Faus, Joan. Los reclusos estadounidenses abandonan Irán tras el canje. “El País” (18-I-2016) 3.
Espinosa, Á. Un Irán triunfalista se prepara para recibir capital y tecnología foráneos. “El País” (18-I-2016) 4.
Bassets, Lluís. Irán-EE UU, como la España de Franco. “El País” Ideas (24-I-2016) 9. Grandes expectativas sobre la normalización de las relaciones exteriores.
Espinosa, Á.; Ordaz, P. Las expectativas de negocio marcan la visita del líder iraní a Italia y Francia. “El País” (26-I-2016) 4.
Cañas, G. Francia e Irán estrechan lazos con contratos estratégicos. “El País” (29-I-2016) 6.
Abellán, Lucía. La UE desembarca en Irán para abrir mercados y cooperar en energía. “El País” (16-IV-2016).
Espinosa, Á. La cumbre islámica acusa a Teherán de apoyar el terrorismo. “El País” (16-IV-2016).
Adebahr, Cornelius. Contener a Trump. “El País” (9-XII-2016). Europa debe defender el acuerdo nuclear con Irán porque es un éxito.
Bassets, Lluís. El regreso del Gran Satán. “El País” Ideas (11-XII-2016). El revisionismo de Trump debilita al moderado Rohani y refuerza a los halcones del régimen.
Solana, Javier. Trump, Irán y la estabilidad. “El País” (19-I-2017).
Editorial. Grave error de Teherán. “El País” (3-II-2017). Irán lanza un misil capaz de albergar carga nuclear.
Ayuso, S. EE UU impone sanciones a Irán tras la prueba de un misil balístico. “El País” (4-II-2017).
Martínez Ahrens, Jan. Trump lanza en la ONU duras advertencias a Irán y Corea del Norte. “El País” (20-IX-2017).
Pozzi, S. Europa y China frenan el empuje de EE UU contra el pacto con Irán. “El País” (22-IX-2017).
Martínez Ahrens, J. Trump embiste contra Irán sin llegar a romper el pacto nuclear. “El País” (14-X-2017).
Martínez Ahrens, J. Los motivos del forjador del pacto. “El País” (14-X-2017). Entrevista al negociador estadounidense del pacto nuclear, Ben Rhodes, asesor de Obama.
Baeza, Lourdes. Netanyahu aplaude al presidente por su ‘valiente decisión’. “El País” (14-X-2017).

Abellán, L. La UE insta a mantener el pacto porque ‘Irán cumple’. “El País” (14-X-2017).

jueves, 12 de octubre de 2017

El economista estadounidense Richard H. Thaler (Nueva Jersey, 1945).

El economista estadounidense Richard H. Thaler (Nueva Jersey, 1945).

Thaler resume su teoría del "nudge (empujón)". BBC. Cuatro minutos.

El profesor en la Universidad de Chicago gana el Nobel de Ciencias Económicas en 2017 por su contribución a la economía del comportamiento: las decisiones no siempre obedecen a criterios racionales, sino que también entran en juego variables psicológicas que las desvían de un comportamiento económico racional. Promueve la “teoría del empujón”, un acicate de las instituciones públicas y privadas para que los individuos tomen decisiones más adecuadas. Por ejemplo, incentivar los hábitos saludables con impuestos a la comida ‘basura’ o al tabaco, o fomentar el ahorro mediante desgravaciones fiscales.

FUENTES.
Internet.

Breve introducción al pensamiento de Thaler. "Financial Times". Tres minutos.

Alba, Carmen. Thaler: "Vivimos un momento de alto riesgo mientras los mercados duermen la siesta". “El Confidencial” (12-X-2017). El profesor de la Universidad de Chicago ha reconocido su nerviosismo por los máximos históricos en las Bolsas de Nueva Yorl, que no van acompañados de información que los ratifique. [https://www.elconfidencial.com/mercados/2017-10-12/thaler-nobel-economia-entrevista-bloomberg-riesgo-mercados_1459564/]

Artículos.
Maqueda, Antonio. Richard H. Thaler, Premio Nobel de Economía 2017. “El País” (9-X-2017).

lunes, 2 de octubre de 2017

La crisis catalana (II). (2-X-2017).

La crisis catalana (III). (5-X-2017).
Mi opinión sobre el 1-O en Cataluña: 
Era un referendo ilegal, antidemocrático e inválido, que solo servía para aquilatar cuánto apoyo popular tenía el independentismo, así que el Estado no necesitaba alardear de su fuerza, lo que solo exacerbaría los ánimos de los fanáticos y daría una pésima imagen dentro y fuera del país. La solución pasaba por reducir aquello al rango de una consulta popular como las de los municipios que inquieren la opinión a sus ciudadanos y avisar de su falta de legitimidad para objetivos mayores, y después exigir responsabilidades políticas y judiciales a quienes usaran el resultado para cometer un delito contra las leyes, el Estatuto y la Constitución. Ahora la situación es mucho peor. Evitemos caer en provocaciones y busquemos soluciones en el diálogo, el respeto y el pacto, sin fracturar la sociedad catalana ni separar Cataluña de España.


La crisis catalana (II). (2-X-2017).
Sin duda el número de votantes está inflado por el voto fraudulento, como quedo demostrado en varias grabaciones en secreto, y es una votación sin garantías democráticas (las razones son muchas y no merece la pena repetirlas), y por lo tanto inválido a todas luces. Pero también es incuestionable que la imagen que resultó el domingo ha reforzado las filas independentistas en Cataluña, España y el mundo, lo que demuestra que la solución "Rajoy" no funciona sino que es contraproducente. ¡Si sigue así acabarán por ser secesionistas hasta los del PP catalán! Hay que dialogar, negociar y pactar, salvo que se quiera usar solo la violencia, lo que promovería el odio, y entonces, tarde o temprano, Cataluña se separaría con el aplauso mundial. No debemos caer en el desánimo sino ahora más que nunca hemos de insistir en un proyecto común de convivencia en España y en la Unión Europea, a fin de que algún día nuestros descendientes puedan vivir en un mundo (todo él) sin fronteras ni odios nacionales o de otra índole. Ese es el auténtico ideal democrático y no un secesionismo que cree muros en Cataluña y barreras con España.

Antonio Boix Pons.

miércoles, 27 de septiembre de 2017

CS 1 UD 09. EL MEDIO FÍSICO DE LAS ISLAS BALEARES.
Introducción.
El relieve.
El agua.
El clima.
El medio natural; la flora.
El medio natural; la fauna.



Resultado de imagen de Balears


Resultado de imagen de Balears

Introducción.
Las Islas Baleares son una comunidad autónoma de España, con capital en Palma de Mallorca (oficialmente Palma). Es un archipiélago de 5.014 kilómetros cuadrados, situado cerca de la costa oriental de la península Ibérica, entre 40º5'48 '' y 38º40'30 '' de latitud N y entre 1º22'47 '' y 4º29 'de longitud E, formado por las islas de Mallorca (con Cabrera desde Conejera, Dragonera, na Redona, Plana y Foradada), Menorca (con Colom y del Aire) y las Pitiusas (Ibiza, Formentera, Tagomago, Santa Eulalia, sa Conillera, s 'Espardell, Espalmador, es Vedrà, es Bosc, Bledes y ses Margalides).

El relieve.
El archipiélago balear descansa sobre un zócalo submarino separado de las costas catalanas peninsulares por un canal de más de 1.000 m de profundidad. En conjunto forma una masa compacta que se eleva desde las profundidades, al este de Menorca, y se prolonga hasta alcanzar la zona litoral valenciana meridional a través de una amplia plataforma costera, la profundidad de la que no rebasa los 500 m.
Las islas tienen su origen en el geosinclinal profundo donde se depositaron los materiales del Secundario y del Terciario, el cual dio también origen a las cordilleras béticas. Las Baleares emergieron en el plegamiento alpino estireno, entre la sedimentación burdigaliana, plegada, y la vindoboniana, transgresiva horizontal.
En Menorca la sedimentación burdigaliana aparece horizontal, lo que hace suponer que la emersión de esta isla es anterior a la de las otras, pues es la única en la que afloran sedimentos paleozoicos, tanto marinos como continentales. Esto demuestra que esta porción del macizo sardocatalà quedó emergida durante una parte de la era primaria.
Los materiales paleozoicos carecen casi por completo a las otras islas, la historia geológica de las que se inició a comienzos de la era secundaria, momento en el que se depositó por encima de los materiales rojos de la base del Triásico la potente serie caliza del Triásico medio, que quedó cubierta por un mar suma durante el fin de este período, y volvió a emerger, aunque por poco tiempo, al empezar el Lies. Después las aguas la volvieron a cubrir depositándose las potentes series del Lies superior y en algunos puntos las del Jurásico y del Cretácico, momento en el que se llegó a la máxima profundidad de este mar, lo que dio lugar a la formación de rocas radiolarítiques.
El inicio de la era terciaria es marcado por frecuentes movimientos transgresivos y regresivos, que hicieron sedimentar, junto con las facies marinas, las facies lignitíferes continentales, los cuales materiales en el Burdigala superior quedaron violentamente replegados por la orogénesis alpina, por cuanto el esqueleto del archipiélago actual cae dentro del arco tectónico de esta orogénesis. A partir de ese momento sólo fueron pequeños movimientos de hundimiento o de levantamiento que afectaron el conjunto de las islas, gracias a los cuales se depositaron, en el área deprimida entre las cordilleras norte y sur de Mallorca y también en las pequeñas Pitiusas (Ibiza y Formentera), los depósitos horizontales del Mioceno, y, de una manera marginal, los cuaternarios correspondientes a los máximos niveles glacioeustàtics.
Fue a finales del Terciario y principios del Cuaternario cuando la fragmentación de la Tirrènida aisló e individualizar cada una de las islas.
Mallorca tiene una sorprendente variedad del paisaje en relación con su reducida superficie, contrastando con la simplicidad que presentan las otras islas.
Menorca es la más oriental de las islas, y su forma es compacta, de contornos bienes definidos. Una línea casi recta, que va desde el puerto de Maó hasta el NE del término de Ciutadella, separa dos zonas geológicas diferentes.
La morfología de Ibiza y de Formentera es parecida a la de Mallorca, aunque en proporciones menores. Emergidas durante el mismo plegamiento estireno, ambas islas tienen tres series tectónicas orientadas análogamente a las de la sierra de Levante de Mallorca, que se suceden de norte a este, y sus pliegues son dispuestos longitudinalmente.

El clima.
Salvo en la escasa alta montaña de Mallorca, las Islas Baleares tienen un clima mediterráneo litoral casi puro, la continentalidad del que aumenta ligeramente de norte a sur. También aumentan la oscilación térmica y las temperaturas máximas; todo ello denota un aumento de la continentalidad bajo la influencia del desierto africano.
El clima de Baleares es templado y regular, y sólo es modificado, de una manera anormal e inconstante, por agentes exteriores, como las invasiones de aire polar o la presencia del siroco procedente de Italia y de Túnez, que a veces lleva un polvillo roja del norte de África y ocasiona altas temperaturas y sequedad.
La humedad relativa es, debido a la insularidad, casi constante y elevada (66,9% en Mallorca), con una oscilación diurna exagerada, principalmente en verano, que se dan mínimas del 25%, cuando sopla el siroco.
Las lluvias tienen una oscilación anual simple, con un máximo en otoño y un mínimo en verano. La sequía estival (en julio, 8,6 mm), que constituye un detalle característico, va seguido de un otoño torrencial con los máximos mensuales (66,9 mm en septiembre y en octubre). En invierno las lluvias adquieren un carácter continuado y tranquilo, y en primavera se convierten en chubascos tormentosas que duran hasta mayo. De octubre a marzo caen más de las tres quintas partes de la precipitación anual, la cual es de unos 550 mm y disminuye de norte a sur (Menorca, 592,0 mm, y Ibiza, 332,8 mm). Mallorca tiene un promedio anual de 481,6 mm. Su región montañosa, con precipitaciones de hasta 1.200 mm, contrasta con las zonas áridas y secas del sur de la isla, donde las precipitaciones son inferiores a 400 mm.
Las nevadas son muy escasas en Baleares, aunque cada año las montañas de Mallorca tienen las cumbres nevadas durante unos pocos días y sin apenas continuidad.

Los vientos influyen notablemente en el clima isleño.
En otoño y en primavera dominan los vientos del N (tramontana) y del SW (suroeste).
 El viento del N se mantiene más de 150 días al año azotando las islas de Menorca y de Formentera, planas y sin las defensas que tienen Mallorca y Ibiza. El viento del SW es caliente y suele llevar lluvias y granizada.
En verano aparece el siroco (SE), que tras recorrer Túnez y el sur de Italia llega a las Islas seco y agobiante, con efectos perniciosos sobre la agricultura.
De mayo a septiembre se establece un régimen de brisas en que las corrientes centrípetos penetran profundamente hasta el centro geográfico de Mallorca y forman cúmulos sin llegar a dar ninguna precipitación.

El agua.
Ningún curso de agua se mantiene constante en Baleares, debido a la escasa dimensión de las islas, el relieve, la naturaleza calcárea del suelo y las condiciones de escasa pluviosidad. Por ello, el carácter torrencial es el principal rasgo de su red hidrográfica, compuesta por lechos secos de torrentes que sólo son inundados por caudales momentáneos o de poca duración debido a las lluvias torrenciales, que se prolongan cuando reciben aportaciones de los manantiales, como ocurre con los torrentes de la región de Sóller y de Lucas, en Mallorca. Menorca e Ibiza tienen cuencas mucho más reducidas y condiciones hidrológicas todavía más secas, excepción hecha del pequeño torrente que se dice río de Santa Eulària, en Ibiza, que solo se seca en breves periodos gracias a los manantiales que lo alimentan.
A la embocadura de algunos torrentes, y situadas en zonas bajas y llanas, hay lagunas o albuferas. La principal es la de Alcúdia, Muro y sa Pobla, seguida de la del prado de San Jorge y de la de salobrar de Campos, las tres en Mallorca. En Menorca hay s'Albufera des Grau.
El agua escasea en las Islas: su estructura cárstica hace que el suelo absorba inmediatamente el agua de lluvia y cree capas freáticas, que son aprovechadas en las zonas poco profundas mediante pozos. Hay pocas fuentes naturales: su emplazamiento produce una fertilidad desacostumbrada de las tierras. Predominan al pie de la sierra de Tramuntana, en Mallorca, donde se extienden las mejores huertas (Sóller, Banyalbufar, Pollença).

El medio natural: la flora.

La flora de Baleares es típicamente mediterránea. Se puede diferenciar fácilmente, sin embargo, la de Mallorca y Menorca, de afinidades tirrénicas, de la de Ibiza y Formentera, fundamentalmente ibérica.
En condiciones climáticas, unas grandes extensiones de encinar ocuparían las zonas más lluviosas de Mallorca y de Menorca, mientras que las menos lluviosas serían ocupadas sobre todo por bosques o màquies de acebuche (Olea europaea variedad silvestris) y lentisco (Pistacia lentiscus) o de algarrobo (Ceratonia siliqua) y olivilla (Cneorum tricoccon); en Ibiza y Formentera la clímax fuera una maquia de carrasca o coscoja (Quercus coccifera) y lentisco. Los caducifolios fueron, y de hecho son, prácticamente inexistentes.
La degradación de las maquias y los bosques climácicos, muy intensa, ha llevado a la instalación de malezas y matorrales, a menudo asociadas a extensas arboledas de pino carrasco (Pinus halepensis). Las calizas de las cimas de las montañas mallorquinas y los roquedales litorales de las costas ventosas de Mallorca y de Menorca presentan una vegetación típica en cojinetes espinosos (socarrells), rica en especies endémicas. Al borde del mar son corrientes las sabinas (Juniperus phoenicia variedad lycia). En general, es constatable una tendencia de la flora balear a diferenciarse en variedades particulares como consecuencia de la insularidad.

El medio natural: la fauna.
La fauna no es muy rica. La agricultura, con su avanzada continua sobre el bosque, la ha ido empobreciendo.
Aparte el erizo (Erinaceus algirus), de origen africano, el resto de los mamíferos son especies europeas: la musaraña (Crocidura balerarica), la gineta (Genetta genetta) y el lirón (Eliomys quercinus), los bosques y los matorrales, y la comadreja o comadreja (Mustela nivalis), varios múridos, el conejo (Oryctolagus cuniculus), la liebre (Lepus granatensis) y varias especies de murciélago en las zonas abiertas. Es notable la ausencia de la ardilla, corriendo el resto de los países mediterráneos.
Los reptiles no son muy abundantes, salvo las lagartijas, corrientes en todas las islas; la fauna de agua dulce es pobre y se reduce a algunas especies de ranas, alguna tortuga y anguilas.
Se ha observado, de otro modo, unas trescientas especies de aves, principalmente europeomediterrànies, con una reducida representación africana. Entre las formas sedentarias son notables el gorrión o tejado (Passer domesticus), el cuervo (Corvus corax), la abubilla (Upupa epops), la perdiz (Alectoris rufa), el mirlo o mèrlera (Turdus merula), el halcón (Falco peregrinus ), el buitre negro (Aegypius monachus) y la lechuza (Tyto alba).
Abundan las especies migratorias, las cuales se presentan en dos ciclos, uno de veraniego y otro de invernal. Este último abarca unas 130 especies, entre las que destacan el estornino (Sturnus vulgaris), el abejaruco (Merops apiaster) y varios tordos (Turdus). El ciclo veraniego, que comprende una docena de especies, comienza tumbado en marzo con la aparición de algunos apòdids (Apus) y de las golondrinas o golondrinas (Hirundo rustica), seguidas, a mediados de abril, por las alondras (Alauda arvensis ) y las codornices o codornices (Coturnix coturnix).


FUENTES.
[http://www.enciclopedia.cat/EC-GEC-0007005.xml] La principal fuente, por su calidad de resumen.