Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía y Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

sábado, 11 de noviembre de 2017

España. Dosier: La contaminación y los residuos nucleares.

España. Dosier: La contaminación y los residuos nucleares.

Resultado de imagen de españa residuos nucleares
Una imagen de una campaña antinuclear.

En una central nuclear se generan residuos radiactivos que deben ser tratados para que no supongan ningún peligro a la población. Son residuos peligrosos, aunque su volumen es muy inferior al de los residuos tóxicos y peligrosos producidos por muchas instalaciones industriales y hospitalarias.

Resultado de imagen de españa residuos nucleares
Mapa de instalaciones productoras de residuos nucleares en España.

Los residuos radiactivos se clasifican atendiendo, por un lado, a sus características físicas y químicas en gases, líquidos y sólidos y, por otro, a su actividad. Existen residuos de alta actividad, formados por los elementos de combustible gastado; de media actividad, radionucleidos producidos en el proceso de fisión; y de baja actividad, fundamentalmente ropas, herramientas y otros utensilios contaminados en el mantenimiento de la central. 

Resultado de imagen de españa residuos nucleares
En la sociedad ha despertado un polémico debate sobre la localización de las instalaciones de reciclaje y almacén de los residuos nucleares, como muestra esta imagen de Cuenca.


El editorial Inseguridad ambiental. [“El País” (19-IX-2018)] afirma que lo sucedido con los residuos nucleares del canal del Jarama erosiona la confianza en los organismos de control:
‹‹Que durante más de 50 años ni las comunidades de regantes, ni los alcaldes de los municipios, ni siquiera la Confederación Hidrográfica del Tajo tuviera noticias de que se habían depositado vertidos radiológicos a orillas del canal del Jarama indica el oscurantismo que ha rodeado la gestión del episodio de contaminación radiológica ocurrido en las instalaciones de la Junta de Seguridad Nuclear en 1970, en pleno franquismo. Los lodos radiactivos de aquella fuga fueron depositados en ocho grandes zanjas junto al canal del Jarama sin que fueran señalizadas y sin que se haya hecho un seguimiento adecuado de los niveles de contaminación. De dos de ellas ni siquiera se conoce la localización exacta.
Los residuos allí enterrados contenían con seguridad cesio 137 y estroncio 90, que tienen una vida activa media de unos 30 años, pero hay sospechas de que en esos lodos pudiera haber también otros isótopos de actividad más larga. En cualquier caso, la realidad es que hay unos enterramientos radiactivos sin señalizar de cuyo peligro no tenemos una certificación fiable. El Consejo de Seguridad Nuclear afirma que los niveles de contaminación no suponen un riesgo para la salud, pero no apoya esa afirmación en mediciones recientes. Las últimas de las que se tiene constancia se hicieron en 1995 y dieron lugar en 2012 a un informe interno del Consejo de Seguridad Nuclear, uno de los dos organismos derivados de la extinta Junta de Seguridad Nuclear, en el que se aconsejaba “realizar una caracterización más completa del alcance de la contaminación”, cosa que no se ha hecho.
A ello hay que añadir que desde hace 10 años se incumple el decreto que obligaba al Gobierno a realizar un inventario de suelos y recursos hídricos que, como es el caso de los márgenes del Jarama, pueden estar contaminados. Lo sucedido con estos vertidos y el incumplimiento de la propia normativa nos lleva a la inquietante pregunta de cuántos otros episodios como este se han podido producir sin que tengamos constancia y qué riesgos soporta la población en este y otros lugares por falta de diligencia de los responsables de gestionar los residuos nucleares.

La dejadez con que se ha tratado este asunto hace albergar una gran desconfianza hacia los organismos públicos encargados de velar por la seguridad ambiental. La única forma de restablecer esa confianza es realizar un estudio de riesgo de la zona afectada para tomar las medidas que los datos aconsejen, y realizar en el tiempo más breve posible el inventario de terrenos contaminados que exige la normativa. De poco sirve tener una legislación equiparable a la de otros países en materia de seguridad si no se ejercen controles eficientes para su cumplimiento.››

El Jarama oculta los cementerios nucleares clandestinos de Franco. “El Pais” (15-IX-2018). Dos minutos.

FUENTES.
Internet.
NoticiasArtículos en orden cronológico
Méndez, Rafael. Industria oculta problemas en el terreno donde irá el silo nuclear. “El País” (20-X-2013) 40-41. El silo atómico de Villar de Cañas, en Cuenca, tiene un riesgo geológico, la tendencia a aparecer dolinas (cavidades) de subsidencia por la disolución de yesos, lo que exigirá una costosa cimentación. Cuando se aprobó el lugar del silo no se habían hecho estudios geológicos.
Redacción. Un nuevo informe cuestiona la idoneidad del futuro almacén de residuos nucleares. “El País” (4-XII-2014) 35.
Planelles, M.; Sevillano, E. G. El silo nuclear de Cuenca avanza pese a las dudas sobre el terreno. “El País” (18-XII-2014) 34. Villar de Cañas tiene problemas geológicos que ocasionan elevados sobrecostes.
Planelles, M. Los inspectores del Consejo Nuclear alertan de fallos en la refrigeración de Almaraz. “El País” (3-II-2016) 25.
Planelles, M. El órgano supervisor defiende la seguridad de Almaraz contra el criterio de sus inspectores. “El País” (4-II-2016) 23.
Planelles, M. El CSN desoye a la mayoría parlamentaria y prosigue con la reapertura de Garoña. “El País” (4-II-2016) 23.
Planelles, M. El Consejo de Seguridad Nuclear, forzado a difundir los informes contrarios al almacén radiactivo. “El País” (3-III-2016) 32.
Mardones, Inmaculada. El Gobierno autoriza el primer almacén de residuos radiactivos al aire libre. “El País” (31-I-2007) 37.
Planelles, Manuel. Las centrales construyen sus propios almacenes nucleares ante el parón de Villar de Cañas. “El País” (27-XII-2016). Ascó y Trillo ya tienen sus Almacenes Temporales Individualizados (ATI) dentro de sus propias instalaciones. Almaraz acaba de conseguir permiso para el suyo y Cofrentes tramita otro.
Gutiérrez, Hugo. Garoña se mira en el espejo de Zorita. “El País” (23-X-2017).
Planelles, M. Una enorme y duradera factura tras el cierre. “El País” (23-X-2017).
Sevillano, E. G. Un millón de multa a Ascó por perder residuos radiactivos. “El País” (10-XI-2017).
Planelles, M. El Ejecutivo estudiará el plan de residuos radiactivos tras el freno al almacén de Cuenca. “El País” (19-VII-2018).
Planelles, M. Los márgenes del Jarama esconden los cementerios nucleares de Franco. “El País” (16-IX-2018). No están localizadas dos zanjas con desechos nucleares de una fuga del Ciemat en 1970.
Planelles, M. España carece de una lista de suelos contaminados por radiactividad. “El País” (17-IX-2018). Una norma de 2008 obliga al Consejo de Seguridad Nuclear a elaborar el catálogo.

Planelles, M. La Confederación del Tajo desconoce la existencia de los lodos radiactivos. “El País” (19-IX-2018).


Opiniones.
Editorial. Inseguridad ambiental. “El País” (19-IX-2018).


No hay comentarios: