Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía y Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

martes, 3 de septiembre de 2013

Dosier: El fracking y el dilema entre medioambiente o riqueza.

Dosier: El fracking y el dilema entre medioambiente o riqueza.

Índice:
La técnica del fracking.
El fracking en EE UU.
El fracking en el resto del mundo.
El fracking en España.
La cuestión del fracking en Cataluña.
Los partidarios del fracking en España.
Los ecologistas de España en contra.
La posición de los científicos.

La técnica del fracking.
El fracking es una nueva tecnología de fracturación hidráulica de la roca llamada esquisto (shale, en inglés), que a gran profundidad puede acumular petróleo o gas de forma muy dispersa en sus pequeñísimos poros.
Se explota mediante un pozo principal excavado en vertical hasta llegar a la roca madre situada a profundidades de entre 2.000 y 5.000 metros. A partir de este pozo principal, se excava una red de túneles en horizontal con el objetivo de alcanzar un volumen más amplio de roca madre. A continuación se fuerza la salida del gas fracturando la roca con la inyección de una mezcla de agua, arena y productos químicos, que se extraen en buena parte a continuación para evitar la contaminación.
 

El fracking en EE UU.
La técnica nació en EE UU ya en los años 1920, pero entonces había yacimientos mucho más baratos y quedó marginada hasta que en los años 1980, el agotamiento de muchas zonas espoleó a las compañías a invertir en innovación. Hoy EE UU es el mayor productor mundial de esta fuente de energía no convencional, seguido de Canadá.


En febrero de 2013, Adam Sieminski, director de la Administración de Información de Energía (EIA), informaba que el gas procedente del fracking (gas pizarra o shale gas), que en el año 2000 representaba menos del 2% de la producción de gas, ha alcanzado en 2013 ya el 30% de los pozos un tercio del consumo total, y se prevé que en 2040 represente el 50%. Esta evolución presiona a la baja los precios del gas, lo que repercute indirectamente en una bajada de los precios del petróleo y la energía eléctrica, lo que hace más competitiva a la economía estadounidense.

Por contra, algunas explotaciones han originado leves terremotos (los más conocidos en Pensilvania), hundimientos de terrenos y contaminación de las aguas, lo que ha desencadenado una polémica entre, por un lado, las empresas y las autoridades partidarias, y, por otro lado, los habitantes de las zonas de producción, que temen por su seguridad y el mantenimiento de su entorno natural.

El fracking en el resto del mundo.
La fiebre del fracking ha empezado a extenderse por el resto del mundo, en especial en Reino Unido, donde estaban preocupados por el agotamiento de los pozos del Mar del Norte, y en China, sedienta de energía. Pero en general de momento solamente se hacen estimaciones de los recursos potenciales y algunos sectores empresariales creen que se esta originando una burbuja especulativa desmedida alrededor de esta industria energética, con una excesiva revalorización de las empresas de exploración y explotación.
Un informe del 2011 de la Agencia Internacional de la Energía indica que en Europa los países que tienen más recursos de gas explotables por fracking son Polonia (el Gobierno está volcado a favor), Francia (el Gobierno ha suspendido la exploración hasta que se hagan más estudios), Noruega, Ucrania y Suecia.

El fracking en España.
En España los recursos estimados son mucho menores pero incluso así apetitosos. El estudio Gas no convencional en España, una oportunidad de futuro, publicado en marzo de 2013 por el Consejo Superior de Colegios de Ingenieros de Minasdestaca como principales áreas a Cantabria, Euskadi, Navarra, Aragón, Castilla y León, Cataluña y Andalucía. Por su parte, la Asociación Española de Compañías de Investigación, Exploración, Producción y Alamcenamiento de Hidrocarburos (Aciep), apunta en 2013 que los recursos potenciales del gas no convencional sumarían un volumen equivalente al consumo de gas de España durante 39 años. Pero hay que valorar que ambos estudios son pro parte, de grupos muy interesados en promover esta explotación.

foton
El mayor anuncio de la existencia de recursos potenciales de shale gas en España fue realizado en octubre del 2011 por el entonces lehendakari, Patxi López, que informó que en el subsuelo de Álava había un volumen de gas equivalente al consumo del País Vasco durante 60 años (o de toda España durante cinco años). Pero se calló que se debía utilizar el fracking y es que la polémica sobre el fracking comenzaba a llegar a muchos pueblos y regiones de España, provocando al final una clara división de la opinión pública. Los cinco grupos empresariales del sector, agrupados en la plataforma 'Shale Gas España', hay división entre los políticos (en Cantabria está prohibido por una votación de los tres partidos, PP, PSOE y PRC, del 8 de abril de 2013, mientras que en Cataluña el partido gobernante CIU la apoya con moderación, y en España el Gobierno de Rajoy la promueve aunque con importantes medidas de corrección), mientras que las asociaciones ecologistas y vecinales están mayoritariamente en contra.


La cuestión del fracking en Cataluña.
Para relativizar las posibilidades de esta energía en España se puede valorar que la Generalitat de Cataluña ha desestimado en agosto de 2013 prorrogar los permisos de exploración, porque ha llegado a la conclusión de que los recursos son tan escasos que no es factible una explotación rentable. Las cuencas con gas catalanas son tan pequeñas, de pocos cientos de kilómetros cuadrados (nada comparable a los 245.000 de la mayor cuenca de EE UU, cerca de Nueva York), a tal profundidad (se recomienda entre 1.000 m y 4.000 como máximo), su contenido en masa orgánica es tan pequeño (se requiere al menos un 2%), y la necesidad de gasto de energía para la extracción es tan alta (un barril de petróleo equivalente para sacar solo cuatro, en contraste con la relación 1/20 de los mejores pozos), que su fragmentación apenas daría unos meses de suministro a Cataluña, y ello no compensa los elevados riesgos de contaminación y la lucha con las organizaciones ecologistas y vecinales.
Iniciativa per Catalunya (ICV) ya ha anunciado que presentará una proposición de ley para anular los permisos en caso de que se otorguen. “Si se aprueba, será la agresión medioambiental más importante que se haya visto”, criticó Marc Vidal, presidente de la formación en Girona. En Estados Unidos, el único país donde está extendida la fractura hidráulica desde hace algunos años, se ha dado casos de contaminación con gas de las conducciones de agua y algunos vecinos han denunciado el peligro prendiendo fuego a las emisiones que salen de los grifos de sus casas. Pero aunque la imagen es muy alarmante, las entidades están más preocupadas por otros peligros.
Castedo y Mascaró explican sobre el incipiente negocio del fracking en Cataluña [La guerra del gas subterráneo. “El País” Cataluña (27-XII-2012)]:
‹‹La industria defiende que es la salvación frente a un futuro energético incierto, poco menos que una revolución que facilitará la recuperación económica. Para entidades sociales y ecologistas, sin embargo, no es más que un intento a la desesperada de mantener un modelo obsoleto y un enorme riesgo para el medio ambiente y la salud pública. La polémica sobre la fractura hidráulica, el fracking, una agresiva técnica utilizada para extraer gas no convencional del subsuelo, ha llegado a Cataluña. La empresa Montero Energy Corporation ha solicitado permiso a la Generalitat para iniciar prospecciones en una superficie de 160.000 hectáreas de la Segarra, Osona, el Ripollès y la Garrotxa.
El fracking se utiliza para obtener gas natural de esquisto a grandes profundidades del subsuelo. La técnica consiste en perforar un pozo a entre dos y cinco kilómetros de profundidad e inyectar a presión enormes volúmenes de agua, arena y productos químicos para fracturar las capas de pizarras y hacer aflorar el gas. El sistema entraña riesgos. “Lo más peligroso es que gran parte de la mezcla líquida no se recupera: o salta a la superficie o se queda en el subsuelo”, afirma Pablo Cotarelo, de Ecologistas en Acción.
La entidad ha presentado una lista de alegaciones, lo mismo que una treintena de otras organizaciones, al Departamento de Empresa y Ocupación de la Generalitat, que deberá decidir si otorga en las próximas semanas un permiso a la empresa para que inicie la prospección en las zonas solicitadas, entre las que hay espacios declarados de interés natural. La controversia se ha instalado en los municipios afectados, 31 solo en la comarca de Osona y unos 80 en total. Allí, el consejo comarcal ha aprobado una resolución en contra de la fractura hidráulica, aunque oficialmente la empresa no ha detallado todavía qué técnica utilizará en la extracción del gas en caso de que considere que la operación es rentable. Lo mismo ha hecho el consejo comarcal de La Garrotxa.
La empresa, filial española de la canadiense R2 Energy creada a finales de 2011, ha presentado 11 solicitudes en toda España para hacer prospecciones en busca de hidrocarburos. El rechazo ha cristalizado en varias comunidades autónomas: el Gobierno de Cantabria tramita su prohibición, mientras que el Parlamento de Aragón y la Diputación de Valladolid se han posicionado en contra. En el resto de Europa países como Francia, Bulgaria, República Checa o varios Estados alemanes han optado por prohibir las prospecciones con esta técnica. Reino Unido, que las había prohibido en 2011, ha vuelto a autorizarlas con la condición de que se efectúen bajo un intenso control sísmico, ya que el Gobierno tuvo que ordenar el cierre de tres pozos tras dos pequeños terremotos relacionados con el fracking en 2011.
Una vez realizada la perforación vertical del pozo (que puede alcanzar los 5.000 metros de profundidad), se construye una tubería de acero recubierta de cemento de alrededor de un kilómetro de largo. Es por ella por donde se inyecta agua a presión con gran contenido de productos químicos. Los ecologistas denuncian que solo una pequeña parte del agua inyectada retorna y que el resto se queda bajo tierra, en zonas con presencia de metales pesados, hidrocarburos y elementos radiactivos.
“De los más de 600 componentes químicos que puede llevar la mezcla, solo se conocen 150”, alerta Cotarelo. El almacenaje de los residuos también ha causado problemas en EE UU y no es menor la preocupación por el estrés medioambiental que supone utilizar enormes cantidades de agua para inyectar en el subsuelo, así como por la posible contaminación atmosférica con agentes cancerígenos, como el benceno.
La Plataforma Aturem el Fracking se ha puesto en pie de guerra contra Montero Energy Corporation. “En Osona los acuíferos ya están muy contaminados”, denuncia Sergi Solà, del Grupo de Defensa del Ter. Hay otra queja sobre la actitud de las Administraciones, que las entidades consideran oscurantista. “Se comportan igual que con Eurovegas”, se queja Solà.
El jefe de exploración de la empresa, Rafael López, declaró que Montero Energy Corporation no tiene “nada que esconder” e intentó tranquilizar a los ecologistas. Aunque en EE UU se han cometido verdaderas “barbaridades”, admite, los avances en la técnica permiten hoy unas perforaciones seguras. Montero ha invertido un millón de euros en solicitar los permisos en España.
La Generalitat, que tiene la última palabra sobre los permisos, recuerda que en una primera fase lo que se decide es si la empresa puede o no empezar a “investigar”, lo que implica trabajos de geocartografía y catas “normales”. Tras varios años de investigación que sirven para calcular las reservas de gas, es el Gobierno el que debe conceder un permiso de exploración. En esta primera fase, el Departamento de Empresa y Ocupación se limita a estudiar si la normativa ampara o no conceder un permiso para prospección de hidrocarburos. “No es una patente de corso”, afirmó un portavoz del departamento.››

Los partidarios del fracking en España.
Los partidarios del fracking alegan razones de rentabilidad económica, independencia energética para el país y creación de puestos de trabajo en las zonas de producción. Las reservas de gas y petróleo accesibles con pozos convencionales se agotan en la mayor parte del mundo y esta nueva técnica permitiría aumentar las reservas de modo notable, dando tiempo a que se desarrollen nuevas fuentes de energía no contaminante. Además, se razona que el gas es menos nocivo para el medio ambiente que el carbón, el único combustible fósil con reservas ciertas para el próximo siglo.
La portavoz de la plataforma empresarial ‘Shale Gas España’, Mónica Cristina, destaca que, pese a las acusaciones de secretismo, “hoy en día, en Estados Unidos se declaran los productos químicos que se utilizan en el fracking, y en Europa todos las sustancias químicas que se utilicen deben ser autorizadas previamente”. Cristina asegura además que las empresas españolas “se han comprometido a declarar cada uno de los productos químicos que quieran utilizar en sus pozos”.
Juan Carlos Muño, director de la empresa BNK en España y vicepresidente de la ya citada Aciep, considera que “el tema de los productos químicos que se utilizan en el fracking es un mito”, pues “No se utilizan 500 productos contaminantes como afirman algunos sectores contrarios al fracking ni estas sustancias son tan peligrosas como se pretende hacer creer” y, por ejemplo, “En el caso de BNK estamos trabajando en fracking en Polonia usando sólo tres productos químicos y no son tóxicos”. Cree que “prácticamente todas las críticas contra el fracking son mitos o producto de la falta de información” y reclama que se considere los recursos nacionales de shale gas “una riqueza para nuestro país”.

Los ecologistas de España en contra.
Los oponentes al fracking, en su mayoría pertenecientes a las organizaciones ecologistas, atizan los temores de los vecinos, basados en los riesgos de sismos que afectarían a las viviendas, y de contaminación de las aguas subterráneas, fundamentales para el consumo humano y el riego en muchas zonas agrarias.


Manifestación antifracking [http://www.abc.es/hemeroteca/fracking]

Por su parte, la ONG Ecologistas en Acción, a través de su portavoz Paco Ramos, afirma que, “como ocurre en muchos problemas ambientales”, las primeras fases del debate han sido de falta de información por parte de las administraciones y las empresas y que “han tenido que ser las plataformas ciudadanas las que tomen la iniciativa para exponer los riesgos potenciales”. El portavoz ecologista asegura que no es ningún mito decir que el fracking “no sólo es un riesgo ambiental sino también una nueva actividad especulativa y una amenaza de bloqueo para el desarrollo de las energías renovables”. Considera que los riesgos ambientales del fracking existen y que su gravedad “dependerá de cada localización y cada pozo, de si hay acuíferos cerca, de si hay materiales radiactivos o de cuál sea la disponibilidad y la competencia por el agua”. Destaca que “los riesgos más importantes del fracking son la introducción en el subsuelo de líquido con aditivos y, sobre todo, el retorno permanente de los líquidos asociados a la producción”. El tratamiento de estos líquidos “es un problema porque no se puede hacer en plantas normales, y en Estados Unidos se ha optado en muchos sitios por volver a meter el agua contaminada en pozos abandonados, es decir, enterrarlo para siempre sin tratamiento”. Y respecto a la utilización de grandes cantidades de agua en los pozos de fracking, destaca que el problema no es tanto el volumen, que puede ser comparable a otras actividades industriales, como “la competencia por el consumo del agua que se puede crear con el fracking en algunas zonas donde este recurso es escaso y se producen frecuentes problemas de sequía”.

La posición de los científicos.
Los científicos estudian el balance entre las razones de unos y otros, y se inclinan por la explotación con grandes salvedades.
Un informe de investigadores de las universidades norteamericanas de Pittsburgh y Pensilvania, dirigido por el profesor Radisay D. Vidic y publicado en la revista "Science” (17-V-2013), señala que entre 2005 y 2009 fueron utilizados en pozos de fracturación hidráulica” en EE UU “alrededor de 750 productos químicos y otros componentes, y entre estos, “se encuentran desde elementos inofensivos como granos de café o cáscaras de nuez hasta 29 componentes que pueden ser peligrosos si se introducen en el suministro de agua potable”.
El informe encargado por la dirección general de la Energía de la Comisión Europea, titulado Apoyo a la identificación de los riesgos potenciales para el medio ambiente y la salud humana derivados de hidrocarburos que implican operaciones de fracturación hidráulica en Europa, realizado por la empresa especializada AEA Technology y publicado en agosto de 2012. Se basa en la experiencia del fracking en EE UU y resalta unos riesgos y consejos correspondientes:
1) El fracking utiliza volúmenes de agua y productos químicos superiores a las extracciones de gas convencionales, por lo que:
 -Hay que evitar que los productos químicos que se utilizan para deshacer la roca y las aguas residuales que salen de los pozos puedan contaminar el subsuelo o las aguas subterráneas y superficiales.
-Se propone la reducción del número de productos químicos utilizados en el fracking.
-Hay que mejorar la información pública sobre estas sustancias químicas.
2) Se recomienda una selección de los terrenos para la fracturación hidráulica con el objetivo de minimizar el riesgo de movimientos sísmicos.
3) Reducir la ocupación de territorio en las explotaciones de fracking.
4) Reducir el impacto en el tránsito de vehículos en los accesos a estas instalaciones.
5) Evitar los ruidos y las molestias a los vecinos.

FUENTES. El fracking y el dilema entre medioambiente o riqueza.
Internet.

Películas.
Tierra prometida (2013). Promised Land. Dirección: Gus Van Sant. Intérprete: Matt Damon. Un empleado de una compañía energética llega a un pueblo para comprar las tierras y explotarlas mediante fracking.

Documentales.
Gosland (2010). Dirección: Josh Fox. Documental sobre la experiencia de un activista opuesto al fracking en Pensilvania.

Artículos. Orden cronológico.
Merino, Pedro Antonio. La revolución del ‘fracking’. “El País” (27-III-2013) 33. El aumento de la producción de petróleo y gas natural con la nueva técnica ha comenzado en EE UU y se extenderá por el resto del mundo.
Sevillano, Elena G. El ‘fracking’ atrae réplicas de terremotos lejanos. “El País” (13-VII-2013) 34. Es más peligrosa la inyección de aguas en el subsuelo que la ruptura de las capas subterráneas.
Cámara, Ángel. El camino del ‘fracking’. “El País” (17-VII-2013) 21. Un ingeniero de Minas a favor del método del fracking.
Marzo, Mariano. El ‘fracking’ y el trilema energético. “El País” (15-VIII-2013) 23. Para decidir sobre el ‘fracking’ se han de equilibrar las consideraciones de precio, seguridad en el suministro e impacto medioambiental.
Elcacho, Joaquín. La nueva fractura ambiental. “Magazine” (1-IX-2013) 20-27. Sin las imágenes en: [http://www.lavanguardia.com/magazine/20130830/54378667620/fracking-reportaje-magazine.html] Excelente informe sobre el fracking en EE UU, Europa y España con fotos y gráficos sobre la técnica, y datos sobre el debate entre sus partidarios y los ecologistas. En esta entrada se ha hecho una amplia paráfrasis de esta fuente.
Cordero, Dani. No hay gas para tanto ‘fracking’. “El País” Cataluña (13-IX-2013) 4.
Noceda, Miguel Á. El ‘fracking’ de la discordia. “El País” Negocios 1.453 (8-IX-2013) 8.
Reinoso, José. Sinopec sacia la sed de energía de China. “El País” (10-XI-2013) 40. La empresa pública pretende el 25% de Repsol en Gas Natural y busca en el extranjero el gas y el petróleo para su país. Tiene 1,06 millones de empleados y facturó en 2012 un total de 340.800 millones de euros, con beneficios de 7.800 millones. Se estima que China tiene las mayores reservas mundiales de gas pizarra, que explotará con fracking cuando posea la tecnología adecuada, y en este segmento se volcará la empresa.
Alcober, Xavier. Las dos caras del ‘fracking’. “El País” (24-XII-2013) 27. Ventajas e inconvenientes de esta tecnología.
Suárez, Luis; Cámara, Ángel. El ‘fracking’ o la sordera hacia la ciencia. “El País” (24-VII-2014) 31.
Alcober Fanjul, Xavier. La geopolítica del ‘fracking’. “El País” (13-XII-2014) 12-13.

Gualtieri, Thomas. Nuevo mapa petrolero mundial. “El País” Negocios 1.549 Extra Energía (12-VII-2015) 7. El impacto del fracking en España y el mundo.

Fracking: EE UU.
Goitia, Fernando. Los nuevos pozos de la ambición“ABC” XL Semanal 1.317 (20-I-2013) 26-31. Reportaje sobre el fracking en EE UU.
Pereda, C. F.; Sevillano, E. G. Golpe judicial al ‘fracking’. “El País” (2-V-2014) 30. Primera sentencia judicial en EE UU que condena por daños de salud a una familia.
Pereda, C. F. EE UU delega en los Estados la regulación de la fractura hidráulica. “El País” (13-XII-2014) 13.
Pozzi, S. El milagro del ‘fracking’ se desmorona en Estados Unidos. “El País” (20-XII-2015) 47.

Fracking: España.
Méndez, Rafael. El maná de la discordia. “El País” (23-XII-2012) 42-43. El ‘fracking’ de gas no convencional llega a España, abriendo un debate con los ecologistas.
Castedo, Antía; Mascaró, Anna. La guerra del gas subterráneo. “El País” Cataluña (27-XII-2012) 1 y 3.
Sevillano, E. G.; Núñez, J. El Gobierno da alas al ‘fracking’. “El País” (17-III-2013) 40-41.
Cordero, Dani. Cataluña prohíbe el ‘fracking’. “El País” Cataluña (1-II-2014) 1.
Sevillano, Elena G. Revés a las prohibiciones regionales del ‘fracking’. “El País” (11-III-2014) 37. El Consejo de Estado considera que las leyes regionales restrictivas del fracking son inconstitucionales.
Noceda, M. Á. El sueño del oro negro español. “El País” (25-III-2014) 23. Las empresas de fracking barajan enormes cifras de empleo y producción, con efectos en la reducción de la dependencia de importaciones en España.
Barciela, Fernando. El gas esquisto se abre paso en España. “El País” Negocios 1.492 (8-VI-2014) 8.
Sevillano, E. G. El Constitucional cierra la puerta a los vetos autonómicos al ‘fracking’. “El País” (26-VI-2014) 43.
Planelles, Manuel. Rajoy crea un impuesto para vencer la oposición social a las prospecciones.“El País” (13-XII-2014) 12.
Planelles, Manuel. El Constitucional ha paralizado cuatro leyes autonómicas contra el ‘fracking’.“El País” (13-XII-2014) 13.
Planelles, Manuel. La canadiense BNK pide emplear el ‘fracking’ en 12 pozos de Burgos. “El País” (19-II-2015) 30. Sería la primera empresa que lo usara en España.
Planelles, Manuel. La empresa BNK renuncia a un proyecto de ‘fracking’ en Burgos. “El País” (3-VI-2016).


Fracking: Europa.
Tubella, P.; Sevillano, E. G. Reino Unido ‘ofrece’ el 64% de su territorio al ‘fracking’. “El País” (18-XII-2013) 34.
Doncel, Luis; Sevillano, Elena G. Europa renuncia a regular el ‘fracking’. “El País” (23-I-2014) 37.
Sevillano, Elena G. La avanzadilla del ‘fracking’ en Europa. “El País” (26-I-2014) 38-39.
Doncel, Luis. Rebecca Harms / Los Verdes. ‘La Comisión no protege la salud pública’. “El País” (26-I-2014) 38.
Doncel, Luis. José Mosquera / Industria química. ‘No es necesario añadir más normas’. “El País” (26-I-2014) 39.
Planelles, M. Once los 28 países de la UE son proclives al ‘fracking’. “El País” (8-V-2015) 34.

1 comentario:

Diana Martinez Castro dijo...

Buenos días!!! Gracias por compartir todo lo que compartes en este blog. Es una gran labor!!!
Un saludo desde Galicia.