Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía y Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

lunes, 11 de enero de 2016

HMC UD 28. La democracia y las ideologías en el mundo. Dosier: El socialismo y la socialdemocracia.

HMC UD 28. La democracia y las ideologías en el mundo. Dosier: El socialismo y la socialdemocracia.

Ideas para la renovación del progresismo en el siglo XXI.



Cabe desarrollar un nuevo conjunto de ideas para la renovación del progresismo (o llámese la izquierda , el socialismo o la socialdemocracia) en el siglo XXI.
Los problemas de la globalización, la inmigración o la ecología, requieren remozar la ideología socialista y de la izquierda en general, en diversos campos, de acuerdo a las aportaciones de teóricos demócratas de un amplio espectro, a derecha e izquierda, como Ralf Dahrendorf, Joaquín Estefanía, Gray, Held, Paul Krugman, James Robinson, Sartori, Stiglitz o Gabriel Tortella. O incluso las nuevas ideas esperanzadoras que surgen de una concepción más abierta y más cercana a los pobres de la Iglesia católica, una poderosa fuerza histórica en Occidente, en las palabras del papa Francisco I.
Es un paradigma que en todas las épocas de revolución y cambios se desarrollan teorías integradoras de los sucesos, se aceptan ideologías que reivindican la reflexión y la esperanza, se produce una vuelta a los pensadores que destacan por su ecuanimidad y equilibrio. Es como si advirtiéramos en las enseñanzas de los clásicos el orden natural y humano que echamos de menos en nuestro presente revuelto y desquiciado. Y en el siglo XXI, tan tumultuoso, la necesidad de releer a los clásicos del pensamiento progresista es más viva que nunca.
1) En lo político, el igualitarismo debe entenderse en clave jacobina. Los particularismos, nacionalismos, localismos o las minorías autodefinidas, deben ser tratados con gran cautela como excepciones que confirman la regla de la igualdad ante la ley. El derecho a decidir sin el respeto a las minorías y a la ley deviene en el (sin)derecho de privar a los demás de sus derechos.
2) En lo económico, debe aceptarse el capitalismo como democrático, exigiendo más competencia y transparencia en la vida empresarial, pues el intervencionismo que antes defendía la izquierda más intervencionista ha redundado sólo en ineficacia y en el aumento de la desigualdad y los grupos de presión, como vemos en los casos infaustos de Corea del Norte y Cuba, o la degradación del modelo venezolano confirma en nuestros días.
3) En lo administrativo, debe organizarse el Estado al servicio del ciudadano, en vez de ser un conjunto de grupos de interés y cuerpos privilegiados.
4) En lo social, no debe buscarse la igualdad sino la valoración del mérito, de manera que los individuos reciban los frutos de su esfuerzo; a cambio, deben contribuir en proporción a su riqueza y capacidades.
5) En lo cultural, hay que defender los valores de la multiculturalidad, los aportes que las distintas culturas pueden realizar a la sociedad occidental, sin renunciar a los valores democráticos de la civilización moderna.
6) En lo internacional, hay que fortalecer las instituciones internacionales, dotándolas de más competencias y transparencia; ayudar al Tercer Mundo mediante la rebaja de las barreras al comercio, el apoyo a las políticas de control de la población y la mejora de la educación; una mayor atención a la ecología, a la conservación del planeta.

Dosier: Opiniones sobre el socialismo.
El exministro socialista español, José V. Sevilla, en El declive de la socialdemocracia (2011), reflexiona sobre el proceso que ha conducido a la actual crisis económica y al ocaso de la socialdemocracia, que comenzó a partir de los años 1970-1980 aproximadamente, cuando el capitalismo caminaba hacia la globalización y el socialismo respondió abandonando su tradición obrerista y reforzando sus sectores más liberales.

El sociólogo español José LuisÁlvarez, en Thatcher, los ciclos políticos y el PSOE, “El País” (23-I-2012), estudia cómo Thatcher adaptó con éxito a la ideología y la praxis del  partido conservador cuatro elementos de los ciclos políticos desarrollados en partidos clásicos de izquierda: ideologías más que ideas, estrategias sociales además de  representativas, cambio como lema y conflicto permanente. Ideologías más que ideas: predomina una cosmovisión vital antes que ideas concretas. Estrategias sociales además de  representativas: ocupar con gente afín las instituciones empresariales, culturales, educativas, sanitarias o judiciales, además de ganar las elecciones. Cambio como lema: en política gana quien pretende cambiar y pierde quien solo defiende el statu quo. Conflicto permanente: una búsqueda del conflicto radical, constante, sin consenso, contra algo y alguien. Álvarez considera que el PSOE debería aprender de Thatcher para refundar su ideario político, imitando estas pautas.
Joan Subirats, catedrático de Ciencia Política de la Universidad Autónoma de Barcelona, en ¿Ni de derechas ni de izquierdas? “El País” Cataluña (12-II-2012), se pregunta si es posible ser de una adscripción política que no sea ni de derechas ni de izquierdas, y responde negativamente, aunque sí hay muchas maneras de serlo en cada una de las dos grandes opciones. Los que niegan su adscripción en realidad sólo pretenden ocultarla.
‹‹Hace tiempo leí que al escritor francés Serge Quadrappani le preguntaron sobre si tenía aún sentido la clásica distinción política entre derecha e izquierda, y respondió: “Hay dos maneras de no ser ni de derechas ni de izquierdas; una es una manera de derechas y la otra es una manera de izquierdas”. Esa paradoja espacial nos puede ayudar a entender por qué mucha gente que no ha vivido la transición política evita definirse en ese esquema binario tan asentado en el panorama ideológico y político. Son gentes que no aceptan un dilema que conduce inevitablemente al voto útil, al bipartidismo que solo permite escoger entre los polos de ese conglomerado que algunos denominan como “PPPSOE”. (…)
En el famoso libro en el que Norberto Bobbio defendía la vigencia de la polaridad izquierda-derecha, se decía que quien se negaba a definirse como de derechas o de izquierdas en el fondo quería ocultar de qué lado estaba. En efecto, resulta imposible no afrontar los dilemas de valores que surgen inevitablemente frente a cada decisión. (…)
¿Qué ocurre con la primavera árabe, con el 15-M, con los Occupy, con la creciente presencia de partidos piratas? ¿Dónde los situamos? Ha pasado la época de las coherencias y consistencias ideológicas que hacían que ante cualquier situación supieras de antemano cuál sería la reacción de quien se situaba en un espacio político determinado. Hay ahora mucho conservadurismo disfrazado de izquierdas. En cada caso deberíamos ver cómo se sitúan esos movimientos en dilemas concretos, el papel de la mujer, las opciones ecologistas, el futuro del trabajo, la independencia de la red y el mantenimiento de las políticas de bienestar, por citar solo algunos elementos. Pero lo que parece claro es que muchos de los integrantes de esas movilizaciones no aceptan que ser de izquierdas consista en votar y reforzar a políticos que dicen representar esas opciones en sede institucional.
La realidad es cada vez más multidimensional, (…) Así, ser de izquierdas no se reduce a votar a partidos que proclaman serlo, es reconocerse en una trayectoria histórica hecha de avances y retrocesos, en la que lo determinante es la lucha por la igualdad, por la consecución de condiciones de vida justas para todos. Y ello pasa ahora por sacarnos de encima esa losa irracional del nuevo capitalismo global que acaba por convertir en irracional la propia vida. Y es indudable que en esa trayectoria histórica quedan englobadas tradiciones muy diversas, y también alternativas de respuesta y de reorganización social que ya no pasan ni por la pura estatalidad como respuesta al capitalismo corporativo, ni por las recetas moderadoras de una socialdemocracia que partía de premisas hoy superadas y que ha acabado atrapada en la gestión de la irracionalidad económica que vivimos. No hay tercera vía, pero tampoco una única manera de ser de izquierdas.››

FUENTES.

Dosier: El socialismo y la socialdemocracia.
Documentales.

Socialismo, el paraíso terrenal. Serie británica de tres capítulos, de 54 minutos cada uno. Una visión  crítica, de ideología neoliberal.

Libros.
Blackburn, Robin (ed.). Después de la caída. El fracaso del comunismo y el futuro del socialismo. Crítica. Barcelona. 1993 (1991). 348 pp.
Droz, Jacques. Historia del socialismo. Laia. Barcelona. 1973. 6 vols.
Ortega, Andrés; Pascual Ramsay, Ángel. ¿Qué nos ha pasado? El fallo de un país. Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores. Barcelona. 2012. Fragmento resumido en El centrifugado del centro-izquierda. “El País” (4-IV-2012) 29.
Sevilla, José V. El declive de la socialdemocracia. RBA. Barcelona. 2011. Reseña de Gil Calvo, Enrique. Fin de época: la claudicación del socialismo democrático. “El País” Babelia 1.052 (21-I-2012) 16.

Artículos.
Touraine, Alain. La crisis dentro de la crisis“El País” (26-IX-2010) 35. La necesidad de un nuevo pensamiento progresista.
Álvarez, José Luis. Thatcher, los ciclos políticos y el PSOE. “El País” (23-I-2012) 27.
Subirats, Joan. ¿Ni de derechas ni de izquierdas? “El País” Cataluña (12-II-2012) 2.
Sotelo, Ignacio. El espejismo del Estado de bienestar. “El País” (18-II-2012) 31-32. El modelo para avanzar hacia el socialismo caducó en Europa y no llegó a España.
Rizzi, Andrea. La izquierda europea mira hacia París. “El País” (21-II-2012) 5.
Bassets, Lluís. La izquierda es culpable. “El País” Domingo (26-II-2012) 16. Un texto irónico contra la tendencia de la derecha de acusar a la izquierda de todos los males.
Ramoneda, Josep. La izquierda y los tiempos nuevos. “El País” (8-III-2012) 15.
Gallego-Díaz, Soledad. La social-democracia europea busca brotes verdes. “El País” Domingo (25-III-2012) 2-3.
Maravall, José María. Los deberes actuales. “El País” (27-III-2012) 29.
Sevilla, Jordi. La diferencia socialdemócrata. “El País” (30-III-2012) 31-32.
Elorza, Antonio. ¿Régimen de corrupción? “El País” (30-III-2012) 31. Critica que el PP y PSOE no han combatido la corrupción.
Sotelo, Ignacio. El desplome de la socialdemocracia alemana. “El País” (3-IV-2012) 6.
Mulas-Granados, Carlos. ¿Una Cuarta Vía para la socialdemocracia? “El País” (20-IV-2012) 29. Exige tres cambios: incorporar nuevos valores, mordenizar los programas y ampliar su campo de acción.
Ridao, José María. La socialdemocracia en su laberinto. “El País” (24-IV-2012) 29.
Gil Calvo, Enrique. El declive del ciclo socialdemócrata. “El País” (21-V-2012) 35-36.
Moscoso del Prado, Juan. La socialdemocracia y el proyecto europeo. “El País” (7-VI-2012) 27-28.
Comín, Antoni. Dos decálogos y una esperanza. “El País” (11-VI-2012) 31-32.
García Selgas, Fernando. Los zombis de izquierda. “El País” (23-X-2012) 33.
Pérez Touriño, Emilio. La socialdemocracia y el desafío europeo. “El País” (28-VIII-2013) 23-24. El autor es expresidente socialista de Galicia y critica a la izquierda europea porque está dominada por aparatos burocráticos que no conectan con las nuevas demandas sociales.
Ovejero, Félix. ¿Solo nos queda el Estado de bienestar? “El País” (28-X-2013) 29. La izquierda debe buscar un proyecto más allá de la defensa del Estado de bienestar.
Álvarez, José Luis; Pascual-Ramsay, Ángel. Por una antropología progresista. “El País” (4-XI-2013) 31. La izquierda debe revisar sus ideas tradicionales y crear una nueva mayoría de cambio con las clases medias en peligro de precarización, sobre tres puntos fundamentales: una educación competitiva, una democratización de la innovación y el mercado, y una transformación de la solidaridad mediante la iniciativa privada.
Oppenheimer, Walter. El nuevo capitalismo de Miliband. “El País” (20-I-2014) 7. El líder laborista se enfrenta a bancos, eléctricas y sectores con poca competencia.
Mora, Miguel. Hollande se quita la máscara. “El País” (26-I-2014) 8. Las críticas de Paul Krugman y los franceses a la deriva liberal de Hollande, que traiciona su programa de reformas socialdemócratas, pero es aplaudido por los mercados.
Álvarez, José Luis. El déficit populista del progresismo. “El País” (18-II-2014) 29. Si el socialismo quiere competir con la derecha deberá poner unas gotas de populismo, a fin de atraer al electorado.
Torreblanca, José Ignacio. La socialdemocracia en la era de la austeridad. “El País” Domingo (6-VII-2014) 2-3.
Lapuente Giné, Víctor. Pippi Calzaslargas contra Marx. “El País” Domingo (6-VII-2014) 3. La socialdemocracia escandinava, más pragmática y exitosa.
Vargas-Machuca, Ramón. Recuperar la inspiración. “El País” (7-VII-2014) 37. Bases para recuperar la socialdemocracia a partir del Estado de bienestar y la decencia institucional. Su aplicación al PSOE.
Yárnoz, Carlos. La izquierda de Francia se reinventa. “El País” (3-XI-2014) 2.
Ballesteros, Cecilia. La crisis y la falta de ideas lastran la socialdemocracia. “El País” (3-XI-2014) 3.
Del Palacio, Jorge. Renzi y la vieja guardia del Partido Democrático. “El País” (7-XI-2014) 33. Las luchas internas en la izquierda italiana muestran la oposición entre la tradición y la novedad.
Estefanía, Joaquín. El espíritu del 45. “El País” Domingo (22-IX-2013) 12. Rememora las reformas laboristas de 1945 que construyeron un Estado de bienestar, atacado desde la época de Thatcher por los contrarreformistas neoliberales, que desmontan los derechos sociales (educación, sanidad, vivienda…), una parte fundamental de los derechos humanos.
Ramoneda, Josep. Sobre las izquierdas. “El País” (26-XII-2014) 16. La crisis de la socialdemocracia europea.
Lapuente, Víctor; Martínez-Sampere, Rocío. El cielo tendrá que esperar. “El País” (26-I-2015) 31-32. Defienden la importancia de la socialdemocracia como reformismo paulatino frente al populismo de retórica revolucionaria.
Gallego-Díaz, Soledad. La necesidad de refrescar la memoria. “El País” Domingo (25-I-2015) 13. La socialdemocracia europea (el Gobierno laborista británico de Atlee) hizo profundas reformas hacia el Estado de bienestar incluso tras la devastación de la II Guerra Mundial, cuando la situación era mucho peor que la actual. Hoy falta coraje.
Urquizu, Ignacio. ¿Por qué decepciona la socialdemocracia? “El País” (27-I-2015) 27.
Guimón, Pablo. Owen Jones / Ensayista. ‘La socialdemocracia será eclipsada por fuerzas más radicales’. “El País” Domingo (3-V-2015) 8.
Moreno Luzón, Javier. El camino de las renuncias. “El País” (22-VI-2015) 11. Las izquierdas a menudo han de renunciar a maximalismos pero eso no es un fracaso.
Yárnoz, Carlos. El partido socialista francés vira al social liberalismo. “El País” Ideas (28-VI-2015) 6-7.
Guimón, P. El laborismo británico emprende con Corbyn su huida del centro. “El País” (13-IX-2015) 2-3. El nuevo líder es un veterano radical izquierdista.
Carlin, John. Bienvenido Mr Corbyn. “El País” (13-IX-2015) 2.
Redacción. La izquierda europea, entre el silencio y el entusiasmo. “El País” (13-IX-2015) 3.
Simón, Pablo. En busca de líderes. “El País” Ideas (20-IX-2015) 2-3. La elección del radical Corbyn como líder del laborismo británico es un síntoma de la necesidad de renovación del socialismo europeo.
Lapuente, Víctor. La hora de los chamanes. “El País” Ideas (20-IX-2015) 3.
AA.VV. Viaje al corazón de la izquierda europea. “El País” Ideas (20-IX-2015) 4-5. La renovación del socialismo europeo en Francia, Reino Unido, Alemania, España, Italia, Grecia, Portugal.
Costas, A. Un nuevo progresismo. “El País” Negocios 1.562 (11-X-2015) 18.
Sotelo, Ignacio. Un capitalismo sin alternativa. “El País” (28-IV-2016). El capitalismo no tiene alternativa en un socialismo sumido en una larga crisis.
Leal, José Luis. El declive de la socialdemocracia. “El País” Negocios 1.599 (10-VII-2016). El centroizquierda no ha aportado soluciones a quienes ven peligrar el Estado del bienestar.
Gallego-Díaz, Soledad. Debates de los que depende el futuro. “El País” Ideas (19-VII-2015).
Álvarez, José Luis. ¿Ha dejado el PSOE de ser progresista? “El País” (7-IX-2016). El PSOE corre peligro de escorarse al populismo.
Cruz, Manuel. ¿Todos socialdemócratas? “El País” (6-X-2016). La socialdemocracia, aunque en crisis, extiende el influjo de sus ideas a izquierda y derecha.
Estefanía, J. A partir de ahora, qué hacer. “El País” (24-X-2016). Propone que el PSOE (y la socialdemocracia europea) orienten su programa a combatir la desigualdad, pasando de una democracia de propietarios a otra de dueños del sistema.
Díez, J. C. Entre Clinton y Corbyn. “El País” (4-XI-2016). El PSOE debe optar por la socialdemocracia del siglo XXI (Obama, Clinton…) y no por la del siglo XX (Corbyn), que plausiblemente nunca gobernará ni mejorará las condiciones de vida de los ciudadanos.