Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía y Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

domingo, 17 de julio de 2016

HMC UD 07. El pensamiento político y económico del siglo XIX.

HMC UD 07. EL PENSAMIENTO POLÍTICO Y ECONÓMICO DEL SIGLO XIX.

El socialismo y el marxismo.
Los dos principales pensadores socialistas fueron los alemanes Marx y Engels.

Friedrich Engels y Karl Marx.

En 1848, poco antes de estallar la revolución en Europa, estos dos emigrados en París publicaron un folleto titulado Manifiesto Comunista, en el que exponían los principios de una nueva teoría socialista:
-La lucha de clases es el motor de la Historia.
-El proletariado debe organizarse para acabar con la burguesía.
En contraposición a los socialistas utópicos, al marxismo se lo llamará socialismo científico, porque parte de una realidad económica y social concreta para establecer después unas leyes y unas reglas de conducta y acción.
Para Marx la economía es el fundamento de la Historia y la sociedad se articula en función de las relaciones de producción (materialismo histórico).
Marx considera que la acumulación de capital permite la reproducción del sistema de producción capitalista, de resultas de la plusvalía producida por los trabajadores y apropiada y no consumida por los capitalistas. La “acumulación originaria” inicia la destrucción de las relaciones sociales del modo de producción feudal y precede y asegura el paso al capitalismo.
Los hombres no viven ni actúan aislados, sino que forman grupos sociales diferentes, que siempre se han enfrentado entre sí (lucha de clases). De la lucha entre proletariado y burguesía debe salir la destrucción del sistema capitalista y la conquista del Estado por parte del proletariado. El capitalismo quedará desmontado cuando desaparezca la propiedad privada de los medios de producción. Entonces desaparecerán las clases sociales, todos los hombres serán iguales y ya no habrá más lucha de clases. Esto se conseguirá mediante una etapa previa de dictadura del proletariado y cuando esto esté conseguido, el Estado podrá desaparecer.
El marxismo alcanzó gran difusión entre el proletariado europeo y llegó por primera vez al poder en Rusia, mediante la revolución de 1917.

El anarquismo.
Ya un pensador inglés, Godwin, defendió en 1793 la desaparición del Estado, la propiedad privada y el matrimonio. Hacia 1848, algunos socialistas utópicos como Proudhon derivaron hacia el anarquismo, teoría social y política que pretende la supresión del Estado, otorgando una ilimitada libertad al individuo. Proudhon escribió que “La propiedad es un robo” y fue el socialista utópico que más influyó en el anarquismo.


Bakunin.

Su principal pensador fue Bakunin (1814-1876), un aristócrata ruso que huyó de su destierro en Siberia, y vivió en Francia, Italia e Inglaterra. Sus ideas básicas eran: el ateísmo, la exaltación de la libertad del individuo, la eliminación del Estado (y del ejército), el rechazo de toda autoridad, la necesidad de la revolución campesina y de la revolución hecha por las masas de una manera espontánea, y de la huelga general revolucionaria por los proletarios. La sociedad se organizaría a base a comunas (grupos de hombres y mujeres) autónomas, gobernadas en régimen de autogestión mediante sufragio universal (tanto masculino como femenino), con propiedad colectiva del capital y de la tierra pero no de la producción. Las distintas comunas podían federarse o separarse libremente. Como los anarquistas querían suprimir el Estado, su enfrentamiento se haría mediante la abstención absoluta de la vida política, la huelga y la revuelta individual.
Kropotkin (1842-1921), otro aristócrata ruso, residió en Gran Bretaña, Suiza y Francia. Fue el teórico del anarco-comumismo, una variante más moderada en la acción política y más atenta a la protección de la naturaleza.
Otros influyentes pensadores anarquistas de finales del siglo XIX fueron el escritor ruso Tolstói y los franceses Réclus y Grave.
El anarquismo se extendió sobre todo por tres países europeos: Rusia, Italia y España, con una fuerte base agraria. Algunos grupos anarquistas propugnaron la “propaganda por el hecho”, mediante el terrorismo, con famosos atentados contra personalidades políticas (Cánovas y Canalejas fueron asesinados por anarquistas) o clases sociales determinadas (la bomba del Liceo de Barcelona en 1893 contra la alta burguesía).
Ya en el siglo XX se calmó la oleada terrorista y los anarcosindicalistas apoyaron los sindicatos obreros de tendencia revolucionaria. El anarquismo desapareció como fuerza importante en la I Guerra Mundial, salvo en España donde la CNT perduró potente hasta 1939. Después de 1968 hubo un renacer de conceptos anarquistas como la autogestión, el antimilitarismo, la denuncia de la arrogancia del poder, el rechazo del consumismo, que fueron recogidos por distintos movimientos contraculturales y de acción ciudadana para cuestionar el orden imperante.


El pensamiento económico del siglo XIX.

El pensamiento político del siglo XIX.

UD FUENTES.
Internet.
Películas.
Documentales.
Exposiciones.
Libros.

Artículos. Orden cronológico.

Dosier: Pensamiento económico en el siglo XIX.
Libros.
Smith, Adam. Investigación sobre la naturaleza y causas de la riqueza de las nacionesFCE. México. 1958 (1776 inglés). 917 pp.

Dosier: Pensamiento político en el siglo XIX.
Artículos. Orden cronológico.
Arroyo, Francesc. La segunda juventud de Marx. “El País” (28-VI-2013) 34-35. El marxismo renace: se vuelve a publicar al filósofo, economista y politólogo alemán Karl Marx.

No hay comentarios: