Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura).

martes, 28 de julio de 2015

Etxezarreta. La evolución del campesinado. La agricultura en el desarrollo capitalista. 1979.

Resumen y comentario de libro: Etxezarreta, Miren (ed.). La evolución del campesinado. La agricultura en el desarrollo capitalista. MAPA. Madrid. 1979. 360 pp.

INTRODUCCIÓN.
EL MARCO TEÓRICO.
K. KAUTSKY.
SERVOLIN, POSTEL-VINAY, Y LEBOSSÉ/OUISSE.
LISOVSKIJ.
LENIN, INTERPRETADO POR CAVAILHES.
UN CASO EMPÍRICO: LA AGRICULTURA DE GUIPÚZCOA Y VIZCAYA.
EVOLUCIÓN DE LAS EXPLOTACIONES EN OTRAS REGIONES.
LAS PEQUEÑAS EXPLOTACIONES SON CAPITALISTAS.
CONCLUSIONES
A MODO DE EPÍLOGO

INTRODUCCIÓN.
Estudia la evolución de la agricultura en un contexto altamente industrializado, en un país y en un periodo de intenso desarrollo capitalista, en Euskadi.
Sobre el papel de la agricultura en el desarrollo económico, tratan los trabajos de Lewis, Ranis y Fei, Johnston y Mellor; Naredo en España. Estos estudios muestran que la agricultura tiene un papel fundamental en los países en desarrollo, pues su abandono distorsiona el desarrollo industrial, al faltar su aportación de alimentos, su demanda de productos y servicios, su oferta de mano de obra, sus exportaciones y divisas. Pero esta perspectiva considera la agricultura como mera suministradora de los elementos necesarios para el desarrollo industrial, sin entrar a estudiar las transformaciones que sufre el propio sector primario. Este estudio de Etxezarreta plantea cubrir este hueco científico.

EL MARCO TEÓRICO.
K. KAUTSKY.
La teoría marxista tiene a Kautsky como su mejor investigador de la transformación de la agricultura en un contexto de desarrollo industrial. Su tesis es: «La prosperidad de la agricultura y la persistencia de los modos de economía campesina son dos conceptos que se excluyen uno a otro en el modo de producción capitalista desarrollado». Por ello, han de desaparecer las explotaciones familiares artesanales, para dar paso a grandes explotaciones agrícolas capitalistas industrializadas, con propiedad privada de la tierra, personal asalariado, nuevos medios y conocimientos, economías de escala, etc.
Pero es un proceso no lineal, de modo que puede ser frenado o invertido. En definitiva, Kautsky considera que le tendencia última y general es la concentración, pero que el proceso tiene rasgos cíclicos, de concentración y fragmentación. Los factores contrarios a la concentración son de dos tipos: retardadores e inversores del proceso. Los retardadores son la propiedad privada de la tierra, las exigencias de cambios de cultivo, etc. Los inversores son la falta de mano de obra (después de haberse realizado el éxodo rural), lo que fuerza a los grandes propietarios a dividir o arrendar la tierra en parcelas más pequeñas. En definitiva, la gran explotación y la pequeña explotación se hacen complementarias, siendo el pequeño campesino el proletario del mayor, al que suministra su trabajo.
Pero un siglo después vemos que las pequeñas explotaciones familiares han sobrevivido, lo que cuestiona la tesis de Kautsky y obliga a buscar nuevas tesis sobre la supervivencia del pequeño campesino.
SERVOLIN, POSTEL-VINAY, Y LEBOSSÉ/OUISSE.
Para estos autores se producen otras formas de absorción de la agricultura por el capitalismo, sin ser substituidas las pequeñas explotaciones por las grandes. Al contrario, se ha intensificado el sector de las pequeñas, haciéndose más eficaz.
Los factores de supervivencia son:
1) No hay una gran superioridad técnica de las grandes explotaciones. Las innovaciones técnicas son adaptables a ambos tipos de explotaciones (Servolin).
2) No hay grandes posibilidades de división del trabajo, lo que reduce la ventaja de las grandes explotaciones.
3) Es difícil concentrar, por el alto precio de la tierra.
4) El Estado protege a los pequeños propietarios. Hay una alianza entre la burguesía y el campesinado, de modo que aquella protege a esta a cambio de su apoyo político.
5) La pequeña explotación se adapta mejor a los ciclos económicos adversos, al burcar sólo la subsistencia del trabajador y no la remuneración del capital.
Para Postel-Vinay la formación de grandes explotaciones es sólo una forma específica de absorción del mundo agrícola por el capitalismo, pero que no es un fenómeno universal.
Para Servolin el agricultor necesita constantemente más dinero para mantener su nivel de vida, lo que hace necesario mejorar las técnicas de producción, aumentar la dedicación de trabajo y aumentar la superficie de tierra cultivada (hasta un nivel adecuado). Este proceso de aumento de producción reduce los precios agrícolas y disminuye la población activa agrícola, lo que permite enviar mano de obra a la ciudad.
El Estado es fundamental en esta coexistencia de ambas formas de producción en el campo, pues regula que las pequeñas explotaciones tengan un mínimo suficiente para su supervivencia, vía precios mínimos o vía subvenciones. Los campesinos se convierten en asalariados sociales [“jardineros del campo”]. Para Lebossé y Ouisse, el mantenimiento de este pequeño campesinado permite una explotación mayor en beneficio del sector capitalista: «una transferencia de valor mayor que la explotación directa de una fuerza asalariada en una agricultura capitalista».
Servolin precisa que no hay lucha de clases entre los campesinos capitalista y los pequeños campesinos, pues ambos son empresarios agrícolas y no hay una relación directa de explotación. Hay un sector agrario no homogéneo, pero no antagónico.
LISOVSKIJ.
No considera importante la dimensión de la explotación, aunque da a la gran explotación agrícola el puesto preeminente en la producción y en la fijación de precios agrícolas. Sólo las empresas agrícolas que incorporen los nuevos sistemas de producción podrán sobrevivir, por lo que deben adaptarse o morir.Hay un proceso de incorporación creciente de la agricultura al sistema capitalista, una ligazón creciente, con un aumento de la demanda de bienes industriales (maquinaria, abonos) y de la demanda de bienes agrícolas para la industria agroalimentaria transformadora (conservas, zumos, alimentos preparados). Hay una creciente dependencia de los sectores monopolísticos [grandes cadenas y empresas de transformación y distribución]. El Estado sostiene al sector agrario, como más débil y necesitado de protección, para conservar el equilibrio económico y social (una exigencia del sistema capitalista).
LENIN, INTERPRETADO POR CAVAILHES.
La lectura innovadora que Cavailhes hace de Lenin, nos muestra a un Lenin que estudia la descomposición del campesinado, que se plasma en tres ideas:
1) El desarrollo del capitalismo implica la destrucción de las formas de producción anteriores (el modo de producción feudal), con formas tan diversas como las grandes explotaciones inglesas o las pequeñas y medianas explotaciones francesas.
2) Se desarrolla una burguesía rural y un proletariado rural, como consecuencia de la descomposición del campesinado.
3) Se descompone, igualmente, la clase de los pequeños productores mercantiles (la pequeña burguesía rural).
El proletariado se desarrollo desde la agricultura, no necesariamente dentro de ella, mientras que la descomposición de los pequeños productores mercantiles los arroja a la vez contra la burguesía y el proletariado [es un análisis sobre el caso de Rusia en 1905].

UN CASO EMPÍRICO: LA AGRICULTURA DE GUIPÚZCOA Y VIZCAYA.
Pero todas estas teorías no son aceptadas acríticamente por Etxezarreta, que plantea su aplicación al caso de su país, en 1972 y sólo en Guipúzcoa y Vizcaya, en una situación de crisis, de abandono del sector por los agricultores y de falta de inversiones para competir debido a la desesperanza general.
El País Vasco se caracteriza por: 1) unas explotaciones agrícolas de dimensión extremadamente reducida, 2) Una extensión territorial muy limitada y una fuerte presión demográfica, 3) un intenso fenómeno de industrialización y edificación.
Comienza con un estudio de la unidad de explotación, el caserío familiar, con una pequeña dimensión media, de 4-6 has de tierra cultivable. Es una agricultura de clima húmedo, de altos rendimientos, con cereales, patatas, alubias, forrajes (la mayor superficie de cultivo) y explotación ganadera (leche y carne). Es una región muy industrializada.
Estudia las posibilidades económicas de las explotaciones actuales y su previsible desarrollo futuro. Una característica fundamental es que los agricultores vascos intentan alcanzar para su capital invertido en la agricultura un rendimiento similar al que tendrían si lo invirtieran en otros sectores.
Esto se plantea a varios niveles:
1) Hay una información constante sobre los rendimientos propios y de otros sectores económicos. Al conocer que es una inversión relativamente menos productiva, dedica menos dinero a inversiones en el campo y diversifica hacia la industria, el comercio o los depósitos bancarios.
2) Hay una gran inversión en capital base que es muy difícil de recuperar si se abandona la explotación, lo que justificaría la continuidad, sólo en el caso de que la rentabilidad global sea mayor. Si hay pérdidas, entonces abandonará.
3) La dificultad del abandono de la tierra y la necesidad de mantener y acometer nuevas inversiones provoca una insatisfacción y la protesta de los agricultores. El campesino no “acepta” la situación pasivamente, sino que la “sufre” de mala gana. Ello explica el masivo éxodo rural.
La tesis de la autora es: «para que la pequeña explotación familiar sea considerada “rentable” en el presente y con posibilidades de supervivencia en el futuro, tiene que proporcionar unos beneficios al capital y una remuneración al trabajo, por lo menos próximas a las que puede alcanzar en otros sectores».
A partir de esta tesis se desarrolló un modelo de Programación Lineal para reflejar el entorno e decisión anual del campesino vasco, bajo el supuesto de que trata de obtener el máximo beneficio para sus recursos, pero sujeto a un determinado nivel de riesgo que no está dispuesto a sobrepasar.
Calculó que en 1973 un caserío de 5 has tenía una remuneración por trabajo, interés del capital invertido y beneficio empresarial, de 543.000 pesetas. En 1973 el salario anual medio de un obrero era de 280.000 pesetas. Parecía, pues, que era una actividad rentable y no se explicaba el éxodo rural. Pero no se detraían los gastos fijos de la explotación, ni las amortizaciones del capital, lo que reducía mucho el margen. Y más aun: había que trabajar 7.000 horas anuales, cuando la jornada media del obrero era cercana a las 2.000 horas. O sea que si se pagase sólo el trabajo, el campesino debería recibir 953.000 pesetas.
El campesino vasco puede dedicarse a otras actividades [podía, pues el paro industrial y, sobre todo, el juvenil, se disparó desde 1974], puede dedicar sus tierras a usos industriales, urbanos, turísticos, o asegurarse una rentabilidad segura y mínima con las plantaciones de pinos.
Las estimaciones económicas demuestran que al campesino le interesa más abandonar el cultivo y sembrar de pinos el caserío, colocar el capital en una inversión financiera (8 o 10%) y trabajar como obrero no cualificado. Lógicamente, las explotaciones se abandonan y la juventud que vive en los caseríos se prepara casi exclusivamente para los empleos urbanos. Parece probable que de 5.425 caseríos actuales se pase a 420 en un futuro cercano. Si el proceso no es más rápido es por la dificultad de abandonar el campo cuando hay paro urbano, el periodo que hay entre una generación campesina y otra urbana. En definitiva, el campesino es muy “lógico” al tomar decisiones.
Una alternativa con futuro es el caserío con dedicación parcial, pues permite conseguir una doble rentabilidad, un mejor entorno de vida cotidiana y una inversión ya amortizada en un domicilio de calidad. Pero, a cambio, implica un tremendo ritmo de trabajo para el casero (y sobre todo a su mujer). Trabaja mucho, gana mucho, pero no tiene tiempo libre. Y es difícil reducir el tiempo dedicado a trabajos rurales: la ganadería exige una dedicación diaria y el menor tiempo reduce los ingresos por debajo de lo conveniente para mantener la explotación.
El umbral de rentabilidad de las explotaciones agrarias se sitúa en las 20 has (con altas inversiones productivas), pero el precio de la tierra es tan caro que es muy difícil alcanzar esta dimensión. Una alternativa es reconvertir las explotaciones agrícolas en ganaderas intensivas (granjas avícolas, porcinas y de cunicultura), con ingresos mucho más altos, pero que exigen inversiones y preparación mayores. Las cooperativas son una alternativa insuficiente, salvo que permitan la incorporación de actividades “industrializadas” a los miembros. Las explotaciones ganaderas extensivas de gran dimensión sólo podrían ser rentables si bajase el precio de la tierra (este es un factor que prácticamente impide la rentabilidad de los cambios en todos los tipos de explotaciones). No hay solución. La desaparición de las pequeñas explotaciones es un proceso lento (más lento que lo estimado por Kautsky), pero seguro, pero no por la concentración sino por la diversificación de los usos. No se venden las tierras porque son un patrimonio de futuro, que crece de valor cada año y puede legar a sus hijos, y mientras tanto da un beneficio con las plantaciones de pinares y es una vivienda para los miembros de la familia, que trabajan en la ciudad, o para usos turísticos o de segunda residencia a los empresarios, profesionales o técnicos de alta capacidad económica.
EVOLUCIÓN DE LAS EXPLOTACIONES EN OTRAS REGIONES.
Pero las condiciones del País Vasco no se repiten en todas las regiones. En Palencia o Soria no parece posible que los campesinos puedan vender sus tierras a precios muy altos. Ello implica que el precio de la tierra en vistas a la ampliación es más barato. Una ampliación de dimensión es ineludible para la adecuada rentabilidad de las tierras de secano, pues la mecanización sólo es rentable en grandes explotaciones.
En cambio, los minifundios no se están vendiendo en la proporción conveniente para tal fin, los pequeños propietarios abandonan la agricultura, ceden el uso a la familia o amigos (arriendo temporal o cesión informal), pero no pierden la propiedad, que retienen como un seguro económico y psicológico por si las cosas no les van bien en la ciudad, y porque el precio es verdaderamente muy bajo y la venta no les resolvería la vida en la ciudad. Esto implica que los que tienen el uso en arriendo o informal de la tierra no acometen mejoras en ella.
Otro factor de retraso en la concentración de la propiedad es el elevado paro urbano, que está reduciendo el éxodo rural, amén de que este ya ha sido muy elevado y por lo tanto la cantidad de emigrantes potenciales es mucho menor, y, por último, de que las comunicaciones han mejorado tanto que muchos trabajadores urbanos pueden vivir a distancias de 100/200 km de la ciudad y mantener la antigua casa y el campo que le rodea como un ambiente vital más agradable, satisfactorio y barato para la primera residencia, o como segunda residencia en los fines de semana y las vacaciones. La UE reduce la emigración rural de los pequeños propietarios con su política de rentas rurales y lo mismo han conseguido países como Francia y Alemania. Esto permite el mantenimiento del medio ambiente, de los núcleos de población rurales y la suavización de las tensiones de servicios sociales en las grandes urbes masificadas. Es una supervivencia de las pequeñas explotaciones, que no evita, sin embargo, la disminución lenta pero imparable de su número. Hay estadísticas de países occidentales que muestran cómo a largo plazo el número desciende de modo importante. Faltan estadísticas sobre España en conjunto, pero las series regionales son indicativas de las misma tendencia a largo plazo. En las regiones que el número de pequeñas explotaciones aumenta o se mantiene, descubrimos que son regiones de economía urbana, en la que las explotaciones esconden una segunda residencia o una explotación a tiempo parcial, por lo que el grueso de la producción descansa sobre las grandes explotaciones.
LAS PEQUEÑAS EXPLOTACIONES SON CAPITALISTAS.
Las explotaciones que sobreviven lo hacen porque son rentables en el sistema capitalista, no tanto a los propietarios como al propio sistema, que se asegura un medio ambiente, equilibrio económico y social, menos paro urbano, más demanda de bienes y servicios, más oferta de bienes agrícolas, etc.
Para Etxezarreta no hay que confundir los conceptos de explotación capitalista y gran explotación, porque se olvida que la pequeña explotación se ha integrado en el sistema.
Para Antonio Gámiz la agricultura familiar tiene dos características: 1) La fuerza de trabajo es exclusivamente familiar. 2) El titular de la explotación detenta la autonomía y capacidad de decisión para asumir riesgos en la actividad.
Para Samir Amin es capitalista la explotación agraria que utiliza la mano de obra asalariada y la maquinaria agrícola.
Su consideración como empresario es clara en cuanto propietario que recoge los beneficios, mientras que como trabajador contribuye con su trabajo por cuenta propia.
La autora considera que estas explotaciones capitalistas tendrán que concentrarse, pues la creciente modernización exigirá grandes y continuas inversiones. El proceso de concentración a largo plazo es imparable.
CONCLUSIONES
1. El esquema de Kautsky es demasiado lineal y mecanicista acerca del avance del capitalismo sobre la agricultura. El ritmo es mucho más lento, pero a largo plazo la concentración es imparable.
2. Servolin, Postel-Vinay y Lebossé-Ouisse equiparan la pequeña explotación familiar con la pequeña empresa mercantil y consideran que el pequeño agricultor acepta no obtener una remuneración por su capital. Etxezarreta les critica por no considerar la preeminente importancia de la producción de las grandes explotaciones. Tampoco distinguen entre las explotaciones que pueden competir y las que no. Y extienden a todos los campesinos un futuro de proletarización (que es dudoso para la autora). Pero hay puntos en los que han acertado: la explotación del trabajo de los pequeños campesinos por los grandes, la inevitabilidad de la intensificación de la producción y la necesidad de grandes inversiones.
Lissovskij ha hecho un análisis más realista, al analizar las formas específicas en que el capitalismo monopolista industrial absorberá el excedente generado en el sector agrario. Estudia la imposibilidad de un análisis de la agricultura en aislamiento, el carácter cambiante de las relaciones entre los sectores en el capitalismo y la naturaleza capitalista de la explotación agraria. Pero no hace una previsión del futuro.
Para la autora, el mejor análisis es el de Lenin interpretado por Cavailhes (L-C), pues crea un modelo aceptable en líneas generales.
Hay un debate sobre la terminología de las tres formas de agricultura: de subsistencia, artesanal y capitalista. La artesanal sería la pequeña explotación agrícola, expuesta a la desaparición o la proletarización, porque no interesa al sistema. 3) La falta de crecimiento de asalariados en la agricultura es un desmentido de la tesis de Kautsky. La reducción de la masa de trabajadores (propios o por cuenta ajena) en la agricultura es un hecho, debido a la mejora de la productividad. Y también ha disminuido mucho más la proporción de asalariados dentro de la población activa agraria.
4) El caso del País Vasco es un caso extremo de descomposición del campesinado, dado que es prácticamente imposible el establecimiento de empresas capitalistas en el sector agrario.
Hay otras conclusiones: 1) Las pequeñas explotaciones que sobreviven son una minoría en relación a las que han desaparecido. 2) La supervivencia actual es parte de un lento proceso de extinción de la mayoría de las pequeñas explotaciones. 3) Las pequeñas explotaciones que sobreviven lo hacen porque son rentables para el sistema capitalista. 4) La intervención estatal es esencial para la supervivencia de aquellas.
A MODO DE EPÍLOGO
Sobre la situación de clase de los pequeños campesinos, los autores anteriores tienen ideas distintas.
Kautsky los considera campesinos y proletarios a la vez, una clase de pequeños burgueses, entre la clase dominante de los patronos y el proletariado.
Servolin, Postel-Vinay y Lebossé/Ouisse los consideran artesanos preocupados por valorizar su trabajo y proletarizados gradualmente por el capitalismo. No existiría la lucha de clases entre grandes y pequeños propietarios agrícolas.
El modelo de Lenin-Cavailhes es que los pequeños campesinos forman una pequeña burguesía, pero sin unidad, que duda entre tomar partido por los patronos y el proletariado. Esto impide formar partidos políticos campesinos.

En el País Vasco la situación se complica por la ideología. Mientras que los caseros son pequeño-burgueses que en lo económico se proletarizan, sin embargo su ideología es conservadora, como garantes de la opción conservadora de los valores del pueblo vasco. Su voto está repartido de modo desigual entre la mayoritaria derecha católica (PNV) y la minoritaria izquierda laica independentista (HB) o en otras opciones, pero generalmente nacionalistas, mientras el voto urbano es mayoritariamente para partidos no nacionalistas (PSOE, PP, IU).

viernes, 24 de julio de 2015

Las fuentes de datos demográficos y socioeconómicos para el planeamiento (1990).

LAS FUENTES DE DATOS DEMOGRÁFICOS Y SOCIOECONÓMICOS PARA EL PLANEAMIENTO.
Resumen y comentario de artículo: Tobio, Constanza; Sánchez Montañés, José de la Paz. Las fuentes de datos demográficos y socioeconómicos para el planeamiento. “Ciudad y Territorio”, nº 84, MOPMA, Madrid (1990) 141-150.
RESUMEN
«El problema del acceso a las fuentes de información de datos demográficos y socioeconómicos, así como el conocimiento de su contenido y utilidad a la hora de realizar intervenciones de planeamiento en el ámbito municipal y autonómico, es bastante complejo en nuestro país, tanto por la diversidad de organismos que producen estas estadísticas como por la heterogeneidad de su contenido. La descripción detallada de estas fuentes y su sistematización, ocupan el núcleo central de este trabajo, en el que quedan reflejados temas tan actuales como el derecho a la privacidad de los individuos, el secreto estadístico o las consecuencias asociadas a la creciente informatización de nuestra sociedad. Completa este trabajo una síntesis de las fuentes descritas a lo largo del texto: padrones, censos, encuestas, movimientos de población, licencias, directorios, resultados electorales, etc.»
FUENTES DE DATOS SOCIOECONÓMICOS.
Hay una creciente tensión entre los derechos de información de la Administración y de privacidad de los individuos. En la RFA, en 1983, hubo un movimiento de rechazo hacia el Censo y la oposición social lo retrasó hasta 1987. En Santander hace poco hubo un “abandono” legal del municipio por parte de muchos residentes para huir de la presión fiscal. Se debe asegurar a los ciudadanos la confidencialidad de la información.
Los autores elaboran un cuadro de las fuentes de información de datos socioeconómicos, con los aspectos más interesantes, sobre todo para la Administración Municipal. El mayor problema de los censos es la desagregación espacial, pero en las encuestas que estudia este trabajo el problema es que trabajan con muestras indicativas, no tan precisas como los censos, sobre todo en municipios pequeños (en los que las encuestas son muy poco fiables). Finalmente los padrones municipales (y los recuentos hechos por los Ayuntamientos) sí son fiables por su carácter exhaustivo.
La Encuesta de Población Activa (EPA), se elabora por el INE con una muestra nacional, con información por CC.AA. y no da datos municipales.
El Movimiento Laboral Registrado (MLR), del INP, que informa sobre el movimiento de demandas y ofertas de empleo, colocaciones y paro registrado. El nivel municipal aparece cada año, pero puede conocerse por los datos personales.
La Encuesta de Fecundidad estudia la nupcialidad, riesgo de embarazo, conocimiento y práctica de anticonceptivos, etc. No es útil a nivel municipal.
El Movimiento Natural de la Población (MNP) es muy útil a nivel municipal al informar sobre partos, nacidos, madres y padres de los nacidos, matrimonios, fallecidos y causas de muerte.
La Estadística de Variaciones Residenciales (EVR), realizada anualmente por los Ayuntamientos, para rectificar el Padrón Municipal de Habitantes, con las altas y bajas.
El Padrón Municipal de Habitantes es la mejor fuente para los demógrafos sobre datos socieconómicos, renovado totalmente cada 5 años pero que se rectifica cada año. En la actualidad se está informatizando y estandarizando todo el proceso para poder conseguir una estadística permanentemente actualizada.
El Censo de Población es un recuento censal exhaustivo de la población cada 10 años, pero sin rectificaciones anuales. Apenas proporciona información municipal.
Junto a estas fuentes de carácter general o local tenemos otras fuentes más específicas de la actividad económica en los municipios. Pueden ser de escala nacional (INE) o local (Ayuntamientos), siendo esta última la más utilizable para los estudios a nivel municipal. La información municipal se divide en tres tipos: 1) tributos municipales, 2) presupuestos municipales, 3) licencias de actividad.
Padrón de radicación de empresas, sobre el número de y superficie de locales, según la clasificación nacional de actividades económicas o el epígrafe fiscal.
Padrón de radicación de profesionales, sobre el número de y superficie de locales, según la clasificación nacional de ocupaciones.
Licencias de actividades e instalaciones, por los Ayuntamientos, sin una norma fija, informando sobre una gran variedad de temas, sobre todo los referentes a seguridad.
Directorio de establecimientos industriales, en la Comunidad de Madrid, con su tipología.
Censo de comercios minoristas, en la Comunidad de Madrid, con su tipología. [Se extendió a nivel nacional con la Ley de Comercio de 1995].
Encuesta industrial, de los establecimientos industriales, clasificados por sectores.
Censo de locales, en los que se realiza una actividad.
Licencia de obras, con la actividad constructora por municipios, con datos sobre hábitat urbano y rural.
Censo de viviendas, actualizado cada 10 años, sobre las viviendas de derecho y de hecho, con su tipología.
Mapa escolar, antes del MEC y ahora de las CCAA debido a la transferencia de competencias, de carácter prospectivo como declaración de la política educativa, con la distribución de los centros.
Mapa sanitario, por los organismos ministeriales y de las CC.AA. con competencias transferidas, siendo un informe básico sobre la zonificación sanitaria.
Estadística de la enseñanza en España, sobre todos los niveles educativos.
Censo básico nacional de instalaciones deportivas, con los tipos de instalaciones y espacio, organismo propietario, etc.
Resultados electorales, con toda la información sobre las correspondientes elecciones en todos los niveles.

En todas estas estadísticas sobresalen dos problemas: 1) Los cambios en las clasificaciones, tanto en los cuestionarios como en las clasificaciones generales que sirven como modelos. 2) Los cambios en las delimitaciones espaciales, pues la unidad mínima, la Sección Censal cambia constantemente de límites geográficos, al no poder tener menos de 500 habitantes ni más de 2.500.

jueves, 23 de julio de 2015

Los nuevos flujos de inmigración extranjera en las islas Baleares en la década de los noventa (1993).

LOS NUEVOS FLUJOS DE INMIGRACIÓN EXTRANJERA EN LAS ISLAS BALEARES EN LA DÉCADA DE LOS NOVENTA.
Resumen y comentario de: Salvà Tomàs, Pere. Los nuevos flujos de inmigración extranjera en las islas Baleares en la década de los noventa. Artículo en: Inmigración extranjera y planificación demográfica. Universidad de La Laguna. La Laguna. 1993. pp. 517-523.

España se ha convertido en los últimos años en un país de inmigrantes pese a la delicada situación socioecónomica y el alto índice de paro. Las Islas Baleares se han constituido como uno de los polos de atracción de esta inmigración, gracias a su desarrollo turístico y económico, su situación estratégica en el Mediterráneo y su clima. Hay dos grandes colectivos: los residentes europeos y los inmigrantes del Tercer Mundo, principalmente iberoamericanos y magrebíes.
Los residentes europeos en Baleares se presentan en dos grandes subgrupos: 1) los inmigrantes (europeos y del Tercer Mundo) atraídos por los empleos del sector turístico y de servicios, 2) los residentes de la tercera edad que llegan a pasar su periodo de jubilación en un territorio europeo con buenos servicios, comunicaciones y clima.
Las fuentes en que se ha basado el estudio son: 1) los informes de la Comisaría General de Documentación de la Dirección General de Policía del Ministerio de Interior, referidos a los permisos de residencia, 2) los informes de la Dirección General de Informática y Estadística del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, referidos a los permisos de trabajo. Ambos presentan datos incompletos, especialmente respecto a los inmigrantes ilegales, por lo que se deben corregir al alza sus estadísticas.
EVOLUCIÓN DE LOS RESIDENTES EXTRANJEROS EN LA DÉCADA DE LOS OCHENTA.
El número de extranjeros residentes en las islas se ha doblado desde 1981 hasta 1990, al pasar de 15.000 a 32.000 residentes, coincidiendo con la entrada de España en la Unión Europea y con la llegada masiva de inmigrantes magrebíes (y en menor grado latinoamericanos) en los años 80, debido al creciente paro en sus zonas de origen.
PRINCIPALES CARACTERÍSTICAS DE LOS INMIGRANTES EXTRANJEROS EN LAS ISLAS BALEARES.
Hay un predominio de las mujeres sobre los hombres, por la peculiaridad del mayor empleo femenino en el sector terciario. La edad media es elevada, por la alta proporción de jubilados europeos, aunque los inmigrantes desde el Magreb son relativamente jóvenes. Los residentes europeos tienen familias completas mientras que los del Tercer Mundo son individuos aislados. Por nacionalidades el predominio es de los residentes europeos, especialmente británicos y alemanes. Entre 1981 y 1990 se han ido concediendo unos 3.500 permisos de trabajo anuales, en un 90% en el sector de servicios, con un pequeño porcentaje de empleos agrícolas y de construcción. Hay un alto porcentaje de ilegales magrebíes. Es evidente la función de muchos inmigrantes de sustitución de muchos empleos de poco prestigio social (limpieza, servicio doméstico, etc.).
CONCLUSIONES

Un fuerte crecimiento del número de extranjeros en los aos 80 [y en los 90], con predominio de los residentes (no trabajadores) europeos, y en menor grado de los trabajadores magrebíes. Esto se produce en un contexto de paro estructural.

miércoles, 22 de julio de 2015

CS 2 UD 15. La ciudad y el urbanismo. El proceso de urbanización en las islas Baleares como consecuencia del desarrollo turístico insular (1991).

EL PROCESO DE URBANIZACIÓN EN LAS ISLAS BALEARES COMO CONSECUENCIA DEL DESARROLLO TURÍSTICO INSULAR.


Resumen y comentario de artículo: Salvà Tomàs, Pere. El proceso de urbanización en las islas Baleares como consecuencia del desarrollo turístico insular. En libro: AA.VV. Los procesos de urbanización: siglos XIX y XX. Instituto de Cultura Juan Gil-Albert. Alicante. 1991. pp. 117-125.
1. INTRODUCCIÓN.
Analiza el proceso de urbanización en las Islas Baleares desde 1857, con sus características generales. El crecimiento de la población urbana fue muy lento al principio, sólo vegetativo en Palma hasta el decenio de 1950, con el crecimiento turístico, combinado con un éxodo rural hacia Palma.
2. CRECIMIENTO Y CONCENTRACIÓN DE LA POBLACIÓN EN LOS MUNICIPIOS URBANOS (MÁS DE 10.000 HABITANTES).
El crecimiento absoluto se ha centrado en los municipios de más de 10.000 habitantes, que pueden ofrecer el atractivo de un mayor nivel de servicios, rompiendo con el equilibrio de poblaciones medianas y pequeñas que había en los tres primeros decenios del siglo XX. Así, se ha pasado de un porcentaje de estos municipios sobre el total de población que era en 1900 de 1/3 hasta 3/4 en 1986. El crecimiento comenzó en el decenio 1920-30, al pasar de un 35,31% al 41,97% y en 1940 al 53,14%Hay un relativo estancamiento del crecimiento relativo en el periodo 1940-60, llegando en 1960 al 57,44% para dispararse a continuación hasta el 77,56% de 1986. La tendencia es aumentar la concentración de la población en los municipios medianos de la costa (Calvià, Alcúdia, Eivissa, etc.), con una población entre 20.000 y 50.000 habitantes. Esta dicotomía entre municipios expansivos y recesivos se explica por los dos modelos socio-económicos y de organización territorial que definen la etapa preturística y la turística. El primero, anterior a 1955, era agrario, conservador, tradicional, con pequeñas y medianas poblaciones. El segundo, posterior a 1955, era terciario, moderno, con poblaciones urbanas cada año más densas.
3. EL PROCESO DE CONCENTRACIÓN DE LA POBLACIÓN EN LOS MUNICIPIOS CON FUNCIÓN DE CAPITALES INSULARES.
3.1. LA MACROCEFALIA DE PALMA DE MALLORCA.
Palma concentra históricamente la mayor parte de la población de las Islas, pero hasta el decenio de 1950 su crecimiento se debía sólo al crecimiento vegetativo y al éxodo rural desde la Part Forana. Desde entonces se ha beneficiado de una gran aportación de inmigrantes venidos de la península. En 1986 tenía el 40% de la población de las islas. Se beneficia de la concentración en su seno o en su entorno de la administración pública, la mayoría de las grandes empresas industriales, financieras y de servicios, la infraestructura de comunicaciones (a nivel interinsular, nacional e internacional), la universidad, los servicios hospitalarios, los equipamientos culturales. La población en 1857 era de 53.382 habitantes, con un porcentaje sobre Mallorca del 26,16% y sobre Baleares del 20,3% mientras que en 1986 tenía 321.102 habitantes, con un porcentaje sobre Mallorca del 51,77% y sobre Baleares del 42,65%
3.2. EL PAPEL DE LAS CIUDADES DE MAÓ Y EIVISSA, COMO INDICATIVO DEL PROCESO DE URBANIZACIÓN DE LAS POBLACIONES MENORQUINA E IBICENCA.
Ambas ciudades asumen el papel de capitales insulares en sus ámbitos, concentrando en menor número absoluto pero en semejante grado relativo las ventajas de aglomeración que presenta Palma para Mallorca y que reseñábamos arriba. Maó, con un crecimiento muy suave, ha pasado de los 17.144 habitantes de 1900 (45,62% de la isla de Menorca) a los 21.668 de 1986 (35,46%), mientras que Eivissa ha pasado de los 6.327 habitantes de 1900 (26,85% de la isla de Eivissa) a los 328.140 de 1986 (39,56%).
3.3. EL ÍNDICE DE URBANIZACIÓN DE LA POBLACIÓN ACTIVA.
En 1989 más del 90% de la población activa trabaja en actividades urbanas, las secundarias (27,1%) y sobre todo terciarias (66,3%), en acusado contraste de los municipios agrícolas en decadencia con respecto a los pujantes municipios turísticos. La redistribución de la población y la inmigración han alterado profundamente la estructura demográfica y sus pautas de comportamiento. Si el sector agrario empleaba en 1997 al 71,05% de la población activa, en 1989 sólo lo hacía al 6,6% (con tendencia a disminuir aun más y con alto porcentaje de trabajo a tiempo parcial, compartido con otros sectores).
4. CONCLUSIÓN.

El proceso de de urbanización ha crecido extraordinariamente, en paralelo al crecimiento turístico desde los años 50, mientras que se da un éxodo rural hacia Palma. El crecimiento absoluto se ha centrado en los municipios de más de 10.000 habitantes, que pueden ofrecer un mayor nivel de servicios, rompiendo con el equilibrio de poblaciones medianas y pequeñas que había en los tres primeros decenios del siglo XX. Más del 90% de la población activa trabaja en actividades urbanas, en acusado contraste de los municipios agrícolas en decadencia con respecto a los pujantes municipios turísticos. La redistribución de la población y la inmigración han alterado profundamente la estructura demográfica y sus pautas de comportamiento.

sábado, 18 de julio de 2015

Características geodemográficas actuales. Baleares (1990).

CARACTERÍSTICAS GEODEMOGRÁFICAS ACTUALES. BALEARES (1990).
Resumen y comentario de artículo: Salvà Tomàs, Pere. Características geodemográficas actuales. “Papeles de Economía Española. Economía de las Comunidades Autónomas. Baleares”, nº 8, FIES, Madrid (1990) 111-127.
I. INTRODUCCIÓN.
Las islas Baleares son un paisaje humanizado y el autor se propone analizar las características de la población, para poder ayudar a la transformación y ordenación del espacio. El turismo es el factor esencial en el cambio demográfico de las islas, junto a la inmigración atraída por la demanda laboral de este sector terciario.
II. ANÁLISIS DE LA DISTRIBUCIÓN DE LA POBLACIÓN ABSOLUTA.
1. CARACTERÍSTICAS GENERALES A NIVEL DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE LAS ISLAS BALEARES.
En 1986 había 752.741 habitantes de hecho y 679.965 de derecho, con alta concentración en Mallorca, superior al 80% de media, y dentro de esta en Palma (sede de la mayor parte de la administración, los servicios y las empresas).
2. LOS DESEQUILIBRIOS TERRITORIALES DE LA DISTRIBUCIÓN Y DENSIDADES DE LA POBLACIÓN.
La densidad media en 1986 era de 150,12 habs/km², con una gran desigualdad territorial: Mallorca con 170,47, Ibiza con 117,09, Menorca con 87,4 y Formentera con 60,74. Los municipios tienen grandes diferencias, con 1,99 habs/km² en Escorca y 2,558,16 en Ibiza. La media sería de 67 habs/km² si restamos la población de las tres capitales (Palma, Ibiza y Mahón). Otros municipios con alta densidad son los del corredor interior entre Palma y Alcúdia, más los municipios turísticos de la costa.
III. LA EVOLUCIÓN RECIENTE DE LA POBLACIÓN BALEAR.
1. LAS GRANDES ETAPAS DEL CRECIMIENTO DEMOGRÁFICO: FASES PRETURÍSTICA Y TURÍSTICA.
Para este capítulo ver la recensión sobre: Salvà Tomàs, Pere. Característiques fonamentals de l’home a les Balears, en “Comunicació”, nº 47, CETEM, Palma de Mallorca (1986) 3-36.
2. ANÁLISIS DE LOS DIFERENTES MODELOS DE PAUTAS DE CRECIMIENTO.
Entre 1950 y 1986 se pueden distinguir dos modelos demográficos en los municipios: 1) aumento de población, 2) disminución de población. Entre los que han aumentado destacan los de Calvià, Son Servera, Capdepera, Llucmajor, Alcúdia, gracias al desarrollo turístico. Palma y Marratxí, más en parte Calvià han aumentado por el desarrollo urbano en la bahía de Palma. En cambio, un 40% de los municipios han disminuido su población, sobre todo en las zonas de la Sierra de Tramuntana y en el centro y oeste de la isla de Mallorca, por el éxodo rural. En Menorca el crecimiento se concentra en los municipios de Ciudadela y Villacarlos, más el buen nivel de Mahón, por el turismo y la industria, con la disminución de Mercadal. En Ibiza los municipios turísticos han aumentado también su población, con la disminución de San Juan Bautista.
IV. LA DINÁMICA DE LA POBLACIÓN BALEAR.
1. LOS CAMBIOS DE COMPORTAMIENTO FRENTE A LA NATALIDAD. CARACTERÍSTICAS DE MORTALIDAD Y SUS EFECTOS SOBRE EL CRECIMIENTO NATURAL.
La evolución demográfica natural ha venido marcada por los cambios en la natalidad, con una mortalida básicamente estancada en bajos niveles. Si hasta los años 50 había una baja natalidad y un progresivo envejecimiento, a partir de entonces y hasta 1975 hay un aumento de la natalidad y un rejuvenecimiento por la llegada de inmigrantes jóvenes en edad de procrear, con un índice de crecimiento natural que llegará al 1% de media en los primeros años 70. Después de la crisis el proceso se ha invertido, con menor natalidad y progresivo envejecimiento. La mortalidad se ha estancado en un nivel del 1%, con pequeños altibajos debido a que las mejoras sanitarias se compensan con el progresivo envejecimiento de la población.
2. LA IMPORTANCIA DE LOS MOVIMIENTOS MIGRATORIOS.
Hay un gran cambio en los saldos migratorios a partir de 1956, con el auge turístico y la llegada de los contingentes de emigrantes peninsulares (sobre todo los andaluces, 42%), llegando a ser el doble del crecimiento natural entre 1961 y 1975. La inmigración dismnuye su intensidad en el periodo 1976-81, debido a la crisis económica, con un alto índice de retornos.
V. LAS ACTUALES CARACTERÍSTICAS DE LA ESTRUCTURA DE LA POBLACIÓN DE LAS BALEARES.
1. LA ESTRUCTURA BIOLÓGICA.
Históricamente han predominado las mujeres sobre los hombres, pero el índice se acercó con la llegada de inmigrantes varones. Actualmente el desnivel se debe a la mayor mortalidad masculina a edades avanzadas.
2. EL ANÁLISIS DE LOS GRANDES GRUPOS DE EDADES. EL PROGRESIVO ENVEJECIMIENTO DE LA POBLACIÓN BALEAR.
Hay una clara tendencia al envejecimiento de la población. Disminuye el grupo de edad entre 0 y 10 años por el descenso de la natalidad. Hay una gran abombamiento entre 20 y 64 años. Aumenta el de más de 65 años.
3. LAS DIFERENTES TIPOLOGÍAS DE MUNICIPIOS SEGÚN LA COMPOSICIÓN POR GRANDES GRUPOS DE EDADES.
A) MUNICIPIOS CON POBLACIÓN JOVEN.
Tienen porcentajes significativos (20%) de menores de 15 años, con porcentajes bajos (<12%) de mayores de 65 años. Son Palma y los de su entorno (Calvià, Marratxí), Son Servera, Capdepera, Alcúdia, todos debido al turismo, más Inca y Lloseta (por su industria). En Ibiza todos, menos San Juan Bautista.
B) MUNICIPIOS DE POBLACIÓN JOVEN CON TENDENCIA A LA MADUREZ.
Tienen porcentajes significativos (20%) de menores de 15 años, pero ya tienen porcentajes más altos (>15%) de mayores de 65 años. Son municipios en transición de la agricultura a la economía de servicios (Andraitx, Santa Margalida), con industria (Manacor) o varias actividades (Llucmajor). Abundan en la línea Palma-Alcúdia (Binissalem, Santa Maria). En Menorca destaca Mahón. Formentera es un caso insular.
C) MUNICIPIOS DE POBLACIONES MADURAS.
Tienen un porcentaje superior al 65% en edades entre 15 y 64 años. Hay tres en Mallorca (Puigpunyent, Escorca y Ses Salines), y uno en Ibiza (San Juan Bautista). Influye el trasvase la población a su segunda residencia.
D) MUNICIPIOS CON POBLACIONES MADURAS CON TENDENCIA A LA VEJEZ.
Tienen un porcentaje superior al 60% en edades entre 15 y 64 años y entre el 15 y el 20% de edades superiores a 65 años. Todos están en Mallorca y destacan los de la Sierra de Tramuntana y el Pla más algunos aislados en el Llevant y Sureste. Tienen predominio de actividades agrarias.
E) MUNICIPIOS CON POBLACIONES VIEJAS.
Tienen un porcentaje superior al 60% en edades entre 15 y 64 años y superior al 20% de edades superiores a 65 años. Destaca la Sierra de Tramuntana y muchos de las mismas zonas del grup anterior, siempre por su ligazón a la agricultura.
VI. CONCLUSIÓN: UNA POBLACIÓN CARACTERIZADA POR UN PROCESO DE ENVEJECIMIENTO DE SUS COMPONENTES.

Las Baleares recibieron un fuerte impulso demográfico en los años 60 que alteró su estructura de modelo de transición con fuerte envejecimiento. El turismo y la consecuente inmigración transformaron profunda y duraderamente la estructura demográfica, con un fuerte crecimiento absoluto, un rejuvenecimiento y un aumento de la natalidad. Esto provocó grandes desequlibrios territoriales al coincidir con el éxodo rural y la atracción de los núcleos turísticos. La redistribución territorial ha generado el lento decaimiento de muchos municipios de la Sierra de Tramuntana y de las comarcas con más zonas interiores, junto a la necesidad de establecer nuevos servicios y equipamientos en los municipios de expansión. Los cambios producidos en el decenio de los 70 por la crisis económica han llevado a una nueva etapa de envejecimiento, con una natalidad muy baja (pero no tanto como la media española) y una mortalidad estancada en niveles bajos, con un crecimiento vegetativo de poca importancia, pero sostenido. El autor prevee que: a) hacia 1990 los grupos de edades inferiores a los 15 años y mayores de 65 años se equilibrarán sobre un porcentaje del 18% de media. b) Se producirá un trasvase de población a los municipios bien comunicados con Palma (30’ de distancia), huyendo de la saturación urbana. c) Aumentará el declive demográfico de las áreas deprimidas. d) Continuará una suave inmigración.

viernes, 17 de julio de 2015

Característiques fonamentals de l’home a les Balears.

CARACTERÍSTIQUES FONAMENTALS DE L’HOME A LES BALEARS.
Resumen i comentari de Salvà Tomàs, Pere. Característiques fonamentals de l’home a les Balears. “Comunicació”, nº 47, CETEM, Palma de Mallorca (1986). 3-36.
INTRODUCCIÓ.
Proposa una análisi de les característiques actuals de la població de les illes Balear, juntament amb la seva evolució desde mitjans del segle XIX.
1. L’HOME ILLENC I EL CANVI DE LES SEVES CARACTERÍSTIQUES FONAMENTALS.
La població ha viscut una important transformació, lligada sobre tot al desenvolupament del turisme, amb l’arribada de turistes, treballadors pel sector i residents estrangers. Així, entre els anys 1950 i 1960 es produeix el pas d’una societat rural agrària a una societat urbana turística, amb un gran creixement demogràfic. Canvien a més les pautes socials amb el contacte de la societat mediterrània amb els turistes vinguts del Centre i Nord d’Europa, juntament amb l’aportació dels immigrants (sobretot els andalusos) que porten una cultura estranya a les tradicions illenques. El canvi serà major en el si de les classes mitjanes, que augmenten i prosperen, s’europeitzen i modernitzen acceleradament, desant enrera la mentalitat de l’Antic Règim, les costums tradicionals, el predomini social de l’Esglèsia. La població rural es traslada als nuclis urbans i turístics, quedant progressivament la Part Forana com un espai rururbà pel oci i la segona residència. La població assoleix els trets d’una demografia pròpia del model de transició dels països desenvolupats. La dona és protagonista principal d’aquest canvi de comportament demogràfic.
2. LA POBLACIÓ ABSOLUTA I LA SEVA LOCALITZACIÓ.
La població absoluta arribà als 685.000 habitants en 1981 [un poc més de 700.000 a 1995 i 1.103.442 en 2014], concentrats en un 80% a l’illa de Mallorca, amb una densitat un poc inferior alhora als 140 habs/km². La població es concentra en Palma i el seu entorn, a més dels municipis turístics. Palma té el 45% de la població.
3. BREU EVOLUCIÓ DE LA POBLACIÓ DE LES ILLES DES DEL 1857 A L’ACTUALITAT.
3.1. L’ETAPA PRETURÍSTICA 1857-1955.
Es distingeixen dues etapes, 1857-1940 i 1941-1955.
3.1.1. LA FASE DE 1857-1940.
És una etapa emigratòria, al principi minvada per la prosperitat del periode 1857-1887, però la crisi agrària, industrial i comercial (fil·loxera, pèrdua de les colònies) provocà un excedent fortíssim, cap a Amèrica Llatina i Algèria. Les tases de natalitat i mortalitat eren molt elevades, amb un superàvit anual prou fort. La població es recuperà des del principi del segle XX, amb la nova prosperitat industrial i el començament de l’activitat turística. La Guerra Civil i la II Guerra Mondial aturaren el procés.
3.1.2. LA FASE DE 1941 A 1955.
L’envelliment de la població fou producte de la baixíssima natalitat, en un periode de forta crisi econòmica i d’èxode rural cap als nuclis urbans.
3.2. L’ETAPA TURÍSTICA DE 1956 A L’ACTUALITAT.
La creixent prosperitat turística fa canviar el model demogràfic, d’una manera evident ja en 1960, amb el definitiu èxode rural i la immigració de treballadors peninsulars. El procés de creixement demogràfic (vegetatiu i d’immigració) s’aturà en els anys 70, per la crisi econòmica, els més baixos índexs de desenvolupament turístic, l’atur de la construcció massiva, la baixa natalitat.
4. ELS ELEMENTS DEMOGRÀFICS DE LA POBLACIÓ DE LES ILLES.
4.1. EL CREIXEMENT BIOLÒGIC: ELS FACTORS DE LA NATALITAT I DE LA MORTALITAT.
4.1.1. LA DIFERÈNCIA ENTRE LA NATALITAT I LA MORTALITAT: EL CREIXEMENT VEGETATIU.
La taxa de natalitat ha baixat radicalment, fins al 15% en el periode 1976-79 i encara baixa (12% en 1982), amb una dinàmica semblant a la d’Espanya, però que aquí s’ha retrassat per el rejoveniment induït per la presència d’immigrants relativament joves en edat de procreació. Així mateix les taxes de mortalitat són molt baixes, de l’ordre del 10% de mitja, el que dóna encara un lent creixement vegetatiu.
4.1.2. LES CAUSES DEL DESCENS DE LA NATALITAT.
El canvi de la mentalitat, menos religiosa, més moderna, i el canvi de l’estructura social, podia haver induït un immediat descens de la natalitat però això es retrassà per la vinguda del joves immigrant en edat de procrear, caient en 1975 coincidint amb la crisi econòmica. Les causes principals són:
A. La secularització de les idees. La mentalitat s’ha desacralitzat i racionalitzat, segons patrons laícs.
B. La liberalització dels mètodes anticonceptius. La informació i difussió del mètodes anticonceptius (la píndola) ha provocat que gairebé no hi hagi naixements no desitjats, poguent les famílies planificar la seva magnitud.
C. Les dificultats econòmiques i l’atur. La crisi sobrevinguda desde 1975 fins ben entrat el decenni dels 80 ha desat un alt índex estructural d’atur, sobre tot el jovenil, juntament amb el encariment dels habitatge. Tot això dificulta el matrimoni de les parelles joves.
D. El canvi del paper de la dona a la societat moderna. La igualtat sexual de les dones es mostra en:
D.1. El treball de la dona fora de casa. Aquest ha disminuït el nombre de fills que la dona vol tenir. Ara es vol mantenir una posició professional.
D.2. La tendència a la reducció del nombre de fills per dona. Es vol tenir menos fills per a educar-los millor i per tenir més llibartat de realització personal i professional. A més els fills sòn una càrrega econòmica i no ajuden ja a les feines agràries com en el passat.
4.2. EL CREIXEMENT ABSOLUT I EL PES DE LES MIGRACIONS.
L’augment per causes immigratòries va desar pas a l’aturada dels anys 70, implicant una gran part del descens de 10 punts que es donà en pocs anys en el creixement absolut.
5. LES ESTRUCTURES DE LA POBLACIÓ DE LES ILLES.
5.1. LA COMPOSICIÓ PER SEXES I EDATS.
Normalment a les illes hi havia un excés de dones sobre els homes, però la distància s’ha reduït lentament, fins quedar en la normal per sobremortalitat a edats avançades. També ha habut un constant envelliment, excepte en el periode 1955-70, per la immigració de joves treballadors. La població ha envellit sobre tot a la Part Forana.
5.2. LES ESTRUCTURES DE LA POBLACIÓ PEL SEU ORIGEN.
Ha habut un creixement constant de la movilitat interprovincial, amb dades d’un 3,47% en 1930 i d’un 23,45% en 1981. La regió d’origen més freqüent és Andalusia.
5.3. L’ESTRUCTURA DE LA POBLACIÓ SEGONS LES SEVES ACTIVITATS.
La presència del sector terciaria és aclaparadora, tant pel turisme com pels sectors de serveis que depenen d’aquest. Així, s’ha passat d’un 18’1% en 1920 a un 59’6% en 1981, mentre que la població agrària ha baixat d’un 55,7% en 1920 a un 9,64% en 1981 (i ha continuat baixant). A més hi ha una recessió de les indústries textil (ja desapareguda), calçat i cuíro, amb una estabilització del sector de la construcció (amb puntes molt fortes).
5.4. LA COMPOSICIÓ DE LA POBLACIÓ SEGONS EL SEU NIVELL D’INSTRUCCIÓ.
La baixa preparació professional dels immigrants i l’escassa antiguitat de la Universitat es reflecteix en un relativament baix nivell d’educació. El problema de l’analfabetisme és greu entre els immigrants de més edat.
6. CONCLUSIÓ.

Una població en constant procés de reestructuració en els darrers decennis, tant en el seu comportament demogràfic com en la dedicació socio-professional. Les causes han estat la prosperitat induïda pel turisme i l’arribada de grans contingents d’immigrants. La tasa de natalitat serà més elevada que en la península per la acceptable proporció de gent jove (immigrada), però cal esmentar també l’envelliment i l’alta esperança de vida, que provocarà grans necessitats de serveis.

jueves, 16 de julio de 2015

HMC UD 10. El imperialismo. La expansión imperialista y el reparto colonial.

HMC UD 10.  EL IMPERIALISMO.
INTRODUCCIÓN.

1. EL IMPERIALISMO.
1.1. LAS CAUSAS.
El auge demográfico.
El desarrollo económico.
El prestigio político.
El poder militar.
Los avances científicos y geográficos.
1.2. LA IDEOLOGÍA IMPERIALISTA.
El imperialismo liberal.
El imperialismo nacionalista.
El imperialismo socialista.
1.3. FASES DEL IMPERIALISMO.
El imperio indirecto (1815-1880).
El imperio directo (1880-1914).
1.4. ADMINISTRACIÓN DEL TERRITORIO.
Colonias y protectorados.   
Colonias de explotación y de poblamiento.
La explotación económica de las colonias.
Consecuencias sociales y culturales en las colonias.

2. LA EXPANSIÓN COLONIAL (1880-1914).
Dos fases: el reparto (1880-1890), la ocupación efectiva (1890-1914).
ÁFRICA.
El Congo (desde 1874).
Las primeras ocupaciones (1881-1884).
La conferencia de Berlín (1884-1885).
La carrera de ocupaciones.
ASIA.
La expansión de las potencias europeas.
El imperio del Japón.
Los países independientes de Asia.
La presión imperialista sobre China.
OCEANÍA.
La expansión de las potencias occidentales.

3. LOS GRANDES IMPERIOS COLONIALES DEL SIGLO XIX.
Los pequeños imperios tradicionales.
EL IMPERIO COLONIAL RUSO.
EL IMPERIO COLONIAL BRITÁNICO.
Colonias de poblamiento: Canadá, Australia, Nueva Zelanda, El Cabo.
Colonias de explotación: India, África.
Las rutas del imperio.
EL IMPERIO COLONIAL FRANCÉS.
Una colonia de poblamiento: Argelia.
Colonias de explotación: África, Indochina.

INTRODUCCIÓN.
El tema del colonialismo y de las relaciones internacionales en la segunda mitad del siglo XIX es fundamental para conocer la historia del mundo contemporáneo. Los fenómenos actuales de la descolonización, el neocolonialismo, la división del mundo en desarrollado y subdesarrollado, etc., se explican en gran parte por lo que ocurrió entonces.
Resumen.
El colonialismo es un proceso de colonización, con la conquista y establecimiento en un territorio, que queda dominado. Durante los siglos XVI y XVII los países europeos habían conseguido colonias en todos los continentes. Destacaba el control de toda América, con sus extensas colonias dedicadas al poblamiento y a la explotación de los recursos naturales y al comercio; en cambio, las pequeñas factorías establecidas en la costa de África de dedicaban al comercio (sobre todo de esclavos); en Asia había factorías para el comercio y algunas zonas dominadas más ampliamente (la inicial India británica, las Filipinas españolas, la Insulindia holandesa).
Pero a principios del siglo XIX finalizó el antiguo sistema colonial americano. Se habían independizado la mayoría de las colonias españolas y portuguesas, y la británica de América del Norte (excepto Canadá), creando los nuevos países iberoamericanos y de EE UU. Además, se procuró la abolición de la esclavitud y se suprimió el régimen económico denominado pacto colonial, según el cual las colonias eran meros territorios de explotación. Aunque desaparecieron los grandes imperios coloniales aún subsistían, empero, colonias en todos los continentes.
Entonces, sin embargo, la Revolución Industrial y el fin de las guerras napoleónicas, llevó a que las potencias europeas, desde 1815 mediante una colonización “de hecho” y desde 1880 con una “de derecho”, comenzaran nuevamente la expansión colonial, creándose los dos grandes imperios: británico y francés, y otros menores, en un verdadero imperialismo colonial, dirigido ahora a Asia, África y Oceanía.
Mientras tanto, la expansión demográfica, industrial y comercial de los Estados occidentales motivó una competencia internacional, en la que se sucedieron periodos de paz y breves conflictos, forjándose alianzas que se mantuvieron hasta 1914. Dada la multiplicidad de los conflictos bélicos, debemos escoger una limitación temporal y espacial. Obviaremos los ocurridos antes de 1871, porque están asociados a la construcción de los estados nacionales (p.e. guerra de Secesión en EE UU de 1861-1864, guerra francoprusiana de 1870). Nos limitaremos también a los que ocurrieron en Europa, porque los de América Latina corresponderían mejor al tema de la independencia de sus países y sus consecuencias, y porque los de Extremo Oriente corresponden al tema de su historia desde 1868.




1. INTERPRETACIÓN DE LA EXPANSIÓN IMPERIALISTA.
1.1. LAS CAUSAS.
Las causas de la expansión fueron múltiples:
El auge demográfico.
Europa aumentó su población: en 1815 había 190 millones, que en 1870 ya eran 300 y en 1914 llegaron a 450. El aumento de población contribuye al imperialismo porque hay un excedente humano que puede emigrar (40 millones en este periodo 1815-1914). Por otra parte, más población significaba mayor necesidad de alimentos, que podían obtenerse en las colonias. Fue la principal causa legitimadora para el imperialismo alemán, italiano y japonés.
El desarrollo económico.
A medida que aumentaba la industrialización, en Europa aumenta también la necesidad de materias primas (algodón, lana, metales) y fuentes de energía (carbón y, más tarde, petróleo). Por otra parte, al aumentar la producción es necesario encontrar nuevos mercados para los productos industriales, que se buscan en las colonias. Estos mercados se cerraban hacia 1873 por la reaparición del proteccionismo económico (tras la fase anterior de librecambismo de 1860-1873).
La económica es la principal (pero no única) causa explicativa para el imperialismo británico, francés y alemán anterior a 1914 y es la que han seguido las teorías marxistas, con autores como Hobson (Imperialismo, 1902), Hilferding (El capital financiero, 1910), Luxemburgo (La acumulación de capital, 1913), Bujarin (La economía mundial y el imperialismo, 1915)y , sobre todo, Lenin (El imperialismo, fase superior del capitalismo, 1916), que explican el imperialismo sólo por motivos económicos, como una trasposición de la lucha de clases a la lucha entre países ricos y pobres, y como una expresión de la necesidad del capital de obtener nuevos mercados más rentables, anexionando territorios como medio de garantizar el dominio económico.
En la actualidad, empero, la historia económica indica que los objetivos económicos de las potencias coloniales no se cumplieron. Al contrario, los imperios implicaron graves costos económicos y desalentaron el crecimiento. Mucho más útil hubiera sido un desarrollo y dominio sólo comercial. Por contra, sí hubo grandes ventajas político-estratégicas (los imperios de Gran Bretaña y Francia fueron esenciales en la victoria de la primera en las guerras napoleónicas, y para las dos en las dos guerras mundiales contra Alemania).**
El prestigio político.
Surge una competencia entre los países europeos: si unos tienen colonias, otros también las quieren. La emulación en la época de los nacionalismos llevará a las naciones europeas a una carrera nacionalista. Un país sin colonias no tiene prestigio y por eso los políticos defienden el colonialismo. El político francés Léon Gambetta explica que para “seguir siendo una gran potencia, o convertirse en una, se debe colonizar”.
Además había una competición por extender la religión de cada país: católica, protestante u ortodoxa. Esto explica que en España la guerra de Marruecos de 1859-1860 fuese muy popular puesto que se creía que se conquistaría este país y se le cristianizaría.
El poder militar.
Hay cuestiones de estrategia militar (los puertos coloniales sirven de base de aprovisionamiento a los barcos de las metrópolis). Las ventajas que la industrialización da a los ejércitos y las armadas de los europeos (armas de repetición, artillería, barcos acorazados de vapor) les da una superioridad militar tan grande que con pocos efectivos pueden vencer a países muy poblados pero poco desarrollados, como China.
Los avances científicos y geográficos.
Las mejoras en el transporte (ferrocarril, barcos de vapor) permitieron movilizar ejércitos, colonos, mercancías...
Las mejoras en la medicina (vacunas, quinina) permitieron que los europeos pudieran vivir en zonas antes cerradas higiénicamente a su colonización, como el África Occidental.
El desarrollo del conocimiento científico de la Tierra durante el siglo XIX estimuló las expediciones geográficas, que pusieron grandes territorios desconocidos bajo la soberanía jurídica de Occidente.
1.2. LA IDEOLOGÍA IMPERIALISTA.
A finales del siglo XIX, entre 1890 y 1900 aproximadamente, el imperialismo, como ideología, fue aceptado masivamente, incluso por los liberales que antes se le habían opuesto y muchos socialistas, pero sobre todo por la derecha nacionalista. Las doctrinas de legitimación son muchas, pero se pueden reunir en tres: liberal, nacionalista y socialista.
El imperialismo liberal.
El imperialismo liberal es humanitario y filantrópico. Afirma el derecho de conquista como último medio de lucha contra el esclavismo, contra los abusos y para establecer el “buen gobierno”.
En Gran Bretaña es defendido por los radicales, los masones y muchos pensadores y políticos: Rhodes, Cromer, Livingstone, Milner, Curzon, Salisbury, Chamberlain, Kipling. Carlyle sostiene que Gran Bretaña es la “nación predestinada”, con una misión universal. Dilke (1868) sostiene la idea de la Greater Britain, en “un mundo cada día más inglés”. Seeley (1883) sistematica la Expansión of England. Kipling argumentará que el imperio es un obligatorio “deber del hombre blanco” y que hay una misión británica. Joseph Chamberlain explica que la raza británica es la más apta para la gobernación.
En este sentido, una justificación importante para la conquista británica en África fue procurar la definitiva abolición de la esclavitud, que antes se había fomentado y que aún subsistía en muchos países africanos de religión islámica. La prohibición del tráfico fue oficial en el Congreso de Viena de 1815 y se abolió en Gran Bretaña en 1833, Francia en 1848, etc., aunque no se suprimió en EE UU hasta 1863 y en algunos países latinoamericanos hasta más tarde, lo que explica que se mantuviese un tráfico ilegal a través del Atlántico. El control de la prohibición del tráfico negrero le correspondió sobre todo a Gran Bretaña, que estableció su control sobre las zonas costeras de exportación y pronto entró en conflicto con los Estados esclavistas del interior (Benin, Uganda, los ashanti, los zulúes...), lo que llevó a la conquista final del interior del continente, con una legitimación ideológica “positiva”.
Algunos liberales sostendrán que el imperialismo aporta beneficios no sólo a las colonias sino que también regeneran a los países colonizadores. Partidarios de esta tesis son los británicos Carlyle y Froude y los franceses Lyautey y Onésime Reclus (el hermano del gran geógrafo).
En Francia se defendía o justificaba el imperialismo por la supremacía de la civilización occidental, entre cuyos derechos y deberes figuraba civilizar a los pueblos atrasados. Esta “misión hacia las razas inferiores” (Jules Ferry) se combinó en la tradición francesa surgida de la Ilustración, con la noción de Derecho natural y de solidaridad de la especie humana.
El imperialismo socialista.
Muchos socialistas defendieron que el imperialismo era útil para los obreros de Occidente e incluso para los pueblos sometidos, así liberados del despotismo e introducidos en la senda del progreso. Tuvo partidarios socialistas en Gran Bretaña (Manifiesto Fabiano, 1900), Francia y, sobre todo, Alemania, donde Renner escribe: “la expansión del sistema económico europeo a través del mundo es históricamente necesaria, inevitable y culturalmente prometedora”.
El imperialismo nacionalista.
El imperialismo nacionalista tenía una argumentación racial, étnica, religiosa, cultural... Es el “pueblo superior” quien debe dominar. Se inspira en un darvinismo social, extendido a las relaciones entre los grupos humanos, que considera que el imperialismo, fuerza de la naturaleza, manifestación esencial de vida, es el triunfo benéfico del más fuerte y del mejor. Este etnocentrismo conduce a menospreciar las otras razas y civilizaciones, especialmente la del Islam. Se defienden los mitos de la “nación imperial”, la “grandeza romana”, la “misión sagrada”. Houston S. Chamberlain, británico pro-alemán, llegará a preconizar la superioridad germánica y su derecho a dominar el mundo.
Estas ideas se complementan a continuación con la necesidad de conseguir un espacio vital (Lebensraum) para los pueblos jóvenes de creciente expansión demográfica. Es la tesis legitimadora para los imperialismos alemán, italiano y japonés en el periodo de entreguerras, dentro del ascenso del fascismo.
1.3. FASES DEL IMPERIALISMO.
El imperialismo/colonialismo es un fenómeno histórico muy largo, que se remonta a la Antigüedad y perdura incluso hoy en día en forma de neocolonialismo. Pero si nos ceñimos al imperialismo del siglo XIX se pueden distinguir a grosso modo dos grandes fases:
El imperio indirecto (1815-1880).
Es un imperio “de hecho”, “pasivo” (informal Empire). Hay sólo una colonización de puntos de apoyo comercial y una influencia dominante.
Comienza hacia 1815 con el fin de las guerras napoleónicas y la nueva atención que las potencias europeas brindan a los otros continentes, y dura hasta 1880, después de que la guerra francoprusiana (1870), el nacionalismo, el proteccionismo comercial y otros acontecimientos incentivan una más directa competencia.
Se estableció entonces una dominación pacífica de la economía, de la cultura o de la vida política, sin ocupación material ni control directo, en contraste con el imperialismo de derecho, que iba acompañado de la conquista y transformación del estatuto internacional del país subordinado (colonia, protectorado, mandato).
Las dos formas no son cronológicamente incompatibles, pero el informal Empire se impuso como predominante durante toda la primera mitad del siglo XIX, en el que se asistió a un retroceso de los imperios coloniales.
Gran Bretaña, con su economía floreciente, tenía entonces tal potencia que apenas tenía competencia alguna. La sola apertura de un mercado era suficiente motivo para su conquista y dominación. Por la persuasión y la negociación, por la amenaza o por la guerra, los británicos impusieron numerosos tratados de comercio que les entregaban nuevos mercados (Turquía, 1837; China, 1844; Marruecos, 1856; etc.). Una serie de fortalezas e islas, cuidadosamente escogidas, servían de escalas de navegación, de puestos de defensa, de depósitos, de plazas comerciales: Gibraltar, Malta, Adén, Hong Kong, Singapur. Es el primer gran ejemplo de imperialismo económico (o de “economía dominante”), del que EE UU será el otro gran ejemplo, con la política de “puerta abierta” en China, del “gran garrote” en Latinoamérica.
Francia, por su lado, aunque en menor grado, se esforzó en obtener ventajas de sus disponibilidades en capitales, para controlar numerosas empresas extranjeras (ferrocarriles, canales, banca).
Este imperialismo financiero y comercial terminaría de establecerse con el predominio de la libra y después del dólar, sólo inquietados a distancia por el franco y el marco. En este sentido, el imperialismo se confunde con el neocolonialismo y se extendería a los países iberoamericanos recién independizados y a los países europeos periféricos (como España, tan dependiente del capital británico y francés durante el siglo XIX).
Durante el periodo 1815-1880 el imperialismo, que consistía en una rivalidad anglo-francesa fundamentalmente, se ejerció de este modo “pasivo”, sobre todo en África, el Mar Rojo y el océano Índico. El imperio indirecto se ejercía por el control de la producción (Iberoamérica), de los intercambios comerciales (Extremo Oriente) y la difusión de la cultura (Oriente Medio).
La extensión de las misiones religiosas durante el siglo XIX fue utilizada también por los países imperialistas, como sucedió en la rivalidad entre misiones francesas e italianas en Oriente Medio y África Oriental, y la rivalidad entre católicos y protestantes en África Occidental.
El imperio directo (1880-1914).
Es un imperio “de derecho”, “activo”. Hay una colonización en profundidad, para la explotación de todos los recursos. En algunos lugares muy importantes para los imperios ya había comenzado antes (los británicos en la India), pero sólo es predominante en esta segunda fase, que se debió a la competencia entre todas las potencias coloniales a partir de 1880 y que acabó de hecho hacia 1900 (por no haber más territorios disponibles) aunque la competencia duró hasta 1914, explicando en parte el conflicto de la I Guerra Mundial.
Tomó formas diferentes según los países.
Gran Bretaña, que durante mucho tiempo había preferido el comercio a la conquista, siguió con reticencias (Gladstone y los liberales) este sistema bajo el impulso de Disraeli (1868-1880) y los conservadores, aunque esforzados en limitar en sus nuevas posesiones los compromisos militares, aplicando muy a menudo la indirect rule (el protectorado).
Bajo el gobierno Disraeli se compró la mayoría de las acciones del canal de Suez (1875), anexionó Chipre (1878), y amplió sus dominios en la India (que convirtió en imperio en 1876) y África del Sur. Era el antecedente directo de la inminente carrera imperialista de los años 1880.
La Francia republicana reemprendió con vigor, a partir de 1880, una política de expansión, apoyada al principio por los nacionalistas republicanos (Jules Ferry) y desde 1885 por los medios financieros, concluyendo con la adquisición de amplias posesiones. La administración directa, la política de asimilación y la debilidad de la explotación de los recursos caracterizaron su concepción “jacobina” de la colonización.
La Conferencia de Berlín (XI-1884 a II-1885) abrió grandes perspectivas para la expansión europea en África y brindó un modelo diplomático para resolver jurídicamente mediante la ocupación efectiva el reparto de los demás territorios libres.
Entonces se desarrollaron los imperialismos alemán y italiano, recién alcanzada su unidad nacional, y aparecieron el estadounidense, una vez terminada su expansión hacia el Oeste, el japonés, tras el éxito de la revolución Meiji, el ruso, que se expandió hacia Asia Central, y resurgieron el español y el portugués. Casi todos los sectores de la sociedad (político, económico y cultural) participaron durante estos decenios de una ideología de expansión imperial, que obedecía a una mezcla de motivos económicos (predominantes en Gran Bretaña) e ideológicos (dominantes en España).
Se formaron los grandes imperios que terminarían en la I Guerra Mundial enfrentados a Alemania para dividirse su pequeño imperio. Pareció que sería un reparto permanente, pero ya en el periodo de entreguerras entró en crisis y después de 1945 se disolvió con rapidez en un par de decenios, aunque haya todavía algunos territorios colonizados. En realidad, estaba resurgiendo el estilo del informal Empire.
1.4. ADMINISTRACIÓN DEL TERRITORIO.
Las formas de control son muy variadas.
Colonias y protectorados.   
Es posible distinguir una diferenciación de tipo jurídico, fundamentalmente entre colonias y protectorados.           
Las colonias son territorios anexionados (sin soberanía territorial), no organizados políticamente de modo autónomo, que pasan al dominio de la metrópoli, la cual introduce en la colonia una organización política y económica. Por lo general están poco poblados.
Los protectorados son territorios con soberanía territorial propia, aunque la metrópoli, mediante un acuerdo con las autoridades soberanas del país, las domina económica y militarmente y controla su política exterior. Generalmente están bastante poblados (fue el caso de Nigeria), pero hay muchas excepciones (fue el caso de Kuwait).
Formas jurídicas menos usuales son el dominio, la concesión y el mandato. El dominio es una forma típicamente británica, en la que los países -de colonización- se someten a la soberanía de la Corona británica, y cuentan con una amplia autonomía interna, configurando la Commonwealth (son los casos de Canadá, Unión Sudafricana, Australia y Nueva Zelanda). La concesión es el acuerdo entre un país imperialista y uno dominado, por el que aquél posee en este una factoría comercial, generalmente con derechos de extraterritorialidad de los nacionales y control de aduanas, p.e. las potencias europeas en China, como Hong Kong antes de convertirse en colonia). El mandato es una forma especial de protectorado: el control es encomendado por una autoridad internacional (no por admisión de las autoridades soberanas del país) y por un tiempo definido o indefinido, pero no definitivo (p.e. hasta que el país se pueda regir por sí mismo, como en los casos de Siria y Palestina en las entreguerras).
Colonias de explotación y de poblamiento.
El papel de los europeos en las colonias podía ser: de explotación y de poblamiento.
Las colonias de explotación suelen ser las situadas en climas cálidos, poco propicios para el hombre europeo, o las muy pobladas. A ellas sólo van funcionarios, militares, comerciantes, por algún tiempo, no de modo definitivo. Es el caso de la India, Sudeste asiático y del África Ecuatorial.
Las colonias de poblamiento son territorios de climas templados, poco poblados, adonde acuden colonos europeos para cultivar la tierra y establecerse de una manera definitiva. Es el caso de Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Sudáfrica, Argelia, Siberia. Este último tipo de colonias es muy interesante para las metrópolis, que tratan de mantenerlas, tomando actitudes diversas. Así, Francia intenta en Argelia y otras colonias la asimilación, convertir en franceses a los indígenas. Gran Bretaña establece un sistema especial; cuando considera que una colonia de poblamiento ha alcanzado un alto grado de nivel económico y cultural, le concede el título de Dominio y le otorga la autonomía política, pero sigue manteniendo unos fuertes lazos económicos y culturales. Así lo hace con Canadá en 1867 y, posteriormente, con Australia, Nueva Zelanda y la Unión Sudafricana. Rusia se anexionó el Asia Central y explotó a fondo la inmensa Siberia.
La explotación económica de las colonias.
En el aspecto económico, los conquistadores se apoderaban de las tierras de cultivo, sobre todo cuando estaban escasamente pobladas, usando mano de obra indígena. Se desarrollaron plantaciones en los países tropicales y grandes explotaciones agrícolas y ganaderas en los países de poblamiento. Las minas eran monopolizadas por los capitales coloniales. Los excedentes de producción agrícola (té, azúcar, cacao, café, algodón, lana, yute...) y minera (oro, plata, cobre...) se transportaban a las metrópolis. Las colonias eran una muy rentable oportunidad de invertir capitales y de exportar productos industriales, porque la industrialización europea no tenía rival. Este fue el caso de la India, que perdió su industria textil e importó masivamente tejidos ingleses de algodón, vendiendo la materia prima a cambio.
En suma, en las colonias hubo una integración económica en el sistema mundial.
Consecuencias sociales y culturales en las colonias.
En el aspecto social y cultural, hubo una distinción:
- Las colonias de explotación: segregación racial y cultural, aculturación de la población indígena, imponiendo en muchos casos la lengua y la religión de la metrópoli.
- Las colonias de poblamiento: la inmigración europea suponía trasladar totalmente a las colonias la raza, lengua, religión, cultura, modos de vida... de la metrópoli.
En suma, hubo una desintegración de las sociedades indígenas y un proceso de aculturación.

2. LA EXPANSIÓN COLONIAL (1880-1914).
Dos fases: el reparto (1880-1890), la ocupación efectiva (1890-1914).
Este proceso a nivel mundial se suele dividir a grosso modo en dos fases: el reparto (1880-1890) y la ocupación efectiva (1890-1914), pero es poco didáctico presentar así el tema, pues el reparto y la ocupación se mezclan en el tiempo, incluso comienzan antes de 1880 y se prolongan después, y en cada continente tiene una periodización distinta. Es más clarificador hacer una división en tres grandes espacios (África, Asia y Oceanía) y explicar el transcurso del imperialismo en cada uno.
Desde 1870 las fronteras en Europa quedan bien definidas, con dos nuevas potencias, Alemania e Italia, rivalizando con las antiguas de Gran Bretaña, Francia, Austria-Hungría, Rusia.
La industrialización y la búsqueda de mercados, el auge demográfico y las consideraciones políticas y religiosas, explican que la presión para crear imperios crezca, hasta que en el decenio de 1880 desemboca en una rápida carrera por extenderse en los territorios “vacíos” de África, Asia y Oceanía. Una vez ha comenzado uno, los otros le siguen para no quedarse en desventaja. Incluso son ocupados los territorios no rentables, como un modo de que no lo hagan los demás.
ÁFRICA.

En un primer periodo, iniciado a mediados de los años 1870 y completado hacia 1885, se conquistaron casi todas las costas y comenzó la penetración hacia el interior a través de los ríos y con la construcción de ferrocarriles. Los hitos fundamentales son la conquista del Congo, las primeras ocupaciones, la conferencia de Berlín (1885), coetánea a la ocupación del resto de las costas.
En un segundo periodo, entre 1885 y 1914, se completó la ocupación del territorio interior, venciendo la resistencia de los pueblos indígenas. Por lo general, hubo un reparto pactado, pocas veces conflictivo, y se comenzó la explotación intensiva.
El Congo (desde 1874).
La exploración del río Congo por Stanley en 1871 despertó las apetencias coloniales de las potencias europeas. Leopoldo II de Bélgica pretendía conseguir colonias en África para su país, pero la opinión pública belga no le era favorable, así que reunió en Bruselas un Congreso de geógrafos y exploradores, a través del cual se creó un Comité de Estudios del Alto Congo (transformado luego en Asociación Internacional Africana o AIA, 1876), cuyo presidente era el rey. Se organizó una nueva expedición de Stanley para remontar el río Congo y tomar posesión del territorio, firmando acuerdos con los reyes indígenas en 1874-1877. Aunque Francia ya había ocupado una amplia zona de la desembocadura (al norte), la mayor parte de la cuenca del Congo se convirtió en un Estado independiente, bajo la soberanía de la AIA. En 1885 Leopoldo II logró que la Conferencia de Berlín le reconociera soberano del Congo, que a su muerte legó a Bélgica. La explotación del territorio fue durísima, resultando un verdadero genocidio al forzar a la población a trabajos forzados.
Las primeras ocupaciones (1881-1884).
Aparte del caso del Congo, las primeras ocupaciones comenzaron a inicios de los años 1880.
Francia las inició en 1881, con la toma de Tunicia en el norte, el puerto de Cotonou (en Benin, 1882) y el desembarco en Madagascar (1882, protectorado en 1885).
Gran Bretaña ocupó Egipto (1881), asegurándose así el control del canal de Suez que ya había comprado, y el del bajo Nilo.
Alemania, por su parte, se había introducido en 1883 en África del Sudoeste (sólo era una factoría comercial) y en 1884 en las costas de Togo, Camerún y Tanganika, preparando su posterior expansión hacia el interior.
La conferencia de Berlín (1884-1885).
Las disputas africanas se discutieron -aunque no quedaron zanjadas totalmente- en la Conferencia de Berlín (XI-1884 a II-1885), en la que participaron casi todos los Estados europeos, bajo la influencia de Bismarck.
Partiendo del concepto colonialista que entonces existía, se decidieron las condiciones jurídicas del reparto de África, teniendo en cuenta no la voluntad de los africanos ni el respeto a su división tribal, sino las necesidades económicas o estratégicas de las potencias europeas.
Se acordó un área de libre comercio en África Central, la libertad de navegación en el Níger y el Congo, y la soberanía personal de Leopoldo II de Bélgica sobre el Estado Libre del Congo. La decisión principal fue que la ocupación debía ser efectiva para ser reconocida internacionalmente. Entonces las potencias se arrojaron sobre África para ocuparla, acelerando un proceso ya anterior.
La carrera de ocupaciones.
El reparto africano siguió claras estrategias de crear imperios continuos:
Gran Bretaña ansiaba ampliar sus territorios africanos, creando un imperio continuo de norte a sur, con el plan “De El Cabo a El Cairo”. Cromer avanzó desde el norte, desde el Egipto hasta Sudán (1885, pero en rebeldía mahdista hasta 1898); Rhodes desde el sur (chocando sucesivamente con los bóers, portugueses y alemanes) conquistando Bechuanalandia (1885), Rhodesia (Zimbabwe, 1888) y Zambia (1891), mientras que en el centro, en 1884-1895 se toman el norte de Somalia, Kenia y Uganda. Su proyecto estratégico chocó con los de Portugal y Francia, y esta rivalidad estuvo a punto de originar guerras, pero de las amenazas Gran Bretaña salió ganadora en general, con los ultimátums para que se retirasen a Portugal (1889), solucionado con tratados (1890-1891), y Francia (el incidente en Fashoda en el Nilo en 1898, entre Kitchener y Marchand), arreglado con el tratado de 1899 (que solucionaba todas las disputas anglo-francesas por el reparto de África).
En cambio, no logró evitar que Alemania se apoderase de Tanganika en África Oriental, lo que rompía por la mitad la línea El Cabo-El Cairo. En el tratado de Heligoland (1890), se repartieron la zona (Kenia y Uganda para Gran Bretaña, Tanganika para Alemania).
Gran Bretaña también se consolidó en la costa atlántica con la conquista de Gambia, Sierra Leona, Costa de Oro (Ghana) y, sobre todo, de la rica Nigeria, cuya zona interior fue ocupada en 1895-1898, a fin de dominar mejor el tráfico del Níger e impedir la expansión francesa.
Francia intentó crear su imperio continuo de oeste a este, desde el Atlántico al mar Rojo, con el dominio del Sahara, venciendo la resistencia de varios Estados musulmanes del Sahel y del Sahara, desde el Senegal al Chad, lo que logró hacia 1900, aunque fracasó en tomar el valle del Nilo y no pudo tomar su parte de Marruecos hasta 1912. En el África Occidental se apoderó de Costa de Marfil y Benin; en África Central tomó el norte del río Congo, con los territorios de Gabón, Congo y Centroáfrica. En la costa del Índico conquistó totalmente la importante isla de Madagascar, así como el enclave de Yibuti en el mar Rojo.
Portugal también intentó crear su imperio continuo, de oeste a este, desde Angola a Mozambique. Sólo logró dominar amplios territorios en el interior, sin conectar las dos colonias entre sí.
Alemania llegó tarde, pues Bismarck no era partidario de tener colonias, pero la presión de las empresas comerciales de Hamburgo y Bremen primero impulsaron en 1883-1884 el establecimiento de factorías comerciales en la costa de Togo, Camerún, África Sudoccidental (Namibia, donde se venció una dura resistencia de los herero) y Tanganika (actuales Tanzania, Ruanda y Burundi), y después de 1890 (cuando cesó Bismarck) la conquista del interior, por presión de los mismos medios económicos y el impulso nacionalista del emperador Guillermo II.
Italia se anexionó Somalia y Eritrea, rodeando y atacando a Abisinia, pero, derrotada, tuvo que renunciar a la conquista (hasta 1936). Más tarde se apoderó de la Libia turca (1912).
Dos Estados independientes: Liberia y Abisinia.
Tras la ocupación de Marruecos (1912), sólo quedaron dos Estados africanos independientes:
Liberia, creada en 1834 para establecer a los esclavos norteamericanos liberados y convertida en república (1847), bajo un neocolonialismo de EE UU y Gran Bretaña.
Abisinia (Etiopía), un viejo imperio cristiano, consolidado por el emperador Menelik II y que sobrevivió a la constante amenaza italiana, al vencer a Italia en Adwa (1894). Más tarde, Abisina sería conquistada temporalmente (1936-1940) por la Italia fascista.
ASIA.
La expansión de las potencias europeas.
Se completó la anexión o dominio indirecto de los territorios del interior de las anteriores conquistas.
Gran Bretaña dominó más extensamente en el norte de la India, en Birmania (1885) y Malasia, convirtiendo en protectorados a varios sultanatos; consiguió establecerse con eficacia en las costas de la Península Arábiga, que en su mayor parte seguía en manos del decadente Imperio turco, mediante protectorados sobre Adén, Omán, Qatar, Bahrein, Kuwait...
Francia completó su conquista de Indochina con una guerra con China (1884-1885), ocupando el reino de Tonkín, que unió al resto de sus territorios en la Unión de Indochina (1887), a la que añadió Laos (1893, reconocido en 1896).
España amplió su dominio en las Filipinas en los años 1880, con la ocupación de las islas sureñas musulmanas de Joló, pero lo perdió todo en 1898, a manos de EE UU.
Holanda dominó mejor Indonesia, integrando como protectorados o anexionando varios reinos vasallos.
El imperio del Japón.
Japón, más al norte, surgió como potencia colonial. Comenzó ya en los años 1870 al anexionarse las pequeñas islas vecinas de Ryu-Kuy (1872), Bonin (1873) y Kuriles (1875).
Japón pronto pasó a atacar a otras potencias. Tomó a China las islas de Formosa y Pescadores a China (1895), y a Rusia el sur de la isla de Sajalin (1905), al tiempo que ocupó Corea (1905) y luego la anexionó (1910).
Los países independientes de Asia.
Además de China, sólo unos pocos países asiáticos mantuvieron su independencia en este periodo: Tailandia, Afganistán, Persia y Turquía.
Tailandia (entonces Siam) mantuvo su independencia en el juego de equilibrio entre Gran Bretaña (que tenía Birmania y Malasia) y Francia (que tenía Indochina), en el tratado franco-británico de 1896, pues la primera no quería que la segunda llegase a la frontera birmana. A cambio Siam perdió sus territorios periféricos (conquistados antes por los tai) en Laos y Malasia.
En el Oriente Medio la rivalidad y el equilibrio entre las potencias por controlar Afganistán, Persia (Irán) y Turquía y explica que estos países mantuvieran su independencia, como grandes Estados tapón, que protegían puntos vitales como los Dardanelos, el canal de Suez o la India. El imperio turco, empero, será desmembrado en la Gran Guerra, y reducido al territorio de la actual Turquía.
La presión imperialista sobre China.
China sufrió las derrotas en las guerras frente a Gran Bretaña (guerra del opio, 1840-1842), Gran Bretaña y Francia (1856-1858) y Francia (1884-1885), supusieron una especie de neocolonialismo: China debió abrirse al exterior y ceder Hong Kong a Gran Bretaña, apertura obligatoria de los puertos al comercio con los países occidentales, extraterritorialidad de las factorías y de los comerciantes extranjeros, control de las aduanas. Se perdieron el dominio de protectorado que se ejercía sobre Birmania, Vietnam y Corea. Además, también se perdieron ante Rusia amplios territorios en Asia central y el norte, aunque la soberanía china de estos era discutible.
A finales de siglo, China sufrió incluso más el imperialismo indirecto de las grandes potencias. Tras la nueva derrota ante Japón (1895), fracasó la rebelión de los bóxers (1900), otro intento fallido de oponerse al dominio extranjero y tuvo que pagar una enorme indemnización.
Las potencias occidentales no necesitaban conquistar China, pero sí había dos interesadas en ello: Rusia y Japón. Pero las otras potencias presionaron para que se contentasen con Corea y Manchuria. Rusos y japoneses dirimieron sus diferencias en la guerra de 1904-1905: al vencer, Japón podría imponerse a largo plazo en el norte de China.
China no fue repartida territorialmente porque era demasiado grande y poblada, había demostrado su violencia xenófoba en las revueltas y porque los intereses comerciales eran demasiado ventajosos como para permitir que una sola potencia dominara el país, así que hubo un entendimiento entre las potencias para una política de “puerta abierta” (propugnada por EE UU): apertura de factorías, extraterritorialidad de estas, comercio libre, control de las aduanas, etc., pero no reparto.
La crisis de la revolución de 1911 permitió que se declararan autónomas Mongolia (1911) y Tibet (1912), primer paso para su pérdida, definitiva en el primer caso.
OCEANÍA.
En un primer periodo, entre 1884 y 1890, las potencias establecieron protectorados en los principales archipiélagos, con factorías comerciales y estaciones de abastecimiento de carbón a los buques. Un acontecimiento decisivo fue el acuerdo anglo-alemán (1886) de reparto de zonas de influencia (Alemania en Micronesia, Gran Bretaña en el resto).
En el siguiente periodo, entre 1890 y 1900, Gran Bretaña, Francia, Alemania y EE UU consolidaron su posición en sus respectivas áreas, sobre todo gracias a que la pérdida del imperio colonial español en 1898 permitió renegociar las respectivas posiciones en el Tratado de 1899 (Gran Bretaña, Alemania y EE UU). Hacia 1900 no quedaban islas independientes.
La expansión de las potencias occidentales.
Gran Bretaña no tenía interés directo en expansionarse en el Pacífico, pero sí tenía ya Australia y Nueva Zelanda, que eran colonias de poblamiento, y en ellas se presionó para que se ocuparan numerosas islas: Samoa (en parte), Cook, Tonga, Fidji, para lo que se utilizó en general la forma de protectorados.
Francia, que ya tenía Nueva Caledonia (1853), ocupó las islas Marquesas y Tahití.
Alemania, tras ocupar parte de Nueva Guinea y Samoa, compró a España en 1899 las islas Marianas (menos Guam, perdida en 1898), y las islas Carolinas y Palau, forjando con estas y otras incorporaciones anteriores un poderoso imperio marítimo en el Pacífico.
EE UU conquistó en 1898 Filipinas y Guam (más Puerto Rico en el Caribe) y anexionó en 1899 las islas Hawai, más un rosario de pequeñas islas en la ruta a Asia.
Hubo situaciones de condominio o reparto:
- Samoa entre Alemania y Gran Bretaña.
- Nuevas Hebridas entre Francia y Gran Bretaña.
- Nueva Guinea entre Holanda, Alemania y Gran Bretaña.

3. LOS IMPERIOS COLONIALES DEL SIGLO XIX.

En el siglo XIX subsistieron varios de los antiguos imperios coloniales: los de España y Portugal, ya muy reducidos; los también pequeños de Holanda y Dinamarca, y los grandes imperios de Francia y, sobre todo, Gran Bretaña y Rusia.
Los pequeños imperios tradicionales.
España dominaba todavía Cuba y Puerto Rico en América y Filipinas en Asia, que perdió en 1998. Sólo se consolidó en Río de Oro (Sahara Occidental, 1884) y Guinea Ecuatorial.
Portugal dominaba en África los territorios costeros de Guinea-Bissau, Angola y Mozambique, que amplió hacia el interior desde 1880, y las islas de Cabo Verde, Príncipe y Santo Tomé. En Asia controlaba los pequeños territorios de Goa, Damau y Diu (India); Timor (Insulindia) y Macao (China).
Holanda poseía en América varias islas del Caribe y la Guayana holandesa; en Asia controlaba la Insulindia (actual Indonesia), que amplió con la mitad de Nueva Guinea.
Dinamarca poseía algunas pequeñas factorías en la costa de Guinea en África y las pequeñas islas Vírgenes en el Caribe.
Rusia tenía un imperio también tradicional, pese a su enorme extensión: se había formado en su parte esencial de Siberia ya a finales del siglo XVI y se había extendido durante el siglo XVIII y la primera mitad del siglo XIX por el Cáucaso y Asia Central, aunque en esta zona aún subsistían varios Estados independientes de etnia turca. Era una colonización que tomaba dos formas jurídicas: la anexión (Siberia) y el protectorado (Asia Central). Había a la vez una colonización de poblamiento y de explotación. De poblamiento porque en las zonas más ricas se establecieron colonos rusos, que aculturaron las poblaciones sometidas y que servían para controlar el territorio. De explotación porque en amplias zonas sólo se explotaron las fuentes de riqueza (pieles, oro, diamantes).
Los nuevos imperios.
Destacan los nuevos imperios de Alemania, Italia, Bélgica, EE UU y Japón, todos ellos creados en el periodo del último cuarto del siglo XIX y que sufren variaciones en los primeros decenios del siglo XX, al perder Alemania el suyo y aumentarlos Italia y Japón.
Alemania fue la última en llegar y se apoderó en África de Togo, Camerún, África Sudoccidental y Tanganika, en Asia sólo logró concesiones en China (Tsingtao), y en Oceanía un amplio conjunto de archipiélagos en la Micronesia y parte de Nueva Guinea.
Italia completó un pequeño imperio, con Libia, Eritrea y Somalia.
Bélgica sucedió en la soberanía del Congo a su rey Leopoldo II y completó el dominio sobre la parte sur de la cuenca del Congo, con las ricas minas de Katanga.
EE UU sólo ocupó Puerto Rico en América y Filipinas en Asia, más un rosario de islas en el Pacífico. Pero su imperialismo era muy anterior: ya antes se había extendido a costa de México (1848) y obligado a abrir sus puertos a Japón (1843).
Japón se convirtió en un gran imperio colonial en Asia y el Pacífico, con la ocupación de Corea, parte de Manchuria, Formosa, varias islas del Pacífico.
EL GRAN IMPERIO COLONIAL BRITÁNICO.          
Fue el más extenso y poderoso, con 33 millones de km² en su máximo de 1918, tras las conquista de 2,5 millones de km² en la Gran Guerra. Partiendo de algunos territorios que ya poseía, Gran Bretaña acrecentó su imperio en la segunda mitad del siglo XIX, rivalizando con Francia, Portugal y Rusia. Entre 1880 y 1902 lo incrementó en 14 millones de km². Su poder se basaba en la flota armada y mercante (46% del tonelaje mundial en 1880) y su fuerza comercial y financiera.
Colonias de poblamiento: los Dominios de Canadá, Australia, Nueva Zelanda, El Cabo.
Las grandes colonias de poblamiento eran cuatro y se adoptó para ellas, progresivamente, la forma jurídica del Dominio.
Canadá en América del Norte. Canadá recibió una fuerte emigración británica, desarrolló su agricultura, ganadería, explotación forestal, minería, ferrocarriles, para la exportación de trigo, madera, pieles... Recibió el título de Dominio ya en 1867.
Australia, en Oceanía. Había sido una colonia penitenciaria desde finales del siglo XVIII. La explotación de la ganadería lanar y el descubrimiento de minas de oro a mediados del siglo XIX aumentaron la inmigración. Se convirtió en Dominio (1901).
Nueva Zelanda, en Oceanía. La colonización de Nueva Zelanda comenzó hacia 1840, dominando a la población maorí. Se basó en la explotación de la ganadería lanar. Se convirtió en Dominio (1907).
La Unión Sudafricana surgió a partir de la colonia holandesa de El Cabo, que pasó a dominio británico en 1815 y desde ella se entró al interior, rico en minas de oro y diamantes. La oposición de los zulúes negros y de los bóers (blancos de origen holandés que habían formado Estados independientes en el interior, en Transvaal y Orange) no impidió la conquista sucesiva de las repúblicas bóers, finalizada en la guerra de 1901-1903. Logró la condición de Dominio en 1909.
Colonias de explotación: India, África.
La India fue la principal colonia de explotación. Fue el núcleo de las colonias británicas en Asia, cuya protección explica tanto la expansión por su periferia, como la ocupación de puntos estratégicos en la ruta a la India. Desde la India los británicos realizaron expediciones de conquista a las zonas montañosas del norte y a la vecina Birmania.
La India, un enorme y poblado subcontinente, un gran mercado de los tejidos ingleses y suministrador de materias primas, fue conquistado progresivamente por la Compañía de la India, desde el siglo XVIII, yendo desde la costa hacia el interior por los valles fluviales, con una doble forma jurídica: anexión y protectorado. A mediados del siglo XIX, los británicos ya habían dominado todo el territorio y superaron la rebelión de 1856-1857. Entonces se proclamó la soberanía directa británica (1858) y, por fin, en 1876 la reina Victoria fue proclamada emperatriz de la India.
En Asia hubo otra colonia de explotación, particularmente intensa, en Malasia (caucho).
En África se establecieron otras colonias de explotación, además repartidas estratégicamente: Egipto, Sudán, Nigeria, Ghana, Kenia. Algunas incluso estuvieron a punto de ser colonias de poblamiento, como Kenia (por su clima benigno).
Las rutas del imperio.
Para mantener la cohesión y las comunicaciones de un imperio tan extendido, Gran Bretaña necesitaba dominar las principales rutas de comunicación marítima. En especial les interesaba las rutas de la India. Había dos: la larga atlántica-índica (que desde las costas europeas, bordeaba África, atravesaba el Índico y además permitía llegar a Australia y el Extremo Oriente); la más corta mediterránea-índica, favorecida cuando en 1869 se abrió el canal de Suez, que comunica el Mediterráneo con el Mar Rojo y el océano Índico.
Los británicos, para controlar estas rutas, ya se habían establecido (desde el siglo XVIII y sobre todo en la primera mitad del siglo XIX) en numerosos puntos de gran interés naval y comercial, y reforzaron su presencia en la segunda mitad del siglo XIX.
 Su dominio se extendía a todos los mares. Su control se puede seguir en las diversas líneas en que se subdividen las dos rutas anteriores:
Línea del Mediterráneo: Gibraltar (1704), Malta (1815), Chipre (1878), Egipto (1881).
Línea del Mar Rojo-Índico: Adén (1839), Socotora, Omán.
Línea de El Cabo-Índico: El Cabo, islas de Mauricio y Ceilán.
Líena del Sudeste Asiático: factorías comerciales en Singapur (Malasia, 1819) y Hong Kong (China, 1841).
Línea del Atlántico sur: islas de Santa Elena, Malvinas (1833).
Línea de la costa atlántica africana: Gambia, Sierra Leona, Ghana, Nigeria, El Cabo.
EL IMPERIO COLONIAL FRANCÉS.
Siempre había sido una potencia colonial, pero había sido expulsada por los británicos de sus grandes dominios en Canadá y de la mayor parte de la India. Hacia 1815 sólo le quedaban pequeños territorios en el Caribe, la Guayana, Senegal y factorías en la India.
Restableció la importancia de su imperio en el siglo XIX, en tres fases:
- Conquista de Argelia (1830-1857), iniciada por los Borbones y Luis de Orleans, y completada por Napoleón III.
- La ambiciosa política del Segundo Imperio (1853-1870), con las intervenciones en Indochina (conquista de Cochinchina, protectorado de Camboya) y México.
- La gran expansión durante la III República, a partir de de 1880 y defendida por Ferry, que ocupó Tunicia (1881), Madagascar (1882), el norte de Congo, Tonkín (1885).
Una colonia de poblamiento: Argelia.
Argelia fue invadida por los franceses en 1830, con el pretexto de eliminar la piratería, tras una larga lucha de guerrillas fue pacificada hacia 1857. Fue una colonia de poblamiento: en 1960 había un millón de franceses en el territorio, que ocupaban la mayor parte de los empleos importantes y de las empresas. Se expropiaron las mejores tierras de los indígenas y se entregaron a colonos franceses y de otros países (llegaron valencianos y mallorquines). La división de las tierras colectivas de los bereberes difundió el minifundismo, mientras las expropiaciones empujaban a los musulmanes hacia las ciudades. Cuando había insurrecciones las tierras de los rebeldes eran expropiadas, como pasó en la rebelión de la Gran Kabilia en 1871 con 500.000 habitantes.
Colonias de explotación: África, Indochina.
La gran expansión francesa se concentró en África del norte, donde se conquistaron Tunicia (protectorado, 1881), Marruecos (protectorado, 1912), sobre todo en el Sahara, desde Argelia al norte, Senegal al oeste, Costa de Marfil y Congo al sur, con el interior: Chad, Níger, Malí, Mauritania.
Madagascar fue ocupada desde 1895 por Liautey.
Indochina fue conquistada entre 1858 y 1907, por agregación de diversos países: Cochinchina, Camboya, Tonkín, Annam, Laos, parte de Tailandia. La forma jurídica normal fue el protectorado.
Islas del Caribe. El dominio de estas pequeñas islas, de gran riqueza agrícola, era muy anterior (s. XVII).

BIBLIOGRAFÍA.
Documentales.
Les guerres zulus: rius de sang. Primera parte de un documental sobre la evolución del poder zulú en Sudáfrica, a partir de la muerte del rey Shaka, creador del ejército zulú a principios del siglo XIX. El conflicto de 1879 llega a la batalla de Isandlwana. [http://es.wikipedia.org/wiki/Shaka] [http://es.wikipedia.org/wiki/Guerra_anglo-zulú]
Casaques vermelles, sang negra. Documental sobre las guerras entre británicos y zulúes en el siglo XIX. Reanuda el documental anterior sobre el conflicto de 1879 con el combate de Rorker’s Drift y los hechos posteriores, hasta el fin del rey Cettswayo en 1884.
Las guerras zulúes 1879. Documental. Duración: 51 minutos.


Exposiciones.
*<Colonia apócrifa>. León. MUSAC (21 junio 2014-6 enero 2015). 350 obras de 120 artistas, sobre el colonialismo español desde el siglo XV. Reseña de Morales, Clara. Conquistadores avergonzados. “El País” (23-VI-2014) 36.

Libros.
AA.VV. Los imperios frente a frente. Historia 16, nº 3. Madrid. En el siglo XIX.
Bertaux, Pierre. Africa desde la prehistoria hasta los Estados actuales. Historia Universal, nº 32. Siglo XXI. Madrid. 1972 (1966). 359 pp.
Burbank, Jane; Cooper, Frederick. Imperios. Una nueva vision de la Historia universal. Trad. de Juan Rabasseda y Teófilo de Lozoya. Crítica. Barcelona. 2011 (inglés 2010). 699 pp. Los autores son profesores de Historia en la Universidad de Nueva York y resumen la evolución de los principales Imperios de la Historia: chino, romano, holandés, español, francés, inglés, estadounidense, ruso… Tanta ambición conlleva numerosos errores en los datos concretos, que aparecen pequeños fallos casi en cada página, pero no son clamorosos. Aun así, en general sus análisis son correctos y coherentes con la mayor parte de la historiografía actual y se puede recomendar el libro para una historia general del imperialismo.
Coquery-Vidrovitch, C.; Moniot, H. Africa negra de 1800 a nuestros días. Nueva Clío 46. Labor. Barcelona. 1985. 416 pp.
Dalrymple, William. El último mogol. Belacqua. Barcelona. 2008 (2006 inglés). 616 pp. Biografía del último emperador mogol, protagonista del levantamiento cipayo en la India en 1857.
Duroselle, J.B. Europa, de 1815 a nuestros días. Vida política y relaciones internacionales. Col. Nueva Clío, nº 38. Labor. Barcelona. 1975.
Ferguson, Niall. El imperio británico. Cómo Gran Bretaña forjó el orden mundial. Debate. Barcelona. 2005. 493 pp.
Ferro, Marc (dir.). El libro negro del colonialismo. Siglos XVI al XXI: del exterminio al arrepentimientoLa Esfera de los Libros. Madrid. 2005 (2003 francés). 1051 pp.
Fieldhouse, D. K. Los imperios coloniales desde el siglo XVIII. H. Univ. n1 29. Siglo XXI. Madrid. 1984 (1965). 351 pp.
Fieldhouse, David K. Economía e Imperio. La expansión de Europa 1830-1914. Siglo XXI. Madrid. 1977 (1973). 565 pp
Guillen, Pierre. El imperio alemán (1871-1918). Vicens Vives. Barcelona. 1973. 349 pp.
Headrick, Daniel R. Los instrumentos del Imperio. Alianza. Madrid. 1989 (1981). 187 pp.
Hernández Sandoica, E. El colonialismo (1815-1873). Estructuras y cambios en los imperios coloniales. Síntesis. Madrid. 1992. 151 pp.
Ki-Zerbo, J. Historia del Africa Negra. Alianza. Madrid. 1980 (1972). 2 vs. 1.099 pp.
Lichtheim, George. El imperialismo. Alianza. Madrid. 1972. 197 pp.
Madridejos, Mateo. Colonialismo y neocolonialismoSalvat. Col. T.C. nº 63. Barcelona. 1975. 140 pp.
Martínez, J. U.; et al. El reparto de África. Cuadernos Historia 16, nº 39. Madrid. 1985. 31 pp.
Mauro, Frédéric. La expansión europea (1600-1870). Nueva Clío 27. Labor. Barcelona. 1968. 368 pp.
Morales Lezcano, V. El colonialismo hispano-francés en Marruecos (1898-1927). Siglo XXI. Madrid. 1976. 202 pp.
Miège, Jean Louis. Expansión europea y descolonización de 1870 a nuestros días. Nueva Clío 28. Labor. Barcelona. 1975. 364 pp.
Mommsen, Wolfgang J. La época del imperialismo. Europa 1885-1918. Historia Universal nº 28. Siglo XXI. Madrid. 1971 (1969). 360 pp.
Renouvin, Pierre. Historia de las relaciones internacionales. Akal. Madrid. 1985. 519 pp.
Renouvin, P. La crisis europea y la Primera Guerra Mundial. Akal. Madrid. 1990. 666 pp.
Rodríguez Braun, Carlos. La cuestión colonial y la economía clásica. Alianza. Madrid. 1989. 232 pp.
Smith, Tony. Los modelos de imperialismo. Estados Unidos, Gran Bretaña y el mundo tardíamente industrializado desde 1815. FCE. México. 1984 (1981 inglés). 283 pp.
Vidal Villa, J. M. Teorías del imperialismo. Anagrama. Barcelona. 1976. 352 pp.
Artículos.
O'Brien, Patrick K.; Prados de la Escosura, Leandro (eds.). The Cost and Benefits of European Imperialism from the Conquest of Ceuta, 1415, to the Treaty of Lusaka, 1974Twelth International Economic History Congress. Madrid. 1998. Número especial de “Revista de Historia Económica”, v. 16, nº 1.
Tortella, Gabriel. Los nuevos caminos de la historia económica. ““Claves de razón práctica”, 84 (julio-agosto 1998) 2-7. La economía de los imperios, 4-5.