Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura).

viernes, 28 de agosto de 2015

CS 2 UD 13. La población del planeta.

CS 2 UD 13. LA POBLACIÓN DEL PLANETA.

INTRODUCCIÓN.

1. DISTRIBUCIÓN ESPACIAL.
1.1. DISTRIBUCIÓN MUNDIAL DE LA POBLACIÓN.
El desequilibrio en la distribución.
Los principales focos.
Los grandes vacíos.
1.2. FACTORES DE LA DISTRIBUCIÓN ESPACIAL.
FÍSICOS.
Los factores del clima, la latitud, la altitud, el relieve y las catástrofes.
HUMANOS.
Los factores histórico-culturales.
ECONÓMICOS.
Los factores de localización de recursos y actividades.

2. ESTRUCTURA.
2.1. ESTRUCTURA BIOLÓGICA.
Composición por edad y sexo. Representación en pirámides de población.
2.2. ESTRUCTURA SOCIOECONÓMICA.
POBLACIÓN ACTIVA Y PASIVA. EL PARO.
Tasa de actividad y tasa de paro.
SECTORES ECONÓMICOS.
Sectores primario, secundario y terciario.

3. CRECIMIENTO DEMOGRÁFICO.
Tasa de crecimiento natural.
3.1. NATALIDAD.
Tasas de natalidad y fecundidad.
EVOLUCIÓN.
CLASIFICACIÓN ESPACIAL.
FACTORES.
3.2. MORTALIDAD.
Tasa de mortalidad, tasa de mortalidad específica (infantil, esperanza de vida.
EVOLUCIÓN.
CLASIFICACIÓN ESPACIAL.
FACTORES.

4. MODELOS DEMOGRÁFICOS.
TEORÍA DE LA TRANSICIÓN DEMOGRÁFICA.
4.1. MODELO DEMOGRÁFICO VIEJO.
4.2. MODELO DEMOGRÁFICO JOVEN.

5. MOVIMIENTOS MIGRATORIOS.
5.1. MIGRACIONES Y SUS CAUSAS.
5.2. CLASIFICACIÓN.
MIGRACIONES INTERIORES.
MIGRACIONES INTERNACIONALES.

6. PROBLEMAS DEMOGRÁFICOS.
6.1. EXPLOSIÓN DEMOGRÁFICA.
6.2. ENVEJECIMIENTO.
6.3. EMIGRACIÓN SUR-NORTE.

7. DESIGUALDADES SOCIALES.

8. POLÍTICAS DEMOGRÁFICAS.

APÉNDICE: GLOSARIO

INTRODUCCIÓN.
La UD afronta una visión general de la población de la Tierra, con especial atención a os modelos demográficos y las desigualdades sociales.
Un resumen.
La geografía de la población describe la sociedad en la relación población-espacio: distribución, composición, movimientos (Demografía) y aspectos como la lengua, raza, religión o cultura (Etnología). Conocer esta relación es fundamental para que los Estados puedan planificar cuestiones como la percepción de impuestos o la adecuada dotación de servicios.
Las fuentes demográficas son en la actualidad los censos y padrones, e históricamente documentos fiscales, registros parroquiales, datos de hospitales...

1. DISTRIBUCIÓN ESPACIAL.
1.1. DISTRIBUCIÓN MUNDIAL DE LA POBLACIÓN.
El desequilibrio en la distribución.

Mapa mundial de densidad de población.

Hay grandes diferencias en la distribución de la población según hemisferios, continentes y desarrollo. De la población mundial, estimada en 6.900 millones de habitantes en 2012, casi el 90% vive en el hemisferio Norte y el 80% entre los 20º y los 60º de latitud Norte. Sólo Asia tiene ya el 60% de la población. Los países desarrollados tienen el 25% y los subdesarrollados el 75% de la población. En cada continente la población se concentra en la periferia litoral y por debajo de los 500 millones de altitud.
Los principales focos.
Sobre el 10% de las tierras emergidas viven casi 2/3 de la Humanidad. Los principales focos de población son:
- Asia Oriental.
- Asia Meridional.
- Europa.
- Parte de América del Norte.
Los grandes vacíos.
Sobre el 25% de las tierras emergidas vive sólo el 2% de la Humanidad. Los grandes vacíos demográficos son:
- Zonas frías y glaciales.
- Zonas desérticas.
- Zonas cálidas y húmedas ecuatoriales.
- Zonas montañosas.
1.2. FACTORES DE LA DISTRIBUCIÓN ESPACIAL.
FÍSICOS.
Los factores del clima, la latitud, la altitud, el relieve y las catástrofes.
Los principales factores físicos son el clima, la latitud, la altitud, el relieve y las catástrofes.
Clima. Las bajas temperaturas de las zonas polares, la sequedad de los desiertos subtropicales y el calor húmedo de las zonas tropicales explican los desiertos humanos. La tecnología permite superar gran parte de estos inconvenientes.
Latitud. El hombre se concentra en las zonas templadas, huyendo de las zonas polares.
Altitud. La excesiva altitud supone un límite absoluto a los 6.000 m. La densidad humana decrece claramente con la altitud, excepto en los trópicos (donde es una ventaja para combatir el calor).
Relieve.La población mundial se concentra especialmente en las zonas costeras, en las llanuras, riberas de los ríos...
Catástrofes. El hombre se aleja de las zonas con peligro de catástrofes naturales: volcanes, terremotos, inundaciones, tifones, tornados...
HUMANOS.
Los factores histórico-culturales.
Los factores humanos son históricos y culturales, que pueden considerarse unidos. Estos factores histórico-culturales son determinantes. Las Revoluciones agrícola del Neolítico y la industrial de los siglos XVIII y XIX explican la creación de los cuatro grandes focos de población mundial, al crear enormes inversiones de capital y trabajo que han transformado el espacio. El Nilo es un buen ejemplo de espacio natural inhóspito, pero hoy muy humanizado y poblado.
En cambio, la ausencia de estos grandes avances histórico-culturales explica el atraso de África, que además padeció las consecuencias de la sangría del tráfico de esclavos hacia otros continentes.
ECONÓMICOS.
Los factores de localización de recursos y actividades.
Los factores económicos son también determinantes y consisten en la localización de recursos naturales y actividades económicas: el hombre se concentra en las amplias llanuras fértiles y cultivables, en las cuencas de los ríos, en las zonas mineras e industriales, en los puntos con mejores comunicaciones o en las mismas vías de comunicación fluvial o terrestre, incluso en montañas con deportes invernales... en definitiva en las zonas con grandes recursos económicos.

2. ESTRUCTURA.
Hay diferentes criterios de clasificación de la estructura de la población, siendo el más común el “criterio demográfico” que estudia la población por su sexo y edad. Esto sirve para conocer el pasado demográfico y el futuro, para hacer previsiones de gasto social, etc. Hay dos tipos básicos de estructura:
Biológica (composición por edad y sexo).
Profesional (población activa y pasiva; por sectores económicos).
2.1. ESTRUCTURA BIOLÓGICA.
Composición por edad y sexo. Representación en pirámides de población.
La estructura biológica de la población es representada por una pirámide de sexos y edades.
La pirámide de edades es un gráfico que representa las distribución de una población en función del año de nacimiento, es decir de la edad. Se distinguen los hombres, representados en la izquierda, y las mujeres, en la derecha.
La sex ratio es la relación entre los hombres y mujeres. En los países desarrollados nacen más varones que mujeres (105 contra 100) pero la mortalidad masculina es mayor: guerra, enfermedad infantil de los varones, trabajos más penosos. En los países subdesarrollados ocurre al revés, debido a los partos y los trabajos femeninos más penosos. Otra causa de desequilibrio es la emigración de los varones.
 La división por grupos de edades es más importante y explica la evolución de la natalidad, mortalidad, migraciones, población activa, cargas pasivas. Hay tres grandes grupos de edades: infantil, adulta, senil.
Para Veyret un país es joven si la población mayor de 60 años es 0,4 respecto a la menor de 20 años, lo que permite tener una reserva de trabajo, pero en contra puede ser una carga alimenticia excesiva si el país es subdesarrollado.
El envejecimiento de población tiene lugar si la población mayor de 60 años tiene un ratio de 0,5 o mayor, lo que puede causar graves problemas de cargas sociales.
2.2. ESTRUCTURA SOCIOECONÓMICA.
En todas las poblaciones se dan formas de organización social. Las personas ocupan una posición concreta en esta organización según las actividades profesionales y la situación económica. Se puede trabajar o estar en el paro, ser estudiante o estar jubilado, ser agricultor, vendedor o de cualquier otra profesión.
POBLACIÓN ACTIVA Y PASIVA. EL PARO.
Hay que distinguir entre población activa y población pasiva. La activa es la que ejerce una profesión o está en paro. La pasiva es la formada por niños, jóvenes sin edad de trabajar, enfermos, rentistas y viejos.
Tasa de actividad y tasa de paro.
La tasa de actividad representa la relación entre la población activa y la población total. También es indicativa la tasa de paro, que representa la relación entre la población activa en paro y la activa total.
Los países desarrollados tienen una tasa de actividad entre el 40 y el 50% mientras que los subdesarrollados están por debajo del 40% de media. La tasa de paro se ha incrementado enormemente desde la crisis de 1973 en los países desarrollados, aunque hay notables diferencias, pues Japón está históricamente en un máximo del 4% y España apenas bajó del 10% en 2007 y ha remontado casi al 25% en 2012, mientras que los subdesarrollados tienen índices muy superiores, entre el 20% y el 50% de media, aunque en algunos el paro alcanza más del 70% del total, como en Haití.
SECTORES ECONÓMICOS.
Sectores primario, secundario y terciario.
Los sectores productivos, según Clark, son:
1) Primario: agricultura, ganadería, pesca, silvicultura, caza.
2) Secundario: minería, energía, industria, construcción.
3) Terciario, que ofrece servicios: administración, comercio, transporte, turismo, ocio, finanzas...         
Los criterios de Fisher (1926), Clark (1940) y Fourastié (1954) coinciden en la denominación de los sectores, pero divergen en las actividades. Para los dos primeros hay una simple enumeración de actividades y para Fourastié su adscripción se debe al progreso técnico. La más seguida es la de Clark.
Hay diferentes proporciones de población activa en los distintos sectores Primario, Secundario y Terciario según el grado de desarrollo del país, región, ciudad... Generalmente, el sector primario tiene más del 60% en los países subdesarrollados y menos del 10% en los desarrollados; el sector secundario tiene menos del 20% en los países subdesarrollados y entre el 20 y el 40% en los desarrollados; el sector terciario tiene entre el 20 y el 40% en los países subdesarrollados y entre el 50 y el 80% en los desarrollados.
Ha habido una evolución, primero con un transvase de población activa del sector primario al secundario y, finalmente, con un transvase desde estos dos sectores al terciario, que es el que está creciendo más en las sociedades desarrolladas, con la expectativa de que superará el 80% en poco tiempo. En la actualidad el sector terciario es el mayoritario en los países desarrollados, siendo muy minoritario el primario, al revés de los países subdesarrollados. Se está desarrollando un nuevo sector, el llamado cuaternario, con las profesiones de alta dirección y actividad política, económica, cultural y social, pero en las estadísticas aún consta como parte del terciario.

3. CRECIMIENTO DEMOGRÁFICO.
El crecimiento demográfico se produce por la diferencia positiva entre la tasa de natalidad y la de mortalidad, más la diferencia en los movimientos de población.         
Tasa de crecimiento natural.
Se consigue a partir del número de nacimientos menos el número de defunciones, cuyo resultado es dividido por la población total, y multiplicado por 100.
3.1. NATALIDAD.
Tasas de natalidad y fecundidad.
Los instrumentos para su estudio son la tasa bruta de natalidad y la tasa bruta de fecundidad. Se calcula que para que una sociedad se reproduzca de un modo natural y se mantenga debe tener una tasa de fecundidad de al menos 2,1 hijos por mujer.
Tasa bruta de natalidad: relación en tantos por mil entre el número de nacidos en un periodo de tiempo y el promedio de la población total existente en dicho periodo.
Tasa bruta de fecundidad: número de nacidos por cada mil mujeres en edad de procrear. Estadísticamente se consideran fértiles las comprendidas entre 15 y 49 años en un periodo de tiempo (generalmente un año).
EVOLUCIÓN.
La tasa bruta de natalidad oscilaba hasta el siglo XIX en 35-40%. Hay un paulatino ascenso durante el siglo XIX en los países industrializados y otro repunte tras la II Guerra Mundial, el baby boom. Hay una tendencia descendente a partir de 1960 en los países desarrollados, hasta llegar a un estancamiento vegetativo, pero cuando parecía que se entraría en una fase negativa ha ocurrido un fenómeno sorprendente: la recuperación de la tasa bruta de natalidad (por ejemplo Suecia, antes el país de menor tasa de natalidad de Europa y hoy el de mayor tasa). En general, el descenso de los índices se asocia al crecimiento económico.
CLASIFICACIÓN ESPACIAL.
La mayor tasa de natalidad se da en los países y regiones con menor uso de anticonceptivos, menor tasa de escolarización femenina y de proporción urbana, baja renta per cápita y alta tasa de mortalidad infantil.
- Países subdesarrollados: tienen tasa de natalidad superior al 3% África, la mayor parte de Asia y América Latina, salvo algunos países.
- Países mesodesarrollados: tienen tasa de natalidad entre 1,6 y 3% algunos países mediterráneos y comunistas.
- Países desarrollados: tienen tasa de natalidad inferior al 1,6% la mayor parte de Europa, Japón, América del Norte.
FACTORES.
La natalidad está condicionada por una serie de factores:
Económicos. Los países subdesarrollados se acercan a la natalidad natural, mientras que los desarrollados presentan tasas bajas. Por excepción, China y Cuba han impuesto el control de la natalidad.
Biológicos: raza, clima, nutrición...
Demográficos: estructura de la población por sexo y edades, nupcialidad, mortalidad infantil. Nacen 105 varones por cada 100 hembras, para compensar la mayor mortalidad infantil de los varones.
Sociales: las distintas clases sociales tienen conductas natalicias distintas, así como la población rural y urbana. La emancipación de la mujer desciende la natalidad.
Religiosos: los musulmanes e hindúes son natalistas, los católicos más que los protestantes, los religiosos más que los ateos, etc.
Ideológicos: las tesis de Malthus han influido en la política demográfica, al razonar el peligro de un crecimiento demográfico geométrico mientras que la población crece en progresión aritmética. El hedonismo y consumismo, la menor nupcialidad de las sociedades modernas, el ecologismo radical, etc., también disminuyen la natalidad.
3.2. MORTALIDAD.
Tasa de mortalidad, tasa de mortalidad específica (infantil, esperanza de vida).
Los instrumentos para su conocimiento son la tasa bruta de mortalidad, tasa de mortalidad específica (infantil sobre todo), esperanza de vida.
Tasa bruta de mortalidad: número de defunciones por cada mil habitantes en un año. Se obtiene dividiendo el número de defunciones por el número de habitantes y multiplicando por 1.000.
Tasa de mortalidad infantil: se calcula dividiendo el número de niños fallecidos menores de un año, entre el número de niños nacidos vivos en dicho año y multiplicándolo por mil.
Esperanza de vida. Promedio de las duraciones posibles de vida, ponderadas por sus probabilidades. Son los años que puede vivir en promedio un recién nacido y por eso se llama esperanza de vida al nacer.
EVOLUCIÓN.
Ha habido una evolución en la tasa de mortalidad con un descenso progresivo desde el 3% en el siglo XVIII, sobre todo por los avances en medicina y alimentación. En los países desarrollados bajaron por debajo del 2% antes de 1939 y por debajo del 1% antes de 1950. En los países subdesarrollados el descenso ha sido más tardío pero igualmente profundo. Hoy la mortalidad mundial está sobre el 0,9% de media.
La mortalidad infantil ha bajado aun más rápidamente, de un índice del 200 por mil al menos de 20 por mil.
Como consecuencia, la esperanza de vida ha aumentado espectacularmente. En España hacia 1900 era de 35 años y hoy es de más de 81 años, con una superioridad de las mujeres (84) sobre los hombres (79), de unos cinco años.
Las causas de que la mortalidad masculina sea generalmente mayor son que los hombres hacen los trabajos más duros, las guerras y la mayor mortalidad infantil de los niños. En cambio, en los países subdesarrollados puede haber una mayor mortalidad femenina debido a la peligrosidad de los partos y porque la mujer desempeña los trabajos muy penosos.
CLASIFICACIÓN ESPACIAL.
Había en el pasado grandes diferencias según el grado de desarrollo: los países desarrollados tenían índices de mortalidad bajos y los países subdesarrollados tenían otros muy altos. Pero hoy es difícil una clasificación espacial por países, porque muchos países subdesarrollados han progresado en sanidad y alimentación por encima de su desarrollo económico y porque su población en muy joven, mientras que algunos países desarrollados demasiado envejecidos han aumentado su tasa de mortalidad (Alemania, Austria).
FACTORES:
Biológicos: morbilidad por selección natural, resistencia a las enfermedades endémicas, raza, sexo, edad, estado civil, alimentación...
Sociales. En general un nivel de bienestar en estos factores se relaciona con una menor mortalidad. Pueden ser:
- Condiciones higiénico-sanitarias.
- Tipo de hábitat.
- Ocupación.
- Ingresos.
- Educación.

4. MODELOS DEMOGRÁFICOS.
TEORÍA DE LA TRANSICIÓN DEMOGRÁFICA.




La transición demográfica es el paso de un régimen demográfico en el que la mortalidad es compensada por una fuerte natalidad a un régimen en que la mortalidad reducida está en equilibrio con una natalidad controlada.
La teoría de la transición demográfica comenzó con las tesis de W. Thompson (1929) y F. Notestein (1945), que establecieron tres fases (primitiva, transicional, evolucionada). Tras haber sido corregida varias veces, actualmente se considera que hay una transición en cuatro fases:
1) Primitiva o preindustrial. Altas tasas de natalidad y mortalidad. Había un escaso crecimiento demográfico, con un moderado incremento a medio plazo que se perdía en un breve plazo por la mortandad catastrófica: hambres, epidemias, guerras...
2) Primera fase de transición. Se producen cambios revolucionarios: desaparición de las grandes mortandades catastróficas, reducción de la mortalidad ordinaria, mantenimiento de la elevada natalidad alta, con un gran crecimiento natural. Esta fase tiene una subfase final, en la que hay un descenso tanto de la mortalidad como de la natalidad, este menor, por lo que hay una máxima tasa de crecimiento natural.
3) Segunda fase de transición. Suave descenso de la mortalidad, con un descenso progresivo y aun mayor de la natalidad y, por lo tanto, del crecimiento natural.
4) Fase moderna o evolucionada, de equilibrio. Tasas de natalidad y mortalidad muy bajas, crecimiento moderado o débil (cercano al primitivo), hasta llegar al equilibrio natural.
Las previsiones de futuro apuntan a una homogeneización de los índices de natalidad, mortalidad y crecimiento entre los distintos países, con una tendencia general a la baja. Pero es evidente que hay muchas variaciones entre los países, por la pluralidad de factores que intervienen. En suma, este modelo sólo tiene una validez explicativa general, dadas unas condiciones X.
Otro modelo de cuatro etapas, con un criterio biológico, es el de juventud, adolescencia, adulta y senil. En este caso, se elimina la etapa primitiva.
Basándose en la teoría de la transición, en la mayoría de los manuales se distinguen en la actualidad dos grandes modelos, uno viejo y otro joven.
4.1. MODELO DEMOGRÁFICO VIEJO.
Tiene un débil o nulo crecimiento vegetativo, inferior al 1% anual o negativo (Alemania), con tasa de natalidad baja y tasa de mortalidad en ascenso (por el envejecimiento). Es mayoritario en los países desarrollados. Se estima que en Europa en 2030 el 40% de la población tendrá más de 60 años.
Ventajas: los recursos crecen más que la población, la población activa no tiene que sostener una base ancha, hay más oportunidades de empleo.
Inconvenientes: aumentan las cargas pasivas de la población senil, disminuye la población activa, se requieren inmigrantes (con problemas de integración), se pierde capacidad de iniciativa, hay un envejecimiento de los cuadros de mando.
4.2. MODELO DEMOGRÁFICO JOVEN.
Tiene un fuerte crecimiento vegetativo, superior al 2% anual, con elevadas tasas de natalidad, superiores al 3%, y tasas de mortalidad moderadas o bajas. Es mayoritario en los países subdesarrollados.
Ventajas: poca carga pasiva de los viejos, futura mano de obra en los niños actuales, mano de obra abundante y barata.
Inconvenientes: problemas de alimentación y de grave escasez de recursos, viviendas, escuelas, sanidad, puestos de trabajo. Hay un círculo vicioso de pobreza.
Los países de una pirámide más cercana a la figura misma de la pirámide, con un crecimiento del 1-2%, son los más favorables para un desarrollo futuro.

5. MOVIMIENTOS MIGRATORIOS.
5.1. MIGRACIONES Y SUS CAUSAS.
Concepto: movimientos espaciales de población fuera de su lugar de origen (emigración) para instalarse en otro lugar (inmigración).
Causas: el desequilibrio entre población y recursos, la inquietud por mejorar el estatus económico y social, la búsqueda de trabajo, la educación en países o regiones desarrollados, la jubilación de las clases medias, etc. También hay migraciones forzosas por las guerras y la opresión política o social.

Milanovic [Las causas económicas de las migraciones. “El País” (30-X-2013)] resume las causas de la presión migratoria: la desigualdad salarial entre los países pobres y los ricos (EE UU tiene una renta per cápita 50 veces superior a la de Madagascar, cuando en 1960 era solo 10 veces), el mayor conocimiento de esta desigualdad (sobre todo por la globalización de Internet y la televisión, y la mayor apertura a la información) y el menor coste de transporte entre el Tercer Mundo y el Primero. Las respuestas pueden ser dos; la represiva, cuyos resultados son ineficaces en general; y la reguladora e integradora, que es más costosa a corto plazo pero más eficaz a largo plazo.

5.2. CLASIFICACIÓN.
- Según se respete o no la libertad individual: voluntarias o forzosas.
- Según la duración de la migración: estacionales (verano, vendimia), temporales (laborales), permanentes (económicas, políticas), continuas (nómadas) y la continua diaria de la residencia al trabajo -que está creciendo enormemente con la rururbanización y el progreso de los medios de transporte-.
- Según la amplitud espacial de movimientos: interiores e internacionales.
- Según si son individuales o familiares.    
MIGRACIONES INTERIORES.
Hay dos tipos destacados:
- De la montaña a la llanura.
Rural hacia las ciudades o la costa.
Son movimientos muy importantes en número. En España crecieron con ellos las ciudades industriales y ahora a las zonas costeras con actividad turística y de servicios. En EE UU destacan la emigración de los jubilados hacia la cálida Florida y de los jóvenes hacia la próspera California. En China destaca la masiva emigración desde el interior rural hacia las zonas industriales de la costa.
MIGRACIONES INTERNACIONALES.
Pueden ser continentales (favorecidos ahora por la unidad política de la UE), intercontinentales, de Europa a América en el pasado, con una época dorada entre 1840 y 1914.
Hoy destacan las migraciones políticas, por ejemplo de Cuba o la exYugoslavia, y económicas, del Sur pobre al Norte rico, del Este al Oeste, como ocurre en las fronteras de México con EE UU, Marruecos con España, Polonia con Alemania.
En la UE comienzan a ser importantes las emigraciones de carácter residencial desde los países centroeuropeos hacia el Mediterráneo, como es el caso de los alemanes en Mallorca, en edades medias o ya en la de jubilación.
Antonio Marquina, catedrático de Seguridad y Cooperación Internacional de la Universidad Complutense de Madrid, en una entrevista en “El País” (23-I-2012), afirma ‹‹Será imposible cerrar las fronteras a las migraciones›› y sostiene que los gobiernos, pese a los problemas a corto plazo que implica la apertura, deberán abrirse a largo plazo a la inmigración debido al envejecimiento de la población en Europa y Asia, el aumento de los refugiados políticos, la crisis económica y los efectos del cambio climático.

6. PROBLEMAS DEMOGRÁFICOS.
Los mayores problemas son tres: la explosión demográfica en los países subdesarrollados, el más grave de los tres; su contrario, el envejecimiento en los países desarrollados; y la emigración masiva entre ambos polos de población.
6.1. EXPLOSIÓN DEMOGRÁFICA.
Se calcula que la población de la Tierra era de 1 millón en el Paleolítico, 250 millones a principios de nuestra Era, 500 millones hacia 1650, 700 millones hacia 1750, 1.170 millones hacia 1850 y 1.625 millones hacia 1900. En 1950 ya era de 2.515 millones y en 1994 es de 5.420 millones de habitantes. Nacen al año 125 millones de personas y mueren 55 millones­, con un incremento anual de 70 millones.
La enorme explosión demográfica desde el siglo XIX se debe a la última gran revolución, la Industrial, intensificada y extendida mundialmente desde c. 1950 y que viene acompañada de una creciente concentración urbana. Esto origina graves problemas de alimentación, trabajo, educación, sanidad, vivienda, transporte, cultura...
Así, el siglo XXI se presenta como el siglo de las multitudes. Según la III Conferencia sobre Población y Desarrollo (El Cairo, 1994) habría en el 2010 unos 7.115 millones (en realidad fueron 6.800) y en el 2025 unos 9.000 millones, con un crecimiento centrado en el Tercer Mundo.
6.2. ENVEJECIMIENTO.
El Primer Mundo tiene el problema contrario: la caída de su tasa de natalidad y el consiguiente envejecimiento de la población, lo que implica un futuro preocupante, por las mayores cargas sociales a los empleados, la pérdida de iniciativa e innovación...
6.3. EMIGRACIÓN SUR-NORTE.
Las poblaciones desesperadas del Hemisferio Sur presionan sobre las fronteras del Norte: EE UU y la UE son las grandes zonas atractivas para poblaciones muy distintas en religión, etnia, cultura, con graves implicaciones sociales de racismo, marginación social, desempleo, gastos sociales...

7. DESIGUALDADES SOCIALES.
La miseria aumenta como resultado de los desequilibrios entre población y recursos y del desigual reparto de la riqueza en el seno de la ciudad. La miseria del Tercer Mundo provocará gigantescas migraciones, con conflictos sociales y políticos inimaginables hoy en día. Los datos son preocupantes:
Un tercio de la Humanidad parece condenada a la pobreza perenne. Según el Informe de Desarrollo Humano de la ONU en los últimos 30 años los países industrializados han doblado la distancia que los separa del Tercer Mundo y cifra en un 35% el número de personas que viven en niveles de desarrollo humano bajos. En el 2000 había 1.300 millones de pobres y en 2011 otro tanto, un 17% más que en 1994. La pobreza afectará al 30% de la población mundial, al mismo tiempo que el paro se convierte en estructural incluso en el Primer Mundo: 25 millones de parados en la UE en julio de 2012.
El 96% del crecimiento de la población en los próximos 30 años se concentrará en el Tercer Mundo. Mientras la esperanza de vida en los países desarrollados se acerca a los 80 años, en los países subdesarrollados está apenas sobre los 50 años. En el mundo sufren malnutrición crónica 190 millones de niños y mueren de enfermedades evitables (con una vacuna) 8 millones de niños. En los últimos 25 años el número de refugiados ha pasado de 2,5 a 20 millones y en los últimos 10 años han debido emigrar 100 millones.
El hacinamiento urbano es enorme: en el 2010 un poco más del 50% de la población vivía en ciudades. El próximo siglo será el de las megalópolis. En el 2000 la ciudad de México tenía 24,4 millones, Sao Paulo 23,6, Calcuta 16, Shanghái 14,7, y continúan creciendo las multitudes urbanas.

8. POLÍTICAS DEMOGRÁFICAS.
Para paliar esta explosión hay distintas políticas demográficas, basadas en el control de natalidad con anticonceptivos y el aborto.
Pero la solución se alarga en el tiempo y cada día se hace más patente que estas medidas deben acompañarse de una educación y emancipación de la mujer y de un mayor desarrollo económico y social del Tercer Mundo, que a la postre es la mejor garantía de un control demográfico eficaz.
Los expertos coinciden en que la mejor planificación familiar llega con la educación de la mujer.

APÉNDICE: GLOSARIO.
Baby boom. Aumento de la fecundidad en el conjunto de los países occidentales tras la II Guerra Mundial. En Francia duró desde 1946 a 1967.
Censo. El censo es una operación mediante la cual los poderes públicos cuentan los individuos presentes clasificándolos según distintos criterios.
Cohorte. Conjunto de individuos nacidos en mismo periodo.
Demografía. Disciplina científica cuyo objetivo es estudiar la evolución de la cantidad (efectivo) y de la estructura de una colectividad.
Densidad. Cantidad de habitantes por km².
Ecuación de Lotka. Fórmula que relaciona la tasa de variación con las tasas de mortalidad y las tasas de fecundidad.
Efectivo. El número total de individuos presentes en una colectividad (ciudad, nación, etnia, etc.).
Esperanza de vida. Promedio de las duraciones posibles de vida, ponderadas por sus probabilidades. Son los años que puede vivir en promedio un recién nacido (por eso se llama esperanza de vida al nacer).
Esperanza matemática. Promedio de los valores posibles de una variable aleatoria ponderados por sus probabilidades.
Estadística. Conjunto de las cifras que describen una realidad observada.
Explosión exponencial. Evolución de una población cuyo crecimiento anual del efectivo es proporcional al efectivo ya alcanzado.
Generación. En una población corresponde a la clasificación de los individuos por grupos de edad de unos 25 años. En una familia se refiere a los padres, hijos, nietos.
Índice de fecundidad del momento. Tasa de reproducción de una cohorte ficticia que tuviese en cada edad la fecundidad que tuvieron las mujeres de esa edad durante un año determinado.
Intercambios migratorios. Traslado de las poblaciones de una nación a otra o de un continente a otro.
Maltusianismo. Doctrina que preconiza los métodos anticonceptivos insistiendo en los peligros de un crecimiento exponencial de la población mientras los recursos tienen sólo un crecimiento aritmético.
Pirámide de edades. Gráfico que representa la distribución de una población en función del año de nacimiento, es decir de la edad. Tradicionalmente se distinguen los hombres, representados en la izquierda, y las mujeres, en la derecha.
Población estable. Población en la que las tasas de mortalidad y de fecundidad son duraderamente constantes.
Población estacionaria. Población en la que los nacimientos compensan los fallecimientos.
Probabilidad. Número que se caracteriza por la confianza en que ocurra un acontecimiento.
Registro civil. Conjunto de los registros de los acontecimientos esenciales (nacimiento, matrimonio, defunción).
Tasa de crecimiento natural. Se consigue a partir del número de nacimientos menos el número de defunciones, cuyo resultado es dividido por la población total, y multiplicado por 100.
Tabla de fecundidad. Conjunto del número de hijos procreados en cada edad por 1.000 mujeres contempladas a partir de su nacimiento.
Tasa bruta de fecundidad: número de nacidos por cada mil mujeres en edad de procrear. Estadísticamente se consideran fértiles las comprendidas entre 15 y 49 años en un periodo de tiempo (generalmente un año).
Tasa de fecundidad por edad: relaciona en tantos por mil el número de nacidos de madres de una cierta edad con el total de mujeres de la misma edad.
Tasa bruta de natalidad: relación en tantos por mil entre el número de nacidos en un periodo de tiempo y el promedio de la población total existente en dicho periodo.
Descendencia media: número de hijos por mujer. Se calcula dividiendo la suma de las tasas por edades por mil.
Tasa de reproducción bruta: tasa de reemplazo de la población, que expresa el número medio de hijas por mujer.
Tasa neta de reproducción. Número promedio de niñas procreadas por las mujeres de una cohorte determinada.
Tabla de mortalidad. Conjunto del número de supervivientes en cada edad por cada 1.000 individuos contemplados a partir de su nacimiento.
Tasa bruta de mortalidad: número de defunciones por cada mil habitantes en un año. Se obtiene dividiendo el número de defunciones por el número de habitantes y multiplicando por 1.000.
Tasa de mortalidad por edades: se obtiene dividiendo el número de fallecidos de cada grupo de edades por la población total del grupo multiplicándola por mil.
Tasa de mortalidad infantil: se calcula dividiendo el número de niños fallecidos menores de un año, entre el número de niños nacidos vivos en dicho año y multiplicándolo por mil.
Transición demográfica. Paso de un régimen demográfico en el que la mortalidad es compensada por una fuerte natalidad a un régimen en que la mortalidad reducida está en equilibrio con una fecundidad controlada.

BIBLIOGRAFÍA.
Internet.
Libros.
Abellán García; et al. La población del mundo. Síntesis. Madrid. 1991. 198 pp.
Bernabéu Mestre, J. Enfermedad y población. Seminari d’Estudis sobre la Ciència. València. 1994. 127 pp.
Casas Torres, J. M. Población, desarrollo y calidad de vida. Rialp. Madrid. 1982. 491 pp.
Derruau, Max. Tratado de Geografía Humana. Vicens-Vives. Barcelona. 1981 (1976). 477 pp.
George, Pierre. Geografía de la poblaciónOikos-Tau. Barcelona. 1971 (1965 francés). 128 pp.
George, P. Población y poblamiento. Península. Barcelona. 1979 (1969 francés). 209 pp.
González Muñoz, Carmen. Composición de la población mundial. Cincel. Madrid. 1987. 134 pp.
Haggett, Peter. Análisis locacional en la Geografía Humana. Gustavo Gili. Barcelona. 1976. 434 pp.

Jacquard, Albert. La explosión demográfica. Debate. Madrid. 1994 (1993). 123 pp.
Olivera, Ana. Geografía de la salud. Síntesis. Madrid. 1993. 160 pp.
Puyol, R. Población y espacio. Problemas demográficos mundiales. Cincel. Madrid. 1991. 136 pp.
Puyol, R. La población. pp. 51-238. en Puyol, Rafael; Estébanez, José; Méndez, Ricardo. Geografía Humana. Cátedra. Madrid. 1992. 727 pp.
Smith, D.M. Geografía HumanaOikos-Tau. Barcelona. 1980. 586 pp.
Tamames, R. Estructura económica internacionalAlianza. Madrid. 1991. 451 pp.

Vinuesa, J.; Zamora, F.; Génova, R.; Serrano, P.; Recaño, J. Demografía. Análisis y proyecciones. Síntesis. Madrid. 1994. 365 pp.

Artículos. Orden cronológico.

Gozálvez Pérez, V. La geografía de la población en la planificación del territorio, en “Investigaciones Geográficas” nº 7, Instituto Universitario de Geografía. Alicante (1989) 19-30.
Tobio, C.; Sánchez Montañés, J. Las fuentes de datos demográficos y socioeconómicos para el planeamiento, en “Ciudad y Territorio”, nº 84, MOPMA, Madrid (1990) 141-150.
Calderón, Verónica. ¿Somos demasiados? “El País” (6-XI-2009) 34-35. Prospectiva demográfica mundial. Méndez, Rafael. Entrevista a Paul R. Ehrlich / Biólogo de poblaciones (35).
Ceberio Belaza, Mónica. El mundo entero envejece. “El País” (19-I-2010) 37. Mapas y gráficos mundiales.
Blanco, Patricia R. Entrevista. Almuerzo con… Antonio Marquina. “El País” (23-I-2012) 56. Marquina es catedrático de Seguridad y Cooperación Internacional de la Universidad Complutense de Madrid.
Huete Machado, Lola. Unos 300 niños nacen en el mundo mientras usted lee esta página. “El País” Semanal 1.844 (29-I-2012) 36-45.
Milanovic, Branko. Las causas económicas de las migraciones. “El País” (30-X-2013) 27-28. 
Paone, Mariangela. El emigrante ya no mira solo al Norte. “El País” (30-I-2014) 34-35. Los emigrantes ya no van solo a Europa y EE UU, sino que miran también a los países emergentes, desde China e India a México o Marruecos.
Ansede, Manuel. Un plan contra la ultrapobreza que funciona. “El País” (15-V-2015) 25. Proyectos de economistas de microayudas que tienen éxito en sacar de la pobreza en el Tercer Mundo.
Costantini, Luca. India se convertirá en el país más poblado en 2022. “El País” (30-VII-2015) 8. Las previsiones de la ONU de aumento de la población en el mundo hasta 2050.

lunes, 24 de agosto de 2015

HE UD 02. La Hispania romana y el reino visigodo.

HE UD 02. LA HISPANIA ROMANA Y EL REINO VISIGODO.

LA HISPANIA ROMANA.
La conquista romana de Hispania.
Hispania, un territorio del Imperio Romano.
La Baleárica, provincia romana.
Dosier: La vida cotidiana en las ciudades de Hispania.
El legado de Roma en Hispania.
EL REINO VISIGODO.

LA HISPANIA ROMANA.
La conquista romana de Hispania.


Mapa de la conquista romana, a partir de la zona al norte del Ebro.

Hispania, un territorio del Imperio Romano.
La Baleárica, provincia romana.
Dosier: La vida cotidiana en las ciudades de Hispania.


La ciudad romana de Barcino (Barcelona). Se observa la típica división estructural en dos calles principales, una en dirección norte-sur (cardo) y otra este-oeste (decumano), que se cruzan en el foro (el centro ceremonial).

El legado de Roma en Hispania.

EL REINO VISIGODO.


La derrota y muerte del rey visigodo Alarico II en la batalla de Vouillé (507) contra los francos supuso la pérdida de la Galia excepto la Septimania y la emigración de los visigodos hacia Hispania, al amparo de la protección del rey ostrogodo Teodorico, lo que permitió una pronta recuperación. El siglo VI vivió cambios de reyes, luchas civiles y la conquista bizantina de la costa bética.
El rey Leovigildo (569-586) fue el último adalid del arrianismo, y emprendió unas exitosas conquistas militares contra suevos, vascos, cántabros y bizantinos, consolidando un poder real centralizado y hereditario. Su hijo y sucesor Recaredo (586-601) se convirtió al catolicismo y con él la aristocracia visigoda.
En el siglo VII hubo un continuo enfrentamiento entre monarquía y aristocracia, con guerras civiles, aunque también se logró la expulsión de los bizantinos. Los reyes Chindasvinto y Recesvinto pugnaron en fortalecer el poder real, pero con Egica y Witiza llegó la crisis final, causada por un excesivo poder aristocrático, que facilitaría en el reinado de Rodrigo la invasión musulmana del 711.

Fuentes. La Hispania romana.
Documentales.
Serie Memoria de España, RTVE. [www.rtve.es/alacarta/videos/memoria-de-espana/]: Las potencias se disputan Iberia. / Hispania, un producto de Roma.
La Mora Encantada. La 2. Documental de 9 minutos. [https://www.youtube.com/watch?v=6ZfP-xVSe2I] Pascual, Carlos. Las cuevas de la piedra mágica. “El País” El Viajero 839 (28-XI-2014) 8. Visita a las ruinas de la ciudad romana de Segóbriga (Cuenca) y a la causa de su prosperidad, las cercanas minas de espejuelo (lapis specularis o yeso selenita), un yeso cristalizado que se usaba para las ventanas y la decoración. La mina más espectacular es La Mora Encantada.

Numancia. 40 minutos. Serie: El túnel del tiempo. Muy didácticas explicaciones del director, Alfredo Jimeno Martínez, del Plan Arqueológico de Numancia.

Libros.
Arce, Javier. España entre el mundo antiguo y el mundo medieval. Taurus. Madrid. 1988. 226 pp.
Blázquez, J. M.; et al. Vol. II. Hispania Romana. Cátedra. Madrid. 1978.
García Bellido, Antonio; et al. Conflictos y estructuras sociales en la España Antigua. Akal. Madrid. 1986. 167 pp.
Gracia Alonso, F. Roma, Cartago, Íberos y Celtíberos. Ariel. Barcelona. 2006.
Maluquer de Motes, Joan. Història de Catalunya (dir. Pierre Vilar). Tomo I. Prehistòria i Edat Antiga fins al segle IIIEdicions 62. Barcelona. 494 pp.
Montenegro, Ángel. Historia de EspañaEdad Antigua. Vol. I. España Prerromana. Gredos. Madrid. 1972. 615 pp.
Olcina Doménech, M.; Pérez Jiménez, R. La ciudad ibero-romana de Lucentum. MARQ y diputación de Alicante. Alicante. 2001.
Orfila Pons, Margarita; Cau Ontiveros, Miguel Ángel (coords.). Les ciutats romanes del llevant peninsular i les illes Balears, Pòrtic. Barcelona. 2004. 313 pp.
Pastor Muñoz, Mauricio. El Urbanismo y los Núcleos de Población en el Conventus Asturum durante el Imperio Romano. “Zephirus”, Salamanca, XXVI-XXVII (1976) 417-434.
Tarradell, Miguel. Primeras culturas (47-196). En Tuñón de Lara, M.; et al. Historia de España. Vol. I. Introducción. Primeras culturas. Hispania Romana. Labor. Barcelona. 1980. 479 pp.
Tuñón de Lara, M.; et al. Historia de España. Vol. I. Introducción. Primeras culturas. Hispania Romana. Labor. Barcelona. 1980. 479 pp.
Vigil, M. Edad AntiguaEn Artola, M. (dir.). Historia de España Alfaguara. Vol. I. Alianza. Madrid. 1983. 470 pp.

Artículos. Orden cronológico.
Sánchez Albornoz, Claudio. Proceso de romanización de España desde los Escipiones hasta Augusto. “Anales de Historia Antigua y Medieval” II (1949).
Balil, A. Algunos aspectos del proceso de romanización de Cataluña. “Ampurias”, Barcelona, XVII-XVIII (1955-1956) 39-57.
Rubio de Miguel, Isabel. Economía Neolítica en la Península. Ibérica. “Revista de Arqueología”, Vol. VII, nº 60 (1986) 32-41.
Blanco Freijeiro, Antonio. Conferencia: La romanización de España. “Boletín Informativo”, Fundación Juan March, Madrid, 179 (IV-1988) 38-42.
Díaz, José Antonio. Iruña-Veleia. La sorprendente urbe romana del País Vasco“Clío. Revista de Historia”, v. 6, nº 64 (II-2007) 51-55.
Montañés, J. Á. La muralla de Barcino renace. “El País” Cataluña (29-VIII-2012) 1. El derribo de dos edificios hace aflorar 22 metros de la muralla romana del siglo III, con la torre 28 del recinto original de 76. 
Pérez, Mercè. De circo romano a desollador medieval. “El País” Cataluña (29-VIII-2012) 4. Excavaciones en el circo romano de Tarragona, uno de los mejor conservados del mundo. Construido en el siglo I, tenía 325 metros de largo y 115 de ancho, y podía albergar unas 20.000 personas.
Rivera, Alicia. Roma contra Cartago: arqueología de batalla. “El País” (17-III-2013) 44-45. Una investigación sobre la batalla de Baécula (208 aC). Se relaciona con Rivera, Alicia. Juan Pedro Bellón. ‘Seguimos el rastro de los romanos por sus tachuelas’. “El País” (8-VII-2013) 64.
Pontevedra, Silvia R. Descubierta una mina de oro romana. “El País” (21-III-2013). Una mina de los siglos I-III en Foz, sobre una enorme extensión de 150 hectáreas.
Montañés, J. Á. Asalto a la primera muralla de Barcino. “El País” (9-II-2014) 48. La ciudad resalta la primera muralla romana, del siglo I dC, en el interior de la muralla tardorromana del siglo III dC.
Nadal, Paco. Extremadura romana. “El País” El Viajero 818 (4-VII-2014) 4 pp. Un recorrido por los restos de la cultura romana en la región: en la ciudad de Cáparra su tetrápilo y termas; en Regina el teatro; en Medellín el teatro; en Mérida el puente, el teatro, el anfiteatro, el templo de Diana, el Museo de Arte Romano; en Alange las termas, en Alconétar el puente; en Alcántara el puente; en Baños de Montemayor la calzada y las termas; y en Coria las murallas.
Montañés, J. Á. Barcino descubre sus termas de mar. “El País” Cataluña (6-VIII-2014) 4. Se investigan las termas del siglo I d.C en una casa de la calle Regomir.
Toledo, Daniel. Cuando los romanos llegaron a Lisboa. “El País” (15-IX-2014). Las ruinas romanas de Lisboa (Olissipo): las galerías subterráneas en el barrio de Baixa, la casa de la Rua des Correeiros, el teatro y el foro (bajo la catedral).
Antón, Jacinto. El hombre que techó el imperio romano tenía conexiones catalanas. “El País” Cataluña (12-II-2015) 5. La arqueóloga Isabel Rodà estudia al fabricante de tejas Herennius Optatus, del siglo I dC.
Gómez, Lidia. Hallan en Murcia un busto del emperador Adriano. “El Mundo” (10-II-2015). El yacimiento de Los Yeclanos (Yecla) proporciona un excelente busto de Adriano y una cabeza probablemente de Venus.
Rodríguez, Marta. Sarrià de Ter, villa romana. “El País” Cataluña (25-II-2015) 5. El yacimiento de una villa vinatera en el Pla de l’Horta (Gironés) es muy extenso (8.000 m²) y duró del siglo I aC al V dC.
Montañés, J. Á. Barcino se mira en Roma. “El País” Cataluña (2-IV-2015) 1 y 5. Se abre al público la Domus Avinyó, una de las seis casas romanas de Barcelona. Guarda una pintura del siglo I dC.

Fuentes. El reino visigodo.

Artículos. Orden cronológico.
Montañés, J. Á. De Barcino a Barcinona. “El País” Cataluña (6-IV-2015) 4. La Barcelona de los visigodos.