Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura).

jueves, 26 de febrero de 2015

España: Organizaciones empresariales y sindicales.

Actual 3. España. Política 3. Organizaciones empresariales y sindicales.

Las patronales.
El editorial Cambio en la CEOE [“El País” (18-XII-2014)] explica:
‹‹Juan Rosell, reelegido ayer presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), tiene la oportunidad de promover una reforma a fondo de la estructura y objetivos de la organización, tanto más necesaria cuanto que su triunfo frente al otro candidato, Antonio Garamendi, se produjo por un margen muy estrecho (345 votos contra 312). No estaría de más que Rosell considerara la inclusión de Garamendi o de parte de su candidatura como integrantes de la nueva dirección de la CEOE. Es muy probable que el candidato derrotado ayer desempeñe en el futuro un peso político importante en la organización; la continuidad y la colaboración mejorarán la eficacia de la patronal.
El primer empeño de Rosell debería ser restaurar la confianza interna de la patronal, afectada por el shock a cuenta del anterior presidente, Gerardo Díaz Ferrán, y los escándalos en torno a Arturo Fernández y Jesús Terciado, presidente de los empresarios de Madrid y expresidente de Cepyme, respectivamente. De esa recuperación de la confianza debería formar parte una exposición clara y auditada de los fondos para formación.
Pero la reforma más esperada, que solo puede concretarse a medio plazo, tiene que ver con la estructura y el mensaje económico a los ciudadados. La CEOE no necesita un pesado aparato sectorial y territorial para desempeñar la función de referente en materia de salarios y empleo. Buena parte de los acuerdos se consiguen ya en las empresas (así debe ser) y la guía salarial puede sugerirse desde la cúpula. La simplicidad debe ser la tendencia dominante en la CEOE y también en los sindicatos.
Al tiempo, el discurso de la patronal tiene que adecuarse a una situación económica compleja. Ha pasado la hora de insistir obsesivamente en la moderación salarial; las empresas tienen que aumentar la productividad no a través de caídas de rentas, sino invirtiendo en tecnología y en capacitación.››

FUENTES.
Dosier: Los sindicatos.
Gómez, M. V.; Manetto, F. Somos, el sindicato nacido en Podemos, busca un hueco entre las grandes centrales. “El País” (8-XI-2014) 20.

Dosier: El sindicato UGT.
Reverte, Jorge M. UGT puede desaparecer. “El País” Domingo (22-XII-2013) 13. La crisis del sindicato por el escándalo de su federación andaluza.

Dosier: El sindicato CC OO.
Güell, Oriol. CC OO de banca pagó a sus delegados 3,7 millones en sobresueldos en cinco años. “El País” (15-II-2015) 28-29.
Güell, Oriol. CC OO de banca gastó 14 millones en viajes y reuniones en cinco años. “El País” (16-II-2015) 22.
Editorial. Toda la verdad. “El País” (16-II-2015) 26. Exige que el sindicato se sincere sobre sus cuentas.
Gómez, Manuel V. Los dirigentes de CC OO harán pública su declaración de bienes. “El País” (25-II-2015) 24.

Dosier: Las patronales.
Dosier: La patronal CEOE.
Gómez, M. V. Rosell sale reeelegido presidente de la CEOE por un estrecho margen. “El País” (18-XII-2014) 23.
Noceda, M. Á. Abrazo de futuro. “El País” (18-XII-2014) 23.
Editorial. Cambio en la CEOE. “El País” (18-XII-2014) 30.


martes, 17 de febrero de 2015

El partido político español Ciudadanos.

El partido político español Ciudadanos.

Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía, conocido como Ciutadans-Partit de la Ciutadania en Cataluña, es un partido que se nutre del centroderecha desencantado con la corrupción e ineficacia que padece el PP según muchos votantes. 
Su programa político se centra en mejorar la transparencia de la administración como el mejor método para combatir la corrupción y la ineficacia, frenar el nacionalismo separatista en Cataluña y otras regiones, e invertir en educación y eliminar trabas burocráticas para hacer más competitiva la economía española, 
Su líder es Albert Rivera, que ha subido en las encuestas electorales a lo largo de los últimos años hasta convertirse en uno de los políticos mejor valorados.

FUENTES.
Internet.
Artículos.
Piñol, Àngels. El tejedor de la red ciudadana. “El País” (17-I-2015) 14. El partido de Albert Rivera salta al resto de España y a él se le considera el político mejor valorado.
Ferrándiz, José Pablo. Ciudadanos conquista con sus postulados. “El País” (1-II-2015) 15.

Rivera, Albert; Garicano, Luis. El cambio sensato. “El País” (15-II-2015) 35-36. Presentan su programa económico.

sábado, 14 de febrero de 2015

Angola: la situación actual

ANGOLA.




Luanda.

Capital: Luanda. Superficie: 1.246.700 km². Población (2014): 24,3 millones. Densidad de población (2014): 19,5 hab/km². Índice de desarrollo humano (IDH 2011; 0 mínimo, 1 máximo): 0,52. PIB/h (2014): 4.300 dólares.

Sociedad.

Mapa étnico.

La compleja división étnica del país, con múltiples etnias organizadas en tribus pequeñas, favorece la unidad política y la convivencia social, estructurada a partir de una religión católica dominante aunque influenciada por cultos animistas, y la lengua portuguesa que habla la gran mayoría de los pobladores.
La desigualdad en los ingresos es muy acusada, con una pobreza muy extendida, sobre todo en el campo.
Economía.
Mapa de vegetación.

El PIB sube a una media anual del 11,1% en el último decenio, tras el final de la larga guerra civil en 2002. La inflación llegó al 10% en 2012 y posteriormente se resiste a bajar. Tiene una elevada dependencia de la producción de petróleo y minerales, aunque también aumenta la producción de los sectores agrario y pesquero, y la construcción crece a buen ritmo.



Gráfico de producción de petróleo 2000-2010.

Política.
El régimen político es aparentemente multipartidista pero de hecho está monopolizado por el partido gobernante desde la independencia en 1975, el MPLA del actual presidente, José Eduardo Dos Santos, tras vencer en la larga y sangrienta (dos millones de muertos) guerra civil, a los partidos opositores UNITA y FNLA. 
El MPLA, apoyado en la etnia kimbundu y los grupos burgueses de etnia mulata de las ciudades, se ha adaptado a convivir con el grave problema de la corrupción, una de las más elevadas del continente. Sin embargo, es probable que sea el partido con más apoyo popular (tuvo el 81% en las elecciones de 2008), aunque es dudoso debido a las corruptelas electorales que han denunciado los observadores internacionales.
Hay un largo conflicto en el enclave norteño de Cabinda (7,283 km²), donde lucha contra el Gobierno un grupo independentista,

FUENTES.
Internet.

Economía.
Ferrer, Thiago. Angola busca inversores que den ejemplo. “El País” Negocios 1.434 (28-IV-2013) 26.

Sociedad.
Jiménez Barca, Antonio. Angola, destino de la generación perdida lusa. “El País” (14-X-2012) 23.

Sociedad: Cultura / Viajes.

Política.


viernes, 6 de febrero de 2015

CS 1 UD 14. La civilización griega y la herencia de la cultura clásica: La religión de la Antigua Grecia.

CS 1 UD 14. LA CIVILIZACIÓN GRIEGA Y LA HERENCIA DE LA CULTURA CLÁSICA. LA RELIGION DE LA ANTIGUA GRECIA.

Índice.
RESUMEN.
FUNDAMENTOS SOCIALES Y CULTURALES DE LA RELIGIÓN GRIEGA.
La religiosidad.
La dimensión humana.
La organización política: la polis.
El ideal político griego: la democracia.
El pensamiento griego.
La influencia de la religión en el arte.
LA MITOLOGÍA.
La mitología griega.
Los orígenes de la mitología griega.
EL CULTO.
El culto y las creencias.
Los Misterios.
Los Misterios de Eleusis.
El orfismo.
Los sátiros.
Las ninfas.
LOS DIOSES.
Los principales dioses griegos.
Zeus.
Hera.
Hades.
Hefestos.
Atenea.
Apolo.
Artemisa.
Ares
Afrodita.
Hestia.
Hermes.
Démeter.
Pérsefone.
Poseidón.
Hebe.
BIBLIOGRAFÍA.
PROGRAMACIÓN.

RESUMEN.
La religión griega, como otros aspectos de la civilización, es el resultado de la combinación de un conjunto de factores geográficos, políticos, sociales, económicos, raciales, etc. El primer estadio de esta religión se encuentra en Creta, en la civilización minoica. Esta religión, empero, sucumbió ante la invasión de los pueblos indoeuropeos, que impusieron su cultura, aunque aprovecharon elementos minoicos en su religión. La religión micénica, poco conocida, sufrió los avatares de la invasión doria, portadores de nuevos ideales, que se fundieron con los anteriores en la época arcaica, hacia los siglos IX-VIII aC.
Se pueden encontrar los rasgos específicos de la etapa arcaica en las epopeyas homéricas, que ejercieron un influjo poderosísimo en la formación de la conciencia religiosa helénica. Homero, aunque no creó los dioses, sí organizó jerárquicamente el mundo divino en el Olimpo bajo la soberanía de Zeus, como un señor que reina sobre vasallos bastante rebeldes. En Homero apenas hay restos de magia, de superstición o de culto a los muertos. Su religión fue una religión purificada, aristocrática, que se opone a la religión popular de raíz agrícola, y desemboca en un sistema fatalista y represivo, pues crea unas fronteras claras entre la divinidad y los hombres. El intento de sobrepasarlas fue considerado un pecado de soberbia (la hibris), una insolencia duramente castigada por los dioses. Fue, asimismo, la base de la corriente apolínea de la religión arcaica, con máximas délficas como “nada en exceso” y “conócete a ti mismo”.
Por contra, la corriente dionisíaca, inspirada por el culto libre y orgiástico al dios Dionisos, fomentó una unión mística entre el hombre y dios, mediante ritos colectivos.
La religión griega aportó la idea de que el mundo no había sido creado por los dioses, que sólo habrían intervenido en su transformación. El mundo, que existía en forma de caos, se transformó sucesivamente hasta convertirse en orden (cosmos), como explica el poeta Hesíodo.
Dado que en la Grecia antigua no existió una clase sacerdotal ni un cuerpo dogmático de doctrina, los filósofos y los poetas tuvieron libertad para elaborar sus propias creencias e interpretaciones, y, de este modo, al lado del culto oficial de la ciudad, con un ritual y unos cultos establecidos oficialmente, surgió una religiosidad personal que se interesaba por el sentido del mundo y del sufrimiento. Esta religiosidad griega incluso tendió al monoteísmo (en los casos de Esquilo, Píndaro, Eurípides, Platón). En conjunto, manifestó un gran equilibrio de los diversos elementos que la constituían, hasta la época de Alejandro, cuando se evidenció una crisis política del modelo de la polis y también una crisis religiosa debido a  la influencia de las religiones orientales y el desarrollo del racionalismo. Entonces, los sabios se separaron de los rituales tradicionales y se abocaron a aceptar las divinidades orientales o a desarrollar las doctrinas monoteístas de ascendencia platónica, sobre todo el neoplatonismo elaborado por Plotino, tal vez el mayor contrincante intelectual del primer cristianismo.
En un sentido más específicamente ritual, la griega es una religión mitológica, politeísta, con múltiples dioses para las distintas tribus griegas de origen indoeuropeo por etnia y religión pero con una unidad básica por la fusión cultural y étnica y la existencia de los oráculos de Delfos, Delos y Olimpia, que dominaban gran parte de las decisiones de colo­nización, guerras, paces, etc., y recibían la visita y la ofrenda de los ciudadanos. Los templos y los santuarios se beneficiaron de una religiosidad entendida como competencia de los individuos y los Estados para ganarse el favor de los dioses. Nunca hubo una casta sacerdotal desarrollada, sino que los ciudadanos más prestigiosos se turnaban en los cargos, salvo algunas excepciones como las vestales y los augures.


Los dioses eran poderosos, benévolos y duros a un tiempo, con apariencia y cua­lidades humanas en sus virtudes y vicios. Zeus y su esposa Hera eran los señores del Olimpo, donde estaban rodeados por los otros dioses. Zeus provocaba la lluvia, los rayos y truenos, mantenía el orden y la justicia en el mundo. Atenea protegía a Atenas y a los artesanos, Poseidón a Corinto y a los navegantes, Apolo a la juventud, Afrodita al amor, Ares a los guerreros.
Era una religión dominada por los ritos y las fiestas alegres. La adivinación y los cultos mistéricos se extendieron entre el pueblo llano. En Eleusis se celebraban los famosos cultos mistéricos a Démeter, Dionisos y Orfeo. También creían en la existencia de criaturas fantásticas: ninfas, sátiros, centauros, Gorgona, arpías, esfinges... todas ellas relacionadas con las fuerzas misteriosas de la naturaleza, y que se suponía que vivían en los bosques, en las proximidades de las fuentes y en las colinas.
En Olimpia se desarrollaron desde 776 aC a 393 dC los Juegos Olímpicos, cuatrie­nales, con un carácter tanto deportivo como religioso (en honor de Zeus), verdaderas fiestas panhelénicas, en las que se suspendían las guerras y que han sido el modelo para los actuales Juegos Olímpicos.


FUNDAMENTOS SOCIALES Y CULTURALES DE LA RELIGIÓN GRIEGA.
La religiosidad.
La religión griega no fue una religión revelada, ni tampoco impuesta por la clase dominante, sino que fue la expresión de un pueblo que creó un complicado entramado mítico para dar respuesta a íntimas interrogantes sobre el origen del mundo. Más que de religión, es decir, más que de una sistematización de concepciones religiosas, en Grecia debe hablarse de religiosidad, de un sentimiento, que lo impregna todo, de relación con los dioses a los que se humaniza cada vez más, a medida que los mitos divinizan arquetipos humanos (Zeus el poder, Apolo el saber...).  En otro sentido, cabría hablar más de mitología que de religión, pues lo mítico, como respuesta irracional a lo desconocido, sustituye en muchos casos a lo religioso, entendido este  en el sentido cristiano que conocemos, mucho más racional que en la Grecia Antigua.
La religión no tuvo forma dogmática, ni catecismo, ni predicación, ni siquiera clero (salvo los oráculos de los santuarios), y la conocemos por mitos y textos literarios. Su evolución transcurre desde los cultos agrarios, a través de un proceso de antropomorfización, hasta la democratización de los cultos dionisíacos. Fue un elemento cohesionador dentro de la ciudad, con el culto de los dioses votivos, y a escala griega, como germen de vínculos nacionales, con los cultos de los grandes santuarios (Olimpia, Delfos, Eleusis).
El griego no sólo humaniza a sus dioses sino que incluso se atreve a enfrentarse a ellos —mito de Prometeo— o al menos a mantener su libre albedrío, como trasluce Homero al poner en boca de Atenea estas palabras dirigidas a Aquiles: «Vengo del cielo para mitigar tu ira, si quieres hacerme caso».

La dimensión humana.
Todas las manifestaciones culturales de Grecia están presididas por una preocupación por el hombre. Se trata de una cultura antropocéntrica, como define la famosa sentencia de Protágoras: «el hombre es la medida de todas las cosas» o la de Menandro: «nada es más amable que el hombre cuando es hombre». Las formas escultóricas plasman los aspectos visibles de la concepción ideal del hombre; los héroes homéricos de la Ilíada nos conmueven por sus sentimientos y debilidades (Aquiles se enfurece con la muerte de su amigo Patroclo, Príamo llora la pérdida de su hijo Héctor y besa las manos de su enemigo para recuperar el cadáver); incluso los dioses están concebidos como seres afectados por las pasiones humanas (amor, celos, odios, envidias) e intervienen en las discordias entre sus protegidos.

La organización política: la polis.



Frente a los grandes estados orientales, cuyas dimensiones territoriales exigen un poder coactivo, que suprime la libertad del individuo, el griego se organiza en ciudades-estado. Las guerras médicas, entre persas y griegos, son un enfrentamiento entre dos concepciones políticas antagónicas, una confrontación entre súbditos y ciudadanos. En la organización primitiva, la koiné (aldea), se mantenía el régimen gentilicio, el grupo de familias unidas por un tronco común.
Las sucesivas invasiones de pueblos que entran en la península helénica obligan a buscar una organización más amplia, la polis, que se antepone a los intereses de los genos, los grupos familiares.
En principio la polis es solamente la parte alta de la ciudad, la fortaleza y templo, y sus componentes forman una asociación de culto y defensa; posteriormente engloba la parte baja, donde se asientan los mercaderes. Poco a poco surgen y se diferencian las clases sociales, según las actividades (eupátridas o aristócratas, comerciantes, jornaleros). Cada polis se otorga su base económica y su régimen de gobierno, cuyos modelos son Esparta (polis de economía cerrada, agricultura y régimen aristocrático) y Atenas (polis de economía abierta, comercial y régimen democrático). Los navegantes y comerciantes griegos llenan de polis las costas del Mediterráneo.

El ideal político griego: la democracia.
Una serie de hombres públicos relevantes, Solón, Efialtes, Clístenes, Pericles, se esfuerzan en configurar para Atenas un régimen político basado en la igualdad y el gobierno del pueblo. Los griegos se enorgullecen de someterse a un orden, no a un hombre. La ley aglutina la ciudad más hondamente que la tierra, el comercio o la religión. Heráclito dirá: «el pueblo debe combatir por la ley como por la muralla de la ciudad». Algunos pensadores consideran la norma objetiva (ley) como una invención y un don de los dioses. Frente a la concepción aristocrática de que existen hombres con talento político innato, Protágoras defiende la idea de que cada hombre tiene una parcela de sentido cívico perfeccionable por la experiencia. En consecuencia, el ciudadano tiene el deber de colaborar en los asuntos públicos, como expresa Pericles en la emotiva Oración funebre por los muertos en la guerra del Peloponeso: «pues somos los únicos que consideramos no hombre pacífico sino inútil al que nada participa en ella» (la cosa Oública), «fue por una ciudad así por la que murieron ellos».

Pericles.

Las instituciones democráticas: Asamblea del pueblo (Ekklesía), Asamblea reducida (Boulé), magistraturas y los tribunales (Areópago, Heliaia), exigen unos espacios para sus reuniones y funcionamiento y suscitan la necesidad de edificios públicos o en algunos casos amplios lugares vacíos. La ecclesía ateniense se reunía en la Pnyx, colina al pie de la acrópolis, en sesiones larguísimas, desde el nacimiento a la puesta del sol.

El pensamiento griego.
Las formas de análisis racional suponen una verdadera revolución. «El pensar europeo empieza con los griegos y desde entonces no hay otra manera de pensar» (Bruno Snell); el filósofo existencialista Jaspers estima que la filosofía nace en Grecia porque allí es donde los hombres se asombran ante la realidad y tras el asombro se plantean la pregunta y la duda. Esta postura inquisitiva de la misma manera explica el nacimiento de la física; un Arquímedes sólo es posible en una sociedad donde se alían la altura de los planteamientos teóricos con la exigencia de la investigación empírica.
La filosofía, que se confunde al principio con el mito y la ciencia nació en Mileto (Asia Menor) a comienzos del siglo VI aC, como una forma de poesía que se interrogaba so­bre las grandes cuestiones del hombre: la naturaleza, el alma humana, el conocimiento... Se pasó pronto de las explicaciones míticas, con una imaginación acrítica, a las explicaciones racionales del logos, propias de la razón crítica. El pensamiento racional aparece así en la hu­manidad. Sus grandes figuras son: Tales, Anaximandro, Anaxímenes, Heráclito, Parménides, Jenófanes, Demócrito, Sócrates, Platón, Aristóteles... La Academia platónica y el Liceo de Aristóteles fueron escuelas filosóficas de extraordinaria influencia en la cultura de la Antigüedad y su influjo ha llegado a nosotros.


Platón y Aristóteles. Fragmento de La academia de Atenas, de Rafael.


La doctrina de Platón (427-347), discípulo de Sócrates, se basa en el dualismo del mundo natural y el ideal. La materia es una copia imperfecta del mundo eterno e inmutable de las ideas, presidido por la idea del bien. En la República planteó su teoría del Estado ideal, a la vez aristocrático y colectivista, regido por filósofos.
La doctrina de Aristóteles (384-322), discípulo de Platón y, a su vez, preceptor de Alejandro Magno, se basa en la distinción entre materia y forma: la materia da realidad a cada ente individual, pero las formas son universales y pueden ser captadas mediante la abstracción, lo que hace posible el conocimiento científico.

La influencia de la religión en el arte.
Todo lo anterior explica que la concepción del arte griego no responda a criterios religiosos, al no ser revelados ni exigidos a los artistas, pero es indudable que esta religiosidad tiene una impronta enorme en el arte: santuarios y templos llenan el suelo griego; procesiones votivas —como la Procesión de las Panateneas representada en el friso del Partenón— exigen una determinada disposición de los edificios y se plasman en los relieves.
El artista griego es un ciudadano libre que ejercita libremente su profesión, sin ataduras ni condicionamientos impuestos por la autoridad, creando un arte que es la manifestación del sentir estético de un pueblo, que lo interpreta como “mimesis”, imitación de lo bello natural, y para quien la belleza posee un carácter matemático y se identifica con la pro­porción geométrica. Por ello estos artistas crearon unos sistemas proporcionales, canónicos, basados en la experiencia natural como reflejo de la propia armonía que rige la Naturaleza.

El Partenón de Atenas.

LA MITOLOGÍA.
La mitología griega.
La mitología griega es el conjunto de creencias y observancias rituales de los antiguos griegos, cuya civilización se fue configurando hacia el año 2000 aC. Consiste principalmente en un cuerpo de diversas historias y leyendas sobre una gran variedad de dioses. La mitología griega se desarrolló plenamente alrededor del año 700 aC. Por esa fecha aparecieron tres colecciones clásicas de mitos: la Teogonía del poeta Hesíodo y la Ilíada y la Odisea del poeta Homero.
La mitología griega tiene varios rasgos distintivos. Los dioses griegos se parecen exteriormente a los seres humanos y revelan también sentimientos humanos. A diferencia de otras religiones antiguas como el hinduismo o el judaísmo, la mitología griega no incluye revelaciones especiales o enseñanzas espirituales. Prácticas y creencias también varían ampliamente, sin una estructura formal — como una institución religiosa de gobierno — ni un código escrito, como un libro sagrado.

Los orígenes de la mitología griega.
Probablemente la mitología griega se desarrolló a partir de las primitivas religiones de los habitantes de Creta, una isla en el mar Egeo donde surgió la primera civilización de la zona alrededor del año 3000 aC. Creían que todos los objetos naturales tenían espíritus y que ciertos objetos, o fetiches, tenían poderes mágicos especiales. Con el tiempo, estas creencias se desarrollaron a través de una serie de leyendas que abarcaban objetos naturales, animales y dioses con forma humana. Algunas de ellas sobrevivieron como parte de la mitología clásica griega.
Los antiguos griegos ofrecían algunas explicaciones del desarrollo de su mitología. En la Historia sagrada, Euhemero, un mitógrafo que vivió hacia el año 300 aC., registra la difundida creencia de que los mitos eran distorsiones de la historia y que los dioses eran héroes a los que se había glorificado con el tiempo. En el siglo V aC el filósofo Pródico de Ceos enseñaba que los dioses eran personificaciones de fenómenos naturales, tales como el sol, la luna, los vientos y el agua. Herodoto, un historiador griego que también vivió en el siglo V aC, creía que muchos rituales griegos procedían de Egipto.
Cuando la civilización griega se desarrolló, especialmente durante el periodo helenístico, en torno al 323 aC, la mitología ya había evolucionado. Nuevas filosofías y la influencia de las civilizaciones vecinas produjeron una gradual modificación en sus creencias. Sin embargo, las características esenciales de los dioses griegos y sus leyendas permanecieron inmutables.


EL CULTO.
El culto y las creencias.
La mitología griega acentuaba el contraste entre la debilidad de los seres humanos y los grandes y aterradores poderes de la naturaleza. Por lo tanto, el pueblo griego reconocía que sus vidas dependían completamente de la voluntad de los dioses. En general, las relaciones entre los seres humanos y los dioses se consideraban amistosas. Pero los dioses aplicaban severos castigos a los mortales que revelaban una conducta inaceptable, tal como la soberbia complaciente, la ambición extrema y hasta la excesiva prosperidad.
La mitología griega estaba ligada a todos los aspectos de la vida humana. Cada ciudad estaba consagrada a un dios particular o grupo de dioses, a quienes los ciudadanos solían construir templos dedicados al culto. Regularmente honraban a los dioses en festivales, supervisados por los altos funcionarios. En los festivales y otras reuniones oficiales, los poetas recitaban o cantaban significativas leyendas e historias. Muchos griegos conocían a los dioses a través de la palabra de los poetas.
Los griegos también relacionaban su vida doméstica con la de los dioses y en ella les rendían el culto debido. Diferentes partes de la casa estaban dedicadas a determinados dioses, y los individuos les elevaban ruegos regularmente. Un altar de Zeus, por ejemplo, podía colocarse en el patio, mientras que a Hestia se la honraba ritualmente en el hogar.
Aunque en Grecia no había una organización religiosa oficial, por lo común se veneraban ciertos lugares sagrados. Delfos, por ejemplo, era un sitio sagrado dedicado a Apolo. El templo construido en Delfos incluía un oráculo, o adivino, a quien valerosos viajeros consultaban sobre su futuro. Un grupo de sacerdotes, que representaban a cada uno de estos lugares sagrados y que podían ser además funcionarios de la comunidad, interpretaban las palabras de los dioses, pero no poseían ningún poder especial. Aparte de sus plegarias, los griegos solían ofrecer sacrificios de animales domésticos a los dioses, por lo común cabras.
El mundo subterráneo suele ser llamado Hades. Estaba dividido en dos regiones: Erebo, donde los muertos entran en cuanto mueren, y Tártaro, la región más profunda, donde se había encerrado a los titanes. Era un lugar oscuro y funesto, habitado por formas y sombras incorpóreas, y custodiado por Cerbero, el perro de tres cabezas y cola de dragón. Siniestros ríos separaban el mundo subterráneo del mundo superior, y el anciano barquero Caronte conducía a las almas de los muertos a través de estas aguas. En alguna parte, en medio de la oscuridad del mundo inferior, estaba situado el palacio de Hades. Se representaba como un sitio de muchas puertas, oscuro y tenebroso, repleto de espectros, situado en medio de campos sombríos y de un paisaje aterrador. En posteriores leyendas se describe el mundo subterráneo como el lugar donde los buenos son recompensados y los malos castigados.


Los Misterios.
Los Misterios son ritos y ceremonias secretos conectados con varios cultos religiosos en la antigua Grecia y Roma. Practicaban estos ritos y ceremonias congregaciones de hombres y mujeres que habían sido debidamente iniciados; no se les permitía participar a personas ajenas a esa iniciación. Se desconocen el origen y propósito de los misterios. La teoría de que ocultaban verdades profundas y vestigios de una revelación primitiva demasiado compleja para la mente popular no perduró mucho tiempo, pero indudablemente los rituales sagrados introducían a los iniciados en doctrinas religiosas secretas, que en muchos casos estaban relacionadas con la continuación de la vida después de la muerte. Los misterios consistían en purificaciones, ofrendas sacrificiales, procesiones, canciones, danzas y acciones dramáticas. A menudo se representaban mediante una forma dramática el nacimiento, sufrimiento, muerte y resurrección de un dios. Los misterios parecen haber tenido un doble propósito: dar consolación e instrucción moral para la vida en la tierra, e inspirar esperanza en la vida después de la muerte.
Los primeros y más importantes misterios griegos fueron los órficos, los eleusinos y los dionisíacos. Los misterios órficos eran los de un culto místico creado, según la tradición, por el legendario poeta y músico Orfeo, a quien se le atribuyó una gran producción de literatura religiosa. Mucho más celebrados fueron los misterios eleusinos, conectados con el culto de las diosas Démeter y Perséfone en Eleusis, Ática; con estas divinidades estaban asociados Plutón, dios del mundo subterráneo, y Yaco, un nombre del joven Dioniso, dios de la vegetación y del vino, entre otros dioses. El culto de Dioniso o Baco estaba acompañado en Atenas por fiestas, procesiones y actuaciones musicales y dramáticas. En épocas posteriores, los misterios asociados con Dioniso se convirtieron en ocasiones para la embriaguez y la disipación. Fueron prohibidos en Tebas y posteriormente en toda Grecia. Como las bacanales, estos ritos se introdujeron en Roma a principios del siglo II a.C. Al principio, eran sólo las mujeres quienes celebraban los misterios; cuando se abrieron a los hombres, las reuniones se hicieron sospechosas de inmoralidad, y en el 186 a.C. el Senado romano intentó suprimir los ritos por decreto.
Los ritos secretos formaban parte del culto de varias deidades griegas, tales como Hera, reina de los dioses, Afrodita, diosa del amor, y Hécate, diosa del mundo subterráneo. Muchas religiones extranjeras adoptadas por griegos y romanos incluían misterios conectados con el culto de la divinidad; estas religiones incluían el culto de la diosa frigia Cibeles, la gran madre de los dioses, la egipcia Isis, diosa de la luna, la naturaleza y la fertilidad, y Mitra, dios persa del Sol. El culto de estas deidades se extendió por el mundo grecorromano y fue sumamente popular en los primeros siglos del Imperio Romano. Isis, identificada inicialmente con Deméter, fue venerada en Italia hasta el siglo V dC.

Los Misterios de Eleusis.
La ciudad de Eleusis, en Ática, cerca de Atenas, tenía el templo principal para el culto y rituales de los misterios. Hoy se ven apenas las ruinas del Telesterion y otros edificios sagrados.
Los misterios de Eleusis eran rituales sagrados de las fiestas religiosas en la antigua Grecia. Al igual que las Eleusinias, una fiesta bienal en honor de las divinidades griegas Démeter y Perséfone, su nombre procede de la ciudad, donde mucho antes de que Atenas alcanzara su esplendor, el pueblo eleusino celebraba los misterios, que más tarde adoptó Atenas como fiesta oficial, conservando el sacerdocio original.
La parte más importante de la fiesta, la iniciación de los participantes, tenía lugar todos los años, durante siglos, en el Telesterion, en Eleusis. Esta iniciación era el momento culminante de una serie de rituales que comenzaban en los primeros días de la primavera, con la celebración de los misterios menores, en Agra, cerca de Atenas. En esa época, los mystoe, participantes en las cuatro primeras etapas en la revelación de los misterios, contaban la leyenda de Démeter y Perséfone, llamada Coré (en griego ‘la Virgen’). Los ritos de purificación también formaban parte de la ceremonia de los misterios menores. Las ceremonias del otoño, llamadas los grandes misterios, comenzaban con el traslado de los objetos sagrados desde Eleusis a Atenas por los jóvenes conocidos como febi. Las ceremonias incluían un discurso del sacerdote a los candidatos, la purificación en el mar, un rito de sacrificio, y una gran procesión desde Atenas hasta Eleusis, donde la iniciación tenía lugar en ceremonias secretas.
Este culto pasó de Grecia a Roma durante el periodo que engloba los reinados de Adriano a Teodosio, quien lo abolió en el 381 dC, ordenando la clausura del santuario de Eleusis. Es probable que se celebraran hasta finales del siglo IV dC, cuando Alarico , rey de los visigodos, destruyó Eleusis. 


El orfismo.
El orfismo es, en la religión clásica, el culto místico de la antigua Grecia, que se creía fundado en los escritos del legendario poeta y músico Orfeo. Pasajes poéticos fragmentarios, que incluían inscripciones en tablillas de oro encontradas en las sepulturas de los adeptos órficos desde el siglo VI a.C., indican que el orfismo se basaba en una cosmogonía centrada en el mito del dios Dioniso Zagreo, el hijo de las divinidades Zeus y Perséfone. Furioso porque Zeus deseaba hacer a su hijo soberano del universo, los celosos titanes desmembraron y devoraron al joven dios. Atenea, diosa de la sabiduría, fue capaz de recuperar su corazón, que llevó a Zeus, quien se lo comió y dio nacimiento a un nuevo Dioniso. Zeus castigó después a los titanes destruyéndolos con su rayo y, de sus cenizas, creó la raza humana. Como consecuencia de ello, los seres humanos tienen una naturaleza dual: el cuerpo terrestre era la herencia de los titanes nacidos de la tierra; mientras que el alma derivaba de la divinidad de Dioniso, cuyos restos se mezclaron con los de los titanes.
Según los principios del orfismo, los seres humanos se esfuerzan por librarse del elemento titánico, o representación del mal, propio de su naturaleza, y buscarían preservar lo dionisíaco, o divino, naturaleza de su ser. El triunfo del elemento dionisíaco se puede conseguir siguiendo los ritos órficos de purificación y ascetismo. Según esta religión, a través de una larga serie de reencarnaciones, los seres humanos se preparan para la vida después de la muerte. Si han vivido en el mal, serán castigados, pero si han vivido en la santidad, después de su muerte sus almas se liberarán completamente de los elementos titánicos y se reunirán con la divinidad.

Los sátiros.
Los sátiros, en la mitología griega, son las divinidades de los bosques y montañas, con cuernos y colas y a veces con piernas de macho cabrío. Los sátiros eran los compañeros de Dioniso, dios del vino, y pasaban su tiempo persiguiendo a las ninfas, bebiendo vino, danzando y tocando la siringa, la flauta o la gaita.

Las ninfas.
Las ninfas, en la mitología griega y romana, son divinidades menores o espíritus de la naturaleza, que viven en arboledas y fuentes, bosques, praderas, ríos y en el mar, y se las representa como jóvenes y hermosas doncellas que gustan de la música y de la danza. A menudo se relacionaban con Artemisa, Dioniso y los sátiros.
Las ninfas se distinguían según la parte de la naturaleza que personificaban; ninfas eran las oceánides, o hijas de Océano, el gran mar que fluye alrededor de la tierra; las nereidas, o hijas del dios del mar Nereo, eran ninfas del mar Mediterráneo; las potameides, ninfas de los ríos; las náyades, ninfas de las fuentes y de las corrientes de agua fresca; las oréades, ninfas de las montañas y las grutas; y las dríades, ninfas de los bosques.
En Asturias (España) existen unas ninfas de las ríos y fuentes llamada xanas.



LOS DIOSES.
Los principales dioses griegos.
Los dioses en el friso de las Panateneas del Partenón, obra cumbre de Fidias.

Los griegos creían que los dioses habían elegido el monte Olimpo, en una región de Grecia llamada Tesalia, como su residencia. En el Olimpo, los dioses formaban una sociedad organizada en términos de autoridad y poderes, se movían con total libertad y formaban tres grupos que controlaban sendos poderes: el cielo o firmamento, el mar y la tierra. Los doce dioses principales, habitualmente llamados Olímpicos, eran: Zeus, Hera, Hades, Hefestos, Atenea, Apolo, Artemisa, Ares, Afrodita, Hestia, Hermes, Démeter, Perséfone, Poseidón.
Zeus era el dios supremo, padre espiritual de los dioses y de los hombres. Su mujer, Hera, era la reina de los cielos y la guardiana del matrimonio. Otros dioses asociados con los cielos eran Hefestos, dios del fuego y de los herreros, Atenea, diosa de la sabiduría y de la guerra, Apolo, dios de la luz, la poesía y la música, Artemisa, diosa de la fauna y de la luna, Ares, dios de la guerra,  Afrodita, diosa del amor. Quienes los reunían eran Hestia, diosa del hogar, y Hermes, mensajero de los dioses y soberano de la ciencia y la invención.
Poseidón era el soberano del mar y, junto con su mujer Anfitrite, guiaba a un grupo de dioses marinos menos importantes, tales como las nereidas y los tritones. Démeter, la diosa de la agricultura, estaba vinculada a la tierra. Hades, un dios importante pero generalmente no considerado un olímpico, regía el mundo subterráneo, donde vivía su mujer, Perséfone. El submundo era un lugar oscuro y lúgubre situado en el centro de la tierra. Lo poblaban las almas de las personas que habían muerto.
Dioniso, dios del vino y del placer, estaba entre los dioses más populares. Los griegos dedicaban muchos festivales a este dios telúrico, y en algunas regiones llegó a ser tan importante como Zeus. A menudo lo acompañaba una hueste de dioses fantásticos que incluía a sátiros, centauros y ninfas. Los sátiros eran criaturas con piernas de cabra y la parte superior del cuerpo era simiesca o humana. Los centauros tenían la cabeza y el torso de hombre y el resto del cuerpo de caballo. Las hermosas y encantadoras ninfas frecuentaban bosques y selvas.

Zeus.
En la escultura, se representa a Zeus como una figura barbada y de apariencia regia. La más famosa de todas fue la colosal estatua de marfil y oro, del escultor Fidias, que se encontraba en Olimpia.
Zeus es el dios del cielo y soberano de los dioses olímpicos. Según Homero, se consideraba a Zeus padre de los dioses y de los mortales. No fue el creador de los dioses y de los hombres; era su padre en el sentido de protector y soberano tanto de la familia olímpica como de la raza humana. Señor del cielo, dios de la lluvia y acumulador de nubes, que blandía el terrible rayo. Su arma principal era la égida; su ave, el águila; su árbol, el roble. Zeus presidía a los dioses en el monte Olimpo, en Tesalia. Sus principales templos estaban en Dódona, en el Epiro, la tierra de los robles y del templo más antiguo, famoso por su oráculo, y en Olimpia, donde se celebraban los juegos olímpicos en su honor cada cuatro años. Los juegos de Nemea, al noroeste de Argos, también estaban dedicados a Zeus.
La historia más común en la mitología indica que Zeus era el hijo menor del titán Cronos y de la titánida Rea y hermano de las divinidades Hera, Hades, Poseidón, Hestia y Démeter. De acuerdo con uno de los mitos antiguos sobre el nacimiento de Zeus, Cronos, temiendo ser destronado por uno de sus hijos, los devoraba cuando nacían. Al nacer Zeus, Rea envolvió una piedra con pañales para engañar a Cronos y ocultó al dios niño en Creta, donde se alimentó con la leche de la cabra Amaltea y lo criaron unas ninfas. Cuando Zeus llegó a la madurez, obligó a Cronos a vomitar a los otros niños, que estaban deseosos de vengarse de su padre. Durante la guerra que sobrevino, los titanes lucharon del lado de Cronos, pero Zeus y los demás dioses lograron la victoria y los titanes fueron enviados a los abismos del Tártaro. A partir de ese momento, Zeus gobernó el cielo, y sus hermanos Poseidón y Hades recibieron el poder sobre el mar y el submundo, respectivamente. Los tres gobernaron en común la tierra.
En la obra del poeta griego Homero, Zeus aparece representado de dos maneras muy diferentes: como dios de la justicia y la clemencia y como responsable del castigo a la maldad. Casado con su hermana Hera, es padre de Ares, dios de la guerra; de Hebe, diosa de la juventud; de Hefestos, dios del fuego, y de Ilitía, diosa del parto. Al mismo tiempo, se describen las aventuras amorosas de Zeus, sin distinción de sexo (Ganimedes), y los recursos de que se sirve para ocultarlas a su mujer. En la mitología antigua son numerosas sus relaciones con diosas y mujeres mortales, de quienes ha obtenido descendencia. En leyendas posteriores, en las que se introducen otros valores morales, se pretende mostrar al padre de los dioses a salvo de esta imagen libertina y lasciva. Sus amoríos con mortales se explican a veces por el deseo de los antiguos griegos de vanagloriarse de su linaje divino.
Zeus corresponde al dios romano Júpiter. 

Hera.

Templo de Hera en Paestum (Italia).

Hera es la reina de los dioses, hija de los titanes Cronos y Rea, hermana y mujer del dios Zeus.
Hera era la diosa del matrimonio y la protectora de las mujeres casadas. Era madre de Ares, dios de la guerra, de Hefestos, dios del fuego, de Hebe, diosa de la juventud, y de Ilitía, diosa del alumbramiento. Mujer celosa, Hera perseguía a menudo a las amantes y a los hijos de Zeus. Nunca olvidó una injuria y se la conocía por su naturaleza vengativa. Irritada con el príncipe troyano Paris por haber preferido a Afrodita, diosa del amor, antes que a ella, Hera ayudó a los griegos en la guerra de Troya y no se apaciguó hasta que Troya quedó destruida. 
Se suele identificar a Hera con la diosa romana Juno.

Hades.
Hades es el dios de los muertos. Era hijo del titán Cronos y de la titánide Rea y hermano de Zeus y Poseidón. Cuando los tres hermanos se repartieron el universo después de haber derrocado a su padre, Cronos, a Hades le fue concedido el mundo subterráneo. Allí, con su reina, Perséfone, a quien había raptado en el mundo superior, rigió el reino de los muertos. Aunque era un dios feroz y despiadado, al que no aplacaba ni plegaria ni sacrificio, no era maligno.
Se le identifica con el dios romano Plutón.

Hefestos.
Hefestos es el dios del fuego y de la metalurgia, hijo del dios Zeus y de la diosa Hera o, en algunos relatos, sólo hijo de Hera. A diferencia de los demás dioses, Hefestos era cojo y desgarbado. Poco después de nacer lo echaron del Olimpo: según algunas leyendas, lo echó la misma Hera, quien lo rechazaba por su deformidad; según otras, fue Zeus, porque Hefestos se había aliado con Hera contra él. En la mayoría de las leyendas, sin embargo, volvió a ser honrado en el Olimpo y se casó con Afrodita, diosa del amor, o con Áglae, una de las tres gracias. Era el artesano de los dioses y les fabricaba armaduras, armas y joyas. Se creía que su taller estaba bajo el monte Etna, volcán siciliano. 
A menudo se identifica a Hefestos con el dios romano del fuego, Vulcano.

Atenea.
Atenea es una de las diosas más importantes. Atenea salió ya adulta de la frente del dios Zeus y fue su hija favorita. Él le confió su escudo, adornado con la horrorosa cabeza de la górgona Medusa, su 'égida' y el rayo, su arma principal. Diosa virgen, recibía el nombre de Parthenos ('la virgen'). En agradecimiento a que Atenea les había regalado el olivo, el pueblo ateniense levantó templos a la diosa, el más importante era el Partenón, situado en la Acrópolis de Atenas. Originariamente era la diosa de las ciudades griegas, de la industria y de las artes, y, en la mitología posterior, de la sabiduría; era también diosa de la guerra. Fue la defensora más firme, entre los dioses, del bando griego en la guerra de Troya. Después de la caída de Troya, sin embargo, los griegos faltaron el respeto debido al carácter sagrado de un altar dedicado a Atenea en el que la profetisa troyana Casandra encontró refugio, y como castigo, unas tormentas enviadas por el dios del mar, Poseidón, requeridas por Atenea destruyeron la mayor parte de los barcos griegos que volvían de Troya.
Atenea era también patrona del arte de la agricultura y de las labores femeninas, especialmente del hilado y el tejido. Entre sus dones al hombre estaban la invención del arado y la flauta y las artes de domesticación de animales, de construcción de barcos y de fabricación de zapatos. Se la asociaba a menudo con las aves, especialmente con la lechuza.
En Roma se identificó con la diosa Minerva, también conocida como Palas Atenea.

Apolo.
Apolo es el hijo del dios Zeus y de Leto, hija de un titán. Era también llamado Délico, de Delos, la isla de su nacimiento, y Pitio, por haber matado a Pitón, la legendaria serpiente que guardaba un santuario en las montañas del Parnaso. En la leyenda homérica, Apolo era sobre todo el dios de la profecía. Su oráculo más importante estaba en Delfos, el sitio de su victoria sobre Pitón. Solía otorgar el don de la profecía a aquellos mortales a los que amaba, como a la princesa troyana Casandra.
Apolo era un músico dotado, que deleitaba a los dioses tocando la lira. Era también un arquero diestro y un atleta veloz, acreditado por haber sido el primer vencedor en los juegos olímpicos. Su hermana gemela, Artemisa, era la guardiana de las muchachas, mientras que Apolo protegía de modo especial a los muchachos. También era el dios de la agricultura y de la ganadería, de la luz y de la verdad, y enseñó a los humanos el arte de la medicina.
Algunos relatos pintan a Apolo como despiadado y cruel. Según la Ilíada de Homero, Apolo respondió a las oraciones del sacerdote Crises para obtener la liberación de su hija del general griego Agamenón arrojando flechas ardientes y cargadas de pestilencia en el ejército griego. También raptó y violó a la joven princesa ateniense Creusa, a quien abandonó junto con el hijo nacido de su unión. 
Tal vez a causa de su belleza física, Apolo era representado en la iconografía artística antigua con mayor frecuencia que cualquier otra deidad. Será el modelo para el Jesús medieval, al que se añadirá barba.

Artemisa.
Artemisa (o Ártemis) en la mitología griega es una de las principales diosas. 

Su principal templo estaba en Éfeso (Asia Menor, actual Turquía).

Era hija del dios Zeus y de Leto y hermana gemela del dios Apolo. Era la rectora de los dioses y diosas de la caza y de los animales salvajes, especialmente los osos, Era también la diosa del parto, de la naturaleza y de las cosechas. Como diosa de la luna, se la identificaba a veces con la diosa Selene y con Hécate.
Aunque tradicionalmente amiga y protectora de la juventud, especialmente de las muchachas, Artemisa impidió que los griegos zarparan de Troya durante la guerra de Troya mientras no le ofrecieran el sacrificio de una doncella. Según algunos relatos, justo antes del sacrificio ella rescató a la víctima, Ifigenia. Como Apolo, Artemisa iba armada con arco y flechas, armas con que a menudo castigaba a los mortales que la ofendían. En otras leyendas, es alabada por proporcionar una muerte dulce y plácida a las muchachas jóvenes que mueren durante el parto.
Equivale a la diosa romana Diana,

Ares
Ares, en la mitología griega, dios de la guerra e hijo de Zeus, rey de los dioses, y de su esposa Hera. Agresivo y sanguinario, Ares personificaba la brutal naturaleza de la guerra, y era impopular tanto para los dioses como para los seres humanos. Entre las deidades asociadas con Ares estaban su consorte, Afrodita, diosa del amor, y deidades menores como Deimo (temor) y Fobo (terror), que lo acompañaban en batalla. Aunque feroz y belicoso, Ares no era invencible, ni siquiera frente a los mortales.
El culto de Ares, que se creía originario de Tracia, no estaba muy difundido en la antigua Grecia y, donde existía, carecía de significación social o moral. Ares era una deidad ancestral deTebas y tenía un templo en Atenas, al pie del Areópago o colina de Ares.
Los romanos lo identificaban con Marte, también un dios de la guerra. 

Afrodita.
Afrodita, en la mitología griega, diosa del amor y la belleza. En la Ilíada de Homero aparece como la hija de Zeus y Dione, una de sus consortes, pero en leyendas posteriores se la describe brotando de la espuma del mar y su nombre puede traducirse como 'nacida de la espuma'. En la leyenda homérica, Afrodita es la mujer de Hefesto, el feo y cojo dios del fuego. Entre sus amantes figura Ares, dios de la guerra, que en la mitología posterior aparece como su marido. Ella era la rival de Perséfone, reina del mundo subterráneo, por el amor del hermoso joven griego Adonis.
Tal vez la leyenda más famosa sobre Afrodita está relacionada con la guerra de Troya. Eris, la diosa de la discordia, la única diosa no invitada a la boda del rey Peleo y de la nereida Tetis, arrojó resentida a la sala del banquete una manzana de oro destinada “a la más hermosa”. Cuando Zeus se negó a elegir entre Hera, Atenea y Afrodita, las tres diosas que aspiraban a la manzana, ellas le pidieron a Paris, príncipe de Troya, que diese su fallo. Todas intentaron sobornarlo: Hera le ofreció ser un poderoso gobernante; Atenea, que alcanzaría una gran fama militar, y Afrodita, que obtendría a la mujer más hermosa del mundo. Paris seleccionó a Afrodita como la más bella, y como recompensa eligió a Helena de Troya, la mujer del rey griego Menelao. El rapto de Helena por Paris condujo a la guerra de Troya.
Probablemente de origen oriental, en las primitivas creencias religiosas griegas se identificaba a Afrodita con la fenicia Astarté y era conocida como Afrodita Urania, reina de los cielos, y como Afrodita Pandemos, diosa del pueblo.

Los romanos la llamaron Venus y ha encarnado desde entonces el amor, generalmentepuro como en el Nacimiento de Venus del pintor renacentista Botticelli..

Hestia.
Hestia, en la mitología griega, diosa virgen del hogar, la hija mayor de los titanes Cronos y Rea. Se consideraba que presidía todos los fuegos de las aras de sacrificio y se le ofrecían plegarias antes y después de las comidas. Aunque aparece en muy pocos mitos, la mayoría de las ciudades tenían un hogar común donde arde el fuego sagrado de esta diosa.
En Roma se la conocía como Vesta, y seis sacerdotisas vírgenes, conocidas como vestales, custodiaban el fuego sagrado.

Hermes.
Hermes, en la mitología griega, es el mensajero de los dioses, hijo del dios Zeus y de Maya, la hija del titán Atlas. Como especial servidor y correo de Zeus, Hermes tenía un sombrero y sandalias aladas y llevaba un caduceo de oro, o varita mágica, con serpientes enrolladas y alas en la parte superior. Guiaba a las almas de los muertos hacia el submundo y se creía que poseía poderes mágicos sobre el sueño. Hermes era también el dios del comercio, protector de comerciantes y pastores. Como divinidad de los atletas, protegía los gimnasios y los estadios, y se lo consideraba responsable tanto de la buena suerte como de la abundancia.
A pesar de sus virtuosas características, también era un peligroso enemigo, embaucador y ladrón. El día de su nacimiento robó el rebaño de su hermano, el dios del sol Apolo, oscureciendo su camino al hacer que la manada anduviera hacia atrás. Al enfrentarse con Apolo, Hermes negó haber robado. Los hermanos acabaron reconciliándose cuando Hermes le dio a Apolo su lira, recién inventada.
En el primitivo arte griego, se representaba a Hermes como un hombre maduro y barbado; en el arte clásico, como un joven atlético, desnudo e imberbe como puede comprobarse en el Hermes de Praxíteles, en Olimpia, cuya imagen vemos arriba.

Démeter.


Démeter en la mitología griega es la diosa de los granos y de las cosechas, hija de los titanes Cronos y Rea.
Cuando su hija Perséfone fue raptada por Hades, dios del mundo subterráneo, el dolor de Démeter fue tan grande que descuidó la tierra; no crecieron plantas y el hambre devastó el universo. Consternado ante esta situación, Zeus, el regidor del mundo, pidió a su hermano Hades que devolviese Perséfone a su madre. Hades asintió, pero antes de liberar a la muchacha hizo que ésta comiese algunas semillas de granada que la obligarían a volver con él durante cuatro meses al año. Feliz de reunirse de nuevo con su hija, Démeter hizo que la tierra produjese flores primaverales y abundantes frutos y cereales para las cosechas. Sin embargo, su dolor retornaba cada otoño cuando Perséfone tenía que volver al mundo subterráneo. La desolación del invierno y la muerte de la vegetación eran consideradas como la manifestación anual del dolor de Démeter cuando le arrebataban a su hija. Démeter y Perséfone eran veneradas en los ritos de los misterios de Eleusis.
El culto se extendió de Sicilia a Roma, donde se veneraba a estas diosas como Ceres y Proserpina.

Pérsefone.
Perséfone en la mitología griega es hija de Zeus, padre de los dioses, y de Démeter, diosa de la tierra y de la agricultura.
Hades, dios del mundo inferior, se enamoró de Perséfone y quiso casarse con ella. Aunque Zeus dio su consentimiento, Démeter era contraria a la boda. Entonces, Hades atrapó a la muchacha mientras estaba recogiendo flores y la llevó a su reino. Cuando salió en busca de su hija perdida, Démeter quedó desolada. Murieron todas las plantas y el hambre devastó la tierra. Por este motivo, Zeus envió a Hermes, mensajero de los dioses, para que recuperara a Perséfone y la devolviera a su madre. Antes de dejarla ir, Hades le pidió que comiera un grano de granada, el alimento de los muertos. De esta manera, se vio obligada a volver al submundo y permanecer allí durante la tercera parte de cada año.
Como diosa de los muertos y como diosa de la fertilidad de la tierra, Perséfone era la personificación de la renovación de la tierra en primavera. Los misterios eleusinos se celebraban en su honor y en el de su madre.
Proserpina era la equivalente latina de Perséfone.

Poseidón.
Poseidón, en la mitología griega, es el dios del mar, hijo del titán Cronos y la titánide Rea, y hermano de Zeus y Hades. Poseidón era marido de Anfitrite, una de las nereidas, con quien tuvo un hijo, Tritón. Poseidón, sin embargo, tuvo otros numerosos amores, especialmente con ninfas de los manantiales y las fuentes, y fue padre de varios hijos famosos por su salvajismo y crueldad, entre ellos el gigante Orión y el cíclope Polifemo. Poseidón y la górgona Medusa fueron los padres de Pegaso, el famoso caballo alado.
Poseidón desempeña un papel importante en numerosos mitos y leyendas griegos. Disputó sin éxito con Atenea, diosa de la sabiduría, por el control de Atenas. Cuando Apolo, dios del sol, y él decidieron ayudar a Laomedonte, rey de Troya, a construir la muralla de la ciudad, éste se negó a pagarles el salario convenido. La venganza de Poseidón contra Troya no tuvo límites. Envió un terrible monstruo marino a que devastara la tierra y, durante la guerra de Troya, se puso de lado de los griegos.
El arte representa a Poseidón como una figura barbada y majestuosa que sostiene un tridente y a menudo aparece acompañado por un delfín, o bien montado en un carro tirado por briosos seres marinos. Cada dos años, los Juegos Ístmicos, en los que había carreras de caballos y de carros, se celebraban en su honor en Corinto.
Los romanos identificaban a Poseidón con su dios del mar, Neptuno.

Hebe.
Hebe en la mitología griega es la diosa de la juventud, hija de Zeus y Hera.. Durante mucho tiempo, Hebe cumplía la función de copera de los dioses, a quienes les servía néctar y ambrosía. El príncipe troyano Ganimedes la sustituyó en esta tarea.
De acuerdo con una versión, dejó de ser copera de los dioses cuando se casó con el héroe Hércules, que acababa de ser deificado. Según otra historia, fue apartada de su lugar a causa de una caída que sufrió mientras servía a los dioses.

Dioniso.
Dioniso (o Dionisos) en la mitología griega es hijo de Zeus (el Júpiter romano) y es el dios del vino y la vegetación, el cual enseñó a los mortales cómo cultivar la vid y cómo hacer vino. Era bueno y amable con quienes lo honraban, pero llevaba la locura y la destrucción a quienes lo despreciaban a él o a los rituales orgiásticos de su culto.
De acuerdo con la tradición, Dioniso moría cada invierno y renacía en la primavera. Para sus adeptos, este renacimiento cíclico, acompañado de la renovación estacional de los frutos de la tierra, encarnaba la promesa de la resurrección de los muertos. Los ritos anuales en honor de la resurrección de Dioniso evolucionaron gradualmente hacia la forma estructurada del drama griego, y se celebraron importantes festivales en honor del dios, durante los cuales se realizaban grandes competiciones dramáticas.
El festival más importante, las Grandes Dionisíacas, tenía lugar en Atenas durante cinco días de cada primavera. Para esta celebración los grandes dramaturgos griegos Esquilo, Sófocles  y Eurípides escribieron sus magníficas tragedias.
Después del siglo V aC Dioniso fue conocido para los griegos como Baco, que en la mitología romana, es el dios del vino, identificado también con Liber, el dios romano del vino.
Se le suele caracterizar de dos maneras: una como dios de la vegetación, específicamente de los frutos de los árboles, que aparece representado a menudo en los vasos áticos con un cuerno con bebida y racimos de uvas. Como llegó a ser el dios popular griego del vino y el regocijo, se dice que en algunos de sus festivales se producían milagros en los que el vino era el ingrediente predominante. La segunda caracterización del dios apunta a los misterios de una divinidad que inspiraba cultos orgiásticos, de los que son ejemplo las ménades o bacantes. Este grupo de mujeres abandonaba el hogar y vagaba por el desierto entrando en un estado de éxtasis en su devoción al dios. Vestían pieles de cervatillo y se creía que poseían poderes ocultos.
El nombre Baco llegó a usarse como palabra común en la antigua Grecia durante el siglo V aC, en referencia a los fuertes gritos con los que se adoraba al dios en las bacanales, frenéticas celebraciones en su honor. Estos hechos, supuestamente originados en las fiestas de la naturaleza primaveral, llegaron a ser ocasión de embriaguez y de actos licenciosos y disolutos, en los que los celebrantes danzaban y bebían. Alejandro Magno fue uno de sus más fieles adoradores y se dice que incluso respetó a una ciudad de la India que se asoció al culto a Dioniso.
Las bacanales en Roma se hicieron populares y cada vez más desenfrenadas. Por esa razón, el Senado romano las prohibió en el año 186 a.C. En el siglo I d.C., sin embargo, los misterios dionisíacos eran aún populares, como lo demuestran las representaciones alusivas encontradas en sarcófagos griegos.

BIBLIOGRAFÍA.
GENERAL.
Enciclopedia Encarta. Microsofot. 1997. CD-ROM.
Ramírez, Juan Antonio (dir.). Historia del arte. Alianza. Madrid. I. El mundo antiguo. 428 pp.
ESPECÍFICA.
Documentales.

Mundos perdidos: La antigua Atenas. Documental. 45 minutos. La ciudad de Pericles y sus construcciones de la Acrópolis y el ágora.
Misterios antiguos: Los secretos del Oráculo de Delfos. Documental. 45 minutos.
Libros.
Aghion, Irene; Barbillon, Claire; Lissarrague, François. Héroes y dioses de la Antigüedad. Guía iconográfica. Alianza. Madrid. 1997. 382 pp.
Boardman, John. El arte griego. Destino. Barcelona. 1991 (1967 inglés). 252 pp.
Boardman, John; Griffin, Jasper; Murray, Oswyn. Historia Oxford del mundo clásico. Alianza. Madrid. 1988 (1986 inglés). I. Grecia. 456 pp.
Bowra, C.M. La Atenas de Pericles. Alianza. Madrid. 1974 (1970 inglés). 253 pp.
Charbonneaux, Jean (escultura); Martin, Roland (arquitectura); Villard, François (cerámica). Grecia arcaica. Col. Universo de las Formas. Aguilar. Madrid. 1969. 438 pp.
Charbonneaux, Jean; Martin, Roland; Villard, François. Grecia clásica. Col. Universo de las Formas. Aguilar. Madrid. 1970. 424 pp.
Charbonneaux, Jean; Martin, Roland; Villard, François. Grecia helenística. Col. Universo de las Formas. Aguilar. Madrid. 1971. 423 pp.
Cook, R.M. Greek Art. Its Development, Character and Influence. Penguin. Harmondsworth. 1976 (1972). 280 pp.
Demargne, Pierre. Nacimiento del arte griego. Col. Universo de las Formas. Aguilar. Madrid. 1964. 449 pp.
García y Bellido, A. Urbanística de las grandes ciudades del mundo antiguo. CSIC. Madrid. 1985. 384 pp.
Gernet, Louis. Antropología de la Grecia antigua. Taurus. Madrid. 1980 (1968 francés). 399 pp.
Giedion, Sigfried. El presente eterno: Los comienzos de la arquitectura. Alianza. Madrid. 1981 (1963). 535 pp.
Grimal, Pierre. Diccionario de la Mitología Griega y Romana. Paidós. Barcelona. 1982. 635 pp.
Lomba Fuentes, Joaquín. Principios de filosofía del arte griego. Anthropos. Barcelona. 1987. 332 pp. más ilus.
Nestle, W. Historia del espíritu griego. Ariel. Barcelona. 1981 (1944 alemán). 379 pp.
Onians, John. Arte y pensamiento en la época Helenística. Alianza. Madrid. 1996 (1979 inglés). 281 pp.
Otto, Walter F. Los dioses de Grecia. La imagen de lo divino a la luz del espíritu griego. EUDEBA. Buenos Aires. 1973 (1961 alemán). 244 pp.
Papaioannou, Kostas. Arte griego. Gustavo Gili. Barcelona. 1973. 531 pp.
Pesando, Fabrizio. La casa dei Greci. Longanesi. Milán. 1989. 269 pp.
Pijoán, José. El Arte Griego. Summa Artis IV. Espasa-Calpe. Madrid. 1982. 591 pp.
Pollitt, J.J. El arte helenístico. Nerea. Madrid. 1989. 547 pp.
Richter, Gisela. El Arte Griego. Destino. Barcelona. 1980.
Robertson, D.S. El Arte Griego. Alianza. Madrid. 1987. 434 pp.
Robertson, D.S. Arquitectura Griega y Romana. Cátedra. Madrid. 1988. 357 pp.
Rodríguez Adrados, Francisco. Sociedad, amor y poesía en la Grecia antigua. Alianza. Madrid. 1995.

PROGRAMACIÓN.
UBICACIÓN.
ESO, 1º ciclo.
Eje 2. Sociedades históricas y cambio en el tiempo.
Bloque 4. Sociedades históricas.
Núcleo 2. Sociedades prehistóricas, primeras civilizaciones y Antigüedad clá­sica.
En el apartado Sociedad, política, cultura y arte en el mundo clásico: Grecia y Roma.
RELACIÓN CON TEMAS TRANSVERSALES.
Relación con los temas de Educación Moral y Cívica, Educación para la Paz, Educación para la igualdad de los sexos.
TEMPORALIZACIÓN.
Cuatro sesiones de una hora.
1ª Documental sobre la religión en Grecia, seguido de diálogo, como evaluación previa. Exposición del profesor.
2ª Exposición del profesor. Cuestiones.
3ª Exposición del profesor. Cuestiones.
4ª Examen
OBJETIVOS.
Conocer la religión de la civilización griega.
Relacionar su civilización con la nuestra.
Analizar aspectos sociales y culturales de la Antigüedad.
Valorar las civilizaciones antiguas.
CONTENIDOS.
A) CONCEPTUALES.
La civilización griega, en historia y sociedad, en relación con economía y arte.
B) PROCEDIMENTALES.
Tratamiento de la información: realización de esquemas y mapas del tema.
Explicación multicausal de los hechos históricos: en comentario de textos.
Indagación e investigación: recogida y análisis de datos en enciclopedias, manuales, monografías, artículos...
C) ACTITUDINALES.
Rigor crítico y curiosidad científica.
Tolerancia y solidaridad.
Interés por las civilizaciones del pasado.
METODOLOGÍA.
Metodología expositiva y participativa activa.
MOTIVACIÓN.
Mediante un documental sobre la religión griega, seguido por comentarios.
ACTIVIDADES.
A) CON EL GRAN GRUPO.
Exposición por el profesor del tema.
B) EN EQUIPOS DE TRABAJO.
Realización de esquemas de los apartados.
Hacer con carácter voluntario trabajos de ampliación sobre la religión griega.
Comentarios de textos sobre la religión griega.
C) INDIVIDUALES.
Realización de apuntes esquemáticos sobre la UD.
Participación en las actividades grupales.
Búsqueda individual de datos en la bibliografía, en deberes fuera de clase.
Contestar cuestiones en cuaderno de trabajo, con diálogo previo en grupo.
RECURSOS.
Presentación digital y mapas.
Libros de texto, manuales.
Fotocopias de textos para comentarios.
Cuadernos de apuntes, esquemas...
EVALUACIÓN.
Evaluación continua. Se hará especial hincapié en que se comprenda la interrelación de los fenómenos políticos, económicos, sociales y culturales.
Examen propio, no incluido en el de otras UD, debido a su importancia intrínseca.
Se preguntarán breves cuestiones, un comentario de texto general y el comentario de una imagen.
RECUPERACIÓN.
Entrevista con los alumnos con inadecuado progreso.
Realización de actividades de refuerzo: esquemas, comentario de textos...
Examen de recuperación (junto a las otras UD).