Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía y Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

viernes, 14 de diciembre de 2012

GE UD 5. El espacio rural y el sector primario español.

GE UD 5. EL ESPACIO RURAL Y EL SECTOR PRIMARIO ESPAÑOL.

LOS ANTECEDENTES HISTÓRICOS.
LOS FACTORES FÍSICOS DEL ESPACIO RURAL.
El clima.
El relieve.
El suelo.
LOS FACTORES HUMANOS DEL ESPACIO RURAL.
La población rural.
El hábitat rural.
El poblamiento rural disperso.
El poblamiento rural concentrado.
La transformación reciente del hábitat rural.
La propiedad de la tierra.
La población agraria: actualidad.
LOS PAISAJES AGRARIOS.
El paisaje agrario atlántico.
El paisaje agrario mediterráneo interior.
El paisaje agrario mediterráneo litoral.
El paisaje agrario de las Islas Canarias.
LAS POLÍTICAS AGRARIAS.

El sector primario y la PAC: actualidad económica.
EL SECTOR PRIMARIO: ACTUALIDAD ECONÓMICA.
LA AGRICULTURA.
La extensión cultivada.
La modernización de las técnicas agrícolas.
Los cultivos en España.
La agricultura: actualidad económica.
LA GANADERÍA.
Los dos tipos de explotaciones ganaderas.
Las cabañas ganaderas.
La ganadería: actualidad económica.
LA SILVICULTURA.
LA INDUSTRIA AGRARIA.
LA PESCA EN ESPAÑA.
Los tipos de pesca.
Los métodos de pesca.
Los factores físicos de la actividad pesquera.
Los problemas del sector pesquero español.
La política pesquera.
Las ocho regiones pesqueras de España.
Producción pesquera y consumo de pescado en España.
La acuicultura española.
La pesca: actualidad económica.

EL ESPACIO RURAL Y EL SECTOR PRIMARIO ESPAÑOL.
España es la principal potencia agrícola emergente en Europa, con alta competitividad gracias a las grandes inversiones en regadíos, tecnología y comercialización. La producción aumenta tanto en tonelaje como en rentas; se ha equilibrado la balanza comercial agraria gracias al enorme impulso del subsector hortofrutícola, aunque es deficitaria en carnes y animales vivos, cereales (trigo y maíz), leche y productos lácteos, y pescado, y es una gran exportadora en verduras y frutas. Hay déficit comercial en productos de alta calidad y valor añadido, pero los últimos años esta tendencia se está invirtiendo.
Las ventajas comparativas españolas son los precios y costes más bajos; la existencia de variedades vegetales muy demandadas por los mercados europeos; la prolongación de muchas producciones casi todo el año; la mejora de la logística y distribución siendo su acceso a los mercados europeos cuestión de 1-2 días tras la recogida; el solapamiento de las campañas, con productos tempranos respecto de los europeos, como ocurre con la patata temprana de Mallorca y Canarias; y la oferta comercial concentrada en unos pocos distribuidores (aunque en detrimento de los productores).

LOS ANTECEDENTES HISTÓRICOS.
El sector agrario español es el fruto de un largo proceso histórico, que hunde sus raíces en la época romana y más tarde en la Edad Media, cuando el poder político y la propiedad de la tierra iban de la mano. Los latifundios de la nobleza, la Iglesia y los municipios, o sea, las “manos muertas”. La gran reforma de la desamortización del siglo XIX reestructuró la propiedad pero no resolvió los problemas de la agricultura tradicional: el latifundismo y la escasa capitalización de la explotación.
Las reformas agrarias durante la II República y el primer franquismo no alteraron la situación, fracasando tanto la concentración parcelaria como el acceso de los jornaleros a la propiedad. El sector agrario, basado en la abundante y barata mano de obra, sobrevivía gracias a la protección arancelaria (sobre todo el cultivo del trigo), y sólo unos pocos productos mediterráneos (vino, aceite, naranjas) eran competitivos.
Pero el cambio de la política económica en 1959, al abrir el país al mercado internacional, alteró radical y vertiginosamente la situación del campo. Se pudo importar maquinaria, abonos y semillas con lo que aumentó la productividad, disminuyó la necesidad de mano de obra y creció la renta agraria gracias a la demanda urbana y la energía barata. Un masivo éxodo rural facilitó la concentración de la propiedad. Empero, la crisis energética de los años 70 cayó sobre el sector agrario: aumentaron los precios de la energía y de los productos industriales que compraba el campo (maquinaria, abonos...) muy por encima de los precios de los productos agrarios, la renta agraria bajó y muchas deudas de inversión quedaron impagadas. El nuevo sistema moderno, además, dañó el medio ambiente con el uso masivo de abonos y plaguicidas, y el que muchos pueblos quedaran despoblados. Además hubo un envejecimiento generalizado de la población activa agraria. Cuando España entró en 1986 en la UE muchos de los problemas restaban irresueltos, como el de los subsectores del vino, aceite de oliva, hortofrutícola, cárnico y lácteo... con excesos de producción que deben subvencionarse y un creciente gasto de abono y plaguicidas.

LOS FACTORES FÍSICOS DEL ESPACIO RURAL.
El espacio geográfico rural de España es problemático e incluso hostil en ocasiones, marcado por el clima mediterráneo (excepto en la cornisa cantábrica), el elevado relieve (600 m de altitud media), las escasas precipitaciones, las heladas, las sequías prolongadas, los procesos erosivos o la desertización. Pero tiene las ventajas de la variedad de climas, la alta insolación y la proximidad al mercado europeo.
El clima.
El clima es el factor esencial que condiciona el sector primario porque de él dependen la vida de la flora y fauna, ya que cada especie tiene un óptimo climático, con un grado determinado de temperatura, precipitaciones, luz solar y evapotranspiración. Por lo tanto, en España predominan las especies vegetales de cereales, el olivo y la vid, y el ganado ovino. Las condiciones climáticas propias de la Península Ibérica no son muy favorables, porque las precipitaciones están mal distribuidas, son escasas e irregulares, las temperaturas medias elevadas y las heladas son frecuentes.

Climograma de Gijón, en la zona oceánica.
Climograma de Huelva, en la zona mediterránea litoral (con influencia atlántica).
En España existe un gran contraste pluviométrico en su territorio. Se pueden diferenciar tres áreas: una España húmeda, donde hay un superávit anual de agua; una España seca, en la que existe un déficit de agua y un verano seco de entre tres y cinco meses; y, por último, una España semiárida, con un número de meses secos igual o superior a seis, que se circunscribe al sudeste y a ciertos enclaves de las cuencas de los ríos Ebro y Duero, de La Mancha y parte de las islas Canarias, unas áreas en las que los cultivos sufren por la aridez. Esto explica que tradicionalmente se utilizasen sistemas de cultivo como el barbecho y la rotación de cultivos en las grandes extensiones de secano.
España es un país predominantemente templado, pero hay grandes contrastes térmicos entre el interior, por un lado, y la periferia y las islas, por otro. Así, por ejemplo, la zona litoral oriental y meridional de la Península, y también las islas, presentan temperaturas más suaves debido al efecto termorregulador del mar, por eso tienen mejores condiciones para el desarrollo de productos hortícolas, que adelantan su ciclo de maduración.
El relieve.
El relieve condiciona las actividades agrarias y en España lo hace negativamente. Las causas son: el relieve muy accidentado, cuya pronunciada pendiente perjudica a los suelos agrarios, degradándolos; la disposición periférica de las principales cordilleras, que obstaculizan la penetración de las masas de aire húmedas de procedencia marina y las resultantes precipitaciones; la elevada altitud media peninsular, de forma que únicamente el 11% del territorio español se encuentra por debajo de los 200 m de altitud, la óptima para los cultivos hortofrutícolas.
El suelo.
La riqueza del suelo depende de:
La textura: es el tamaño de las partículas, siendo suelos pobres si son de arena; pesados y húmedos si son de arcilla, que requiere un buen drenaje y son difíciles de trabajar; muy adecuados si son de limos.
El espesor edáfico, ya que los suelos gruesos permiten mejor la vida.
La estructura en capas bien diferenciadas, con los horizontes A, B y C.
La porosidad que permite la aireación y la vida biológica.
La composición química en suelos ácidos o básicos, siendo los ácidos de tierras frías los más pobres.
La materia orgánica, siendo más ricos cuanta más tengan, y en general procede del humus vegetal y el estiércol del ganado.
El suelo español es poco apto para la agricultura, en parte a causa de las sequías, de la escasez de las tierras llanas y también porque su composición química no es la idónea para los cultivos. Sobre el total de la superficie, el 40% está ocupada por tierras cultivadas (de este porcentaje el 34% son tierras de secano y el 6% de regadío), el 52% está ocupado por tierras sin cultivar y el 8% por terrenos improductivos. Un elevado porcentaje de la superficie agrícola útil española (SAU), el 81,3 %, ha sido calificado como Zonas Rurales Desfavorecidas y Zonas de Agricultura de Montaña (ZAM). Los suelos más fértiles son los arcillosos de las cuencas sedimentarias de los ríos Duero, Tajo, Guadiana, Ebro y Guadalquivir.

LOS FACTORES HUMANOS DEL ESPACIO RURAL.
La población rural.
La población rural ha disminuido y envejecido a lo largo del siglo XX. El éxodo rural comenzó en el siglo XIX como resultado de la llegada de la Revolución Industrial a España y se intensificó en el siglo XX, yendo millones de campesinos hacia los grandes centros urbanos y el litoral. La población rural bajó y el medio rural se quedó vacío: entre las consecuencias negativas para el espacio rural destacan el abandono de muchas tierras y pueblos, lo que ha provocado la pérdida del histórico paisaje rural y otros efectos como el aumento de los incendios.


Se cuantifica el descenso de la población activa agraria:
1900: 60%
1930: 46%
1960: 40%
1990: 16%
2012: 6%
Durante la segunda mitad del siglo XX se ha reducido espectacularmente, aunque se ha estabilizado mucho desde 1998, llegando a haber desde entonces un cierto fenómeno de vuelta al campo por parte de profesionales urbanos de mediana edad.

Entre 1975 y 1991 la población activa agraria bajó de 2,9 millones de personas a 1,2 millones y en 1996 estaba sólo en 1 millón de activos, y en 2012 comprende cerca de 800.000 campesinos. En la actualidad los campesinos viejos se retiran o mueren, y muchos jóvenes se van a la ciudad porque rechazan una actividad agraria escasamente remunerada y al existir unas rentas por debajo del 50% respecto al resto de los sectores, de modo que en los primeros años del siglo XXI se ha acentuado el proceso de reducción y envejecimiento de la población rural: desde 1990 menos del 20% de la población española vive en el 90% del territorio, el considerado rural, y en 2008 ha bajado al 17,8%.

El hábitat rural.
Más del 90 % de los municipios españoles están considerados como rurales. La mayor parte de los núcleos rurales españoles, además muy pequeños, se localizan en el interior peninsular. Las poblaciones de la cornisa cantábrica tienen un mayor tamaño debido a la agrupación administrativa de parroquias, casas y aldeas que constituyen una única unidad administrativa, mientras que las poblaciones interiores del norte peninsular son más pequeñas. Los pueblos del interior cercanos al litoral han evolucionado positivamente debido a la alternativa que ofrecen a la presión turística que sufre la costa.
La sociedad rural se organiza en dos grandes tipos de poblamiento o hábitat, el disperso y el concentrado, cuyas diferencias se explican por factores físicos, como la abundancia o escasez de agua, el relieve, las comunicaciones o la historia.

El poblamiento rural disperso.
Predomina en la franja que recorre la cornisa cantábrica, desde Galicia hasta el País Vasco, y en algunos lugares del litoral mediterráneo y el interior de Andalucía.
Generalmente, está ligado a un tipo de hábitat concreto, en el que el terreno se explota de forma individual por parte de una familia, y la vivienda, las tierras de labor y las edificaciones propias de las explotaciones agrícolas están unidas. Es el caso de los caseríos vascos, las masías catalanas o los cortijos andaluces.
Actualmente, las explotaciones agrícolas basadas en este tipo de poblamiento y aprovechamiento del suelo están desapareciendo. Muchas de las viviendas han sido abandonadas, han sido aprovechadas como segunda residencia, o se han dedicado a funciones económicas no agrícolas, como el turismo rural.

El poblamiento rural concentrado.

Xàtiva.
Este tipo de poblamiento es más característico del interior peninsular. Atendiendo a su tamaño, estos núcleos rurales tienen fundamentalmente dos tipologías:
En la zona septentrional, en torno a los ríos Ebro y Duero y cerca de las cordilleras montañosas de Pirineos, Cordillera Cantábrica y Sistema Ibérico, ha predominado un poblamiento concentrado caracterizado por su pequeño tamaño y la existencia de múltiples edificaciones diseminadas por todo el territorio, dedicadas a los diferentes usos ganaderos.
En la zona meridional, en torno a las cuencas de los ríos Guadiana, Guadalquivir y Tajo, el poblamiento rural adquiere tamaños medianos y grandes.

La transformación reciente del hábitat rural.
Durante las últimas décadas, el medio rural ha sufrido una serie de transformaciones muy ligadas a la evolución económica y social de España, que han afectado a su fisonomía, al tamaño de los pueblos o a la forma de las casas, así como a sus funciones.
Casas de turismo rural.
En general, los pueblos españoles tienen una población escasa y envejecida, pero en bastantes núcleos se ha revitalizado desde 1998 gracias al turismo rural, que une el aprovechamiento agrario con el turístico gracias al atractivo del paisaje y de las actividades agrarias. Muchas viviendas están siendo recuperadas gracias al desarrollo del turismo y de las segundas residencias, y al retorno de personas mayores tras su jubilación, pero esta recuperación no afecta a todos los núcleos por igual.
Las poblaciones mayores de quinientos habitantes, las costeras, las periurbanas y las que se encuentran en enclaves naturales singulares o protegidos han evolucionado positivamente, debido a las mayores posibilidades de desarrollo económico que presentan.
Sin embargo, los pueblos más pequeños o enclavados en lugares más inaccesibles han evolucionado negativamente; aunque se reconstruyen las viviendas, estas solo se ocupan durante el verano y los servicios suelen ser escasos.

La propiedad de la tierra.
Hay fuertes contrastes entre el norte y el sur: en el norte peninsular predominan los minifundios y en el sur los latifundios. En consecuencia, en el norte abundan los pequeños y medianos propietarios, mientras que en el sur gran parte de las tierras pertenecen a un pequeño número de grandes terratenientes, y por contra hay decenas de miles de jornaleros no propietarios.
La estructura de explotación de la tierra en España no ha variado mucho en los últimos cuarenta años. En general, se caracteriza por la pervivencia de la dicotomía de muchas pequeñas explotaciones (minifundio), sobre todo en el litoral, y las pocas explotaciones de gran propiedad (latifundio) que dominan en el interior, aunque con fuertes contrastes regionales.
Castilla y León, Aragón y Extremadura son las Comunidades con mayor superficie agrícola utilizada por explotación, que ronda las 58 y 48 hectáreas de media, respectivamente. En el extremo opuesto se encuentran las Canarias (casi 4 hectáreas), seguidas de la Comunidad Valenciana y Galicia, con 5 y 8,5 hectáreas de media por explotación.
En los últimos años, ha tenido lugar un proceso de reparcelación y concentración de explotaciones, pero aun así más de la mitad de las explotaciones agrícolas en España no alcanzan las 5 hectáreas. La sustitución de agricultores viejos por jóvenes es muy desigual, y se han abandonado muchas explotaciones familiares poco capitalizadas, de pequeño tamaño y en tierras marginales, ante su imposibilidad de competir en los mercados internacionales progresivamente abiertos a la competencia.
Pero el aumento del número de explotaciones agrarias de mediano tamaño (50-100 hectáreas) ha permitido un importante crecimiento de la productividad.

La población agraria: actualidad.
El 90% de la superficie española es rural, pero solo vive en este espacio el 20% de la población. Hay un moderado flujo migratorio de retorno a los pueblos: entre 1998 y 2011 emigraron de la ciudad al campo 391.603 personas y del campo a la ciudad 225.953, y la crisis ha reducido la diferencia entre estas cifras porque instalarse en un pueblo requiere una inversión que muchos no pueden afrontar: en 2011, 23.398 individuos marcharon al campo frente a 21.203 que, a la inversa, fueron a la ciudad. Los peores problemas: la escasa o incluso nula oferta de servicios educativos, sanitarios y culturales, la falta de jóvenes y de lugares de ocio, las deficiencias en el transporte, la dificultad de conseguir trabajo o ingresos en los negocios, y un aumento de la delincuencia.
El trabajo agrario atrae pocos trabajadores jóvenes porque exige una gran dependencia laboral, pues ordeñar, regar y otras actividades son inexcusables incluso varias veces al día; la profesión no está bien valorada socialmente; y se debe vivir (con la familia) cerca de la explotación, en un medio rural generalmente mal dotado de servicios sociales y atractivos vitales. Si a esto se añade la escasa rentabilidad de las explotaciones no es irracional que los jóvenes emigren a las ciudades, dejando las propiedades familiares a sus ancianos, hasta que finalmente quedan abandonadas por su fallecimiento.

LOS PAISAJES AGRARIOS.
En España se pueden distinguir cuatro grandes dominios agrarios, determinados sobre todo por las grandes zonas climáticas.
Mapa de los paisajes agrarios de España.

El paisaje agrario atlántico.
La fachada norte y noroeste de la Península posee un clima relativamente húmedo a lo largo de todo el año y una topografía, en general, muy accidentada. En este marco, las principales actividades primarias que se desarrollan son la ganadería y la explotación forestal en el interior, y la pesca en la costa.

La abundancia de prados y pastos explica el tradicional desarrollo de la ganadería, que en las últimas décadas, ha experimentado una enorme transformación, orientándose hacia una explotación moderna, vacuna, preferentemente de producción láctea.
La actividad forestal también tiene una gran significación económica. Predominan los árboles de hoja caduca, principalmente las frondosas, tales como hayas, robles, castaños, etc., si bien hoy ocupan una buena parte de la masa forestal algunas especies de rápido crecimiento, como el eucalipto.
La agricultura tiene un desarrollo mucho menor. Los cultivos tradicionales son el maíz, el trigo y la patata, destinados al autoconsumo, y también los forrajes, para alimentar al ganado. En los últimos años, la superficie dedicada al policultivo ha disminuido, mientras que ha aumentado la superficie dedicada a los cultivos forrajeros.
En la España atlántica predominan las pequeñas explotaciones (minifundio), excesivamente parceladas. Se trata de un paisaje de campos cerrados: las parcelas están delimitadas por setos vivos, muros de piedra, vallas, alambres, etc.; abundan los prados y los bosques, y existe, generalmente, un poblamiento disperso.

El paisaje agrario mediterráneo interior.
En la mayor parte del interior de la Península, el clima es mediterráneo continentalizado y la topografía es sumamente contrastada. En estas tierras la agricultura constituye la base de la actividad agraria y existen paisajes agrarios muy contrastados:
En las montañas y en las penillanuras predominan las explotaciones forestales y ganaderas en régimen extensivo.
En las campiñas destacan los cultivos de secano. Se trata, en general, de una agricultura extensiva, aunque se combina con cultivos tradicionales. Los cultivos más importantes son los típicamente mediterráneos (cereales, vid y olivo). Las principales áreas cerealistas se encuentran en las submesetas y las campiñas béticas. Los cultivos industriales más importantes son el girasol y la remolacha azucarera. Junto a estos cultivos, se ha desarrollado desde antiguo una ganadería preferentemente ovina. En Extremadura tiene un gran peso el ganado porcino.
En las superficies de regadío se cultivan la remolacha azucarera y los cereales en la Submeseta Norte; y los cultivos hortícolas en el valle del Ebro y en la Submeseta Sur.
En la España interior coexisten el minifundio y el latifundio. Así, por ejemplo, en la Depresión del Ebro predominan las pequeñas explotaciones, a su vez muy parceladas, mientras que en Andalucía abunda la gran propiedad, y, salvo en las zonas de huerta, el poblamiento concentrado.

El paisaje agrario mediterráneo litoral.
En las llanuras litorales mediterráneas y las islas Baleares la agricultura ha tenido tradicionalmente un gran desarrollo. Se trata, pues, de una agricultura fundamentalmente de regadío; el secano solo subsiste en las tierras alejadas de la costa. Esta agricultura utiliza técnicas modernas e intensivas (enarenados, cultivos bajo plástico y riego por goteo), que consiguen dos, tres y hasta cuatro cosechas por campaña y que han transformado espectacularmente el paisaje (por ejemplo, Campo de Dalias en Almería). Es, por tanto, una agricultura muy rentable y, predominantemente, orientada hacia el mercado exterior, sobre todo hacia los países de la Unión Europea. Los principales cultivos son las hortalizas, presentes en todo el litoral, sobre todo en Valencia, Murcia, Almería y el delta del río Ebro. También tienen gran significación económica los cítricos y los frutales, especialmente en Valencia y Murcia, en el primer caso, y Cataluña, en el segundo.
Paisaje agrario en Mallorca.
En algunos casos se mezclan los dos aprovechamientos en una misma parcela, dando lugar a un paisaje de huerta arbolada. Los arrozales constituyen un paisaje característico de la albufera de Valencia, el delta del río Ebro y el bajo Guadalquivir, donde aprovechan las zonas pantanosas. Gracias a las nuevas técnicas se han introducido en las zonas próximas a las costas meridionales peninsulares determinados cultivos subtropicales.
La ganadería apenas tiene importancia actualmente. Tiene un mayor peso en Cataluña, donde destacan el ganado vacuno y el porcino.
Con unas explotaciones de tipo mediano e incluso pequeño, el litoral de la España mediterránea y las islas Baleares ofrece, a grandes rasgos, un paisaje de huerta y frutales salpicado de casetas para la maquinaria de trabajo o las infraestructuras del regadío.

El paisaje agrario de las Islas Canarias.
El archipiélago canario presenta un clima subtropical, caracterizado por la insuficiencia de recursos hídricos, que unida a la carencia de suelos fértiles y a una topografía bastante accidentada, explican, en parte, la singularidad del paisaje agrario canario.
Para hacer frente a la escasez de agua se ha recurrido al riego a partir de los acuíferos subterráneos y del agua del mar, que se potabiliza en plantas desaladoras. Por otro lado, debido a la precariedad de suelos fértiles, se ha perforado la capa volcánica para alcanzar suelos más ricos y se han desarrollado nuevos sistemas de cultivo (por ejemplo, sobre arena). Del mismo modo, se han construido tradicionalmente sorribas para abancalar las vertientes.
Pese a esas dificultades, la agricultura constituye una importante fuente de ingresos para el archipiélago canario y tiene una clara vocación comercial. Desde comienzos del siglo XX los productos fundamentales son, además de los plátanos y otros frutos subtropicales, las patatas tempranas y los tomates.

LAS POLÍTICAS AGRARIAS.
Casi todos los gobiernos españoles durante el siglo XX han tenido tres objetivos en relación a la agricultura: Mejorar la productividad y la rentabilidad de los campos. Intentar evitar la excesiva acumulación de la propiedad en pocas manos, mediante la redistribución de las tierras. Asegurar el suministro de agua para los campos y extender la superficie de regadíos.
Las reformas agrarias más ambiciosas fueron legisladas por los gobiernos progresistas durante la II República entre 1931-1936, pero las convulsiones políticas y especialmente la Guerra Civil impidieron su aplicación masiva.
Posteriormente la política agraria durante la época de la dictadura franquista, entre 1939 y 1974, siguió dos líneas fundamentales:
a) La realización de una concentración parcelaria para intentar solucionar el problema del minifundismo, mediante la reagrupación de parcelas antes dispersas y que además eran poco accesibles. Como resultado de esta concentración parcelaria unos 5,5 millones de hectáreas fueron reagrupadas y el 84% de la superficie cultivada en la meseta castellana fue concentrada.
b) La fijación gubernamental de los precios agrarios y los cupos de producción de los diferentes cultivos con la intención de garantizar unos beneficios económicos mínimos a los campesinos.
Pero estas políticas intervencionistas fracasaron en la práctica y mucho más importante e influyente fue el proceso de modernización que experimentó la sociedad española.
Desde la entrada en la Unión Europea (UE) en 1986, la adaptación a la Política Agraria Común (PAC) ha favorecido el aumento de la dimensión media de las explotaciones y su tecnificación, con el fin de aumentar su productividad y hacerlas competitivas. El Ministerio (cuyo nombre es cambiante e incluye Agricultura, Pesca y Alimentación) elabora periódicamente Censos Agrarios y Encuestas sobre la Estructura de las Explotaciones Agrícolas. Estos documentos constituyen un elemento importante para comparar la situación de la agricultura en los distintos Estados miembros de la UE y, por tanto, resultan imprescindibles para la orientación de la PAC.
La UE ha beneficiado, en general, a aquellas producciones en las que Europa es deficitaria (como, por ejemplo, las frutas y la carne de ovino y caprino) y ha perjudicado a aquellas otras en las que es excedentaria (como la producción láctea), lo que ha dado lugar al establecimiento de un sistema de cuotas para controlar los excedentes.
Las Comunidades Autónomas han aplicado en los últimos decenios una política de fomento agrario, en la que destacan las subvenciones a los agricultores, y el apoyo a las Denominaciones de Origen y las Indicaciones Geográficas, para el reconocimiento de una calidad superior en los productos agrícolas debido al medio geográfico en el que se producen las materias primas, se elaboran los productos, y a la influencia del factor humano que participa en las mismas. Existen Denominaciones de Origen en vinos, quesos, legumbres, hortalizas, aceites, etc.
Para el futuro los especialistas propugnan:
- Una nueva reforma en la propiedad agraria, dividiendo los latifundios incultos y aumentando la dimensión media de las explotaciones menores a fin de facilitar la mecanización.
- Más rotación anual de cultivos para disminuir el abonado químico.
- Más diversidad de cultivos con plantas autóctonas para fomentar las producciones de calidad con Denominación de Origen.
- Más flexibilidad regional y temporal en los planes de cultivos.
- No apoyar con subvenciones la agricultura biológica, pues es cara e improductiva.

El sector primario y la PAC: actualidad económica.


Ayudas de la Política Agraria Común (PAC) en 2010, año con un nivel más alto de ingresos que en 2011, cuando se concedieron 5.030 millones de euros a 895.267 beneficiados. Por ejemplo, en Andalucía se recibieron 170 millones menos en 2011.

EL SECTOR PRIMARIO: ACTUALIDAD ECONÓMICA.
El sector primario español, pese a los problemas, ha aguantado con bastante firmeza las crisis recurrentes de la economía.
Vidal Mate, en La renta agraria cae un 4,5% por un alza de los costes, “El País” (20-II-2012) , resume la situación actual, según las estimaciones del Ministerio de Agricultura Dentro de los subsectores destaca la agricultura biológica, que se expande en España por casi todas las regiones, con aumentos sostenidos de la producción.
Las “unidades de trabajo año”, el indicador que equivale a la actividad anual realizada por una persona a tiempo completo, ha caído en 2011 el 4,5% hasta situarse en 882.000. Aunque oficialmente el número de explotaciones agrarias se acerca al millón, el número de agricultores por cuenta propia se situaría en unos 350.000 a los que se suman otros 40.000 como autónomos.
La renta agraria ascendió a 21.931 millones de euros en 2011, lo que supone una caída del 4,5% sobre el año anterior, y se sitúa en los niveles del año 2000.
En lo positivo destaca el aumento de las producciones, el mantenimiento de las subvenciones de la UE (ascendieron a 6.631 millones de euros lo que equivale al 30,2% de la renta agraria) y la mejoría de los precios registrada en el conjunto de las cabañas ganaderas.
El valor de la producción agraria ascendió a 41.176 millones de euros, un 3% más que el año anterior, pero refleja un estancamiento al situarse en la media de las últimas campañas.
En lo negativo destacan en 2011 las fuertes subidas de los precios de producción, el 12,1% de media: el 21% para los fertilizantes, el 18% en la energía y el 15,4% en los piensos. El valor total de los medios de producción utilizados en 2011 ascendió a 20.023 millones de euros, la cifra más alta de la historia en el sector.

AGRICULTURA.
La extensión cultivada.
Ocupa el 41% del territorio (20 millones de hectáreas), en descenso debido a la política que promueve el abandono de tierras a cambio de subvenciones y a la masiva reforestación.
La modernización de las técnicas agrícolas.
Desde los años 1950 se ha vivido un proceso de modernización de las tareas agrarias y de introducción de tecnología en los cultivos. Además de la tradicional modificación del relieve, con una larga tradición en España, mediante la creación de bancales y terrazas, que ahora se apoya en el uso de maquinaria de movimiento de tierras, destacan importantes novedades:


Tractor y fumigadora (para prevenir plagas).



Cosechadora.

La mecanización y el uso de maquinaria en las tareas agrarias. Por ejemplo, el número de tractores se decuplicado desde 70.000 a más de 700.000, con el correspondiente aumento de la productividad y el incremento de los ingresos para el campesinado. Por ejemplo, en 1960 había 50.000 unidades de maquinaria en total, y solo en un año, 2009, se adquirieron 32.000 unidades, además de una potencia mucho mayor. Hoy el índice de mecanización del campo español está incluso por encima de las necesidades reales, debido a que la mayoría de las pequeñas explotaciones cuentan con maquinaria independiente y se utiliza poco.


Invernaderos en El Ejido (Almería).

La expansión de los invernaderos (100.000 hectáreas) y los cultivos bajo plástico, donde se consigue un microclima adecuado para el desarrollo de las plantas. El mejor ejemplo es la agricultura almeriense, con localidades como El Ejido.
La utilización de abonos químicos y fertilizantes orgánicos para enriquecer la tierra, y de plaguicidas, lo que favorece la industria agroquímica. En 2007 se produjeron en España 1,7 millones de tm de fertilizantes. Pero la utilización abusiva de pesticidas, abonos químicos y herbicidas produce la contaminación de los suelos y los acuíferos.


Regadíos en Valencia.

La extensión de los regadíos, por inundación, aspersión y goteo (una microirrigación dosificada gota a gota, que ya ocupa unas 25.000 hectáreas). Muchas zonas de regadío se remontan a la época islámica e incluso romana. En el siglo XX ha experimentado una enorme expansión gracias a la construcción de grandes embalses y de trasvases entre cuencas hidrográficas, como el trasvase Tajo-Segura. El actual Plan Nacional de Regadíos también se orienta en función de las políticas agrarias. En la actualidad, tiene tres objetivos básicos: la modernización y consolidación de los regadíos existentes, la mejora en la gestión del agua de regadío y la creación de nuevos regadíos solo en zonas de mucho interés y en cultivos de mayor valor.



La introducción de cultivos hidropónicos, especialmente en la costa mediterránea, desde Cataluña a Andalucía. La hidroponía consiste en el cultivo de vegetales y hortalizas sin necesidad de tierra y en espacios muy reducidos, mediante la aplicación (dosificada mediante ordenadores) a las raíces de las plantas directamente el agua, los nutrientes y el gas carbónico que necesitan.
La aplicación de la genética a la agricultura para obtener productos transgénicos o modificados genéticamente con el objetivo de conseguir plantas de mayor tamaño, más resistentes a las plagas, enriquecidas con vitaminas y minerales, e incluso con un nuevo aspecto o sabor más atractivo para el consumidor.
La agricultura ecológica ha surgido recientemente como solución a los problemas que causa la contaminación del medio rural y las precauciones que parte de la población tiene ante los cultivos transgénicos. Consiste en el empleo de técnicas naturales para conseguir productos más naturales sin la utilización de abonos sintéticos artificiales y empleando únicamente abonos naturales (estiércol), en cultivos que no son manipulados genéticamente ni utilizan pesticidas químicos.


Los cultivos en España.
Destacan los productos hortofrutícolas y los de la famosa trilogía mediterránea: cereales, vid y olivo, que en 2007 suponían casi el 89 % de la producción agrícola total y a su vez esta es el 60% del total de la Producción Final Agraria (PFA). Se distinguen los cultivos de secano y de regadío.

Sistemas y paisajes agrarios
Mapa de la agricultura en España.

Los cultivos de secano sufren la amenaza sempiterna de la sequía que cíclicamente azota los campos. La mayor parte de las tierras de secano se dedican a la famosa trilogía mediterránea (cereales, vid, olivo) que predomina en el interior y en las costas del Mediterráneo, ocupando un 68,5% de las tierras cultivadas en España (aunque la trilogía sólo produce un 25% de la producción final agraria), y el cereal más cultivado es la cebada, seguido del trigo. En las tierras de secano ha aumentado mucho la producción de plantas industriales (girasol, remolacha azucarera, algodón).

Cereales.

Es un cultivo perteneciente a la España seca, ocupa el 30% aprox. de la superficie cultivada, sobre todo en la Meseta. El trigo y la cebada ocupan la mayor superficie, seguidos de lejos por el centeno y la avena. Su baja productividad se debe al barbecho, pero los cereales necesitan poco agua para crecer.

Olivar.

Ocupa el 10%, pertenece a la España seca. Se encuentra en el Sistema Ibérico, en el Sistema Central y sobre todo en Jaén, donde es monocultivo y tiene el 58% de la producción nacional, y en Córdoba. Su superficie se ha reducido por la expansión de aceites más baratos como el girasol, cacahuete y soja.

Viñedo.
Pertenece a la España seca, ocupa extensas zonas españolas, llegando a los 1,5 millones de hectáreas, aunque muchas son poco productivas para su cultivo. La mayor región productora es Castilla-La Mancha, pero son más valorados los vinos de Andalucía, La Rioja y Castilla-La Vieja.

Almendro.


Almendral en Mallorca.

Ocupa unos 600.000 hectáreas de tierras de secano. España es el país del mundo con más producción de almendras. Son típicas en las Islas Baleares.
Frutales de secano en la España húmeda.
Un ejemplo importante son las manzanas, típicas de la España húmeda a pesar de ser un cultivo de secano, que se localizan en Asturias y en Galicia, y se destinan al mercado interior y sobre todo para hacer sidra. Los cerezos tienen importancia local en el valle del Jerte.
Los cultivos industriales de secano en la España seca.
La remolacha azucarera, el girasol y otros cultivos de plantas industriales han experimentado un crecimiento importante en las zonas de la Meseta
Cultivos en las Islas Canarias.
Es una región poco apta para el cultivo por sus temperaturas altas y uniformes y por su topografía accidentada. Sólo se cultiva el 20% del total de la superficie. Casi el 14% se dedica a la agricultura de secano para autoconsumo, vid y patata. En los litorales, está la zona de regadío para tomates, patata temprana y plátanos.

Los cultivos de regadío dominan en los valles interiores y en el litoral mediterráneo, que cuenta con cultivos de vid, olivar, almendro, arroz, hortalizas, flores y cítricos, muy competitivos. Por su parte, el litoral cantábrico tiene cultivos de forrajes, maíz, patatas.
Patata.
Se dedican 200.000 hectáreas que producen más de 4 millones de tm. Se encuentra escalonado desde el Cantábrico a Canarias.
Maíz.
Se dedican 340.000 hectáreas a este cereal, con producción alta por los regadíos del este, sur y la zona de Badajoz. Se dedica al consumo humano y al forraje.
Arroz.

Campo de arroz en Valencia.

Este cereal necesita mucha agua y se cultivan unas 68.000 hectáreas en el litoral irrigado de Valencia, Valle del Guadalquivir y el delta del Ebro.
Frutales.
Son el grueso de la exportación agrícola española y son la base de una importante industria conservera. Destacan los cítricos que se extienden por el regadío del litoral mediterráneo, y que abastecen el mercado desde septiembre a finales de mayo. También destacan el manzano en Galicia, Asturias y en el litoral mediterráneo, el peral en la depresión del Ebro, el melocotonero en el litoral mediterráneo, el ciruelo en Cataluña...
Hortalizas.

Invernadero de tomates.

Este tipo de cultivos al aire libre o en invernadero se realiza en huertas. Las principales son el tomate, la lechuga, el pepino, los espárragos, pimientos, las judías verdes, la fresa, el melón y la sandía… Sólo se dedica un 2,5% de la superficie a hortalizas pero son muy rentables. En los últimos años ha evolucionado muy positivamente debido al uso de plásticos, los cultivos enarenados, la implantación del riego localizado, la manipulación genética, la obtención de nuevos híbridos, la mecanización y las grandes posibilidades de exportación a los mercados europeos.
Floricultura.
Junto a las hortalizas, es una de las ramas de producción agraria que más ha evolucionado en los últimos años, debido a las mismas técnicas y mejoras.
Los cultivos industriales de regadío.
El tabaco, el algodón, la remolacha azucarera y otras plantas de uso industrial han aumentado mucho su producción en los últimos decenios.

La agricultura: actualidad económica.
El valor de las producciones vegetales cayó el 1,8% en 2011 hasta los 24.344 millones de euros por la evolución irregular de los cultivos: frente al buen comportamiento de los cereales o la subida de las cotizaciones en el vino, 2011 fue un año desastroso para el conjunto de las producciones de frutas y hortalizas debido a los efectos de la crisis del E.coli en Alemania, y también ha sido un mal año para los olivareros por la nueva caída de precios.

LA GANADERÍA.
La ganadería española ha aumentado extraordinariamente su importancia en el siglo XX, hasta ser en 2011 el 35% del total de la Producción Final Agraria (PFA), gracias al gran aumento de la demanda de carne, leche, huevos y otros productos ganaderos; la introducción de nuevas tecnologías; la selección de los animales con las mejores características para la reproducción y la producción; y la alimentación del ganado estabulado con piensos, de los que España es un país deficitario e importador.
En la Unión Europea, en 2008 España era el segundo país en cabezas de porcino (después de Alemania), de ovino (después del Reino Unido) y de caprino (después de Grecia) y el quinto en bovino, y era de los primeros productores de carne, huevos y leche. Sin embargo, la ganadería ha sufrido mucho más que la agricultura la competencia comunitaria europea, lo que ha llevado a permanentes crisis a los sectores lechero y cárnico, con el cierre o reconversión de las explotaciones poco competitivas. La producción de carne y huevos es autosuficiente, mientras que se debe importar casi la mitad de la producción de leche.

Los dos tipos de explotaciones ganaderas.
Las explotaciones extensivas son las más tradicionales: el ganado se encuentra al aire libre y se alimenta solo en los pastos próximos.
Las explotaciones intensivas son las más modernas: el ganado vive estabulados (en el establo) y se alimenta de piensos.
Muchas explotaciones empero, funden los dos tipos en parte o todo el año.

Las cabañas ganaderas.

Resultado de imagen de cabañas ganaderas españa grafico

España cuenta con potentes cabañas vacuna, ovina, porcina y avícola.
Vacuno.
El tamaño de las granjas y de las explotaciones del ganado vacuno es muy diferente en las distintas zonas de España, ya que el número medio de cabezas vacunas por cada ganadero es de unas 60 en el sur de España, mientras que en Galicia y Cantabria las explotaciones son más pequeñas y el número medio de vacas se sitúa en unas 10 por cada granja. Este ganado se utiliza para la producción de leche y también de carne (la producción de carne de vacuno ocupa la tercera posición después de la carne de cerdo y de aves). Desde 1989 crece el número de cabezas de bovinos por encima de los 6 millones.
Las mayores cifras de cabezas de bovinos corresponden a Castilla y León (1.213.931), seguida de Galicia (985.227) y, más de lejos, Extremadura (847.798).

Ovino.
Actualmente hay unos 20 millones de ovejas, en explotaciones extensivas, con un importante crecimiento los últimos años. La mayor parte del ganado ovino se encuentra en el interior de España y en la zona mediterránea, en Las Comunidades de Castilla y León (4,14 millones de cabezas), Extremadura (4,10 millones) y Castilla-La Mancha (3,1 millones).

Caprino.
El número de cabras ha disminuido mucho a lo largo del siglo XX y ahora se sitúa en unos 2 millones de cabezas en su mayor parte repartidas en explotaciones muy pequeñas. Es un animal peligroso para las zonas boscosas porque se alimenta de brotes tiernos de los árboles.

Porcino.
La porcina es la cabaña más importante, ya que casi la mitad de la producción total de carne en España es carne de cerdo. Destacan Cataluña (6,6 millones de cabezas), Aragón (5,4 millones) y Castilla y León (3,6 millones). Produce muchos excrementos contaminantes (purines).

Equino.
El número de caballos es pequeño y se destina a actividades recreativas y deportivas, ya que su carne prácticamente no se consume. El número de mulas y burros ha disminuido fuertemente como consecuencia de la mecanización de las tareas agrarias, aunque es muy útil en el mantenimiento de las zonas boscosas.

Avicultura.
Es un sector relevante para la producción de carne y huevos. Los pollos y las gallinas son criados en grandes explotaciones que han ido incorporando todo tipo de adelantos técnicos para mejorar la crianza y los rendimientos de las aves.  Destacan en 2007 Cataluña (252 millones de aves), Comunidad Valenciana (100 millones) y Andalucía (91 millones).

La ganadería: actualidad económica.
Las producciones ganaderas, tras años de crisis, tuvieron al fin un buen año, tanto en volumen como en precios, hasta alcanzar 15.221 millones de euros en 2011, un 11,8% más que en la campaña anterior y la cifra más elevada de la historia. La subida media de los precios fue del 8,7%, donde destaca el 19% de las aves, el 11,9% del ovino y caprino, el 7,1% del porcino o el 6,8% del vacuno. En los productos animales, la leche subió el 4,8% y el 5,7% los huevos.
En 2013 los ganaderos siguen en el proceso de cerrar explotaciones y reducir los censos de las cabañas de vacuno (870.000 vacas de leche, contra 1,3 millones un decenio antes), ovino (solo 16 millones, frente a 24 millones una década antes), caprino, porcino, avícola, cunícola...

Los principales problemas son la falta de rentabilidad por la subida de costes de producción y el estancamiento relativo de los precios de los productos ganaderos, el envejecimiento de la población activa con muy escasa renovación, la escasa dimensión de las explotaciones, la ineficaz distribución de los productos…

SILVICULTURA.

Resultado de imagen de silvicultura explotacion forestal españa

La explotación forestal en España ha variado mucho desde los tiempos antiguos, cuando durante la dominación romana los bosques ocupaban la mayor parte de la Península. Pero las guerras, los incendios, la extensión de la agricultura y la ganadería, y las repoblaciones forestales cambiaron radicalmente el paisaje natural.
Hacia 1960 los bosques alcanzaron su mínimo tamaño, pero desde 1970 se han recuperado mucho pese a que en amplias zonas se han acelerado los procesos de deforestación y desertificación debido a las talas incontroladas y los incendios, que han destruido gran parte de la masa forestal natural, por lo que los Gobiernos central y autonómico han fomentado la reforestación mediante plantaciones masivas de nuevos árboles, sobre todo coníferas y eucaliptos.
De un paisaje en mosaico, en el que se alternaban zonas boscosas y cultivos que actuaban como cortafuegos, se ha pasado en los últimos decenios a un paisaje con enormes masas de bosque continuo, sobre todo como consecuencia del abandono de cultivos (1,3 millones de hectáreas solo entre 1994 y 1997) debido a la poca productividad y a las subvenciones compensatorias de la UE. Pero en estos bosques se han dejado de realizar las labores tradicionales de aprovechamiento, por lo que no son rentables, y además al no vaciar su masa-combustible se propician los incendios forestales, que devastan las repoblaciones.
Del total de la superficie arbolada española, el 46% corresponde a especies de coníferas de las cuales se obtiene la producción de resina y madera de baja calidad, mientras que el 54% restante está ocupado por árboles de especies frondosas, de una madera más valiosa.
El 66%, de los bosques españoles pertenecen a propietarios privados y el resto son públicos, con un 5% del Estado y un 29% de las instituciones locales y autonómicas.


Sistemas y paisajes agrarios

Resultado de imagen de silvicultura explotacion forestal españa

De una superficie forestal de 26 millones de hectáreas se explotan solo 17,7 millones de hectáreas, de modo que la silvicultura representa el 3% de la Producción Final Agraria (750 millones de euros en 2006). España es deficitaria en recursos forestales ya que la demanda interior supera las posibilidades de producción, con un déficit estimado de 10 millones de m³, y por consiguiente se hace necesaria la importación de madera y pasta de papel.
Las regiones españolas donde hay mayores zonas boscosas, entre el 30% y el 60% de la superficie total, son las del clima oceánico: Asturias, Galicia, Cantabria y el País Vasco. Por el contrario, en el centro y sur peninsular predominan las dehesas, el monte bajo y las especies arbustivas que no pueden ser aprovechadas para la producción de madera, aunque hay importantes explotaciones en las zonas montañosas. Las tres provincias que encabezan la producción de madera son La Coruña, Navarra y Cuenca. Hay que destacar también la producción de corcho obtenido de los alcornoques cuya explotación es importante, especialmente en Extremadura.

Resultado de imagen de silvicultura explotacion forestal españa

LA INDUSTRIA AGRARIA.
La industria agraria se dedica a la transformación o conservación de todo tipo de productos de procedencia agrícola, ganadera y forestal. Algunos ejemplos de industrias agrarias son las fábricas de harinas, la industria conservera, las azucareras, las madereras y de papel, las tabaqueras, los aceites, la fabricación de galletas, de productos lácteos y cárnicos, y de vinos y bebidas alcohólicas. En la actualidad casi todos los productos alimentarios pasan por la industria agroalimentaria antes de ser consumidos.
El tamaño de las empresas de este sector es muy diverso, desde grandes multinacionales hasta cooperativas y pequeñas empresas familiares de carácter artesanal.
Los factores que determinan la localización de las industrias agroalimentarias son:
La proximidad a los centros de consumo, como la industria panadera.
El precio del transporte en productos de gran volumen y peso.
El carácter perecedero de la materia prima, que influye en establecerse cerca de la fuente de abastecimiento, como sucede en el caso de las conservas de pescado y la fabricación de zumos.

LA PESCA EN ESPAÑA.
La pesca, entendida como captura de pescado para el consumo humano y animal, es una actividad de gran tradición en las zonas costeras y fluviales, debido a que es un recurso muy importante de proteínas, y se comercializa en fresco, en conserva y congelado, y origina una importante industria alimentaria que produce conservas, harinas, grasas, piensos y fertilizantes.
El sector pesquero español es uno de los más importantes de la UE debido a la extraordinaria demanda interior, puesto que la población española es de las que más productos pesqueros consume en el mundo, detrás de Japón y algunos pequeños países pesqueros. Además, tiene unos 4.000 km de costa, los mares limítrofes tienen una importante riqueza pesquera y la actividad tiene una larga tradición.

Mapa de explotación pesquera.

Los tipos de pesca.
Dependiendo de la distancia existente entre el puerto costero y el caladero donde se realizan las capturas y dependiendo también de las características de la actividad pesquera se diferencian tres tipos de pesca:
1.-Pesca de bajura, cuando los barcos actúan con medios artesanales en las proximidades de la costa y hasta una distancia inferior a las 60 millas con barcos de pequeño tonelaje entre las 20 y las 100 tm.
2.- Pesca de altura, realizada más allá de la distancia de las 60 millas desde la línea de costa y efectuada por buques de mayor tamaño entre 100 y 250 tm.
3.-Pesca de gran altura, en la que no existen limitaciones de distancia y en la que los barcos cuyo tonelaje supera las 250 tm, recorre en ocasiones miles de millas. Con frecuencia los barcos de gran altura, que exigen grandes inversiones en sus sistemas frigoríficos, permanecen en el mar sin tocar puerto durante largas campañas, de varios meses.

Los métodos de pesca.
Actualmente se emplean aparejos, artes y métodos de pesca muy diferentes, algunos de ellos tradicionales y usados desde hace siglos y otros ultramodernos y muy tecnificados ya que muchos barcos cuentan con sofisticados sistemas de radar y ordenadores para detectar y localizar los bancos de peces. Algunos de los principales métodos son el palangre, el arrastre, el cerco y el trasmallo, amén de la almadraba del atún y la pesca eléctrica. La UE ordenó la supresión de las redes de deriva, con efecto del 1-I-2002.
Palangre.
Consiste en largar un cabo o línea principal que puede tener más de 100 km de longitud, de la que cuelgan otras líneas secundarias en cuyos extremos se colocan anzuelos. El número total de anzuelos puede superar los 20.000.
Arrastre.
Consiste en arrojar al mar una gran bolsa de red, que se mantiene abierta y se arrastra por el fondo marino.
Cerco.

Consiste en rodear un banco de peces con una gran red, de entre 250 y 1.000 m de longitud y unos 40 m de profundidad, que se mantiene flotando en posición vertical y luego se cierra por la parte inferior, dejando atrapados a los peces en su interior.
Trasmallo.

Consiste en colocar verticalmente una red que tiene 2 o 3 capas de tela, la interior con una malla más tupida que la exterior o exteriores. Los peces pueden atravesar con facilidad la malla exterior, pero no la interior, por lo que quedan atrapados entre las dos mallas.

Los factores físicos de la actividad pesquera.
En las aguas atlánticas próximas a la Península Ibérica hay mejores condiciones para la pesca porque la plataforma continental es más extensa, la temperatura de las aguas es más baja y el índice de salinidad es menor.
En las rías gallegas el medio físico es óptimo para el desarrollo de los mejillones en bateas (plataformas) artificiales ya que existe poco oleaje, abunda el plancton y la temperatura del agua, de 11 a 18ºC, es excelente.
Otros buenos lugares de pesca son los próximos a la desembocadura de los grandes ríos donde las aguas son menos saladas y donde abundan los nutrientes que alimentan a los peces.

Los problemas del sector pesquero español.
Casi la mitad de los cerca de 11.000 barcos pesqueros españoles en 2007 (había 18.338 en 1995), son viejos y pequeños, aunque la reconversión ha modificado mucho el sector, todavía demasiado minifundista.
La plataforma continental española es reducida, el plancton es escaso y las elevadas temperaturas y salinidad de las aguas próximas a la península dificultan la existencia de buenos caladeros cerca de España.
La costa española sufre la sobreexplotación de sus recursos pesqueros (75% del total), con una disminución anual de estos estimada en el 2%. Además, padecen la contaminación marina de origen continental.
Los mejores caladeros actualmente están muy alejados de nuestro litoral, en países como Marruecos, Mauritania, Canadá (zona de Terranova) e Irlanda y Reino Unido (zona del Gran Sol), y casi 9/10 del pescado desembarcado se concentra en los puertos del litoral atlántico.
El número de trabajadores apenas supera las 100.000 personas, lo que representa únicamente el 0,6% de la población total activa española. Además es un sector muy envejecido porque la edad media de los pescadores es bastante alta. Con todo, la ley española facilita a los pescadores su jubilación 10 años antes que el resto de los trabajadores, por entenderse que realizan un trabajo de gran dureza.

La política pesquera.
El Gobierno y la UE regulan y controlan, en la Política Pesquera Común (PPC), la actividad pesquera, para asegurar su gestión sostenible, estabilizar los ingresos y empleos de los profesionales y proteger el equilibrio medioambiental marino y la calidad de la alimentación de los consumidores. Para ello fija normas sobre el tamaño y las características de los aparejos de pesca, sobre la cantidad de las capturas, sobre el tamaño de las especies y también sobre los tiempos de pesca en los caladeros con el objetivo de establecer paradas biológicas que garanticen la reproducción de las especies y la recuperación de los bancos de peces.
Así mismo el gobierno español y la UE negocian con otros países como Marruecos, Mauritania o Canadá para conseguir que los barcos españoles puedan operar en sus caladeros (las aguas jurisdiccionales se extienden hasta 200 millas marinas desde la costa), determinando el número y tamaño de los barcos pesqueros, el número de meses que pueden actuar, los límites de contratación de trabajadores del país propietario del caladero o la colaboración con empresas pesqueras del país que cede sus caladeros. La UE fija cuotas de pesca para los distintos países de la UE que actúan en las aguas comunitarias.

Las ocho regiones pesqueras de España.
 
Mapa de provincias pesqueras.
1.- La región cantábrica se extiende desde la frontera francesa hasta la desembocadura de la ría de Ribadeo. Tiene los puertos de San Sebastián, Santoña y Gijón. Se captura bacalao, anchoa, atún y merluza.
2.- La región noroeste se extiende desde la ría de Ribadeo hasta la frontera portuguesa. Tiene los puertos de Vigo y La Coruña. Se captura merluza, sardina, moluscos (calamar, ostras, mejillón y pulpo). Es la más importante, con el 50% del total de capturas españolas.
3.- La región suratlántica se extiende desde la desembocadura del Guadiana hasta el Estrecho de Gibraltar en La Línea (Cádiz). Tiene los puertos de Huelva, Sánlucar de Barrameda, Cádiz y Algeciras. Se captura merluza, sardina, anchoa, caballa y crustáceos (langostinos, cigalas y gambas).
4.- La región canaria se extiende entre el archipiélago y la costa occidental africana.  Tiene los puertos de Las Palmas, Santa Cruz de Tenerife y Lanzarote. Supera el 15% de las capturas españolas.
5.- La región surmediterránea: se extiende desde el Estrecho de Gibraltar hasta el cabo de Gata. Tiene los puertos de Málaga, Almería y Ceuta. Se capturan crustáceos, sardina y el jurel.
6.- La región levantina. Se extiende desde el cabo de Gata al cabo de la Nao. Tiene los puertos de Cartagena, Torrevieja, Santa Pola, Alicante y Valencia. Se captura sardina, calamar, pescadilla y gambas.
7.- La región tramontana se extiende desde el cabo de La Nao hasta la frontera francesa. Tiene los puertos de Castellón, Tarragona y Barcelona. Se captura sardina, anchoa y bacaladilla.
8.- La región balear se extiende por el mar circundante a las islas Baleares. Tiene los puertos de Palma de Mallorca, Ibiza, Mahón y Ciudadela. Se captura sardina y gamba.

Producción pesquera y consumo de pescado en España.
Desde los años 1960 la producción y consumo de pescado se ha multiplicado  como consecuencia del mayor poder adquisitivo de la población y de la mejora de los medios de almacenamiento y transporte de pescado (buques y camiones frigoríficos, además de congeladores caseros). Sin embargo, España casi no exporta pescado y por el contrario compra grandes cantidades de pescado canadiense, noruego, argentino, namibio, angoleño y sudafricano, por lo que la balanza comercial pesquera es muy deficitaria (sólo se cubre un 40%).
De la producción total de pescado en España, unas 800.000 tm en 2007 (la de la UE supera las 5 millones de tm), el 45% se destina a producto congelado, especialmente merluza y calamar, mientras que casi el 55% restante se comercializa y vende como pescado fresco en especial sardinas, merluza, pulpo y anchoa.
Las capturas son desembarcadas en los puertos de mar y vendidas en las lonjas, que son edificios públicos situados en el puerto donde se vende el pescado mediante subastas y donde el pescado es adquirido para pescaderías y restaurantes.
El consumo de pescado en España por persona y año triplica la media europea ya que en nuestro país consumimos 50 kg/persona/año y en el resto de los países de la UE esta cifra se sitúa en 16 kg/persona/año. El 85% del pescado consumido por los españoles es fresco o congelado y el consumo de salazones y conservas de pescado es bastante menor (en otros países europeos por el contrario, predomina el consumo de pescados ahumados y en salazón).

La acuicultura española.
La acuicultura es el cultivo, crianza, producción y reproducción controlada de especies de agua dulce o salada en piscifactorías. Comenzó en tiempos antiguos con la explotación de moluscos (ostra, almeja, mejillón), peces de estanque y truchas, la recolección de algas... y en los últimos decenios se han añadido nuevas formas de cría en medios marinos: gamba, vieira, salmón, lubina, atún... que se cuidan en las piscifactorías o granjas marinas y terrestres.
Acuicultura en La Palma, Canarias.
La acuicultura española desde los años 1980 ha experimentado un fuerte impulso convirtiéndose en una alternativa fundamental al agotamiento de los caladeros.
En 2012 hay más de 80.000 hectáreas en 300 piscifactorías, la mayor parte privadas, donde de explotan especies de río como las truchas y especies marinas como por ejemplo lubinas, meros, camarones, moluscos y crustáceos.
Andalucía, Galicia y Cataluña son las regiones con mayores perspectivas en la producción de moluscos (casi todo mejillón), trucha, langostino, carpa, rodaballo, lenguado, cangrejo, lubina, anguila, atún... y comienzan a explotarse las algas.


La pesca: actualidad económica.
Los pesqueros españoles sufren por el cierre de los caladeros extranjeros a sus barcos, pues los países aumentan sus demandas económicas, reducen las cuotas para proteger sus poblaciones de peces y prefieren pescar con flota propia. Las soluciones: crear empresas mixtas o domiciliar empresas en el extranjero. La flota pesquera española ha bajado continuamente: en 1990 eran 19.764 barcos, en 1995 eran 18.340, en 2000 eran 16.665, en 2005 eran 13.693, en 2010 eran 10.847, y en 2011 solo 10.505, cuando el caladero España tiene 10.084 barcos (el Mediterráneo 2.972, el Cantábrico-Galicia 5.319, el Golfo de Cádiz 816, Canarias 885 y otros 92), el caladero UE 158, otros 252, y sin caladero 11. España pesca 700.000 tm, pero en su caladero son solo 300.000, mientras que la demanda interior es de 1,5 millones de tm (40 kg/persona), se importa 1,5 millones y se exporta 1 millón, casi todo congelado.


Gráfico de Heber Longas, en Viúdez, Juana. Nuestro pescado se está quedando en la raspa. “El País” (13-V-2013).

Fuentes.
Internet.
[http://www.magrama.gob.es/es/ministerio/servicios/analisis-y-prospectiva/AyP_serie_Empleo.aspx]


Libros.
AA.VV. Programa de desarrollo rural sostenible para el período 2010-2014. Anexo a RD 752/2010. Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente. 2010. [pdf en web ministerial]
Bielza de Orly. Geografía General II. pp. 115-180. Taurus. Madrid. 1989. 395 pp.
Díaz Alvárez, J. Ramón. Geografía y Agricultura. Componentes de los espacios agrarios. Cincel. Madrid. 128 pp.
García Ballesteros, A. (coord.). Teoría y práctica de la Geografía. Geografía Agraria, pp. 225-252. Alhambra. Madrid. 1986. 372 pp.
George, Pierre. Geografía rural. Ariel. Barcelona. 1980 (1969 1ª español). 362 pp.
George, P. Geografía económica. Ariel. Barcelona. 1982 (1970 1ª español). 424 pp.
Gil, A. De la agricultura tradicional a la tecnológica. Cincel. Madrid. 1988. 135 pp.
Márquez Fernández, Dominga. Los sistemas agrarios. Síntesis. Madrid. 1992. 156 pp.
Molinero, F. Los espacios rurales. Ariel. Barcelona. 1990. 430 pp.
Morgan, W.B.; Munton, R.J.C. Geografía agrícola. Omega. Barcelona. 1975. 217 pp.
Sáenz Lorite, Manuel. Geografía Agraria. Introducción a los Paisajes Rurales. España. Síntesis. Madrid. 1988. 157 pp.

Fuentes. 05.0. El sector primario.
Maté, Vidal. Los retos del sector agrario. “El País” Empresas (28-II-2011) 14.
Agudo, Alejandra. Desperdicio masivo de alimentos. “El País” (5-II-2012) 34. Cada español tira 163 kg de comida al año, pérdidas que se producen en todos los eslabones de la cadena. En Europa se desperdician 89 millones de toneladas al año, con una media de 179 kg por habitante. El artículo se centra en España pero el problema se extiende a todo el mundo.
Maté, V. Al campo no le salen las cuentas. “El País” Negocios 1.420 (20-I-2013) 15. El valor de la producción agraria se estanca mientras los costes suben un 50% en un decenio.
Mate, Vidal. La renta agraria cae un 4,5% por un alza de los costes. “El País” (20-II-2012) 21.
Maté, V. A por menos cooperativas, pero más fuertes. “El País” Negocios 1.383 (6-V-2012) 14.
Maté, V. La sequía dispara los precios. “El País” Negocios 1.404 (30-IX-2012) 13.
Maté, V. Lo (poco) que vale la tierra. “El País” (14-X-2012) 30. Cae la inversión y el precio del suelo agrario.
Maté, V. Lucha de poder en la cadena alimentaria. “El País” Negocios 1.412 (25-XI-2012) 13. La lucha por mejorar la posición del campo y la industria frente a la gran distribución.
Maté, V. La morosidad se dispara en el sector agrario. “El País” (18-II-2013) 25. La tasa de morosidad se ha duplicado entre 2010 y 2012, al pasar del 4,08% al 8,55%, con un monto de 1.783 millones de euros, lo que manifiesta la mala situación financiera de los campesinos.
Tobella, Alba. Los saqueos diezman la huerta. “El País” (28-IV-2013) 48-49. Se denuncia el gran aumento de los robos de vegetales, ganado y materiales en las explotaciones agrarias, debido a la crisis económica y al aumento de la delincuencia organizada. Además de lo hurtado a menudo causan graves destrozos.
Maté, V. El suelo agrícola pierde el 10% de su valor en cinco años. “El País” (28-X-2013) 23. Las fluctuaciones en las cosechas y los cambios en las ayudas bajan los precios de las fincas, desde el máximo de 11.070 euros/ha en 2007 a loso 9.705 euros/ha en 2012.
Maté, V. La renta agraria cambia de rumbo y sube el 7,7% en 2013. “El País” (26-XII-2013) 26. Las buenas cosechas y los costes estables favorecen la economía agraria.
Maté, V. La dehesa, un ecosistema de leyenda. “El País” (19-I-2014) 41. La dehesa española abarca cinco millones de hectáreas.
Maté, V. La PAC toma tierra. “El País” Negocios 1.473 (26-I-2014) 18. España define lo que es actividad agraria y agricultores a fin de asignarles los recursos de la PAC.
Maté, V. Cultivar sin red. “El País” Negocios 1.476 (16-II-2014) 14. Los seguros agrarios solo cubren el 25% de la producción final.
Maté, V. Agricultura pone en marcha un plan para renovar el parque de tractores. “El País” (17-III-2014) 26.
Maté, V. La reforma agraria pendiente. “El País” Negocios 1.485 (20-IV-2014) 7.
Maté, V. Intermediarios no, gracias. “El País” Negocios 1.486 (27-IV-2014) 14. Crece la venta directa del productor a consumidor en tiendas propias, mercadillos o internet.
Blázquez, Susana. Las cooperativas toman el mando. “El País” Negocios 1.490 (25-V-2014) 14. Las cooperativas de productores ganan mercado para poder competir en el mundo.
Maté, V. Agricultura busca fusionar las cooperativas. “El País” Negocios 1.506 (14-IX-2014) 11.
Maté, V. Los precios de la tierra bajan por sexto año. “El País” (10-XI-2014) 32.
Maté, V. El suelo agrario pierde fuelle. “El País” Negocios 1.524 (18-I-2015) 11. El precio del suelo rústico declina al finalizar la expansión urbana.
Vidales, Raquel. Europa quiere controlar la comida ecológica. “El País” (15-VII-2015) 24. España es el segundo productor europeo de productos agrarios ecológicos.
Maté, V. El campo se abre al mercado. “El País” Negocios 1.564 (25-X-2015) 36.
Maté, V. La renta agraria sube, pero todavía está al nivel de 2001. “El País” (21-XII-2015) 66. Las subvenciones son el 29,3% de los ingresos del campo. La renta agraria sube en 2015 un 1,7%, hasta 22.170 millones de euros.
Maté, V. Las subvenciones impulsan el precio de la tierra de uso agrícola. “El País” (4-I-2016) 28.
Maté, V. Las cooperativas agroalimentarias sortean la crisis. “El País” (2-V-2016).
Maté, V. Los motores del campo. “El País” Negocios 1.597 (26-VI-2016). España debe aumentar el tamaño de sus cooperativas agrarias.

Fuentes. 05.01. Población agraria.
Limón, Raúl. Se busca joven para salvar el campo. “El País” (2-II-2011) 28-29.
García Vega, Miguel Ángel. Los licenciados se van al campo. “El País” Negocios 1.406 (14-X-2012) 12. Hay una creciente tendencia en España de jóvenes profesionales muy cualificados que vuelven a las actividades agrarias, debido a la crisis y un cambio de gustos en el modo de vida.
Corcuera, Álvaro (texto); Cáliz, Alfredo (fotos). Me voy al pueblo. “El País” Semanal 1.889 (9-XII-2012) 28-36. La corriente migratoria de la ciudad al campo en España.
Pontevedra, Silvia R. Treinta años esperando un bebé. “El País” (8-XII-2012) 33. Un excepcional nacimiento en un pueblo de la montaña de Lugo, ejemplo de la despoblación de gran parte del campo español.
Viúdez, Juana. Papá, quiero ser agricultor. “El País” (12-II-2014) 28-29. Excelente artículo sobre la difícil vuelta al campo de los jóvenes.
García Vega, M. Á. Savia nueva en el campo español. “El País” Negocios 1.527 (8-II-2015) 7. Los jóvenes que vuelven al mundo rural traen sus ideas ecológicas.
Carbajosa, Ana. Un costalero sevillano en la Castilla desierta. “El País” (22-VIII-2015) 20. Una pareja andaluza lleva un año en Castiltierra, un municipio segoviano deshabitado.

Fuentes. 05.02. El sector primario y la PAC.
Maté, V. Bruselas retrasa la reforma de la PAC un año, hasta 2015. “El País” (24-XII-2012) 27. La falta de presupuestos impide la reforma.
Maté, V. La reforma de la PAC puede esperar. “El País” Negocios 1.417 (30-XII-2012) 20.
Morán, Carmen. La PAC, para el que la trabaja. “El País” (4-VI-2012) 32-33. La Política Agraria Común para España debe rediseñarse: fueron 5.160 millones de euros en 2011.
Vidal, Maté. La PAC adelgaza el campo. “El País” Negocios 1.391 (1-VII-2012) 11. Con amplios datos actualizados del sector agrario.
Maté, V. Quién se lleva el dinero de la PAC. “El País” Negocios 1.438 (26-V-2013) 28. En España 900.000 españoles se repartieron 5.000 millones de euros en 2011.
Redacción (editorial). Cambios muy lentos en la PAC. “El País” Negocios 1.446 (21-VII-2013) 3.
Maté, V. La paz (y el dinero) llegan al campo. “El País” Negocios 1.446 (21-VII-2013) 3.
Maté, V. La pelota pasa ahora a España. “El País” Negocios 1.446 (21-VII-2013) 4.
Maté, V. Bruselas pagará ayudas de la PAC sin necesidad de producir. “El País” (22-XII-2014) 23. Los campesinos temen que se incite a empresarios absentistas y ‘cazaprimas’.
Maté, V. Europa quiere un campo verde. “El País” Negocios 1.522 (4-I-2015) 11. La reforma de la PAC abonará el 30% de los fondos, 1.450 millones en 2015, en ayudas a la agricultura sostenible.
Maté, V. El Gobierno refuerza el control para evitar ‘cazaprimas’ en la agricultura. “El País” (18-I-2015) 33.
Maté, V. Bruselas flexibiliza el cobro de ayudas de la PAC. “El País” (15-VIII-2016).

Fuentes. 05.1. Agricultura.
Cimadevila, Francisco; Morales, M. Antonia. Una agricultura limpia y natural. “El País” (8-V-2007) 55. El uso eficaz de plásticos.
Maté, V. Insectos contra las plagas. “El País” Negocios 1319 (13-II-2011) 16. La agricultura biológica.
Maté, V. Herida abierta en la ‘huerta de Europa’. “El País” Negocios 1335 (5-VI-2011) 16. El sector hortofrutícola español.
Maté, V. El campo pide agua. "El País" Negocios 1.374 (4-III-2012) 21. La cosecha de cereales y la ganadería extensiva sufren por la sequía.
Maté, V. Guerra a las plagas agrícolas. “El País” Negocios 1.496 (6-VII-2014) 12. España y Francia encabezan la lucha contra las plagas venidas con productos extracomunitarios.
Aunión, J. A. El regadío y su encrucijada. “El País” Negocios 1.501 (10-VIII-2014) 9. España ha modernizado el regadío de 1,5 millones de hectáreas desde 2000, con mayor productividad pero mayor coste energético y problemas ambientales.
Morán, Carmen. Alfalfa del Ebro para vacas asiáticas. “El País” (4-X-2014) 24. Los agricultores aragoneses prevén exportar 200.000 tm de alfalfa a China. España es el segundo productor mundial de esta planta forrajera: 1,5 millones de tm en 250.000 hectáreas, y exporta dos tercios.
Fanjul, Sergio C. De vuelta al campo. “El País” Extra Día del Medio Ambiente (5-VI-2015) 18. Los neocampesinos.
Maté, V. La sequía agota el campo español. “El País” Negocios 1.555 (23-VIII-2015) 8. El calor y el pedrisco reducen las cosechas.
Aunión, J. A. Maté, V. Un invierno muy seco amenaza las cosechas. “El País” (2-I-2016) 34.
Cepeda, Denisse. Los empleos que brotan del agua. “El País” Extra ‘El día del agua’ (23-III-2016). La actualidad del regadío.
Limón, Raúl. Las dehesas se mueren. “El País” (15-VIII-2016). El sistema agropecuario de la dehesa padece el abandono del agricultor por la falta de rentabilidad y de personal preparado, el cambio climático y la enfermedad de la seca (hongos).

Cereales.
Vidal, Maté. La cosecha de cereal prevista desciende por el fuerte calor. “El País” (18-VI-2012) 31.
Maté, V. La gran cosecha de cereales provoca un hundimiento de los mercados. “El País” (9-IX-2013) 23. Se prevén 19,5 millones de tm de cereales de invierno (trigo, cebada, avena y centeno).

Olivar y aceite de oliva.
Maté, V. Los olivares se ponen en huelga. “El País” Negocios 1.422 (10-II-2013) 18. La producción de aceite de oliva en 2012 baja a 550.000 tm, la más baja en dos decenios, debido al mal tiempo.
Maté, V. La producción de aceite cosecha un récord en la última campaña. “El País” (21-IV-2014) 21.
Maté, V. España necesita más aceite. “El País” (22-II-2015) 26. La baja cosecha desde octubre, menos de la mitad de la anterior (de 1,8 millones a solo 0,8 millones de tm), obliga a importar aceite debido a una demanda de 1,45 millones con un consumo interior de 0,5 millones y el resto se reexporta. Los precios subirán.

Viticultura y vino.
Rodríguez, Jesús (texto); Cáliz, Alfredo (fotos). La rebelión de los blancos. “El País” Semanal 1.938 (17-XI-2013) 76-84. Multitud de excelentes bodegas producen los vinos blancos, de moda hoy.
Maté, V. De vino de segunda fila a objeto de deseo. “El País” Negocios 1.469 (29-XII-2013) 13. La DO de Toro mejora la imagen y venta de sus vinos y atrae a muchas bodegas.
Barciela, Fernando. El auge de los ‘otros’ cavas. “El País” Negocios 1.470 (5-I-2014) 7. Crece la producción de cava en Valencia, Extremadura y Aragón.
Maté, V. El vino español aspira al liderato. “El País” Negocios 1.377 (25-III-2012) 11. Aumentan las exportaciones.
Maté, V. Las exportaciones de vino caen en picado. “El País” (24-XII-2012) 27. La mala cosecha de 2012 reduce las exportaciones y aumenta los precios.
Maté, V. La vendimia será mayor y de mejor calidad que en 2012. “El País” (9-IX-2013) 23. Se espera en 2013 una cosecha de entre 43 y 45 millones de hectólitros.
Maté, V. El vino viene con resaca. “El País” Negocios 1.459 (20-X-2013) 15. La gran vendimia de 2013 hunde los precios, después de la gran subida de 2012.
Maté, V. Ordeñar los viñedos. “El País” Negocios 1.478 (2-III-2014) 12. La producción española aumenta: 50,6 millones de hectólitros en 2013. Es ya el primer país productor de la UE, sobre 953.000 hectáreas. Los rendimientos por hectárea han mejorado, hasta más de 25 tm en muchos casos plantaciones.
Maté, V. Las existencias de vino desbordan las bodegas pese a las exportaciones. “El País” (9-VI-2014) 28.
Maté, V. España se harta de vino. “El País” Negocios 1.503 (24-VIII-2014) 12. Hay un exceso de producción, en detrimento de la calidad.
Maté, V. España lidera el comercio mundial del vino con ingresos cada vez más bajos. “El País” (6-IV-2015) 25. Vende el litro en el exterior a 1,1 euros, frente a los 5,37 euros de Francia. Más de la mitad de las exportaciones fueron a granel.
Carbajosa, Ana. Vino francés ‘made in Spain’. “El País” (15-IV-2015) 28-29. España exporta vino de calidad a precios bajos a países europeos que las venden a un precio mayor.
Vicent, Mauricio. La revolución del jerez. “El País” Negocios 1.555 (23-VIII-2015) 7. El vino jerez intenta recuperar su prestigio y valor, tras años de crisis.
Maté, V. Las superficies de regadío salvan la vendimia de este año. “El País” (7-IX-2015) 32. La cosecha de 2015 se mantiene en 43 millones de hectólitros, un ligero descenso sobre los 44,3 millones de 2014 y más respecto al récord de 53 millones de 2013. 22 millones corresponden a Castilla-La Mancha en 454.000 hectáreas. El total cultivado asciende a 958.000 hectáreas, lejos de las 1,2 millones de 2005.
Maté, V. Agricultura limita las nuevas plantaciones de viñedo en 2016. “El País” (1-II-2016) 34. Las autorizaciones crecen un 0,43%, con 4.173 nuevas hectáreas.
Maté, V. España, al frente de las exportaciones mundiales de vino en 2015. “El País” (29-II-2016) 35.
Maté, V. La vendimia logrará una cosecha récord. “El País” (25-VII-2016). Una previsión de más de 50 millones de hectólitros.

Hortalizas y frutas.
Maté, V. La exportación de hortalizas y frutas alcanza niveles récord. “El País” (25-II-2013) 28. En 2012 España exportó 11 millones de tm (más 6%) por valor de 9.641 millones de euros (más 13%) e importó solo 2,2 millones de tm valoradas en 1.413 millones de euros. El sector resiste el descenso de la demanda, la competencia de terceros países como Marruecos, el envejecimiento de los invernaderos y la falta de ayudas comunitarias. La UE recibe el 90% de las exportaciones, destacando Alemania (2.268 millones de euros), seguida por Francia (1.802), Reino Unido (1.227), Holanda (851) e Italia (606). Destacan las frutas, con 6,8 millones de tm, especialmente cítricos y nectarinas, y las hortalizas, con 4,2 millones de tm, en especial tomates, pepinos, lechugas, pimientos, coles, melones, sandías, uva de mesa y fresa.
Maté, V. El largo viaje de la fresa. “El País” Negocios 1.451 (25-VIII-2013) 10. Las fresas españolas se cultivan con un sistema moderno, basado en plantas madre criadas en California que se multiplican (con esquejes) en Castilla (donde se han creado 10.000 empleos) y se siembran en Huelva para la cosecha final.
Maté, V. El emperador de los melocotones. “El País” Negocios 1.569 (6-XII-2015) 10. El grupo Atanasio Naranjo lidera el mercado español de frutas de hueso con 55.000 tm al año.
Maté, V. La demanda de hortalizas españolas en la UE crece con fuerza. “El País” (4-I-2016) 28.
Maté, V. La huerta española se marchita. “El País” Negocios 1.584 (13-III-2016) 7. El sector hortofrutícola español pierde mercado frente a nuevos productores de dentro (invernaderos en el norte de Europa) y fuera de la UE, como Marruecos.
Núñez, Noelia. El ‘boom’ de los frutos rojos ‘made in Spain’. “El País” (25-VII-2016). Huelva cambia las fresas por arándanos, frambuesas y moras, con una alta demanda en Europa. El mercado español es aún escaso (solo el 5%).
Frutos secos.
Maté, V. La almendra gana terreno en España. “El País” Negocios 1.616 (13-XI-2016).

Cultivos industriales.
Maté, V. La remolacha no se rinde. “El País” Negocios 1.426 (3-III-2013) 13. El sector de la remolacha azucarera aumenta su productividad, pese a las menores subvenciones de la UE. La cuota española de producción de azúcar ha bajado a 500.000 tm en 50.000 hectáreas, frente a una demanda de 1,2 millones de tm. La producción de remolacha por hectárea ha pasado de 50 tm de media, a puntas de 105 tm en el norte de España, con algunas explotaciones que llegan a las 150 tm, el máximo europeo, aunque con costes más altos por la necesidad del riego (que consume combustible). Se modernizan con altas inversiones las fábricas de procesado de azúcar, la mayoría en manos de la empresa Azucarera, filial de British Foods.
Maté, V. La apuesta remolachera. “El País” Negocios 1.482 (30-III-2014) 14. La remolacha azucarera.
Maté, V. La unión salva al sector azucarero. “El País” Negocios 1.536 (12-IV-2015) 11.

Fuentes. 05.2. Ganadería.
Maté, V. SOS ganadero. “El País” Negocios 1.400 (2-IX-2012) 10. La subida del precio de los piensos amenaza la viabilidad del sector ganadero.
De Benito, Emilio. Una de cada cinco especies ganaderas está amenazada. “El País” (26-XI-2012) 42. En peligro la diversidad genética de la cabaña ganadera.
Maté, V. La ganadería y las ayudas salvan la renta del campo. “El País” (17-XII-2012) 22.
Maté, V. Bruselas se plantea multar a España por ayudas a pastos. “El País” (13-IV-2015) 29. La Comisión Europea se plantea una multa a las CCAA de 290 millones por hinchar las superficies entre 2009 y 2013. En España debería haber 23 millones de ha con ayudas PAC, por un montante de 4.500 millones de euros, y los pastos ocuparían siete millones de ha pero se excluirían tres millones al no cumplir todos los requisitos.
Fernández, María; Maté, V. Carnívoros de nuevo cuño. “El País” Negocios 1.565 (1-XI-2015) 3-6. Debate sobre el excesivo consumo de carne.
El sector vacuno y lácteo.
Lorca, Antonio. La fiesta del toro se desploma. “El País” (7-VIII-2012) 28-29. Apartado económico-ecológico en ¿Un bien ecológico? (29).
Maté, V. El sector lácteo languidece. “El País” Negocios 1.402 (16-IX-2012) 12. El número de granjas baja de 140.000 a menos de 20.000 en menos de 20 años.
Maté, V. Lecheros en pie de guerra. “El País” Negocios 1.413 (2-XII-2012) 14. Los ganaderos exigen medidas para que los precios cubran los costes de producción. Las 141.000 explotaciones lecheras de 1993 han caído a 20.000 en 2012, mientras que la producción media por explotación ha subido de 38 tm a 300, con un total de 6 millones de tm.
Maté, V. La leche que no dieron. “El País” Negocios 1.438 (26-V-2013) 20. La UE vende en España buena parte de sus excedentes lácteos.
Maté, V. Vaca española, consumidor árabe. “El País” Negocios 1.457 (6-X-2013) 16. España exporta animales vivos a los países árabes, especialmente bovinos y ovinos.
Maté, V. A tortas por la leche. “El País” Negocios 1.466 (8-XII-2013) 14. Las industrias lácteas se disputan la insuficiente leche, debido al alza de la demanda mundial. España produce 6,4 millones de tm y consume 9,5 millones.
Verdú, Daniel. La gran tormenta de la leche. “El País” (30-III-2015) 24-25. El sector afronta el fin de las cuotas de producción en una situación de bajada de precios. Los 20.000 ganaderos lácteos pierden dinero en las 6,5 millones de toneladas anuales. Galicia produce el 40%.
Maté, V. La supresión de las cuotas lácteas deslocaliza la producción en España. “El País” (8-II-2016) 33. Las zonas ganaderas tradicionales con pastos se hunden mientras aumentan las explotaciones cercanas a las fábricas, los puertos y las grandes ciudades, consumiendo piensos importados.
Maté, V. Una segunda revolución en el sector lácteo. “El País” Negocios 1.586 (27-III-2016) 8. La liberalización provoca un aumento y la deslocalización de la producción, junto a una bajada de los precios.
Maté, V. La leche recupera su valor. “El País” Negocios 1.610 (2-X-2016).
El sector ovino.
Maté, V. Hasta las ovejas sufren los recortes. “El País” Negocios 1.449 (11-VIII-2013) 10.
El sector porcino.
Maté, V. Ibérico, batalla en río revuelto. “El País” (23-XII-2012) 34. La situación del sector porcino y la regulación del jamón ibérico.
Maté, V. Pensión confort para los cerdos. “El País” Negocios 1.421 (3-II-2013) 14. Desde enero de 2013 mejoran las normas de bienestar animal en las granjas. El sector porcino, con 92.000 explotaciones (solo la mitad son reales) y 25 millones de cabezas (42 millones de sacrificios anuales, el 14% de la UE) y 3,5 millones de tm, produce 6.000 millones de euros en España en 2012, un 14% de la producción final agraria. El 35% de la producción se exporta.
Vidales, Raquel; Maté, V. Pata negra solo hay uno. “El País” (19-I-2014) 40-41. Las nuevas categorías de calidad del cerdo ibérico.
Vidales, Raquel. La raza más jugosa. “El País” (19-I-2014) 40-41. El cerdo ibérico.
Carbajosa, Ana. China quiere las tripas del cerdo español. “El País” (3-III-2015) 20. Crecen las exportaciones de porcino española al inmenso mercado chino.
Maté, V. Las ventas a China ponen fin a la crisis del sector porcino. “El País” (20-VI-2016). España es el segundo país productor de la UE, con 3,6 millones de tm (eran solo 2 millones en el 2000) y es el cuarto exportador mundial, tras EE UU, Alemania y Holanda.
Maté, V. El cerdo gallego reta al buey de Kobe. “El País” (12-IX-2016). La cooperativa Coren produce un cerdo selecto de gran valor, alimentado con castañas.
Barciela, F. Pugna por el trono del jamón ibérico. “El País” Negocios 1.608 (11-IX-2016). La localidad salmantina de Guijuelo compite con la onubense Jabugo como productora del mejor jamón ibérico.
Maté, V. El pienso vence a la bellota. “El País” (5-XII-2016). El cerdo ibérico de cebo criado con pienso (más barato) gana al de dehesa.
El sector caballar y otros menores.
Palomo, Alberto G. Fin de una crisis de caballo. “El País” (8-XI-2015) 48. Se recupera la cría de caballo equino, enfocada al mercado internacional. El artículo incurre en graves errores en los datos macroeconómicos, como que el sector equino supone el 2% del PIB europeo o que en España movió 5.303 millones de euros en 2013.
La apicultura.
Maté, V. La amarga invasión de la miel china. “El País” Negocios 1.604 (14-VIII-2016). Los productores españoles exportan la mayoría de su producción, de alta calidad, mientras España importa miel china, barata pero de baja calidad.
La avicultura.
Maté, V. Los productos avícolas suben un 50% por una nueva normativa. “El País” (28-V-2012) 29. Se reduce el número de granjas por las nuevas normas de trato de los animales.
Maté, V. Los avicultores cierran granjas por falta de rentabilidad. “El País” (16-III-2015) 32. Se sacrifican en España unos 600 millones de pollos al año. Las explotaciones avícolas han bajado de 8.800 en 2011 a 5.000 en 2015.
Lucas, Ángeles. Una edad de pavo muy rentable. “El País” Negocios 1.566 (8-XI-2015) 10. Crece el sector del pavo: el consumo español se duplica en 11 años, de 0,75 kg a 1,54 kg por habitante. El exitoso caso de la firma Procavi (del grupo Fuertes), que en 2014 facturó 218 millones de euros, frente a los 16 millones de 2002; produce el 52% de la cuota española.

Fuentes. 05.3. Silvicultura.
Huete, Cristina. Sube el gasóleo, caen los árboles. “El País” (13-V-2013). Críticas por la tala excesiva de árboles para utilizar la madera como combustible.
Gil, Luis; González, Inés. ¿Queremos bosques? “El País” (25-VIII-2012) 23-24. Una aproximación científica a la gestión forestal.
Méndez, Rafael. Pegados a la resina. “El País” Domingo (5-I-2014) 10. La crisis ha incentivado el aprovechamiento de la resina de los pinos, abandonada durante decenios. La producción ha aumentado de 2.000 tm en 2010 a 9.000 tm en 2013 y se prevén 15.000 tm en 2014, todavía muy lejos de las 55.000 tm de los años 60. La mayoría se exporta. La resina se usa para producir aguarrás y colofonia (un componente de las ceras depilatorias y otros cosméticos).

Fuentes. 05.4. Pesca.
Abellán, Lucía. España logra parar los recortes en las cuotas pesqueras. “El País” (21-XII-2012) 31.
Maté, V. Barcos sin caladeros. “El País” Negocios 1.416 (23-XII-2012) 14.
Doncel, Luis. El Parlamento Europeo impulsa una revolución en la pesca. “El País” (7-II-2013) 34. Se aprueba terminar con los descartes pesqueros y que aquellos que trabajan de forma sostenible tendrán prioridad en el acceso a los bancos pesqueros.
Viúdez, Juana. Nuestro pescado se está quedando en la raspa. “El País” (13-V-2013) 30-31.
Maté, V. Nuevas normas para viejos caladeros. “El País” Negocios (9-VI-2013) 24.
Viúdez, Juana. Peces cada vez más vegetarianos. “El País” (7-X-2013) 36.
Jiménez Gálvez, J. Los últimos pescadores. “El País” (15-XII-2014) 18. La pesca artesanal desciende un 25% desde 2007 y solo quedan 7.602 embarcaciones, la mayoría con pocos pescadores jóvenes.
Domínguez, B. España suaviza el recorte en la cuota de pesca para 2016. “El País” (17-XII-2015) 41.
Maté, V. Un acuerdo equilibrado en un escenario difícil. “El País” (17-XII-2015) 41.

Fuentes. 05.5. Caza.
Sevillano, Elena G. Prohibido pasar: zona de cacería. “El País” (4-I-2014) 30. Los cazadores y el Gobierno negocian reservar áreas de montes públicos en días de montería.
Laborde, Antonia. Ir de cacería es para mayores. “El País” (5-XII-2016). El envejecimiento de los cazadores se agrava por el cambio de costumbres de los jóvenes y el despoblamiento rural. Las licencias de caza han bajado de 400.000 en 2010 a 333.000 en 2015.

No hay comentarios: