Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía y Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

jueves, 23 de octubre de 2014

CS 2 UD 03. La Europa medieval y la ciudad en los siglos XIII-XV.

CS 2 UD 03. LA EUROPA MEDIEVAL Y LA CIUDAD EN LOS SIGLOS XIII-XV.
La unidad cultural.

El ascenso de la conciencia nacional.
Dosier: los pensadores medievales.
1. La recuperación de la vida urbana.
2. Las actividades urbanas: artesanía y comercio.
3. La sociedad urbana.
4. La consolidación del poder real.
Dosier: La consolidación de los grandes reinos europeos en los siglos XIII-XV.
5. La crisis de la Baja Edad Media (siglos XIV y XV).
6. El arte gótico. La arquitectura.
7. La escultura y la pintura góticas.


La unidad cultural.
Las fuerzas materiales y culturales liberadas en el siglo XII prolongaron su impacto durante los siguientes 200 años. Europa se había convertido en una unidad cultural, la expresión institucional de lo que era la Iglesia cristiana. Esta unidad se reflejó con más claridad que nunca en una serie de expediciones militares (las cruzadas) en las que se pretendía arrebatar al islam los lugares santos cristianos de Oriente Próximo. La jerarquía de la Iglesia predicó en favor de las cruzadas, que consiguieron el apoyo de las nuevas órdenes monásticas, para las que el 'peregrinaje militar' representaba el camino a la salvación individual y colectiva. La idea de la guerra santa, sin embargo, rebasó las divisiones sociales y atrajo tanto a la aristocracia guerrera tradicional como a los campesinos, las nuevas clases de artesanos y los trabajadores creados por el crecimiento de la sociedad urbana. En la península Ibérica, la tolerancia tradicional entre árabes, judíos y cristianos vivió épocas de crisis y, conforme se extendían los reinos cristianos hacia el sur, los monarcas y la Iglesia tuvieron que intervenir con frecuencia para apaciguar los ánimos populares, que achacaban a los judíos, incluso los conversos o 'nuevos cristianos' la culpa y responsabilidad por todos los desastres. Se estaba incubando la más grave crisis de identidad nacional, origen de la Inquisición y de la expulsión de judíos y moriscos, ocurrida a finales del siglo XV y del siglo XVI respectivamente.
La creciente intolerancia hacia las poblaciones no cristianas dentro y en las fronteras de Europa tuvo la misma importancia como expresión de la unidad cultural cristiana. El islam, el enemigo infiel de la lejana Jerusalén, también era el enemigo en las fronteras, y en Sicilia, siglos de comercio material e intelectual llegaron a su fin. También en el periodo comprendido entre los siglos XII y XIV la intolerancia hacia los judíos que se habían establecido en toda Europa se extendió y se hizo más virulenta. Decretos punitivos restringiendo el asentamiento y la colonización judías coincidieron con atrocidades y motines en masa contra la población judía, y se establecieron las bases del antisemitismo ideológico: los judíos, como criaturas extrañas y demoníacas, envueltas en conspiraciones internacionales y culpables de la muerte ritual de niños cristianos, entraron en el folclore de la imaginación europea. Finalmente durante esta época hubo un aumento de las herejías, una expresión de la inquietud intelectual y social de la época, y de los esfuerzos políticos y militares en destruirlas, que se reflejaron sobre todo en la cruzada al sur de Francia contra la herejía de los albigenses.
Así pues la unidad cultural europea no estuvo libre de conflictos. Al contrario, estuvo en un precario estado de equilibrio, y sus elementos, en continuo desarrollo, inevitablemente entraron en conflicto unos con otros en los siglos siguientes. Los pueblos y ciudades continuaron su crecimiento económico y demográfico. En Italia, Inglaterra y los Países Bajos comenzaron a luchar por la autonomía política. La lucha fue particularmente cruel en Italia, donde las ciudades se encontraban entre los conflictivos diseños políticos del Imperio y el papado. También fueron atormentadas internamente por la lucha entre distintos grupos urbanos. Como resultado, se intensificó el pensamiento político y social que hoy día se llama humanismo, mientras el pueblo intentaba articular sus propias posiciones.

El ascenso de la conciencia nacional.
La lucha general por la supremacía entre Iglesia y Estado se convirtió en una constante de la historia europea. En los siglos XIII y XIV la unidad cultural europea fue desafiada en toda Europa por intereses locales, regionales y nacionales. Esto se manifestó en el incremento real del poder del rey de Francia y en su enfrentamiento con el rey de Inglaterra, en teoría su inferior. También se evidenció en la esperanza, incluso en ausencia de cualquier poder unificador potencial, de una Italia independiente del papa y el emperador, y libre de luchas cívicas y territoriales. En todo Occidente se vivía un sentimiento de renovación, expansión y descubrimiento. En España, acabada la reconquista en 1492, con la toma de Granada por los Reyes Católicos, se aseguraba la unidad territorial y se establecía el primer Estado en el moderno sentido del término, del mismo modo y simultáneamente a lo que ocurría en Francia e Inglaterra.
La conciencia nacional y regional, así como la desarrollada en las ciudades, el crecimiento continuo del comercio dentro de Europa y hacia Oriente, la extraordinaria creatividad intelectual y artística del renacimiento y la confusión social fueron algunos de los rasgos del final de la edad media. Incluso la catastrófica apariencia de la peste negra, a mediados del siglo XIV, y su periódica reaparición no alteraron fundamentalmente estas tendencias.


Dosier: los pensadores medievales.
John Wycliff vivió en el siglo XIV, pero fue un antecedente directo del humanismo cristiano del siglo XVI. Teólogo y profesor en Oxford, fue un precursor de la Reforma protestante. Escribió De Dominio (1366), De Ecclesia y el Trialogus. Criticó la autoridad del Papa y se opuso a los bienes materiales de la Iglesia. Su pensamiento tuvo una gran influencia posterior en las ideas religiosas y políticas de Jan Huss, Lutero y los monarcómacos franceses.

UD FUENTES.
Internet.
Películas.
Documentales.

La batalla de Agincourt. Documental. 49 minutos. Serie: En la línea de fuego. La gran victoria de Enrique V en 1415, durante la Guerra de los Cien Años.
Exposiciones.
Libros.
Allmand, Christopher. La guerra de los Cien Años. Crítica. Barcelona. 1990 (1988 inglés). 288 pp.
Dyer, Christopher. Niveles de vida en la Baja Edad Media. Cambios sociales en Inglaterra c. 1250-1520. Crítica. Barcelona. 1991 (1989 inglés). 375 pp.
Genicot, Léopold. Europa en el siglo XIII. Nueva Clío 18. Labor. Barcelona. 1970. 391 pp.
Guenée, Bernard. Occidente durante los siglos XIV y XV. Los Estados. Nueva Clío 22. Labor. Barcelona. 1973. 313 pp.
Heers, Jacques. Occidente durante los siglos XIV y XV. Aspectos económicos y sociales. Nueva Clío 23. Labor. Barcelona. 1968. 438 pp.
Hilton, Rodney. Siervos liberados. Los movimientos campesinos medievales y el levantamiento inglés de 1381. Siglo XXI. 1978 (1973 inglés). 321 pp.
Hilton, Rodney (ed). La transición del feudalismo al capitalismo. Crítica. Barcelona. 1977 (1976). 279 pp.
Hilton, Rodney. Conflicto de clases y crisis del feudalismo. Crítica. Barcelona. 1988 (1985). 213 pp.
Kappler, Claude. Monstruos, demonios y maravillas a fines de la Edad Media. Akal. Madrid. 1986 (1980 francés). 360 pp.
Le Goff, J. La Baja Edad Media. Historia Universal nº 11. Siglo XXI. Madrid. 1973. 336 pp. 
Le Roy Ladurie, Emmanuel. Montaillou, aldea occitana de 1294 a 1324. Taurus. Madrid. 1981 (1975 francés). 612 pp.
Macek, Joseph. La revolución husita. Siglo XXI. 1975 (1973 francés). 323 pp.
Marchi, Cesare. Grandes pecadores, grandes catedrales. Seix Barral. Barcelona. 1988 (1987 italiano). 236 pp.
Miskin, Harry A. La economía de Europa en el Alto Renacimiento (1300 a 1460). Cátedra. Madrid. 1980 (1975 inglés). 191 pp.
Miskin, Harry A. La economía europea en el Renacimiento tardío (1460-1600). Cátedra. Madrid. 1981 (1975 inglés). 246 pp.
Mollat, Michel; Wolff, Philippe. Uñas azules, Jacques y Ciompi. Las revoluciones populares en Europa en los siglos XIV y XV. Siglo XXI. Madrid. 1976 (1970 francés). 284 pp.
Mullett, Michael. La cultura popular en la Baja Edad Media. Crítica. Barcelona. 1990 (1987 inglés). 197 pp.
Perroy, Edouard. La guerra de los Cien Años. AKAL. Madrid. 1982. 334 pp. Edouard Perroy (1901-1974), historiador francés, especialista en historia medieval.
Romano, R.; Tenenti, A. Los fundamentos del mundo moderno. Edad Media tardía. Reforma y Renacimiento. Historia Universal nº 12. Siglo XXI. Madrid. 1989. 327 pp.
Runciman, Steven. La caída de Constantinopla. Reino de Redonda. Madrid. 2006. 406 pp. Reseña de Antón, Jacinto. El día que acabó todo. “El País”, Babelia 790 (13-I-2007) 9.
Runciman, Steven. Historia de las Cruzadas. Alianza. Madrid. 1973 (1954 inglés). 3 vols. 360, 480, 489 pp.
Runciman, Steven. Vísperas sicilianas. Una historia del mundo mediterráneo a finales del siglo XIII. Alianza. Madrid. 1961 (1958 inglés). 335 pp.
Seibt, Ferdinand; Eberhard, Winfried (eds.). Europa 1400. La crisis de la baja Edad Media. Crítica. Barcelona. 1993 (1984 alemán). 342 pp.
Toubert, Pierre. Castillos, señores y campesinos en la Italia medieval. Crítica. Barcelona. 1990. 347 pp.
White, L. Tecnología medieval y cambio social. Paidos. Buenos Aires. 1973 (1962 inglés). 190 pp.
Zagorin, Perez. Revueltas y revoluciones en la Edad Moderna. I. Movimientos campesinos y urbanos. Cátedra. Madrid. 1985 (1982 inglés). 325 pp. Las Comunidades de Castilla (301-325).

Artículos. Orden cronológico.
AA.VV. Especial Frederic II, Estupor Mundi. “Avenç”, nº 195 (IX-1995) 18-45. El emperador germano Federico II de Hohenstaufen (1194-1250).
Meseguer, Enrique. El Príncipe Negro. El gran héroe de la Guerra de los Cien Años. “Historia” National Geographic, nº 38 (2007) 78-89. Con el escenario de la batalla de Poitiers (1356).

Criado, Miguel Ángel. La peste llegó a Europa desde Asia en oleadas. “El País” (24-II-2015) 30. La Peste Negra y otras pandemias de peste se explican por las variaciones climáticas. El artículo es interesante pero contiene graves errores. Uno es que al inicio las estimaciones estadísticas sobre la mortalidad en Europa y los reinos hispánicos resultan muy hinchadas. El consenso historiográfico apunta como máximo a un 20-25% en el primer brote entre 1346 y 1353 (el artículo, por error, da la fecha de 1453), que tuvo una morbilidad muy alta en el norte de Italia y casi nula en Bohemia. En Castilla fue inferior probablemente al 20% y a muchos lugares ni siquiera llegó; sin duda el 70% corresponde solo a alguna localidad concreta. Otro error es que al final se informa que los mongoles cerraron la Ruta de la Seda, pero, al contrario, la reactivaron porque establecieron su dominio desde China a Europa y favorecieron el comercio. La lucha en Caffa era precisamente para controlar uno de sus lucrativos puntos estratégicos.

No hay comentarios: