Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía y Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

domingo, 7 de julio de 2013

GE UD 07. El sector terciario en España. 05. El turismo.

El turismo en España.
Índice:
Introducción.
El empleo y la actividad económica en el sector turístico.
Las ventajas competitivas del sector turístico español.
Los problemas del sector turístico español.
Los objetivos de la política turística española.
Las principales zonas turísticas de España.
La situación actual del turismo en España.


Cartel oficial de promoción turística de España, con diseño de Joan Miró.

Introducción.



El turismo es una actividad fundamental en la economía española, por su aportación en empleo, producción de servicios (el 11% del PIB en 2011) y entrada de divisas, por lo que su estudio es un tema destacado en las programaciones didácticas.
En cursos anteriores veíamos que es la actividad de viaje y estancia en un lugar distinto al habitual de residencia. Puede ser turismo interior (de los propios nacionales) y exterior (de nacionales de otros países), dirigido al propio país (lo que supone entrada de divisas) o a otro país (lo que implica una salida de divisas y por lo tanto de riqueza). Hay además numerosos tipos, entre los que destacan el de verano o el de invierno, el de sol y playa o el cultural, el deportivo o el sanitario.

Historia del turismo español.
El turismo en España goza de una larga trayectoria. Ya en el siglo XIX el país formaba parte de los circuitos internacionales en lo que se llamaba el tour de formación de la burguesía y la aristocracia occidentales, junto a otros destinos más importantes como París, Suiza o Italia. Ejemplos de ello son la estancia del estadounidense Washington Irving en Granada en 1829 o la de Chopin y George Sand en Mallorca en 1838. Fue una actividad muy pequeña, aunque creciente, hasta principios del siglo XX, cuando la mejora del transporte y del nivel de vida permitió un aumento sostenido del turismo extranjero hacia Barcelona, Madrid, Sevilla o Palma de Mallorca, donde en los años 1900-1930 se construyeron  importantes hoteles, al tiempo que la burguesía española comenzaba a viajar a las grandes ciudades, San Sebastián, Santander o Mallorca. 
La Depresión de los años 30, la Guerra Civil española de 1936-1939 y la II Guerra Mundial de 1939-1945 paralizó ese primer desarrollo, hasta que desde mediados de los años 1950 se vivió un boom turístico, debido al crecimiento económico europeo, la mejora del nivel de vida de la clase trabajadora con más salarios y vacaciones pagadas, y la mejora de la red hotelera y de transporte de España.
Los años 1960-1973 fueron extraordinarios, pues se desarrollaron muchas zonas turísticas en la costa mediterránea: Costa Brava, Costa del Sol, Mallorca, Ibiza... y las islas Canarias (con un clima muy estable todo el año). Se crearon los embriones de las grandes empresas hoteleras actuales, la mayoría enraizadas en Mallorca (Sol Meliá, Barceló, Riu, Fluxà, Iberhotel...), hasta que llegó la crisis del petróleo en 1974 y este primer contratiempo paró el crecimiento desenfrenado que había destruido gran parte del litoral de dichas zonas, y favoreció un aumento más lento y planificado a largo plazo, así como una diversificación de las empresas hacia otras zonas españolas y sobre todo hacia el exterior, donde hoy los hoteleros españoles en general y los mallorquines en particular son conocidos como empresarios del más alto nivel mundial, con capital y conocimiento del negocio.
Las sucesivas crisis económicas han afectado al turismo, pero se ha demostrado que este es una necesidad social básica, y que por lo tanto sufre mucho menos las crisis que otros sectores. Es pues un sector anticíclico, que mantiene un relativo vigor en lo peor y que anuncia la recuperación. El notable comportamiento del turismo durante la crisis iniciada en 2007 confirma esta teoría.

El empleo y la actividad económica en el sector turístico.


En España trabajan aproximadamente dos millones de personas en el sector turístico, con tendencia a la estabilidad porque, aunque suben la demanda y la oferta hotelera, la inversión en tecnología reduce la necesidad de mano de obra.
La diversidad de actividades económicas relacionadas con el turismo fecunda casi todos los sectores económicos, especialmente el de servicios.

Las ventajas competitivas del sector turístico español.
Los principales factores positivos que han contribuido a la enorme expansión del sector turístico son:
- El clima mediterráneo, que proporciona calor y pocas lluvias en verano, la temporada más importante.
- El atractivo de las playas mediterráneas, así como de las ciudades y pueblos, con una interesante oferta en patrimonio histórico-artístico, cultura o gastronomía.
- La cercanía de España a los mercados emisores europeos.
- La calidad de la oferta hotelera y de servicios, con muy competitivos precios de los hoteles de sol y playa, y de los hoteles urbanos.
- El prestigio de España como un país con seguridad ciudadana, buenas comunicaciones, paz laboral y sistema sanitario eficiente.
- La inestabilidad política por los conflictos que a menudo han afectado a otros destinos competidores del Mediterráneo, como ocurre actualmente en Argelia, Egipto, Túnez o Turquía.

Los problemas del sector turístico español.
Entre los problemas destacan:
- El sector turístico exterior está muy controlado por grandes “tour operadores” extranjeros, muchos de ellos británicas, que contratan los viajes y las plazas hoteleras, lo que reduce la rentabilidad para España.
- La elevada estacionalidad, porque la mayoría de los turistas concentran su estancia en España durante los meses de la estación de verano, lo que provoca un exceso de presión veraniega sobre los servicios públicos de transporte, agua, electricidad y otros, y por contra una infrautilización de las instalaciones hoteleras y los citados servicios públicos durante el resto del año.

Los objetivos de la política turística española.
Los objetivos para mantener el liderazgo turístico español en el futuro son:
- España debe atraer a turistas de elevado nivel económico que gasten más dinero durante su estancia.
- Hay que preparar mejor al personal de las empresas hoteleras y de la oferta complementaria en cuestiones como idiomas, atención y otros pormenores de los servicios.
- Hay que fomentar la competencia en el sector servicios a fin de ajustar los precios a la calidad del servicio y ser así más competitivos.
- Es necesario que se creen empresas españolas tour operadores para arrebatar este negocio a las compañías extranjeras.
- Es necesario cuidar al máximo nuestro patrimonio artístico y nuestros espacios naturales para ofrecer la máxima calidad y atraer así a un mayor número de visitantes.
- Hay que potenciar los viajes organizados en inviero por el INSERSO para los jubilados españoles, y negociar convenios similares con otros países.

El editorial Hay que mejorar la oferta turística [“El País” Negocios 1.444 (7-VII-2013)] reclama la tantas veces postergada reforma planificada del sector turístico, clave en la economía española:
‹‹España es una de las principales potencias en la industria turística global. Por número de visitantes extranjeros y por ingresos se encuentra entre las tres economías líderes en el mercado mundial. El peso específico que representa en el PIB de la economía española está en torno al 11%, superior al que tienen en Estados Unidos o en Francia. Es el mejor exponente, aunque no el único, de la creciente terciarización de la economía española. Su comportamiento reciente es inequívocamente favorable, porque está fortaleciendo la contribución al crecimiento del conjunto de las exportaciones de bienes y servicios. Desde el punto de vista de entradas y de ingresos, el año pasado ha sido uno de los mejores de la historia.
Los últimos datos, correspondientes a mayo, a pesar del débil comportamiento del inicio del año, apoyan la presunción de que el año en curso volverá a ser muy bueno en entradas e ingresos. En realidad, los 5,8 millones de turistas extranjeros registrados y el crecimiento de los ingresos en ese mes son los mejores contabilizados en un mes de mayo de los últimos diez años. En los cinco primeros meses de 2013 las llegadas superan a las apuntadas el año pasado en un 4%, una variación similar a la registrada en el gasto medio por turista.
No puede pasarse por alto la influencia que en esos favorables registros y los que previsiblemente veamos en lo que queda de año han tenido las tensiones existentes en destinos considerados competitivos con los nuestros. Los problemas en Turquía o Egipto son algunos representativos, como antes lo fueron otros que favorecieron el desvío de flujos de turistas a las playas españolas. Complementario de ese aumento de las entradas son los signos que empiezan a observarse de recuperación de las adquisiciones de viviendas en el litoral español por compradores extranjeros.
Esas buenas señales en un sector esencial de nuestra economía no deberían invitar a la complacencia, retrasando las necesarias mejoras en la calidad de la oferta y, en todo caso, la necesaria diversificación de la misma, desde el todavía dominante binomio sol y playa. Este último es vulnerable a la competencia de destinos más baratos y menos masificados, susceptibles de ofrecer además atractivos adicionales a la combinación de buen clima y playas. No es de ningún modo un asunto nuevo, pero la mejora de la oferta, haciéndola menos dependiente de variaciones de precios internos o externos, procurando ser menos extensiva y más atractiva a las rentas más elevadas y más exigentes con la calidad del entorno, es una prioridad desde hace años. Se trata de cambiar visitas que dejan pocos ingresos y erosionan infraestructuras y el medio ambiente, por aquellas otras que, aunque menos numerosas, gasten más y gasten mejor. Que extiendan su demanda a otros atributos de la oferta turística y de ocio que puede poner en valor la geografía, la historia y la cultura española. Mejoras tales son necesarias no solo para captar flujos crecientes de turistas extranjeros que no acudirán mayoritariamente a las playas, como los asiáticos, sino también para reducir su excesiva estacionalidad. Empresas y Administraciones harían bien en concretar cuanto antes planes de diversificación y de mejora de la calidad de la oferta.››

Las principales zonas turísticas de España.

Mapa de principales zonas turísticas de España en 2000-2005. En 2013 no hay cambios significativos.

Las principales zonas turísticas son: islas Baleares, Cataluña (especialmente Barcelona y Costa Brava), Andalucía (especialmente Costa del Sol), islas Canarias y Alicante, la mayoría de cuyos turistas buscan sol y playa.
-. El litoral mediterráneo. Se desarrolla gracias a la construcción de la autopista del Mediterráneo y los trenes rápidos. Se divide en varios sectores, en orden de norte a sur: Costa Brava (Gerona y Barcelona), Costa Dorada (Tarragona), Costa del Azahar (Castellón y Valencia), Costa Blanca (Alicante), Costa Cálida (Murcia - Mar Menor), Costa de Almería, Costa de Granada, Costa del Sol (Málaga) y Costa de la Luz (Cádiz y Huelva).


Hotel de playa en Mallorca.


Hotel rural en Mallorca.


Playa de S'Arenal en Mallorca.


Cala y playa en la costa este de Mallorca.


Turismo náutico en la costa este de Mallorca.


Fachada marítima de Palma de Mallorca, con el Palacio de la Almudaina y la Catedral.

-. Los archipiélagos de Baleares y Canarias. Sus comunicaciones aéreas se han perfeccionado mediante la construcción de modernos aeropuertos en Palma, Ibiza, Mahón, Las Palmas y Tenerife.
-. La cornisa cantábrica-atlántica. Su importancia turística es menor. Solo destacan las rías gallegas y Santiago de Compostela, con un turismo sobre todo nacional.
-. En el interior destacan las ciudades de Madrid, Andalucía (Sevilla, Córdoba y Granada) y la Meseta (Toledo, León, Burgos, Salamanca), que son receptoras de turistas atraídos por la riqueza monumental y cultural.
-. El turismo de invierno está concentrado en la corta temporada invernal entre diciembre y marzo, con una punta entre el 22 de diciembre y el 6 de enero. La atracción principal es el esquí y el senderismo, es mayoritariamente nacional y de alto nivel económico. Destacan las estaciones de esquí de Baqueira-Beret (Lleida), Sierra Nevada (Granada) y Cerler (Huesca).




Pulsa sobre el diagrama para verlo ampliado















La situación actual del turismo en España.
España es la segunda potencia turística mundial, casi a la par de EE UU y Francia, y recibe de media más del 6% de los turistas que viajan por el mundo y más del 12% de los turistas que viajan por Europa. 
El turismo se divide aproximadamente en dos mitades numéricas, el nacional y el extranjero.
El turismo de nacionalidad española, con cerca de 50 millones de turistas que viajan en su mayoría por territorio español y una parte significativa por el extranjero, sufre fuertes fluctuaciones según la situación económica del país. La crisis económica actual ha afectado duramente tanto al movimiento interior como a las salidas al exterior, reduciendo el número de visitantes, el tiempo de estancia y el gasto individual. Este descenso afecta sobre todo a los subsectores de turismo rural,  los pueblos de regiones del interior y los cámpings (dos de cada tres usuarios son españoles). Los españoles concentran sus viajes turísticos en España en los fines de semana, los puentes (un concepto desconocido en muchos países y que significa que se enlaza una fiesta dentro de la semana con el fin de semana) y en cortos periodos vacacionales, por lo que el turismo nacional es mucho menos estacional que el extranjero.
En cambio, aguanta mucho mejor el turismo extranjero, demostrando que el  turismo es una actividad anticíclica, que soporta mucho mejor que otras las crisis. En 2012 visitaron España 57,7 millones de turistas internacionales, un aumento respecto a los 56,9 millones de 2011 y 52,6 millones de 2010, y con aumentos de gasto significativos (un 8,1% entre 2011 y 2010)En 2013 se espera alcanzar los 58 millones, por debajo del récord de 2007, establecido en 58,6 millones, que se prevé recuperar cuando se estabilice la situación económica europea. Entre 2011 y 2010 las visitas se incrementaron sobre todo en Canarias (18,4%) y Baleares (10,4%), y en 2012-2013 estas regiones y Cataluña encabezan el ranking de subidas. 
Con respecto a la procedencia de los turistas que llegan a España, más del 90% son europeos, con los primeros puestos ocupados históricamente por Francia, Alemania y Reino Unido. En los últimos años han aumentado notablemente los mercados de Rusia, EE UU y países asiáticos.
El turismo representó en 2011 un 11% del PIB y en 2012 probablemente el 11,2%, y el saldo neto de ingresos y gastos cubrió cerca del 80% del déficit comercial.
El 75% de los turistas llega por vía aérea, lo que implica la necesidad de mantener y mejorar las infraestructuras aeroportuarias.
En los últimos años han crecido mucho los subsectores de cruceros, turismo deportivo y turismo rural, y se mantiene el vigor del  turismo de sol y playa, beneficiado por la competencia de precios bajos y las mejoras en el urbanismo de las zonas y en la oferta complementaria. Algunas ciudades muy emblemáticas, como Barcelona, siguen creciendo, pero otras padecen un acusado descenso de las visitas y el gasto, como le ocurre a Madrid.
Además cambian los hábitos de los consumidores, atentos a las ofertas de última hora de las compañías aéreas, los hoteles y apartahoteles, así como cada vez más interesados en los apartamentos privados, menos regulados y más baratos, pero que apenas tienen empleados turísticos, aunque sí aportan gasto turístico (alimentación y otros servicios). Se calcula que en 2012 casi un 70% de los turistas extranjeros vinieron sin paquete turístico, porque habían gestionado de manera individual su viaje y estancia.

Delgado, en Todo nuevo bajo el mismo sol [“El País” (25-X-2015) / http://economia.elpais.com/economia] resume la evolución del turismo entre 1985 y 2014:



‹‹“El sol y la playa son imprescindibles, pero ahora se exige algo más. España ha de consolidar la posición de liderazgo que ostenta y desarrollarla, pero es necesario recoger las nuevas tendencias”. Esta frase podría haberla pronunciado esta semana un experto del sector turístico, de la Secretaría de Estado o de alguna de las patronales del sector. En realidad, apareció en el primer reportaje que el suplemento Negocios dedicó al turismo. En aquel momento España ya era una potencia turística,  pero los retos que se citaban hace tres décadas (ampliar su oferta más allá de las costas, diversificar su público y desestacionalizar las visitas) eran los mismos que siguen en el horizonte. ¿Lleva el sector todos estos años debatiendo sobre lo mismo?
“Probablemente yo era uno de los que ya comentaba estos mismos problemas”, recuerda entre risas José Luis Zoreda. Es el vicepresidente de Exceltur, asociación de grandes empresas del sector. En los ochenta estaba vinculdo al grupo Meliá. ¿Por qué hace tres décadas que los retos sobre la mesa persisten? “Quizá el enorme éxito de la demanda turística en España ha llevado a postergar un poco la necesidad de reinventarse”, señala. La oferta turística, apunta, ha mejorado y el sector se ha profesionalizado. Pero los turistas han seguido llegando y eso frenó cambios radicales que sí fueron necesarios en sectores como el naval. “El turismo no ha estado nunca al borde del precipicio”, razona.
España recibió el año pasado 65 millones de viajeros extranjeros. Las llegadas se han más que duplicado en tres décadas. En cuanto a volumen, han sido tres décadas increíbles. Zoreda cree, sin embargo, que los noventa fueron la época dorada del sector en España. No llegaban tantos extranjeros como ahora (entonces las cifras rondaban los 40 millones), pero la relación entre llegadas y beneficios era superior. En esos años la competencia casi no existía. Países como Egipto, Turquía o Túnez, que ahora también comercializan paquetes de sol y playa, no hacían sombra a España. La oferta de alojamiento española era menor, porque la burbuja inmobiliaria no se había hinchado todavía, por lo que los porcentajes de ocupación eran elevados. Y cuando aparecieron los primeros signos de debilidad de la demanda, el entonces ministro de Comercio y Turismo, Javier Gómez Navarro, lanzó un plan para revitalizar el sector con buena acogida. “La iniciativa privada es la base. Pero el liderazgo público es importante. Yo creo que entonces lo había. En otras épocas, lo hemos echado de menos”, opina Zoreda.
“Tengo que decir que, salvo honrosas excepciones, los políticos han tomado al turismo como una María, la asignatura en la que no había que esforzarse porque funcionaba sola y siempre obteníamos buenas notas... Y esto ha sido una pena porque los problemas actuales, aunque agravados por las limitaciones económicas y presupuestarias, provienen básicamente de la misma raíz: la falta de visión a largo plazo y la consiguiente ausencia de planificación y regulación atendiendo a su carácter estratégico”, señala Gabriel Escarrer. A sus 85 años es el presidente de Meliá Hotels International, la cadena que fundó en 1956. Comenzó con un hotel en Palma de Mallorca y hoy su grupo gestiona 350 establecimientos en 35 países. Escarrer ha visto cambios enormes. “Pero si tuviera que priorizar, creo que Internet es lo que más en profundidad ha transformado a la industria turística española, y hoy sigue induciendo un cambio y una evolución constante”, cree.
Los alemanes, suecos y británicos descubrieron las playas españolas en los sesenta y se enamoraron. La costa sigue a rebosar también en el siglo XXI. Pero por en medio, una revolución se fue fraguando. “Hace 30 años la gente se arreglaba si iba a coger un avión. Era todo un acontecimiento. En tres décadas hemos vivido una democratización de los viajes”, señala Ricard Santomà, director de la Escuela Turime Sant Ignaci, vinculada a la Universidad Ramón Llull.
“España ha hecho dos cosas por Europa: socializar la moda y las vacaciones”, dice Antonio Catalán. Fue el creador de la cadena NH, que abandonó a finales de los noventa para fundar AC Hoteles, grupo que hoy comparte con el gigante estadounidense Marriott. “Sin el modelo español, muchos alemanes nunca hubieran veraneado en la playa”, señala. Sin embargo, Catalán cree que el modelo oculta un error: “A España le sigue faltando precio”. Dice que no siempre fue así y que en los noventa, en comparación con el coste de la vida, los hoteles eran más caros. Pero la burbuja inmobiliaria y el crédito metieron a los hoteles en una guerra de precios, de la que no han salido. “En España se malvende a veces lo mejor que tenemos”, critica.
Estas tres décadas los hitos se han encadenado: la entrada en la UE y en el espacio Schengen facilitó todavía más la llegada de extranjeros; el euro, la explosión de las aerolíneas de bajo coste, la expansión de los cruceros, del turismo de negocios y la incorporación de países emergentes a las vacaciones en el extranjero han ido transformando España como destino turístico. Y, sobre todo, Internet ha supuesto el revolcón definitivo para las empresas, que han tenido que vivir la transición desde unos tiempos en los que los touroperadores llenaban los hoteles hasta la actualidad, en la que la crítica anónima de un holandés en una página web puede arruinar la reputación de un hotel.
¿Tienen hueco las agencias de viaje cuando en Internet está todo al alcance de un click? Rafael Gallego, presidente de la confederación CEAV, cree que tienen asegurados, al menos, otros 30 años de vida. Reconoce que Internet, y sobre todo la crisis, les ha puesto las cosas más difíciles. Antes los extranjeros que llegaban a las playas acudían a los agentes de viajes incluso para cambiar sus divisas. Todas las vacaciones de los españoles pasaban obligatoriamente por una oficina. Ahora es solo una opción. “Sobreviviremos. Hay quien dice que con la especialización. Yo creo que con la especialización más básica de todas: el servicio esmerado y personalizado al cliente”, cree Gallego. En España, recuerda, hay todavía cerca de 9.500 puntos de venta.
“Todavía persisten debates como la dependencia del sol y playa, pero se ha avanzado. Sí se han logrado desestacionalizar bastante las visitas. Ciudades como Madrid y Barcelona reciben ahora turistas todo el año”, recuerda Ricard Santomà. “Hoy hay más calidad en los establecimientos turísticos que hace 30 años. Ha habido renovación y se ha profesionalizado”, comenta Miguel Mirones, presidente del Instituto para la calidad Turística Española. “La planta hotelera de España es la mejor de Europa. No es ningún mito”, considera. Reconoce que el sol y playa sigue siendo “el tractor” que tira. “Pero se ha desarrollado mucha oferta complementaria. Segmentos como el del turismo cultural, por ejemplo, ha crecido gracias al trabajo y la coordinación de las administraciones y el sector”, dice Mirones.
La forma de promocionar España también ha cambiado mucho en 30 años. Tourspain, el instituto de promoción estatal, ha sustituido las campañas masivas y la asistencia a varios centenares de ferias por mensajes en redes sociales adaptados por nacionalidad y perfiles con miles de seguidores en Facebook, Twitter e Instagram. El pabellón español sigue presente en ferias y encuentros, pero solo en 50 citas anuales clave.
“En los ochenta es cuando se profesionalizaron las campañas y se hicieron masivas”, explica Rafael Chamorro, subdirector general de Marketing Exterior del Turismo. El eslogan que permanece grabado a fuego en la mente de los españoles fue el que se explotó hacia los 50, ese “Spain is different”. “Quizá porque se usó más de 20 años”, dice Chamorro. El lema oficial ahora es “I need Spain”. Lleva en activo desde 2010. “Las campañas se mantienen al menos cinco o siete años. Hace falta tiempo para que calen”, recuerda. Lo que ha permanecido invariable desde los 80 es el gran símbolo del turismo español: el sol de Miró. La marca, formada por un sol, una estrella y letras de España que el artista diseñó para el Mundial del 82, fue el último gran regalo que Miró hizo a España en 1984 antes de morir. Nació acompañando un eslogan: “Todo bajo el sol”. Es uno de los símbolos de márketing más reconocidos del mundo y aún aparece en carteles, folletos y webs oficiales de turismo. Sigue vigente, porque el sol, 30 años después, marca todavía el ritmo al que baila el turismo en España.›› 

Redacción. El turismo en España resiste a la crisis con un aumento del 8,1% en 2011. “El País” (11-I-2012) 23. El Ministerio de Industria revisa el dato final. 
Redacción. La entrada de turistas sube el 7,6% en el año 2011. “El País” (24-I-2012) 24.
Barciela, Fernando. Un sector a prueba de siniestros. “El País” Negocios 1.368 (22-I-2012) 11. Las empresas de cruceros minimizan el impacto del accidente del ‘Costa Concordia’, pues el sector ha crecido mucho en los últimos años y pronto de olvidará el accidente.
García Moreno, Paloma. Zara, la paella y las sevillanas conquistan el alma eslava. “El País” Empresas 2012 (29-II-2012) 22. El presente del turismo en España, con especial referencia al aumento de los visitantes rusos.
Rico, Javier. Mucha pista para tan poca nieve. “El País” (5-III-2012) 30-31. Preocupación por el futuro del turismo de invierno porque se prevé un descenso de las precipitaciones de nieve debido al cambio climático.
Sánchez-Silva, Carmen. Las agencias de viajes se desinflan. “El País” Negocios 1.401 (9-IX-2012) 12. Las grandes empresas del sector cierran oficinas debido al descenso de las ventas, que sufren la crisis económica y la competencia de las empresas online. Hay una tendencia imparable hacia la concentración e Internet.
Gallardo, Fernando. Aguas que te hacen feliz. “El País” El Viajero 738 (21-XII-2012) 2-4. El turismo termal en España.
Méndez Barreira, Víctor. El número de turistas internacionales recupera los niveles previos a la crisis. “El País” (17-I-2013) 24. España recibió 58 millones de turistas, el gasto medio por turista subió 2,7% hasta los 968 euros. Los principales mercados subieron, y destaca el ruso, con un aumento del 43%, hasta superar el millón con un gasto de 1.536 euros, muy superior a la media.
Sánchez Silva, Carmen. El turista que salvó la crisis. “El País” Negocios 1.420 (27-I-2013) 8. En 2012 hubo 57,9 millones de turistas extranjeros, con un incremento interanual del 2,7%, y del gasto del 5,9%.
Delgado, Cristina. Más turistas, menos empleos. “El País” (11-II-2013) 25. La llegada de más turistas no se traduce en más puestos de trabajo.
Pellicer, Lluís. Está avisado: su casa no es un hotel. “El País” (2-V-2013) 34-35. Se pretende acotar el enorme sector turístico informal, de apartamentos privados.
Sánchez-Silva, Carmen. El turismo urbano es otra salida. “El País” (21-V-2013) 32-33.
Moscardó, Inma. Renovación integral para atraer al turista. “El País” Negocios 1.441 Extra Financiación Mixta (16-VI-2013) 6-7.
Editorial. Hay que mejorar la oferta turística. “El País” Negocios 1.444 (7-VII-2013) 2.
Sánchez-Silva, Carmen. El milagro turístico se repite. “El País” Negocios 1.444 (7-VII-2013) 4-6.
Valls, Josep-Francesc. Esperar a que amaine la crisis o innovar. “El País” Negocios 1.444 (7-VII-2013) 4-6.
Jiménez Gálvez, J. España marca un récord al superar en junio los seis millones de turistas. “El País” (23-VII-2013) 24.
Gualtieri, Thomas. Cuatro millones de turistas rehúyen dormir en hoteles en mayo y junio. “El País” (28-VII-2013) 37. Aumenta el alquiler de habitaciones o casas.
Delgado, Cristina. Tirón histórico del sol y la playa. “El País” (23-VIII-2013) 21. El récord de turistas se alcanza en julio, con 7,9 millones de visitantes extranjeros, concentrados en las costas, mientras Madrid se hunde.

Valdés, Isabel. Otro turismo. “El País” (26-VIII-2013) 35. El turismo de salud y bienestar mueve 75.000 millones de euros en el mundo en 2013, y en España atrae 20.000 turistas y alcanza los 140 millones de euros, con clínicas y hospitales privados, balnearios… Destaca en España la larga costa de 3.000 km, el excelente sistema sanitario y los modernos complejos hoteleros especializados como SHA en Altea, Los Monteros en Marbella o Xanit en Benalmádena. Ver el artículo sobre SHA: Fernández-Pacheco, José. Rejuvenecer a precio de oro. “El País” (26-VIII-2013) 35.
Sánchez-Silva, Carmen. El turismo bate otro récord en agosto. “El País” (24-IX-2013) 21. Llegan en agosto 8,3 millones de turistas extranjeros, con un gasto de 8.200 millones de euros. Se prevén para 2013 que haya 58 millones de turistas y 60.000 millones de ingresos. Cataluña es el primer destino con 11 millones de turistas, un 26% de llegadas,
Redacción (editorial). Optimismo turístico. “El País” (26-IX-2013) 26.
Otiniano Pulido, Carlos. Pulse aquí para confirmar su reserva. “El País” Empresa (30-IX-2013) 22. Los canales online aumentan su participación en el sector viajes.
Gómez, Carlos. Amadeus no pierde el compás. “El País” Negocios 1.464 (24-XI-2013) 8. La empresa de distribución de servicios turísticos y soluciones tecnológicas por internet, prospera y aumenta su negocio.
Delgado, Cristina. 60 millones: más turistas que nunca. “El País” (20-I-2014) 21. El turismo de sol y playa registra récords mientras que bajan el turismo interior y el rural.
Zoreda, José Luis. El turismo, la gran palanca de la recuperación. “El País” Negocios 1.472 (19-I-2014) 19.
Romero, A.; Delgado, C. España recibe 60,6 millones de turistas y recupera la tercera posición mundial. “El País” (22-I-2014) 27.
Barciela, Fernando. La última frontera del turismo. “El País” Negocios 1.481 (23-III-2014) 13.
Delgado, Cristina. Los españoles vuelven a ir de vacaciones. “El País” (23-IV-2014) 20.
Blázquez, Susana. El comercio pugna por el turista rico. “El País” Negocios 1.491 (1-VI-2014) 12. Hay que potenciar el segmento de “turismo de compras”, el más gastador, sobre todo el proveniente de Rusia y China.
Sánchez-Silva, Carmen. España, destino de la hostelería de lujo. “El País” Negocios 1.492 (8-VI-2014) 14.
Aznárez, Juan Jesús. Donde la crisis sale de vacaciones. “El País” Domingo (29-VI-2014) 6-7. Benidorm, en Alicante, no sufre la crisis. Llena en verano y se mantiene abierto con éxito en invierno, con cuatro millones de turistas al año.
Gualtieri, Thomas. Internet dispara el alquiler turístico. “El País” Negocios 1.497 (13-VII-2014) 9. Crecen las webs de alojamiento de corta duración.
Editorial. Recuperación turística. “El País” Negocios 1.498 (20-VII-2014) 2.
Sánchez-Silva, Carmen. El turismo nacional sale de vacaciones. “El País” Negocios 1.498 (20-VII-2014) 4-6.
Aunión, J. A. El motor económico no tiene secretos. “El País” (16-VIII-2014) 18-19. El turismo de sol y playa sigue siendo muy rentable.
Mars, Amanda. El mejor mes de la historia para el turismo. “El País” (23-IX-2014) 24. En agosto llegaron más de nueve millones de turistas. El alquiler de viviendas aumenta un 30% en un solo año. Madrid se recupera, con un 19% más.
Moscardó, Inma. La Marca España se pone las pilas. “Cinco Días” (30-IX-2014). Crece el turismo en España.

Gómez, Carlos. El controvertido liderazgo de Meliá y NH. “El País” Negocios 1.509 (5-X-2014) 8. Ambas empresas figuran entre las 25 mayores del mundo pero son las más endeudadas.
Delgado, C. Más turistas pero menos negocio. “El País” (27-XII-2014) 22. Baja el gasto medio por turista.
Delgado, C. España bate otro récord anual de turistas y llega a los 65 millones. “El País” (23-I-2015) 34. Llegaron en 2015 hasta 64,99 millones, un 7,15 más que en 2013. Más de un 75% son de sol y playa. Gastaron 63.000 millones de euros, superando los 59.000 millones de 2013.
Delgado, C. Sopa de estrellas en los hoteles españoles. “El País” (15-III-2015) 34. Cada autonomía tiene exigencias distintas para las categorías hoteleras.
Delgado, C.; Ruiz, Eneko. El turista chino acelera el cambio. “El País” (20-IV-2015) 24-25. Urge una ampliación del modelo de sol y playa, ante la demanda de los países emergentes. El artículo se relaciona con otros tres apartados (p. 25): la web de viajes Booking, los centros comerciales para turistas de Value Retail y la agencia online de viajes Expedia. Apuntan el auge del turismo de compras y del que usa el móvil para contratar.
Delgado, C. España tiene el sector turístico más competitivo del mundo. “El País” (7-V-2015) 21.
Blázquez, Susana. Una potencia del turismo sanitario. “El País” Negocios 1.543 (31-V-2015) 7. Las clínicas privadas españolas buscan su trozo del pastel, estimado en 7.000 millones de euros al año.
Delgado, C. Turismo para el siglo XXI. “El País” Negocios 1.546 (21-VI-2015) 3-5.
Editorial. Las incógnitas turísticas. “El País” Negocios 1.546 (21-VI-2015) 6.
Agencia Bloomberg. España supera a Francia como primer destino europeo de turismo gay. “El País” (7-IX-2015) 33. Ingresa 6.100 millones de euros. Los gays gastan un 30% más de media que los heterosexuales.
Delgado, C. Todo nuevo bajo el mismo sol. “El País” Negocios 1.564 (25-X-2015) 26. Un resumen de la evolución del sector turístico desde 1985.
Costantini, Luca. La actividad turística en España crece un 3,7% en 2015. “El País” (13-I-2016) 39. Recibió 68 millones de turistas. El PIB turístico creció un 3,7%, hasta 124.000 millones de euros. El empleo creció un 5,5%, con 73.343 empleados más.

Vicent, Mauricio. El turismo rural busca nuevas fronteras. “El País” (21-II-2016) 49. El sector de turismo rural (3% del turismo total) se recupera y pretende profesionalizarse y atraer viajeros extranjeros. En 2015 tuvo 15.500 establecimientos con 20.000 empleados y 3,2 millones de clientes, entre el 80% y el 85% españoles.
Gálvez, J. J. El sueño de ser la Toscana. “El País” (7-VIII-2016). El auge del turismo rural en España, que ya recibe medio millón de turistas extranjeros, aunque la mayoría de los clientes es española.
Torres, R. Turismo: hacia un año histórico. “El País” Negocios 1.601 (24-VII-2016).
Blázquez, Susana. Turismo con estrellas Michelin. “El País” Negocios 1.617 (20-XI-2016). Aumenta el turismo extranjero atraído por la gastronomía española.
Gutiérrez, Hugo. España supera por primera vez los 75 millones de turistas extranjeros. “El País” (13-I-2017).
Fernández, María. El negocio del esquí se derrite. “El País” Negocios 1.625 (15-I-2017). El sector español acusa la falta de nieve y la crisis económica: ha perdido 1,8 millones de clientes desde el invierno récord de 2008-2009 con 6,59 millones de visitantes, cayendo a los 4,74 millones de 2015-2016, con menos gasto medio.
Editorial. Desafíos del turismo. “El País” (19-I-2017).
Delgado, C. Los españoles viajaron más y con más presupuesto en 2016. “El País” (29-III-2017). Incluye un mapa con la diversidad regional del gasto turístico.
Editorial. Reformas necesarias. “El País” Negocios 1.641 (7-V-2017). Hay que mejorar la inversión turística en la formación laboral, la protección medioambiental, la mejora de la planta hotelera…
Gutiérrez, H. Las plazas en pisos turísticos superan a las de hoteles por primera vez. “El País” (25-V-2017). En las 22 principales ciudades hay 330.258 plazas hoteleras y 362.493 plazas de viviendas turísticas.
Blanchar, C.; Pellicer, L. Turismofobia: la cara menos amable de una industria millonaria. “El País” (28-V-2017).
Salvatierra, J. Los alojamientos irregulares empiezan a turbar la paz en el campo. “El País” (28-V-2017).
Ferrer, Thiago. Debate sobre el turismo / 1. ¿Qué hacer con la primera industria de España? “El País” (2-VIII-2017).
Bohórquez, Lucía. Debate sobre el turismo / 2. Palma. Pisos turísticos: se busca solución urgente. “El País” (3-VIII-2017). El ejemplo de la capital balear.
Gorospe, Pedro. Debate sobre el turismo / 3. San Sebastián. Solo los ‘abertzales’ demonizan a los turistas. “El País” (4-VIII-2017).
Moraleda, Alba. Debate sobre el turismo / 4. Madrid. Lujo, restaurantes y museos para los visitantes asiáticos. “El País” (5-VIII-2017).
Redacción. Debate sobre el turismo / 4. Málaga. La apuesta por la cultura. “El País” (5-VIII-2017). Entre 2007 y 2017 se han abierto 19 museos en la ciudad. Las estancias hoteleras han aumentado un 101% entre 2009 y 2017.
Redacción. Debate sobre el turismo / 5. Los afectados. Los turistas no perciben los ataques como amenaza. “El País” (6-VIII-2017).
Barbería, José Luis. Ciudades de alquiler. “El País” Semanal 2.132 (6-VIII-2017). Los excesos del turismo provocan una incipiente turismofobia en Palma e Ibiza.
Doncel, L. ¿Cuántos turistas caben en España? “El País” (14-VIII-2017). E debate sobre poner límites al turismo en zonas saturadas como Baleares.

Salvatierra, Javier. España casi ha duplicado sus plazas hoteleras desde 1990. “El País” (22-VIII-2017). En 2016 tenía 3,5 millones de plazas, en comparación con 1,9 millones en 1990.

No hay comentarios: