Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía y Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

miércoles, 26 de marzo de 2014

La diversidad hídrica y biogeográfica de España.

GE UD 03. LA DIVERSIDAD HÍDRICA Y BIOGEOGRÁFICA.

LA DIVERSIDAD HÍDRICA 
Los ríos de la Península Ibérica.
Las aguas marinas.

LA DIVERSIDAD BIOGEOGRÁFICA
LA VEGETACIÓN.
REGIÓN EUROSIBERIANA.
Paisaje atlántico.
Paisaje submediterráneo.
REGIÓN MEDITERRÁNEA.
Encinar.
Maquia, garriga y estepa.
REGIÓN MACARONÉSICA: CANARIAS.
VEGETACIÓN DE ALTA MONTAÑA.
Montaña alpina.
Alta montaña mediterránea.

Alta montaña de transición.
LA FAUNA.


LA DIVERSIDAD HÍDRICA 
Los ríos de la Península Ibérica.
En la Península Ibérica los ríos se agrupan en tres vertientes, según el mar o el océano en el que desembocan:

Ríos de la vertiente cantábrica.
Riu Sella (Astúries).


Los ríos de esta vertiente son cortos y llevan mucho caudal porque las montañas donde nacen se encuentran muy cerca del mar Cantábrico, al que desembocan. Además, estos ríos son caudalosos porque las precipitaciones en estas tierras son abundantes prácticamente durante todos los meses del año.

Ríos de la vertiente atlántica.

Dos vistas del río Duero.
El río Tajo en Toledo.

          El Guadiana en su desembocadura en Ayamonte.



El Guadalquivir en Córdoba.


El Guadalquivir en Sevilla.


Se trata de ríos largos, que nacen lejos de la desembocadura, en el océano Atlántico, y que reciben numerosos afluentes a lo largo de su curso. En general son ríos caudalosos, aunque sufren notables estiajes durante los meses de verano.

Ríos de la vertiente mediterránea.

Río Segura.

El Ebro en Zaragoza

Salvo en el caso del Ebro, los ríos mediterráneos son cortos, de poco caudal y muy irregulares. Las crecidas de estos ríos son muy notables cuando llueve torrencialmente en primavera y en otoño, pero sufren estiajes muy intensos durante el verano, como son los casos del Turia o del Segura.


Delta del Ebro.
Albufera de Valencia.

En la costa mediterránea y en el Atlántico sur se han formado estuarios y deltas. Se trata de depósitos fluviales en la desembocadura de los ríos, en el primer caso, la erosión marina supera la acumulación fluvial, y en el segundo, al revés. También hay albuferas, lagunas formadas por aguas marinas en zonas de playa baja debido al adelanto de la tierra sobre el mar. Estos humedales litorales han dado lugar a ecosistemas muy variados.

Dosier: Las aguas marinas de España.
Las aguas marinas son una extraordinaria fuente de riqueza. Entre los principales usos que se han dado históricamente destacan la pesca, como vía de comunicación, el aprovechamiento de la sal en las salinas, el uso turístico en barcos o en las costas, la explotación de los recursos energéticos del petróleo y el gas natural...
La pesca de crustáceos y peces, el cultivo de algas y la acuicultura marina han progresado bastante desde los primeros tiempos del hombre. Todavía se hace una pesca tradicional en pequeños barcos pero la mayor parte de la pesca se realiza en grandes naves. España es una de las grandes potencias mundiales en pesca.

Puerto de Palma de Mallorca.

Como vía de comunicación los mares y océanos han fomentado el transporte de pasajeros y mercancías por todo el mundo. España destaca por sus grandes puertos de Barcelona, Valencia, Bilbao y Algeciras.

Salinas de Ibiza.

El aprovechamiento de las salinas ha proporcionado al hombre la mayor parte de la sal utilizada en la alimentación. En España tenemos buenos ejemplos en las salinas de Ibiza, favorecidas por el clima cálido y porque el agua mediterránea es muy salada.

Playa de Magaluf en Mallorca.


El uso turístico para barcos anclados en puertos deportivos o para turistas que visitan las costas para admirarlas o bañarse, es una riqueza económica esencial en muchos países, como España, y lo es especialmente en Baleares.
La explotación de los recursos de petróleo y gas natural es fundamental para mantener la producción energética, y los pozos marinos menudeaban en las costas.


Últimamente empieza a pensar en explotar también minas submarinas y los molinos marinos de viento para la energía eólica.



VEGETACIÓN.
España es uno de los países más ricos de Europa en variedad de vegetación, gracias a su gran extensión, orografía accidentada y variedad de climas. Hay unas 10.000 especies, muchas endémicas (sobre todo en Canarias).
Los bosques se han recuperado notablemente entre 1970 y 2010, pasando de 12 millones de hectáreas a 18, con un notable descenso de los incendios, ya que en 2010 fueron un 63% menores que la media del decenio anterior, y una ostensible mejora de la salud individual, pues el 85% de los árboles presenta buena salud [Ministerio de Medio Ambiente. Inventario de daños forestales].
Se distinguen cuatro regiones biogeográficas: eurosiberiana (húmeda), mediterránea, macaronésica (Canarias) y de alta montaña.
REGIÓN EUROSIBERIANA.
Al Norte del país, desde Galicia al Mediterráneo, en un clima de abundantes precipitaciones todo el año y suaves temperaturas.
Tiene una gran riqueza floral, con un gran predominio de árboles caducifolios (altos árboles de hoja caduca, que cae en el invierno para no perder humedad y crea suelos ricos en humus, en materia orgánica) y prados (que surgen en primavera y decaen pronto al renovar los árboles sus hojas y sombrear el suelo). Hay dos paisajes (o “provincias” de vegetación):
Paisaje atlántico.
Con un bosque caducifolio de roble o haya. Hay también alisos, sauces, castaños, fresnos, tilos y olmos. La sobreexplotación maderera y ganadera, los incendios y la repo­blación forestal han promovido bosques de coníferas (pinos y eucaliptus), que no crean suelos fértiles. La degradación del bosque da lugar a las landas de matorrales (helechos, tojos, brezos).
Paisaje submediterráneo.
Con algunas especies mediterráneas. Se extiende por el S del Pirineo, parte de la Cordillera Ibérica y montañas andaluzas, en una transición hacia la región mediterránea. Predomina el roble y el quejigo, con coníferas.
REGIÓN MEDITERRÁNEA.
Es la región más extensa, determinada por el clima con sequía estival. Hay dos tipos de paisajes:
Encinar.
Es el bosque mediterráneo de hoja perenne, formado por encinas y alcornoques, con un rico sotobosque de matorrales (brezos, tojos, lentisco). La encina se extiende por todas las regiones, excepto por Canarias y escasea en Galicia; es el árbol dominante en España, con mucha diferencia sobre el segundo, el pino carrasco, pues el primero ocupa en exclusiva casi tres millones de hectáreas y el segundo algo menos de dos millones. El alcornoque ocupa una superficie muy inferior.
Donde hay frío aparece el quejigo. Las encinas son sustituidas progresivamente por el pino, debido a que el encinar se degrada fácilmente y se regenera con dificultad (se formó en épocas más húmedas que la actual). Padece muchos incendios y la presión humana sobre las tierras más ricas. En las riberas fluviales hay olmos y álamos.
Maquia, garriga y estepa.
Se produce por degradación progresiva del encinar anterior, en las zonas más áridas (4 meses de sequía), en las que ha desaparecido el bosque de encinas. Es una vegetación xerófila de arbustos y matorrales.
La maquia se da en suelos silíceos (granito) y es casi impenetrable por su altura y espesor, con arbustos como brezos, jaras y madroños.
La garriga se da en suelos calcáreos, margosos o de terra rossa (arcilla), con arbustos y matorrales densos y de poca altura, con mucha coscoja; se degrada poco, pero padece los incendios del pastoreo.
 La estepa se da en suelos pobres, con arbustos xerófilos espinosos y bajos, bastante escasos (palmito, espárrago, tomillo).
REGIÓN MACARONÉSICA: CANARIAS.
En las islas Canarias, con numerosos endemismos gracias a la insularidad (siete islas) y la diversificación en pisos (es la región con mayor altura media).
Tiene cuatro pisos:
1) Basal. De 0 a 500 m. Es una zona costera de vegetación arbustiva xerófila: cardón y tabaibas. 
Hay un piso de transición al siguiente, con sabinas, palmeras y dragos, que son especies carnosas y leñosas adaptadas al calor y la sequedad que producen los vientos alisios del NE.
2) Monteverde. De 500 a 1.200 m. Es la “laurisilva”, un bosque montano húmedo, subtropical, con brezos y laureles, gracias a la buena temperatura y la humedad.
3) Pinar. De 1.200 a 2.000 m. Es un bosque montano seco de pinos canarios (las repoblaciones han introducido coníferas no autóctonas), por la menor humedad y el mayor frío.
4) Retamar, en la alta montaña canaria, a más de 2.000 m, con leguminosas y muchos endemismos: retamas, violetas... Las condiciones de sequedad y frío son rigurosas.
VEGETACIÓN DE ALTA MONTAÑA.
El clima de alta montaña, con bajas temperaturas y precipitaciones de nieve, y variación en altura, produce muchos tipos de vegetación, tantos como sistemas montañosos, con una disposición variable en pisos (todos tienen la secuencia de un nivel forestal, uno supraforestal de matorrales y uno superior de prados). Los tipos más comunes son:
Montaña alpina.       
Ejemplo en los Pirineos, con tres pi­sos:
1) Subalpino, 1.200-2.400 m, con humedad. Bosques de coníferas (abeto y pino negro).
2) Alpino, 2.400-3.000 m, con nieve más de 6 meses. Prados de periodo vegetativo corto.
3) Nival, más de 3.000 m, con nieve casi todo el año. Escasa vegetación.
Alta montaña mediterránea.
Ejemplo en Sierra Nevada, con un verano seco, por lo que hay encinas, quejigos y robles en las zonas húmedas.
A partir de 2.000 millones el piso supraforestal tiene vegetación almohadillada y espinosa, con grandes zonas desnudas (en parte por el pastoreo).
Alta montaña de transición.
La mayoría de las montañas están entre los tipos anteriores, con variaciones según el clima.
Montañas de transición hacia el Atlántico. Cantábricas, con abundantes precipitaciones. Un piso de bosque de hayas, un piso supraforestal de matorrales y un piso superior de prados.

Montañas de transición hacia el Mediterráneo. Sistema Ibérico, Sistema Central, con verano de sequía. Se pasa del piso de caducifolios o pinos al supraforestal de matorrales. Piso superior de prados.


Fuentes: La hidrografía de España.
Libros.
Artículos. Orden cronológico.
Sevillano, Elena G. Cañete y los barones del PP zanjan la guerra del agua por el Tajo-Segura. “El País” (17-X-2013) 37. Un acuerdo para continuar el trasvase para Valencia y Murcia, a cambio de que Castilla-La Mancha logre más volumen hídrico.
Nieto, María. Una pareja necesaria. “El País” Extra Día del agua (22-III-2014) 4. El binomio energía-agua y la necesidad de no malgastar el agua en España.
León, Pablo. El río que dejó de llorar. “El País” Extra Día del agua (22-III-2014) 6-7. La recuperación del parque natural de las Tablas de Daimiel gracias al mayor aporte de agua.
Rico, Javier. La pobreza hídrica se agudiza. “El País” Extra Día del agua (22-III-2014) 8. El cambio climático aumenta el desequilibrio hídrico entre las regiones secas del sur y las húmedas del norte.
Rico, Javier. Carrera para contaminar menos. “El País” Extra Día del agua (22-III-2014) 10. Las empresas invierten para reducir su contaminación de las aguas.

Aunión, J. A. Los ríos están exhaustos. “El País” (17-VIII-2014) 32-33. La mitad de las aguas españolas no cumplen los objetivos de la UE para 2015. El debate es cómo equilibrar la ecología con la explotación económica.
Planelles, Manuel. Nieve, lluvias y cauces ocupados. “El País” (4-III-2015) 14. La Confederación Hidrográfica del Ebro apunta a un cambio en las avenidas del río por la acumulación de sedimentos y otros factores.
Rico, Javier. Hora de cumplir en serio. “El País” Extra Día del agua (22-III-2015) 2-3. España ha de mejorar en planificación hidrológica.
Pascual, Manuel G. Cada gota cuenta. “El País” Extra Día del agua (22-III-2015) 6. España es un referente mundial en reutilización de agua pero ha de mejorar el mantenimiento.
Fariza, Ignacio. El agua potable es un privilegio. “El País” Negocios 1.533 (22-III-2015) 22-23. El debate sobre la gestión hídrica.
Rico, Javier. Tesoros fluviales. “El País” Extra ‘El día del agua’ (23-III-2016). Una selección de ríos con alto valor ecológico. A finales de 2015 el Gobierno aprobó las primeras 92 reservas fluviales intercomunitarias, que afectan a más de una comunidad autónoma.
Sevillano, Elena G. El saneamiento, el gran olvidado. “El País” Extra ‘El día del agua’ (23-III-2016).
Ruiz Tapiador, Teresa. Que no se pierda una gota. “El País” Extra ‘El día del agua’ (23-III-2016). La ciudad del futuro ha de gestionar mejor los recursos hídricos.
Otiniano Pulido, C. Un seguro contra la sequía extrema. “El País” Extra ‘El día del agua’ (23-III-2016). La tecnología desaladora es cara pero actúa para cubrir las emergencias y las necesidades de zonas especialmente secas.
Ferrer, Thiago. Una economía cada vez más sedienta. “El País” Negocios 1.636 (2-IV-2017). Hay que racionalizar el uso del agua y revisar el sistema de financiación para garantizar su disponibilidad.
Editorial. Agua: la crisis oculta. “El País” Negocios 1.636 (2-IV-2017).


Fuentes: Las aguas marinas de España.
Sevillano, Elena G. Un mar (menos) desprotegido. “El País” Extra Día del agua (22-III-2014) 2-3. La protección de las aguas marinas en España.


Fuentes: La vegetación y fauna de España.
Libros.
Ferreras, C.; Arozena, M. E. Guía física de España. 2. Los bosques. Alianza editorial. Madrid. 1987. 394 pp. 
Artículos. Orden cronológico.
Aznárez, Malén. El ocaso del alcornocal. “El País”, Semanal 1.571 (5-XI-2006) 33-37.

No hay comentarios: