Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía y Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

sábado, 23 de abril de 2016

Dosier: Los casos de trucaje de las emisiones de gases contaminantes de vehículos.

Dosier: Los casos de trucaje de las emisiones de gases contaminantes de vehículos.
En 2015-2016 ha alcanzado unas enormes dimensiones internacionales un fraude generalizado de trucaje de las mediciones sobre las emisiones de gases contaminantes en varias importantes marcas de vehículos.
Iniciado el escándalo en septiembre de 2015, en relación a la empresa alemana Volkswagen, cada pocas semanas el caso iba incorporando nuevos y preocupantes datos, extendiéndose en la primavera de 2016 a más empresas.



El editorial Cortinas de humo [“El País” (12-X-2015)] explicaba en un momento en que el fraude afectaba solo a Volkswagen:
‹‹El escándalo delictivo de los motores trucados de Volkswagen (VW) está llegando al punto exacto de cocción donde se clarifican las posiciones de cada uno de los actores o pacientes del fraude. Bruselas ha ofrecido una reacción de baja intensidad, consciente de que la firma de Wolfsburg representa crecimiento y empleo en Europa; Alemania ha tardado en decidir un registro de la sede de la firma automovilística, imprescindible para descubrir a los autores del desmán, y desde Estados Unidos un grupo de congresistas ha pedido la apertura de un proceso penal, para que los responsables paguen las consecuencias de la estafa. La irritación en el mercado estadounidense se ha disparado cuando se anunció que Michael Horn conocía el trucaje delictivo desde la primavera de 2014 y guardó un silencio cómplice.
En realidad, no es verosímil la hipótesis de un engaño masivo (11 millones de vehículos afectados) del que no tuviera conocimiento un amplio grupo de directivos de VW. Este es el argumento que justifica la petición de los congresistas de que se abran procesos penales que puedan acabar en cárcel. Es más probable que estemos, no ante un caso de negligencia —la alta dirección de la compañía no supo o no pudo controlar las prácticas delictivas de un grupo de empleados bellacos—, sino ante una infracción consciente de las normas de emisión de gases nocivos y otras leyes medioambientales. La vulneración legal se habría producido para soslayar las limitaciones económicas que se derivan de normas estrictas; la conducta sería dolosa.
Para corroborar o descartar esta hipótesis es imprescindible practicar una investigación judicial rápida. Y eso precisamente es lo que no están haciendo las autoridades alemanas. La respuesta de los Gobiernos europeos también es, en general, decepcionante. Parecen más interesados en observar el impacto de la crisis sobre VW que en defender los intereses de los ciudadanos engañados. El caso del Gobierno español es de una pobreza política singular. El ministro de Industria, José Manuel Soria, no sólo se confundió a sí mismo proclamando primero que los responsables españoles de la crisis estaban en permanente contacto con Wolfsburg para decir después que la compañía no les respondía al teléfono y retornar, al fin, a la tesis del contacto permanente, sino que se ha ofrecido como portavoz insospechado de la dirección de VW al asegurar que las inversiones en España (4.200 millones) están garantizadas. Los empleados de Martorell y Landaben estarían más tranquilos si fuera Matthias Müller quien pronunciase las palabras mágicas.
Mientras tanto, los afectados por la estafa no saben a qué atenerse. Hoy desconocen qué tipo de correcciones necesitarán sus coches, ni en qué estado quedarán después de desmantelar el software fraudulento (es probable que pierdan potencia), ni durante cuánto tiempo deberán prescindir del vehículo, ni los procedimientos para acceder a los arreglos. La información que reciben de los teléfonos habilitados por Volkswagen es muy deficiente. Proliferan las asociaciones de afectados, pero las reclamaciones legales tendrán que pagarlas de su bolsillo y desconfían de que la presión del Gobierno sobre VW sea efectiva.››

FUENTES.
Internet.

Artículos.
Müller, Enrique. Alemania investigará a Volkswagen por falsear sus emisiones en EE UU. “El País” (22-IX-2015) 37.
Doncel, Luis. El escándalo de Volkswagen crece y afecta ya a 11 millones de vehículos. “El País” (23-IX-2015) 37.
Doncel, Luis. Volkswagen renueva su cúpula y atribuye el escándalo a ‘unos pocos’. “El País” (26-IX-2015) 37. Matthias Müller toma el mando.
Doncel, Luis. Volkswagen amenaza a Alemania. “El País” (27-IX-2015) 46.
Editorial. Cortinas de humo. “El País” (12-X-2015) 12.
Müller, E. Volkswagen rebaja el impacto del escándalo del CO2. “El País” (10-XII-2015) 40. Informa que los vehículos con el problema son muchos menos de los anunciados.
Doncel, L. Volkswagen cierra un pacto con EE UU sobre las emisiones. “El País” (21-IV-2016). Propone pagar 5.000 dólares por cada coche afectado.
Fontdeglòria, Xavier. Mitsubishi falseó los datos de consumo de 625.000 vehículos. “El País” (21-IV-2016). Su competidor Nissan descubrió el fraude.
Mars, Amanda. Volkswagen compensará a sus clientes de Estados Unidos para evitar un juicio. “El País” (22-IV-2016).
Fontdeglòria, Xavier. El Gobierno japonés registra las oficinas de Mitsubishi. “El País” (22-IV-2016).
Agenciads. Antifraude inspecciona la sede de Peugeot y Citroën en Francia. “El País” (22-IV-2016). La sede de PSA ue registrada en relación con el caso de los gases contaminantes.
Doncel, L. Alemania detecta irregularidades en las emisiones de 16 marcas de coches. “El País” (23-IV-2016).
Torreblanca, J. I. EE UU 5-Europa 0. “El País” (23-IV-2016). Pese a las apariencias y los prejuicios europeos lo cierto es que EE UU es más exigente en los derechos de los consumidores, como ha demostrado el ‘caso de las emisiones’.
Fontdeglòria, X. Mitsubishi incumplió desde 1991 la norma de emisiones. “El País” (27-IV-2016).
Editorial. El gran engaño de Mitsubishi. “El País” (27-IV-2016).
Pérez Oliva, Milagros. El fraude del diesel se extiende a otros 30 modelos ‘sucios’. “El País” (20-VI-2016).

Rincón, Reyes. La Audiencia imputa a la matriz de Volkswagen por el fraude los motores. “El País” (9-VII-2016). La Justicia española actúa.
Müller, E. Abogados de EE UU implican a Bosch en el fraude de VW. “El País” (8-IX-2016).
Pozzi, S. Un ingeniero de Volkswagen, el primer empleado que se declara culpable del fraude. “El País” (10-IX-2016).
Doncel, L. Un año de crisis y muchos frentes abiertos aún. “El País” (18-IX-2016). La crisis en Volkswagen.
Planelles, Manuel. Una herencia contaminante en las carreteras. “El País” (19-IX-2016). Se estima que hay en el mundo 29 millones de vehículos diésel que emiten más de lo fijado en las normas.
Gómez, M. V. Volkswagen logra el permiso para reparar los motores afectados por el ‘dieselgate’ en Europa. “El País” (5-XI-2016).
Abellán, Lucía. Bruselas reprende a España por inacción en el ‘dieselgate’. “El País” (9-XII-2016). Acusa a los Gobiernos de Alemania, España, Luxemburgo, Reino Unido y otros de no sancionar a la empresa ni colaborar en la investigación.
Pozzi, S. EE UU se lo pone difícil al diésel. “El País” Negocios 1.622 (24-XII-2016). Volkswagen y otras compañías no confían en revivir las ventas de vehículos con diesel.
Pozzi, S. EE UU acusa a Fiat Chrysler de falsear las emisiones. “El País” (13-I-2017).
Pérez, C. Berlín y Roma maniobran para frenar la normativa de emisiones de vehículos. “El País” (27-II-2017).
Sánchez, Álvaro. Los Gobiernos siguen sin aclarar el escándalo año y medio después. “El País” (27-II-2017).

Pérez, C. Nuevo procedimiento de infracción a España. “El País” (27-II-2017).