Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura).

jueves, 16 de febrero de 2012

Venezuela y el chavismo.

            Venezuela y el chavismo. Un experimento fracasado de una tercera vía.

Foto de Hugo Chávez (1954-2013), con la bandera venezolana y el retrato de Bolívar. Presidente de Venezuela entre 1999 y 2013.

Hugo Chávez ha encarnado en los últimos años las esperanzas de muchos revolucionarios latinoamericanos en una tercera vía entre el capitalismo y el comunismo, un bolivarismo del siglo XXI que juntase ideas propias de un sistema mixto de propiedad privada y colectiva junto con una política social a favor de las masas populares.
La política social de Chávez logró durante una decena de años algunos éxitos significativos, como la reducción de la pobreza en un 21%, gracia a la extensión de los subsidios sociales entre los más pobres, su base electoral más fiel, más el control de los precios de los alimentos y la gasolina. Era una política cara pero que podía pagarse mientras lo permitieran los precios internacionales del petróleo, el gran cofre del tesoro del chavismo.
Pero al mismo tiempo el chavismo atacaba en todos los frentes a la oposición, limitaba las libertades políticas y buscaba la radicalización y la división de la sociedad venezolana, en el entendimiento de que ese proceso aseguraba su triunfo electoral, creando una dicotomía en gran parte falsa, aunque con elementos de verdad. Se presentaba la realidad de un modo simplista, siguiendo las pautas de los sistemas políticos populistas: a lado contrario los ricos, los enemigos de Chávez, y a nuestro lado los pobres, muchos más, los amigos de Chávez. Y cada medida gubernamental era consecuente con esta falacia: todo lo que beneficiase a los empresarios, a los emprendedores, a los negociantes, a los agricultores, a los comerciantes o a los industriales (y sígase la lista todo cuanto haga falta), era tachado de antichavista y antibolivariano. Si una empresa iba bien, entonces era sospechosa de aprovecharse del pueblo. Así se explican muchas medidas aparentemente absurdas, las que destruían la economía con controles de los precios, trabas a la producción y una ineficacia creciente del sector público, escogiendo a sus ejecutivos entre los fieles y no entre los capaces (sospechosos siempre, más cuanto mejor formados estuvieran).
Nacía así una contradicción insuperable: el régimen chavista se presentaba como favorecedor de los pobres, y se procuraba que no cayeran en la miseria extrema, pero al mismo tiempo necesitaba que los pobres lo siguieran siendo (y que su número creciera, a ser posible), porque si disminuía su número menguaba igualmente su base electoral. A corto plazo esta política podía funcionar como herramienta de poder, pero los indicadores económicos y sociales comenzaron a apuntar inequívocamente desde aproximadamente 2005 a que a largo plazo el país se encaminaba a la miseria. 
La economía y la sociedad de Venezuela se hunden o vagan a la deriva, azotadas por los males de la inflación, el desempleo, la economía ilegal, el desabastecimiento de productos básicos, la dependencia de las importaciones, el hundimiento paulatino de la producción de petróleo, la dependencia masiva de los subsidios del Estado, la ruina del empresariado, la emigración de los mejor preparados, la corrupción extendida por casi todas las actividades administrativas y productivas, o la inseguridad ciudadana originada en feroz delincuencia, una de las peores de América Latina en índices de robos, secuestros, violaciones y asesinatos.
Mientras, el régimen chavista-bolivarista es acusado de autoritario, corrupto y demagógico, y contaba como únicos y fieles aliados internacionales con la dictadura integrista religiosa y antisemita de Ahmadineyad en Irán, con el régimen corrupto de Ortega en Nicaragua, el régimen indigenista de Morales en Bolivia y con el comunismo nepotista y cuasi dinástico de los Castro en Cuba, condenado a desaparecer más pronto que tarde por la provecta edad de la pareja de dictadores.
La grave enfermedad del presidente Hugo Chávez, declarada oficialmente en 2011, provocó leves cambios en la situación  política, como una aparente moderación del régimen, que siguió empero cultivando evidentes rasgos neofascistas. La oposición, compuesta por 20 partidos que iban desde el centro-derecha  a la izquierda radical, se replanteó su acción política de los últimos años y concurrió  por primera vez unida con un solo candidato, Capriles, a las elecciones presidenciales del 8 de octubre de 2012, en un intento fracasado de impedir que Chávez fuera reelegido por tercera vez consecutiva tras 13 años en el poder, pese a las amenazas chavistas de 'purgar' la Administración de 'traidores' (léase opositores). La victoria chavista, por 9 puntos de diferencia, mostró la división del país pero también la solidez de los apoyos electorales del carismático líder.
Un editorial, Más Chávez, de "El País" (9-X-2012), resume la situación después de la última victoria de Chávez antes de su fallecimiento:
‹‹Hugo Chávez ha vuelto a ganar en una sociedad venezolana que ha quedado más polarizada. Esta vez lo ha logrado frente a una oposición unida en torno a un joven y dinámico candidato, Henrique Capriles, que ha obtenido el mejor resultado de los tiempos chavistas. Será el cuarto mandato consecutivo de Chávez, y si supera su enfermedad gobernará como poco seis años más, es decir, 20 años seguidos. Demasiados.
Es verdad que se ha servido de los poderosos medios estatales y ha excitado los resentimientos, empezando por el racial y el de clase. Pero su victoria la ha conseguido con nueve puntos de distancia sobre su rival —la menor en tres elecciones— y la participación más alta de las últimas décadas. Con más de seis millones de votos, no se puede ya decir que Capriles fuera el candidato de las clases acomodadas, sino de un amplio sector de la población que rechaza la manera en que Chávez maltrata la democracia, gestiona pésimamente la economía, deteriora la inseguridad ciudadana y pretende asentar su revolución bolivariana.
Pero la victoria del exgolpista no ha sido casual. El factor más importante a su favor ha sido la política social que ha llevado a cabo con la inestimable ayuda de los ingresos del petróleo. No es una política que siente bases sólidas para la generación de riqueza en el futuro y su redistribución, pero ha llegado a mucha gente, a un electorado cautivo. Tanto que no es la continuidad de esa política la que diferenciaba a Capriles, sino un mayor respeto a las reglas democráticas y a una mejor gestión de la economía. Capriles ha sabido separarse de los partidos tradicionales lastrados por una corrupción cuyas ondas negativas aún reverberan en la Venezuela actual, ahora aquejada por la del chavismo. Y ha logrado unir a una oposición variopinta en su intento de hacerse con el poder en las urnas. En los meses venideros debe saber preservar esa unidad en torno a algo más que el antichavismo.
Chávez vuelve a ser el presente de Venezuela, pero las dudas sobre su salud que están en la mente de todos pueden abrir otros horizontes en los primeros años de su mandato. El eje bolivariano y la alianza con Cuba se mantendrán, por mucho que le pese a algunos de sus vecinos. Con Colombia, Chávez también ha demostrado que puede ayudar al final de las FARC. Su ostracismo externo solo llevaría a una mayor radicalización interna.››

La muerte de Chávez y la victoria de Maduro.
El fallecimiento del presidente Chávez, el 5 de marzo de 2013, tras una larga enfermedad, ha provocado sentidas escenas de dolor entre sus partidarios, pues es innegable su carisma entre gran parte de sus conciudadanos, y abre a la oposición una oportunidad histórica de descabalgar del poder a su sucesor, Nicolás Maduro. En todo caso, no parece viable la continuidad del régimen a largo plazo, pues carece de un líder indiscutido y su modelo político se basa precisamente en el liderazgo persona, mientras la sociedad reconoce cada vez más su dramática situación, la agudísima crisis política, económica y social. 
La victoria de Maduro en las elecciones presidenciales, sobre el candidato opositos Capriles, ha levantado quejas en casi todos los organismos internacionales de derechos humanos, debido a las fundadas sospechas de un apaño electoral, pero Maduro ha logrado el apoyo internacional de China, Rusia, Cuba, Nicaragua y Ecuador, los antiguos soportes de Chávez y en septiembre de 2013 parece sólidamente instalado en el poder.


El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

En cambio, la situación política, económica y social empeora en 2013, con un aumento galopante de la inflación, desabastecimiento de muchos productos básicos, caídas de la producción en casi todos los sectores y corrupción generalizada.

Fuentes.
[http://es.wikipedia.org/wiki/Venezuela]
[Situación actual de Venezuela]

Libros.
Lecumberri, Beatriz. La Revolución sentimental. La Catarata. Madrid. 2013. 317 pp. Ensayo. Reseña en “El País” Babelia 1.126 (22-VI-2013) 8. Se centra en el chavismo.
Carroll, Rory. Comandante. La Venezuela de Hugo Chávez. Trad. de A. L. Tobajas y M. Tabuyo. Sexto Piso. Barcelona. 2013. 341 pp. Ensayo. Reseña en “El País” Babelia 1.126 (22-VI-2013) 8. Se centra en Chávez.

Artículos.
Primera, Maye. El Congreso venezolano aprueba una polémica legislación antiterrorista. “El País” (2-II-2012) 8.
Vicent, Manuel. Hugo Chávez. Poseído por Changó, amo del trueno. “El País” (18-II-2012) 53.
Primera, Maye. Chávez volverá a operarse ante el agravamiento de su enfermedad. “El País” (22-II-2012) 3.
Primera, Maye. La recaída de Chávez sume a Venezuela en la incertidumbre. “El País” (23-II-2012) 4.
Bastenier, M. Á. La experiencia chavista. “El País” (29-II-2012) 8.
Primera, Maye. El chavismo busca relevo para Chávez. “El País” (30-IV-2012) 2-3.
Primera, Maye. El incendio de la mayor refinería de Venezuela revela la crisis del sector. “El País” (26-VIII-2012) 4.

Primera, Maye. La inseguridad agobia a Venezuela. “El País” (24-IX-2012) 2.

Primera, Maye. Chávez teme una derrota electoral. “El País” (28-IX-2012) 2-2-3.

Primera, Maye; Prados, Luis. La nueva Venezuela saudí de Chávez. “El País” (3-X-2012) 6.

Krauze, Enrique. La esperanza de Venezuela. “El País” (4-X-2012) 33. El escritor mexicano apoya a Capriles y critica el régimen autoritario, populista y corrupto de Chávez.

Prados, Luis; Primera, Maye. Las claves del fenómeno Chávez. “El País” (4-X-2012) 6. Chávez ha conectado con las clases populares, a las que ha mejorado su nivel de vida, y ha reducido el clasismo, el racismo y la desigualdad, pese a sus graves fracasos en la gestión.

Prados, Luis; Primera, Maye. La avalancha bolivariana llega a Caracas. “El País” (5-X-2012) 8.
Prados, Luis; Primera, Maye. Un país en construcción. “El País” Domingo (7-X-2012) 2-4. Incluye en ‘14 años del chavismo’ (3) un resumen de los cambios sociales y económicos en el país desde 1998 hasta 2012.
Martínez, Ibsen. Hugo Chávez. Presidente y candidato del Partido Socialista Unificado. Auge y ocaso de un insurrecto. “El País” (7-X-2012) 4.
Prados, Luis; Primera, Maye. Chávez reactiva la revolución bolivariana. “El País” (9-X-2012) 2-3.
Redacción (editorial). Más Chávez. “El País” (9-X-2012) 30.
Bastenier, M. Á. La cuarta del comandante. “El País” (10-X-2012) 7.

Castañeda, Jorge. Un mejor futuro para Venezuela. “El País” (11-X-2012) 31-32.

Primera, Maye. Chávez nombra un vicepresidente con la vista puesta en la sucesión. “El País” (12-X-2012) 6. Escoge a Nicolás Maduro, ministro de Asuntos Exteriores, un antiguo chófer de autobús que escaló en la política.
Oppenheimer, Andrés. Un ataque a los derechos humanos. “El País” (19-XI-2012) 8. Varias organizaciones de derechos humanos protestan porque los países latinoamericanos hayan votado a favor de que Venezuela, con su largo historial de vulneración, les represente en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.
Primera, Maye. Chávez, presidente ausente y en silencio. “El País” (3-XII-2012) 2-3. Chávez está nuevamente en La Habana y el régimen parece que prepara un recambio (el vicepresidente Maduro) si pasa lo peor.
Primera, Maye. Chávez quiere el chavismo bien atado. “El País” (10-XII-2012) 2-3.
Primera, Maye. El sindicalista se asoma al poder. “El País” (10-XII-2012) 3. Nicolás Maduro será el sucesor.
Primera, Maye. La abstención marca las elecciones a gobernadores regionales en Venezuela. “El País” (17-XII-2012) 9. Gana el chavismo por goleada.

Primera, Mate. El chavismo refuerza su control. “El País” (18-XII-2012) 8. El partido chavista, el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) gana en 20 de las 23 regiones.

Scharfenberg, Ewald. La incertidumbre sobre la salud de Chávez aviva la lucha por la sucesión. “El País” (24-XII-2012) 10.

Scharfenberg, Ewald. Los militares se convierten en el árbitro de la transición venezolana. “El País” (31-XII-2012) 6.

Scharfenberg, Ewald. El agravamiento de la salud de Chávez ensombrece Venezuela. “El País” (2-I-2013) 4.

Scharfenberg, Ewald. El chavismo ya camina sin Chávez. “El País” (5-I-2013) 2-3.

Peregil, F. El chavismo acapara el poder legislativo. “El País” (6-I-2013) 2-3.

Naím, Moisés. ¿Qué pasará en Venezuela? “El País” (6-I-2013) 4.
Scharfenberg, Ewald. Venezuela, un país en coma inducido. “El País” (7-I-2013) 3. El Gobierno está paralizado por la enfermedad de Chávez.
Marcano, Cristina. El mito de Chávez llena su ausencia. “El País” (7-I-2013) 4.
Scharfenberg, Ewald. El chavismo se aferra al poder. “El País” (10-I-2013) 2-3. El Tribunal Supremo aprueba que Chávez aplace su toma de posesión.
Peregil, F. Por qué las urnas son fieles a Chávez. “El País” (14-I-2013) 8. La lucha del Gobierno contra la pobreza concita el apoyo electoral de mucha gente, aunque sea ineficaz en muchos aspectos.
Peregil, F. La violencia se desboca durante el chavismo, pero no pasa factura al Gobierno. “El País” (14-I-2013) 8. El trágico nivel delincuencia, uno de los más altos del mundo, no castiga electoralmente al chavismo.
Scharfenberg, E. Chávez vuelve a Caracas sin dejarse ver. “El País” (19-II-2013) 2-3.
Scharfenberg, E. Una bienvenida muy devaluada. “El País” (19-II-2013) 3. El país padece graves problemas económicos y sociales.

Scharfenberg, Ewald. Muere Hugo Chávez. “El País” (6-III-2013) 2-3.

Scharfenberg, Ewald. Los guardaespaldas de la revolución. “El País” (6-III-2013) 4. Los principales sucesores de Chávez.

Lecumberri, Beatriz. Venezuela de carne y hueso. “El País” (6-III-2013) 5.

Primera, Maye. El golpista que triunfó en las urnas. “El País” (6-III-2013) 6-7.

Aznárez, Juan Jesús. Un caudillo avasallador e imbatible. “El País” (6-III-2013) 6-7.
Villalobos, Joaquín. La herencia de Chávez. “El País” (6-III-2013) 8-9.
Mas, Cristina. Madrid i Caracas: del xoc al pragmatisme. “Ara” (7-III-2013) 8.
Scharfenberg, Ewald. El chavismo cierra filas con Maduro. “El País” (7-III-2013) 2-3.
Peregil, F. El liderazgo regional queda vacante. “El País” (7-III-2013) 5.
Mesa, Alfredo. Venezuela tras el tsunami bolivariano. “El País” (7-III-2013) 8-9.
Naím, Moisés. Hugo Chávez: lo bueno, lo malo y lo feo. “El País” (7-III-2013) 9.
Jiménez, Miguel. Una economía ineficiente con una riada de oro negro. “El País” (7-III-2013) 12-13.
Bassets, Lluís. El Príncipe y la Fortuna. “El País” (7-III-2013) 14.
Krauze, Enrique. Un amanecer distinto para Venezuela. “El País” (7-III-2013) 37.
Torreblanca, José Ignacio. El legado de Chávez. “El País” (8-III-2013) 4.
Gualdoni, Fernando. El peronismo como espejo. “El País” (8-III-2013) 5.
Peregil, F. Chávez recibe una despedida épica. “El País” (9-III-2013) 3.
Peregil, F. Gobierno y oposición de Venezuela encienden la confrontación. “El País” (10-III-2013) 10.
Vargas Llosa, Mario. La muerte del caudillo. “El País” (10-III-2013) 37.
Prados, Luis. Chávez preside la campaña electoral. “El País” (12-IV-2013) 2-3.
Prados, Luis. Venezuela aspira a la normalidad. “El País” (14-IV-2013) 2-3.
Prados, Luis. El reto de una economía a la deriva. “El País” (14-IV-2013) 3.
Prados, Luis. Venezuela se adentra en el limbo político. “El País” (16-IV-2013) 4-5.
Scharfenberg, E. La oposición denuncia más de 3.000 irregularidades en las urnas. “El País” (16-IV-2013) 5.
Scharfenberg, E. Maduro, el hombre que se mimetizaba. “El País” (16-IV-2013) 6.
Aznárez, Juan Jesús. Una victoria pírrica e indigesta. “El País” (16-IV-2013) 6.
Scharfenberg, E. Las protestas tras las elecciones de Venezuela se cobran siete vidas. “El País” (17-IV-2013) 6.
Scharfenberg, E. Maduro es investido presidente en medio del desplante de la oposición. “El País” (20-IV-2013) 10.
Meza, Alfredo. Venezuela acepta revisar todos los votos. “El País” (20-IV-2013) 10.
Maím, Moisés. Escenas de una democracia. “El País” (21-IV-2013) 10. Crítica de los desmanes electorales del chavismo.
Scharfenberg, E. Capriles impugna la victoria electoral de Maduro. “El País” (3-V-2013) 5.
Meza, Alfredo. Henrique Capriles. ‘Me robaron las elecciones’. “El País” (9-V-2013) 2-3.
Redacción (editorial). Demasiado ruido. “El País” (11-V-2013) 30. Un nuevo varapalo al presidente venezolano, Maduro, cada día más debilitado por las sospechas de amaños electorales en su reciente elección y por la deriva autoritaria del régimen chavista.
Meza, Alfredo. El desabastecimiento acorrala a Maduro. “El País” (16-V-2013) 2-3.
Jiménez, Miguel. ¿Por qué falta papel higiénico? “El País” (16-V-2013) 2.
Meza, Alfredo. La principal universidad de Venezuela paraliza indefinidamente sus actividades. “El País” (8-VI-2013) 8.
Meza, Alfredo. Maduro se afianza en el poder venezolano. “El País” (20-VII-2013) 2-3. Pero la economía empeora rápidamente, con aguda inflación y una caída de la producción petrolera.
Meza, Alfredo. Rusia y China dan aire al sector petrolero. “El País” (20-VII-2013) 3.
Meza, Alfredo. Maduro ordena militarizar los súper. “El País” (27-IX-2013) 2-3.
Scharffenberg, Ewald. China alivia la escasez de efectivo. “El País” (27-IX-2013) 2-3. China presta a Venezuela 5.000 millones de dólares.
Scharffenberg, Ewald. Turismo para conseguir dólares. “El País” (27-IX-2013) 3.
Scharffenberg, Ewald. Maduro pide al Parlamento poderes especiales para gobernar por decreto. “El País” (9-X-2013) 4.
Meza, Alfredo. La crisis económica rompe al chavismo. “El País” (12-X-2013) 10. Maduro se debate entre los reformistas y los revolucionarios.

4 comentarios:

EALP dijo...

Pues La verdad me da asco tu hdp blog ¿porque hablas de este pais como si fuera un caos??, eres venezolano??? conoces actualmente la verdadera situacion de aqui??? te digo pase lo que pase, seas opositor o chavista vives o viven como les da la gana asi que ahorrate tu malvado blog y deja de estar engañando la gente con esas referencia chimbas de este pais y de otros paisanos..

Antonio Boix Pons dijo...

He leído con interés su comentario. Ha sido muy útil porque ilustra con brevedad y exactitud la retórica chavista, de la que ya había leído decenas de textos y visto varias alocuciones televisivas.
Características comunes son el insulto y la falta de respeto al que no es chavista; la ausencia de cualquier atisbo de autocrítica; y la carencia de argumentos para justificar racionalmente sus posiciones, salvo que por tal se entienda el ofender al otro e intentar prohibirle su derecho a la libertad de expresión.

Muchas gracias a EALP por su sincera y transparente participación.

Angel Emilio Deza Gavidia dijo...

Saludos Profesor Boix, estuve leyendo su Análisis de Coyuntura referido a la República Bolivariana de Venezuela y entiendo su visión extremadamente sesgada dado que prácticamente su única fuente se deriva de publicaciones de el diario El País. En todo caso le recomendaría consultar alguna variedad de fuentes que le de una visión más equilibrada. Casi es como si utilizara sólo lo que publican en Venezuela los diarios El Nacional o El Universal que como el País están comprometidos con las operaciones psicológicas en el marco de la guerra de IV generación a la que ha sido sometida Venezuela. En tal sentido le recomiendo consultar fuentes tales como TeleSur, Rebelión entre otras que le pudieran ofrecer una otra mirada.
Saludos
Angel Deza

Antonio Boix Pons dijo...

Un saludo al profesor Deza.
He leído con interés su comentario. Primero quiero honrarle por escribir una crítica de mi entrada en términos enérgicos pero respetuosos, lo que es inusual entre mis lectores chavistas. Se puede ser crítico sin ofender.
En cuanto al fondo de su comentario he de precisar que opino que en España y América Latina la fuente de información en Internet más accesible y creíble es el diario "El País". Leo sobre América Latina en general y sobre Venezuela en particular muchas otras fuentes (diarios, revistas y además algunos libros cada año) y solo ocasionalmente tengo tiempo de ver programas o vídeos televisivos, incluida la cadena TeleSUR, de la que me desconciertan la coexistencia de programas que entiendo de estricta y falsa propaganda política (¿cómo podría ser de otro modo teniendo al régimen cubano como promotor?) junto a otros programas en los que reconozco auténtica libertad informativa. Pero en la inmensa mayoría de los casos no creo que aporten grandes novedades a la información del citado diario "El País".
En cuanto a Venezuela, dada la presión continua e implacable a que el Gobierno somete a los medios de comunicación, vulnerando su independencia, creo que la mayor parte de los lectores de este blog estarán de acuerdo en que es necesario e imprescindible aportar nuestro pequeño grano de arena en favor de la pluralidad informativa, y sobre todo de la verdad.
En todo caso, le deseo que prosiga con el mayor éxito intelectual en sus estudios, como La construcción del poder popular en la economía de una etapa de transición al socialismo, título de su tesis doctoral.
Muchas gracias por su participación.