Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía y Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

jueves, 30 de abril de 2015

La polémica del año de inicio del siglo XXI y del III milenio: ¿2000 o 2001?

LA POLÉMICA DEL AÑO DE INICIO DEL SIGLO XXI Y DEL III MILENIO: ¿2000 O  2001?


            Fiesta del 2000 en Berlín.

En ocasiones todavía resurge en la prensa la polémica sobre el inicio del siglo XXI y el III Milenio en el año 2000, que apareció con frecuencia en prensa, radio y televisión en los años 2000-2001. Bastantes científicos (generalmente matemáticos) y periodistas, en grupo o individualmente, en diversos países, todavía defienden que debía celebrarse en el 2001, y critican acerbamente a quienes lo celebraron en el año 2000. Esto produce que muchas personas (y mis alumnos) duden sobre las fechas de los siglos.
La legítima razón matemática que aquéllos presentan es que la cuenta del centenar comienza en el 1 y acaba en el 100, por lo que el siglo XXI debería comenzar en 2001 y terminar en 2100.
Por mi parte, me centraré para rebatirles en los aspectos más científicos.
El debate nace de una confusión respecto al supuesto carácter inmarcesible de la decisión de fechar el paso del siglo y del milenio. Es preciso entender, de entrada, que esta es una convención humana, que no sigue leyes matemáticas o de la naturaleza. Así, hay diferentes cronologías: cristiana, islámica, judaica, china, hindú..., cada una con distintas fechas de referencia. Así, nuestro año 2000 cristiano corresponde al 1641 islámico. Del mismo modo que estas civilizaciones tienen sus cronologías, en el pasado también las han tenido países e incluso ciudades de la civilización cristiana, hasta que la unificación cultural llegó a este asunto. Nada más lógico, pues, que respetar la opinión de quienes defienden el 2001: es una propuesta tan artificial y respetable como la del 2000. La diferencia es que aquéllos pretenden tener toda la razón y acusan a los demás de actuar por ignorancia o por simple comodidad ante una fecha tan redonda y eufónica.
Es necesario conocer la base histórica del debate. El monje Dionisio el Exiguo (apodo que adoptó por humildad, no porque fuera pequeño) completó una cronología de la era dionisiana (luego llamada cristiana) hacia el año 522, bajo el papado de Hormisdas, aunque su ciclo, Historia cicli Dionisii, fue publicado en el 527 —tal vez póstumamente pues no hay noticias ciertas de que viviera después de 525—, último año del emperador Justino, durante el papado de Juan I. Comenzó su era en un hipotético año 1 —pues entonces se ignoraba el año 0, por carecer la numeración romana de esta cifra—; situó el nacimiento de Jesucristo en el 25 de diciembre del 753 de la fundación de Roma, por un error de interpretación de las fuentes —en la actualidad hay un amplio consenso en que Jesucristo nació entre el 4 y el 5 aC e incluso algunos lo retroceden hasta el 7 aC—; e inició el año (ciclo) en el 25 de marzo —fecha de la fiesta de la Encarnación, la más cercana al 21, fecha del equinoccio de primavera con la que se comienzan otros ciclos—. Coetáneamente, en el siglo VI, en la India se estaba desarrollando la numeración decimal, de modo que el 0 se descubrió (en una fecha desconocida) y llegó a Europa gracias a los intermediarios musulmanes, hacia el siglo VIII.
Con el tiempo se advirtieron al menos dos problemas: la laguna del año 0 y la incongruencia de iniciar el año el 25 de marzo, y la respuesta de la Iglesia y el pueblo fue que se aceptó paulatinamente que en el siglo I el año 0 debía ser el año 1 aC y que el año se iniciaba el 1 de enero. La convención que más tardó en implantarse a escala europea fue, curiosamente, la del día (aunque nadie hoy se atreve a pedir que celebremos el Año Nuevo el 25 de marzo), mientras que tan pronto como en el año 1000, el del famoso terror milenario, ya había un consenso en que ése era el año del siglo y del milenio y así lo recogen las pocas fuentes escritas que tenemos del papado de Silvestre II. En los siglos que siguieron se sucedieron los fastos, sin polémica alguna, en las fechas de 1100, 1200, 1300, 1400, 1500...
No apareció la cuestión de cuándo celebrar los siglos hasta que se consolidó el imperialismo a finales del siglo XIX y la civilización europea (cristiana) impuso su calendario a escala planetaria y se le quiso dar una sólida base científica. Comenzó entonces la polémica. Hubo varios congresos de geógrafos, astrónomos e historiadores, en París (1889), Berna (1891) y Londres (1895), que entre otros temas abordaron éste que nos ocupa, aunque hubo de esperarse al de Berlín (1899), a cuyos sabios el emperador de Alemania, Guillermo II solicitó una resolución formal, tras la cual promulgó un Decreto Imperial: la fecha de inicio del siglo XX era el 1 de enero de 1900. Asimismo, desde el congreso de Berlín la cronología astronómica señala como año 0 el año 1 aC. Todo esto implicaba un cambio muy importante: la competencia sobre el calendario la reivindicaban los científicos laicos, que la substraían a la Iglesia (esto ocurrió durante el papado de León XIII, quien se resistió, lo que explica que muchos católicos integristas, como el vasco Sabino Arana, no festejaran el cambio de siglo en el 1900).
En resumen, los principales argumentos propuestos a favor del 1900 y 2000 son:
-El tiempo histórico es un tiempo vivido, no un tiempo estrictamente matemático: los años no se cuentan como las manzanas. Así, la gente ha entendido que los siglos van desde el año 0 al 99 de cada centenar, tal como ocurre en la vida biológica de los individuos: nuestro primer siglo acaba cuando alcanzamos el año 100 de nuestra vida, no el 101.
-Los decenios siguen esta pauta. Así, los llamados años 20 van desde 1920 a 1929, los años 30 desde 1930 a 1939. Naturalmente, no podemos tener un decenio (al fin y al cabo una parte) de un siglo que también pertenezca a otro siglo; no parece tener sentido decir que 1990 pertenece a los años 80; o que los años 90 comienzan en 1991 y terminan en 2000.
-Los historiadores italianos, los primeros que periodizaron la historia con criterios científicos, ya contaban desde la Edad Media los siglos por las tres últimas cifras del año inicial. Así, el Duecento (desde 1200), Trecento (1300), Quattrocento (1400), Cinquecento (1500), etc. Esta misma periodización la seguirán después las escuelas históricas nacionales de Francia, Alemania, Gran Bretaña... Por consiguiente, los libros de historia, historia del arte, geografía, historia de la literatura o las estadísticas oficiales, usan la convención de que cada siglo comienza con los dobles ceros. Repasemos la bibliografía, desde los más importantes a los más modestos autores, y reconoceremos la coincidencia. ¿Acaso puede tildarse de ignorantes en la materia a insignes historiadores como Ranke, Mommsen, Bloch, Fébvre o Hobsbawm?
Las festividades oficiales de los siglos de la Iglesia y los Estados modernos se han celebrado reiteradamente en los años que terminan en dos ceros. Así, a guisa de ejemplo, y sólo para citar distintas urbes, los grandes y muy conocidos festejos de Roma en 1600, de París en 1700, de Londres en 1800, de Berlín en 1900 y de Nueva York en 2000. Esto es así debido a que hay un amplio consenso en los pueblos en aceptar las fechas “redondas”. Comparemos las celebraciones del 2000 y del 2001 y reconoceremos que las gentes (con su sabiduría popular) y las instituciones se decantaron por la primera fecha de un modo abrumador.

Por todo esto, no es acertado señalar taxativamente que la fecha clave es el 2001 y que quienes celebraron la fiesta en el 2000 se equivocaron por ignorancia. Todos tienen válidas razones que merecen respeto, y nadie ha sido investido por Dios o una autoridad humana para decidir sobre ello, así que cada uno hizo bien en celebrar la fiesta cuando y como mejor le pareció.
En suma, nadie debería burlarse de quienes cuentan el siglo XXI desde el 1 de enero de 2000.

Portada de la revista "Time".