Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía y Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

martes, 30 de octubre de 2012

UD 66. Interdependencias y desequilibrios en el mundo actual. Desarrollo y subdesarrollo. Desarrollo sostenible.


UD 66. INTERDEPENDENCIAS Y DESEQUILIBRIOS EN EL MUNDO ACTUAL. DESARROLLO Y SUBDESARROLLO. DESARROLLO SOSTENIBLE.

INTRODUCCIÓN.

1. DESEQUILIBRIOS EN EL MUNDO ACTUAL.
ECONOMÍA.
Crece la desigualdad en la renta per cápita.
La globalización de la economía.
CONSUMO.
Recursos naturales y energéticos.
Productos de consumo.
EQUIPAMIENTO SOCIAL E INFRAESTRUCTURAS.
DEMOGRAFÍA.
El crecimiento desigual de la población.
ESTRUCTURA SOCIAL.
ECOLOGÍA.
TECNOLOGÍA.
LA ACTUALIDAD.
La situación actual  de la globalización y el desarrollo del Tercer Mundo.
Los grandes problemas sociales del mundo.

2. TEORÍAS EXPLICATIVAS DEL DESEQUILIBRIO MUN­DIAL.
TEORÍAS NEOCLÁSICAS: LAS ETAPAS DE ROSTOW.
TEORÍAS DEMOGRÁFICAS.
TEORÍAS NATURALISTA-DETERMINISTAS.
TEORÍAS MARXISTAS.
CONCLUSIÓN: LAS CAUSAS.
El crecimiento de la población, la herencia del colonialismo y el intercambio desi­gual.

3. INTERDEPENDENCIAS ENTRE DESARROLLO Y SUBDESARROLLO. FLUJOS:
CAPITAL.
TECNOLOGíA.
RECURSOS NATURALES Y ENERGÍA.
MANO DE OBRA.
DESLOCALIZACIÓN INDUSTRIAL.

4. MUNDO SUBDESARROLLADO.
CONCEPTO.
Definición.
Origen.
Sinónimos.
CARACTERÍSTICAS.
Crecimiento demográfico.
Problemática socio-política.
Retraso económico.
Problemática sanitaria y de condiciones de vida.
Desequilibrio espacial.
TIPOLOGÍA: REGIONALIZACIÓN.
América Latina.
Nuevos Países Industriales de Asia (NPIA).
India y Sureste asiático.
China.
Países Exportadores de Petróleo.
África.

5. MUNDO DESARROLLADO.
CONCEPTO.
Definición.
Origen.
Sinónimos.
CARACTERÍSTICAS.
Poco crecimiento demográfico.
Progreso social.
Riqueza económica.
Alto bienestar y de condiciones de vida.
Integración espacial.
TIPOLOGÍA: REGIONALIZACIÓN.
Los países excomunistas.
El grupo dependiente.
El grupo dominante.
LOS MODELOS NORTEAMERICANO, EUROPEO Y ASIÁTICO.

6. DESARROLLO SOSTENIBLE.
CONCEPTO Y SOLUCIONES PARA UN DESARROLLO SOSTENIBLE.
LA TESIS NEOLIBERAL.
UNA POLÍTICA DE DESARROLLO JUSTO: LA ONU.   
CONCLUSIONES.

INTRODUCCIÓN.
La división entre países desarrollados (Primer Mundo) y subdesarrollados (Tercer Mundo) es uno de los grandes retos de la Humanidad en el siglo XXI.

Esta entrada sirve como actualización de una Unidad Didáctica (UD) homónima, en la que se estudia el desequilibrio mundial, sus causas y orígenes, sus teorías explicativas, sus características y consecuencias, atendiendo a temas como la ecología, la tecnología, la globalización, la desigualdad social y la democratización y extensión de los derechos humanos.

1. DESEQUILIBRIOS EN EL MUNDO ACTUAL.
Desde 1950 hasta 2010 la población mundial se ha más que doblado al tiempo que ha crecido la desigualdad de la riqueza, con una miseria que afecta a más de un tercio del planeta, pese a que la producción económica se ha septuplicado. El problema del desequilibrio se constató tras 1945, gracias al debate sobre la descolonización. La toma de conciencia popular se incrementó en los años 1960, con la difusión de los medios de comu­nicación de imágenes terribles de hambre, enfermedad, muerte, conculcación de derechos humanos y desigualdades sociales.
Vamos a registrar en este capítulo los desequilibrios en economía, consumo, equipamiento social, demografía, estructura social, tecnología, ecología y, por último, abordaremos el último gran estudio científico sobre la actualidad del desarrollo y el subdesarrollo, el Informe de la ONU de 1996.
ECONOMÍA.
Crece la desigualdad en la renta per cápita.
En 1960, el 20% de los habitantes más ricos absorbían un 70% de la renta global, en 1989 su parte era ya del 83%, en tanto que el 20% de los más pobres vieron disminuir su parte desde un ya mísero 2,3% hasta sólo un 1,4% de media. La desproporción entre la participación del quinto de población más rica y el quinto de la más pobre se incrementó, pues, de 30/1 en 1960 a 59/1 en 1989.
En 1990 los ocho países con mayor PIB (EE UU, Japón, Alemania, Francia, Italia, Reino Unido, Canadá y España) acaparaban el 70% del PB mundial con una población del 13% mundial. Mientras Suiza tenía una renta per cápita de 32.790 dólares, Mozambique sólo tenía 80 dólares, con una media mundial de 3.766 dólares, que sobrepasaban 75 países, con­centrados en el hemisferio Norte casi todos.
En 2000 los países más pobres (Cuarto Mundo) tenían unos ingresos de 200 dólares/año, y los países ricos de 8.000 dólares/año.
En 2010, los países más míseros, como Afganistán en el mundo islámico, Corea del Norte en el Lejano Oriente, Haití en América y Somalia en África, siguen hundidos en una situación pavorosa, con estadísticas increíbles porque han fracasado como Estados. Mientras, varios grandes países emergentes, como Brasil, India y China avanzan a pasos agigantados hacia el desarrollo desmintiendo que no haya soluciones, pues están aprovechando las oportunidades de la globalización.
La globalización de la economía.
La globalización de la economía es un esperanzador proceso de realineamiento de las posiciones económicas a escala mundial. Fundiendo los mercados de bienes, servicios y capitales, potencia el comercio y la prosperidad en nuevos focos de desarrollo: vertebrados alrededor del nuevo foco de crecimiento mundial, el Pacífico. Destacan China y los famosos “Cuatro Dragones” (Corea del Sur, Taiwán, Hong Kong y Singapur), más otros Nuevos Países Industriales de Asia conocidos como los NPIA (Indonesia, Tailandia, Malasia, Filipinas o Vietnam), y algunos países latinoamericanos (Brasil, México, Colombia, Perú, Chile, Argentina) que están avanzando. Este desarrollo se hace generalmente a costa del medio ambiente, de duras condiciones de trabajo y de una mala calidad de vida, mas es cierto que las poblaciones afectadas ven en este camino la única posibilidad cierta de salir del agujero de pobreza en que han estado sumidos históricamente. Y de hecho los que más han avanzado por esta senda comienzan a ver una mejora sustancial en su desarrollo humano, después de enfatizar durante años sólo en el desarrollo económico.
Pero han surgido movimientos anti-globalización, que reúnen multitudes de manifestantes y movilizan a incontables ONG. El francés Pascal Lamy, excomisario de la UE, opinaba que ‹‹la globalización tiene un dramático efecto sobre la soberanía de los Estados europeos, sobre la legitimidad democrática y sobre la economía real. Es potencialmente dañina porque aumenta la eficacia del capitalismo. Pero, por encima de todo, es un proceso imparable y tiene dentro al mismo tiempo todos los requisitos necesarios para contribuir a mejorar la situación mundial. Por ello, sería un debate estéril oponerse a ella, y la socialdemocracia debe concentrarse en otra cosa: defender la reforma de las instituciones internacionales que rigen los mercados, para adaptarlas a las nuevas circunstancias.›› [Gallego-Díaz, Soledad. La crisis de la izquierda en Europa. Oxígeno para la socialdemocracia. “El País”, Domingo (23-VI-2002) 4.]
CONSUMO.
Recursos naturales y energéticos.
El Primer Mundo consume la mayoría de los recursos naturales y energéticos (76,3% en 1990). La producción de petróleo (un bien no renovable) se multiplicó por seis en el período 1950-1990 y nuevamente por dos en 1990-2010, con un consumo concentrado en los países desarrollados. Por ejemplo, EE UU y Canadá consumen el 25% de la energía mundial y África sólo en 3% del total. En EE UU gran parte de la población consume hasta 3.000 litros de agua al día por hogar, y, en cambio, en el Tercer Mundo, más de 1.000 millones de personas carecen de agua potable
Productos de consumo.
En productos de consumo la desigualdad es similar. Por ejemplo, EE UU tiene en 2010 765 vehículos por 1000 habitantes y Nigeria sólo uno, y España, pese a la crisis actual, tiene más automóviles que toda el continente africano.
En cuanto a los alimentos la situación es peor.
Mientras que en Occidente la dieta es excesiva en calorías y en grasas animales, en el Tercer Mundo hay más de 1.300 millones de personas que comen por debajo del nivel mínimo aconsejado.
La producción pesquera mundial aumentó de 22 millones de toneladas en 1950, a 100 millones en 1990, 130 millones en 2000 y 145 en 2010, pasando entre 1950 y 2010 el consumo humano de 9 a 21,6 kilos/año, pero los recursos pesqueros están ya en el límite de aprovechamiento y la sobreexplotación ha provocado la reducción de las capturas de muchas especies, como el arenque.
Las tierras de pastos en el mundo, fuente esencial de proteínas animales, están bajo una presión creciente, pues en 1950 la producción mundial de carne (todos los tipos) fue de 44 millones de toneladas con un consumo humano de 17 kilos/año y en 2010 de 283 millones de toneladas con un consumo humano de 42 kilos/año.
La producción de cereales entre 1950 y 1984 creció en un porcentaje record de 3% anual, aumentando el consumo per cápita en un 40%, entre 1984 y 1993 el crecimiento anual se lentificó hasta un 1% y disminuyó el consumo en un 11%, y desde 1993 hasta 2010 el crecimiento ha sido de nuevo espectacular, superior al 2,5%, debido al progreso de China e India. En 2010 la producción mundial alcanzó los 2.200 millones de toneladas. Pero si la población mundial consumiera la dieta de los estadounidenses la producción de cereales debería triplicarse.

 
Mapa del Índice Global del Hambre 2010.

Las consecuencias de esta desigualdad sobre los recursos del planeta son pavorosas, porque estos dos extremos son los que más recursos derrochan, los más ricos con un hiperconsumo, los más pobres con una actividad económica improductiva a largo plazo (tala de árboles, pastoreo de ganado, erosión del suelo), de modo que el crecimiento de la producción no supone una solución real al problema, sino una señal de su agravamiento en el futuro, al no ser sostenible ni ser posible su extensión a toda la población del planeta.
EQUIPAMIENTO SOCIAL E INFRAESTRUCTURAS.
Mapa del Índice de Desarrollo Humano (HDI), en 2010.

El equipamiento educativo, sanitario, cultural, de transportes y telecomunicaciones es muy desigual. Por ejemplo, España tiene 4,8 médicos para cada 1.000 habitantes y Nepal solo 0,2, o sea 24 veces menos; EE UU tiene un tercio de todo el tráfico aéreo mundial; y el gasto educativo de España supera al de toda África.
DEMOGRAFÍA.
El crecimiento desigual de la población.
En el período 1970-2010 el crecimiento de la población mundial fue del 1,6% anual, con lo que se pasó de 3.600 millones de habitantes en 1970 a 5.400 millones en 1990, 5.800 millones en 1995 y 6.700 en 2010. Este crecimiento supone doblar la población mundial cada 40 años, con lo que se llegaría al año 2.050 con una población mundial de 12.000 millones de habitantes, cuando muchos expertos coinciden en que la Tierra absorbería como máximo unos 8.000 millones.
Este crecimiento tiene un grave desequilibrio por cuanto una cuarta parte vive en el mundo desarrollado (MD) y el resto en los países en vías de desarrollo (PVD).
Los países desarrollados aumentan su población menos del 1% anual, con una tendencia al estancamiento y envejecimiento. En 1900 un tercio de la población mundial vivía en Europa y en 2010 sólo un décimo y la proporción baja sin cesar.
En cambio, los PVD mantienen todavía altas tasas de natalidad, baja mortalidad y un elevado crecimiento vegetativo. El 96% del crecimiento demográfico del planeta en el período 1990-2010 se concentró en el Tercer Mundo.
ESTRUCTURA SOCIAL.
La distribución nacional de la riqueza es mucho más desigual en los PVD, con una minoría propietaria y dirigente muy rica, y una gran mayoría en la miseria, sin clases medias que estabilicen la sociedad. Ello influye en la inestabilidad política, las guerras civiles, las carencias democráticas, etc., en contraste con la estabilidad política y democrática de los paí­ses del Primer Mundo.
ECOLOGÍA.
El problema del subdesarrollo se relaciona con el problema ecológico. Toda visión del problema no puede obviar el hecho de que estamos en un planeta limitado. Además de los factores ya expuestos, la crisis actual guarda relación con la escasez de los recursos y la producción de residuos. El desarrollo está teniendo un inmenso impacto negativo sobre el ecosistema del planeta, por el agotamiento de los recursos limitados. El clima del siglo XXI es más propicio a las catástrofes, por ejemplo los huracanes Katrina y Sandy, las inundaciones en las costas europeas, o las sequías en África, confirmando un desastroso cam­bio climático provocado por la actividad humana, como vemos en los casos de la reducción de la capa de ozono y el mayor efecto invernadero. El suelo, los bosques, el agua, el aire, los mares, las minas y muchos más recursos, están en peligro. Es un proceso que afecta tanto al mundo desarrollado como al subdesarrollado.
En el mundo desarrollado se observa la contaminación de las aguas marinas y fluviales, del aire de las ciudades... Pero estos males son mucho peores en el Tercer Mundo: los desiertos y las zonas áridas circundantes avanzan y se pierden por erosión miles de toneladas de tierra fértil por segundo, los bosques de la Amazonia y del África subsahariana retroceden (cada año se pierde una extensión comparable a la de Austria), el agua se contamina sin que pueda depurarse por su alto coste, y las enfermedades tropicales aumentan su morbilidad y en espacio afectado al variar el clima.
TECNOLOGÍA.
Estamos inmersos en una revolución tecnológica, comparable por su importancia con la Revolución Industrial de los siglos XVIII y XIX. Está basada en la biotecnología, la microelectrónica, las telecomunicaciones, la economía de la información, la utilización de nuevos materiales y las nuevas energías renovables.
LA ACTUALIDAD.
La situación actual  de la globalización y el desarrollo del Tercer Mundo.
El número de pobres en el mundo bajó entre 2005 y 2008 desde 1.390 millones a 1.290 millones, pero los efectos de la posterior crisis en Europa y su demanda de productos del Tercer Mundo han reducido este positivo ritmo.
Los países emergentes están tirando de la economía mundial para salir de la Gran Recesión de 2008-2012, con fuertes crecimientos del PIB, exportaciones e importaciones, mejoras en los presupuestos fiscales, en la expansión de las clases medias y su consumo, etc.
Javier Santiso, en una conferencia en la Fundación March, Brasil. Su papel entre los mercados emergentes y el re-balanceo del mundo (25-I-2011), explica que el mundo está experimentando un rebalanceo masivo de las riquezas de las naciones, con diferenciales de crecimiento a favor de los mercados emergentes mientras las economías OCDE experimentan una trayectoria más reprimida. En la década de los 2000-2010, los mercados emergentes han experimentado un auge sin precedentes que la crisis global iniciada en 2008 no ha interrumpido, como demuestra el avance de América Latina, con Brasil como el principal país emergente de la región.
No sólo el grueso del crecimiento mundial está ahora concentrado en los emergentes: éstos también están ahora intensificado entre ellos las relaciones comerciales sur-sur y las inversiones. En 2009, por primera vez, el principal socio comercial de Brasil, de África del Sur o de India ha dejado de ser un país OCDE y es ahora China.
Las multinacionales emergentes están aprovechando ahora oportunidades de inversiones en otros países emergentes al igual que en países OCDE, al igual que los fondos soberanos de éstos países. Este rebalanceo masivo de las riquezas de las naciones invita a repensar nuestros mapas cognitivos: el mundo ha dejado de articularse entre un Centro (OCDE) y una Periferia (Emergentes). Incluso las categorías tradicionales “mercados OCDE” versus “mercados emergentes” deben ser repensadas, pues dentro de los países OCDE se encuentran cada vez más emergentes (Corea del Sur, México, Chile, Israel, Polonia, por ejemplo) y dentro de las economías emergentes países ahora más desarrollados que los de la OCDE. Nuestros mapas mentales y los conceptos con los que estamos leyendo el mundo tienen que revisarse drásticamente a la luz de esta gran transformación. La crisis europea actual es otro episodio más del gran rebalanceo de los flujos y riquezas del mundo. No es sólo una crisis financiera y económica sino también que es también una crisis cognitiva.
Los grandes problemas sociales del mundo.
El mundo padece graves problemas de desigualdad social, tanto en el interior de los países como a escala global por las todavía grandes diferencias entre el Norte desarrollado y el Sur subdesarrollado.
Según el último informe del Foro Económico Mundial, en 2012, el 1% más rico copa el 50% de la riqueza mundial mientras que el 50% más pobre sólo alcanza al 1% de la riqueza, una desigualdad que se está convirtiendo en un riesgo global grave.


Los últimos estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Banco Mundial (BM), entre otros, confirman la interdependencia entre pobreza y discapacidad. La pobreza, el desempleo, la falta de educación y asistencia sanitaria… llevan a un mayor índice de discapacidad, que retroalimenta sus causas pues los discapacitados no pueden salir de la pobreza y la perpetúan en sus descendientes, y el riesgo es incluso mayor para las mujeres, discriminadas en muchos países en el acceso al empleo y los servicios sociales, además de que cuidan y no son cuidadas.

2. TEORÍAS EXPLICATIVAS DEL DESEQUILIBRIO MUNDIAL.
TEORÍAS NEOCLÁSICAS: LAS ETAPAS DE ROSTOW.
Las teorías neoclásicas, liberales, defienden la tesis de que hay unas necesarias etapas en el desarrollo y consideran el desarrollo lineal, lo que supondría que todas las zonas se de­sarrollarían tarde o temprano, con una etapa lenta al principio, de asentamiento de las bases para un desarrollo más rápido y llegar a una estabilización en el nivel superior.
W. W. Rostow (1916-2003), funcionario del Gobierno de EE UU, su libro Las etapas del desarrollo económico, un modelo no comunista (1960), propone para todos los países, aunque en la mayoría ha fracasado hasta ahora, el modelo económico neoclásico más conocido, la teoría del desarrollo lineal en etapas.
1) La etapa de la sociedad tradicional, con una economía agraria de subsistencia, con baja productividad, con riqueza básicamente agrícola, baja tecnología, poca movilidad social. Sería en Europa una sociedad del Antiguo Régimen.
2) Etapa de la condiciones previas al impulso inicial. Se resuelven las necesidades más urgentes, con un aumento de la productividad agraria, con excedentes alimentarios y de mano de obra, con creación de más capital e inversiones. Hay unas transformaciones de carácter social e institucional, que aseguran la estabilidad para la siguiente etapa. Es la etapa previa a la Revolución Industrial y sólo se dio en unas pocas áreas, de modo selectivo.
3) Etapa del impulso inicial o “take-off”, de despegue. Hay mejora tecnológica, nuevas actividades, movilidad de la población del campo a la ciudad, más capital e inversión. El marco político e institucional se consolida, con fuerzas sociales y políticas favorables al proceso y que dominan el poder, como los burgueses en el siglo XIX.
4) Etapa de la madurez, con generalización del crecimiento económico, con más tecnología. La industria dominante es la de bienes de primera necesidad.
5) Etapa de la sociedad de consumo en masa. Es la etapa de la sociedad postindustrial. Dominio del sector de servicios.
El modelo de Rostow es aplicable sólo en parte y sólo a ciertas sociedades: Inglaterra (y Europa del Centro y Norte), EE UU, Japón. Pero no es aplicable a las sociedades subdesa­rrolladas dependientes de las desarrolladas, lo que impide su generalización.
Una variante muy reciente es la defendida por Daron Acemoglu (profesor del MIT) y James Robinson (profesor de Havard), autores de How nations fail (2011), que sostienen que el factor fundamental es la política: los países con una organización política “inclusiva” (democrática) triunfan y los que tienen una organización política “extractiva” (explotadora) fracasan. El objetivo es pues alcanzar un grado (una etapa) de madurez política, que llevará al desarrollo.  Y ponen como ejemplos al avance reciente de Corea del Sur, Taiwán, India o Brasil, y sugieren que incluso China alcanzará el pleno desarrollo (solo) cuando instaure la democracia.

TEORÍAS DEMOGRÁFICAS.
El subdesarrollo se explicaría únicamente por el excesivo crecimiento demográfico: “son pobres porque son muchos”. Es la tesis de Malthus y los neomalthusianos, algunos tan extremos que son partidarios de dedicar todos los recursos de la ayuda exterior sólo al control demográfico.
Se critica esta teoría desde dos opciones:
a) No sería la causa principal sino una consecuencia del subdesarrollo.
b) Sólo sería una causa importante más (es la opción más razonable, como veremos en la conclusión).      
TEORÍAS NATURALISTA-DETERMINISTAS.
Se basan en el determinismo geográfico: el subdesarrollo se originaría sólo por la dureza de un medio natural demasiado adverso. Cuenta con muchos defensores: el francés Montesquieu en el siglo XVIII ya señalaba la influencia decisiva del clima, el gran historiador británico Arnold J. Toynbee, en la primera mitad del siglo XX, demostraba que un medio extremadamente desfavorable perjudica radicalmente el desarrollo, como apuntaba ej ejemplo de la sociedad esquimal, y hoy en España el profesor Gabriel Tortella la sigue sosteniendo.
 Su más conocido defensor actual es Jared Diamond, profesor de la Universidad de California en Los Ángeles), que en su libro Armas, gérmenes y acero (Guns, Germs and Steel, 1997) sostiene que la geografía explica el desarrollo a muy largo plazo de las sociedades humanas, siendo especialmente exitosos los medios naturales de latitud templada, como EE UU, Europa Occidental, Australia, Nueva Zelanda...
Muchos la critican aportando ejemplos de sociedades de alto desarrollo en un medio natural desfavorable, como Japón, Australia, Suiza, Escandinavia, o Texas y California por oposición a México, tan cercano y similar físicamente, pero sus ataques ignoran o fingen ignorar que estas sociedades si tienen medios favorables, pues Japón y Australia, Texas y California (con su clima mediterráneo) están en latitudes templadas y la parte sur de Escandinavia también. Aportan como prueba definitiva de que un medio favorable en la zona templada beneficia pero no determina el desarrollo, el atraso de Argentina o Chile, pero la teoría determinista admite excepciones cuando los factores políticos son excesivamente contrarios, y además su visión es a muy largo plazo: ¿dentro de un siglo seguirán estos dos países siendo subdesarrollados? La respuesta es que muy probablemente no.  
TEORÍAS MARXISTAS.
Para Marx, Engels, Lenin y otros marxistas el subdesarrollo sería sólo consecuencia de los abusos del sistema capitalista y de su colonialismo. Se critica esta tesis con los grandes ejemplos de EE UU, Australia, Nueva Zelanda o Canadá, países en los que una etapa colonial no ha provocado subdesarrollo.
En cambio, hay casos evidentes como el colonialismo ibérico en la Edad Moderna y el imperialismo europeo en la Edad Contemporánea, por lo que es razonable considerar el imperialismo como una causa importante del subdesarrollo. Las última teorías marxistas han diferenciado entre centro y periferia en un sistema mundial capitalista, siendo el centro el Primer Mundo y la periferia el Tercer Mundo, pero la tesis confunde dependencia y subdesarrollo: por ejemplo, Australia es dependiente del centro, sin duda, pero es un país desarrollado.

CONCLUSIÓN: LAS CAUSAS.
Todas estas teorías abordan puntos de vista parciales y de su unión surge una visión más ecléctica: la evolución histórica del mundo en el siglo XIX provocó un fuerte desequilibrio económico, social, cultural y tecnológico, agravado por condicionamientos ambientales y demográficos.
El crecimiento de la población, la herencia del colonialismo y el intercambio desi­gual.
Las causas del desequilibrio mundial serían sobre todo: el crecimiento de la pobla­ción, la herencia del colonialismo y el intercambio desigual.
- El crecimiento de la población. La explosión demográfica y la excesiva presión de la población del Tercer Mundo sobre los recursos naturales impiden que el crecimiento económico supere al demográfico.
- La herencia del colonialismo. Sus orígenes están están en la Revolución Industrial de Occidente, el subsiguiente imperialismo y la colonización europea del Tercer Mundo, con algunas excepciones, para la explotación de los recursos naturales y mantener un comercio desigual. La descolonización después de 1945 y la pérdida de la hegemonía europea respecto a EE UU y URSS supuso un nuevo fenómeno de dominio: el neocolonialismo, de base eco­nómica, con un dominio comercial, tecnológico y financiero sobre el Tercer Mundo.        
- El intercambio desigual. Los flujos de intercambio de capital, tecnología y recursos son claramente mejores para el Primer Mundo, a costa del Tercer Mundo. Este punto se estu­dia en el apartado siguiente.

3. INTERDEPENDENCIAS ENTRE DESARROLLO Y SUBDESARROLLO. FLUJOS:
Hay una interdependencia entre desarrollo y subdesarrollo, en una bipolarización Norte/Sur, tras desaparecer el enfrentamiento Oeste/Este tras la caída del bloque comunista. Esta interdependencia se evidencia en varios flujos: de capital, transferencia tecnológica, comercial de materias primas, demográfica e industrial.
EL CAPITAL.
El flujo de capitales Norte/Sur corre en las dos direcciones. El Norte transfiere al Sur inversiones extranjeras, créditos públicos y privados, subvenciones en forma de ayuda al de­sarrollo... pero también salen del Sur hacia el Norte la mayor parte de los beneficios empresa­riales y de los intereses de los créditos, amén de que muchas subvenciones esconden cláusu­las comerciales de retorno. La enorme deuda externa y el crónico déficit comercial son graves males del mundo subdesarrollado.
Pero merece atención el fenómeno de cuán rápido puede ser el cambio: China, un país pobre hacia 1980, ha pasado en 2010 a ser el gran acreedor mundial, con las mayores reservas de divisas, y otros muchos países emergentes ya le siguen.
TECNOLOGÍA.
El Primer Mundo vende al Tercero su tecnología atrasada u obsoleta y obtiene cuantiosos beneficios. Las escasas empresas de tecnología moderna que se instalan, general­mente en forma de filiales, aseguran royalties a los propietarios de la tecnología, las grandes multinacionales.
Pero en la actualidad también aquí aparece el fenómeno de los países emergentes. Por ejemplo, China, India o Corea del Sur han sobrepasado a muchos países europeos en pocos años.
LOS RECURSOS NATURALES Y LA ENERGÍA.
Materias primas y energía fluyen hacia el Norte, a precios favorables a éste respecto a los precios industriales, que incorporan mayor valor añadido. Muchos países subdesarrollados deben desatender la producción de alimentos para producir materias primas para el mercado mundial. El caso de Chad es paradigmático: mientras hay una hambruna mortífera, los campesinos, empujados por el Estado, abandonan la producción alimentaria y producen algodón para la exportación pues es el único ingreso del país en divisas; casi están sin fuerzas para trabajar y este monocultivo erosiona las tierras y agrava el problema.
La interdependencia entre los países es hoy mucho mayor que nunca en la Historia,  debido a la globalización de la economía, con los grandes núcleos regionales deshaciendo las trabas fronterizas del pasado como vemos en la Unión Europea, el Acuerdo Nafta en América del Norte o el Mercosur; y con las grandes multinacionales que producen donde los costos son menores o donde las ventajas de fabricación son mayores, en busca de la máxima competitividad.
En suma, el comercio mundial se ha multiplicado en valor por 27 entre 1950 y 2010, de modo que muy pocos países son hoy autosuficientes, salvo en los casos de economías muy subdesarrolladas como Bután, Malawi o Burkina Faso, que apenas tienen bienes exportables para intercambiar.
LA MANO DE OBRA.
La corriente migratoria Sur/Norte es un grave problema actual, con pérdida de los mejores trabajadores del Sur y tensiones sociales en el Norte. Por ejemplo, en la Unión Europea viven en 2010 casi 10 millones de inmigrantes (de fuera de la UE) y su número aumentará. En el Magreb africano la población se dobla cada 25 años y su salida natural será Europa. Además crece el problema de los refugiados que huyen del hambre, la miseria y las guerras.
LA DESLOCALIZACIÓN INDUSTRIAL.
La deslocalización industrial es una estrategia empresarial creciente en la nueva división internacional del trabajo. Esta asigna al Tercer Mundo las industrias con más mano de obra (pues en el mundo desarrollado esta es más cara y menos disciplinada), con menor valor añadido, con una tecnología más simple, con más contaminación, con menos duración del producto. Pero esta deslocalización no es del todo negativa, pues tiene un efecto positivo al aumentar su PIB y empleo, siendo en los Nuevos Países Industriales un paso intermedio hacia su despegue industrial.

4. EL MUNDO SUBDESARROLLADO.
4.1. CONCEPTO.
Definición.
Conjunto mundial de países con bajo o mal nivel de desarrollo económico-social.
Origen.
El concepto de subdesarrollo nace después de 1945, con un discurso de Truman en 1949, en referencia a los Estados atrasados en el camino al desarrollo.
Sinónimos.
El demógrafo francés Alfred Sauvy establece en 1952 el concepto de Tercer Mundo, basándose en que la sociedad del Antiguo Régimen en 1789 con sus tres estados sociales se­ría el modelo comparativo, con su estado bajo (la plebe) que correspondería al mundo sub­desarrollado, con África, Asia y América del Sur. El Primer Mundo sería el desarrollado, el Segundo Mundo sería el de los países socialistas. Ha surgido luego el concepto de Cuarto Mundo, aun más subdesarrollado, más miserable, que algunos autores están limitando a los grupos marginados (mendigos, delincuentes, drogadictos, desempleados desprotegidos) de la sociedad del Primer Mundo.
Los marxistas en los años sesenta postulan las teorías sobre el centro y la periferia, dominador y dominado.
En los años 70 aparece el concepto Norte-Sur (un informe presentado al canciller alemán Brandt se denominó Norte-Sur, un programa para la supervivencia), uno rico y otro pobre, nacido por el diálogo respecto al precio de las materias primas, como un esfuerzo internacional de resolver el problema del subdesarrollo por vías pacíficas.
El concepto de subdesarrollo parece despreciativo para algunos historiadores (Rostow), que prefieren “países en proceso de desarrollo”, porque entienden que algún día lo alcanzarán.
Otros ha acuñado el concepto de países menos avanzados (PMA), unos 40, africanos, asiáticos y de Oceanía, con muy baja renta per cápita (menos de 500 dólares), gravísimos problemas de alimentación, educación, sanidad o poca democracia. Se correspondería con el Cuarto Mundo.
CARACTERÍSTICAS.
Hay dificultades para asentar unas características generales: el hambre no es un problema de todos los países subdesarrollados, ni el PIB por habitante (muchos países productores de petróleo pueden tener un alto PIB per cápita y seguir siendo subdesarrollados porque la mayoría de la población no se beneficia), ni la ausencia de industria. Hay que usar varios factores, que se cumplan en su mayoría:
Crecimiento demográfico.
Excesivo crecimiento de la población, altas tasas de natalidad y de mortalidad infantil, analfabetismo extendido, emigración interior y exterior, macrocefalia urbana de las capitales, etc.
Problemática socio-política.
Hay un empleo infantil masivo, paro elevado, falta de democracia, democracias débiles o dictaduras, luchas internas, conculcación o poco cumplimiento de los derechos hu­manos, desequilibrio social, miseria, marginación de la mujer, mala alimentación, hambrunas periódicas, etc. Muchos países subdesarrollados son antiguas colonias, que cuando alcanzaron la independencia sufrieron el neocolonialismo y se acrecentaron los graves problemas que pensaban resolver tras la independencia.
Retraso económico.
Hay una escasa industrialización, una excesiva dependencia tecnológica del exterior, excesiva dimensión de los sectores primario y de servicios (público sobre todo), bajo nivel de renta y consumo, intercambios desiguales con el exterior (fruto de un neocolonialismo, que hace que el Tercer Mundo exporte materias primas y energía e importe productos manufacturados). Sufre los vaivenes de los precios agrícolas y de las materias primas, y de la elevada deuda exterior. Pero a partir de l990 la mayoría de los países emergentes muestra una mayor velocidad de crecimiento que la de los países desarrollados, y hay consenso en que esta tendencia continuará en el siglo XXI, dado que son los mercados emergentes donde surge una clase media que demanda más alimentos y otras materias primas, los que avanzarán más rápido que los países ricos.
Problemática sanitaria y de condiciones de vida.
Hay hambre o desnutrición, enfermedades endémicas y menor esperanza de vida, escaso acceso al agua potable.
Desequilibrio espacial.
Hay un desequilibrio territorial entre las capitales y el resto de ciudades y el campo, y entre los barrios ricos y pobres. No hay una integración espacial, sino que aparece un núcleo dominante (por ejemplo, Buenos Aires en Argentina) y una periferia explotada, reproduciendo la división mundial de centro y periferia.
TIPOLOGÍA: REGIONALIZACIÓN.
La tipología se debe a varias causas, históricas, recursos productivos, desarrollo cultural, régimen político, etc. Algunos países pertenecen a varios grupos, como los petroleros de Indonesia y los latinoamericanos y la clasificación es fluida. Por ejemplo, es todavía difícil conjeturar qué países pertenecen al grupo de los NPI porque nos faltan estadísticas fiables.
América Latina.
Desde México y Caribe hasta Argentina, con diferencias en sus niveles de desarrollo. El colonialismo ibérico marcó su historia y luego el neocolonialismo ejercido por Gran Bretaña y EE UU. Hay una relativa industrialización, un amplio mercado de consumo, y relativamente pocos problemas de sanidad y desnutrición, pero graves problemas de dependencia económica, deuda externa, desvertebración territorial, desigualdades sociales y tensiones políticas internas.
En 2011 Latinoamérica parece cada vez más dividida en dos grupos, según un reciente estudio que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), basado en pronósticos del Fondo Monetario Internacional (FMI).
Existe un grupo de países que crecen menos, liderados por México y que agrupa a Centroamérica y el resto del Caribe, que son importadores netos de materias primas, exportan sus bienes y servicios sobre todo a mercados desarrollados (28% en el caso mexicano), sus índices de inversión relación con el PIB son relativamente bajos y dependen en buena parte de las remesas que sus emigrantes envían desde EE UU o Europa. El colectivo encabezado por México se expandirá el 2,7% en 2010-2011, según el FMI.
El otro grupo, el de los que se expanden más, está encabezado por Brasil y se trata de países exportadores netos de materias primas, cuyos precios han subido en la última década por la demanda china, destinan un menor porcentaje de sus exportaciones a países industrializados, invierten más que los del “conglomerado” mexicano -como lo llama el BID- y dependen menos de las remesas. El grupo encabezado por Brasil incluye a Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela y Trinidad y Tobago. El PIB de este grupo de países aumentará el 4,4% en 2010-2011 debido al aumento de los precios de las materias primas, el auge de Asia como importante comprador de productos primarios latinoamericanos, los bajos tipos de interés mundiales y los crecientes flujos de capital desde mercados desarrollados hacia emergentes, que ofrecen más atractivo para la inversión.
Pero siempre pesan factores internos de cada país que explican que se pueda desmarcar de la tendencia de su grupo. Por ejemplo, Venezuela será el país de peor evolución en Latinoamérica en el periodo 2010-2011, con una caída del PIB del 1% anual de media, pese a pertenecer al equipo de los veloces. Y República Dominicana, que está en el de los más lentos, será el segundo que más crecerá en la región, con un 6,5% anual.
Nuevos Países Industriales de Asia (NPIA).
Los NPIA conforman los muy conocidos Cuatro Dragones: Singapur, Hong-Kong (ya integrado en China), Corea del Sur, Taiwán, más los recientes NPIA en progresiva incorporación en los años 80 y 90: Tailandia, Malasia, Indonesia, Filipinas, Vietnam, aunque muchos geógrafos les incluyen todavía en el grupo del Sureste asiático. Los Cuatro Dragones tienen altos niveles de renta, pero su mano de obra es demasiado barata y explotada, con desi­gualdades sociales, sanitarias, territoriales, problemas políticos... Han tenido crecimiento pero aún no gozan de un desarrollo armónico asentado, aunque ya están muy cerca de conseguirlo.
India y Sureste asiático.
Cuenta con 1.600 millones de personas, con un campesinado muy numeroso que vive aún en una desigualdad extrema, desnutrición y analfabetismo, falta de sanidad y graves problemas políticos. En el año 1990 era todavía un bloque homogéneo en su subdesarrollo, pero posteriormente mientras algunos países están abandonando el grupo y se incorporan a los NPIA, otros como como Birmania, Bangladesh y Pakistán apenas han entrado en esta dinámica de progreso.
China.
China tiene en 2010 cerca de 1.330 millones de habitantes (21% de la Humanidad), con un régimen político comunista que impide la democracia y sufre fuertes tensiones internas, pero que ha logrado redistribuir parte de la renta e impedir el hambre. El PIB era en 1970 similar al de España con una población 30 veces superior, pero su enorme desarrollo económico y social posterior hace prever que será la primera potencia económica mundial hacia el 2025-2030. La receta es el control demográfico (descenso de la natalidad), la abundante y barata mano de obra, un alto nivel científico-técnico y, sobre todo, la apertura económica al sector privado, al comercio exterior y la inversión internacional. Puede ser considerado como un gigantesco NPIA.
Países Exportadores de Petróleo.
Pertenecen sobre todo a los ámbitos islámico, africano y asiático. Cuentan con unas relativamente elevadas rentas personales medias debido a los ingresos del petróleo y el gas natural, que en gran parte han recuperado de manos de las empresas petrolíferas multinacionales. Pero padecen una escasa diversificación productiva, una gran desigualdad social, y sufren ciclícamente la dependencia del petróleo cuando bajan sus precios en el mercado mundial.
África.
Es el continente con peores problemas pero también crecen las esperanzas. La mayor parte de los países pertenece al Cuarto Mundo (los más pobres de los pobres). El colonia­lismo y el neocolonialismo europeo arrasaron sus economías y culturas. Padece la su­perpoblación, la insuficiente explotación de sus recursos, hambrunas y epidemias (el SIDA), falta de democracia, desigualdad social, gran deuda externa... El panorama parece apocalípti­co para el “continente negro”, pero hay motivos para la esperanza: la democracia se extiende pese a las dificultades, el modelo surafricano es muy tentador, hay una creciente integración en los mercados mundiales, y crece la demanda de sus materias primas y fuentes de energía gracias al tirón de China y otros países emergentes.

5. MUNDO DESARROLLADO.
CONCEPTO.
Definición.
Conjunto mundial de países con altos niveles de desarrollo económico-social.
Origen.
Es el mismo que el de mundo subdesarrollado, naciendo por oposición a este concepto.
Sinónimos.
Primer Mundo, países desarrollados, países avanzados.
CARACTERÍSTICAS.
Sus características son las contrarias al modelo anterior.
Poco crecimiento demográfico.
Cuenta con bajas tasas de natalidad y mortalidad, con un escaso o nulo crecimiento vegetativo y un excesivo envejecimiento de la población.
Progreso social.
Tiene una gran igualdad de renta, sistemas de protección social y redistribución de la renta, pese a las políticas neoliberales o neoconservadoras que pretenden desmontar el Estado del bienestar cuando hay crisis económicas, como se advierte a partir de 2008.
Riqueza económica.
Tiene una buena capacidad productiva, de infraestructuras y preparación laboral. Predomina el sector de servicios y una industria de alto valor añadido.
Alto bienestar y de condiciones de vida.
El excedente de renta y la satisfacción de las necesidades primarias permiten el consumo de bienes inmateriales (ocio, turismo, salud o medio ambiente), en un “Estado de bienestar”. La cultura y la educación como capital humano, es una característica fundamental de los países desarrollados, lo que explica que países con escasos recursos naturales (Dinamarca, Suiza, Japón) tengan altos niveles de desarrollo, mientras los países subdesarrollados son pobres en capital humano. Además, se demanda más educación donde ya hay educación, y no se aplica al capital humano la ley de rendimientos decrecientes que sí se aplica al capital físico. Así, los países desarrollados demandan mano de obra preparada de los pobres y en aquellos su rendimiento es mayor.
Integración espacial.
Hay un alto índice de urbanización, integración armoniosa de campo-ciudad y mejor distribución espacial de los servicios, aunque haya deficiencias.
TIPOLOGÍA: REGIONALIZACIÓN.
Hay varios tipos de desarrollo, marcados por circunstancias históricas, dependencia, nivel de desarrollo, etc.
Los países excomunistas.
Son los menos ricos entre los desarrollados, han sufrido profundos cambios econó­micos y políticos, y cuentan con niveles de renta y consumo inferiores a los de Occidente, pero con un buen nivel de industria, ciencia, técnica, cobertura social y estructuración espa­cial (salvo la parte asiática de la antigua URSS), y con la ventaja de tener grandes recursos de materias primas y fuentes de energía.
El grupo dependiente.
Está formado por países de nivel medio como España, Portugal, Grecia, Irlanda en Europa; Canadá en América; Australia y Nueva Zelanda en Oceanía; más algunos más. Se caracterizan por tener una dependencia de otros Estados más avanzados. También se llaman países desarrollados periféricos.
El grupo dominante.
El grupo dominante está integrado por las verdaderas locomotoras y líderes de la economía mundial: EE UU, Japón y la mayoría de los países europeos integrados en la UE, sobre todo Alemania.
LOS MODELOS NORTEAMERICANO, EUROPEO Y ASIÁTICO.
Los modelos económicos básicos del mundo desarrollado son tres: el norteamericano, el europeo y el asiático.
El norteamericano en la actualidad produce más crecimiento económico y más empleo a cambio de mayor desigualdad.
El europeo cuenta con unos niveles más altos de desempleo pero mayor cohesión so­cial.
Junto a ellos existe un tercer modelo, el asiático, que compite en el mundo globa­lizado, pero que no puede ser considerado un modelo autónomo de desarrollo, sino una variación del norteamericano. Lo integran Japón, que tiene características propias, y los NPIA, que registran un espectacular crecimiento, pero a costa de autoritarismo político en algunos casos y todavía escasos derechos sociales.

6. DESARROLLO SOSTENIBLE.
CONCEPTO Y SOLUCIONES PARA UN DESARROLLO SOSTENIBLE.
Se considera el desarrollo sostenible como un proceso de cambio continuo -en lugar de un estado de armonía fijo- en el cual la utilización de los recursos, la orientación de la evo­lución tecnológica y la modificación de las instituciones están acordes con el potencial actual y futuro de las necesidades humanas. Su filosofía subyacente es la equidad y el interés común de las sociedades y ecosistemas globalmente interdependientes. Su estrategia prioritaria es la de revitalizar el crecimiento como condición, necesarias pero no suficiente, para la eliminación de la pobreza absoluta; cambiar la calidad del crecimiento sobre bases reales del capital ecológico que lo sustenta; satisfacer las necesidades humanas esenciales: asegurar un nivel sostenible de la población; conservar y aumentar los recursos de base; dar una nueva orientación a la tecnología y al control de riesgos; conciliar economía y medio ambiente en la toma de decisiones, y, finalmente, introducir profundos cambios en las relaciones internacionales y modificar los esquemas de cooperación mundial.
Se pretende encontrar un desarrollo sostenible, en equilibrio entre el desarrollo económico, las necesidades humanas y la preservación del medio ambiente. Se contrapone a los modelos de “crecimiento ilimitado” y de “crecimiento cero”.
La teoría del desarrollo sostenible afronta dos problemas esenciales e interrelacionados:
- La desigualdad entre el mundo desarrollado y el subdesarrollado.
- La crisis ecológica.
Si el Tercer Mundo produjera tanto como el Primero no habría recursos naturales y energéticos suficientes sin destruir el equilibrio ecológico del planeta y la propia especie humana. Hay que cambiar el estilo de vida, hay que evitar que la solución del subdesarrollo sea la destrucción medioambiental como se ve en la desforestación de Amazonia, desertificación, contaminación, etc.
Hay que crear una conciencia de la crisis del Planeta y de la necesidad de cambiar el modo de organizar la vida humana y la producción. La teoría del desarrollo “sostenible” propugna que la peor contaminación es el hambre y el subdesarrollo y que sin crecimiento económico no se puede generar los recursos económicos ni favorecer los avances tecnológicos necesarios para garantizar a largo plazo una adecuada protección del medio am­biente. No es factible un “crecimiento cero”, pero sí un “desarrollo sostenible”, capaz de satisfacer las necesidades del presente pero sin poner en riesgo la satisfacción de las nece­sidades del futuro. En un mundo con límites de espacio, agua, alimentos, materias primas y fuentes de energía, su despilfarro presente es un desastre en el futuro.
No puede resolverse el problema del medio ambiente sin resolver paralelamente el problema del paro, del insuficiente bienestar. Y ello, a escala mundial, pues somos interdependientes, todas las sociedades y países.
Sus apóstoles son John M. Keynes y Arthur Pigou, un discípulo del ortodoxo Marshall, que en los años 30 alertó de los fallos del mercado y teorizó el estado del bienestar con intervención correctora fiscal del Estado.
Las soluciones son: favorecer el sector económico medioambiental, gravar fis­calmente la sobreutilización del medio ambiente (el “principio del causante”, o “quien contamina, paga”), hacer un uso más eficiente de los recursos, reducir el consumo, cambiar la cultura y las actitudes sociales y, finalmente, construir una sociedad planetaria libre, justa, solidaria, integrada, respetuosa con el hombre y el medio ambiente.         
LA TESIS NEOLIBERAL.
En contraste con la teoría anterior, para cerrar el abismo de desarrollo entre Occidente y el Tercer Mundo muchos expertos (los del FMI y del Banco Mundial entre otros) defienden -como para las sociedades avanzadas- las soluciones neoliberales, dentro del llamado “pensamiento único”, muy cercanas a las teorías del crecimiento ilimitado, aunque algunas propuestas son asumibles, las últimas sin duda:
- Estabilizar y liberalizar las economías, suprimiendo las subvenciones a los precios y el empleo encubierto en el sector público. Disminuir los impuestos y los gastos del Estado. Reducir la inflación y la Deuda pública. Privatizar las empresas públicas. Eliminar los monopolios públicos.
- Eliminar el proteccionismo basado en rígidas normas laborales y permitir el libre movimiento de la fuerza laboral entre los países. Suprimir el salario mínimo y reducir las in­demnizaciones del desempleo. Es polémica porque esto encubre una explotación laboral inmisericorde.
- Eliminar las normas medioambientales, para dar prioridad al crecimiento. Es polémica porque supondría la destrucción de recursos perecederos y la contaminación masiva.
- Liberalizar los intercambios internacionales, eliminando las ineficientes trabas adua­neras, en bienes, servicios, capitales, mano de obra.
- Reforzar la eficacia del Estado con inversiones en infraestructuras, sanidad y educa­ción y una reforma fiscal eficaz -haciendo que paguen realmente los más ricos-. Gastos sociales mínimos, excepto para muy pobres y muy ancianos.
- Refinanciar la deuda pública y exterior y aumentar el ahorro.
UNA POLÍTICA DE DESARROLLO JUSTO: LA ONU.   
La ONU, en el Informe de 1996 del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), daba unas pautas para un crecimiento justo:
- Crecimiento con empleo: La calidad de vida reside en el empleo de la mayor parte de la población.
- Crecimiento equitativo: Los frutos del crecimiento deben beneficiar a toda la población.
- Crecimiento con voz: Los países subdesarrollados deben democratizar sus sistemas políticos.
- Crecimiento arraigado: La identidad cultural de la población debe preservarse.           
- Crecimiento con futuro: Respetar los recursos naturales.           
CONCLUSIONES.
La revolución tecnológica nos permite disponer de medios nunca conocidos para aumentar la productividad agrícola y de producción de alimentos, para producir energía con menos contaminación, para curar las enfermedades y para difundir la cultura (mediante la informática), pero si conservamos el conocimiento tecnológico sólo en el mundo desarrollado y no lo extendemos a todo el planeta no conseguiremos nada a largo plazo.
Al mismo tiempo, deben ceder las tensiones militares y políticas a escala internacio­nal, lo cual será favorecido por la desaparición de los grandes bloques que marcaron la política de la segunda mitad del siglo, lo que permite asignar grandes recursos financieros a otros destinos. Es una oportunidad única para construir una nueva fase de desarrollo para la Humanidad, que no esté reñido con el futuro.
Se precisa una conciencia de solidaridad internacional para salvar a la Tierra de un futuro devastador, para satisfacer las necesidades primarias de la población mundial, para salvar el medio ambiente. Los valores de solidaridad y paz deben extenderse. Las Or­ganizaciones No Gubernamentales (ONG), de carácter privado y sin finalidad de lucro, formadas por voluntarios, están contribuyendo de un modo eficacísimo a cambiar las ideas de la opinión pública y a implicar a las sociedades occidentales en el compromiso de ayudar verdaderamente al Tercer Mundo.
A partir de estas bases de la utilización de las nuevas tecnologías, de una verdadera paz mundial y de la conciencia de solidaridad internacional, las soluciones serían:
- Nuevas estrategias económicas. Mayor ahorro de energía y reciclaje, sustituir tecnologías anticuadas basadas en recursos no renovables, reforestación y lucha contra la erosión, reforma de la propiedad agraria, apoyo a la agricultura de alimentos antes que a la comercial, desarrollo de la industria ligera, aumento de los precios de las materias primas...
- Control demográfico. Frenar el crecimiento demográfico del Tercer Mundo, con un control de la natalidad, que pasa sobre todo por la mejor educación y por la igualdad de la mujer. Esto choca con la resistencia de las sociedades tradicionales (con valores religiosos, éticos y culturales muy natalistas). La Conferencia sobre Población, realizada en El Cairo en septiembre de 1994, supuso un esfuerzo de diálogo en la comunidad internacional, para establecer unos acuerdos mínimos de control de natalidad, de planificación familiar, de derechos y desarrollo social de la mujer. Parece evidente que políticas de educación e igualdad de la mujer son las más efectivas para este fin, como lo demuestra la reducción de la natalidad a la mitad en Colombia y México.
- Distribución de la riqueza. Arreglo de la deuda externa actual, aumento de la ayuda, créditos e inversiones en el Tercer Mundo, políticas sociales justas y equilibradoras.
En la Asamblea del FMI en Hong-Kong, en 1997, se constató la estabilidad del crecimiento económico en el mundo, la prosperidad creciente en muchos países del Tercer Mundo, el progreso del comercio internacional, la liberalización de la circulación de capitales y de inversiones, al tiempo que seguía aumentando la población mundial por debajo del umbral de pobreza. El di­rector del FMI, Camdessus, aseguraba: “Sin igualdad será imposible tener estabilidad en el mundo” y la desigualdad y la pobreza pueden actuar como una “bomba de relojería”.

BIBLIOGRAFÍA.
Exposiciones.
*<Homo ecologicus. Per una cultura de la sostenibilitat>. Barcelona. FJM (febrero-abril 1996). Cat. 264 pp.
Conferencias.
Santiso, Javier. Brasil. Su papel entre los mercados emergentes y el re-balanceo del mundo. Conferencia (25-I-2011). Fundación Juan March de Madrid.
Libros. En orden alfabético.
Amin, Samir. El desarrollo desigual. Ensayo sobre las formaciones sociales del capitalismo perférico. Fontanella. Barcelona. 1974. 427 pp.
Arroyo, Fernando. Subdesarrollo y Tercer Mundo. Cincel. Madrid. 1986. 136 pp.
Banerjee, Abdhijit V.; Duflo, Esther. Repensar la pobreza. Taurus. Madrid. 2012. 376 pp. Reseña de González, Alicia. La pobreza bajo otra mirada. “El País” Negocios 1.371 (12-II-2012) 30.
Beaud, M. Historia del capitalismo. De 1500 a nuestros días. Ariel. Barcelona. 1984. 326 pp.
Díaz-Salazar, Rafael. Redes de solidaridad internacional. Hoac. Madrid. 1996. 416 pp. Un estudio de las desigualdades Norte-Sur.
Dickson, David. Tecnología alternativa. Blume. Madrid. 1978. 200 pp.
Emmanuel, Arguiri. El intercambio desigual. Siglo XXI. Madrid. 1990 (1973 1ª español). 249 pp.
Galbraith, J. K. El capitalismo americano. Ariel. Barcelona. 1969. 244 pp.
George, Pierre. Geografía de las desigualdades. Oikos-Tau. Barcelona. 1983. 126 pp.
Gunder Frank, André. La crisis mundial. El Tercer Mundo. Bruguera. Barcelona. 1980. 2 vols.
Lacoste, Yves. Geografía del subdesarrollo. Ariel. Barcelona. 1978. 336 pp.
Méndez, Ricardo; Molinero, Fernando. Espacios y sociedades. Introducción a la geografía regional del mundo. Ariel. Barcelona. 1994. 669 pp.
Myrdal, Gunnar. Teoría económica y regiones subdesarrolladas. FCE. México. 1974 (1959 1ª español). 188 pp.
Prashad, Vijay. Las naciones oscuras. Una historia del Tercer Mundo. Trad. de Albino Santos Mosquera. Península. Barcelona. 2012. 509 pp. A People’s History of the Third World. Reseña de Gómez García, Luz. “El País” Babelia 1.075 (30-VI-2012) 8. Prashad sostiene que el poscolonialismo llevó en el Tercer Mundo a una globalización económica y a un nacionalismo cultural que minaron la posibilidad de un mundo más igualitario.
Ruiz García, E. Subdesarrollo y Liberación. Alianza. Madrid. 1973. 365 pp.
Sylos Labini, Paolo. Subdesarrollo y economía contemporánea. Crítica-Grijalbo. Barcelona. 1984. 531 pp.
Tamames, Ramón. Un nuevo orden mundial. Espasa-Calpe. Madrid. 1991. 316 pp.

Informes. En orden cronológico.
AA.VV. Informe de 1996 del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).
AA.VV. Informe de 1997 del PNUD.
AA.VV. Informe de 2012 del PNUD.

PROGRAMACIÓN.
INTERDEPENDENCIAS Y DESEQUILIBRIOS EN EL MUNDO ACTUAL. DE­SARROLLO Y SUBDESARROLLO. DESARROLLO SOSTENIBLE.
UBICACIÓN Y SECUENCIACIÓN.
En etapa de ESO, 2º ciclo, en 3r curso.
Eje temático: El mundo actual.
Bloque 7: Economía y trabajo en el mundo actual.
Núcleo 5: Interdependencia y desigualdad económica, técnica y política entre los dis­tintos países del mundo: desarrollos desiguales y neocolonialismo.
Relación con otros ejes y bloques temáticos: Eje 1: de Sociedad y Territorio, Bloque 3: La actividad humana y el espacio geográfico.
Función dentro del eje, bloque y área de ESO, o dentro de la materia y modalidad de Bachillerato: desarrollo.
Vinculación disciplinar preferente: Historia y Geografía.
Vinculación con otras disciplinas: Sociología, Psicología, Política, Economía, Antropología, Ecología...     
Está relacionado con tema de los problemas del Tercer Mundo en Historia del Mundo Contemporáneo.
TEMPORALIZACIÓN.
Cuatro horas. 
1ª Documental. Diálogo, para evaluación previa. Exposición del profesor.
2ª Exposición del profesor. Cuestiones.
3ª Exposición del profesor, de repaso y refuerzo. Actividades de esquemas, mapas, gráficos.
4ª Actividades de comentarios, mapas, gráficos. Debate de grupo y conclusiones.
OBJETIVOS.
Conocer diferencias entre desarrollo y subdesarrollo.
Interrelacionar desarrollo y subdesarrollo.
Comprender las teorías explicativas del desequilibrio mundial.
Deducir las causas de subdesarrollo.
Valorar el desarrollo sostenible.
CONTENIDOS:
A) CONCEPTUALES.
Origen y definición del subdesarrollo.
Características del subdesarrollo.
Modelos de subdesarrollo.
Definición de desarrollo.
Características del desarrollo.
Definición de desarrollo sostenible.
B) PROCEDIMENTALES.
Tratamiento de información: esquemas, mapas, gráficos.
Explicación multicausal: en comentarios de textos sobre el análisis de los fenómenos de desarrollo y subdesarrollo.
Indagación e investigación: análisis e interpretación de textos históricos y recientes (prensa, revistas).
C) ACTITUDINALES.
Rigor crítico y curiosidad científica.
Desarrollar capacidad de opinión propia.
Suscitar debate.
Incentivar razonamiento.
Perfilar diferencias entre valores humanos y materiales.
Valorar la tolerancia y solidaridad.
METODOLOGÍA.
Metodología expositiva y participativa. 
La exposición del profesor debe incitar el debate y la respuesta. Si la clase no es participativa el método debe ser más provocador.
MOTIVACIÓN.
Documental inicial y diálogo, que sirva como evaluación previa. Debe ser un audiovisual impactante sobre la pobreza del Tercer Mundo.
ACTIVIDADES:
A) CON EL GRAN GRUPO.
Exposición del profesor.
Un mural de prensa del aula.
B) EN EQUIPOS DE TRABAJO.
Delimitar en un mapa los países desarrollados y subdesarrollados. Definir en un mapa las actividades principales de estos dos bloques.
Hacer un gráfico de porciones con la población de los continentes y el porcentaje de población de los dos bloques.
Realizar un collage de prensa del equipo.
Realización de un glosario y un mapa conceptual.
Hacer un debate de análisis de la actualidad económica del Tercer Mundo durante la semana en un dossier de prensa y explicar el subdesarrollo en relación a la inmigración en una región.
C) INDIVIDUALES.
Realización de apuntes esquemáticos sobre la UD.
Participación en las actividades grupales.
Búsqueda individual de datos en la bibliografía, en deberes fuera de clase.
Contestar cuestiones en cuaderno de trabajo, con diálogo previo en grupo.
RECURSOS.
Presentación digital (o transparencias, diapositivas y audiovisual).
Artículos de prensa. Libros de consulta.
Gráficos. Tablas de renta per cápita. Pirámides de edad. Estadísticas. Mapas de reproducciones. Mapas climáticos.
EVALUACIÓN.
Inicial: preguntas orales en la primera clase para conocer  la formación previa e incentivar que se cuestionen el tema.
Continua: de las actividades. De las preguntas breves en cuaderno de trabajo y glosario (conceptos), del mapa conceptual y los collages (procedimientos), del debate (con­ceptos, procedimientos y actitudes).
Final: Dentro de examen conjunto con otros temas, responder a preguntas breves y concretas sobre conceptos. Comentario breve sobre una tabla de datos para deducir si es un país desarrollado o subdesarrollado y explicación del caso (¿Cuba, Etiopía?).
RECUPERACIÓN.
Entrevista con los alumnos con inadecuado progreso.
Realización de actividades de refuerzo: esquemas, comentario de textos...
Trabajo de prensa y crítica sobre el tema en las semanas siguientes.
Examen de recuperación (junto a las otras UD).

APÉNDICE. Hay una selección actualizada de artículos sugeridos para comentarios en clase en la entrada del blog Heródoto, bajo la etiqueta Actual 1. Mundo., con el título de Interdependencias y desequilibrios en el mundo actual. Desarrollo y subdesarrollo. Desarrollo sostenible.

2 comentarios:

Mª Cruz Sopena Vicién dijo...

Hola, pienso que este blog es muy útil. Pero estaba viendo el desarrollo de las UD y veo que hay un salto de la UD54 a la UD66. ¿Tiene desarrolladas las UD que faltan? se lo agradecería.

Enhorabuena por su trabajo.

Antonio Boix Pons dijo...

Un saludo.
Las UD que señala están en el blog Altamira, porque corresponden al temario de Historia de Arte, que por el inmenso tamaño de la especialidad exige un blog propio. Puede acceder en la zona derecha, en el gadget de blogs y enlaces del autor, justo encima del gadget del número total de vistas.
Gracias por su amabilidad.