Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía y Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

lunes, 30 de diciembre de 2013

Los organismos locales de España: Diputaciones, Mancomunidades y Municipios. La Reforma Local.

Los organismos locales de España: Diputaciones, Mancomunidades y Municipios. La Reforma Local.
La crisis económica alimenta un crónico debate, que vuelve cada tantos años, sobre el tamaño y organización de la estructura de los poderes territoriales del Estado español.

La Reforma Local de Diputaciones, Mancomunidades y Municipios.
El Gobierno del Partido Popular pretende aprobar en 2013-2014 una nueva Ley de Reforma local que cerraría muchos servicios sociales importantes para ahorrar y cumplir los objetivos de défict público, aunque sea mediante el abandono de los más desfavorecidos.

Las Diputaciones.
Una parte fundamental han sido las Diputaciones, que reúnen distintos organismos provinciales y abarcan competencias como las comunicaciones dentro del ámbito provincial y servicios que exceden de las posibilidades municipales y están por debajo del ámbito regional autonómico.

Mapa de las provincias (la mayoría con diputaciones) de España.

Ha comenzado en 2012 un agrio debate entre los partidarios de eliminar las Diputaciones, pasando sus competencias a las Comunidades Autónomas y los Municipios, y los que propugnan su fortalecimiento. En líneas generales el PP las favorece, y PSOE y CIU son partidarios de eliminarlas.

Las Mancomunidades.
Las Mancomunidades son agrupaciones de municipios con la finalidad de ofrecer mejores servicios con una economía de escala eficaz. Por lo general son municipios próximos y con pocos habitantes, y los servicios ofrecidos más frecuentes son el suministro de agua potable y la recogida de basuras.

Los Ayuntamientos. 

          
Organigrama del área deportiva del Ayuntamiento de Cáceres.

El Ayuntamiento es el órgano de gobierno y administración de los municipios, salvo que éstos funcionen en régimen de concejo abierto. Lo integran generalmente el alcalde y los concejales. Su origen histórico es muy antiguo, remontándose al Derecho Romano, que establecía ya instituciones como los ediles curules y otras que ejercían el poder local, y en España evolucionó hacia las formas actuales durante la Edad Media, cuando se fijaron muchos de los límites geográficos de los municipios actuales.
El concepto abarca situaciones muy variadas, desde el pequeño núcleo de población diseminada, a veces casi abandonado, hasta las grandes ciudades que aglutinan millones de habitantes, como Madrid y Barcelona, cuyos órganos son mucho más complejos que los del resto.
Sus competencias abarcan en todo o en parte casi todos los aspectos de la vida cotidiana, como planificación urbanística, educación, cultura, deportes, sanidad, recogida de residuos, seguridad ciudadana, circulación viaria, zonas verdes y de ocio, mercados o servicios funerarios.
La estructura de poder la componen el alcalde y los concejales, apoyados por políticos de libre designación o funcionarios que son encargados de las diferentes áreas de actividad. El alcalde y los concejales son elegidos mediante procesos electorales de ámbito municipal, en los plazos establecidos por la ley de Régimen Local, generalmente de cuatro años, excepto cuando se imposibilita la gobernabilidad y entonces se recurre a la convocatoria de elecciones anticipadas.
El alcalde es el presidente de la corporación municipal y es un concejal elegido en votación por el pleno municipal, que también puede censurarlo y elegir un sustituto. Dirige el gobierno y administración municipales y representa al ayuntamiento, convoca y preside las sesiones del pleno de concejales, de la comisión de gobierno (integrada por el alcalde y un grupo de concejales con funciones ejecutivas) y cualquier otro órgano municipal, dicta bandos o disposiciones generales, dispone los gastos y ordena los pagos en el ámbito de sus competencias, desempeña la jefatura del personal administrativo y de la policía municipal, y por tanto dispone todos los nombramientos y la sanción de los funcionarios municipales, contrata obras y servicios dentro de unos límites y en general ejerce todas las facultades que le atribuyen las leyes del Estado y de las comunidades autónomas o divisiones territoriales como Estados federales, departamentos, etc. superiores al municipio y que no estén atribuidas a otros órganos municipales.
El pleno municipal está integrado por todos los concejales y presidido por el alcalde. Asume la elección y posible censura y sustitución del alcalde, el control y fiscalización de los órganos de gobierno, los acuerdos relativos a la participación en organismos supramunicipales, alteración, creación o supresión de municipios, capitalidades, órganos concentrados, cambio de nombre, bandera, enseñas y escudo, entre otras materias. Tiene además funciones como la aprobación y modificación del presupuesto, de los reglamentos orgánicos y ordenanzas, la aprobación de la plantilla de personal y cuestiones laborales, y en general aquellas competencias para las que se requiera una mayoría especial o que le sean atribuidas por ley. Se reúne regularmente con la periodicidad establecida en la Ley de Régimen Local, y puede reunirse también con carácter extraordinario para resolver asuntos urgentes.
La comisión de gobierno está integrada por el alcalde y un grupo de concejales con relevantes funciones, y tiene las competencias delegadas por el pleno municipal, actuando de hecho como un Gobierno ejecutivo que se reúne con más regularidad e inmediatez que el pleno.



Fuente: Sérvulo González, J. Andalucía es la comunidad con los Ayuntamientos más endeudados. “El País” (19-IV-2013) 28.


Los municipios españoles sufren actualmente una pésima situación financiera por el descenso muy acusado tanto de los ingresos directos como de las transferencias del Estado y las Comunidades Autónomas. Los municipios habían cubierto durante los últimos años gran parte de los servicios sociales del Estado del Bienestar sin tener formalmente las competencias y muchos habían desarrollado grandes inversiones en infraestructuras sociales y culturales cuyo sostenimiento ahora no pueden financiar.
Entre las últimas propuestas para mejorar la situación está un mayor control presupuestario y una fusión obligatoria de los municipios más pequeños.
El editorial Ahora, los municipios, de "El País" (13-VIII-2012), advierte de la gran complejidad de una reforma estructural eficaz:
‹‹El Gobierno podría aprobar este mismo mes su proyecto de Reforma de la Ley de Bases de Régimen Local (LBRL), presentado a fines de julio. Podría, pero no es seguro que lo haga ante las resistencias de numerosos alcaldes del PP que ven en la reforma un recorte de su poder.
A esta reforma se ha llegado por dos caminos: la conveniencia de adaptar la estructura municipal al desarrollo del Estado autónomo; y el compromiso de reformas administrativas remitido por el Gobierno a Bruselas en abril pasado a fin de reducir el gasto público. Ambas vías inciden en el gasto, cuando el principal problema de los municipios españoles tiene que ver con el recorte de ingresos provocado por el estallido de la burbuja inmobiliaria. De ahí las críticas de quienes defienden que la reforma debería incluir un modelo realista de financiación municipal.
Sin embargo, algo ya se ha hecho al elevar el IBI, del que depende el 30% de los ingresos; y para abordar la financiación en profundidad será conveniente un plan previo de racionalización del gasto. La reforma delimita competencias, refuerza el control de las cuentas por interventores que lo sean por oposición, libera a los Ayuntamientos de servicios impropios que venían asumiendo y potencia el papel de las diputaciones en la prestación de servicios públicos en municipios pequeños o medianos. Esto último incide en uno de los temas de la pasada campaña electoral. El candidato socialista planteó como una de las vías de ahorro la reducción de funciones y personal de las diputaciones, dada la asunción de sus competencias por las autonomías.
Es un tema recurrente, pero la actitud de los principales partidos ha ido cambiando por razones de clientelismo político. Desde mayo de 2011 el PP gobierna 24 de las 38 diputaciones de régimen común y es reticente a su desaparición o adelgazamiento, mientras que el PSOE, que se opuso en 2006 a un plan en esa dirección, es ahora más bien favorable.
La crisis ha hecho que pase a primer plano el aspecto de la eficiencia, que implica evitar duplicidades. Pero nadie obligaba a los Ayuntamientos a asumir las llamadas competencias impropias: lo hacían por tradición (las casas de socorro, por ejemplo) o interés político. El plan propone eliminarlas, pero no está claro que el Gobierno pueda prohibir que una corporación decida, en aplicación de su autonomía, garantizada por el artículo 140 de la Constitución, destinar una parte de su presupuesto a complementar un servicio cuya competencia sea autonómica. Lo que no podrá hacer es endeudarse para financiarla. Pero la actual Ley de Haciendas Locales ya incluye la prohibición de aprobar presupuestos con déficit: aunque sea necesario actualizar la ley, lo primero es aplicarla.
Otra reforma polémica es la de reducir en un 30% el número de concejales. Podría hacerse, pero no al precio de recortar la pluralidad política. Y es lógico regular las remuneraciones de los ediles para evitar abusos, y hacerlo en función del número de habitantes del municipio.››

El PSOE, aunque comparte con el PP la pretensión de reducir las duplicidades y la limitación de sueldos de alcaldes, estableciendo como techo el salario de los secretarios de Estado, sin embargo propone varias reformas diferentes a las del PP [Redacción. El PSOE pretende incluir la financiación local en el pacto sobre la reforma de la Administración. “El País” (3-I-2013) 22.]. Los socialistas, en boca de su responsable de Gaspar Zarrias, quieren un pacto multipartidista con presencia de CIU, IU y otros partidos con representación local pues ‹‹Todos los partidos tienen responsabilidades locales y pueden participar de una u otra forma en el acuerdo››. Solicitan un nuevo modelo de financiación local que de respuesta a la situación financiera pésima de los Ayuntamientos, que incluya la delimitación de competencias, especialmente, las llamadas impropias que los municipios han ido asumiendo sin compensación económica y por ausencia de las Administraciones autonómicas y estatales, puesto que ‹‹Compartimos algunos elementos como pueden ser la actualización de las competencias que se prestan por parte de las administraciones locales con el fin de evitar solapamientos y hacer más eficaz su gestión.›› Se oponen a la propuesta del Gobierno de Mariano Rajoy para delimitar el papel de las Diputaciones provinciales, ya que ‹‹detrás de ese planteamiento de las Diputaciones provinciales que hace el Gobierno, está el intento de privatizar servicios que en estos momentos se prestan por parte de las Administraciones. (…) [esa privatización de servicios] no los harían en ningún caso más eficientes, sino que significaría un deterioro importante de los mismos y una pérdida muy significativa de puestos de trabajo››. Respecto a las mancomunidades, el PSOE está en contra de su eliminación y asegura que algunas, en la práctica, han ido desapareciendo, y, por el contrario, mantienen su función de agrupar los efectivos de los pequeños ayuntamientos para prestar servicios públicos: ‹‹No compartimos acabar con las mancomunidades sin antes hacer una evaluación de su funcionamiento. Todas aquellas que tengan un funcionamiento positivo, y que sirvan para prestar servicios de calidad a los Ayuntamientos, deberán mantenerse porque son fruto del acuerdo de las diferentes entidades locales.›› Tampoco comparte el PSOE la propuesta de los populares de limitar el número de concejales, porque reducir el número de ediles: ‹‹resta democracia, acaba con la pluralidad, y termina con las minorías››. Los socialistas en cambio sí proponen derogar la ley de grandes ciudades, ‹‹que es el verdadero problema en lo que se refiere al gasto por parte de los grandes Ayuntamientos.››
La elección de los cargos locales en Europa se rige por normas democráticas pero muy diferentes, adaptadas a sus tradiciones electorales.
Redacción. Europa elige así a sus alcaldes. “El País” (20-VIII-2014).
‹‹La propuesta de Mariano Rajoy para que gobierne la lista más votada en los municipios españoles, aunque no tenga mayoría absoluta, ha levantado ampollas en España. Los socialistas se han apresurado a calificar la iniciativa de "trampa", del PP para asegurarse las alcaldías en las próximas elecciones de 2015 ante una previsible debacle electoral de la formación conservadora. En el resto de Europa el abanico de posibilidades es acorde con la tradición electoral de cada país. Estos son algunos ejemplos de cómo se eligen los alcaldes del continente.

Italia tiene 8.000 ayuntamientos. En los municipios con menos de 15.000 habitantes (menos de 10.000, en Sicilia), la elección de los alcaldes es directa: en la papeleta salen los nombres de todos los candidatos y el votante pone una cruz sobre el que quiere que administre el pueblo. Quien tiene más votos sale elegido. Cada candidato puede ser sostenido por una o más listas, que no siempre coinciden con los partidos nacionales.
Los símbolos de las formaciones que sostienen a cada candidato alcalde están impresos en la papeleta al lado del nombre correspondiente. El elector puede también marcar el logo de la lista o partido que quiere votar. De esta forma, el voto, además que para el alcalde, sirve también para definir la composición de las futuras junta y asamblea municipal. Hasta puede escribir dos nombres de personas que quiere como concejales.
El alcalde ganador tiene derecho a que su bando ocupe el 60% de los escaños de la asamblea. El 40% restante queda en manos de la oposición. En los dos bloques, los puestos se dividen entre los partidos de forma proporcional: la lista con más votos tendrá a más concejales, la con menos, tendrá menos.
Las elecciones se llevan a cabo más o menos de la misma forma en los Ayuntamientos con más de 15.000 habitantes. Cada lista o partido decide con antelación por qué persona apostar. Los electores pueden votar solo para el alcalde (poniendo la cruz sobre el candidato que prefieran) o también para la asamblea municipal (poniendo la cruz sobre el símbolo de un partido o incluso escribiendo los nombres de quien desean que salgan elegidos, lo que se llama "preferencia").
Si se vota para el partido, automáticamente el voto se contabiliza para el candidato a alcalde sostenido por aquel partido. No hay sorpresas sucesivas a las elecciones. La diferencia con los ayuntamientos con menos de 15.000 habitantes, es que en los municipios con población superior, si ningún candidato alcanza la mitad de los votos más uno, se celebra una segunda votación entre los dos candidatos más votados. Entonces sí, en las dos semanas que transcurren entre las dos rondas electorales, se consuman acuerdos y alianzas: los partidos o listas que ven 'eliminado ' a su candidato, suelen expresarse a favor de uno de los dos contrincantes que quedan. Pero en la urna, cada elector vuelve a decidir.

En Alemania no existe una ley única que regule el proceso electoral en las elecciones municipales, ni tampoco hay una ley que impida las alianzas para gobernar en los Ayuntamientos.
En 12 estados federados, el alcalde es elegido por mayoría absoluta y, si ningún candidato obtiene ese resultado en la primera vuelta, los dos candidatos más votados tienen que ir al balotaje (segunda vuelta) donde les bastará la mayoría simple. Este sistema alienta pactos políticos, como sucedió no hace mucho en la ciudad de Múnich, donde el candidato del SPD a la alcaldía recibió los votos de Los Verdes.
En otros cuatro estados, los alcaldes son elegidos por los parlamentos locales, una medida que favorece las alianzas políticas para elegir al futuro alcalde. Tienen derecho a voto en las elecciones municipales los alemanes y ciudadanos de la UE que hayan cumplido 18 años. En ocho estados federados se permite votar con 16 años. Las elecciones tienen lugar cada cuatro, cinco o seis años, según cada Estado.

En el caso de Francia las elecciones municipales son una combinación entre los comicios mayoritarios a dos vueltas y unos proporcionales. Los electores votan por unas listas que deben respetar la paridad de forma alternativa (nombre de mujer/hombre). Las listas que logran más del 50% de los votos (con la participación de más del 25% de los inscritos) se hacen con la mitad de los puestos de consejeros municipales, una modalidad denominada “prima mayoritaria", y el resto se reparte de forma proporcional entre esa misma lista y las siguientes que hayan logrado más del 5%. En caso de no alcanzar ninguna lista la mitad de los votos, lo más frecuente, se celebra una segunda vuelta en la que pueden mantenerse las que obtienen más del 10% de los sufragios en primera, y pueden fusionarse las que obtienen más del 5%. De nuevo, la lista vencedora en segunda vuelta obtiene la mitad de los escaños y comparte el resto de forma proporcional.
En las localidades de menos de 1.000 habitantes, unas 26.930 en las pasadas elecciones de marzo de este año, el sistema es ligeramente diferente: los electores votan directamente al candidato a consejero municipal. Los candidatos con más de la mitad de los votos son elegidos en primera vuelta y la segunda vuelta acceden al puesto los más votados.
El sistema es también diferente y algo más complicado en las tres grandes ciudades de París, Lyon y Marsella, parecido al sistema de los grandes electores en las presidenciales estadounidenses. Las reglas son las mismas que para las localidades de más de 1.000 habitantes pero los electores votan por listas locales por distritos, cada uno de los cuales tienen atribuido un número de escaños de consejeros municipales en función de su peso demográfico.

El sistema electoral en el Reino Unido, tanto en lo que concierne a las municipales como a las legislativas, es nítidamente mayoritario: “el primero que llega, gana”, esto es, se impone el candidato más votado con independencia de que tenga o no mayoría absoluta. En el caso concreto de los comicios locales, los electores deciden entre uno y tres nombres, según las circunscripciones, y el aspirante o aspirantes salen elegidos a tenor del número de sufragios obtenidos.
La cultura política británica considera esencial salvaguardar el vínculo directo entre los representantes electos y sus votantes. Hace dos años, los ciudadanos se pronunciaron en contra de una reforma del sistema electoral que se utiliza en los Comunes. La propuesta sometida a referéndum, el llamado voto alternativo, contemplaba el derecho de los electores de ordenar a varios o todos los candidatos de sus circunscripciones de acuerdo con sus preferencias. Los liberal-demócratas, coaligados con los conservadores en el gobierno, lo consideraban un primer paso hacia la implantación a la larga de un sistema proporcional. El rechazo de los votantes fue contundente.››


FUENTES. 
General.
Redacción (editorial). ¿Eliminar o reformar? “El País” (19-VIII-2011). El debate sobre eliminar o reformar Diputaciones y Ayuntamientos.
Redacción (editorial). Un plan racional. “El País” (3-I-2013) 30. La reforma de las administraciones locales debe integrarse en la de la administración.

FuentesLa Reforma Local 
Fernández, María. La reforma local se estanca por el miedo del PP a perder apoyo electoral. “El País” (5-V-2013) 18.
Zafra Víctor, Manuel. Esta reforma local empobrece la democracia. “El País” (1-VIII-2013) 27-28.
Vidal-Folch, Xavier. Golpe de mano centralista. “El País” (6-VIII-2013) 25. Critica que la propuesta de reforma local del Gobierno es un giro centralista.
Agencias. Alcaldes de todos los partidos, salvo el PP, contra la reforma local. “El País” (14-X-2013) 14.
Papell, Antonio. El error municipal. “Diario de Mallorca” (16-X-2013) 30. La reforma que planea el Gobierno es retrógrada en democracia, porque aleja esta de los ciudadanos, e ineficaz porque reduce la cercanía a la población y favorece las diputaciones, un escalón ineficaz en el gasto público.
Fernández, María. El PP impone la reforma que recorta 3.500 millones en servicios locales. “El País” (18-X-2013) 15.
Fernández, María. Más poder para las Diputaciones. “El País” (18-X-2013) 15.
Redacción (editorial). Reformar sin dinero. “El País” (19-X-2013) 26. El Gobierno pretende una reforma local que cerraría muchos servicios sociales importantes. Ahorrar mediante el abandono de los más desfavorecidos.
Fernández, María. El Consejo de Estado cuestiona la constitucionalidad de la ley municipal. “El País” (30-V-2014) 19.
García Fernández, Javier. La ruptura del consenso electoral. “El País” (2-IX-2014) 27-28. El proyecto del PP para la elección de alcaldes es inconstitucional.

Fuentes. Diputaciones.
Internet.
Artículos.
Gil, Joaquín; Garea, Fernando. El PSOE acepta eliminar las Diputaciones y el PP solo mejorar su funcionamiento. “El País” (27-VI-2011).
Fernández, María. Más poder para las Diputaciones. “El País” (18-X-2013) 15.


Fuentes. Mancomunidades.
Casqueiro, J.; Manetto, F. PP y PSOE acuerdan eliminar las 1.000 mancomunidades de municipios. “El País” (2-I-2013) 10-11.


Fuentes. Municipios.
Bolaños, Alejandro. Hacienda cerca las cuentas municipales. “El País” (11-III-2012) 26. La Intervención del Estado controlará los planes de ajuste de los Ayuntamientos.
Morán, Carmen. ¿Quién osa quitar un Ayuntamiento? “El País” (2-IV-2012) 26-27.
González, J. S. Cuentas municipales poco claras. “El País” (7-IV-2012) 22.
Puy Fernández, Ana. Ayuntamientos transparentes. “El País” (7-IV-2012) 22.
Díaz, Anabel. La rebelión de los alcaldes obliga al PP a frenar la reforma que les quita poder. “El País” (6-VIII-2012) 8.
González, Miguel. El Consejo de Estado advierte de que Montoro no puede destituir alcaldes. “El País” (13-VIII-2012) 11.
Redacción (editorial). Ahora, los municipios. “El País” (13-VIII-2012) 20.
Díez, Anabel. Los alcaldes frenan la ley de Rajoy para reducir concejales y municipios. “El País” (5-XII-2012) 9.
Casqueiro, J.; Manetto, F. Menos sueldos, concejales y gabinetes. “El País” (2-I-2013) 10-11.
Redacción. El PSOE pretende incluir la financiación local en el pacto sobre la reforma de la Administración. “El País” (3-I-2013) 22.
Fernández, María. 3.500 pedanías rurales desaparecerán con la reforma de los Ayuntamientos. “El País” (25-II-2013) 21. Se teme que el Gobierno busca controlar directamente los montes y sus bosques.
Sérvulo González, J. Andalucía es la comunidad con los Ayuntamientos más endeudados. “El País” (19-IV-2013) 28.
Pellicer, Ll. 136 municipios deben más de 1.000 euros por habitante. “El País” (19-IV-2013) 28.
Fernández, María. Hacienda podrá elaborar las cuentas en 536 Ayuntamientos. “El País” (29-VI-2013) 26.
Fernández, María. Pueblos que sortean la bancarrota. “El País” (7-VII-2013) 36-37. Algunos municipios superan con éxito la crisis.
Sérvulo González, J. Montoro fía el cumplimiento del déficit de 2013 a los Ayuntamientos. “El País” (21-X-2013) 26. Prevé un superávit municipal de 7.000 millones.
Fernández, M. Los sueldos de los alcaldes provocan la primera pelea en la aplicación de la ley local. “El País” (25-I-2014) 18. La norma, vigente desde el 2 de enero, prococa tensiones en los municipios.
Sérvulo González, J. Uno de cada seis Ayuntamientos reduce la deuda pública en 2013. “El País” (14-V-2014) 22.
Sérvulo González, J. Ciudades ahogadas por la deuda. “El País” Negocios 1.490 (25-V-2014) 4-6.
Marín-Barnuevo, Diego; Velasco, Francisco. Déficit y gasto público local. “El País” Negocios 1.490 (25-V-2014) 6.
Editorial. Asfixia municipal. “El País” Negocios 1.490 (25-V-2014) 2.
Manetto, F.; Cué. C. E. Rajoy propone la elección directa de alcaldes y la reducción de aforados. “El País” (1-VII-2014) 10-11.
Díez, Anabel; Lucio, Lourdes. El PSOE rechaza la elección directa de alcaldes por ser una ‘trampa’. “El País” (3-VII-2014) 10-11.
Fernández, M. Los expertos discrepan del alcance de la reforma que propone el PP. “El País” (3-VII-2014) 11. 
Redacción. Europa elige así a sus alcaldes. “El País” (20-VIII-2014).
Fernández, María. Los Ayuntamientos preparan más subidas de impuestos en 2015. “El País” Negocios 1.519 (14-XII-2014) 6.

Sérvulo González, J. El Gobierno limita los intereses que los Ayuntamientos pagan por sus deudas. “El País” (24-II-2015) 17.
Ridao, Joan; García, Alfonso. Los Ayuntamientos que no esperan. “El País” (17-IV-2015) 29-30.
Gosalvez, Patricia. Un país con pueblos de 10 vecinos. “El País” (13-V-2015) 24-25. En España hay 8.122 municipios y en la mitad viven menos de 500 personas, pero la tendencia es crear más en vez de fusionar como en Europa.
Sérvulo González, J. Los Ayuntamientos reducen la deuda y sanean sus cuentas. “El País” (20-VII-2015) 33.
González, J. S. El impuesto sobre los bienes inmuebles sostiene las arcas locales. “El País” (11-I-2016) 29.
González, J. S. Tres de cada cuatro municipios frenaron su deuda a partir de 2011. “El País” (10-V-2016).
González, J. S. El Catastro descubre 1,7 millones de construcciones irregulares vía satélite. “El País” (26-VII-2016). Permitirá subir la recaudación del IBI, vital para miles de municipios. Incluye ampliaciones de viviendas, cerramientos de terrazas, techados de áticos, piscinas… La legalización cuesta 60 euros y además aumenta el valor catastral con efectos retroactivos a los últimos cuatro años.

Maqueda, A. Hacienda retiene fondos a 139 municipios por no rendir cuentas. “El País” (30-VIII-2016).

No hay comentarios: