Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía y Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

lunes, 30 de diciembre de 2013

Cataluña: la situación actual.

Cataluña: la situación actual.
*Los temas políticos, como la corrupción o la cuestión independentista se tratan en otras entrada del blog.


Mapa de provincias de Cataluña.



Mapa de Cataluña, con las 'vegueries' (comarcas administrativas).

Mapa Físico de Cataluña
Mapa físico y humano de Cataluña.


Vista de Barcelona, la capital regional.

Capital: Barcelona. Extensión: 32.114 km². Población (2012): 7,571 millones de habitantes. Densidad: 235,7 hab/km². Desempleo (primer trimestre 2013): 902.300 parados, un 24,53%. Renta per cápita (2012): 27.248 euros.

Economía.
Cataluña es la región española más equilibrada económicamente, con poderosos sectores primario, secundario y terciario.


La agricultura y ganadería son muy competitivas, con explotaciones agrarias muy mecanizadas, que realizan importantes exportaciones a la UE de frutas  y hortalizas.



La industria es muy competitiva en precio y calidad, con una numerosa mano de obra muy bien preparada, sólidos equipos directivos y una asentada tendencia a la exportación. Entre las mejores empresas industriales de la comunidad catalana destacan la energética Gas Natural que crece internacionalmente, el cervecero Grupo Damm, la distribuidora de combustible Disa, la editorial Planeta, la farmacéutica Almirall y muchos otros grupos industriales familiares.
Entre 1999 y 2011 se han perdido 12.000 empresas (34,9%) y 128.000 empleos (33,4%), y el porcentaje de PIB industrial ha bajado a un 17% (llegó al 30% a principios del decenio de 1980). Los peores males son la descolocalización de grandes empresas (que arrastran a sus empresas auxiliares), aunque algunas empresas reindustrializan porque en Cataluña los costes se han acercado a los de China, se pueden hacer series más cortas, hay mejores comunicaciones y más cercanía a los mercados europeos, y hay mano de obra cualificada. El futuro pasa por los productos de alto valor añadido con gran aporte tecnológico.


La actividad de la construcción ha caído en picado desde el estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008, lo que explica la mayor parte del alto paro en la región, pues además ha afectado al resto de los sectores industriales debido a la caída de la demanda interna. En la crisis se han perdido 8.962 empresas y 262.900 empleos industriales, desde marzo de 2008 a marzo de 2013, a un ritmo de 144 puestos de trabajo cada día. Los sectores más castigados son textil y calzado, papel y artes gráficas, metalurgia y equipos mecánicos y eléctricos. Un 30% a 40% del suelo industrial está disponible y sus precios han bajado mucho.


Pero todavía la industria catalana emplea en marzo de 2013 a 552.700 personas, con un peso en el PIB del 19,3%, frente al 17,4% de 2010. Esto ocurre en gran parte gracias al impulso exportador: 55.778 millones de euros en 2012, un 5,4% más que en 2011, sobre todo en los sectores químico, automovilístico y de la alimentación y bebidas, los más competitivos en precio, calidad del producto y tecnología. Las exportaciones industriales son el 80% de las exportaciones totales.
Los expertos aconsejan incluir en el sector secundario algunos servicios propiamente industriales pero que se externalizan por lo que se registran en el sector terciario; favorecer la formación profesional; la mejora de la financiación en nuevos proyectos y tesorería de las PYME; el abaratamiento de la energía; el aumento de la I+D+i, con más centros tecnológicos; la inversión en infraestructuras; el fomento de la comercialización exterior; la atracción de capital extranjero, pues gran parte de las exportaciones las hacen las empresas extranjeras.


El templo de La Sagrada Familia, obra de Gaudí, el monumento más visitado de Barcelona.

El sector terciario es muy potente, especialmente en la ciudad de Barcelona y en las costas, gracias al comercio interior y el turismo, tanto el de sol y playa en las costas, el rural en el interior, así como el de Barcelona capital, la ciudad en la que más crece el número de turistas, atraídos por su imagen y oferta cultural.
La banca regional ha sufrido el grave error de financiar en exceso la promoción inmobiliaria y la construcción, por lo que se ha producido un proceso de concentración, quedando hoy solo Caixabank como gran empresa financiera solo catalana.


Sociedad.
La población ha aumentado hasta los años 1980 gracias a la fuerte inmigración desde el resto de España debido a su expansión industrial, porque ha tenido un escaso crecimiento vegetativo, ya que su baja mortalidad se compensa con una baja natalidad. Muchos inmigrantes volvieron a sus zonas de origen en los años 1980 debido al crecimiento del paro durante la crisis industrial.
Desde finales de los años 1990 hubo una nueva oleada inmigratoria, sobre todo latinoamericana y desde los países de Europa del Este, atraídos por la construcción, el turismo y los otros servicios.
Distribución espacial. La distribución de la población es muy desigual, pues se concentra en Barcelona y las ciudades de su entorno, además de en Tarragona y Girona. La provincia de Barcelona tiene casi el 80% del total. Las costas y las llanuras reciben la mayoría de la población mientras se despueblan el interior y las zonas montañosas de los Pirineos.


La cuestión hidrográfica.
Mapa hidrográfico de Cataluña.

Cataluña sufre un crónico déficit de agua, debido al elevado consumo de las actividades agropecuarias, la industria y las ciudades. El aprovechamiento integral de los ríos y acuíferos no basta y se plantean costosos trasvases para conseguir aportes de las cuencas del Ebro y de las francesas, más allá de los Pirineos. 
Los ríos catalanes tienen poco agua (por los usos agrarios y los embalses) y están muy contaminados, y los que están en peor estado son el Segre, el Besós y el Llobregat, por los vertidos industriales y agropecuarios (nitratos y pesticidas). La mitad de los acuíferos están contaminados y las 453 depuradoras de Cataluña son insuficientes.

Política.
Cataluña ha sido gobernada desde 2010 hasta 2015 por Artur Mas, líder de la coalición nacionalista Convergència i Unió (CIU), hasta su sustitución por su correligionario Carles Puigdemont. La política ´de ambos se ha dirigido en dos direcciones. 
En lo político han marcado una mayor diferenciación nacional del resto de España, pero manteniendo una alianza en las instituciones con el Partido Popular (PP), el más cercano a su ideario económico y social, salvo a partir de septiembre de 2012, cuando el peso del nacionalismo catalán lo ha enemistado con el nacionalismo español que encarna el PP. 
En lo económico y social han realizado una política de austeridad presupuestaria, con duros recortes al Estado del bienestar, desde sanidad y educación hasta los servicios sociales, y ello junto a una política fiscal muy beneficiosa para la clase social alta (la base histórica fundamental de CIU), a la que ha eliminado el impuestos de sucesiones que pagaban las grandes fortunas. Esta política se plasma en que en Cataluña hay en 2012 unos 2,2 millones de pobres, asi que un 29,5% de la población es pobre (con exclusión social), una tasa de pobreza superior a la de la UE y España, explicable porque el desempleo llega al 22%. La renta anual de los hogares catalanes es de 27.726 euros.
La oposición se divide entre un Partido Popular escorado a la derecha nacionalista española y con preocupantes brotes de racismo y clasismo en las pocas instituciones en que gobierna, un Partido Socialista  Catalán (PSC), enlazado orgánicamente al Partido Socialista Obrero Español (PSOE), y que ha perdido en  las elecciones de 2010 y 2011 la mayor parte de su antaño gran poder en municipios, diputaciones y la misma Generalitat, y partidos menores a la izquierda, especialmente Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y Esquerra Unida (EU), asociada esta a la española Izquierda Unida.

La cuestión soberanista / independentista.
El nacionalismo catalán ha crecido significativamente en los últimos años, debido a tres factores fundamentales. El primero, es la galopante crisis económica que ha triplicado el desempleo en Cataluña desde 2008 y ha desencantado a muchos ciudadanos respecto al sistema político actual y en especial al Gobierno central. El segundo, las cuantiosas transferencias fiscales en solidaridad al resto de España, que muchos catalanes ven como un expolio. El tercero, los fracasos de los  intentos de reformar en profundidad el estatuto de autonomía o de encajar Cataluña en un Estado federal español más pluralista.
La multitudinaria manifestación de la Diada del 11 de septiembre de 2012 en Barcelona fue sin duda un gran éxito político de las fuerzas nacionalistas. A partir de entonces el presidente de la Generalitat, Artur Mas, se ha decantado hacia el inicio de un proceso soberanista, aunque todavía muestra mucha indecisión, mientras las otras fuerzas catalanistas se radicalizan, con la intención de mostrarse más nacionalistas que nadie.
La caída electoral de CIU en las elecciones autonómicas del 25 de noviembre de 2012, aunque le permiten contar con una clara mayoría simple en el Parlament, dificultan sobremanera las políticas neoliberales e independentistas que ha desarrollado en los dos años de gobierno. Es muy complejo el nuevo panorama político, con una ERC y una EU reforzadas, un PP estable en su posición, un PSC sumido en una grave crisis interna, y fiuerzas emergentes en el centro españolista (Ciutadans) y la izquierda independentista (CUP).

El editorial del diario “El País” (12-IX-2012) resumía la gravedad de la situación política en las relaciones institucionales entre Cataluña y el resto de España, y consideraba que la exhibición de fuerza del independentismo catalán exigía una respuesta política de Gobierno y oposición:
‹‹Una de las mayores manifestaciones que se hayan visto jamás en este país desfiló ayer en Barcelona tras una pancarta que pedía la independencia de Cataluña. Y esto es lo que movilizó más directamente a los manifestantes, aunque el presidente catalán, Artur Mas, pretendiera en un primer momento convertirla en un apoyo a la propuesta de un pacto fiscal que planteará al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el próximo 20 de septiembre. La novedad de la jornada, en relación a las anteriores celebraciones de la Diada Nacional de Cataluña, es que este año fue la reclamación de un Estado independiente la que aglutinó a una amplia gama de ciudadanos, desde quienes piden un nuevo modelo de financiación a los descontentos por los recortes.
Tan absurdo es negar la evidencia de los hechos que han conducido a una tal exhibición de fuerza del sentimiento independentista como banalizar la reivindicación de una jornada que abre un escenario político plagado de retos y riesgos y que exige, sobre todo del Gobierno español, pero también de la oposición, la máxima responsabilidad e inteligencia. También es un momento grave para CiU, la coalición gobernante en Cataluña, y sobre todo para el presidente Mas, que se ha visto desbordado en sus cálculos por la fuerza del independentismo, aunque se coloca en condiciones de capitalizar el quiebro convirtiendo un posible adelanto electoral en un plebiscito.
El oportunismo de CiU, que pide un pacto fiscal para quedarse y si se lo rechazan amenaza con irse, ha contribuido al éxito de la convocatoria, aunque no es la única explicación. Hay un cambio político de fondo revestido de un profundo malestar por la sentencia del Tribunal Constitucional que frustró la expectativa de una mejora del autogobierno; por una crisis que corta sus alas económicas; y por la nueva estrategia recentralizadora e intervencionista del PP. Es un malestar global, que le ha servido a CiU para desviar la atención por sus recortes sociales y sus responsabilidades en el endeudamiento catalán. Pero es también un enorme fracaso político al menos para los últimos Gobiernos de España, desde Aznar, que no tan solo han sido incapaces de articular una respuesta política, sino que han alimentado la espiral de radicalización. Cuenta, es cierto, la emergencia de unas nuevas generaciones, desacomplejadas y sin miedo ni memoria, que ven en la crisis europea una ventana de oportunidad para una Cataluña que prescinda de España.
La nueva situación puede complicarse aún más tras las elecciones vascas. Y el desafío requiere algo más que la paupérrima e insultante respuesta de Mariano Rajoy en la entrevista emitida por TVE. Calificar de mera “algarabía” lo que muchos catalanes viven como un sentimiento de agravio es una muestra de frivolidad que este país no se debería permitir.
La democracia española ha alcanzado un grado de madurez suficiente como para poder abordar este desafío, pero debe hacerse con claridad, respeto a las reglas de juego y alternativas viables a la propuesta independentista, con la que no se identifican numerosos catalanes que no acudieron a la manifestación. No es cierto que todos los caminos estén cerrados. Cabe y es necesario todavía un debate serio y constructivo sobre una forma de articulación entre Cataluña y España satisfactoria para todos. El modelo autonómico ha dado a España la mayor etapa de prosperidad nunca conocida, pero nada es intocable y son muchas las voces que defienden seguir profundizando en un modelo de corte más federal. En democracia, cualquier propuesta es legítima, incluida la independencia, pero quienes la defienden deben explicar muy bien qué quieren hacer con ella.››

La caída electoral de CIU en las elecciones autonómicas del 25 de noviembre de 2012, aunque le permitían contar con una clara mayoría simple en el Parlament, dificultaban sobremanera las políticas neoliberales e independentistas que ha desarrollado en los dos años de gobierno. Era muy complejo el nuevo panorama político, con una ERC y una EU reforzadas, un PP estable en su posición, un PSC sumido en una grave crisis interna, y fiuerzas emergentes en el centro españolista (Ciutadans) y la izquierda independentista (CUP).
La Candidatura de Unitat Popular (CUP) es una plataforma electoral de grupos y personas independientes de izquierda radical y catalana independentista y anarquista, contrarios a la OTAN, la UE, el euro y la propiedad privada de la mayoría de las empresas.
El partido catalán Ciutadans reúne apoyos electorales entre los contrarios a la independencia catalana, antiguos votantes tanto del PSC-PSOE como del PP, y su programa está estrechamente relacionado con el de UPyD en cuanto a nacionalismo y reformas económicas y sociales. Su líder, Albert Rivera, ha desarrollado una praxis personalista y propulsa un proyecto en toda España, Movimiento Ciudadano. Las encuestas en octubre de 2013 apuntan a un gran aumento electoral de Ciutadans, al pasar de los 9 diputados actuales a 21.
El PSC es la federación catalana del PSOE, con una amplia autonomía, que a menudo provoca tensiones con las demás federaciones del partido mayor en las grandes cuestiones territoriales. La deriva independentista-soberanista de gran parte de la sociedad catalana en los últimos años se ha trasladado también el interior del PSC, con un amplio grupo minoritario que pretende la independencia, aunque la gran mayoría es federalista. El editorial  El PSC se descuelga [“El País” (17-XI-2013)] resume la situación a mediados de noviembre, cuando el PSC ha retirado su apoyo a la consulta sobre la soberanía: ‹‹El socialismo catalán se descolgó ayer del actual proceso del derecho a decidires decir, para convocar un referéndum sobre la independencia de Cataluña, por considerar que se incumplen las condiciones que puso desde el inicio. A saber, que la consulta fuese “legal y acordada”: dentro de la legalidad —algunos, como Esquerra, defienden celebrarla incluso contra la ley— y de forma negociada con el Gobierno central, como en Escocia. El Consell Nacional del PSC, su máximo organismo entre Congresos, votó contra los próximos pasos previstos, la petición al Congreso de que este delegue en el Parlamento autónomo la competencia para convocar el referéndum, y la nueva ley autonómica de consultas. El resultado, un 83% (en voto secreto, como pidió la minoría) a favor de la dirección encabezada por Pere Navarro, resultó abrumador. Con ello, el considerable consenso que había cristalizado en torno al proceso, pese a continuos sobresaltos y descuelgues menores, queda roto. Y el propio movimiento, seriamente tocado. Aunque no por ello se vislumbre el fin de las tensiones internas del PSC.
El argumento más aparente ha sido la negativa a escenificar nuevos actos de una secuencia abocada al fracaso, al no haberse obtenido del Gobierno de Mariano Rajoy la disposición indispensable para iniciar una negociación. Llevar a los partidos con vocación de Gobierno a estrellarse contra la pared, en vez de perforarla o sortearla, suele ser una mala receta táctica.
Más de fondo es la constatación de que la manera de conducir el proceso por CiU y Esquerra desdice la proclamación de que se pretenda una consulta honesta, legal y consensuada: no se quiere un pacto, sino una negativa. Ello es así porque la puesta en pie de “estructuras de Estado” (agencia tributaria y otras), aunque de eficacia irrelevante, prefigura la eventual convocatoria como un referéndum “para” la independencia y no “sobre” ella. Lejos de toda imparcialidad, el Ejecutivo de Artur Mas asume como propio, desde el principio, un resultado favorable a la separación. Y porque a lo largo de un año largo se han multiplicado las trampas procesales, cuando en cuestiones que afectan al Estado de derecho el respeto a los procedimientos es esencial. Entre ellas destaca el ultimátum de Mas a Rajoy sobre el pacto fiscal, hace un año: o lo aceptaba íntegramente tal como se formulaba, o CiU convocaría un referéndum. O la reciente zancadilla parlamentaria al propio PSC: cuando este asumió la votación de un texto genérico sobre el llamado derecho a decidir, se encontró con que otra moción, no pactada, estipulaba fijar fecha y pregunta de la consulta antes de Navidad.
Así pues, los socialistas catalanes se descuelgan de un proceso que sus propios promotores saben condenado al fracaso. Se aclara así el panorama catalán. Pero haría mal el Gobierno de Mariano Rajoy si dejara estar las cosas en Cataluña. La unidad de los distintos catalanismos se rompe, pero el malestar de la ciudadanía se mantiene.››
En gran parte de la opinión pública se reconoce la gravedad de la situación política en las relaciones institucionales entre Cataluña y el resto de España, y se considera que la exhibición de fuerza del independentismo catalán exige una respuesta política de Gobierno y oposición y no un enfrentamiento constante y estéril.
En septiembre y octubre de 2017 la situación se ha enconado hasta extremos imprevisibles tras una serie dramática de eventos: la anulación de facto del Estatut por el bloque secesionista con dos leyes que pretenden asentar legalmente la independencia de una República catalana, más un referendo que viola las propias leyes catalanas y las españolas, con la oposición de los partidos constitucionalistas, que finalmente con cerca de un 38% de los votos del censo es asumido por la Generalitat como suficiente para parecer que declara la independencia, mientras en la calle pugnan los manifestantes secesionistas y las fuerzas del orden público enviadas por el Gobierno central al mismo tiempo que huyen de Cataluña cientos de empresas asustadas por el terrible guirigay. Muros de confrontación se levantan entre los catalanes, en sus familias y sus empresas, y entre los catalanes y el resto de los españoles, mientras se avanza hacia un choque de trenes que con mucha probabilidad acabará en un desastre para todos, pues incluso el vencedor perderá.

La actualización sobre la política catalana en:
Política. Dosier: La confrontación sobre la independencia.* 
Política. Dosier: El debate sobre la soberanía e independencia de Cataluña.* 


Economía.
Piñol, Àngels. Cataluña pide el rescate con urgencia. “El País” (29-VIII-2012) 8. La Generalitat pide 5.023 millones.
Missé, Andreu. En manos de mil empresas. “El País” Extra, Cataluña, rutas ante el futuro (6-X-2012) 12-15. Las exportaciones son la clave del futuro.
Vidal Folch, Xavier. Más europeos, pero... “El País” Extra, Cataluña, rutas ante el futuro (6-X-2012) 16. El peso de la economía catalana se mantiene en el 19,5% de España.
Arroyo, Francesc. Planes con retraso. “El País” Extra, Cataluña, rutas ante el futuro (6-X-2012) 22-26. Se paralizan los proyectos de infraestructuras de transporte, salvo el puerto y el aeropuerto.
Pellicer, Lluís. Industria en transición. “El País” Extra, Cataluña, rutas ante el futuro (6-X-2012) 42-44. De las chimeneas a la biotecnología.
Blanchar, Clara. La industria ha perdido 210.000 empleos. “El País” Cataluña (18-II-2013) 1 y 3. Desde 2008 a 2012 han cerrado en Cataluña 8.246 empresas industriales, con 210.700 empleos, y la producción industrial ha caído un 16,3%, pasando su participación en el PIB del 25,2 al 17%.
Blanchar, Clara. La industria pierde 144 empleos diarios, pero exporta como nunca. “El País” Cataluña (30-VI-2013) 1 y 4.
Blanchar, Clara. Cataluña ha perdido una de cada tres pymes industriales en 12 años. “El País” Cataluña (17-X-2013) 4. 
Blanchar, Clara. Santa Perpètua ha visto cerrar 195 empresas desde el inicio de la crisis. “El País” Cataluña (27-X-2013) 1 y 3. La comarca de La Riera de Caldes, con varios importantes municipios industriales, está perdiendo 800 empresas y 12.000 empleos industriales desde 2008, y la industria ha pasado del 55% al 45% de los trabajadores.
De Barrón, Iñigo. Linde dice que la independencia de Cataluña haría quebrar sus bancos. “El País” (26-XI-2013) 23. Tendrían el activo en una moneda débil y el pasivo en euros.
Blanchar, Clara. La construcción cae 40 veces desde el clímax de la burbuja. “El País” Cataluña (5-I-2014) 1 y 5.
Cordero, Dani. El gasto de los turistas supera el récord previo a la crisis tras escalar el 14% en 2013. “El País” Cataluña (22-I-2014) 4.
Blanchar, Clara. Cataluña vuelve a crear empleo tras seis años. “El País” (24-I-2014) 20.
Cordero, Dani. El turismo destruye 19.400 empleos pese a las cifras récord de visitantes. “El País” Cataluña (10-III-2014) 1. En 2013 se perdieron 19.400 empleos y ya son 35.200 desde 2008, pese a que crecen el número de hoteles y de visitantes.
Pellicer, Lluís. La supervivencia del campo. “El País” Cataluña (16-III-2014) 4. La renta agraria sube el 24,4% en tres años (2011-2013), después de cinco años de caídas (2006-2010), volviendo al nivel de 2002. El ganado porcino representa el 35% de la producción agraria catalana, un nivel sin parangón en España, lo que explica que el crecimiento del PIB agrario dependa tanto del de este subsector. Los peores problemas son el aumento de los precios de los piensos, de las semillas y de los productos fitosanitarios. Los campesinos catalanes buscan mejorar su rentabilidad mediante la fusión de cooperativas (para aumentar su poder negociador con los sumistradores de piensos y otros productos, así como con las grandes cadenas de distribución), la especialización ecológica y en variedades y razas autóctonas, la venta directa al consumidor, la concentración parcelaria y la modernización tecnológica.
Pellicer, Lluís. Vivir de la habitación de invitados. “El País” Cataluña (13-VII-2014) 1 y 3. Muchos propietarios viven de alquilar habitaciones en su domicilio.
Blanchar, Clara. La industria vuelve a crear empleo por primera vez en seis años. “El País” Cataluña (2-VIII-2014) 2. El sector gana 11.000 empleos entre abril y junio, según la EPA.
Pellicer, Lluís. El plan soberanista de Mas causa una fuga de empresas hacia Madrid. “El País” (22-XI-2015) 21.
Gozzer, Stefania. Las externalizaciones reducen el peso de la industria en quince años. “El País” Cataluña (10-XII-2015) 1. La industria baja del 27,1% del PIB catalán en 2000 al 20,9% en 2014, y el empleo del 25,6% al 15,3%. Gran parte de la pérdida es por la externalización de actividades en las empresas industriales.
Consgostrina, A. L. Las subvenciones al cultivo de la colza tiñen Cataluña de amarillo. “El País” (20-IV-2016). Auge de la colza, subvencionada por la PAC de la UE con 40 a 80 euros por hectárea, para reducir las importaciones de piensos.
Verdú, D. Barcelona, parque temático. “El País” (17-VII-2016). Crece el debate sobre si la ciudad ha llegado al límite en la llegada de turistas.
Baquero, C. S. Los agricultores acuden a Asia para sortear el veto ruso a sus productos. “El País” (24-X-2016).

Sociedad.
Vallespín, Ivanna. Más allá del Plan Bolonia. “El País” Extra, Cataluña, rutas ante el futuro (6-X-2012) 18-21. La Universidad necesita reinventarse.
Blanchar, Clara. Una sociedad con 2.200.000 pobres. “El País” Cataluña (11-X-2012) 1 y 3.
Petit, Quino (texto); Socías, Jordi (fotos). Diálogo entre catalanes. “El País” Semanal 1.885 (11-XI-2012) 50-59. Entrevistas a catalanes conocidos en diversos sectores.
Pérez, Irene G. Cuando 426 euros son una fortuna. “El País” Cataluña (4-VIII-2013) 1-2. Uno de cada tres parados de Cataluña ha agotado el desempleo y todas las ayudas, la mitad de los que aún cobran solo perciben el subsidio mínimo (426 euros durante seis meses). Cáritas alerta de la ‘feminización’ y el ‘rejuvenecimiento’ de la pobreza, y que afecta cada vez más a la población nacional, pues en 2006 el 80% de los atendidos eran inmigrantes y en 2013 la mitad son españoles.
Pellicer, Lluís; Solé, Oriol. Cataluña pierde 150.000 habitantes en cuatro años por la emigración. “El País” Cataluña (3-XI-2013) 1 y 3. Más de 120.000 extranjeros se fueron en 2012, casi el doble de los que llegaron.

Vallespín, Ivanna. La inversión por estudiante se hunde un 27% en cuatro años. “El País” Cataluña (23-XI-2013) 1. En 2014 se dedicarán 2,675 euros por alumnos, 1.000 menos que en 2010.

García Vázquez, David. La Generalitat admite ‘déficits’ de integración con los inmigrantes. “El País” Cataluña (23-XI-2013) 3. Desde 2000 a 2012 la población inmigrante en Cataluña ha subido de 160.000 (un 2,9% de la población) a 1,1 millones (un 15,6%), lo que implica un impacto notable sobre la sociedad. La crisis económica se ceba especialmente sobre los inmigrantes, que sufren el doble de paro.

Mouzo, J.; Vallespín, I. SOS por la pobreza infantil. “El País” Cataluña (24-XI-2013) 1 y 4.


García Vázquez, David. Ríos con poca vida. “El País” Cataluña (7-XII-2013) 4. La problemática social y ecológica de la hidrografía catalana.

Vallespín, Ivanna; Altozano, M. La justicia fija en el 25% las clases en catalán en Cataluña. “El País” (1-II-2014) 30-31.
Vallespín, I. Rigau cree que el modelo catalán puede estar tocado de muerte. “El País” (1-II-2014) 31.
De Carreras, Francesc. Es política, no pedagogía. “El País” (1-II-2014) 31. Critica la cerrazón de quienes no aceptan un mínimo de enseñanza en castellano.
Mumbrú, Jordi. La crisis agudiza la segregación entre barrios ricos y pobres. “El País” Cataluña (25-II-2014) 1.
Morente, Francisco. Yo a Boston, tú a Las Vegas. “El País” Cataluña (25-II-2014) 2. La penosa situación de las universidades y la investigación en Cataluña, abrumadas por una política de la Generalitat que no cree en lo público.
Baquero, Camilo S. Familias al límite. “El País” Cataluña (28-VII-2014) 1 y 3. Hay 34.000 familias sin recursos y con niños, los más afectados.
Baquero, Camilio S. 70.300 menores catalanes sufren carencias en la alimentación. “El País” Cataluña (5-VI-2015) 3.
Barbería, José Luis. La explotación política de las lenguas españolas (y 3). El catalán como elemento de clase. “El País” (24-IX-2015) 19.
Baquero, Camilo S. La brecha entre las rentas más ricas y las más pobres aumenta el 20%. “El País” Cataluña (28-XI-2015) 1. Los ricos son más ricos, los pobres más pobres y la clase media se reduce.

Sociedad: Crimen y delincuencia.*
[https://iessonferrerdgh1e07.blogspot.com.es/2014/07/cataluna-sociedad-dosier-crimen-y.html]


Sociedad: Cultura / Viajes.
Borràs, Anna. Tortosa. Abanderados renacentistas. “El País” El Viajero 871 (10-VII-2015) 6.
Borrás, Anna. Olot, la ciudad de los volcanes. “El País” El Viajero 918 (3-VI-2016).
Nadal, Paco. Girona. La leona quiere un beso. “El País” El Viajero 922 (1-VII-2016).

Borràs, Anna. Aperitivo modernista en Reus. “El País” El Viajero 931 (2-IX-2016).

Sociedad: Medio ambiente.

Sevillano, Elena G. El nuevo plan del Ebro abre otro frente en Cataluña. “El País” (1-III-2014) 30-31.

Sociedad / Política. Ciudades: Barcelona.
Mumbrú, Jordi; Cordero, Dani. Amenaza al transporte público. “El País” (19-I-2014) 1 y 4. El alcalde convergente, Trías, dice fomentar el transporte público pero lo encarece y en cambio reduce la presión fiscal al privado: es más barato ir en moto que en metro.

Política. Dosier: La confrontación sobre la independencia.*
[https://iessonferrerdgh1e07.blogspot.com.es/2016/01/cataluna-la-situacion-actual-politica.html]


Política. Dosier: El debate sobre la soberanía e independencia de Cataluña.*
[https://iessonferrerdgh1e07.blogspot.com.es/2013/12/cataluna-el-debate-ideologico-sobre-la.html]

Política. Dosier: La corrupción en Cataluña.*
[https://iessonferrerdgh1e07.blogspot.com.es/2014/07/politica-la-corrupcion-en-cataluna-el.html]


Política. Dosier: La corrupción en Cataluña y el caso de la familia Pujol.*
[https://iessonferrerdgh1e07.blogspot.com.es/2015/11/la-corrupcion-en-cataluna-dosier-el.html]

Política. Dosier: Los partidos políticos en Cataluña.*

No hay comentarios: