Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía y Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

miércoles, 15 de enero de 2014

España. Política: La legislatura 2012-2015. .

ESPAÑA. POLÍTICA: LA LEGISLATURA 2012-2015.






Mapas de España, más Andorra y el entorno de las ciudades de Ceuta y Melilla.

Capital: Madrid. Superficie: 505.645 km². Población (2011): 47.190.000. Densidad de población (2011): 93,5 hab/km². Índice de desarrollo humano (IDH 2011; 0 mínimo, 1 máximo): 0,87. PIB/h (2011): 30.150 dólares.


La capital, Madrid.

Como resume Julián Santamaría Ossorio [Urbana, rica, moderna y secular. “El País” Domingo (2-XII-2012)], la exitosa evolución de España entre 1982 (la fecha del ascenso del PSOE al poder) y 2012, se apoya en un cuádruple avance de la economía, del Estado democrático, del Estado de las autonomías y del Estado del bienestar.
El imprescindible pilar de este cambio ha sido el crecimiento económico pues, pese a las tres grandes crisis económicas que han afectado al país, en 1982-1984, 1992-1994 y desde 2008, el PIB en 2012 se ha cuadruplicado con creces y la renta per capita triplicado, llegando a igualar la renta media de la UE con un avance neto de alrededor de veinte puntos.
La población ha aumentado en casi diez millones entre 1982 y 2011, al tiempo que ha crecido la proporción de población urbana (80%) y del sector servicios (cerca del 70% de los trabajadores), con una clase media que oscila entre el 65% y el 70% del total, a costa de desruralización del país y del descenso del sector agrario a menos del 5% del empleo.  El analfabetismo ha casi desaparecido, al tiempo que se ha reducido la población que tiene solo educación primaria y España es uno de los países con mayor proporción de universitarios de Europa. (por ejemplo, se ha duplicado el número de universidades desde 38 en 1985 hasta 77 en 2010). El sistema sanitario es, pese a problemas puntuales, uno de los mejores del mundo. Los sistemas de transportes y comunicaciones están entre los más modernos de Europa. La mujer se ha incorporado masivamente al mercado laboral y a la sociedad. El modelo familiar ha variado desde la familia extensa a la familia nuclear, siendo un factor esencial en la moderación de las crisis económicas y sociales. La Iglesia ha reducido drásticamente su poder ideológico sobre la sociedad, que acepta mayoritariamente el divorcio, el aborto o el matrimonio homosexual.

Vista de Madrid.

Vista de Barcelona. 


Foto oficial del Gobierno del PP presidido por Mariano Rajoy, presentado a los Reyes.

El Gobierno del Partido Popular (2012-2015) presidido por Mariano Rajoy ha contado con destacados tecnócratas y políticos experimentados y bastante prestigiosos de la derecha moderada: Soraya Sáenz de Santamaria (Presidencia y Portavoz), José Manuel García Margallo (Exteriores y Cooperación), Luis de Guindos (Economía y Competitividad), Cristóbal Montoro (Hacienda y Administraciones Públicas), Fátima Báñez (Empleo), Jorge Fernández Díaz (Interior), Ana Pastor (Fomento), Ana Mato (Sanidad), Alberto Ruiz-Gallardón (Justicia), Pedro Morenés (Defensa), José Ignacio Wert (Educación, Cultura y Deporte), José Manuel Soria (Industria), Miguel Arias Cañete (Agricultura).
Se ha reprochado al presidente Rajoy un grave defecto en la composición del Gobierno, el no tener un vicepresidente económico que coordine los mensajes a la opinión pública y los inversores.
La llegada de Mariano Rajoy a la presidencia del Gobierno a finales de diciembre de 2011, amparado en una mayoría absoluta, abrió grandes expectativas no solo entre su electorado sino también en buena parte de la opinión pública, ansiosa de hallar soluciones a la gravísima crisis económica y social que sufre el país.
El nuevo Gobierno comenzó su andadura lanzando un duro programa de ajustes fiscales, con aumento de impuestos y reducción de gastos, que buscaba calmar los mercados financieros y recuperar la confianza de estos sobre la economía española, pero corre un grave riesgo porque la mayoría de los especialistas concuerda que la simple austeridad sin medidas de fomento profundizará a corto plazo la incipiente recesión y aumentará el empleo, ralentizando todavía más la salida definitiva de la crisis.
El primer y urgente paquete de reformas, fundamentalmente una subida de impuestos y una reducción del poder adquisitivo de amplios grupos sociales, fue criticado por muchos comentaristas por incumplir con creces sus recientes promesas en el programa electoral. Además, la praxis política del presidente preocupa a los analistas que inciden en que evita dar explicaciones a los medios y los ciudadanos, dejando que se quemen los ministros. En suma, las nuevas medidas del Gobierno contentaron sólo al lado más conservador de su electorado. También se comentó su tardanza en abordar los Presupuestos y nuevas medidas económicas, a todas luces muy impopulares, porque podían lastrar sus expectativas en las elecciones autonómicas de marzo en Andalucía y Asturias, lo que al final no le sirvió para ganarlas. Los Presupuestos, insuficientes y poco creíbles, ahondaron la preocupación y desataron una nueva crisis en la Bolsa y el riesgo-país de España.

Los planes inmediatos del Gobierno [cit. Cué, Carlos E. Apartado Los planes del jefe del Gobierno, en Rajoy replica al mercado: 'Sé lo que hay que hacer, habrá reforma laboral'. “El País” (15-I-2012): 12.] suponen una hoja de ruta que el tiempo dirá si se cumple.
‹‹- “El Gobierno sabe perfectamente lo que tiene que hacer para mejorar la reputación de España y para crecer y crear empleo. Lo tenemos muy claro y lo vamos a hacer”.
- “Diré en el Consejo Europeo que hay que apostar por el euro, controlar el déficit, que todos los países asuman las reformas económicas y que la UE debe resolver los problemas de financiación”.
- “La reforma laboral es necesaria, lo sabe todo el mundo, incluidos quienes no la quieren. Lo peor es no hacer nada, sería un enorme error. Hay que hacerla y la vamos a hacer. El número de desempleados al final de 2011 llegó a los 5,4 millones, una cifra astronómica. Combatir el paro constituye el mayor reto de este Gobierno”.
- “He hablado con sindicatos y empresarios y he sido absolutamente sincero con ellos.
Les he pedido responsabilidad. Saben lo que voy a hacer, y si no llegan a ningún acuerdo, cada uno tendrá que asumir su propia responsabilidad”.
- “Vamos a tomar decisiones aunque sean difíciles. No hay otra alternativa. Le pediremos un esfuerzo más grande al que puede hacerlo. Seremos justos y equitativos”.
- “También habrá reforma en el sistema financiero. Si un solar vale cien, no puede figurar en el balance que vale mil. Transparencia, saneamiento, y activos valorados a su verdadero valor. Queremos más fusiones, España debe tener un numero de entidades de un tamaño razonable, sensato, que generen credibilidad y respeto y que den crédito a los ciudadanos. El proceso va a continuar. Y, además, esto no le puede costar dinero al contribuyente porque no tiene la culpa”.
- “No podemos gastar lo que no tenemos. Como no presido un Gobierno de irresponsables, vamos a seguir controlando el déficit. La Ley de Estabilidad Presupuestaria se aprobará en pocas semanas. Tendrán que apretarse el cinturón todas las Administraciones.››

El escritor Juan José Millás ha criticado implacable la deriva del Gobierno en su breve artículo Un sindiós, publicado en “El País” (27-IV-2012), que reproduzco a continuación por ser un pequeña obra maestra de literatura comprometida:
‹‹Desde que los ministros de Rajoy, en especial Montoro y Ana Mato, decidieron explicar didácticamente los porqués de la demolición del Estado, entendemos las cosas mucho mejor. He aquí un resumen, claro como el agua, de sus argumentos: Se pone precio a la sanidad para que continúe siendo gratuita y se expulsa de ella a determinados colectivos para que siga siendo universal. Se liquidan las leyes laborales para salvaguardar los derechos de los trabajadores y se penaliza al jubilado y al enfermo para proteger a los colectivos más vulnerables. En cuanto a la educación, ponemos las tasas universitarias por las nubes para defender la igualdad de oportunidades y estimulamos su privatización para que continúe siendo pública. No es todo, ya que al objeto de mantener el orden público amnistiamos a los delincuentes grandes, ofrecemos salidas fiscales a los defraudadores ambiciosos y metemos cuatro años en la cárcel al que rompa una farola. Todo este programa reformador de gran calado no puede ponerse en marcha sin mentir, de modo que mentimos, sí, pero al modo de los novelistas: para que la verdad resplandezca. Dentro de esta lógica implacable, huimos de los periodistas para dar la cara y convocamos ruedas de prensa sin turno de preguntas para responder a todo. Nadie que tenga un poco de buena voluntad pondrá en duda por tanto que hemos autorizado la subida del gas y de la luz a fin de que resulten más baratos y que obedecemos sin rechistar a Merkel para no perder soberanía. A no tardar mucho, quizá dispongamos que los aviones salgan con más retraso para que lleguen puntuales. Convencidos de que el derecho a la información es sagrado en toda democracia que se precie, vamos tomar RTVE al asalto para mantener la pluralidad informativa. A nadie extrañe que para garantizar la libertad, tengamos que suprimir las libertades.››

En 2013-2015 el Gobierno del PP realizó una política conservadora en aspectos políticos, económicos y sociales, con algunas reformas (que muchos consideran contrarreformas) muy discutidas, que han despertado valoraciones muy distintas a derecha e izquierda.  Hasta finales de 2015 han crecido el desánimo y la reprobación popular al Ejecutivo, siendo Rajoy el presidente y su Gobierno los peor valorados en las encuestas desde 1976, por su incapacidad administrativa, su inmovilismo (que muchos consideran pereza, apatía o incompetencia) ante los problemas del país, en especial su fracaso en combatir el desempleo y afrontar el creciente problema del independentismo catalán, su renuencia a encaminar la reforma constitucional que muchos consideran inevitable, y además por los numerosos casos de corrupción que afectan al PP y a las instituciones. La mejora leve y paulatina de la economía en 2014 y 2015, que apenas ha llegado a la población, apenas compensa todo lo anterior.
El editorial ¿Dónde está el Gobierno? [“El País” (23-XI-2014) diagnostica la crítica situación actual e insiste en que Rajoy debe dar una alternativa si no cree en la reforma constitucional:
‹‹A la cabeza de los objetivos de la sociedad española debería situarse la recuperación de la confianza en las instituciones de la democracia. Hay que dar respuestas a los sufrimientos sociales, al malestar de la gente con la corrupción y al grave problema que representa la crisis territorial. Salir de la espiral de la desconfianza exige que el jefe del Gobierno y su equipo planteen una estrategia. Hoy por hoy no hay evidencia de que la tengan. Rajoy está cada día más ausente y el Gobierno es cada día más invisible. Faltan ideas y no existen atisbos de que estas vayan a llegar, en un clima que, cuando queda todavía un año de mandato, parece ya de elecciones anticipadas. Para evitarlas, el Ejecutivo debe ofrecer de inmediato soluciones para los graves problemas que el país enfrenta.
Lo más acuciante es la agudización del conflicto en Cataluña. El independentismo ha demostrado su capacidad de actuar como una potente minoría, socialmente bien organizada y políticamente imbricada en las instituciones de su comunidad. Quien encabeza el Gobierno de España ha dejado pasar demasiado tiempo y ahora se encuentra entre la espada y la pared. La consumación del 9-N —por irregulares que fueran las votaciones— le ha llevado al intento de criminalizar a las principales autoridades de Cataluña, mientras sectores de la derecha presionan para que reafirme el nacionalismo español. Pese a todo, sigue siendo cierto que no hay más salida que el diálogo y la negociación.
Cuando, hace tres años, Rajoy obtuvo la más grande mayoría absoluta de la que ha dispuesto el PP, empezaba a quedar claro que la crisis económica se estaba transformando en crisis política. El presidente y su partido prefirieron disociar ambos problemas, apelando reiteradamente a no distraerse de lo esencial, la economía. Concentrado en esa gestión, el jefe del Ejecutivo se ha guardado de intentar reformas en el agrietado edificio institucional. El paso del tiempo confirma el error: ocho de cada diez españoles consideran mala o muy mala la situación política, según el CIS.
Por supuesto que el partido gobernante no es el único afectado por la corrupción, pero sufre gravemente de ello. Una política enérgica de correcciones tropieza con el miedo a cambiar procedimientos que vienen de antiguo y que ayudan tanto a la financiación irregular de los partidos como a enriquecimientos personales. Las reformas “de regeneración” anunciadas resultan muy cortas para hacer frente a un problema sistémico, y Rajoy tiene que plantear algo mucho más creíble y contundente en su comparecencia parlamentaria del 27 de noviembre.
En todo caso, los españoles valoran la persistencia de un paro elevado como el mayor de los problemas, sin duda unido a la precariedad en las condiciones de vida de partes nada desdeñables de la población. Rajoy pide que se respete su labor de “siembra” en el terreno de las reformas económicas, consciente de que la cosecha no está madura. Pero es frágil la posibilidad de que dé frutos tan abundantes como para hacerse perdonar otras carencias.
El presidente, que ha apelado a la necesidad de luchar contra el fatalismo, tiene margen político de maniobra porque conserva la autoridad sobre su grupo parlamentario. Pero se lo resta el hecho de actuar también como máximo responsable del Partido Popular, que se va a jugar su poder institucional en 2015. Eso le forzará a dedicarse a los arbitrajes internos, dado el presidencialismo inherente a esta fuerza política.
Aún así, su principal responsabilidad tiene que ser afrontar los problemas de España, es decir, todo lo que tiene que ver con la desvitalización de la política institucional y representativa, de la que el PP es en parte responsable. Por eso, si el presidente no cree en la reforma de la Constitución que otros sugieren, debería decir en qué cree.››

Fuentes.
Garea, Fernando. Rajoy anuncia un plan urgente y amplio de reformas, sin concretar. “El País” (20-XII-2011) 10-11.
Garea, Fernando. Arranca la era de Rajoy en La Moncloa. “El País” (21-XII-2011) 10-11. El líder del PP, investido presidente con 187 votos del PP (185), UPN (1) y FAC (1), una cómoda mayoría absoluta (el límite está en 175).
Cué, Carlos E. Un Gobierno de amigos y fieles. “El País” (22-XII-2011) 10-11. Los perfiles de los ministros en pp. 10-14.
Redacción (editorial).  Centrismo a medida. “El País” (22-XII-2011) 34.
Wert, José Ignacio. Suelos y techos después del 20-N. “El País” (23-XII-2011) 43. Análisis de los resultados electorales de las elecciones españolas, realizado antes del nombramiento del autor como ministro de Educación, Cultura y Deporte.
Ceberio, Jesús. Año cuarto de la gran depresión. “El País” Domingo (31-XII-2011) 6-7. En España ETA dejó definitivamente de ser la preocupación prioritaria de unos ciudadanos aterrados ahora por el crecimiento inexorable del paro.
Elola, Joseba. Y el 15-M desbordó fronteras. “El País” Domingo (31-XII-2011) 8-9.
Agencias (EFE). Entrevista. Mariano Rajoy / Jefe de Gobierno. ‘Voy a dar la cara y no me esconderé’. “El País” (11-I-2012) 11.
Cué, Carlos E. Rajoy aprovecha la crisis financiera de Cataluña y logra el apoyo de CIU. “El País” (12-I-2012) 10. El Gobierno central logra el apoyo de CIU para el presupuesto, previsiblemente a cambio de ayuda financiera para pagar las deudas de la Generalitat.
Prieto, Joaquín (redacción de “El País”). España da un giro hacia la desconfianza. “El País” Suplemento Europa (26-I-2012) 14.
Redacción (editorial). Estabilidad forzada. “El País” (30-I-2012) 24. El desarrollo legislativo de la reforma de la Constitución rompe el consenso en el que se basó, al extremar la austeridad más allá de lo acordado.
Cué, Carlos E.; Méndez, Rafael. Rajoy juega a la contrarreforma. “El País” (5-II-2012) 18-19.
Redacción (editorial). Agenda ideológica. “El País” (6-II-2012) 28. Critica que el Gobierno comete el error de legislar para la derecha y contra la izquierda, descuidando la anunciada prioridad de superar la crisis económica.
Redacción (editorial). El debate necesario. “El País” (9-II-2012) 26. Rubalcaba plantea una oposición responsable y Rajoy sigue sin precisar su política de recuperación económica.
Aizpeoloa, Luis R. Las razones de una oposición útil. “El País” (16-II-2012) 11.
Cué, Carlos E. Rajoy y Rubalcaba pactan la unidad en política exterior, defensa y contra ETA. “El País” (16-II-2012) 11.
Aizpeoloa, Luis. R.; Ceberio Belaza, Mónica. Entrevista. Jorge Fernández Díaz. Ministro del Interior. ‘No habrá acercamientos de presos hasta que ETA se haya disuelto’. “El País” (26-II-2012) 18-19.
Garea, Fernando. El líder renuncia a sus compromisos. “El País” (20-IV-2012) 11.
Editorial. Silencioso Rajoy. “El País” (29-IV-2012) 26.
Editorial. La oposición y la calle. “El País” (2-V-2012) 22. Advierte que el Gobierno debe respetar el derecho de la oposición a criticar.
Editorial. Confianza y estabilidad. “El País” (3-V-2012) 30. Critica la inconsistencia de los planes del Gobierno.
Garea, Fernando. El PP se desploma en un mes. “El País” (29-VII-2012) 12. Las emcuestas apuntan una gran caída de las expectativas electorales del PP.
Ceberio, Jesús. De peldaño en peldaño, hasta la intervención total. “El País” (30-VII-2012) 21.
Redacción. Un Gobierno en depresión. “El País” (4-VIII-2012) 10-11.
Garea, Fernando. Rajoy se somete a un plebiscito. “El País” (28-VIII-2012) 10. Las elecciones autonómicas del 21-O servirán para evaluar el apoyo al Gobierno.
Romero, José Manuel. El desplome socialista refuerza el PP en Galicia y da alas al soberanismo en Euskadi. “El País” (22-X-2012) 10.
Mars, Amanda. ¿Por qué espera Rajoy? “El País” (16-XII-2012) 28-29. Rajoy no se decide a pedir el rescate porque cree demasiado alto el precio político de los recortes que se exigirían y que además Merkel podría negarse al final.
Romero, José M.; Cué, Carlos E. Un año a oscuras. “El País” Domingo (16-XII-2012) 2-4. El primer año del Gobierno de Rajoy.
Cué, Carlos E. Rajoy, entre el optimismo y la realidad. “El País” (24-XII-2012) 14. Rajoy hace un balance negativo de su primer año, pero esperanzado sobre el futuro.
Cué, Carlos E.; Sérvulo González, José. El año de los seis millones de parados. “El País” (30-XII-2012) 16-17. Los retos políticos del Gobierno.
Redacción. Cómo reconstruir el futuro. “El País” (10-II-2013) 35-36. El diario propone 10 reformas y pactos para defender la democracia y el progreso económico: Ley de Partidos, Ley Electoral, Reforma de la Administración, Estatuto de la Corona, Pacto para el empleo y las pensiones, Reforma de la Justicia, Pacto por la educación, Pacto por la sanidad pública, Pacto por un Estado federal y Reforma de la Constitución.
Garea, Fernando. Rajoy rechaza un pacto de Estado y solo acepta apoyo a sus reformas. “El País” (8-V-2013) 12.
Garea, Fernando. Rubalcaba da a Rajoy su apoyo sobre Europa en pleno acoso interno del PP. “El País” (30-V-2013) 14.
Garea, Fernando. El clima político vira hacia el acuerdo. “El País” (31-V-2013) 10-11. Rajoy y Rubalcaba acuerdan buscar un pacto sobre la política económica europea y la Ley de Transparencia.
Garea, Fernando. Rajoy y Rubalcaba van juntos a Europa. “El País” (14-VI-2013) 10. El primer pacto de Estado entre Gobierno y PSOE.
Cué, Carlos E. Dos años desmintiéndose a sí mismo. “El País” (20-XI-2013) 12. Rajoy intenta girar la percepción de que incumple sus promesas.
Moreno, Javier. Entrevista. Mariano Rajoy. “El País” (9-XII-2013) 12-17. El presidente repasa una multitud de temas de política interior e internacional y logra el súmmum de no decir nada significativo.

Manetto, F. Rajoy achicharra a sus ministros. “El País” (29-XII-2013) 16-17. Los ministros se desgastan para salvar al presidente de las críticas.
Garea, Fernando. Rajoy da por acabada la crisis. “El País” (26-II-2014) 8-9. El XXIII debate sobre el estado de la nación.
Gutiérrez Calvo, V. Rajoy: ‘Ya no vamos hacia la ruina’. Rubalcaba: ‘Su política es cruel’. “El País” (26-II-2014) 10-11.
Gutiérrez Calvo, V.; Manetto, F.; Kadner, M. La batalla nacional se libra en Europa. “El País” (13-IV-2014) 16-17. Los partidos ante las elecciones europeas de mayo.
Cué, Carlos E. El bipartidismo se hunde y baja del 50%. “El País” (26-V-2014) 20-21. El PP y el PSOE bajan sus resultados en las elecciones europeas a 16 y 14 escaños respectivamente, desde 24 y 23 en 2009. La división de la izquierda perjudica al PSOE.
Díez, Anabel; Manetto, F. Rajoy y Sánchez abren la puerta al diálogo sobre la situación de Cataluña. “El País” (29-VII-2014) 10-11.
Díez, Anabel. Rajoy no adelantará las elecciones y confía en recobrar el apoyo perdido. “El País” (2-VIII-2014) 8-9.
Editorial. ¿Dónde está el Gobierno? “El País” (23-XI-2014) 38. Rajoy debe dar una alternativa si no cree en la reforma constitucional.
Cué, C. E. Ana Mato dimite para no hundir a Rajoy. “El País” (27-XI-2014) 11. La ministra de Sanidad tira la toalla al ser implicada en el caso Gürtel.
Cué, C. E. Un presidente solo frente a los ataques. “El País” (28-XI-2014) 10-11.
Cué, C. E. Rajoy nombra a Alonso para Sanidad y refuerza el perfil político del Ejecutivo. “El País” (3-XII-2014) 14.
Gallego-Díaz, Soledad. Camino de una campaña insólita. “El País” Domingo (21-XII-2014) 13.
Garea, Fernando. Duro cuerpo a cuerpo como antesala electoral. “El País” (25-II-2015) 10. El debate del estado de la nación muestra la tensión entre PP y PSOE.
Díez, Anabel. El líder del PSOE se refuerza a nivel interno al mostrar un perfil combativo. “El País” (25-II-2015) 11.
Pérez Rubacaba, Alfredo. Es la ideología. “El País” (27-VII-2015) 13. El político socialista critica al Gobierno del PP por ser reaccionario.

No hay comentarios: