Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía y Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

miércoles, 15 de enero de 2014

África Negra. Política, conflictos y economía.

África Negra (o Subsahariana). Política, conflictos y economía.

Mapa político del África Negra (en lengua portuguesa).

Mapa político de África.


Mapa físico de África.

La población.

Mapa de densidad de población de África (2000).

La mitad de los africanos tienen menos de 30 años, y su población se prevé suba desde 1.000 millones en 2010 a los 2.000 millones en 2050. 
El crecimiento galopante de la población se debe a la alta tasa de natalidad, que sigue siendo la más alta del planeta, lo que reduce las posibilidades de salir de la pobreza y el subdesarrollo.

La sociedad.
La colonización en el siglo XIX rompió muchos esquemas de la sociedad tradicional africana, aunque todavía perviven muchos, especialmente en el tribalismo.
Hay desde la independencia un creciente dualismo africano entre dos espacios. El espacio de la costa, generalmente con una capital superpoblada y multitud de inmigrantes, que se dedica a las actividades de exportación. El espacio del interior, en cambio, sufre la emigración y se dedica a la economía de subsistencia.
Es el continente con peor problemática debido en gran parte a la pervivencia de una colonización y descolonización esterilizadoras. Escasa (casi inexistente) riqueza, superpoblación en la capital y las zonas costeras, hambrunas y enfermedades endémicas, falta de democracia efectiva, gran desigualdad social, alta deuda externa, etcétera.

Los conceptos de África Negra y “negritud”.
Los países africanos de mayoría negra del área subsahariana, desde Mauritania y Sudán en el norte, hasta Sudáfrica en el sur, comprenden la mayor parte del continente, excepción hecha de los países del norte, ribereños del Mediterráneo, que se integran en el mundo árabe o islámico.
En África hay cada vez una mayor conciencia de la “negritud” como un fenómeno positivo de identidad propia, contra la degeneración semántica originada en la época colonial y desarrollada durante el neocolonialismo que asimilaba lo “negro” a lo inferior. Actualmente en EE UU todavía es considerado un insulto decir a alguien nigger, pero ello se entiende en su contexto histórico-semántico, porque durante el periodo de la esclavitud de la población de origen negro-africana se utilizaba esa expresión para referirse al esclavo.


Frente a este auge del sentimiento positivo y aceptación social de la 'negritud', en muchos países occidentales, se mantiene o crece el racismo de los grupos que temen perder su estatus superior, como muestra esta escena del comic Mafalda.

La mejoría del África Negra.
Después de decenios a partir de las independencias de sufrir continuas crisis y fracasos políticos y económicos parece que en el siglo XXI el África Negra está al fin emergiendo se su postración. Aunque hay aún demasiados conflictos civiles y tensiones entre países, injusticias sociales flagrantes y falta de una democracia auténtica en la mayoría de los países, la mejora relativa parece evidente: cada vez hay más elecciones libres, más respeto por los derechos humanos, más iniciativas de desarrollo económico y educativo.
Los intentos africanos de crear zonas de mercado común han con­seguido sólo parte de sus objeti­vos, aunque subsis­tan las ins­titu­ciones. Las principales son la CEAO (Comunidad Económica del África Occidental, 1974), PTA (Área de Comercio Preferen­cial, 1981), CEEAC en África Central (1983) y otros, que se integraron en la CEA (Comunidad Económica Africana, 1991), con 51 Estados para realizar una unión económica hacia el 2021.
La Comunidad Económica de Estados de África Occidental (Cedeao) tiene un activo protagonismo en la lucha contra el integrismo y por la pacificación de la región.

La economíaDos grupos de países: en desarrollo y estancados.
En atención al crecimiento eco­nómico en el África Negra hay dos grupos:
- Los que avanzan con buen ritmo: Ghana, Bot­sua­na, Uganda, Etiopía, Gabón, Nigeria… y sobre todo Sudá­frica, que potencian el desa­rrollo huma­no y han lo­grado crear mucho empleo. Están siguiendo las recomenda­ciones del FMI, han liberalizado la economía y combatido la corrupción. Algunos de ellos han logrado en estos años un cre­cimien­to de más del 10% anual, aunque Sudá­frica crece a menos del 5% lo que es poco para su tama­ño, potencial y re­cursos.
- Los que aparecen estancados: Costa de Marfil, Senegal, Ruanda, Burundi, Kenia, Sierra Leona, Somalia, Sudán y Sudán del Sur, los dos Congos… Son paí­ses domina­dos por el es­tancamiento eco­nómi­co, la guerra, la corrupción o la desintegración social. Casi todos los países del mundo con peor calidad de vida son subsaha­ria­nos, destacando como los peores Níger, Sierra Leona, Somalia, Malí y Bur­kina Fasso.
La agricultura
La agricultura africana está en rápido crecimiento, entre el 2% y el 5% anual, debido a la baja posición de partida, la mejora de los mercados interiores gracias a la mejoría económica de la clase media y la demanda de los mercados asiáticos. Las perspectivas son muy positivas, porque se calcula que África cuenta con 400 millones de hectáreas de tierra cultivable, el 60% de la existente en todo el planeta y solo se explotan 40 millones de hectáreas. Se estima que unos 60 millones de hectáreas cultivables del continente están en manos de extranjeros, pero la mayoría no se ponen en uso por la falta de mano de obra preparada. Otros problemas son el minifundismo, ya que el 85% de las explotaciones ocupan menos de dos hectáreas; y la falta de agua, pues solo un 4% de los campos de cultivo están irrigados, lo que reduce el rendimiento.
Entre las medidas urgentes figura la mejora de la formación de los agricultores y dotarles de medios financieros para el uso de fertilizantes y mejores técnicas de labranza, y potenciar la inversión en regadíos e infraestructuras de almacenamiento y distribución.

Los recursos hídricos.


Mapa de reservas de agua en África.

Los estudios más recientes sobre los acuíferos africanos muestran que en la mayor parte del continente, incluso en muchas de las zonas más áridas, hay enormes recursos hídricos aprovechables, hasta 100 veces el agua que hay actualmente en la superficie, lo que podría abastecer sobradamente a los 300 millones de africanos sin suministro de agua potable.

El sector energético.
En África sólo Nigeria, Libia, Argelia y Gabón eran importantes exportadores de gas y petróleo, pero en el siglo XXI se han incorporado otros 13 países, entre los que destacan Angola, Egipto, Túnez, Guinea Ecuatorial y la República de Congo, seguidos de más lejos por Ghana, Sudán del Sur y Uganda, mientras que Tanzania y Mozambique exportan gas natural, y Kenia, Madagascar y Etiopía exploran con excelentes previsiones.

Los conflictos en el África Negra.
Jesús A. Núñez Villaverde, en 2014: ninguna gran guerra, conflictos sin fin [“El País” (29-XII-2013)] resume la situación internacional y los conflictos que asolan los países del África Negra:
‹‹Más oscura es la situación en África Subsahariana, donde ni siquiera Suráfrica está a salvo de una oleada de inestabilidad que puede arruinar el modélico esfuerzo de un Nelson Mandela encumbrado, con razón, a los altares de la construcción de la paz. Desgraciadamente tanto el conflicto de Malí, como los RCA y RDC o los que asolan a Sudán (Darfur) y Sudán del Sur (ahora sumido en un choque fratricida) son cualquier cosa menos novedades. En estos y en tantos otros casos (Chad, Nigeria, Níger…), al margen de su escaso reflejo mediático, se multiplican causas estructurales tan conocidas como desatendidas durante décadas- fracasos de convivencia entre distintos, insatisfacción de necesidades elementales, corrupción generalizada, inquietante debilidad del Estado, ominosa discriminación étnica y/o religiosa, represión y permanente violación de derechos…-, a las que solo queda por añadir la gota que colme el vaso de la paciencia de unas poblaciones que nada bueno esperan de sus gobernantes.
Ninguno de estos problemas tiene solución militar, dado que sus raíces corresponden a la esfera social, política y económica. Eso supone que están condenados al fracaso todos los (limitados y selectivos) esfuerzos militares sobrevenidos- lo que supone de partida asumir la inoperancia de los sistemas de alerta y acción tempranas-, si no existe la necesaria voluntad política para activar preventivamente respuestas multilaterales y multidimensionales que entiendan que la promoción del desarrollo es la vía más directa para lograr mayores niveles de seguridad. Ningún contingente militar puede más que paliar, en el mejor de los casos, los efectos más llamativos del problema; pero nunca podrá por sí solo enderezar el rumbo de unos procesos que, a falta de soluciones omnicomprensivas, corren el riesgo de reabrirse de inmediato (baste recordar que más del 40% de las guerras actuales son mera repetición de conflictos mal cerrados).
El escaso interés de la comunidad internacional en el futuro de la región- vista solo bajo la óptica de un foco de amenaza terrorista, comercios ilícitos y emisión de emigrantes, y la del depredador de sus inmensas riquezas-, la debilidad de las organizaciones regionales (comenzando por la Unión Africana) y la interesada fragilidad de muchos de estos Estados lleva a prever una continuación de la inestabilidad y de los conflictos violentos que hoy la caracterizan.››

José Naranjo, en Tolerancia cero africana a los golpes de Estado [“El País” (17-X-2015)], explica que disminuye en el África Negra la amenaza de los golpistas, debido a que las sociedades civiles son más fuertes:
‹‹Fue el 16 de septiembre. Un sector del Ejército de Burkina Faso, en concreto la Guardia Presidencial, daba un golpe de Estado y hacía que se tambaleara el proceso de transición hacia la democracia puesto en marcha el año anterior. Sin embargo, aquello era un evidente salto al vacío sin apoyos internacionales, un intento de devolver el poder a quienes lo detentaron durante 27 largos años que chocaba con el sentir mayoritario de una población hastiada que, una vez más, se movilizó en la calle para impedirlo. De hecho, apenas una semana después el golpe ya había fracasado.
Sin embargo, aun siendo un factor importante, sería demasiado ingenuo pensar que el golpe de Estado no llegó a buen puerto solo por la presión de la calle. La posición adoptada por la mayor parte del Ejército, que asumió la responsabilidad de oponerse al involucionismo de los golpistas, así como la rápida respuesta de los organismos regionales africanos fueron también elementos clave para comprender por qué no prosperó esta asonada militar ni tampoco otras que han tenido lugar en África occidental en el último lustro.
Existe una cierta tendencia en Occidente a identificar África con golpes de Estado. Y si bien es cierto que muchos de los actuales dirigentes llegaron al poder gracias a ellos, también es verdad que esta opción es cada vez más inusual. Ocurrió en Níger en 2010, en Guinea-Bisáu y Malí en 2012 y ahora en Burkina Faso. En todos los casos vemos a militares que asumen el mando y que posteriormente ceden el poder a manos de los civiles tras un proceso de transición, entre otras cosas, porque encuentran un entorno hostil, de tolerancia cero, en organismos como la CEDEAO o la Unión Africana.

Aún quedan dictadores de viejo cuño, como Mugabe en Zimbabue, Obiang en Guinea Ecuatorial, Jammeh en Gambia, Dos Santos en Angola, Biya en Camerún, Al-Bashir en Sudán o Museveni en Uganda. Pero sociedades civiles mejor organizadas y estructuras regionales más conscientes de su papel hacen cada vez más difícil que les surjan imitadores.››

Libros.
AA.VV. Anuarios de los diarios "El País" y "El Mundo", y "El Estado del Mun­do-Akal".
AA.VV. África South of the Sahara 1990. Europa Publica­tions. Londres. 1990 (19ª). 1.188 pp.
Bertaux, Pierre. África desde la prehistoria hasta los Estados actuales. Historia Universal nº 32. Siglo XXI. Madrid. 1972 (1966). 359 pp.
Coquery-Vidrovitch, C.; Moniot, H. África Negra de 1800 a nuestros días. Nueva Clío 46. Labor. Barcelona. 1985. 416 pp.
Coquery-Vidrovitch, C. (dir.). Processus d'urbanisation in Afrique. L'Harmattan. París. 1988. 2 vols. 135 y 168 pp.
Dumont, R.; Mottin, M. F. L'Afrique étranglée. Du Seuil. París. 1982. 246 pp.
Gapysi, E. Le défi urbain en Afrique. L'Harmattan. París. 1989. 128 pp.
Gourou, Pierre. L'Afrique. Hachette. París. 1970. 488 pp.
Hance, W. A. The Geography of Modern ÁfricaColumbia Uni­versity Press. Nueva York. 1975. 653 pp.
Isnard, H. El Magreb. Ariel. Barcelona. 1979. 305 pp.
Jarret, H. R. ÁfricaMacDonald and Evans. Plymouth. 1979 (5ª). 610 pp.
Lewis, L. A.; Berry, L. African Environment and ResourcesUnwyn Hyman. Boston. 1988. 404 pp.
Méndez, Ricardo; Molinero, Fernando. Espacios y socieda­des. Introducción a la geografía regional del mundoAriel. Barcelona. 1994 (1984). 669 pp. África, 552-612.
Mountjoy, A. B.; Hilling, D. África: Geography and Develop­mentBarnes & Noble. Londres. 1988. 462 pp.
Preziozo, M.; et al. Territorie e sottosviluppo in África. Franco Angeli. Milán. 1988. 278 pp.
Reverte, Javier. Colinas que arden, lagos de fuego. Plaza & Janés. Barcelona. 2012. 399 pp. Viajes por África oriental. Reseña de Rubio Remiro, Pilar. Caminando por África.  “El País” Babelia 1.083 (25-VIII-2012) 13.
Sender, J.; Smith, S. The development of capitalism in África. Methuen. Londres. 1986. 177 pp.
Siddle, D.; Swindell, K. Rural change in tropical ÁfricaBasil Blackwell. Oxford. 1990. 223 pp.
Timberlake, L. Survey of Economic and Social Conditions in África (1986-1987)ONU. Nueva York. 1989. 77 pp.

Artículos.

Izquierdo, José María. Mbuyi Kabunda. “El País” Semanal 2.054 (7-I-2016) 20-25. Un politólogo optimista sobre el desarrollo de África.

Economía.
Velázquez-Gaztelu, J. P. África levanta cabeza. “El País” Negocios 1129 (24-VI-2007) 16-17. El continente mejora económicamente en los últimos años.
Rusiñol, Pere. La ayuda fracasa, pero África despega. “El País” (3-XII-2007) 38-39.
Carlin, John. África ya ve luz al final del túnel. “El País” (6-X-2008) 30-31.
Calatayud, J. M.; De Benito, E. Un océano bajo las arenas de África. “El País” (30-VII-2012) 30-31. Los acuíferos del continente tienen una enorme capacidad, con 660.000 kilómetros cúbicos, y pueden abastecer a los 330 millones de africanos sin suministro de agua potable, pero solo pueden utilizarse con moderación para evitar su agotamiento.
García Vega, Miguel Ángel. Guerra por el agua en África. “El País” Negocios 1.416 (23-XII-2012) 16. Las multinacionales agroalimentarias compran tierras y derechos de agua en África, superando las disponibilidades hídricas, como se ve en la cuenca del Nilo, lo que amenaza la estabilidad económica y social del continente.
Sánchez-Silva, Carmen. Las oportunidades están en África. “El País” Negocios 1.421 (3-II-2013) 28. Las empresas españolas han de invertir en África: Sudráfrica, Nigeria, Angola o Mozambique.
González, Alicia. África sale al mercado. “El País” Negocios 1.451 (25-VIII-2013) 16. Muchos países subsaharianos consiguen financiación internacional a bajo coste gracias a su sólida expansión, pero hay amenazas como un menor crecimiento de China que reduciría la demanda de materias primas africanas.
García Vega, Miguel Ángel. Eldorado está ahora en África. “El País” Negocios 1.454 (15-IX-2013) 23. La inversión internacional crece en un continente en auge, con países que viven una inédita prosperidad, como Etiopía, antes hambrienta y hoy el décimo exportador mundial de ganado. Otros páises muy prósperos son Mozambique, Angola, Nigeria, Ghana, Zambia, Tanzania o Congo.
García Vega, Miguel Ángel. África, granero del mundo. “El País” (8-X-2013) 30-31. Las excelentes perspectivas de la agricultura africana.
Blázquez, Susana. Las empresas se vuelcan en África. “El País” Negocios 1.464 (24-XI-2013) 11. Aumenta la exportación y la inversión de empresas españolas en África.
Sánchez-Silva, Carmen. Carlos Lopes / Secretario general de la Comisión Económica para África de la ONU. ‘La inversión más rentable está en África’. “El País” Negocios 1.469 (29-XII-2013) 18. La economía africana sube el 4,8% en 2913 y crecerá el 5,4% en 2014; ha subido de 600.000 millones en 2001 a 2,3 billones de dólares en 2012, casi cuatro veces más. 
García Vega, Miguel Ángel. La fiebre del ladrillo estalla en África. “El País” (20-I-2014) 28-29. El continente necesita infraestructuras y viviendas pero falta financiación.
Blázquez, Susana. África aprende turismo en España. “El País” Negocios 1.478 (2-III-2014) 18. Las inversiones españolas en el turismo de África del Norte y África subsahariana.
Naranjo, José. La voracidad de Pekín deja huella en África. “El País” Domingo (22-VI-2014) 2-3. El impacto económico de China.
Barciela, Fernando. África se aferra al éxito económico. “El País” Negocios 1.499 (27-VII-2014) 18.
Ayuso, Rocío. Obama ofrece inversiones a África para frenar la influencia de China. “El País” (6-VIII-2014) 5.
Sánchez-Silva, Carmen. El trabajo en un continente en crisis. “El País” Negocios 1.514 (9-XI-2014) 29. Las relaciones laborales son uno de los grandes retos de las empresas españolas en África.
Caballero, Chema. Haciendo negocios en África. “El País” (25-II-2015). El África subsahariana elimina trabas burocráticas para abrir negocios.
Pisani, Francis. África.com o donde bulle la creatividad. “El País” Domingo (5-II-2012) 12-13. Se multiplican los negocios y proyectos de internet en África.
Bremmer, Ian. Los desafíos económicos de África. “El País” (9-IV-2015) 31.
Bardeletti, Joan. La esperanza de África. “El País” Semanal 2.029 (16-VIII-2015) 44-51. Cinco pequeñas pero descollantes empresas africanas de Senegal, Madagascar, Benin, Nigeria y Mauritania.
Ferrer, Thiago. El gran acelerón africano. “El País” Negocios 1.564 (25-X-2015) 80.

Sociedad.
Méndez, Rafael. La ONU alerta de los desastrosos efectos del calentamiento en África. “El País” (6-XI-2006) 46.
Cambra, Lali. La mortalidad de madres y bebés en África es ahora mayor que hace 15 años. “El País” (21-XI-2006) 37.
Rosenthal, Elisabeth. Bomba demográfica subsahariana. “El País/The New York Times” (27-IV-2012) 1 y 4. La población del África Negra es la que más crece del mundo, debido a su alta tasa de fertilidad: cuenta  con muchos países en los que la media de hijos por mujer es de cinco o más.
Kron, Josh. La mujer reinventa África“El País/The New York Times” (25-X-2012) 1 y 4. Una generación de jòvenes mujeres empresarias favorece el crecimiento del África Negra, con ejemplos sobre todo en Etiopía y Ruanda.
Naranjo, José. África, mucho camino por recorrer. “El País” (13-I-2013) 43. Las mujeres padecen múltiples represiones.
Sistiaga, Jon. Blancos de la magia negra. “El País” Semanal  1822 (28-VIII-2011) 40-47. En muchos países del África subsahariana se persigue, mutila y asesina a los albinos, porque se las supersticiones atribuyen a sus miembros propiedades curativas y de buena suerte.
Naranjo, José. ‘En el camino, todo el mundo te roba’. “El País” (17-I-2014) 2-3. El drama de la emigración irregular a Europa atravesando el Sahara.
Naranjo, José. África resiste el mazazo del ébola. “El País” Negocios 1.528 (15-II-2015) 20.

Wamsler, Lasse; Gudmunsson, Sune; Johannesen, Sven. Desastre a cámara lenta. “El País” (3-II-2016). Los desastres ambientales en la costa africana, con un ejemplo de inundaciones en Dar Es Salaam (Tanzania).

Política.
Gutiérrez, Óscar. Una yihad con el sello de África. “El País” (12-IV-2015) 6-7. Grupos salafistas como AQMI (en el Sahara), Boko Haram (en el Sahel), Estado Islámico (en Libia), Al Shabab (en Somalia y Kenia).
Naranjo, José. Revuelo en el club de los dictadores. “El País” (6-VIII-2015) 8. Los políticos que se perpetúan en el poder en África.
Naranjo, José. Tolerancia cero africana a los golpes de Estado. “El País” (17-X-2015) 2. Disminuye en el África Negra la amenaza de los golpistas, debido a que las sociedades civiles son más fuertes.
 Núñez Villaverde, Jesús A. 2014: ninguna gran guerra, conflictos sin fin. “El País” (29-XII-2013) 6-7. Excelente resumen de los conflictos que asolan los países del mundo, aunque ninguno sea internacional. En Europa destacan Ucrania y Turquía, en América la violencia en Colombia, en África las numerosas guerras civiles, en el mundo islámico los conflictos del fin de la ‘primavera árabe’ y la guerra civil de Siria, y en Asia-Pacífico la tensión entre China y sus vecinos protegidos por EE UU.
Naranjo, José. África no quiere presidentes eternos. “El País” (2-XI-2014) 13. Una generación de jóvenes no acepta presidentes eternos en Burkina Faso, Níger, Senegal, Angola, Togo...
Naranjo, José. África fracasa en el intento de crear una fuerza de reacción militar rápida. “El País” (27-XII-2014) 6.
Naranjo, José. Cinco países africanos se unen contra Boko Haram. “El País” (11-II-2015) 6. Nigeria, Camerún, Chad, Benin y Níger coordinan su lucha contra la organización terrorista islámica.
Esono, Andrés. Las crisis humanitarias que vienen. “El País” Ideas (13-XII-2015) 11. Las dictaduras africanas (numerosas en la zona ecuatorial) colapsarán y millones de refugiados escaparán, ¿dónde?

Rovira, Bru. Hasta que Dios diga ven. “El País” Ideas (8-V-2016). El auge del autoritarismo en el África Negra, con líderes que se eternizan decenios.