Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía y Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

miércoles, 15 de enero de 2014

El Salvador: la situación actual.

El Salvador: la situación actual.

Mapa de El Salvador.

Capital: San Salvador. Superficie: 21.041 km². Población (2011): 6,3 millones. Densidad de población (2011): 290 hab/km². Índice de desarrollo humano (IDH 2011; 0 mínimo, 1 máximo): 0,7. PIB/h (2011): 3.900 dólares.

Vista de San Salvador.

Economía.
El Salvador, un pequeño país centroamericano, densamente poblado, con una economía liberalizada volcada históricamente al sector agrícola, con arroz y maíz para el mercado interior, y café, algodón, caña de azúcar y bananas para la exportación, y últimamente con un crecimiento sostenido en la industria , especialmente el sector textil para la exportación al mercado estadounidense, y los servicios, sobre todo el turismo. El comercio exterior se realiza sobre todo con EE UU y es muy deficitario. 


Mapa de la economía salvadoreña. [http://geografia.laguia2000.com/economia/el-salvador-economia]

La violencia lo convierte en el país centroamericano menos atractivo para los negocios, por lo que la inversión extranjera es mínima.

Sociedad.
El país está asolado por una violencia creciente, fomentada por el narcotráfico y la delincuencia a la que ven abocados muchos de los jóvenes sin esperanza de encontrar empleo. El 21% de los menores ni estudia ni trabaja, lo que alimenta la delincuencia.
La otra opción es la emigración a EE UU, a través de la peligrosa Centroamérica y esto, aunque provoca que se pierda la mano de obra más joven y productiva y la economía no crezca, tiene al menos un efecto positivo: los 4.000 millones de dólares anuales de remesas de los emigrantes, la principal fuente exterior de riqueza.

Política.
La situación política, pese a las graves lacras económicas y sociales, parece estabilizada en 2013, y en los últimos años se han reducido los fraudes electorales y la corrupción política, aunque lejos de los estándares más avanzados de América Latina.
El editorial Consenso obligado [“El País” (15-III-2014)] aconsejaba un pacto de Estado para construir un futuro pacífico y mejor para el país:
‹‹Las elecciones recién celebradas en El Salvador fotografían un país dividido en dos bloques idénticos. Salvador Sánchez Cerén, del izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, la antigua guerrilla), encabeza el recuento con una diferencia del 0,22% sobre su rival Norman Quijano, de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena). Apenas 6.364 votos separan a los dos candidatos presidenciales. Ambos han proclamado su victoria, y Arena, esgrimiendo un supuesto fraude, ha presentado varios recursos ante el Tribunal Electoral, entre ellos una petición de nulidad. En tanto no se resuelvan, no habrá ganador oficial.
Es obvio que un resultado tan igualado siempre dará lugar a conflictos. Pero en el juego democrático, lo único que cabe es ajustarse al cauce institucional. Los partidos tienen el derecho de recurrir a la vía legal, pero también el deber de aceptar el veredicto. Si el sentido de Estado y el juego limpio son siempre exigibles a los representantes políticos, tanto más en un país como El Salvador, que salió de una guerra civil hace apenas 22 años.
Por eso resultan lamentables algunos de los pronunciamientos de Quijano, que ha llegado a apelar a las fuerzas armadas —para estupor de la propia institución, que en estos años ha dado sobradas muestras de su transformación—. El centroderecha, que partió dividido y con una pésima campaña, haría bien en aprovechar el empuje adquirido en la segunda vuelta para modernizar sus estructuras y su estrategia. Y actuar con responsabilidad, si le toca estar en la oposición.
No menos deberes tiene el FMLN. Si, como parece, repite mandato será gracias a la sobriedad y a la moderación del presidente saliente, Mauricio Funes, un independiente que logró que la exguerrilla, controlada por una facción comunista ortodoxa, llegara al poder en 2009 después de 20 años de derrotas electorales. No ha sido una convivencia fácil, pero la credibilidad de Funes y los amplios programas sociales han pavimentado el camino a su vicepresidente, Sánchez Cerén. El excomandante guerrillero, que en el pasado dio muestras de un dogmatismo preocupante, debe seguir la línea de apertura y respeto democrático que ha prometido, y evitar las aventuras bolivarianas que hasta hace poco aplaudía. Venezuela demuestra adónde conducen los Gobiernos que dividen y polarizan. Los enormes desafíos económicos y sociales de El Salvador exigen consenso político.››
En 2016 la situación política, económica y social sigue estancada, sin consenso para sacar el país adelante.

Fuentes.
Internet.
[http://es.wikipedia.org/wiki/El_Salvador]
[http://www.exteriores.gob.es/Documents/FichasPais/ElSalvador_FICHA%20PAIS.pdf]

Economía.

Sociedad.

Sociedad: Crimen y delincuencia.
Libros.

Resultado de imagen de Martínez D’Aubuisson, Juan José. Ver, oír y callar.
Martínez D’Aubuisson, Juan José. Ver, oír y callar. Un año con la mara Salvatruchas. Prólogo de Óscar Martínez. Pepitas de Calabaza. Logroño. 2015. 128 pp. Una monografía de referencia. [http://www.pepitas.net/libro/ver]

Artículos.
Calderón, V.; Blanco, S. La violencia incendia Centroamérica. “El País” (20-II-2012) 2-3.
Carlin, John.  Morenitos disparando a otros morenitos. “El País” (14-III-2012) 29. Sigue la violencia (las pandillas o maras) en un país ensangrentado todavía por una guerra civil (hasta 1992) que mató 75.000 personas, un conflicto promovido por EE UU por temor a la expansión comunista.
Dalton, Juan José. El Salvador tantea un inédito plan de paz con las maras“El País” (29-III-2012) 3.
Dalton, Juan José. Raúl Mijango / Mediador de paz con las maras salvadoreñas. “El País” (2-VIII-2012) 5. Acuerdos con las maras para detener la violencia.
Gualdoni, Fernando. Mauricio Fuentes / Presidente de El Salvador. ‘Con la tregua entre las maras hay un 40% menos de asesinatos’. “El País” (20-XI-2012) 8.
Palomo, Alberto G. El ‘sheriff’ antipandillas. “El País” (7-I-2016) 48. El alcalde de Guayabal, Mauricio Vilanova, se enfrenta a las maras.
Ramírez, Sergio. Una guerra del siglo XXI. “El País” (30-IV-2016). Las violentas maras salvadoreñas quieren suplantar a la familia y al Estado.
García Palomo, Alberto (texto); Arenillas, Juan (fotos). El Salvador, la muerte en cada esquina. “El País” Semanal 2.083 (28-VIII-2016). Reportaje sobre la violencia de las maras, sobre todo Salvatrucha (MS) y Barrio 18, en uno de los países con la tasa de homicidios más alta del mundo: 20 muertos al día, para un país de 6,1 millones de habitantes. 104 homicidios por cada 100.000 habitantes, 17 veces la media mundial. Hay 60.000 pandilleros (la gran mayoría entre los 12 y los 25 años) y unas 800.000 personas relacionadas con ellos.
Jabois, Manuel. Óscar Martínez / Periodista. ‘Me sigue costando preguntar a las víctimas’. “El País” (23-X-2016).

Sociedad: Cultura / Viajes.


Política.
Villalobos, Joaquín. El peligro de una Somalia latinoamericana. “El País” (20-II-2012) 2-3.
Dalton, Juan José. La derecha vence en las municipales de El Salvador. “El País” (13-III-2012) 8.
Ordaz, Pablo. Francisco acelera la beatificación de monseñor Romero. “El País” (27-VII-2013) 6.

De Llano, P.; Dalton, J. J. Mauricio Funes / Presidente de El Salvador. ‘En El Salvador no se puede instalar un régimen como el venezolano’. “El País” (1-II-2014) 8.
De Llano, P.; Dalton, J. J. La derecha de El Salvador denuncia fraude electoral. “El País” (11-III-2014) 3. La izquierda revalida su victoria en las presidenciales por unos miles de votos.
Dalton, J. J. La derecha impugna las elecciones en El Salvador. “El País” (13-III-2014) 7.
Editorial. Consenso obligado. “El País” (15-III-2014) 26.