Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía y Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

jueves, 16 de enero de 2014

Marruecos: la situación actual.

Marruecos: la situación actual.




Mapas de Marruecos.

Resultado de imagen de Marruecos map
Mapa de Marruecos incluyendo su pretendido territorio del Sáhara Occidental, que como los territorios de Ifni y el Rif estuvo bajo dominio español.

Capital: Rabat. Superficie: 446.550 km². Población (2011): 31,8 millones. Densidad de población (2011): 70 hab/km². Índice de desarrollo humano (IDH 2011; 0 mínimo, 1 máximo): 0,58. PIB/h (2011): 4.075 dólares.

Resultado de imagen de blogspot rabat city
La antigua Rabat, la capital.

Resultado de imagen de blogspot rabat city
La moderna Rabat, la capital.

Resultado de imagen de blogspot Marruecos rabat mezquita
Mezquita principal de Rabat.

Economía.
Marruecos es un país en vías de desarrollo, la economía más pobre de la región y con una renta per cápita escasa, pero ha experi­mentado un vigoroso crecimiento en los últimos años, gracias a las reformas liberalizadoras y la apertura al exterior. Un 47,7% de la población cuenta con menos de 25 años. El sector primario sigue siendo el predominante en población activa, aun­que ha dejado de serlo en PIB, y cuenta con una agricultura y pesca muy exporta­doras al mer­cado de la UE. El sector secundario crece, sobre todo la in­dustria textil y de bienes de consumo, gracias a los bajos sa­larios y a las inversiones extranje­ras, y la rica minería de fosfa­tos e hierro se dedica a la exportación. El sector ter­ciario crece mucho en co­mercio, turismo y trans­por­te.
Entre 2000 y 2012 Marruecos casi ha doblado su PIB y la renta per cápita (5.300 dólares en 2012), con una tasa media del 4,7% estos años, siendo el 2,7% en 2012 y un 4,5 a 5% estimado en 2013. La inflación fue del 1,3% en 2012. El desempleo supera el 9% de media durante los últimos años, con tendencia a un suave descenso.
La red de transportes ha mejorado mucho los últimos años, con una red de 1.416 km de autovías (la segunda de África, tras Sudáfrica), los puertos de Tánger (el mayor del Mediterráneo) y Casablanca, y los grandes aeropuertos internacionales de Rabat y Casablanca, siendo Royal Air Maroc la segunda compañía aérea africana.
El turismo está en auge por los atractivos físicos y culturales, la alta seguridad ciudadana, la moderna planta hotelera y las recientes mejoras en las comunicaciones. En 2012 viajaron al país 9 millones de turistas, de ellos 800.000 españoles.
Las capitales económicas son Rabat (administración y sede de empresas), Casablanca (centro financiero) y Tánger (centro comercial y la fábrica de automóviles de Renault).
Marruecos tiene importantes empresas: la minera Grupo Managem; las constructoras Somagec y Grupo Jamai; la petroquímica Samir; el consorcio multisectorial YNNA; la energética Nareva; la farmacéutica Laprophan; los bancos Caisse de Dépôt et de Gestions (CDG), Crédit Agricole de Maroc, Attijariwafa Bank y BMCE Bank; las aseguradoras Grupo Saham y Grupo Holmarcom.
 Las exportaciones españolas a Marruecos crecieron en 2012 un 28,7%, hasta los 5.295 millones de euros.
Cembrero (17-VI-2012) apunta las causas y la evolución de la incipiente crisis económica, patente en el aumento de los precios de los combustibles en junio de 2012, que daña la credibilidad del reciente Gobierno islamista:
‹‹La subida ha escandalizado a los pobres del país (...), sobre todo porque esperaban otra cosa, una auténtica política social por parte de un Gobierno de barbudos que supo generar tantas esperanzas en los corazones de categorías modestas y en aquellas que no lo son tanto, escribe en un editorial el diario Akhbar al Youm.
Durante mucho tiempo, buena parte de los políticos y economistas marroquíes vaticinaron que su país sería inmune a la crisis porque su sistema financiero permanecía al margen de la globalización.
En la década pasada, Marruecos creció casi al 5% de media gracias, en buena medida, a la demanda interna, pero ahora el Gobierno de Rabat no para de revisar a la baja la previsión para este año: en enero era del 5,5%; en febrero, del 4,2%, y en mayo, del 3,4%.
El banco central prevé incluso menos del 3%, un ritmo al que Marruecos destruye empleo. De hecho, el paro, medido con criterios menos rigurosos que en Europa, ya aumentó en 93.000 personas en el primer trimestre y se situó en el 14,4% de la población activa en las zonas urbanas.
Las autoridades sí son conscientes de los peligros que acechan al país. El ministro de Educación, el islamista Lahcen Daoudi, advirtió que Marruecos está al borde de la quiebra. Marruecos está enganchado a una locomotora que va cada vez más despacio, precisó el exministro de Finanzas Mohamed Berrada, aludiendo a la zona euro.
La crisis en Europa explica algunos de los reveses de la economía marroquí, como la ligera caída de la inversión extranjera, la de las remesas de los emigrantes y el estancamiento del turismo. El temor infundado al contagio de la primavera árabe también le perjudica. Turismo, remesas y exportaciones de minerales son los sectores que proporcionan divisas.
Al margen del contagio de Europa, hay factores intrínsecos que explican la mala racha de Marruecos. El primero es la agricultura, que aún supone el 15% del PIB y da trabajo al 40% de los marroquíes. A causa de la sequía, la cosecha de cereales será escasa, lo que repercute sobre el conjunto de la economía. Para aliviar el déficit, Rabat importará trigo por valor de 936 millones de euros.
El gasto público está descontrolado no solo porque la Caja de Compensación tuvo que hacer mayores desembolsos, sino porque la masa salarial en la función pública subió un 16,7%. La primavera árabe se frenó en Marruecos con, entre otras medidas, un aumento generalizado del sueldo de los funcionarios. El objetivo de un déficit presupuestario del 5,2% parece inalcanzable a menos que el Gobierno reduzca drásticamente la inversión.
Para colmo, también el déficit comercial se ha disparado. En 2010 equivalía al 10,7% del PIB, pero ahora ya está en el 16,3%. Marruecos exporta menos de la mitad de lo que importa, constata Lahcen Achy, investigador del Carneige Middle East Center. Eso refleja la escasa competitividad de su producción (...). Antes, remesas e ingresos por turismo compensaban ese desequilibrio comercial. Ahora ya no.
Ante la que parece avecinarse, algunos ministros eluden responsabilidades. El titular de Relaciones con el Parlamento, el islamista Habib Choubani, recordaba que su partido ostenta la mayoría, pero el poder está fraccionado entre el rey, el Parlamento y el Gobierno.››
El islamista Benkirán llegó al Gobierno en 2011 y pronto tomó medidas impopulares pero necesarias como subir el precio de la gasolina y la edad de la jubilación de 60 a 63 años, pese a la oposición de los sindicatos mediante huelgas.
En 2016 el paro llega al 10% y la deuda pública al 64% del PIB, 12 puntos más que en 2011.

Política.
Los primeros conatos de rebelión en Marruecos en 2011 han sido reprimidos con bastante moderación y, finalmente se han emprendido reformas que han disminuido el poder del monarca Mohamed VI y llevado finalmente a unas elecciones ganadas por los islamistas moderados, que por primera vez desde la independencia han formado Gobierno.
El principal problema de política interior/exterior es el estatus legal del Sahara Occidental, que ha sido anexionado por Marruecos, pero hay en curso un litigio internacional sobre la autodeterminación del territorio entre Marruecos y el Frente Polisario, habiendo en esencia dos posturas: la integración en el reino alauí con cierta autonomía y la independencia, a decidir en un referéndum para el que no hay fecha. En el territorio está surgiendo en los últimos años un fuerte sentimiento 'sahariano' incluso entre los inmigrantes marroquíes por lo que el resultado de un referéndum es dudoso, y eso explica las reticencias de Marruecos a aceptarlo.


Mapa de Sahara Occidental. La línea roja separa a las fuerzas de Marruecos y el Frente Polisario (al Este).

El escritor y arabista Juan Goytisolo, en De la primavera al otoño árabe, “El País” (22-I-2012), residente gran parte de su vida en Marruecos, escribe:
‹‹¿Hay, habrá una “excepción marroquí”? A la pregunta, formulada a menudo dentro y fuera del reino alauí, no puede responderse de forma categórica. Según las circunstancias y perspectivas adoptadas, es un sí y un no. A diferencia de los demás Estados sacudidos por el impulso renovador de la primavera árabe, Marruecos no ha vivido revueltas sangrientas y las grandes marchas de protesta que han recorrido sus principales ciudades no han puesto en tela de juicio, salvo unas pocas excepciones, el principio vertebrador de la monarquía. Las consignas y pancartas de los jóvenes del Movimiento del 20 de Febrero y de los diversos sectores del islam político se dirigían contra la corrupción rampante y los partidos fabricados por el Majcén, como el de la Autenticidad y Modernidad (PAM) de Alí el Hirnma, que, con otros grupos afines, se hizo con la mayoría del Parlamento en 2007. En cuanto a Justicia y Espiritualidad, el movimiento creado en 1973 por el jeque Yasín, no legalizado pero tolerado en la práctica, si su portavoz, la hija del propio Yasín, se declara personalmente republicana, su formación se limita a denegar al Rey su título de Emir de los Creyentes.
Cuando la efervescencia de la primavera árabe alcanzó Marruecos, Mohamed VI se apresuró a subirse al tren del cambio y en su discurso del 9 de marzo anunció una nueva Constitución para el país —votada con escaso entusiasmo el mes de junio—, mediante la cual se desprendía de una parte de sus poderes en favor del jefe de Gobierno del partido mayoritario elegido en unos comicios libres y transparentes. La divergencia entre radicales y pragmáticos, entre quienes rechazaban la reforma por insuficiente y tardía y los que veían en ella un paso en la buena dirección y confiaban en obtener así réditos electorales, marcó los siguientes meses de 2011. Las manifestaciones del 20 de Febrero, sostenidas por los islamistas de Justicia y Caridad, se sucedieron de un domingo a otro en Casablanca, Rabat y, sobre todo, en Tánger. Con excepción de la del 20 de febrero en la capital del Estrecho, se desenvolvieron de forma pacífica reclamando el fin de la corrupción y del clientelismo, una Constitución más avanzada y una Monarquía parlamentaria en la que el Rey reinara pero no gobernara.
Los resultados de la convocatoria electoral del pasado 25 de noviembre han dado la razón, al menos provisionalmente, a los posibilistas del PJD (Partido de la Justicia y Desarrollo, como el ADP turco), que obtuvieron una mayoría relativa de 107 diputados y casi el 30% de los sufragios. Aliado con el Istiqlal y los ex comunistas, podría alcanzar el quórum para gobernar. El PAM, por el contrario, sufrió una derrota estrepitosa que no perdonó siquiera a Alí el Himma, batido en su propio feudo de Ben Guerir. Si todo sale conforme a la partitura escrita en palacio, Abdelilá Benkirán será en las próximas semanas el primer ministro del primer Gobierno marroquí democráticamente elegido [fue nombrado por Mohamed VI el 3 de enero de 2012].
Si esta perspectiva alarma a una buena parte de la opinión pública —los sectores más modernistas y laicos—, creo, como Karim Bujari, el editorialista de Tel Quel, el semanario más libre y audaz de Marruecos, “que el triunfo del PJD es lo mejor que podría sucedernos en este momento”. La razón es muy clara: por primera vez en la historia del país, el pueblo ha hecho oír su voz y avalado con ello la limpieza relativa de los comicios (digo relativa porque millones de marroquíes no figuran inscritos en el censo y los residentes en el extranjero no han podido votar). Se trata, pues, de un primer paso, ciertamente modesto, por la vía del cambio exigido por la juventud de los países árabes: marca el fin del caciquismo y manipulación de los comicios en los que tanto sobresalió Driss Basri, el gran visir del difunto Hassan II. El comentario de las calles al 25 de noviembre no deja lugar a dudas: la gente no ha votado al PJD por sus ideas, sino con la esperanza de que será más honesto que sus predecesores en el manejo de los bienes públicos.
La personalidad de Benkirán, convertido al posibilismo en el campo político, presenta, en cambio, aspectos más inquietantes en el de los derechos individuales: su reprensión pública a una periodista que vestía unos jeans ajustados o la denuncia de un laicismo que supuestamente incitaría al vicio que nuestros inquisidores llamaban “pecado nefando” o crimen pésimo (exactamente como Demetrio, el inefable obispo de Córdoba), contradicen su presunta defensa de aquellos. Su biografía muestra con todo —como la de los dirigentes del AKP y de los Hermanos Musulmanes— una evolución gradual del extremismo juvenil que le condujo a militar en las filas del islamismo violento y le valió la cárcel en los años de plomo de Hassan II a un pragmatismo que le lleva a pactar con sus antes denostados izquierdistas y con el Istiqlal con miras a un futuro Gobierno.
La evolución de Marruecos a corto y medio plazo es difícil de prever. El Movimiento del 20 de Febrero y el del jeque Yasín mantendrán su presión en la calle y Benkirán deberá capear con ella y con las que provengan del Majcén. La pobreza de las zonas atrasadas, las desigualdades sociales y una corrupción difícil de desarraigar le pasarán factura en unos años de crisis económica global y de los posibles efectos de una burbuja inmobiliaria a la española. Como factor positivo en el viejo enfrentamiento con Argelia a propósito del Sáhara, Marruecos se beneficiará del descrédito de Buteflika por su sostén a los dictadores árabes derrocados y del creciente apoyo político y económico de los Emiratos Árabes del Golfo, encabezados por Catar.››

Fuentes.
Internet.
[http://es.wikipedia.org/wiki/Marruecos]
[http://www.exteriores.gob.es/Documents/FichasPais/Marruecos_FICHA%20PAIS.pdf ]
Economía.
AA.VV. Especial Marruecos. “El País” (18-XI-2013) 32 pp.
Cembrero, Ignacio. Doble récord comercial con Marruecos. “El País” Negocios 1.429 (24-III-2013) 12. España aumenta sus exportaciones a Marruecos.
Casqueiro, J. Tánger apunta a Algeciras. “El País” Domingo (14-IX-2014) 6-7. El desarrollo del puerto se enfoca al otro lado del Estrecho.
Domínguez, N. Se vende animal extinto a un euro. “El País” (27-IV-2017). Marruecos es el país con más facilidades para la exportación de fósiles y es una actividad muy rentable.
Mayordomo, Joaquín. Tánger se alza como polo económico de Marruecos. “El País” Negocios 1.643 (21-V-2017).
Editorial. El estímulo de una urbe. “El País” Negocios 1.643 (21-V-2017).

Luengo, Mónica. En busca del oro marroquí. “El País” Semanal 2.127 (2-VII-2017). Se expande la producción del preciado aceite de argán para cosmética (piel y cabello), con unas exportaciones de 1.200 tm en 2016.

Sociedad.
Cembrero, Ignacio. El suicidio de un parado lanza un primer reto al Gobierno islamista de Marruecos. “El País” (25-I-2012) 6. El 31% de los jóvenes titulados está desempleado.
Cembrero, Ignacio. Segundo suicidio a lo bonzo en Marruecos. “El País” (28-I-2012) 4. Desde hace un año han aumentado los intentos de suicidio en público y cinco han acabado en muerte.
Cembrero, Ignacio. Una chica marroquí se suicida tras ser obligada a casarse con su violador. “El País” (14-III-2012) 33.
Casqueiro, Javier. Marruecos muestra su lado oscuro. “El País” (6-IX-2014) 6. El asesinato de un senegalés en Tánger muestra los claroscuros de la modernización social.
Casqueiro, J. Castillejos, cuna de yihadistas. “El País” (6-X-2014) 18. La ciudad, vecina de Ceuta, vive del contrabando y nutre de radicales al terrorismo.
Casqueiro, J. Las mujeres marroquíes dan pasos hacia atrás. “El País” (20-XI-2014) 7. Aumentan la violencia de género, así como los matrimonios exprés (una duración de un mes con derecho a devolución de la mujer y de la dote masculina) y de menores (entre los 9 y los 18 años), y se reduce la presencia laboral de las mujeres.
Casqueiro, J. La destitución de un médico reabre en Marruecos el debate sobre el aborto. “El País” (16-II-2015) 31.
Ovejero, Félix. ¿Están ustedes cómodos? “El País” (16-II-2015) 29. No es razón suficiente para independizarse el no estar cómodos en España.
Peregil, F. Voces contra la homofobia marroquí. “El País” (16-IV-2016).
Peregil, F. Las madres repudiadas de Marruecos. “El País” (8-V-2016). Las madres solteras padecen la marginación social.
Peregil, F. Viaje a los pueblos del Atlas de las niñas casadas. “El País” (13-III-2017). Prosigue la costumbre de casar a las niñas de 13 años y no enviarlas a la escuela.
Peregil, F. La doble condena de las adúlteras en Marruecos. “El País” (2-IV-2017).

Peregil, F. El origen de la rabia en el Rif. “El País” (4-VI-2017). Una región pobre, marginada por su cultura beréber.

Sociedad: Crimen y delincuencia.
Casqueiro, Javier. El Tcharmile, las maras de Marruecos. “El País” (13-VII-2014) 8. Bandas de jóvenes atacan en las ciudades con machetes y se exhiben en las redes sociales. El Gobierno toma medidas represivas y explica que la delincuencia ha bajado: homicidios un 30%, asaltos un 20% y todos los delitos un 25%.

Sociedad: Cultura / Viajes.
Molina Foix, Vicente (texto); Navia (fotos). Marruecos ancestral. “El País” Semanal 1.913 (26-V-2013) 56-65.
Eléxpuru, Inés. El despertar de la ‘ciudad blanca’. “El País”, El Viajero 431 (20-I-2007) 8. El Jadida, antigua Mazagán marroquí.
Esteban, Ana. Triángulo de cal y mar. “El País” El Viajero 816 (20-VI-2014) 14. Las ciudades de Tánger, Asila y Chauen.
Molina, César Antonio. En busca del rey de Sevilla. “El País” El Viajero 854 (13-III-2015) 18-19. El bello mausoleo del rey poeta Al Mutamid de Sevilla está en el pueblo de Agmat, a las afueras de Marraquech. Gobernó desde 1069, fue depuesto por los almorávides en 1091 y desterrado en Agmat, donde falleció en 1094.
Dueñas, María. Retorno a Tánger. Atardecer en el café Hada. “El País” El Viajero 901 (5-II-2016) 2-4.
Molina, C. A. Marruecos. Ruinas en campo abierto. “El País” El Viajero 960 (24-III-2017). La ciudad romana de Volubilis, Fez, Marraquech…

Rebón, Marta. Tánger, puerto de belleza y perdición. “El País” Semanal 2.123 (4-VI-2017). Evocación del matrimonio Paul Bowles y Jane Auer en Tánger.

Sociedad: La inmigración ilegal y el control de fronteras.
Peregil, F. Así viven los que no saltan la valla. “El País” (1-V-2016).
Ortega, P. Marruecos termina la verja que impide el acceso a Melilla. “El País” (1-V-2016).


Política: La corrupción.
Laurent, Éric; Graciet, Catherine. El rey depredador. “El País” Domingo (26-II-2012) 6-7. Un resumen del enorme enriquecimiento del rey Mohamed VI.
Cembrero, Ignacio. Militares y políticos saharauis anti-Polisario se reparten las licencias de pesca en Marruecos. “El País” (12-III-2012) 8.

Política exterior.

Peregil, F. Marruecos regresa a la Unión Africana tras décadas de exilio. “El País” (31-I-2017).

Política: La crisis de Alhucemas (2017).
Peregil, F. Alhucemas se moviliza contra la detención del líder de las protestas. “El País” (27-V-2017).
Peregil, F. El hombre convertido en símbolo de Alhucemas. “El País” (28-V-2017). Perfil de Nasser Zafzafi, líder de las protestas.
Peregil, F. El origen de la rabia en el Rif. “El País” (4-VI-2017). Una región pobre, marginada por su cultura beréber.
Peregil, F. Activistas de Alhucemas inician una huelga de hambre en la cárcel. “El País” (16-VI-2017).
Peregil, F. El ansia de reformas recorre Marruecos. “El País” (25-VI-2017).



Política.
Torreblanca, José Ignacio. Marruecos debería preocuparnos. “El País” (11-II-2011) 10.
Cembrero, Ignacio. Ofensiva marroquí para diluir la manifestación del domingo. “El País” (16-II-2011) 9.
Cembrero, Ignacio. Miles de marroquíes piden reformas al rey. “El País” (21-II-2011) 2-3.
Valenzuela, Javier. Mohamed VI en la hora del cambio. “El País” (21-II-2011) 2-3.
Redacción. Mohamed VI responde a las protestas anunciando un recorte de sus poderes. “El País” (10-III-2011) 9.
Espinosa, Á. La marea verde se desborda. “El País” (4-XII-2011) 8. El éxito de los islamistas en las elecciones en Egipto, Túnez y Marruecos inquieta a Occidente.
Cembrero, Ignacio. Mohamed VI echa un pulso al islamismo. “El País” (30-XII-2011) 2. El rey de Marruecos se resiste a nombrar ministro de Justicia a un islamista.
Cembrero, Ignacio. La protesta popular de Marruecos se torna violenta en la región del Rif. “El País” (22-II-2011) 13.
Cembrero, Ignacio. La protesta se reaviva en el Magreb. “El País” (27-II-2011) 10. Argelia, Marruecos y Túnez.
Cembrero, Ignacio. Mohamed VI creA un órgano imparcial para defender los derechos humanos. “El País” (5-III-2011) 11.
Cembrero, Ignacio. Rabat procesa a 200 jóvenes por disturbios en las manifestaciones. “El País” (7-III-2011) 7.
Cembrero, I. La violencia irrumpe en el cambio marroquí. “El País” (29-IV-2011) 3. Atentado en Marraquech (2).
Espinosa, Á. La marea verde se desborda. “El País” (4-XII-2011) 8. El éxito de los islamistas en las elecciones en Egipto, Túnez y Marruecos inquieta a Occidente.
Filiu, Jean-Pierre. El estado de gracia islamista. “El País” (4-XII-2011) 9. El éxito de los islamistas en la elecciones en Egipto, Túnez y Marruecos inquieta a Occidente, pero Filiu, catedrático de Ciencias Políticas en París y autor de Las nueve vidas de Al Qaeda (Icaria), defiende que el ejercicio de poder moderará a los islamistas.
Cembrero, Ignacio. Mohamed VI echa un pulso al islamismo. “El País” (30-XII-2011) 2. El rey de Marruecos se resiste a nombrar ministro de Justicia a un islamista.
Cembrero, Ignacio. Mohamed VI nombra el primer Gobierno islamista. “El País” (4-I-2012) 6.
López García, Bernabé. Sostener lo que se cae. “El País” (17-I-2012) 27-28. Rajoy ha entendido que debe tener buenas relaciones con Marruecos.
Goytisolo, Juan (texto); Cáliz, Alfredo (fotos); Fibla, Carla (comentarios de fotos). De la primavera al otoño árabe. “El País” Semanal 1.843 (22-I-2012) 26-45. Argelia (28), Yemen (28-30), Siria (31-33), Túnez (33 y 38), Egipto (38-39 y 44) y Marruecos (45).
Espinosa, Ángeles. La ‘primavera árabe se estanca’. “El País” (26-I-2012) 2.
Cembrero, Ignacio. El Gobierno islamista de Marruecos quiere excarcelar a los salafistas. “El País” (22-II-2012) 6.
Cembrero, Ignacio. Mohamed VI aborta la islamización de la televisión planeada por el Gobierno. “El País” (30-IV-2012) 6.
Cembrero, Ignacio. Marruecos se contagia. “El País” Negocios 1.389 (17-VI-2012) 18. 
Cembrero, Ignacio. El rey y los islamistas pugnan por el poder en Marruecos. “El País” (3-IX-2012) 6.
Cembrero, Ignacio. El movimiento islamista ilegal de Marruecos politiza su dirigencia. “El País” (26-XII-2012) 3.
Cembrero, Ignacio. Islamistas y laicos chocan en Marruecos. “El País” (10-V-2013) 2-3.
Cembrero, Ignacio. El monarca navega entre dos aguas. “El País” (10-V-2013) 3.
Ben Abdallah El Alaoui, Hicham. Marruecos ante el ‘caso Galván’. “El País” (13-VIII-2013) 23. El indulto de Galván, el pederasta español, ha encolerizado a la población y ejemplifica las debilidades del sistema institucional marroquí. El autor es un crítico del sistema político, es primo del rey de Marruecos y reside en Nueva York.
Cembrero, Ignacio. Los islamistas pierden peso en el remodelado Ejecutivo marroquí. “El País” (11-X-2013) 5. La salida del Istiqlal en julio se salda con la entrada del centroderechista RNI, que consigue las carteras de Economía y Asuntos Exteriores.
Casqueiro, Javier. Marruecos estrena regularización de inmigrantes y tensa el Estrecho. “El País” (26-II-2014) 5.
Casqueiro, Javier. La protesta que desató la ‘primavera árabe’ en Marruecos se extingue. “El País” (30-VI-2014) 6.
Casqueiro, Javier. La política, fuera de las mezquitas (por decreto real). “El País” (27-VII-2014) 11. Marruecos prohíbe a los imames propagar sus ideas políticas en los sermones.
Peregil, F. Los islamistas afianzan su poder en Marruecos. “El País” (6-IX-2015) 8.
Peregil, F. El auge islamista liquida a la izquierda en Marruecos. “El País” (3-XI-2015) 6.
Peregil, F. Los islamistas marroquíes endurecen su pulso con el rey. “El País” (21-IX-2016).
Peregil, F. Los islamistas marroquíes ganan y preparan su segundo mandato. “El País” (9-X-2016). El PJD liderado por Benkirán gana 125 de los 395 diputados. Su rival, el PAM, consigue 102.
Peregil, F. La muerte de un vendedor ambulante desata las protestas en Marruecos. “El País” (31-X-2016). Un joven quería salvar su mercancía de la destrucción y fue aplastado por el camión de basuras.
Peregil, F. La corrupción y los subsidios, retos del nuevo Gobierno islamista marroquí. “El País” (31-X-2016).
Peregil, F. La destitución del jefe de  Gobierno pone a prueba a los islamistas marroquíes. “El País” (17-III-2017). El rey destituye al islamista Benkirán, tras cinco meses sin que consiga mayoría parlamentaria para formar nuevo Gobierno.
Peregil, F. El rey de Marruecos nombra a otro islamista como nuevo jefe de Gobierno. “El País” (18-III-2017). Saadedin el Othmani tiene fama de moderado.
Peregil, F. El nuevo Gobierno de Marruecos refleja el poder del Palacio Real. “El País” (7-IV-2017). El rey nombra un Gobierno de coalición de seis partidos.

López García, Bernabé. Marruecos, un dilema imposible. “El País” (3-VI-2017). Se necesita un pacto nacional por la educación y el desarrollo, contra la pobreza.

No hay comentarios: