Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía y Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

jueves, 2 de enero de 2014

Alemania: la situación actual.

Alemania: la situación actual.

Germany

Mapas de Alemania.


Capital: Berlín. Superficie: 357.104 km². Población (2011): 82,6 millones. Densidad de población (2011): 230 hab/km². Índice de desarrollo humano (IDH 2011; 0 mínimo, 1 máximo): 0,9. PIB/h (2011): 40.000 dólares.

Vista de Berlín, desde encima de la Columna de la Victoria, en el centro del Tiergarten, hacia la Puerta de Brandemburgo y Unter den Linden, al fondo. Destaca la alta torre de televisión o Fernsehturm, en la Alexanderplatz.


Vista de Múnich, con la Marien Platz y el Neues Rathaus (Nuevo Ayuntamiento), en estilo neogótico de finales del siglo XIX, y a la izquierda la Frauenkirche, la catedral de finales del siglo XV.

        Angela Merkel, canciller de Alemania.


Economía.
A finales de 2011 la economía de Alemania, con un poderoso sector industrial abocado a la exportación, comenzó a estancarse, padeciendo con retraso los efectos de la contracción fiscal que ha promovido para el resto de Europa, su mercado más importante. El reputado economista Heiner Flassbeck avisa: ‹‹Con las orgías de recortes en toda Europa estamos destruyendo nuestro propio mercado. Si se sigue adelante con esto vamos a vivir una caída descomunal.›› No obstante, las exportaciones siguen creciendo aunque con lentitud, porque las empresas son muy competitivas en calidad gracias a la persistente inversión en I+D+i y la alta preparación de la mano de obra, y porque los trabajadores tienen salarios moderados.


Laboratorios de Siemens.


Centro de logística de una fábrica de Volkswagen.

La tensión social ha crecido en los últimos años debido a los recortes sociales del Gobierno conservador de Merkel, los bajos salarios de gran parte de los trabajadores y el paro encubierto por los contratos de formación y tiempo parcial, con extremos como que en el verano de 2013 haya 7 millones de empleados que ganan menos de 400 euros al mes, aunque la tasa de paro ha bajado desde el 7,8% en 2000 al 5,5% en 2012. En cambio, Berlín tiene un paro que oscila alrededor del 13% y las regiones del este siguen teniendo un desempleo mucho más alto que la media. 

Graphic showing the economic divide between parts of Germany

El contraste entre el Este depauperado y el Oeste rico. [http://www.bbc.co.uk/news/business-24149753La solidaridad interregional en Alemania está en peligro en 2013, porque los ricos Estados del sur, Baviera y Baden-Würtenberg, solicitan reducir su aportación al Estado Federal.
foton
Fuente: Gómez, Juan. Estalla la batalla fiscal en Alemania. “El País” (31-III-2013) 6. 

El FMI ha insistido en agosto de 2013 en sus peticiones de que Alemania incremente su demanda e inversión para así tirar de la economía europea. Las previsiones del FMI para Alemania apuntan solo a un repunte moderado del 0,3% en 2013 y del 1,3% en 2014.

Fuente: Müller, Enrique. El FMI pide a Berlín que equilibre su crecimiento. “El País” (7-VIII-2013) 23. [http://economia.elpais.com/economia/2013/08/06/actualidad/1375797882_098752.html]

Alemania tiene en 2013 un superávit comercial previsto de 240.000 millones de euros, mayor que el de China. No solo vende productos, sino también el soporte técnico posterior, lo que acrecienta el superávit en la balanza de servicios.

Opiniones de economía.
Holm-Detlev Köhler, profesor de Sociología de la Universidad de Oviedo [El mito de las reformas en Alemania. “El País” (4-I-2013)] defiende que la causas de la relativa mejor situación alemana son las fortalezas tradicionales de la industria (tecnología, I+D+i) y las buenas relaciones laborales en las empresas. La economía alemana es sobre todo industrial e incluso el sector de servicios depende de la industria; las relaciones económicas están muy reguladas por el Estado, con altos costes salariales e impuestos, con sindicatos poderosos que cooperan y participan en la gestión empresarial (por ejemplo, con el kurzarbeit, que ha salvado tres millones de puestos de trabajo durante le etapa peor de la crisis y que ahora son la base de la recuperación), con sectores poderosos todavía no deslocalizados como el del automóvil, químico, electrotécnico, tecnología médica, aparatos ópticos o medioambiental, con una sólida estructura de grandes y medianas empresas volcadas en la exportación a Europa y crecientemente a los mercados emergentes. Sostiene que la Agenda 2010 de reformas estructurales, aplicadas en 2003-2005, y tan prestigiadas por el socialdemócrata Schröder y la democristiana Merkel, no tuvo eficacia, pues sus efectos han sido incluso negativos: dualizó el mercado laboral mediante los miniempleos (pagados con salarios inferiores a 400 euros) que ya afectan al quinto de los trabajadores, a los que sume en la pobreza y la marginación como no se había visto desde la posguerra; y creó unas oficinas privadas de empleo (los job-centers) que han fracasado por falta de personal preparado y por la inseguridad jurídica, mientras el sistema de formación profesional, antaño excelente pero hoy desatendido en los presupuestos, ha empeorado rápidamente.
‹‹Durante dos décadas, Alemania figuraba en la opinión pública como el paciente enfermo de Europa, con altos gastos sociales y costes laborales, un mercado laboral muy rígido y estructuras corporativistas con una amplia participación de los agentes sociales en la gestión pública. Frente a esta situación alarmante el gobierno de Schröder aprobó a finales de 2002 la famosa Agenda 2010. (…) / Las cuatro leyes Hartz consistieron en la creación de Agencias de Servicios Personales en las Oficinas de Empleo (Hartz I); el fomento del autoempleo y los mini-empleos con sueldos inferiores a 400€ al mes carentes de contribuciones sociales (Hartz II). Las oficinas de empleo se convirtieron en job-centers para sus clientes (parados) (Hartz III). Por último, el sistema de prestaciones por desempleo sufrió una importante reestructuración, reduciéndose los beneficios contributivos y fusionándose el sistema de subsidios para desempleados de larga duración con otras ayudas sociales no contributivas para personas sin ingresos (Hartz IV).
¿Cuáles han sido los resultados de la Agenda 2010? El efecto más inmediato y profundo ha sido la dualización del mercado de trabajo con un amplio sector de mini-empleos y empleos subcontratados (más de siete millones de personas) con grandes dificultades de inserción en el mercado laboral regular. Cada vez más personas quedan atrapadas entre empleos por 1€/hora, mini-salarios subvencionados y la vuelta al paro, mientras en el otro mercado laboral la carencia de profesionales cualificados atrae a los nuevos inmigrantes bien preparados y se ha convertido en un serio problema para una economía que gozaba antes del mejor sistema de formación profesional del mundo. Se calcula un porcentaje mayor del 20% de los asalariados alemanes pertenecientes a la categoría de trabajadores pobres, un altísimo valor en el marco europeo y una brecha salarial y social desconocida en la Alemania de la post-guerra. Más desigualdad y más pobreza en medio de una economía boyante es el efecto principal de las famosas reformas.
Otros efectos han sido una gestión cara y caótica en los nuevos job-centers con personal no preparado y desbordado por las nuevas demandas; una inseguridad jurídica que ha generado miles de demandas judiciales, más de 50 decretos correctores de errores y dos sentencias del Tribunal Constitucional en contra de artículos de las leyes reformistas. Gran parte de las medidas introducidas han sido abandonadas por defectos jurídicos o por disfuncionalidades prácticas. Así, las famosas reformas estructurales del Gobierno alemán han tenido efectos socioeconómicos, administrativos y jurídicos nefastos y representan la mayor chapuza jamás aprobada por un parlamento de la República Federal de Alemania.
¿De dónde viene entonces la relativa buena marcha actual de Alemania? Realmente, la economía alemana contradice las certidumbres más firmemente establecidas de la ciencia económica: no es una economía de servicios, sino industrial. El sector servicios se articula alrededor de un fuerte núcleo industrial; no es, tampoco, una economía de nuevas tecnologías, sino de sectores de intensidad tecnológica media; no es una economía con un mercado liberalizado, antes bien, este se encuentra densamente regulado; además, se trata de una economía con altos costes salariales e impuestos relativamente altos, con sindicatos influyentes y mucha intervención pública.
Alemania tampoco deslocalizó las partes más intensivas de mano de obra a países de bajo coste, sino que ha mantenido sectores industriales integrales en su territorio. El fundamento de la fortaleza económica alemana sigue descansando sobre sectores industriales tradicionales como el de la construcción de vehículos y de maquinaria, la química, la electrotécnica, la tecnología médica, los aparatos ópticos y la protección del medioambiente; todos ellos articulados alrededor de una amplia variedad de grandes y medianas empresas fuertemente orientadas al liderazgo en el mercado global. Esta fortaleza resiste incluso a las malas políticas económicas de los gobiernos y ha permitido a las empresas alemanas reorientar sus estrategias de exportación hacia los mercados emergentes, con China a la cabeza.
La fortaleza alemana tiene su fundamento último en unas relaciones laborales cooperativas y en la participación activa de los sindicatos en la gestión de las empresas. Fueron, de hecho, los sindicatos los que convencieron a las empresas a renunciar a la flexibilidad externa o ajuste vía despidos y negociaron una amplia gama de medidas de flexibilidad interna con cálculos anuales de horas de trabajo, sistemas variables de jornada laboral y la exitosa solución del Kurzarbeit. El trabajo corto facilita a las empresas la puesta en práctica de reducciones temporales del tiempo de trabajo para capear los temporales sin deshacerse de su capital humano, mientras las oficinas de empleo subvencionan programas de formación continua y reciclaje profesional, además del 60% del salario de las horas no trabajadas. La negociación colectiva de estas medidas ha sido responsable de salvar alrededor de tres millones de puestos de trabajo desde 2008 y ha sido esta mano de obra retenida por las empresas la que ha permitido la recuperación acelerada de la economía alemana.
Simplificando, un empresario alemán aprovecha los momentos de coyuntura económica expansiva para invertir en nuevos equipamientos y tecnologías, que le permiten mejorar la productividad de su empresa y la competitividad de sus productos, y pacta con los sindicatos medidas de reducción de jornada y de formación continua en tiempos de crisis, que le permiten retener mano de obra cualificada. Mientras, un empresario español contrata en épocas boyantes mano de obra barata a través de contratos temporales, lo que no le permite mejorar ni en productividad ni en competitividad, y después opta por el despido masivo y se aprovecha de la crisis para exprimir a los empleados restantes. Por eso, la productividad aumenta en Alemania en tiempos de crecimiento y desciende durante las crisis. Justo lo contrario que en España, donde los pocos trabajadores que quedan deben trabajar mucho más que antes.
En la década anterior a la crisis, los costes laborales nominales por unidad producida crecieron en España un 30% (igual que en Grecia y Portugal). En Alemania el aumento fue de un 1,8%. La tasa de inflación fue en España constantemente superior a la media europea; en Alemania fue inferior, lo que implica una ganancia relativa en competitividad. En fin, mientras España se emborrachaba de una burbuja con dinero fácil, Alemania sufría la modernización constante de su base productiva y la costosa incorporación de la economía del este. El milagro alemán es, por lo tanto, consecuencia de las fortalezas tradicionales de la industria y de las relaciones laborales alemanas y no tiene nada que ver con las supuestas reformas de principios del siglo. Realmente, el único acierto de los recientes gobiernos alemanes ha sido la introducción de un paquete de estímulos económicos al inicio de la crisis y el aumento de la cobertura del Kurzarbeit.
En resumen, el resto de Europa puede aprender mucho de los empresarios alemanes y bastante de sus sindicatos, pero nada de sus políticos y banqueros.››

El economista Dierk Hirschel, en Cuidado con la poción mágica alemana [“El País” (30-V-2013)] advierte contra la copia de la política económica alemana, que ha causado una grave desigualdad social:
‹‹Europa se encuentra en la crisis más grave desde la II Guerra Mundial. Merkel, Barroso y Lagarde han destrozado nuestro continente a base de austeridad. De París a Madrid, la economía se contrae. Casi 27 millones de personas están en paro.
(…) Angela Merkel vende la política de reformas alemana como la poción mágica para Europa. A primera vista, eso parece razonable. Alemania es el último país sano en el lazareto europeo. Una economía en crecimiento, bajo nivel de paro, una industria sumamente competitiva y un presupuesto casi sin deuda hablan por sí solos.
Pero en contra de la lectura oficial, las reformas de Schröder (Agenda 2010, Hartz IV) no supusieron ningún milagro para el empleo. Aunque es indiscutible que hoy hay en Alemania 1,4 millones de puestos de trabajo más que al empezar el siglo, las estadísticas laborales distorsionan la realidad. Cuando las empresas transforman contratos a tiempo completo en empleos a tiempo parcial o minijobs, el número de empleados aumenta. Sin embargo, lo que se ha hecho no es sino redistribuir el trabajo existente en condiciones de precariedad. Eso es justo lo que ha pasado en Alemania. Desde el año 2000 se perdieron 1,6 millones de empleos a tiempo completo. Simultáneamente surgieron tres millones de empleos a tiempo parcial.
El supuesto boom alemán del empleo nunca desbordó el marco de una de las habituales recuperaciones coyunturales. Después de las reformas, el empleo no se recuperó con más fuerza que antes de ellas.
Y, de igual modo, los buenos datos del nivel de desempleo alemán han de tomarse con cautela. Oficialmente, en Alemania solo hay tres millones de parados, el nivel de desempleo más bajo desde hace 20 años. Sin embargo, los que ganan un euro a la hora, quienes tienen más de 58 años y no perciben un salario o los desempleados en cursos de formación no se cuentan en las estadísticas del paro. Además, hay más de dos millones de trabajadores a tiempo parcial que desearían tener un contrato a tiempo completo, pero que no lo consiguen.
Es muy popular el cuento de que Alemania ha salido airosa de la crisis de la economía y los mercados financieros solo gracias a las reformas de Schröder. En esta crisis se han salvado más de un millón de empleos gracias a las reducciones del tiempo de trabajo. Las jornadas laborales reducidas y las bolsas de horas de trabajo subvencionadas por el Estado han impedido que las caídas en la producción se hayan transformado en paro masivo. Este éxito de la política de empleo no tiene nada que ver con la “política de reformas”. Además de esto, el Gobierno de Merkel estabilizó la economía con dos grandes paquetes de medidas coyunturales. Eso fue keynesianismo puro.
En resumen: la política de la Agenda 2010 tiene tan poco que ver con los recientes éxitos económicos como la natalidad con el número de cigüeñas.
Lo que sí han hecho las reformas del mercado de trabajo ha sido dividir a la sociedad. Hoy, casi una de cada cuatro personas empleadas trabaja por menos de nueve euros a la hora. Y 1,4 millones de alemanes se desloman por un salario de hambre inferior a cinco euros. Solo en EE UU hay un salario mínimo inferior. Uno de cada tres trabajos es inseguro. El empleo precario y la pérdida de cobertura de los convenios son responsables de que los acuerdos que negocian los sindicatos solo beneficien a tres de cada cinco trabajadores. Se ha sometido a dieta forzosa a los trabajadores alemanes. Alemania tiene la peor evolución salarial de Europa. En ningún otro país industrializado ha aumentado tanto la desigualdad.
Las consecuencias económicas han sido fatales. La debilidad salarial ha frenado la demanda interna y disparado las exportaciones. El comercio minorista y el trabajo manual sufren por la falta de poder adquisitivo. La industria exportadora, por el contrario, ha podido ofrecer a sus clientes extranjeros precios atractivos. Alemania se ha convertido en el único país de la eurozona en el que la demanda externa ha contribuido al crecimiento más que la demanda interna. ¡Sin éxito!
Además, el crecimiento dependiente de las exportaciones ha perjudicado a nuestros vecinos. Las empresas españolas, italianas y portuguesas han podido vender cada vez menos productos en los agostados mercados alemanes. Pero eso no es todo. Las compañías alemanas, competitivas por precios, han puesto contra la pared a la competencia de la Europa meridional.
Españoles, franceses, italianos y griegos deberían apartar las manos de la poción mágica alemana. Las reformas estructurales neoliberales destrozan los convenios territoriales, su autonomía y la protección frente al despido. Por eso se han hundido los salarios españoles, portugueses y griegos en los últimos dos años entre un siete y un 20%. Esto ha hecho surgir una competencia salarial desatada, pero ni un solo puesto de trabajo nuevo.››

Los economistas Fernández Villaverde y Garicano [Arbitrariedad y competencia. “El País” (29-IX-2013)] critican la falta de independencia de la CNMC española, cuya lista de miembros delata el poco respeto a la ley y a la competencia efectiva en la economía del Gobierno del PP (los analistas emplean el eufemismo “políticos españoles”). Ponen como ejemplo contrario a Alemania, cuya prosperidad que desde los años 50 se asienta firmemente en el imperio del Estado de derecho y el cumplimiento de las reglas, bajo el amparo del poderoso Tribunal Constitucional de Karlsruhe, que protege contra el abuso político, y en la independencia de sus instituciones de la competencia, sobre todo la Oficina de Regulación de la Competencia (Bundeskartellamt), que protegen contra el abuso económico.

Sociedad.
La tensión social ha crecido en los últimos años en las regiones más atrasadas y en varios segmentos de la población, debido a los recortes sociales del Gobierno conservador de Merkel, que se añaden a los que emprendió el anterior socialdemócrata de Schröder, los bajos salarios de gran parte de los trabajadores y el paro encubierto por los contratos de formación y tiempo parcial, con extremos como que en el verano de 2013 haya 7 millones de empleados que ganan menos de 400 euros al mes, aunque la tasa de paro ha bajado desde el 7,8% en 2000 al 5,5% en 2012. Berlín tienen un paro que oscila alrededor del 13% y las regiones del este siguen teniendo un desempleo mucho más alto que la media.

Huelga de profesores y educadores en Alemania. [dreamtime.com]


Juan Gómez, en su artículo En Alemania viven 1,5 millones de personas menos de lo que se creía [“El País” (31-V-2013)] ofrece una información excelente sobre la demografía alemana:
‹‹Alemania tiene un millón y medio de habitantes menos de lo que se creía hasta ahora, según ha revelado el primer gran censo nacional desde la Unificación de 1990. El país más poblado de Europa tenía 80,22 millones de habitantes el nueve de mayo de 2011, de los cuales 74 millones (un 92,3%) eran ciudadanos alemanes, una cifra cercana a la calculada inicialmente. La sorpresa está en la cantidad de extranjeros: en Alemania viven 1,1 millones menos de lo estimado, una diferencia a la baja del 15%. En total viven en el país 15 millones de personas de “origen inmigrante”, lo cual incluye a todos los llegados a partir de 1955 y a sus hijos.
Uno de cada cinco habitantes de Alemania tiene 65 años o más. En el país viven 41 millones de mujeres y 39 millones de hombres. También se ha sabido que hay unas 40 millones de personas trabajando, la mayoría (53,2%) hombres. El número de extranjeros varía sustancialmente entre regiones. Así, en la ciudad-estado de Hamburgo la tasa de personas de ascendencia foránea alcanza el 27,5%, mientras que en el Este, donde estaba la República Democrática Alemana (RDA) y hoy prosperan los partidos neonazis, no llegan siquiera al 5% de la población.
El exhaustivo inventario de creencias, posesiones y personas presentado el viernes en Berlín revela que el 55% de los hogares alemanes son de alquiler, si bien la tasa de residencias en propiedad ha subido constantemente en los últimos años. En Alemania hay 41,3 millones de viviendas, medio millón más de lo que se creía. El 4,4% están vacías.
El 66,8% de los habitantes de Alemania se dicen cristianos. Uno de cada 10 es ateo. En el Este, la tasa de personas que no pertenecen a ninguna iglesia es del 33%. Sólo el 1,9% de la población se dice creyente musulmán. Los estadísticos del censo creen que muchos musulmanes prefirieron dejar en blanco la casilla de la religión.
El último censo de la RDA se llevó a cabo en 1981, seis años antes que el de la República Federal de Alemania. El Tribunal Constitucional impidió al Gobierno de Bonn sacar adelante el censo que tenían planeado para 1983. Hubo que atrasarlo hasta 1987. Aquél recuento provocó olas de protesta y llamadas al boicot en todo el país. Muchos consideraban entonces que el censo era una intromisión del Estado en la intimidad de los ciudadanos. Las autoridades preguntaban en aquella época a todos los habitantes del país.
Para el censo actual, en cambio, sólo hizo falta inquirir a un tercio de la población. Aunque esta vez no ha dado pie a la sonada controversia de hace 30 años, diversas organizaciones de derechos civiles y protección de datos critican que los cuestionarios van mucho más allá de las recomendaciones de la Unión Europea. El Comisionado para la Protección de Datos y la Libertad de Información del Gobierno, Peter Schaar, acusó los estadísticos de “no explicar de forma convincente para qué hacen falta todas estas informaciones”.››

Sociedad: La cuestión del envejecimiento.
La tasa de fecundidad, de 1,3 hijos por mujer, explica que la natalidad sea una de las tres más bajas del mundo y de resultas la población baja a un ritmo veloz, solo ralentizado por la inmigración. El Estado gastó en 2012 unos 50.000 millones de euros en pensiones, una partida que aumenta cada año por el envejecimiento de la población, con 20 millones de pensionistas. Una residencia de ancianos cuesta, de media, 3.200 euros al mes por persona, muy por encima de las pensiones, y por ello muchos jubilados marchan a España, los más ricos, o a residencias de ancianos en Polonia, más baratas, que cuestan unos 1.200 euros y están muy cerca.

Sociedad: la cuestión de la inmigración.
La emigración española a Alemania, alentada por la baja tasa de paro de este país, un 5,6% en el primer trimestre de 2013, se ha incrementado notablemente los últimos años, hasta alcanzar en 2012 un nivel similar al de los años 70, con 29.910 trabajadores, un 45% más que en 2011. En total, Alemania recibió casi un millón de inmigrantes en 2012, una señal de la relativa bonanza de su mercado laboral.


El economista Dierk Hirschel, en Cuidado con la poción mágica alemana [“El País” (30-V-2013)] advierte contra la copia de la política económica alemana, que ha causado una grave desigualdad social:
‹‹Europa se encuentra en la crisis más grave desde la II Guerra Mundial. Merkel, Barroso y Lagarde han destrozado nuestro continente a base de austeridad. De París a Madrid, la economía se contrae. Casi 27 millones de personas están en paro.
(…) Angela Merkel vende la política de reformas alemana como la poción mágica para Europa. A primera vista, eso parece razonable. Alemania es el último país sano en el lazareto europeo. Una economía en crecimiento, bajo nivel de paro, una industria sumamente competitiva y un presupuesto casi sin deuda hablan por sí solos.
Pero en contra de la lectura oficial, las reformas de Schröder (Agenda 2010, Hartz IV) no supusieron ningún milagro para el empleo. Aunque es indiscutible que hoy hay en Alemania 1,4 millones de puestos de trabajo más que al empezar el siglo, las estadísticas laborales distorsionan la realidad. Cuando las empresas transforman contratos a tiempo completo en empleos a tiempo parcial o minijobs, el número de empleados aumenta. Sin embargo, lo que se ha hecho no es sino redistribuir el trabajo existente en condiciones de precariedad. Eso es justo lo que ha pasado en Alemania. Desde el año 2000 se perdieron 1,6 millones de empleos a tiempo completo. Simultáneamente surgieron tres millones de empleos a tiempo parcial.
El supuesto boom alemán del empleo nunca desbordó el marco de una de las habituales recuperaciones coyunturales. Después de las reformas, el empleo no se recuperó con más fuerza que antes de ellas.
Y, de igual modo, los buenos datos del nivel de desempleo alemán han de tomarse con cautela. Oficialmente, en Alemania solo hay tres millones de parados, el nivel de desempleo más bajo desde hace 20 años. Sin embargo, los que ganan un euro a la hora, quienes tienen más de 58 años y no perciben un salario o los desempleados en cursos de formación no se cuentan en las estadísticas del paro. Además, hay más de dos millones de trabajadores a tiempo parcial que desearían tener un contrato a tiempo completo, pero que no lo consiguen.
Es muy popular el cuento de que Alemania ha salido airosa de la crisis de la economía y los mercados financieros solo gracias a las reformas de Schröder. En esta crisis se han salvado más de un millón de empleos gracias a las reducciones del tiempo de trabajo. Las jornadas laborales reducidas y las bolsas de horas de trabajo subvencionadas por el Estado han impedido que las caídas en la producción se hayan transformado en paro masivo. Este éxito de la política de empleo no tiene nada que ver con la “política de reformas”. Además de esto, el Gobierno de Merkel estabilizó la economía con dos grandes paquetes de medidas coyunturales. Eso fue keynesianismo puro.
En resumen: la política de la Agenda 2010 tiene tan poco que ver con los recientes éxitos económicos como la natalidad con el número de cigüeñas.
Lo que sí han hecho las reformas del mercado de trabajo ha sido dividir a la sociedad. Hoy, casi una de cada cuatro personas empleadas trabaja por menos de nueve euros a la hora. Y 1,4 millones de alemanes se desloman por un salario de hambre inferior a cinco euros. Solo en EE UU hay un salario mínimo inferior. Uno de cada tres trabajos es inseguro. El empleo precario y la pérdida de cobertura de los convenios son responsables de que los acuerdos que negocian los sindicatos solo beneficien a tres de cada cinco trabajadores. Se ha sometido a dieta forzosa a los trabajadores alemanes. Alemania tiene la peor evolución salarial de Europa. En ningún otro país industrializado ha aumentado tanto la desigualdad.
Las consecuencias económicas han sido fatales. La debilidad salarial ha frenado la demanda interna y disparado las exportaciones. El comercio minorista y el trabajo manual sufren por la falta de poder adquisitivo. La industria exportadora, por el contrario, ha podido ofrecer a sus clientes extranjeros precios atractivos. Alemania se ha convertido en el único país de la eurozona en el que la demanda externa ha contribuido al crecimiento más que la demanda interna. ¡Sin éxito!
Además, el crecimiento dependiente de las exportaciones ha perjudicado a nuestros vecinos. Las empresas españolas, italianas y portuguesas han podido vender cada vez menos productos en los agostados mercados alemanes. Pero eso no es todo. Las compañías alemanas, competitivas por precios, han puesto contra la pared a la competencia de la Europa meridional.
Españoles, franceses, italianos y griegos deberían apartar las manos de la poción mágica alemana. Las reformas estructurales neoliberales destrozan los convenios territoriales, su autonomía y la protección frente al despido. Por eso se han hundido los salarios españoles, portugueses y griegos en los últimos dos años entre un siete y un 20%. Esto ha hecho surgir una competencia salarial desatada, pero ni un solo puesto de trabajo nuevo.››
En 2012 llegó un millón de inmigrantes, muchos de alta calificación (la media es superior a la alemana), casi tantos como EE UU, lo que contrasta con los solo 130.000 que llegaron a Francia.
En 2013 la opinión pública alemana se muestra progresivamente más receptiva a la inmigración al constatar el declive demográfico y el Estado fomenta la adquisición de la ciudadanía (112.000 en 2012).


Política.
Después de los dos gobiernos socialdemócratas en coalición con los verdes que dirigió Gerhard Schroeder, llegaron los dos gobiernos democratacristianos (CDU) de Angela Merkel, el primero en coalición con los socialdemócratas y el segundo con los liberales. La política económica de la CDU sigue las pautas neoliberales más ortodoxas y probablemente esto ha exacerbado la crisis económica europea aunque ha beneficiado la economía alemana a corto plazo debido a que es más competitiva. En cambio, el partido socialdemócrata SPD propugna una política económica neokeynesiana, con un aumento de la unidad fiscal, de la coordinación económica y de la solidaridad en Europa.
Las encuestas apuntaba a que en las elecciones de septiembre de 2013 la canciller volvería a ganar, aunque no estaba claro si gobernaría en coalición con el FDP liberal o el SPD socialdemócrata. Los Verdes y los partidos de extrema derecha y extrema izquierda (Die Linke) no tenían expectativas de entrar en los pactos de gobierno.
Merkel, finalmente, ha ganado en las elecciones del domingo 22 de septiembre de 2013 con más del 41% de los votos, que le dan 311 de los 630 diputados, seguida del SPD con el 25%. Los demás partidos bajan: los Verdes al 8%, Die Linke al 8% y el liberal FDP y el ultraderechista AFD no llegan por poco al 5% que da acceso al Bundestag. Merkel se decanta por un Gobierno de coalición con el SPD porque no quiere estar en minoría.
 El editorial Merkel arrasa [“El País” (23-IX-2013)] resume la situación poslelectoral:
‹‹Las elecciones alemanas han despejado espectacularmente el camino de la canciller Angela Merkel a un tercer mandato. Su bloque conservador democristiano, CDU más CSU ha conseguido casi el 42% de los votos, una situación que incluso le permitiría gobernar en minoría si así lo deseara. Pero hay poca tradición en Alemania de gobiernos minoritarios y es poco probable que se recurra a esa fórmula. El arrasador resultado, que le deja a pocos escaños (entre 3 y 4) de la mayoría absoluta le permite elegir el partido que acompañará a Merkel como socio en el Gobierno del país más poderoso de Europa, después de que los liberales, en caída libre, ni siquiera hayan conseguido llegar al 5% que da acceso al Bundestag. La conclusión en clave de política interna es que parece más fácil un acuerdo con el SPD; y en clave europea, la canciller recibe un apoyo mayoritario para mantener sus tesis férreas sobre el euro y las políticas de austeridad.
Una Alemania profundamente conservadora ha otorgado al partido de la canciller, después de las elecciones más aburridas en décadas, sus mejores resultados en los últimos 25 años. No solo por la popularidad personal de Merkel, por encima del 60%, sino porque sus pautas políticas de centro derecha son percibidas por muchos de sus compatriotas como un salvoconducto para influir en una Europa en crisis. Los socialdemócratas de Peer Steinbrück han mejorado sus resultados anteriores, pero no han alcanzado el 27% que les pronosticaban los sondeos.
Además del apoyo masivo a las políticas interiores y exteriores de CDU/CSU, las elecciones han dejado un claro perdedor, que es el partido liberal, incapaz de superar la barrera del 5% y entrar en el Bundestag. La triunfadora Merkel se queda sin socio de gobierno, pero es poco probable que lamente el cambio.
Merkel puede optar por una gran coalición con los socialdemócratas, como la que funcionó en su primer mandato, entre 2005 y 2009, o incluso a tocar la puerta de los progresivamente desacreditados verdes, a los que ha hecho algunos guiños recientes, ambos incómodos compañeros de cama. Steinbrück descartaba hasta ayer mismo volver a gobernar con Merkel, pero sus resultados relativizan su papel en el escenario político que se avecina. Una alianza entre el centroderecha y el centroizquierda sería no solo el desenlace más plausible políticamente en un sistema proporcional, sino también el preferido por los alemanes a la vista de los datos electorales que se conocen.
Esa eventual coalición, llegado el caso, no cambiaría sustancialmente el Gobierno de un país tan políticamente rodado como Alemania, ni su postura europea o transatlántica, más allá de algunos ajustes menores e inevitables rifirrafes parlamentarios. A la postre, los socialdemócratas han apoyado la crucial política de Merkel sobre el euro y Berlín (ninguno de sus grandes partidos) sigue sin plantearse desempeñar el papel relevante que le correspondería en los asuntos internacionales.››

Fuentes.
Internet.
[http://europa.eu/about-eu/countries/member-countries/germany/index_en.htm]
Blogs.
Trabajo Alemania. Blog para ayudar a los españoles que buscan trabajo en Alemania.
Libros.
Kundnani, Hans. La paradoja del poder alemán. Trad. de Amelia Pérez. Galaxia Gutenberg. Barcelona. 2016. 256 pp. Ensayo. Doncel, Luis. Hans Kundnani / Politólogo. ‘Merkel ha triunfado callando’. “El País” Ideas (11-IX-2016). / Felipe Sahagún. “El Cultural” (30-IX-2016). El periodista británico Hans Kundnani (Londres, 1972) es un autor de referencia sobre la respuesta alemana a la crisis europea.
Artículos.
Kundnani, Hans. ¿Puede Alemania liderar a Europa? “El País” (31-XII-2014) 33.

Biografías.* Entrada con las biografías de personajes alemanes, incluyendo Angela Merkel.
[https://iessonferrerdgh1e07.blogspot.com.es/2016/04/alemania-biografias-bahr-genscher.html]

Economía.
Donges, Juergen B. Preocupaciones alemanas. “El País” Negocios 1.363 (18-XII-2011) 4-5. La prioridad alemana en política económica es conseguir más austeridad.
Pérez, Claudi. Alemania dice ‘nein’ (por ahora). “El País” Negocios 1.363 (18-XII-2011) 4-6. Las causas del no alemán a los eurobonos y las compras de deuda por el BCE.
Gómez, Juan. El retroceso de Alemania deja a la zona euro al borde de la recesión. “El País” (12-I-2012) 20. La mayor economía europea se contrae en el cuarto trimestre de 2011, pese a crecer un 3% en el año. El déficit público alemán se reduce el 1% del PIB.
Gómez, J.; Aunión, J. A.; Elorza, A. ‘El Dorado’ de la FP a la alemana. “El País” (6-II-2012) 38. El exitoso modelo alemán de FP es inviable hoy en España por falta de medios en las empresas.
Gómez, Juan. Alemania. Flexibilidad para la pequeña empresa. “El País” Negocios 1.372 (19-II-2012) 9. La legislación laboral.
Papell, Antonio. Alemania no es el modelo. “Diario de Mallorca” (22-II-2012) 22. Critica la precarización y bajos sueldos del mercado laboral alemán.
Gómez, Juan. Merkel empieza a quedarse sola con sus recetas de austeridad para Europa. “El País” (25-IV-2012) 4.
Fisher, Joschka. La amenaza de la amnesia alemana. “El País” (3-VI-2012) 35. Advierte de la amenaza de que la política de austeridad alemana hunda a Europa.
Gómez, Juan. Merkel: ‘No tenemos fortaleza infinita’. “El País” (15-VI-2012) 4-5. Merkel afirma que Alemania no tiene recursos para rescatar a Europa de la crisis y que la solución es hacer reformas estructurales y no incrementar la deuda.
Torreblanca, José Ignacio. Castigos colectivos. “El País” (15-VI-2012) 6. El autor da la razón implícitamente a Merkel, porque la solución de que Alemania pague el rescate de los países en dificultades es un dislate y una amenaza para el futuro.
Müller, Enrique. El miedo a la recesión crece entre el empresariado alemán. “El País” (28-VIII-2012) 20.
Gómez, Juan. Las exportaciones y el empleo alemán acusan la crisis del euro. “El País” (31-VIII-2012) 22. Las exportaciones bajan y el empleo sube hasta  2,9 millones de parados.
Gómez, Juan. Luz verde alemana al fondo de rescate. “El País” (13-IX-2012) 20-21. El Tribunal Constitucional aprueba las ayudas alemanas a Europa.
Gómez, Juan. El motor de Europa marcha al ralentí. “El País” Negocios 1.413 (2-XII-2012) 22. La economía alemana empeora.
Gómez, Juan. El Bundesbank advierte del riesgo de recesión en Alemania. “El País” (8-XII-2012) 22.
Köhler, Holm-Detlev. El mito de las reformas en Alemania. “El País” (4-I-2013) 35.
Müller, Enrique. Alemania cierra el año con un nivel récord de empleo. “El País” (4-I-2013) 28. El paro cae 2,84 millones de desempleados.
Gómez, Juan. La crisis del euro golpea a Alemania. “El País” (16-I-2013) 21. El cuarto trimestre de 2012 el PIB cae un 0,5%, aunque a cambio el país vuelve al superávit fiscal.
Gómez, Juan. La recesión europea acecha a Alemania. “El País” Negocios 1.420 (20-I-2013) 4-6.
Müller, Enrique. Berlín, meca de las ‘startups’. “El País” Negocios 1.426 (3-III-2013) 14. La capital prospera con cientos de empresas de Internet.
Gómez, Juan. Estalla la batalla fiscal en Alemania. “El País” (31-III-2013) 6. Los ricos Estados del sur, Baviera y Baden-Würtenberg, piden reducir su aportación al Estado Federal.
Gómez, Juan. Ulrich Beck / Sociólogo alemán. ‘Alemania impone sus recetas con una plantilla moral’. “El País” (5-V-2013) 5.
Pérez, Claudi. Berlín se aferra a su receta de austeridad. “El País” (20-V-2013) 2-3.
Müller, Enrique. El FMI pide a Berlín que equilibre su crecimiento. “El País” (7-VIII-2013) 23.
Wolff, Guntram B. La eurozona necesita un milagro alemán. “El País” (12-VIII-2013) 25. El analista económico se muestra escéptico sobre la recuperación económica en la UE que apenas se insinúa, y solicita tres grandes medidas al Gobierno alemán para que tire de la economía europea: una mayor inversión pública, mejorar las condiciones para la inmigración y liberalizar más la competencia en el sector terciario.
Müller, Enrique. La economía alemana se recupera en la antesala de la campaña electoral. “El País” (15-VIII-2013) 16.
Müller, Enrique. Alemania tira con fuerza. “El País” Negocios 1.451 (25-VIII-2013) 4-5. La industria y el consumo se animan.
Rizzi, Andrea. Una industria que fabrica hegemonía. “El País” (10-IX-2013) 5. Una multitud de empresas industriales consolida el poder económico alemán, como el fabricante de tuneladoras Herrenknecht, en la localidad sureña de Schwanau, con 5.000 empleados y 1.000 millones de ventas, la mayoría (95%) al exterior.
Beise, Marc (“Süddeutsche Zeitung”). El secreto del éxito alemán: salir y escuchar. “Europa / El País” 5 (11-IX-2013) 8-9. Los factores son la apertura al exterior, la expansión de las pymes, la buena formación profesional y la última reforma laboral.
Gómez, Juan. La electricidad pasa factura a Merkel. “El País” (13-IX-2013) 3. La electricidad alemana es de las más caras de Europa, habiendo subido un 70% desde 1998. Un hogar medio de tres habitantes gasta 3.500 kw/h por un valor de mil euros, y el coste, hoy en 5,3 céntimos por kw/h subirá a 6,5 por la llamada Transición Energética, que eliminará las centrales atómicas en 2022.
Rizzi, Andrea. Escuelas que no temen al paro. “El País” (14-IX-2013) 6. La formación profesional dual es uno de los mejores factores de la economía.
Gómez, Juan. El Estado germano superlativo. “El País” (16-IX-2013) 3. Baviera es el Estado más rico de Alemania.

Fernández Villaverde, Jesús; Garicano, Luis. Arbitrariedad y competencia. “El País” Negocios 1.456 (29-IX-2013) 24. Comparan las instituciones de competencia en España y Alemania.
Pérez, Claudi. La UE riñe a Berlín por el superávit exterior. “El País” (10-XI-2013) 38-39. Le pedirá que establezca un salario mínimo, más inversión en infraestructuras e incentivos a la inversión privada.
Gómez, Juan. Alemania se resiste a sacrificar su fortaleza exportadora. “El País” (10-XI-2013) 39. Tiene un superávit comercial del 6,3% del PIB en 2011 y del 7% en 2012. En septiembre de 2013 se batió el récord de superávit, con 20.400 millones de euros, superando el anterior de junio de 2008 de 19.800 millones.
Agencias. Alemania mejora sus previsiones de crecimiento. “El País” (7-XII-2013) 29.
Müller, Enrique. Alemania registra un récord de exportación en octubre y mejora el consumo interno. “El País” (10-XII-2013) 25.
Gómez, Juan. Indignación en Alemania por los sobrecostes millonarios registrados en varios proyectos. “El País” (20-I-2014) 20.
Meyer, Henning. Alemania y la eurozona. “El País” (2-II-2014) 35. La nueva política económica alemana, con subidas de salarios, ayudará a la inflación y al resto de Europa, pero falta un programa de inversión pública más ambicioso.
Doncel, Luis. Alemania aprueba un salario mínimo con excepciones. “El País” (3-IV-2014) 5.
Doncel, Luis. Alemania también lucha contra su (pequeña) burbuja. “El País” (20-IV-2014) 25. El excesivo crecimiento de los alquileres.
Doncel, Luis. El auge de la inmigración apuntala la fortaleza económica de Alemania. “El País” (22-V-2014) 4.
Müller, Enrique. La economía alemana se enfría a causa del conflicto con Rusia por Ucrania. “El País” (13-VIII-2014) 18.
Doncel, Luis. Alemana pasa revista a sus debilidades. “El País” (28-IX-2014) 30. Uno de cada cinco niños vive en la pobreza.
Doncel, Luis. Marcel Fratzscher / Presidente del ‘think tank’ alemán DIW. ‘El país ha vivido la ilusión de que todo va de maravilla’. “El País” (28-IX-2014) 31. Marcel Fratzscher (1971), economista socialdemócrata.
Doncel, Luis; Pérez, Claudi. El frenazo alemán aviva el temor a una recaída en la eurozona. “El País” (15-X-2014) 24.
Doncel, Luis. Los recortes en infraestructuras amenazan la competitividad alemana. “El País” (30-XI-2014) 30.
Redacción. La inflación alemana cae al 0,2%, la más baja desde 2009. “El País” (6-I-2015) 24. El empleo sube un 0,9% y el paro baja al 4,7%, con 2,1 millones de parados.
Ubide, Ángel. El problema alemán. “El País” Negocios 1.531 (8-III-2015) 18. Alemania debe invertir más, en su propio bien y el de Europa.
Díez, J. C. Desequilibrios germanos. “El País” (4-IV-2015) 17.

Fanjul, Óscar. Entendiendo a Alemania. “El País” (6-IV-2015) 29. Una explicación positiva de la política económica alemana, un ejemplo para España. Hay que evitar las inversiones improductivas en infraestructuras.
Editorial. Expansión alemana. “El País” Negocios 1.540 (10-V-2015) 3. El país crece pero con desigualdad e inversión insuficiente.
Doncel, Luis. La locomotora alemana renquea. “El País” Negocios 1.540 (10-V-2015) 4-5.
Doncel, L Jörg Asmussen / Secretario de Estado de Trabajo. ‘La fortaleza alemana es también la de Europa’. “El País” Negocios 1.540 (10-V-2015) 6.
Doncel, L. La cara oculta del éxito económico. “El País” Negocios 1.540 (10-V-2015) 6. Hay 7,5 millones de ‘minijobs’ y muchos deben tener dos empleos.
Feld, Lars P.; Otero Iglesias, Miguel; Weigert, Benjamin. Los ‘minijobs’ de Alemania. “El País” (15-X-2015) 11. Defienden el sistema de pequeños empleos (precarios) alemán.
Agencias. El consumo impulsa la economía alemana, que creció un 1,5% en 2015. “El País” (15-I-2016) 44.
Müller, E. Europa tiene una nueva capital de las ‘startups’. “El País” Negocios 1.578 (31-I-2016) 20. Berlín es la ciudad más favorable para los emprendedores.
Doncel, Luis. Los ‘cinco sabios’ reprochan a Merkel la falta de reformas. “El País” (3-XI-2016). El consejo asesor del Gobierno, integrado por ‘halcones’ conservadores, reclama más medidas de ajuste: suprimir el salario mínimo, subir la edad de jubilación, no aumentar la inversión pública, aumentar los tipos de interés del BCE y terminar con su expansión cuantitativa… Peter Bofinger fue el único que no atacó a Merkel y Draghi, y destaca por su dureza Isabel Schnabel.



Economía: Empresas.
Ferrer, Thiago. Merk apunta a los emergentes. “El País” Negocios 1.527 (8-II-2015) 13. La farmacéutica alemana se expande a los países en desarrollo. Su homónima estadounidense, de la que se separó como consecuencia de la Primera Guerra Mundial, le impide acceder al mercado de EE UU con su marca, y a su vez en el mundo (y Alemania) usa la marca MSI.
Delgado, C. Olaf Koch / Presidente del grupo Metro, Media Markt y Makro. “El País” Negocios 1.575 (17-I-2016) 9.
Redacción. Lufthansa gana 1.698 millones, 30 veces más que en 2014. “El País” (18-III-2016).

Pozzi, S. Bayer compra Monsanto por 58.500 millones de euros. “El País” (15-IX-2016).

Economía: Empresas. Dosier: Daimler.
Pérez, C. Bruselas lleva a los tribunales a Berlín por las emisiones de Mercedes. “El País” (11-XII-2015) 41. Los coches de Daimler vulneraban la normativa anticontaminante europea, con el beneplácito del Gobierno germano.
Müller, Enrique. El amo de la estrella de tres puntas. “El País” Negocios 1.573 (3-I-2016) 6. El éxito de Dieter Zetchske, consejero delegado de Daimler desde el 1 de enero de 2006. Ha contado con el fundamental apoyo del diseñador Gordon Wagener.

Economía: Empresas. Dosier: Deutsche Bank.
Doncel, L.; Müller, E. Deutsche Bank reducirá 35.000 empleos y abandonará 10 países. “El País” (30-X-2015) 41. El presidente, John Cryan, alega que sufre una crisis, con pérdidas de 6.024 millones de euros en el tercer trimestre.
Vidal-Folch, X. Deutsche, un banco fétido. “El País” (12-II-2016) 2. El desplome del Deutsche Bank desde 2008, azotado por la especulación fallida.
Doncel, Luis. El Deutsche Bank ahonda las dudas sobre el sector financiero alemán. “El País” (17-II-2016) 38.
Baverez, Nicolas. El nuevo Lehman Brothers. “El País” (10-X-2016). Preocupación por la crisis del banco alemán.

Editorial. Evitar otra crisis. “El País” (10-X-2016).

Economía: Empresas. Dosier: Volkswagen.
Redacción. El beneficio del Grupo Volkswagen subió el 19,6% el año pasado. “El País” (13-III-2015) 33.
Müller, E. El patriarca de Volkswagen pierde la batalla y dimite. “El País” (26-IV-2015) 35. Dimisión del presidente, Ferdinand Piëch.
Müller, Enrique. Alemania investigará a Volkswagen por falsear sus emisiones en EE UU. “El País” (22-IX-2015) 37.
Doncel, Luis. El escándalo de Volkswagen crece y afecta ya a 11 millones de vehículos. “El País” (23-IX-2015) 37.
Doncel, Luis. Volkswagen renueva su cúpula y atribuye el escándalo a ‘unos pocos’. “El País” (26-IX-2015) 37. Matthias Müller toma el mando.
Editorial. Cortinas de humo. “El País” (12-X-2015) 12.
Müller, E. Volkswagen rebaja el impacto del escándalo del CO2. “El País” (10-XII-2015) 40. Informa que los vehículos con el problema son muchos menos de los anunciados.
Mars, Amanda. Volkswagen compensará a sus clientes de Estados Unidos para evitar un juicio. “El País” (22-IV-2016).
Doncel, L. Un año de crisis y muchos frentes abiertos aún. “El País” (18-IX-2016).

Sociedad.
Gómez, Juan. Alemania pagará a las familias que cuiden a sus hijos en casa. “El País” (9-VI-2012) 39. Polémica medida.
Nogueira, Charo. Pocos kindergarten y pocos niños. “El País” (9-VI-2012) 39. 
Gómez, Juan. La emigración española a Alemania se dispara al nivel de hace 40 años. “El País” (8-V-2013) 23.
Hirschel, Dierk. Cuidado con la poción mágica alemana. “El País” (30-V-2013) 31. Advierte contra la copia de la política económica alemana, que ha causado una grave desigualdad social. 
Gómez, Juan. En Alemania viven 1,5 millones de personas menos de lo que se creía. “El País” (31-V-2013).
Gómez, Juan. Alemania cambia el coche por la bici. “El País” (30-VIII-2013) 8.
Müller, Enrique. La cara oscura del milagro alemán. “El País” (1-IX-2013) 8-9. Más de seis millones de personas cobran subsidios sociales, por 37.100 millones de euros en 2012. La gran ciudad en peor situación es Berlín, con una deuda de 62.000 millones de euros y un desempleo del 11,7%, el más alto del país.
Müller, Enrique. Alemania se queda sin niños. “El País” (7-IX-2013) 8. La tasa de fecundidad (1,36 hijos) es la más baja de Europa y la política familiar del Gobierno no funciona.
Gómez, Juan. El declive del Detroit alemán. “El País” (9-IX-2013) 6. Reportaje sobre la ciudad renana de Oberhausen, de 210.000 habitantes, sumida en una crisis industrial desde hace decenios, con una gran deuda municipal y un paro muy elevado, con riesgo de convertirse en un gueto para inmigrantes.
Rizzi, Andrea. El Este alemán pierde vida. “El País” (15-IX-2013) 6. La población desciende en el Este.
Rizzi, Andrea. En las antípodas del milagro alemán. “El País” (16-IX-2013) 4. La oposición entre el Oeste rico y el Este pobre (relativamente).
Rizzi, Andrea. El talento llega con alfombra roja. “El País” (17-IX-2013) 6. La opinión pública se muestra más receptiva a la inmigración al constatar el declive demográfico y el Estado fomenta la adquisición de la ciudadanía.
Doncel, Luis. El matrimonio gay divide a los socios de Merkel. “El País” (18-IX-2013) 4-5. El país avanza hacia la igualdad de derechos de los homosexuales pese a algunas reticencias de la derecha de CDU (incluida Merkel) y CSU en temas como la adopción.
Doncel, Luis. El matrimonio gay divide a los socios de Merkel. “El País” (18-IX-2013) 4-5. El país avanza hacia la igualdad de derechos de los homosexuales pese a algunas reticencias de la derecha de CDU (incluida Merkel) y CSU en temas como la adopción.
Gómez, Juan. Un paraíso con poco aforo. “El País” Domingo (8-IX-2013) 1-4.
Gómez, Juan. Tregua en la batalla de Hamburgo. “El País” (11-I-2014) 6. Las protestas violentas de la ultraizquierda en sus demandas sociales llevan a la policía a limitar los derechos civiles en la ciudad hanseática.
Andreu, Jerónimo. La ciudad de la utopía languidece. “El País” (3-XI-2014) 7. La ciudad de Eisenhüttenstadt, modelo en la antigua RDA, pierde población.
Agencia EFE. Las pensiones subirán hasta casi un 6% en Alemania. “El País” (22-III-2016).

Müller, Enrique. Alemania indemnizará a más de 50.000 gais por sufrir condena. “El País” (12-V-2016).

Sociedad: Crimen y delincuencia.
Gómez, Juan. El desahucio de un piso subastado acaba en una matanza en Alemania. “El País” (5-VII-2012) 6.
Gómez, Juan. Elisabeth vive aislada con sus hijos-hermanos. “El País” (9-V-2013) 37. El caso del ‘monstruo de Amstetten’.
Müller, E. Un enfermero alemán confiesa haber asesinado a 30 pacientes. “El País” (9-I-2015) 33. Niels H. inyectaba una sobredosis de fármaco en el corazón.
García, Jesús. Un estrangulador en la autopista. “El País” Cataluña (8-VIII-2015) 8. Revive el caso de Volker Eckert (1959-2007), asesino de prostitutas y mujeres sin arraigo en las carreteras europeas hasta que en 2006 le detuvieron en Cataluña.
Müller, Enrique. Una pareja alemana torturó durante años en su casa a mujeres en busca de pareja. “El País” (4-V-2016). La casa del terror de un pueblo de Renania, Höxter-Bosseborn.
Müller, Enrique. Las víctimas de la casa del terror fueron torturadas y descuartizadas. “El País” (7-V-2016). Los asesinos, Wilfried B y Angelika W.
Doncel, L. La policía alemana decreta la alerta terrorista tras un ataque en Múnich. “El País” (23-VII-2016). Un iraní-alemán de 18 años disparó en un restaurante y un centro comercial, y mató a nueve personas e hirió a 16. Finalmente, era un loco, y mató a otros musulmanes.
Doncel, L.; Sánchez, Á. El atacante de Múnich estaba obsesionado con otras matanzas. “El País” (24-VII-2016).
Sánchez, Á. La ciudad respira tras descartar el móvil terrorista. “El País” (24-VII-2016).
Sánchez, Á. El asesino de Múnich llevaba un año planeando la masacre. “El País” (25-VII-2016).
Müller, E. Detenido un asilado sirio por matar a una mujer en Alemania. “El País” (25-VII-2016).
Doncel, L. El asesinato de una estudiante por un afgano azuza el debate en Alemania. “El País” (7-XII-2016). Un refugiado afgano sin familia de 17 años viola y asesina a dos mujeres, lo que es aprovechado para avivar el debate migratorio.



Sociedad: Cultura/Viajes.
Campos, Andrés. Berlín. Planes en la ciudad pobre pero sexi. “El País” El Viajero 742 (18-I-2013) 2-4.
Casariego, Martín. Ulm, tan a gusto. 10 pistas para un verano alemán. “El País” El Viajero 772 (16-VIII-2013) 2-3.
De Juan, José Luis. Bremen, tejida de cuentos. “El País”, El Viajero 516 (13-IX-2008) 10.

Pascual, Carlos. Düsseldorf, un decorado para el futuro. “El País”, El Viajero (14-III-2009) 11.
Marañón, Carlos. El cine sobre Berlín. “El País” El Viajero 796 (31-I-2014) 8.
Sánchez-Andrade, Cristina. Sigue el camino de los tubos rosas. “El País” El Viajero 805 (4-IV-2014) 6-7. Una visita a Berlín.
Doncel, Luis. El Berlín contracultural y burgués. “El País” Babelia 1.197 (1-XI-2014) 2-3. La ciudad intenta salvar su identidad como alternativa cultural.
Puente, Antonio. Leipzig. Nuevos pentagramas para Leipzig. “El País” El Viajero 846 (16-I-2015) 5. Los proyectos culturales que revitalizan la ciudad.
Aranda, Pablo. Por la verde Selva Negra. “El País” El Viajero 888 (6-XI-2015) 8. Gengenbach, Friburgo, Steinwaasen-Park, Cascada de Todtnau.
Llanos, Héctor. Rebeldía berlinesa. “El País” El Viajero 891 (27-XI-2015) 2-4. Los mejores lugares de cultura y diversión en Berlín.
Pascual, Carlos. St. Pauli, Hamburgo al rojo vivo. “El País” El Viajero 894 (18-XII-2015) 5. El barrio de moda en la noche.


Sociedad: Medio ambiente.
Bauchmüller, Michael. En busca de El Dorado verde. “El País” Ideas (8-XI-2015) 4-5. El ecologismo crece en Alemania.

Política: Corrupción.
Müller, Enrique. Alemania limita la puerta giratoria para ex altos cargos. “El País” (26-XII-2014) 4. Se intenta atajar los múltiples casos de corrupción.

Política: Neonazismo alemán y Pegida.
Doncel, Luis. Grupos neonazis amenazan a los políticos alemanes. “El País” (17-III-2015) 6.
Müller, E. Alemania detiene a cuatro neonazis por planear atentados. “El País” (7-V-2015) 7.
Doncel, Luis. Alemania juzga al líder de Pegida por alentar la xenofobia. “El País” (20-IV-2016).


Política. Dosier: Populismo alemán y AfD.
Doncel, Luis. Los populistas alemanes de AfD buscan votos con la islamofobia. “El País” (19-IV-2016).
Doncel, Luis. Los ultras alemanes afirman que el islam vulnera las leyes. “El País” (2-V-2016).
Aramburu, Fernando. La xenofobia como alternativa. “El País” (8-V-2016).
Doncel, L. La xenófoba AfD derrota al partido de Merkel en un Estado. “El País” (5-IX-2016). La CDU queda por debajo de AfD (Alternative für Deutschland) en Mecklenburgo-Pomerania Occidental, pero seguirá como socio en el gobierno de vencedor socialdemócrata.


Política: Terrorismo.
Müller, E. Apuñalada una candidata alemana por apoyar el asilo. “El País” (18-X-2015) 4. Un xenófobo ataca a Henriette Reker, favorita para la alcaldía de Colonia.
Cañas, G.; Doncel, L. Merkel da apoyo militar a Francia en la lucha contra el yihadismo. “El País” (26-XI-2015) 3.
Doncel, L. El Parlamento alemán da un ampio apoyo a la misión contra el ISIS. “El País” (5-XII-2015) 4.
Müller, E. Tres detenidos por preparar un atentado en nombre del ISIS. “El País” (5-II-2016) 4.
Doncel, L. La agresión de un refugiado complica la gestión migratoria de Merkel. “El País” (20-VII-2016).
Doncel, L. El deseo de venganza del chico de la panadería. “El País” (20-VII-2016). Muhamad Riyad, un adolescente afgano de 17 años que viajó un año para llegar a Alemania y se estaba integrando, pero que tardó apenas unas semanas en radicalizarse e hirió gravemente a cinco personas en un tren.
Editorial. Ahora Alemania. “El País” (23-VII-2016). El atentado de Múnich confirma la crisis de seguridad de Europa.
Sánchez, Á. El segundo ataque yihadista en siete días extrema la alarma en Alemania. “El País” (26-VII-2016). El suicida (en un vídeo explica que ha jurado fidelidad a ISIS) explotó el 24 de julio una bomba en una cafetería, hiriendo a 15 personas, tras intentar entrar en una fiesta musical en Ansbach.
Müller, E. Los aliados bávaros de Merkel piden desplegar a los militares. “El País” (27-VII-2016).
Müller, E. Merkel rechaza cambiar su política migratoria por los atentados yihadistas. “El País” (29-VII-2016).
Müller, E. La canciller contempla utilizar a los militares si hay otros ataques. “El País” (29-VII-2016).
Doncel, Luis. Alemania investiga a un niño de 12 años de origen iraquí por intentar cometer dos atentados. “El País” (17-XII-2016).


Política exterior y defensa.

Doncel, Luis. Merkel ofrece a Trump colaboración y un aumento en el gasto militar. “El País” (18-XI-2016).

Política.
Aramburu, Fernando. El ‘caso Wulff’. “El País” (22-I-2012) 27. Los escándalos persiguen al presidente alemán Christian Wulff, desprestigiado ante la opinión pública.
Mora, Miguel; Gómez, Juan. El apoyo de Merkel a Sarkozy escuece en Francia y Alemania. “El País” (8-II-2012) 7.
Garton Ash, Timothy. Una Alemania europea en una Europa alemana. “El País” (13-II-2012) 23-24.
Gómez, Juan. La sospecha fulmina al presidente alemán. “El País” (18-II-2012) 2-3.
Gómez, Juan. La dimisión de Wulff obliga a Merkel a pactar con la oposición. “El País” (18-II-2012) 3.
Editorial. Dimisión moral. “El País” (18-II-2012) 30.
Gómez, Juan. Merkel vuelve a terreno minado. “El País” (19-II-2012) 4. Busca un sustituto de Wulff y gana enteros Gauck, un pastor protestante conservador, propuesto por los socialdemócratas y verdes debido a su fama de honesto y su pasado de activista por los derechos humanos en la extinta RDA.
Gómez, Juan. El exdisidente de la RDA Joachim Gauck será el muevo presidente alemán. “El País” (20-II-2012) 6. Los liberales fuerzan a Merkel a aceptar a Gauck.
Gómez, Juan. El SPD busca rentabilizar la elección de Gauck como presidente alemán. “El País” (21-II-2012) 4.
Gómez, Juan. El pastor que llegó a jefe del Estado. “El País” (21-II-2012) 4.
Gómez, Juan. La crisis griega mina la coalición de Merkel. “El País” (28-II-2012) 4.
Gómez, Juan. La oposición pide un Plan Marshall para Atenas. “El País” (28-II-2012) 4.
Gómez, Juan. Merkel quiere nuevos socios para 2013. “El País” (18-III-2012) 2-3. Se elige a Joachim Gauck como presidente de Alemania.
Gómez, Juan. Gauck recuerda su pasado de disidente en la antigua RDA. “El País” (19-III-2012) 5.
Gómez, Juan. La coalición de Merkel sufre un nuevo revés en otro ‘land’ alemán. “El País” (7-V-2012) 10.
Gómez, Juan. Los piratas alemanes buscan puerto. “El País” Domingo (13-V-2012) 8. El nuevo Partido Pirata, a caballo entre derecha e izquierda, sorprende por sus buenos resultados electorales.
Gómez, Juan. Merkel sufre un duro revés en las urnas. “El País” (14-V-2012) 2. Su partido pierde las elecciones en Renania del Norte-Westfalia, a manos de socialdemócratas y Verdes.
Gómez, Juan. Merkel no siente ninguna presión. “El País” (20-V-2012) 8.
Gómez, Juan. El SPD alemán elige a un exministro como rival de Merkel. “El País” (29-IX-2012) 5. El candidato será Peer Steinbrück.
Gómez, Juan. Merkel no tiene rival. “El País” (31-XII-2012) 4-5.
Müller, Enrique. Las meteduras de pata de Peter Steinbrück dificultan su futuro como candidato del PSD. “El País” (31-XII-2012) 4-5.
Müller, Enrique. Los Verdes asaltan feudos de Merkel. “El País” (4-I-2013) 4.
Gómez, Juan. Los socialdemócratas y Los Verdes ganan las elecciones en Baja Sajonia. “El País” (21-I-2013) 8.
Zgustova, Monika. Alemania no es el chivo expiatorio. “El País” (18-V-2013) 31. La escritora advierte que empeora el enfrentamiento nacionalista entre Alemania y el resto de Europa, harta de la política de austeridad que impone el Gobierno alemán.
Naïr, Sami. Peligroso antigermanismo. “El País” (18-V-2013) 8.
González Harbour, Berna. Angela Merkel / Canciller de Alemania. ‘Los ricos podrían ser muy útiles. Es lamentable su escasa responsabilidad’. “El País” (3-VII-2013) 2-4.
Tortella, Gabriel. La responsabilidad de los poderosos. “El País” (8-VII-2013) 31. Crítica a la política de austeridad que impone Alemania.
Gómez, Juan. El espionaje masivo entra en campaña. “El País” (19-VII-2013) 4. Aumentan las críticas al Gobierno alemán por su doblez al protestar por el espionaje electrónico estadounidense al mismo tiempo que ha usado el programa Prisma de espionaje.
Müller, Enrique. El SPD alemán se encoge ante Merkel. “El País” (1-VIII-2013) 2-3.
Habermas, Jürgen. Cuando las élites fracasan. “El País” (20-VIII-2013) 23. El filósofo critica la falta de miras europeas de los gobernantes alemanes.
Kirchner, Thomas (“Süddeutsche Zeitung”). Voces desde Berlín: ‘O una Europa alemana o ninguna’. “Europa / El País” 5 (11-IX-2013) 14. Tres politólogos alemanes, Fritz W. Scharpf, Ulrike Guérot y Ulrich Speck, advierten de los riesgos de una fractura del continente. El euroescéptico Scharpf, exdirector del Instituto Max Planck de Investigación Social de Colonia, critica que el euro separa a los países europeos porque asfixia a algunos de ellos, y propone los países en dificultades salgan del euro o ayudarles más. Guérot, del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, propona profundizar la unión europea hasta que tenga casi todos los atributos estatales, pero advierte que el proceso es el contrario, hacia una populista renacionalización. Speck, analista de política exterior en Heidelberg, critica la inmovilidad política de Alemania, que debería involucrarse más en Europa.
Gómez, Juan. Los aliados de Merkel arrasan en Baviera. “El País” (16-IX-2013) 2. La CSU gana con la mitad de los votos.
Gómez, Juan. El retroceso de los socios pequeños añade incertidumbre a la campaña. “El País” (18-IX-2013) 4. El izquierdista Die Linke (cerca del 10%) y el ultraderechista AFO (el 3%) no son alternativas de coalición, el liberal FDP está en el límite del 5% que permite el acceso al Bundestag, y los Verdes se estancan en el 9 o 10%, mientras que CDU/CSU ronda el 40% y el SPD el 25%.
Pérez, Claudi. Alemania deja en vilo a Europa. “El País” (19-IX-2013) 2-3.
Gómez, Juan. La austeridad lastra a las regiones. “El País” (19-IX-2013) 3. Los Estados regionales más ricos de Alemania se quejan del endeudamiento y la solidaridad con los más pobres.
Torreblanca, José Ignacio. El triunfo alemán. “El País” (20-IX-2013) 4-5. El consenso sobre el modelo germano augura pocos cambios en la política alemana.
Doncel, Luis. Lo verde es negocio en Alemania. “El País” (20-IX-2013) 4-5. El Estado de Baden-Wütttemberg, gobernado por los Verdes (con el apoyo del PSD), es el más avanzado en las “energías limpias”, que cuentan con el apoyo de los principales partidos y hacen crecer la economía nacional, con un 11% del PIB y dos millones de empleos.
Noteboom, Cees. Coreografía de colores alemanes. “El País” (21-IX-2013) 33. El escritor analiza las diferencias entre democristianos y socialdemócratas alemanes.
Müller, Enrique. El credo de Angela Merkel. “El País” (22-IX-2013) 2-3. Sus ideas políticas.
Torreblanca, José Ignacio. Victoria por incomparecencia. “El País” (22-IX-2013) 3.
Gómez, Juan. Merkel reclama una Alemaniai fuerte para su tercer mandato. “El País” (22-IX-2013) 4.
Gómez, Juan; Aznárez, J. J. La canciller que se esconde. “El País” (22-IX-2013) 6. Perfil de Merkel.
Gómez, Juan; Müller, Enrique. Un candidato experto en polémicas. “El País” (22-IX-2013) 7. Perfil de Steinbrück.
Gómez, Juan. Merkel busca forjar una gran coalición. “El País” (24-IX-2013) 2-3.
Gómez, Juan. El rodillo que cambió Alemania. “El País” (24-IX-2013) 3.
Doncel, Luis. Los socios de la zona euro confían en que Berlín acelere la unión bancaria. “El País” (24-IX-2013) 4.
Doncel, Luis. Ulrich Beck / Sociólogo. ‘Merkel deberá ofrecer al SPD un discurso más europeísta’. “El País” (24-IX-2013) 4.
Cué, Carlos E. El Gobierno español celebra la arrolladora victoria conservadora. “El País” (24-IX-2013) 5.
Bastenier, M. Á. La maestra de Europa. “El País” (25-IX-2013) 6. Un análisis del porqué de la victoria de Merkel y la naturaleza de la política alemana contemporánea, desconfiada respecto al poder.
Müller, Enrique. El Bundestag empieza a reflejar el voto de 5,8 millones de inmigrantes. “El País” (26-IX-2013) 4-5. El nuevo Parlamento tiene 34 diputados de origen extranjero, de ellos 11 de origen turco. En la anterior eran 21.
Gómez, Juan. Las bases del SPD decidirán su futuro. “El País” (28-IX-2013) 3.
Müller, Enrique. Los partidos alemanes allanan el camino hacia la gran coalición. “El País” (7-X-2013) 7. La CDU promete invertir en educación y el SPD renuncia a subir impuestos.
Müller, Enrique. Merkel da el primer paso para forjar una gran coalición con el SPD. “El País” (12-X-2013) 6.
Müller, Enrique. El Bundestag empieza a reflejar el voto de 5,8 millones de inmigrantes. “El País” (26-IX-2013) 4-5. El nuevo Parlamento tiene 34 diputados de origen extranjero, de ellos 11 de origen turco. En la anterior eran 21.
Müller, Enrique. Merkel pacta con los socialdemócratas alemanes negociar una gran coalición. “El País” (18-X-2013) 6.
Gómez, Juan. Merkel acepta el salario mínimo para formar la gran coalición con el SPD. “El País” (22-XI-2013) 4.
Gómez, Juan. Las bases del SPD apoyan el gran pacto con Merkel. “El País” (15-XII-2013) 10.
Gómez, Juan. Merkel y el SPD recurren a los veteranos. “El País” (16-XII-2013) 2.
Gómez, Juan. La nueva gran coalición de Merkel augura continuidad. “El País” (22-XII-2013) 8-9.
Müller, Enrique. Un programa con más recortes. “El País” (22-XII-2013) 8. El programa del nuevo Gobierno alemán.
Pérez, Claudi; Gómez, Juan. Bruselas pone la lupa en Alemania. “El País” (30-I-2014) 3.
Gómez, Juan. El SPD fuerza a Merkel a un giro social. “El País” (30-I-2014) 2-3.
Doncel, Luis. Los peajes a extranjeros en Alemania agrietan la unidad de la gran coalición. “El País” (31-VII-2014) 6. Una medida impuesta por la CSU.
Doncel, Luis. Alemania ensaya la coalición roja. “El País” (4-XI-2014) 4. Die Linke gobernará por primera vez un Estado, Turingia, con el apoyo de SPD y Verdes.
Müller, E. Los poscomunistas alemanes logran por primera vez un Gobierno regional. “El País” (6-XII-2014) 6. Bodo Ramelow, de La Izquierda, llega al poder en Turingia con el apoyo del SPD y Los Verdes.
Doncel, L. Los Verdes viran al centro. “El País” (9-XII-2014) 6. Los realos ganan a los fundis.
Kundnani, Hans. La paradoja alemana. “El País” Ideas (26-VII-2015) 2-3. La primera potencia europea no está preparada para la hegemonía.
Fischer, Joshka. Retorno al pasado. “El País” Ideas (26-VII-2015) 4. Alemania se aleja de Europa.
Doncel, Luis. Schäuble, en la diana de media Europa. “El País” Ideas (26-VII-2015) 5.
Müller, E. Una acusación de traición a dos periodistas causa el cese del fiscal general alemán. “El País” (5-VIII-2015) 6. Prevalece la libertad de prensa.


No hay comentarios: