Blogs de Antonio Boix

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía y Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

martes, 14 de enero de 2014

La política exterior de España.

La política exterior de España.

Introducción.
Las relaciones con la UE.
Las relaciones con EE UU.
Las relaciones España-Marruecos.* Tiene entrada propia.
Las relaciones España-Iberoamérica.

Introducción.

La política exterior de España es muy compleja y comprende numerosos aspectos políticos, económicos, sociales y culturales, por lo que varios de esos aspectos se desarrollan en otros posts de este mismo blog, como la Defensa, el comercio exterior, las relaciones con la UE, o la solidaridad del Estado y las ONG con el mundo subdesarrollado, o la reivindicación sobre la colonia británica de GibraltarEntre los temas destacan la estructura diplomática, l las relaciones con los ámbitos mediterráneo e iberoamericano... 
*Hay entradas propias para temas como las misiones militares en el exterior, las bases norteamericanas en España, la cuestión de Gibraltar, las relaciones con Marruecos o la cooperación internacional. 

Las relaciones de España con los países del Mar Mediterráneo.
El Mar Mediterráneo no sólo es una frontera geográfica que separa a Europa de África sino que también es una verdadera frontera religiosa, cultural e incluso militar que separa a dos mundos bastante diferentes. Sin embargo, esta gran área tiene una enorme trascendencia para España por diversas causas, destacando la inmediata posición geográfica de España en la orilla norte y por la existencia de los territorios de Ceuta y Melilla.
Los problemas más graves de los países norteafricanos del Mediterráneo son el fundamentalismo islámico, el subdesarrollo económico, los permanentes conflictos civiles entre la mayoría árabe y las minorías étnicas (bereberes y tuaregs principalmente), la inestabilidad política y la existencia de gobiernos no democráticos. La Primavera Árabe, que ha desencadenado un proceso democrático en varios países, ha supuesto no obstante también un nuevo factor de desestabilización.
En consecuencia, la Unión Europea tiene un gran interés en contribuir al desarrollo económico y a la pacificación de los países de la orilla africana del Mediterráneo.



Las relaciones de España con los países del Mar Mediterráneo.
Las relaciones España-Argelia.
España y el proceso de pacificación del conflicto palestino-israelí.


Las relaciones España-Argelia.
Las relaciones comerciales se centran en los suministros de petróleo y sobre todo de gas natural, mientras las relaciones económicas se fundamentan en importantes inversiones de empresas españolas (Repsol) y su presencia en grandes contratos de obras públicas (Acciona).
Las principales tensiones entre España y Argelia se deben a la complicada situación interna del país magrebí, que se debate entre un Gobierno laico y una oposición mayoritariamente islámica. Durante casi dos decenios asoló el país una guerra civil, resultado del integrismo islámico y del terrorismo fundamentalista.

España y el proceso de pacificación del conflicto palestino-israelí.
Desde la Transición, los gobiernos españoles de UCD, el PSOE y el PP han colaborado junto con la UE, EE UU y la ONU en los intentos de pacificación del gran conflicto de Oriente Próximo que enfrenta a israelíes y palestinos, con propuestas de una solución negociada. Por ejemplo, en 1991 se celebró en Madrid una importante conferencia internacional, como consecuencia de la cual se consiguieron importantes acuerdos. Hoy sigue siendo España un país bien valorado como puente de diálogo entre ambas partes.

Las relaciones España-Iberoamérica.
A las importantes relaciones lingüísticas, culturales e históricas entre España y los países latinoamericanos, se han unido las económicas, debido a las enormes inversiones de empresas españolas (Telefónica, Santander, BBVA, Iberdrola, Repsol, PRISA, ACS, Abertis…) y el creciente comercio trasatlántico, y las sociales derivadas de la masiva inmigración a España de nacionales latinoamericanos, especialmente de Ecuador y Colombia, y en menor grado de Argentina, Perú, Bolivia y otros países.
Una encuesta sobre los efectos de la inversión en Latinoamérica sobre la política exterior de España  en [http://www.revistaforum.com/11-12.html]
España exporta a Iberoamérica productos industriales y bienes de equipo, mientras que importa petróleo y minerales, carne, cereales, madera, pescado y marisco… España aporta importantes ayudas económicas al desarrollo iberoamericano.
Desde 1991 se celebran periódicamente las cumbres iberoamericanas que reúnen a los jefes de Estado y de Gobierno de España, Portugal y los países iberoamericanos, con el objetivo de estrechar la colaboración económica, técnica, cultural y educativa.
En los últimos años han surgido importantes tensiones, debido a la división de Iberoamérica en dos bloques, uno occidental integrado por la mayoría de los países, y otro antioccidental, con Cuba (el régimen de los hermanos Castro), Venezuela (el régimen de Chávez), Bolivia (Morales), Ecuador (Correa), Nicaragua (Ortega) y otros, que a menudo alimenta una retórica de enfrentamiento político (con matices étnicos) con la antigua potencia colonial que fue España así como con sus aliados occidentales. La actual crisis económica de España, que ha reducido sus inversiones y su ayuda económica, le da una imagen de debilidad que fomenta decisiones polémicas como la expropiación de empresas españolas por Argentina (todavía está sin indemnización en 2013 la toma a Repsol de la importante petrolera IPF), Bolivia o Venezuela.

Un artículo de redacción, Una nueva hoja de ruta para las cumbres iberoamericanas [“El País” (14-VI-2013)] resume los logros de las 22 Cumbres Iberoamericanas, en la que se se abordan en conjunto las relaciones entre España y Latinoamérica.
‹‹La Fundación Alternativas, de España, y la Fundación Global para la Democracia y Desarrollo (FUNGLODE), de República Dominicana, han presentado en la sede de la Secretaría General Iberomericana (SEGIB), en Madrid, un informe sobre los logros de las 22 cumbres iberoamericanas realizadas, desde Guadalajara en 1991 a Cádiz en 2012.
A raíz de los profundos cambios que se han producido en la región y el mundo en el mismo periodos de tiempo, el estudio propone intenta destacar la utilidad que han tenido estas reuniones haciendo un buen resumen de los acuerdos y de su implementación y los desafíos que se plantean para la subsistencia de este espacio iberoamericano, sobre todo el financiero.
Se han sucedido cambios, tanto en América Latina y Caribe consolidación democrática, crecimiento, nuevos foros de integración (UNASUR, CELAC) el ascenso de Brasil o la creciente presencia de China como en España y Portugal, recientemente aquejados de una profunda crisis junto a la eurozona. Como resultado, Iberoamérica y las instituciones iberoamericanas corren el peligro de perder cada vez más relevancia.
El Informe aborda la evolución de las Cumbres desde una doble perspectiva. Primero, retrospectiva: ¿qué se ha conseguido en estos años? Segundo, prospectiva: ¿cuál es el futuro de la relación de España y Portugal con Latinoamérica? ¿A dónde van las Cumbres Iberoamericanas? ¿Merece la pena apostar por Iberoamérica?
En la primera parte, el informe recoge una serie de programas que han justificado y justifican las cumbres: la Escuela de Gobierno (IBERGOB), conectada a la Conferencia de Ministros de Justicia Iberoamericanos, el Espacio Cultural Iberoamericano (a partir de la Carta Cultural Iberoamericana y los muchos programas que la desarrollan) y un Espacio Común del Conocimiento, o la aprobación de las “Metas 2021” Convenio de Bariloche de 1995 como base de una marco de cooperación al desarrollo, entre otros.
Por otra parte, el texto no deja de reconocer las debilidades de la iniciativa: Falta de seguimiento de los acuerdos, el carácter meramente declarativo de las decenas de los acuerdos alcanzados dificulta distinguir lo retórico del compromiso real, o la falta de recursos comunes para sostener muchos programas y lograr avances importantes.
Los expertos que han participado en el informe, han concluido que la supervivencia de las cumbres dependerá, entre otras cosas, de que se implementen mecanismos de seguimiento y evaluación de los programas por parte de organismos independientes, en base a una gestión por resultados.
Por otra parte, en plena crisis financiera europea y con una América Latina cortejada por potencias emergentes como China, hay que replantear por completo el sistema de financiación, equilibrándola mediante el aumento de los recursos por parte de los países latinoamericanos concernidos especialmente Brasil, México, Chile y Argentina, pero también “emergentes” como Colombia o Perú.
También se propone potenciar las alianzas público-privadas, especialmente en los programas de infraestructuras, pymes e innovación.
En la parte donde el informe se pregunta hacia dónde van las Cumbres Iberoamericanas, se plantean varias ideas que permitan, por ejemplo, que los países de una región emergente como América Latina y Caribe puedan encontrar en la Comunidad Iberoamericana un instrumento realmente útil para emerger económica, política y socialmente en el siglo XXI, con España y Portugal de la mano y como socios con un valor añadido.
El estudio sugiere una reforma política e institucional del sistema de Cumbres Iberoamericanas, que aúne los intereses de España y Portugal obligados a tomar la iniciativa con los intereses y la diversidad de Latinoamérica, así como revertir la elitización de las Cumbres y el distanciamiento respecto a una ciudadanía que no conoce bien los resultados
Los expertos creen que resulta clave dar un nuevo rol a SEGIB, consistente en un refuerzo político y técnico con el fin de relanzar la apuesta conjunta de España y Portugal con sus socios latinoamericanos. También hay que replantear una financiación más equilibrada entre ambas orillas para que el organismo y las cumbres no sea solo una iniciativa que se perciba como española o europea, solo para sus propios fines e intereses.
Desde Iberoamérica, el informe cree que se debe contribuir también a la formación de una Secretaría Permanente Euro-Latinoamericana que dé continuidad a los acuerdos y a la cual aporte su experiencia. Esto, a su vez, facilitaría el seguimiento de Planes de Acción iberoamericanos y euro-latinoamericanos.››

FUENTES. 
General.
Libros.
Dezcallar, Jorge. Valió la pena. Península. Barcelona. 2015. 400 pp. La política exterior en la Transición y los gobiernos posteriores desde la perspectiva de un diplomático. Reseña de Bassets, Lluís. El eclipse español. “El País” Babelia 1.269 (19-III-2016) 7.
Villar, Francisco. La Transición exterior de España. Marcial Pons. Madrid. 2016. 270 pp. La política exterior durante los años 70 a 90 desde la perspectiva de un diplomático. Reseña de Bassets, Lluís. El eclipse español. “El País” Babelia 1.269 (19-III-2016) 7.


Artículos.
Torreblanca, José Ignacio. Sin política exterior. “El País” (5-IV-2013) 4. España se queda sin política exterior en Diplomacia, Defensa y Solidaridad.
González, Miguel. Doscientos expertos sientan las bases de un consenso en política exterior. “El País” (24-II-2014) 20. El informe Hacia una renovación estratégica de la política exterior española.
González, M. España propugna una ‘Europa federal’ y no una ‘unión de Estados soberanos’. “El País” (26-IX-2014) 16. La estrategia de política exterior de España según el Ministerio de Asuntos Exteriores.
Jiménez, Vicente. España estará por quinta vez en el Consejo de Seguridad de la ONU. “El País” (17-X-2014) 16.
González, M. La victoria del talante. “El País” (17-X-2014) 16.
Editorial. Aprovechar la ocasión. “El País” (17-X-2014) 36. España vuelve al Consejo de Seguridad.
Torreblanca, José Ignacio. La España ensimismada. “El País” (31-VIII-2015) 11. Falta una política exterior propia y coherente, por fallos de Zapatero y Rajoy y de sus ministros respectivos, Moratinos y García-Margallo.
Basterra, Francisco G. ¿Nos queda grande el mundo? “El País” (5-XII-2015) 10. A España le falta una política exterior ambiciosa.
Torreblanca, José Ignacio. Volver al mundo. “El País” (14-XII-2015) 11.
Editorial. La nada exterior. “El País” (2-IV-2016).

Dosier: Las relaciones de España con la UE.
Abellán, Lucía. Bruselas exige a España que invierta más en empleo y menos en carreteras. “El País” (19-XI-2012) 24. La Comisión pide que se inviertan mejor los fondos comunitarios de cohesión, desarrollo rural y fomento del empleo.

Dosier: Las relaciones de España con EE UU.
González, Miguel. Rajoy visita a Obama para vender que España ha pasado ya lo peor de la crisis. “El País” (13-I-2014) 10.
Nin, Juan María. Una nueva relación transatlántica. “El País” (6-I-2016) 11.
Bassets, M.; Faus, J. El bloqueo político deja en el aire la primera visita de Obama a España. “El País” (6-I-2016).

Dosier: Las relaciones en el Mar Mediterráneo.
Ceberio Belaza, Mónica. La inmigración irregular baja un 30% durante 2012. “El País” (24-I-2013).
Garea, Fernando. Rajoy mantiene una posición tibia y de espera ante la intervención. “El País” (30-VIII-2013) 7. España es muy prudente ante la intervención militar en Siria, pero se alinea con EE UU.
González, Miguel. Exteriores negocia con el PSOE que España reconozca el Estado palestino. “El País” (14-XI-2014) 18.
González, Miguel. El Congreso da un apoyo casi unánime al Estado palestino. “El País” (19-XI-2014) 15.

Dosier: Relaciones con Iberoamérica.
Internet.
Entrada de "Actual. Latinoamérica" en este blog.
Artículos.
Redacción. Una nueva hoja de ruta para las cumbres iberoamericanas. “El País” (14-VI-2013).
Bastenier, M. Á. La derrota de Iberoamérica. “El País” (23-X-2013) 8. La cumbre de Panamá ha sido un revés para la política exterior española, que debe revisar sus objetivos en América Latina.
González, M.; Meza, A. Madrid y Caracas se enzarzan en una batalla diplomática. “El País” (16-IV-2015) 11.

No hay comentarios: